Your SlideShare is downloading. ×
Reflexiones sobre la mujer y su entorno.
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Reflexiones sobre la mujer y su entorno.

504
views

Published on

Publicación de conclusiones tras el primer año de funcionamiento (2013 - 2014) del Observatorio de Igualdad de la Agrupación Socialista de A Coruña. Marzo 2014

Publicación de conclusiones tras el primer año de funcionamiento (2013 - 2014) del Observatorio de Igualdad de la Agrupación Socialista de A Coruña. Marzo 2014

Published in: Government & Nonprofit

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
504
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 1
  • 2. 2
  • 3. 3
  • 4. INDICE pág. A. Saluda de Purificación Causapié ............................................ 8 B. Prólogo por Mar Barcón Sánchez .......................................... 10 1. Análisis del entorno general ................................................... 12 2. Análisis del entorno específico ............................................... 12 3. Observatorio por la Igualdad ................................................. 14 4. Jornadas : fechas, objetivos y ponentes .................................. 15 4.1. El papel de la mujer en los medios de comunicación. 16 4.2. Mujer; salud sexual y reproductiva ............................ 16 4.3. Mujer y discapacidad ................................................ 17 4.4. Mujer y mundo laboral ............................................. 17 4.5. Coeducación: más allá de la educación mixta ........... 18 4.6. Mujer y violencia de género ...................................... 19 4.7. Mujer y la inmigración .............................................. 19 4.8. Mujer y deporte .......................................................... 21 4.9. Mujer y mundo empresarial ….................................. 20 5. Conclusiones tras la celebración de las jornadas .................... 23 5.0. Cuestiones previas ..................................................... 24 - feminismo - ¿por qué género y no sexo? - la importancia del lenguaje 5.1. La mujer y los medios de comunicación ................... 28 - la mujer como profesional de los medios - papel de la publicidad - el tratamiento de la violencia de género - la mujer del mar en los medios - tratamiento de los medios a la mujer rural - la deportista vista desde los MM de CC 5.2. Mujer; salud sexual y reproductiva ........................... 38 -información del Ministerio de Sanidad sobre IVE 2012 - sexualidad y reproducción no son lo mismo - interrupción voluntaria del embarazo 4
  • 5. - centros de orientación familiar - por qué la educación sexualidad - identidad de género - imprescindibles en la salud sexual y reproductiva 5.3. Mujer y discapacidad ................................................ 50 - imagen y visibilidad - sexualidad - trabajo - formación - violencia y mujer con discapacidad: tipos - asociacionismo 5.4. Mujer y mundo laboral ............................................... 60 - mujer y trabajo remunerado - análisis de la situación actual en Galicia - prestaciones por desempleo y pensiones - el derecho al trabajo en igualdad de oportunidades - discriminación laboral y repercusión en la salud - el acoso sexual en el trabajo. 5.5. Mujer y coeducación. Más allá de la educación mixta.. 70 - presencia de mujeres y hombres en el área educativa - corresponsabilidad en las tareas del ámbito familiar - proceso de los sistemas educativos - LOMCE y coeducación - posicionamiento 5.6. Violencia de género .................................................... 80 - sistemas de protección: - abogacía y asistencia jurídica - red de centros y casas de acogida - equipos especializados de C. S. del Estado - prevención de V. de G. en adolescencia y juventud - los MM de CC y publicidad; tratamiento de V. de G. - situación actual sobre la Ley Integral contra la V.de G. - conclusiones 5.7. La inmigración analizada con perspectiva de género.. 96 - flujos migratorios - patrones de la migración femenina - el trabajo de la mujer inmigrante - mujeres explotadas sexualmente 5
  • 6. - el proceso de socialización - la mujer inmigrante y la salud - el papel de las ONGs - conclusiones y reflexiones 5.8. El mundo del deporte y el papel de la mujer .............. 106 - generalidades -estereotipos de género, MM de CC y deporte - actividad física y deporte en edades tempranas - mujer, deporte y asociacionismo; actualidad en Galicia - mujer en la gestióndel depo rte como nicho económico 5.9. Mujer y mundo empresarial ….................................. 116 - panorama generalidades - conceptos definitorios y rasgos característicos - redes sociales y empresariales - asociacionismo en el ámbito empresariales - experiencias de las propias empresarias 6. Anexo. Datos y análisis estadísticos ........................................ 126 - datos y cifras de interés - perfil de las ponentes: - situación laboral - formación - edad - área de actividad - participación movimientos y colectivos - ocio y otros intereses - perfil de las y los participantes - porcentaje entre mujeres y hombres - edad - área de actividad 7. Reflexiones ............................................................................... 130 6
  • 7. 7
  • 8. * Saluda Estimadas amigas, estimados amigos, Hace un año que empezasteis la ardua tarea de observar la realidad y es duro comprobar cómo hombres y mujeres no tenemos las mismas oportunidades en la vida cotidiana, cómo las mujeres seguimos estando en posición de desventaja en nuestra sociedad, vuestras reflexiones lo dicen. Siempre que hemos emprendido un trabajo de estas características hemos constatando avances, por pequeños que fueran. Las mujeres españolas hemos avanzado mucho en todos estos años de democracia, construimos instituciones y políticas públicas, planes de igualdad, leyes que han permitido cambiar nuestra vida. Hemos conseguido acceder al empleo, ampliar el derecho a la conciliación, penalizar la violencia…. Ahora somos más, tenemos más presencia, más poder y más influencia. Además las mujeres, con el compromiso de muchas instituciones públicas,habíamos diseñado un modelo de avance en igualdad en el que creíamos que siempre iríamos hacia adelante, con el tiempo seríamos más iguales. Hoy, sin embargo, sabemos que eso no es así y que los retrocesos en igualdad son una realidad que pueden llevar a las mujeres más jóvenes a vivir en mundo más desigual que el nuestro. Estos últimos años han sido tiempo de retrocesos y hacen falta muchas voces como las vuestras para que paremos esta sin razón, esta locura de un gobierno, el del PP, que no quiere a las mujeres porque las quiere sólo en un sitio, sus hogares, y eso no es lo que queremos nosotras. Este camino emprendido por el gobierno popular supone un retroceso brutal para nuestros derechos, es la vuelta a casa, a los cuidados, al ser madre para poder ser mujer o ser mujer para ser madre, da lo mismo, para 8
  • 9. ellos la palabra mujer y madre van unidas de forma indisoluble. Habéis analizado y reflexionado sobre puntos clave en la igualdad de hombres y mujeres, la violencia de género, el empleo, la educación, los medios de comunicación, los derechos sexuales y reproductivos, el deporte, la inmigración, la discapacidad… y estoy segura que tenéis muchas propuestas una vez habéis discutido, debatido y descubierto puntos de vista. Por eso os animo a seguir trabajando por la igualdad, luchando para que este análisis tenga un reflejo en el trabajo de vuestra Agrupación y que también nos las hagáis llegar para conocer mejor todas las realidades y opiniones. Enhorabuena por vuestro trabajo y a seguir trabajando, sois imprescindible para que este partido y este país avancen. Purificación Causapié, Secretaria de Igualdad Comisión Ejecutiva Federal PSOE 9
  • 10. * Prólogo a la publicación Hace algo menos de un año comenzaba su andadura el Observatorio de Igualdad de la Agrupación Socialista Coruñesa, un espacio creado para visibilizar la presencia y el papel de la mujer en los distintos ámbitos sociales: el empleo, la academia, la política, el sindicalismo, el deporte, la cultura. Un espacio, también, pensado para la reivindicación y la defensa de los derechos. El Observatorio nace en un período de recortes y eliminación de los servicios públicos, a lo largo del cual la derecha gobernante ha ido eliminando aquellas políticas de igualdad que un día permitieron a nuestro país situarse en la vanguardia de los derechos sociales y civiles. Por tanto, el Observatorio no es sólo un espacio de visibilización sino también, pensado para la reivindicación y la defensa de dichos derechos. A lo largo de estos meses hemos tenido la oportunidad de escuchar y compartir ideas y experiencias con mujeres de ámbitos bien distintos. Sus experiencias, recorridos vitales, formación y proyección individual y colectiva forman parte de estas “Reflexiones sobre la mujer y su entorno” que aspira a ser una herramienta que nos ayude no sólo a recordar sus exposiciones sino a seguir abriendo espacios para la igualdad de género, la justicia y la solidaridad. Sirvan pues estas palabras de agradecimiento a quienes nos han regalado su tiempo, su presencia, su trabajo y su palabra y como invitación a continuar juntas un nuevo tiempo más necesario ahora que nunca. Muchas gracias Mar Barcón Sánchez Secretaria Xeral Agrupación Socialista Coruñesa 10
  • 11. 11
  • 12. 1. Análisis del entorno general Vivimos en una época convulsa por las circunstancias sociales, políticas y económicas que nos rodean, en la que las ciudadanas y ciudadanos más necesitan de un partido fuerte, cohesionado, con las ideas claras para llevar al país al lugar merecido dentro y fuera de las fronteras europeas. Desde el PSOE, tenemos el objetivo de estar ahí, dando respuestas y creando medidas para: ● parar la masacre del desempleo (en el entorno del 26%) ● evolucionar hacia una economía estable y sostenible ● consolidad políticas sociales que ayuden a mejora la calidad de vida de todas y todos ● componer una realidad con los principios básicos de justicia y solidaridad como pilares fundamentales en una sociedad democrática Tenemos por delante un reto; el reto de que las ciudadanas y ciudadanos depositen nuevamente la confianza en nosotros. Somos conscientes de que entre la mayor parte de la ciudadanía tenemos una falta importante de credibilidad, lo vemos día a día en la prensa, redes sociales y en la calle; por ello , vamos a demostrarles que el PSOE cuenta con gente capacitada, luchadora, que cree en unas ideas y principios para llevar adelante el país, así como un grado de esfuerzo y compromiso para atender a demandas que la población pide, escuchándola e implicándola en nuestro proyecto y, en definitiva, para darle a la política el valor que se merece. 2. Análisis del entorno específico En época de crisis, está estadisticamente demostrado que el de las mujeres es el colectivo que más desempleo, recortes y discriminación sufre. 12
  • 13. Con la desaparición práctica de las políticas de igualdad y los recortes aplicados a educación, sanidad, ayuda a la dependencia, trabajo, etc., se ha agudizado la desigualdad no sólo en cuanto a desempleo, sino que también la brecha salarial se ha hecho más profunda. El techo de cristal que permite a las mujeres alcanzar puestos de mayor relevancia, (por poner un ejemplo, las mujeres representan aproximadamente el 13% del total de los Consejos de Administración), es en estos momentos una realidad más evidente que hace tan sólo un trienio. En el PSOE, la idea de igualdad es uno de los principios políticos que sirven de base para articular las sociedades modernas, en donde se deben orientar las relaciones sociales de total igualdad entre mujeres y hombres, teniendo un compromiso de género, donde se aplican acciones concretas a través de leyes, organizaciones, plataformas, ..... que permiten detectar, evaluar en los distintos ámbitos cualquier anomalía o distorsión y así poder dar una mayor visibilidad de género. Estas políticas han dejado de estar presentes en las agendas económicas y en los programas del Gobierno, pasando a un “segundo plano”. Ahora bien, desde el partido somos conscientes de que este retorno a políticas de recortes en aspectos de igualdad de género, aunque se quieran presentar como acciones obligadas por la época de crisis que hoy se padece en nuestro país, realmente obedecen a un ideario rancio y que está muy presente en el ADN de los partidos de la derecha, pues según su ideología, el lugar de la mujer es el ámbito del hogar. Desde este planteamiento de intento de desmantelamiento social, la Agrupación Socialista Coruñesa nos posicionamos en que los recursos en pro de la visibilidad de género, de la igualdad social y laboral, de ruptura de estereotipos, etc. tienen que ser de nuevo recuperadas y así poder afianzar un camino por el que tanto han luchado muchas mujeres; es decir, debemos presentarnos delante de la ciudadanía para reforzar estas políticas que permiten el avance de las mujeres, porque este avance es la garantía de bienestar y de una sociedad democrática plena. 13
  • 14. 3. Observatorio de Igualdad Enmarcado en el Área de Igualdad de la Agrupación Socialista Coruñesa – a partir del pasado mes de marzo de 2013 – se ha puesto en marcha el grupo de trabajo denominado Observatorio de Igualdad, en el cual un grupo de compañeras, con la colaboración de simpatizantes y de todas aquellas personas que han querido formar parte de este proyecto, pasan a evaluar la situación de la mujer coruñesa en los distintos ámbitos, tratan de visibilizar los problemas existentes en cada uno de ellos, recopilar datos de nuestro entorno, etc. con la finalidad de ir componiendo una estampa de la realidad profesional, personal y pública que viven las coruñesas en el momento actual. Dentro de las actividades realizadas por el Observatorio de Igualdad durante este último período anual ha estado la ejecución de una serie de jornadas donde se han tratado los distintos problemas por aquellas expertas en cada uno de los aspectos específicos (salud, trabajo, educación, ....), con perfiles de todo tipo: jóvenes, participantes en movimientos sociales, sindicalistas, docentes universitarias, mujeres discapacitadas, inmigrantes; en resumen, hemos contado con un amplio espectro de representación social. Desde el Observatorio también se ha dispuesto de un fichero donde hemos registrado los datos generales, perfiles de las ponentes y sus distintas áreas de colaboración, intereses personales, los equipos de apoyo utilizados, entre otros aspectos. De forma paralela, se ha realizado un seguimiento similar con todas las participantes a los talleres y jornadas, así como del grado de aceptación del trabajo realizado. La información extraída de estos ficheros, tras su análisis, se ha aportada al presente documento en el epígrafe número 6. Anexo 14
  • 15. 4. Jornadas A tenor de lo anterior, dentro del área de Igualdad de nuestra Agrupación Local Coruñesa, en un período que abarca 12 meses – y siguiendo la programación que a continuación se indica – se han analizado cada mes una temática diferente dentro de este mundo de la paridad, tratando de dar amplitud y visión a los diferentes sectores; desde el económico, sanitario, social, del deporte, artístico, etc. pasando por diferentes colectivos como son los sindicales, de inmigrantes, LGTB, asociaciones de vecinos, jóvenes, ....... Con periodicidad mensual se han llevado a cabo dos jornadas presenciales; la primera que ha servido como “ponencia marco” o exposición del tema en proceso de análisis; mientras que a la segunda jornada se le ha dado un formato más de “mesa redonda-debate”. Esta es la metodología desarrollada de forma genérica, ya que algunos temas tratados han visto incrementado el número de sus jornadas presenciales (en Salud y en Violencia de género), mientras que en otros se modificó el orden ( Coeducación, por ejemplo). Durante todo este tiempo se ha llevado a cabo un “diálogo-debate virtual” a través de las aportaciones, comentarios, colaboraciones, y demás...., que todas las interesadas han estado intercambiando a través del correo-e observatorioigualdad@agrupacionsocialistacorunesa.es . Cerrado este proceso, se culmina con el análisis de toda la información y aportaciones incorporadas al grupo de trabajo, tras lo cual se vierte en los documentos que aquí se incorporan en el epígrafe nº 6 de esta publicación. Las jornadas han estado abiertas a toda la ciudadanía que ha querido compartir sus inquietudes: movimientos sociales, asociaciones, ..... toda aquella ciudadanía que tiene interés en dar una mayor visibilidad a la mujer en los diferentes ámbitos. 15
  • 16. 4.1. El papel de la mujer en los medios de comunicación. Fecha de realización jornadas: 7 y 21 de mayo Objetivo: Visibilizar y poner en valor el papel de la mujer en los medios de comunicación, visión de los medios de comunicación y equilibrio de género, así como condenar el lenguaje sexista y, por extensión, la utilización de la mujer como reclamo publicitario y canon de belleza, predeterminado. Ponentes: a) “El papel de la mujer en los MM de CC” ● Consuelo Bautista, Jefa de Informativos en Radio Coruña Cadena Ser (periodista) b) “Periodismo y publicidad ¿hacen justicia a la mujer?” ● Ana Sanmartín López, Telexornal Mediodía de TVG (periodista) ● Loreto Silvoso Fuentes, RadioVoz y La Voz de Galicia “ 4.2. Mujer; salud sexual y reproductiva Fecha de realización jornadas: 3, 18 y 28 de junio Objetivo: Acercar a la ciudadanía cuestiones relacionadas con la salud, así como abordar temas como el aborto y el derecho a decidir, la situación actual de la salud sexual en el Sistema Nacional de Salud, la coordinación entre el ámbito nacional y el SERGAS, etc. Así como tratar los problemas que afectan a los recortes impuestos en el ámbito sanitario. Ponentes: a) “Mujer; salud sexual y reproductiva” ● Mar Barcón, Médica y Secretaria Xeral PSdG-PSOE A Coruña ● Marian Ferreiro, Trabajadora Social del COF Orillamar-A Coruña y Ex-concejala municipal y miembro de la Ejecutiva Gallega PSdG. 16
  • 17. b) “Trayectoria de la Ley Orgánica de salud sexual y reproductiva” ● Macu Acuña, Médica y Parlamentaria Autonómica, Portavoz de Sanidade-Grupo Parlamentario PSdG. c) “Mujer joven: el despertar a la vida sexual activa” ● Marisol Ínsua, Licenciada en Pedagogía trabaja en la Federación de Planificación Familiar Estatal desde la Asociación Gallega. 4.3. Mujer y discapacidad Fecha de realización jornadas: 9 y 23 de julio Objetivo: Analizar las vivencias del día a día de su vida, cómo se desenvuelven social y laboralmente, y todo ello a través de su punto de vista, tratando temas como la accesibilidad, interacción, promoción de la autonomía personal, de manera que nos ayude a tener una mayor visión desde la perspectiva personal de las propias ponentes. Ponentes: a) “Mujer, discapacidad y mundo laboral” ● Adela Poisa, Secretaria de Política Social de CCOO en Galicia (Auxiliar cuidadora para Centros de Educación Especial) b) “También somos mujeres; discapacidad intelectual” ● Mª Dolores Portela, Técnica Ciudadanía FADEMGA FEAPS-Galicia ● Irene Calvo, Técnica Orientación Laboral “ “ “ ● Magdalena Barreiro, trabajadora-usuaria-estudiante “ “ ● Lorena Pérez Ares, trabajadora-usuaria y estudiante “ “ 4.4. Mujer y mundo laboral Fecha de realización jornadas: 10 y 24 de septiembre Objetivo: Acercar las cuestiones relacionadas con el mundo laboral de la mujer, la necesidad e independencia que nos proporcional, las dificultades y discriminaciones existentes en razón de género dentro del mundo laboral 17
  • 18. el grado de corresponsabilidad ejercida activamente por los hombres y la violencia de género en el mundo del trabajo, entre otras cuestiones. Ponentes: a) “Mujer y mundo laboral” ● Irene Martínez, Secretaria de Organización de UGT en Galicia, licenciada en Enfermería. b) “Desarrollo de la Ley para igualdad efectiva hombres/ mujeres” ● Olga Patiño, Coordinadora del Observatorio de Igualdad y Ex- Presidenta de CONFAPA-Galicia, Arquitecta Técnica Perito Judicial 4.5. Coeducación: más allá de la educación mixta Fecha de realización jornadas: 15 y 31 de octubre Objetivo: Una educación básica, sin discriminación de sexos, es la base para el futuro de una sociedad. Desde el presente construir el futuro. Pero la educación mixta, la que actualmente se contempla en los colegios, no es en realidad coeducación. Se pretende debatir sobre al situación real de la coeducación en España (que es nuestra propuesta) y sacar conclusiones de cuáles son los puntos más importantes desde un prisma del profesorado, familias y alumnado. Ponentes: a) “¿Por qué es necesario ir más allá de la escuela mixta?” ● Luz López, Secretaria Xeral da Federación Ensino CCOO, Maestra ● Mónica Reinaldo, Secretaria de Cultura y Xuventud FETE-UGT y Maestra ● Helena Gómez, Presidenta de CONFAPA-Galicia, profesora y madre (por imprevistos ha excusado su ausencia y envia ponencia) 18
  • 19. b) “La Coeducación” ● Ana Sánchez Bello, Doctora de Pedagogía y Didáctica en UDC e investigadora. 4.6. Mujer y violencia de género Fecha de realización jornadas: 5, 7, 9, 12, 19, 21, 22, 23 y 26 de noviembre Objetivo: El 25 de noviembre es el Día Contra la Violencia de Género y, aunque debería tener repercusión a lo largo de todo el año y adoptar medidas más contundentes para luchar contra esta lacra social, debemos presentarlo como un hito en nuestro calendario, con la finalidad de poder elaborar, compartir y ofrecer nuestras propuestas, tanto desde nuestro trabajo interno como hacia el exterior y los medios de comunicación. Se analizarán aspectos como reflexionar sobre la responsabilidad de los agentes sociales en el ámbito de la violencia de género y su respuesta, ver los modelos y las causas que dan lugar a las desigualdades de género existentes, las medidas de protección integrales del Estado ante la problemática de la violencia de género, la repercusión de los recortes presupuestarios, etc. Ponentes: a) “ Mujeres maltratadas y sus hijas e hijos; éstas son las víctimas del maltratador” ● “Ve-la Luz” Inagura la voz de las Víctimas: Comunicado de las Victimas de Violencia de Género ● “Mamá, duérmete que yo vigilo” b) “¿Es posible la rehabilitación del maltratador?” ● “Amores que matan”, Icíar Bollaín. Debate c) Cineforum ● “ También la lluvia”. Iciar Bollaín 19
  • 20. d) “Prevención de Violencia de Género en la juventud” ● Mar Martín García; médica y colaboradora en programas de prevención e) “Los Medios de Comunicación; tratamiento de V. de Género” ● Isabel Bravo, periodista en Radio Coruña, Cadena Ser ● Antía Díaz, periodista en Grupo Voz f) “Violencia de Género y su tratamiento en la Literatura” ● Nieves Abarca Corral, periodista, historiadora, escritoria y crimina- lística coruñesa g) “Ley Integral contra la V. de G.; trayectoria y situación actual” ● Paloma Rodríguez Vázquez, parlamentaria en el Congreso de los Diputados por A Coruña h) Cineforum ● “Kandahar” dirigida por Mohsen Makhmalbaf i) “Dramatización: textos breves sobre la fortaleza de las mujeres” ● “Antígona”, Sófocles por el Grupo de Teatro Agrupación S.Coruñesa ● La Casa de Bernarda Alba , G. Lorca, ● Libre te quiero , Agustín García Calvo ● “Reglas de juego para los hombres que quieran amar a las mujeres , Dioconda Bell, j) “Sistemas de protección contra la V. de Género y su efectividad” ● Yolanda Loureiro Dios, letrada con amplia trayectoria en este campo ● Carmen Paredes Cabral, Educadora Social en el CEMVI ● Fuerzas Seguridad del Estado – MUME G.Civil (disculpan asistencia) 20
  • 21. 4.7. Mujer y la inmigración Fecha de realización jornadas: 3 y 17 de diciembre Objetivo: Valoramos la presencia de inmigrantes en nuestro entorno, respetando sus derechos fundamentales. Abogamos por seguir profundizando en mecanismos de integración, y el papel que puede ocupar la mujer inmigrante como eslabón y nexo de unión entre ambas culturas, eliminando prejuicios y estereotipos. Nuestra finalidad es establecer un punto de encuentro y de reflexión para poner en valor la presencia en nuestra sociedad de personas procedentes de otros países, lo que constituye una fuente de diversidad social. El objetivo primordial es la necesaria articulación de fórmulas de integración en nuestra esfera social a la mujer inmigrante para facilitarles la adaptación adecuada a sus necesidades, limar las reticencias entre los miembros de sus propios colectivos de inmigrantes, y dar visibilidad a la labor de integración que desempeñan. Ponentes: a) “Reflexiones sobre la realidad vivida por la mujer inmigrante” ● Julia Conde Gándaras; psicóloga, Responsable de Programas de Integración Sociolaboral EQUUS ZEBRA. ● Diana Lorena Rojas Durán, inmigrante desde República Dominicana reside desde hace 6 meses en España y usuaria de EQUUS ZEBRA. ● Érika Carballo, inmigrante desde Bolivia. Diplomada Universitaria en Enfermería, Universidad Autónoma de Barcelona. b) “La mujer inmigrante, puente entre dos entornos sociales” ● Elena Maison Díaz de la Rocha, letrada. Asesora jurídica de Ecos do Sur. Responsable de Programas de Familia y género. 4.8. Mujer y deporte Fecha de realización jornadas: 14 y 28 de enero 21
  • 22. Objetivo: Analizar tanto el papel de la mujer frente a la actividad física y el deporte, su integración dentro de los ámbitos amateur y profesional, así como la visibilidad de esta realidad y la trasmisión de su presencia en los medios de comunicación, el reflejo que las distintas disciplinas en las que participa tienen dentro del mundo de la competición y el planteamiento de estrategias para superar actitudes distorsionantes que se presentan en este ámbito. Ponentes: a) “La práctica deportiva de la mujer” ● Mª José Mosquera González, Profesora de Sociología del Deporte UDC, Doctora Ciencias de la Educación y miembro del Grupo de Estudios de Xénero, Actividad Física y Deporte b) “Realidad actual de la mujer y el deporte” ● Pili Neira, Presidenta de MUDEGA y Seleccionadora Gallega de Fútbol Femenino. ● Paula Curto, con Magisterio-Educ Física.Psicopedagoga: Especialista deporte y edades tempranas ● Lis Franco, Periodista Deportiva y exjugadora internacional de fútbol ● Bárbara G. Vilariño, periodista con especialidad en género y cultura 4.9. Mujer y mundo empresarial Fecha de realización jornadas: 11 y 25 de febrero Objetivo: Se trata de poner en valor el arrojo femenino y su versatilidad, lo que proporciona herramientas a tener en cuenta en el mundo empresarial. Conocer estrategias que con originalidad les ayudan a pisar firme en el mundo del emprendimiento femenino. 22
  • 23. Nuestra finalidad es establecer un tiempo de reflexión para analizar estas situaciones sacar conclusiones que puedan ser puestas en práctica por un mayor espectro social. Ponentes: a) "Mujer ejecutiva: búsqueda de visibilidad" ● Carla Reyes Uschinsky, Presidenta de Executivas de Galicia ● Pilar Casals Diaz, Socia en Inthemove Proyectos ● Esther Vázquez Carracedo, Directora de EV e Interim Manager ● Fátima Carmena Mayorga, Directora de Proyectos de Nasas b) “Liderezgo de la mujer en la empresa” ● Ana I. Ulloa Lobeiras, Sitelco Comunicación; Presidenta AECO ● Angeles Santos Casal, Gerente Asociación Empresarios de Bergondo ● Pilar Ruiz Moreno, Grupo Affines; Vocal de Executivas de Galicia 5. Conclusiones tras la celebración de las jornadas Hemos tenido la oportunidad de profundizar sobre los temas tratados tanto a nivel colectivo como a nivel inividual, participando al grupo de mayor información, documentación, datos, etc. Tras cada una de las sesiones se han generado reseñas de la jornada, ponencia o mesa redonda en cada caso, con la finalidad de recordatorio de los asuntos tratados, y volcar también en ellas información adicional. A partir de ese punto, hemos cerrado cada uno de los ciclos mensuales de trabajo y análisis mediante la redacción de un documento, de forma que pudiese ser el compendio del debate surgido en torno tema mensual a estudio, así como de nuestro posicionamiento y reflexión sobre este enfoque del mundo femenino. 23
  • 24. Cuestiones Previas * feminismo El diccionario de la RAE define el feminismo como: “Doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres. Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres.” El feminismo es un movimiento social y político que se inicia formalmente a finales del siglo XVIII -aunque sin adoptar todavía esta denominación- y que supone la toma de conciencia de las mujeres como grupo o colectivo humano, de la opresión, dominación, y explotación de que han sido y son objeto por parte del colectivo de varones en el seno del patriarcado bajo sus distintas fases históricas de modelo de producción, lo cual las mueve a la acción para la liberación de su sexo con todas las transformaciones de la sociedad que aquella requiera. En el interior del movimiento feminista contemporáneo coexisten numerosos grupos, de diversas tendencias y orientaciones; sería más riguroso hablar de “movimientos feministas”. En nuestro país, entre los años 1975 y 1985 han convivido las dos tendencias más amplias del feminismo: “de la igualdad” Vs “de la diferencia”, aunque con el transcurso del tiempo ha sido el feminismo de la igualdad el que se ha profundizado y extendido. Ya que el feminismo de la igualdad considera que la masculinidad y la feminidad son roles de género construidos socialmente y que perjudica a una parte de la humanidad, considera que el acabar definitivamente con esta situación perjudicial necesariamente pasa por el rechazo y la 24
  • 25. revocación de esa determinación de los roles de género. Esta es la tendencia feminista dónde nos enclavamos, centrando nuestras reivindicaciones en obtener una igualdad de derechos en todos los ámbitos de la vida: derechos civiles, políticos, al trabajo, a igualdad salarial, etc. así como a una participación en todos los ámbitos de la vida pública, promoviendo un cambio en las mentalidades y en las relaciones entre los sexos en el ámbito de lo privado, exigiendo una igualdad efectiva en el terreno de la dedicación a la familia y a los hijos, defendiendo también el derecho al propio cuerpo, separando sexualidad de reproducción, defendiendo la libre opción sexual y combatiendo las manifestaciones de violencia hacia las mujeres, violaciones, malos tratos y acoso entre otras. * ¿por qué género y no sexo? La cuarta conferencia mundial de Beijing de 1995 ha sido un hito respecto a la reivindicación de la visualización de la mujer en todos los ámbitos y es considerado que el llamamiento a favor de la igualdad de derechos entre géneros avanzó cuando se realizó una distinción entre los términos de género y sexo. El género es un concepto social que describe los ámbitos femenino y masculino. Es, pues, un producto cultural ya que se define por comportamientos atribuibles a hombres y mujeres que están socialmente construidos y carece de una base biológica. Al reconocer que las funciones de los géneros no son innatas sino aprendidas en la sociedad, se concluye en que son los estereotipos y ha sido la discriminación arraigada los que han mantenido a la mujer excluida de infinidad de ámbitos profesionales, sociales, de responsabilidad, poder, etc. Cuando hablamos de relaciones entre personas, en relación al género, estamos hablando de relaciones de dominación y subordinación, articulando un engranaje de desigualdad para acceder al poder. Con este enfoque se cuestionará profundamente el proceso de socialización, los símbolos que visualizan las representaciones sociales de 25
  • 26. ambos sexos, los conceptos “normativos” que distribuyen las tareas, y comportamientos, la asignación de roles y capacidades, la identidad subjetiva y por ende, el proyecto de vida de unas y otros. La categoría de género es fundamental en la interpretación de las condiciones desiguales de la mujer en sociedad y también proporciona elementos para comprender el por qué de la escasa participación de la mujer en la esfera pública, en este caso en los medios de comunicación. * la importancia del lenguaje Especialistas en el área de la comunicación/información y género no dudan en señalar la capital importancia del lenguaje respecto a dos aspectos distintos: • para nombrar lo que existe en la sociedad y hacer así visibles a las mujeres • para construir modelos de identificación que influyan sobre generaciones futuras para erradicar la discriminación contra las mujeres Por otra parte, psicólogas y pedagogas comprometidas con la perspectiva de género valoran la importancia que tiene nombrar a las niñas, a las adolescentes y también a las mujeres para llegar a ser capaces de percibir su potencial y, por tanto de enforcar su vida con mayores grados de libertad. Hoy las mujeres no tienen modelos de identificación porque se les evitan y esconden. El lenguaje sexista es tan torpe que no sólo excluye los términos que designan a las mujeres en grupos mixtos – como diputados y diputadas – sino que las maltrata simbólicamente, estereotipándolas y disminuyendo sus logros en los ámbitos en los que están presentes. Ya en 1995 la Comisión Asesora sobre el Lenguaje del Instituto de la 26
  • 27. Mujer, Nombra, publicó “En femenino y en masculino” desde donde nos hicieron reflexionar, y por tanto nos invitaron a nombrar de forma clara, a que se signifique adecuadamente quienes son los hombres y las mujeres, el mundo en el que viven y las relaciones que en él se producen. Son necesarios, pues, cambios en el lenguaje para nombrar a las mujeres, y por lo tanto, debemos realizarlos, sobrepasar los prejuicios, la inercia, o el peso de las reglas gramaticales (que son susceptibles siempre de cambio). La lengua castellana tiene múltiples recursos para nombrar a hombres y mujeres; la suficiente riqueza como para que esto pueda hacerse adecuadamente: pongámonos a ello. En cambio, la utilización del masculino para referirse a los dos sexos no consigue representarlos; continuamente nos damos cuenta de que se producen ambigüedades y confusiones ocultando y excluyendo a las mujeres, al ser consideradas dependientes y en función de los hombres. No es una repetición nombrar en masculino y femenino cuando se representa a grupos mixtos. No duplicamos el lenguaje al decir el ciudadano y la ciudadana. No es repetir decir amarillo, negro, azul y verde: cuando decimos los colores nos estamos refiriendo a todos ellos, de la misma manera que cuando decimos la ciudadanía estamos nombrando al conjunto de los hombres y las mujeres. Una palabra no puede significar un algo o un todo que es diferente de lo que nombra: mujeres y hombres son diferentes. El conjunto de unas y otros son las personas, pero con la palabra “hombre” no se representa a la mujer y se hace por ello necesario nombrarla. Lo mismo ocurre con el rojo y el azul: ambos son colores, pero son diferentes y el uno no incluye ni representa al otro. La diferencia sexual está dada en el mundo, no es el lenguaje quien lo crea. Lo que debe hacer el lenguaje es, simplemente, nombrarla puesto que existe. El hecho de no nombrar es no respetar uno de los derechos fundamentales: el de la existencia y la representación de esa existencia en el lenguaje. [1] [1] Biliografía: – “Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer”, Pilar López Diez – “La representación del femenino y el masculino en el lenguaje” . Instituto de la Mujer 27
  • 28. “La mujer y los medios de comunicación” El tratamiento mediático respecto a la igualdad de trato (en los medios de comunicación) viene condicionado por la ausencia de indicadores que permitan evaluar el sexismo en ellos y el compromiso de éstos con la igualdad, cuestión fundamental para avanzar en esta materia. La invisibilidad, o la imagen distorsionada unas veces y degradante otras, que los medios de comunicación y la publicidad ofrecen de las mujeres son cuestiones que se vienen planteando desde 1995, cuando en Beijing se pone en evidencia el tratamiento tienen para ellas. Pasamos a analizar varios aspectos: * la mujer como profesional de los medios Analizando la composición y rasgos extraídos del sondeo realizado en España por la “Fundación Internacional de Mujeres Periodistas 03.07.2012, tenemos que de un universo analizado, 11 medios (4 TVs + 3 Radios + 4 diarios), se obtiene la siguiente información: Son 11.910 trabajadores y trabajadoras de los cuales a) trabajan a jornada completa => 59,3 % son hombres y 40,7 % mujeres => 63,8 % “ “ “ 36,2 % “ b) trabajan a jornada parcial => 12,4 % “ “ “ 87,6 % “ c) ocupan puestos de dirección => 80,0 % “ “ “ 20,0 % “ Las mujeres también aquí tienen una menor remuneración económica 28
  • 29. Siguiendo analizando el mismo sondeo nos encontramos: a) A los medios les interesa la presencia de mujeres.- ofrecen buena imagen pública (presentadoras de informativos o programas entretenimiento) hombres.- transmiten imagen de decisión y planificación marcando directrices y enfoque b) En Europa las mujeres ocupan + 40% del mundo laboral y social pero, •-¿por qué esto no se refleja en la información que presentan los medios? •-¿por qué en política, economía, ciencia, deporte, arte, literatura, etc los medios buscan protagonistas casi siempre hombres? •-¿por qué en moda, sucesos, cocina-alimentación, cuidado de niños, ancianos, hogar, ... sí? c) Enlazándolo con lo anterior •=> las profesionales no reflejan la actualidad sino la visión “masculina” que sus superiores tienen sobre el tema •=> no existe paridad, la realidad es la presencia del “techo de cristal” d) Una segunda derivada es la escasísima presencia de mujeres en las fuentes consultadas por los medios de comunicación en su trabajo diario, reflejo de la visión masculina tanto de su propio medio y superiores, como de que la noticia casi siempre está protagonizada por hombres; la función de experto es la más frecuente en los hombres (91%), mientras que a las mujeres sólo se les solicita su opinión experta en el 9% de los casos. El derecho de la mujer a la comunicación en pie de igualdad es un derecho inalienable que requiere de medios, fuentes pluralistas y transparentes para ofrecer una información de equidad y justicia. Las mujeres siguen ocupando un lugar secundario en la agenda de los medios de opinión, siendo el protagonista por excelencia el hombre, líder en su campo y con un discurso propio que es interpretado (difundido- amplificado) por los medios. 29
  • 30. Al gozar de menos representación en las altas esferas de todos los poderes (todos..) tenemos menos posibilidades de ejercer los papeles protagónicos de la información, perpetuando la sociedad liderada por hombres con la consecuente invisibilización de la mujer en los medios y por consecuencia en todos los espacios públicos. * imagen de la mujer Las superestructuras jerárquicas en las empresas relegan a la mujer a un plano secundario o de base. Es la jerarquía de la que se encarga de mostrar la agenda-programa; incluso algunas veces ocultando las verdaderas autoras de los trabajos, o a las gestoras reales de los proyectos, que desarrollan posteriormente los cargos directivos hombres. Tenemos que definir que “estereotipo” es el conjunto de ideas que una sociedad ha adquirido en base a patrones culturales preestablecidos, fijando e identificando de manera permanente un cierto modelo, de tal forma que se incrusta en el imaginario colectivo y se presentan como realidad incuestionable y objetiva. Los medios siguen definiendo al hombre por su situación profesional, dentro del ámbito público, mientras que la mujer se representa vinculada a su situación familiar (ámbito privado-doméstico), negándose a dar trascendencia a la realidad actual que se plasma con la creciente presencia de la mujer en todos los ámbitos: trabajo, ciencia, política, deportes, …... a la vida pública, existiendo un gran desafío entre estereotipo y realidad. En los últimos años de la democracia española se han producido muchos cambios en la sociedad en la que vivimos (y en nuestro entorno) que no son reflejados en su real amplitud en los medios de comunicación, siguiendo su antigua visión pero ahora ofreciendo una “realidad” más 30
  • 31. “dulcificada” en pro de manifestarse partidarios activos de la igualdad de género. A pesar de todo lo anterior, la imagen trasmitida por los medios de comunicación sobre las mujeres, sigue calificándola y presentándola como: - pasiva - delicada - amable - obediente - discreta - en perpetua juventud - servil - dependiente - comprensiva - maternal - sin iniciativa - ama de casa - con apoyo ciego al hombre - atractiva físicamente Requiere máxima atención el papel de los roles en los libros de texto, programas infantiles, juegos de consola, publicaciones impresas, etc. Los estereotipos son perjudiciales para ambos géneros, ya que tergiversan la tendencia cada vez mayor de buscar el desarrollo personal, buscando los valores inherentes al ser humano, sin distinción o trato desigual. * papel de la publicidad La publicidad no es ingenua, no se hace sin ningún objetivo sino que responde a los mismos intereses que el resto de los medios de comunicación; ahora bien, representan un camino muy sutil de transmitir información: recibimos sus mensajes sobre cualquier tipo de situación o artículo, a diario, cómodamente en nuestro hogar y sin darnos cuenta que están perpetuando un modelo social injusto. Está demostrado que la mayoría de los anuncios de cuidados y belleza son protagonizados por mujeres (incluso aunque estos productos estén destinados a los hombres), creando necesidades y utilizando la imagen de la mujer como “autopista de acceso”, reproduciendo un modelo de belleza que no es real, sino social, e influyendo de tal forma que pueden llegar a producir trastornos graves en las mujeres, como son los casos de anorexia y bulimia, entre otros. 31
  • 32. La mirada de la publicidad sigue siendo masculina, es decir, las mujeres aparecen como a los hombres les gusta verlas, generalmente como objeto, como reclamo sexual y sigue estando mirada desde los ojos del hombre, incluso cuando parece que se está buscando el placer de la mujer. Ahora bien, un amplio sector de la sociedad tiene la opinión de que está mejorando el papel e imagen de la mujer en la publicidad, porque existe actualmente la tendencia a presentarla como una mujer liberada, sexualmente activa, que toma protagonismo, ..... pero esto puede ser una trampa porque así mismo, se mantiene la imagen de la mujer cuidando a los niños, trabajando, limpiando la casa, y tomando la iniciativa. La mujer lo hace todo: son las supermujeres. * el tratamiento de la violencia de género La violencia de género es la información que más se prodiga en los últimos años respecto a la mujer (prácticamente la única), ahora bien, la mayoria de estas informaciones (86%) se elaboran únicamente a partir de sentencias judiciales y de los informes de la policía, sin contrastar otras fuentes y diversificar puntos de vista y sólo un 9% de estas noticias tienen como fuente de información entidades públicas de la mujer, asociaciones de mujeres y otras entidades similares. En lo relativo al tráfico de mujeres, las informaciones responden a clichés preestablecidos y no profundizan en la realidad de las mujeres que caen en la explotación sexual, abordando el problema desde el sensacionalismo, con morbosidad (sobre todo en TV), sin ser analizado desde una perspectiva de género, es decir, sin ir al origen de las causas. Ahora bien, el tratamiento reiterado de la violencia de género en los medios ha conseguido que la sociedad esté hoy en día más sensibilizada, 32
  • 33. dejando de contemplarla como algo que atañe sólo a lo privado y familiar, para considerarlo como un conflicto social, lo cual ya es algo positivo. [1] * la mujer del mar en los medios Paralelamente al desarrollo normativo de las instituciones europeas y nacionales, en Galicia un sector de las mujeres vinculadas al mar (las mujeres mariscadoras) empiezan a cobrar especial protagonismo mediático y se hacen visibles ya que se movilizan y se organizan por el reconocimiento y la profesionalización de su trabajo, algo que en el imaginario social hasta ese momento (el trabajo de la mujer en el marisqueo) era considerado una actividad complementaria a la economía familiar o de subsistencia, sin el reconocimiento profesional, a pesar de que en esta actividad han llegado a trabajar hasta 20.000 personas al año. A medida que el marisqueo se va profesionalizando y se va destacando el carácter artesanal del trabajo extractivo que desarrollan, unido a que los productos con los que se comercializa han adquirido un gran valor añadido en los mercados, ha provocado que los diferentes medios de comunicación destaquen cada vez más el papel de la mujer en esta actividad laboral, haciéndolo más visible de cara al resto de la sociedad y, ya que el marisqueo a pie es mayoritariamente femenino, se rompe ese mito de que el trabajo duro en el mar es sólo para hombres. Esta profesionalización ha hecho que las mujeres mariscadoras cada vez se impliquen más en todos aquellos ámbitos en dónde se decide su futuro y que a través del asociacionismo hayan canalizado sus intereses y la defensa de los mismos, resultando así en los últimos años más atractivo y noticiable para los medios de comunicación en los que destacan por la dureza del trabajo, por sus justas reivindicaciones y por ser un colectivo femenino. Ahora bien, todo esto en cuanto al marisqueo, pero si hablamos en general del papel de la mujer en la pesca, la diferencia es notable. En este campo todavía nos queda mucho por recorrer; la infraestructura de los barcos de pesca no está adaptada a las necesidades de la demanda de empleo 33
  • 34. femenino. En algunos casos se hacen esfuerzos por parte, tanto de empresarios como de organizaciones sociales o administraciones, para dar empuje a la incorporación de la mujer en la pesca a bordo de buques, aunque en la mayoría de los casos este empuje es más testimonial y mediático que realista y efectivo. Es por ello que el rol de las mujeres a bordo de buques de pesca se viene desarrollado en campañas específicas y especiales de carácter científico, en las cuales la participación de las mujeres se desarrolla con toda normalidad sin tener que realizar grandes cambios estructurales en los buques en los que se desarrollan dichas campañas. [2] En lo que respecta al puesto de la mujer en la marina mercante, debemos señalar que las titulaciones relacionadas con el mar (náutica, ingeníeria naval, etc) son netamente “masculinas” ya que la presencia de universitarias no alcanza el 13% del total y, analizadas más de 20.000 empresas del sector naval, más de ¾ partes de los titulados son varones, ocupando la mujer puestos de responsabilidad baja, con atribuciones de mando medio, a pesar de ostentar igual titulación que sus compañeros. Esto se traduce en salarios muy por debajo para las mujeres, concretamente en torno al 20%. Todo ello a pesar de que en cuanto a competencias y habilidades, estas tituladas han obtenido mejores resultados en cuanto a trabajo en equipo, adaptabilidad, responsabilidad, compromiso ético, y toma de decisiones; con la contrapartida de que sus competencias para el dominio de idiomas es menor que en los varones, lo que restringe en un principio su incorporación al circuito profesional en empresas internacionales. De todo ello podemos afirmar que la visibilidad de las mujeres profesionales de la marina en los medios de comunicación es sencillamente anecdótica o nula. [3] 34
  • 35. * tratamiento de los medios a la mujer rural La mujer rural, vinculada a la familia, al poder masculino, pero a su vez con los pies en la tierra, ha sabido salir adelante en toda circunstancia. Vivir en el pueblo era aceptar de partida un fuerte control social que impedía saltarse las normas establecidas. La vida en la ciudad, por el contrario, se consideraba, de partida, mucho más tolerante y anónima. Partiendo de esta realidad, sabemos que en muchos casos la abnegación, la sensibilidad, la tenacidad femenina y la destreza en la economía domestica, han transformado actividades económicas mínimas en empresas en la que los recursos humanos, capital e ingresos han puesto en valor bienes que de otra manera hubieran sido solo instrumentos útiles para la supervivencia familiar. Debemos recordar que en numerosas ocasiones las mujeres gallegas del rural han ostentado las funciones de cabeza de familia por la ausencia de sus parejas que se encontraban en la emigración o en el mar, “las viudas de vivos” como a ellas se han referido. Ahora bien, a pesar de ello, no eran ellas las titulares de las propiedades, de las tierras que trabajaban. Es más, aunque estas propiedades llegasen al núcleo familiar a través de una herencia recibida por la mujer, ésta carecía del rango de mayoría de edad, quedando a efectos jurídicos tutelada por el padre, hermano o marido. En este orden de cosas, la mujer del rural ha trabajado las tierras, las ha gestionado y fue, y es, un agente muy importante en el desarrollo; son, y fueron, factores de dinamismo social, y hoy un papel estratégico para la pervivencia de los pueblos, pero no ha podido disponer de la propiedad, con todo lo que ello supone. De esta forma, la situación de la mujer rural ha quedado oculta para los medios de comunicación; no generaba noticias, no detentaba poder, no era utilizada como fuente de documentación. Para estos medios no existía ya que incluso cuando se han realizado campañas de reivindicación del sector del agrícola o ganadero ante las políticas emanadas de Bruselas (por ejemplo), han sido ellos los que ostentaron la figura de líderes, de propietarios, .... y las mujeres, sus compañeras, al lado de ellos, hombro con hombro pero en la sombra para los medios de comunicación. 35
  • 36. * la deportista, vista desde los medios de comunicación La información deportiva femenina es muy escasa. Solamente se incluye a las mujeres cuando hay éxitos muy importantes, aunque su tratamiento suele ocupar menor tiempo que cuando se tratan los éxitos de los hombres. Los motivos que apuntan los y las profesionales de los medios de comunicación en relación con el tratamiento que dan al deporte femenino son: el desinterés de las audiencias, menores éxitos del deporte femenino, la comercialización de la información, la menor presencia de mujeres en los puestos de dirección, y la inercia en el quehacer informativo. La repercusión mediática de la información tiene influencias importantes en el desarrollo deportivo, profesional y personal de cada deportista y en la expansión de cada deporte. En consecuencia, una menor atención de los medios a las deportistas redundará en una desigualdad de oportunidades para ellas. Esta ausencia está relacionada con la carencia de modelos femeninos en el deporte, que repercute en la falta de identificación de las niñas y de las jóvenes con la práctica deportiva y que tiene como consecuencia menores niveles de práctica de las actividades físicas por parte de la población femenina. El tratamiento que se le da al deporte femenino suele estar impregnado de estereotipos de género y la información suele resaltar más a la mujer que a la deportista, detectándose la ausencia de formación con prespectiva de género en los y las profesionales de la comunicación, utilizando un lenguaje sexista en la información trasmitida caracterizándose por la invisibilidad y el estereotipo, una subordinación sintáctica y simbólica de la mujeres y una banalización u ocultación de sus actuaciones, logros y declaraciones. Bibliografía: [1] “Las mujeres y los medios de comunicación” Cristina Fraga [2] Aportación de Natalia Laiño Lojo, Preside Asociación Galega de Mariscadoras – Agamar [3] Observatorio Ocupacional UDC 36
  • 37. 37
  • 38. “Mujer;salud sexual y reproductiva” Todas las personas tienen derecho a adoptar decisiones relativas a su vida reproductiva, a determinar libremente si quieren o no tener hijos e hijas y, en su caso, su momento y frecuencia. La libre decisión sobre las opciones reproductivas supone el respeto y apoyo a todas ellas: a la decisión de ser madres y a la de quienes deciden no serlo, y este derecho en la actualidad se está cuestionando desde nuestras instituciones. Previamente a cualquier otra consideración acudimos a los últimos datos suministrados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (última información año 2011) respecto a la realidad social y sanitaria que representa la interrupción voluntaria de embarazo (IVE) * I.V.E. Número según grupo de edad. Total nacional 38
  • 39. * Número de Centros que han notificado IVE y número de abortos realizados. Tasas por 1.000 mujeres (15 a 44 años) * Por tramos de edad 39
  • 40. * Tasas de 1.000 mujeres por cada tramo de edad. Total nacional * Tasas de I.V.E por 1.000 mujeres entre 15 y 44 años según Comunidad Autónoma de residencia. Total nacional años 2011 40
  • 41. * Distribución de centros que han notificado I.V.E año 2011 según Comunidad Autónoma y procedencia patrimonial. * sexualidad y reproducción no son lo mismo Una vez analizados los datos consideramos condición previa e imprescindible para el ejercicio del derecho de las mujeres a decidir es su reconocimiento como sujetos éticos autónomos, de pleno derecho y con plena capacidad para tomar las decisiones que competen a su bienestar y a su proyecto de vida. Un derecho que tienen todas las mujeres, sea cual sea su situación, circunstancias y realidad vital. El desarrollo de los derechos humanos y los avances científicos han permitido la separación de la sexualidad de la reproducción y por tanto la posibilidad de vivirla de manera autónoma, incluyendo el derecho a disfrutar las relaciones heterosexuales de forma placentera, sin el temor al riesgo de un embarazo no deseado. 41
  • 42. Un embarazo no deseado es un indicador social, económico y de salud en la medida que puede tener repercusiones negativas tanto biológicas como psicológicas, económicas y sociales para las mujeres, particularmente entre las jóvenes. * interrupción voluntaria del embarazo Ahora bien, el Gobierno está preparando una de las leyes de aborto más restrictivas del mundo occidental y, así, España será el primer país que cuando legisla sobre el aborto retrocede. Esto supone una vuelta al pasado (incluso más allá de la primera ley del año 1985) y que las mujeres españolas tengan dos opciones: abortar fuera de España si tienen recursos para ello, o bien abortar en España en condiciones de clandestinidad con el consiguiente riesgo para su salud y su vida. El Tribunal Constitucional en 1985, dejó claro que, en relación al aborto, no estamos ante un conflicto entre dos derechos fundamentales, porque los únicos derechos fundamentales implicados aquí son los derechos de las mujeres, siendo el no nacido un bien jurídico que queda debidamente protegido por la legislación actual. Asimismo, es importante tener presente que la actual Ley, aprobada en el año 2010, fue avalada plenamente por el Consejo de Estado, que en aquel momento, argumentaba que era necesario reformar la regulación para adecuarla a la realidad y además destacaba la plena constitucionalidad de su articulado. Pese a todo ello, el Partido Popular presentó un recurso de inconstitucionalidad contra la actual ley –tal y como ya hizo en relación a los matrimonios homosexuales–, que todavía no ha sido resuelto por el Tribunal Constitucional. Aún así, Gallardón prefiere no esperar al 42
  • 43. dictamen del Tribunal Constitucional y con ello, se pliega, una vez más, a las demandas de los sectores más ultraconservadores de nuestra sociedad. Esta nueva regulación tendrá sus puntos clave en:  La vuelta a una Ley de indicaciones, mucho más restrictiva que la ley de 1985, en la que las mujeres no podrán decidir, sino que serán los médicos quienes decidan por ellas.  Eliminación de la posibilidad de interrumpir el embarazo cuando exista malformación fetal.  Fiscalización intolerable respecto al supuesto de riesgo para la salud de la madre, mostrando un claro desprecio y desconfianza hacia las mujeres, a las cuales no las deja decidir y en cambio serán profesionales externos los que decidan por ella. Porque de lo que está hablando Gallardón, de acuerdo con la Conferencia Episcopal, es en realidad , eliminar el derecho a decidir de las mujeres, y que esa eliminación se haga a costa de poner en riesgo la salud y la vida de las mujeres. Las leyes restrictivas de aborto no reducen el número de abortos, solamente incrementan el número de mujeres muertas o que pierden su salud porque abortan en la clandestinidad y en condiciones insalubres. Si esta anunciadísima reforma sale adelante es seguro que se estarán quitando dos derechos a las mujeres: el de la libre decisión y el de la salud. La propuesta del Gobierno sobre el aborto nos llevaría a la cola de Europa, a la clandestinidad, a una regulación que estará a la altura de Malta, Andorra o Polonia, los países más restrictivos y conservadores en sus normativas. Nos coloca en la clandestinidad o en el extranjero. Es más, en los últimos 28 años, 36 países han liberalizado sus leyes de aborto pero ninguno ha retrocedido. La inmensa mayoría de los países europeos permiten la interrupción voluntaria del embarazo sin justificación hasta la semana 14, oscilando entre la semana 10 de Portugal y las 24 semanas de Holanda. Ya en el año 2008 el Consejo de Europa aprobó una recomendación a sus 43
  • 44. 47 países, donde consagra el derecho al aborto legal y sin riesgos garantizado por el Estado, que convierta esta práctica en accesible y segura. Invita, además, a despenalizar el aborto, allá donde sea delito. Y lo más importante para nuestra situación actual: se muestra a favor de una ley de plazos y reclama clases de educación sexual obligatorias para los jóvenes. La Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo reconoce a las mujeres el derecho a una maternidad libremente decidida. Lo que implica, entre otras cosas, que las mujeres decidan sobre su embarazo y que esa decisión -consciente y responsable- sea respetada; además, esta Ley garantiza el derecho a la educación y a la salud sexual. Porque sólo con una educación sexual adecuada y con la mejora en el acceso a los métodos anticonceptivos, podremos prevenir de manera más efectiva, especialmente en personas jóvenes, las infecciones de transmisión sexual y los embarazos no deseados y, por tanto, el numero de IVEs; asimismo, la actual Ley de Salud Sexual y Reproductiva e IVE garantiza la igualdad en el acceso, en todas las Comunidades Autónomas, a las prestaciones en materia de salud sexual y reproductiva, así como el acceso a métodos anticonceptivos y de interrupción voluntaria del embarazo. Los y las Socialistas entendemos que no se puede legislar a espaldas de la realidad, y la mayor realidad es que las mujeres en todas partes del mundo tienen abortos, estén legalizados o no. La mejor forma de reducir el número de abortos no es negar el acceso a procedimientos legales y seguros a las mujeres, sino darles el poder de controlar su fecundidad y de prevenir los embarazos no deseados. * centros de orientación familiar Como vemos, esto requiere además de medidas sociales y legales, disponer 44
  • 45. de los medios para que la decisión se pueda hacer efectiva: información y atención sanitaria a las mujeres durante el proceso de gestación, parto y puerperio; acceso a los métodos anticonceptivos y a información y servicios para la interrupción voluntaria del embarazo. En esta atención sanitaria específica deberá existir coordinación y trabajo conjunto y trasversal de su personal con el resto de la red pública de salud para alcanzar el tratamiento de género en todo el personal sanitario en relación con las mujeres a las que prestan servicio, así como la necesaria formación para dar respuesta a cuestiones de identidad sexual que pueda plantearles la población a la que asisten. Consideramos que la red pública de salud debe incluir al menos una revisión ginecológica al año, a realizar en los centros de salud de proximidad, como medida preventiva sobre la salud de la mujer, y en especial el cáncer de mama, útero, control de enfermedades de transmisión sexual, menopausia, etc. Reclamamos que exista la posibilidad de atención a las mujeres en otros centros sanitarios distintos a los que les corresponden por proximidad, en el caso de que ellas mismas lo demanden, sin ser necesario argumentar motivación. Creemos necesario el seguimiento y control de la objeción de conciencia del personal sanitario de la red pública de salud, en lo que respecta a salud sexual y reproductiva. Para más abundamiento, debemos mencionar también que en nuestra ciudad se ha eliminado la plaza de ginecología del COF Ventorrillo con la consiguiente saturación del COF de Orillamar y las consecuencias negativas en las posibilidades de atender la demanda de planificación y prevención en salud sexual y reproductiva de las mujeres coruñesas. * por qué la educación sexual Todas las personas tienen derecho a recibir una educación sexual de calidad, libre de estereotipos y prejuicios morales, ideológicos o religiosos, 45
  • 46. que favorezca una vivencia positiva y saludable de la sexualidad. La educación es un proceso de socialización, formal e informal, por el que se enseña a las personas a actuar en la sociedad y a decidir sobre su vida y bienestar. Es un aprendizaje que se realiza a través de los conocimientos que se adquieren y de las ideas, valores, habilidades y actitudes, igualitarias y respetuosas, que se desarrollan. Una educación de calidad promueve la sexualidad como comunicación humana y fuente de placer, más allá de lo meramente genital y reproductivo e incluye la capacidad de relacionarse y comunicarse desarrollando la afectividad y el placer sexual. A través de esta educación sexual de calidad se fomenta la prevención y, por tanto, reduce los comportamientos sexuales de riesgo derivados de la falta de conocimiento, la ausencia de recursos, la existencia de relaciones basadas en mitos y estereotipos sexistas y homofóbicos, así como los efectos que puedan ir asociados a relaciones eróticas desprotegidas. Los pilares de esta educación sexual serán: - abordar la sexualidad desde la dimensión biológica, psíquica, social, afectiva y emocional - el respeto a la diversidad sexual - la adaptación a las necesidades, capacidades e intereses en cada etapa psico-evolutiva - el respeto a todas las ideologías. * identidad de género La autonomía sexual significa que las personas tienen la posibilidad de controlar todo lo relacionado con su vivencia de la sexualidad. Se trata de 46
  • 47. decidir libremente respecto a todas estas cuestiones de acuerdo con el proyecto de vida que cada persona haya establecido. Respetar la autonomía de una persona implicar asumir su derecho a tener opiniones propias, a elegir y realizar acciones basadas tanto en sus valores como en sus creencias personales. La identidad de género, la vivencia interna e individual del género y del cuerpo tal y como cada uno la siente, puede responder o no con el sexo asignado en el nacimiento. La orientación sexual o identidad de género que cada persona defina para sí es esencial para su personalidad y constituye uno de los aspectos fundamentales de la autodeterminación, la dignidad y la libertad. Sin embargo existen mucho prejuicios, actitudes homófogas y transfóbicas que buscan estigmatizar a quienes contravienen la norma heterosexual y la división binaria de mujeres y hombres, que se engloban en las llamadas “minorías sexuales”. El empoderamiento sobre la propia vida es indispensable para tomar decisiones sobre la misma y que cada persona pueda vivir y expresar a su manera sus deseos y garantizar y desarrollar el derecho a la libertad y autonomia sexual es una responsabilidad del Estado y de la sociedad civil. Podríamos esquematizar todo lo anterior de la siguiente forma: * I.V.E. • Existe una realidad: cualquier mujer que desee interrumpir su embarazo lo hará en cualquier circunstancia, la ampare o no la legalidad vigente. • Una legislación restrictiva no reduce en modo alguno el índice de abortos de la misma manera que tampoco incrementa el número de nacimientos. Con estas legislaciones restrictivas lo que se incrementa es la inseguridad con la cual aborta y el riesgo de morir o de sufrir graves secuelas. • Una legislación amplia en materia de interrupción del embarazo no 47
  • 48. incrementa el índice de abortos, no induce, no obliga a la mujer a abortar, pero sí aumenta la seguridad con la que una mujer accede a la prestación sanitaria de aborto provocado. * COF • La combinación de unas leyes permisivas en materia de aborto, en el acceso real a la anticoncepción y la implementación de la educación sexual como materia curricular desde primaria, permite disminuir los embarazos no deseados, pero no las leyes regresivas que restringen el acceso al aborto provocado. • Para evitar que las mujeres recurran al aborto, hay que evitar que tengan embarazos no deseados, para evitar que tengan estos embarazos no deseados hay que ayudar a prevenir éstos desde la anticoncepción, la educación sexual y las políticas en materia de salud sexual y reproductiva dirigidas a la totalidad de la población. * IDENTIDAD SEXUAL • Trasmitir el derecho de todas las personas al disfrute a los afectos y a poder decidir cómo y con quién compartimos nuestra vida, sin ningún tipo de imposición ni social ni legal. • Profesionales que orienten en razón a que todas las personas somos distintas pero que debemos ser tratados con respeto e igualdad de forma que nos permita vivir la vida sexual con plenitud de derechos. * IMPRESCINDIBLES • Equipos de atención/información sexual y afectiva en los centros educativos compuestos por profesionales cualificados coordinados por 48
  • 49. los COF de su área. • Incremento de la red de centros de orientación sexual y afectiva, con especial atención a las mujeres más jóvenes. • Acceso GRATUITO a los métodos anticonceptivos para toda la población y en especial para las y los más jóvenes, con toda la información necesaria sobre ellos con la finalidad de tomar decisiones personales desde la total libertad. • Distribución de la píldora post-coital en los servicios de urgencia, de forma gratuita. 49
  • 50. “ Mujer y discapacidad” Las discapacitadas (física o psíquicas) son mujeres y por ello deben gozar de iguales derechos (educación, trabajo, independencia para decidir por sí mismas; a tener vida sexual activa, a fundar una familia propia; a la libre circulación por nuestras ciudades y acceso a todos sus edificios, instalaciones y rincones, etc.) que cualquiera de sus conciudadanos, si bien es cierto que para alcanzar estos derechos al mismo nivel (dada la situación actual en la cual nos encontramos) será preciso reforzar las políticas de apoyo y ayudas a las mujeres con discapacidad, garantizando con ello sus derechos y el pleno desarrollo de su vida. Las mujeres discapacitadas, siendo un colectivo muy diverso, comparten algunos rasgos como: - la invisibilidad y el desconocimiento - imagen estigmatizada - dificultad a la hora de tener vida independiente - dudas sobre la posibilidad de mantener relaciones de pareja o de la capacidad de ser madre - falta adaptaciones técnicas ó tecnológicas - obstáculos para acceder y conservar un trabajo - incomunicación: barreras arquitectónicas, psicológicas, sociales, etc. * imagen y visibilidad Las mujeres, en la sociedad patriarcal tradicional, han sido valoradas a partir de modelos de belleza, de juventud y de atractivo sexual, por lo que a partir del momento en que la mujer comienza a ser consciente de su 50
  • 51. cuerpo, si no se ve reflejada en estos cánones prefabricados, puede sentirse insatisfecha con su propia imagen. En base a esto, la discapacidad es percibida como una carencia ante los modelos ideales de feminidad impuestos, lo cual llega a generar sentimientos de falta de autoestima, de vivirla como un déficit insalvable que las condena al ostracismo social y relega a la invisibilidad. * sexualidad Nuestro cuerpo, el de todo ser humano, es sexuado y está preparado para el placer, ya que la sensualidad es parte de nosotras mismas. Es mucho más que sensaciones físicas, ya que en ella están implicadas las emociones, las fantasías, los afectos y los sentimientos. Las sensaciones, el placer de sentir o imaginar es parte fundamental de todas las personas, con discapacidad o no, y todas tenemos la posibilidad de disfrutar, a lo largo de nuestra vida; la manera en que nos relacionemos sexualmente dependerá de la edad, la madurez, de los ritmos y necesidades de nuestro propio deseo, así como de nuestras posibilidades individuales. Ahora bien, como la sociedad patriarcal ha querido reducir la sexualidad femenina a la reproducción dentro de la pareja heterosexual y monógama, ha producido en las mujeres grandes dificultades para ver reconocida su propia vivencia de la sexualidad y por ende, en las discapacitadas (sobre todo en aquellas mujeres con discapacidad intelectual) han sido disuadidas de vivir en pareja y tener hijas o hijos, reprimiendo por ello su sexualidad. De momento, nuestra sociedad presupone en todos sus individuos siempre una orientación heterosexual, comenzando ahora a la aceptación las relaciones de personas del mismo sexo. Por ello, si las discapacitadas mantienen relaciones sexuales con otras mujeres suele pensarse que ésta no es una elección sino que se trata de una derivada de las propias limitaciones físicas o psicológicas. 51
  • 52. De forma prácticamente genérica existe la creencia de que la mujer discapacitada es un ser asexuado e infantil, llegando el caso; o por el contrario, en mujeres con discapacidad intelectual, se presupone un impulso sexual desmesurado e incontrolable: los falsos mitos existentes. Por todo ello, todo lo ya expuesto en el capítulo 2 “Mujer; salud sexual y reproductiva” sirve aquí como para cualquier otra mujer, con la particularidad de que es necesario el apoyo y adaptación de los recursos sanitarios con formación específica del personal y la adecuación del instrumental, la formación afectiva-sexual adaptada a estas singularidades, etc. Aún el hecho de precisar apoyos de otras personas no debe mermar la capacidad de la mujer discapacitada para percibirse a sí misma como mujer adulta que decide sobre todas las facetas de su vida; deberán ser atendidos los casos de discapacidades severas mediante la conveniente planificación de recursos, las adaptaciones específicas para ambas personas o intervención de cuidadores especializados, entre otros. * trabajo Las mujeres con discapacidad no están en igual situación que el resto de las mujeres, ni tampoco están en las mismas condiciones que los hombres con discapacidad, por lo que es frecuente oír hablar de “doble discriminación”. A pesar de que las discapacitadas son una minoría de rango muy considerable, son socialmente invisibles por lo cual esta misma sociedad no atiende adecuadamente sus requerimientos y necesidades; las desconoce: no existen. 52
  • 53. El trabajo-empleo, es un elemento estructurante de la sociedad que posibilita la obtención de recursos económicos a la vez que proporciona un espacio en la comunidad, la interrelación con otras personas, .... Para las mujeres discapacitadas además supone cuestiones tales como: - poder alcanzar seguridad e independencia económica - darle valor y estatus social - facilitar la integración en la comunidad - ofrecer un propósito de vida y un estímulo a la salud mental Ahora bien, las estadísticas oficiales de empleo siguen indicando que la mujer con discapacidad tiene una tasa de paro 10 puntos superior a la de las mujeres de la población general y es 9 puntos superior a la que sufren los hombres con discapacidad. Aún en el caso de que la mujer discapacitada posea un empleo, en la mayoría de los casos, éste será de carácter precario, temporal, infravalorado. Ello genera inseguridad y falta de salud en el trabajo, de explotación y la negación de derechos, convirtiéndolas en un colectivo muy vulnerable presionado a vivir con miedo, a no encontrar un trabajo, al despido o al traslado, a no sentirse útiles, a no poder organizar un proyecto de vida, lo que le lleva en ocasiones a aceptar cualquier condición impuesta. Esta situación está cambiando actualmente y, en parte, es debido a la participación de las propias mujeres con discapacidad en su lucha por la autonomía y por el derecho a una vida independiente, y sobre todo por la reivindicación del empleo y de la igualdad de oportunidades: por la reclamación de programas específicos formación para la discapacidad, de la adaptación de las pruebas de acceso al empleo público (temarios y exámenes de fácil lectura, adaptación de los tiempos, etc), en pro del cumplimiento de la legislación de las leyes de fomento de empleo para personas discapacitadas tanto en el empleo público como en el sector privado, entre otras medidas. En cuanto al mundo laboral en general, la mujer ha asumido los trabajos de los hombres sin que éstos hayan hecho lo mismo con los de la mujer. De esta forma, en el grupo mujeres discapacitadas se reproducen los mismos 53
  • 54. obstáculos para compatibilizar ambos roles; en la mayor parte de los casos, las discapacitadas priorizan su rol de cuidadoras de forma temporal frente a su vida profesional, de la misma forma que lo hace la población femenina general. Estas expectativas vitales tienen relación directa con lo que la sociedad espera de sus ciudadanos; hasta el momento actual, las mujeres discapacitadas son vistas por la sociedad como demandantes de cuidados, seres dependientes, con lo cual difícilmente se les asignará el rol de madres, esposas, cuidadoras y trabajadoras. * formación Respecto a esto, la formación de las mujeres con discapacidad es uno de los grandes caballos de batalla en el intento de mejorar la cualificación de las trabajadoras; estas mujeres sufren en mayor grado las dificultades propias del acceso de la mujer a la formación y al mundo laboral añadidas a la necesidad de cambios que establecen las estructuras laborales, las rápidas modificaciones producto de los avances científicos y tecnológicos, del desfase que se produce en las estructuras laborales añadido todo ello a un grave déficit respecto su incorporación al mundo laboral, ocupando las más de las veces puestos sin cualificar. Un punto de análisis es la discriminación a que están sujetas debido a los prejuicios que sobre ellas tienen los empresarios y que suponen uno de los problemas mayores en la búsqueda y obtención de empleo. A ello debemos sumarle las barreras arquitectónicas y de comunicación existentes en la sociedad en general y en los ámbitos de trabajo en particular, lo que dificulta claramente la integración y pleno desarrollo personal. 54
  • 55. Se requiere el pleno acceso a la educación pública obligatoria general con los sistemas de apoyo requeridos en cada una de las particularidades demandadas por las características específicas de estas mujeres, así como la posibilidad del acceso a cualquier otro rango de formación (profesional, universitaria, etc) que sirva de cauce para una mayor realización personal y laboral de estas mujeres. Todo ello, debe ser acompañado con las medidas tanto estructurales como económicas y de apoyos y acompañamientos profesionales que requiera cada caso en concreto, de forma que toda mujer discapacitada goce de los mismos derechos que el común de la ciudadanía. * violencia y mujer con discapacidad Existe una creciente visualización de la violencia que sufren o han sufrido las mujeres discapacitadas gracias a la creciente confianza existente entre ellas mismas y el deseo de comunicar sus experiencias, de un mayor apoyo por personal de acompañamiento, de las propias organizaciones o las administraciones y de la sociedad en general. A pesar de todo ello, la atención e información a las víctimas discapacitadas de violencia adolece de datos e información, en base a: - variación de interpretación del concepto de “maltrato” - dificultad de reconocer como señales de maltrato a circunstancias estereotipadas asociadas a mujeres con condición de discapacidad - el no reconocimiento de “maltrato” al abandono físico o maltrato emocional - la falta de credibilidad que se da a las mujeres con problemas de comunicación/psíquicos - “negación social” a reconocer que una mujer discapacitada pueda ser objeto de abuso - falta de metodología para analizar causas y consecuencias de la vio- lencia sobre mujeres Posiblemente, esta mayor exposición a padecer situaciones de violencia 55
  • 56. vienen unidas a ciertas condiciones que propician la discriminación y acentúan el prejuicio social hacia este colectivo: - el hecho de ser menos capaces de defenderse físicamente - a tener mayores dificultades para expresar los malos tratos por problemas de comunicación - carencia de información sobre el sistema de asesoramiento y apoyo para estos casos - baja autoestima y menosprecio de la propia imagen como mujer - creencia de la dependencia de otras personas para el desarrollo personal - miedo a denunciar el abuso por la posible pérdida de vínculos y cuidados - incomprensión y falta de credibilidad a la hora de la denuncia de estos hechos - posible entorno propicio para estas prácticas asociados a instituciones y cuidados no adecuados * tipos de violencia El punto de partida se enmarca dentro del respeto a los derechos humanos y la no violencia, y en base a ello plasmamos distintas situaciones de abuso y violencia que son susceptibles de sufrir las mujeres con discapacidad, distinguiendo en su origen entre violencia “activa” y “pasiva”. Violencia activa es el ejercicio del abuso sobre la víctima de cualquiera de estas formas: – abuso físico: cualquier acción directa o indirecta que pone en riesgo la vida, la salud o bienestar de las mujeres con discapacidad, provocando dolor, sufrimiento, o deficiencia de salud. Entendemos como abuso físico las siguientes situaciones: * agresión corporal * administración de fármacos de forma injustificada * restricción de movilidad 56
  • 57. – abuso emocional: cualquier pauta de comportamiento que repercute en un daño en el que bienestar y equilibrio emocional * aislamiento, limitando el teléfono, a salir del hogar, a la información * maltrato verbal: los insultos, las críticas constantes, la ridiculización de su cuerpo, * sobreprotección * opinar, hablar o tomar decisiones por la propia mujer * intimidación, chantaje emocional – abuso sexual: acción que supone una agresión sexual hacia estas mujeres y que pueden resultar en un daño físico o emocional * violación * vejación sexual – abuso económico: nos referimos a aquellas acciones que suponen la privación de derechos, el control sobre las propiedades y el dinero propio; también a los actos de forzar a la discapacitada a realizar actividades lucrativas para terceros mediante la utilización de su imagen * uso de mujeres y niñas para el ejercicio de la mendicidad * su utilización para realizar tareas mal remuneradas o empleo clandestino * limitar el acceso a la gestión económica personal * negación familiar al acceso al trabajo, becas, etc. Con la expresión violencia pasiva nos estamos refiriendo a aquellos actos que por negación u omisión tienen como resultado la generación de un daño físico o psicológico. Se concreta de las formas siguientes: – abandono físico: entendiendo por tal la negación o privación de los aspectos básicos necesarios para el mantenimiento correcto del organismo en lo relativo a su salud, higiene y apariencia: 57
  • 58. * negligencia en la alimentación * abandono en la atención personal * abandono en la higiene * falta de supervisión – abandono emocional: aquellos actos que niegan o privan de atención, consideración y respeto hacia la mujer: * ignorar su existencia * no valorar su opinión * avergonzarse de su existencia * coartar su desarrollo personal Se debe tener muy presente que las condiciones que genera la propia discapacidad hace que no resulte fácil la denuncia de situaciones de violencia por parte de las propias víctimas, por lo cual su entorno y la sociedad en su conjunto debe ser sensible para percibir síntomas de alarma sobre la existencia de estas prácticas. Se hace pues imprescindible trabajar sobre la capacidad de detectar y ser sensible a estas situaciones de las formas siguientes, entre otras: * a través de debates y campañas de información para las propias mujeres así como su entorno * con asesoramiento y con canales de reclamación más accesibles * distribuyendo información en formatos accesibles a personas con dificultad de aprendizaje * mayor investigación de las causas de la violencia para mejorar la actuación con eficacia * implicar a los profesionales en la búsqueda de las meto- dologías de intervención * fomentar las habilidades personales para fomentar la in- dependencia * formación de las mujeres en una cultura de respeto por sí mismas e información sobre sus derechos 58
  • 59. * asociacionismo Como ya hemos mencionado anteriormente, los mayores riesgos vitales de las mujeres discapacitadas son la invisibilidad y la incomunicación, por lo cual todas aquellas acciones que tiendan a socializarlas e integrarlas dentro de grupos de pares y con otras personas de apoyo, fomentarán la mejora de la percepción respecto a sí misma, de su autoestima y ampliará sus espectativas sociales; estudios, trabajo, relaciones de pareja y familiares. El papel que tiene el asociacionismo entre las mujeres con discapacidad es, y ha sido, un fuerte revulsivo capaz de romper (hasta cierta medida) con la imagen estigmatizada preesistente en la sociedad sobre este grupo de mujeres, y avanzar en su empoderamiento personal, ya que a través de la participación activa en ellas, la mujer discapacitada ha podido tomar decisiones por sí misma, iniciar el camino y encarrilar sus propias reivindicaciones, se ha hecho consciente de su poder para interpelar a las distintas administraciones y al cuerpo de representantes políticos y sindicales para hacerles llegar la reclamación de aquellos apoyos necesarios para poder vivir los derechos constitucionales con plenitud, así como poner en tela de juicio colegiada aquellas medidas que consideran vulneran o incapacitan su desarrollo personal y social; es decir, para cambiar y humanizar la sociedad en el camino a conseguir una democracia real y justa. Bibliografía: [“Discapacidad y Empleo” Inés Portillo Mayorga y otras – Universidad de Huelva] [ “Guía sobre violencia y mujer con discapacidad” Comisión Europea- Servicio Galego de Igualdade] 59
  • 60. “ Mujer y mundo laboral” En el ideario patriarcal, hoy impulsado de forma intensa por el Gobierno del PP, la función de la mujer se encuadra dentro del ámbito del hogar, ocupando las funciones de cuidadora de menores y personas dependientes, gestionando la “empresa familiar” que es la casa bajo la supervisión del varón, ya que de él depende tanto económicamente como de enlace con la sociedad: esta mujer ocupa un lugar en la sociedad (digamos que existe socialmente) en función de su cónyuge, no por lo que ella es, no por su propia persona. Como asunto previo, manifestamos que la temática de igualdad no es asunto exclusivo de las mujeres, sino que por el contrario, se trata de una materia que incumbe directamente a los hombres en su camino hacia la democracia real y la justicia. Así, considero que la perspectiva de género en pro de la consecución de la igualdad real debe impregnar de forma transversal todas nuestras actividades: personales, profesionales, familiares, etc. *mujer y trabajo remunerado Pero ¿qué supone para la mujer obtener un trabajo remunerado?. Evidentemente, además de la posibilidad de ganar dinero, le aporta la posibilidad de ser más autónoma, de poder ser más independiente económicamente, le abre posibilidades de salir de situaciones de aislamiento y al mismo tiempo fomenta la propia reafirmación y el empoderamiento personal y creativo. Ahora bien, para las mujeres lograr un puesto laboral supone en muchos 60
  • 61. casos romper con toda una tendencia de su entorno social que la destina al cuidado del hogar y los menores o dependientes y con mayor pulsión cuando se dan, como ocurre hoy en día, circunstancias de crisis económica. De todas formas, y en todos los casos, el acceso a un puesto de trabajo supone para las mujeres mayores dificultades que en el caso de sus compañeros varones con iguales cualidades y formación, ocupando puestos de menor responsabilidad, con menor remuneración económica a igual formación y responsabilidad que el hombre y soportando condiciones más precarias, tanto en el tipo de contrato (tiempo parcial, contrato por obra o servicio, ..) y de horario. Todavía hoy la incorporación de la mujer al mundo laboral debe superar todos los hándicaps que sobre ella se tiene, reflejando el modelo masculino que la sociedad aplica en esta área. Debe superar injustamente una detallada observación sobre su apariencia, una evaluación continua sobre su competencia y buen hacer profesional, debe someterse a horarios infinitos y descontextualizados con las dinámicas de comercio, escuelas, vacaciones, etc., aceptar espacios para desarrollar su trabajo más angostos o infradotados que el de sus compañeros, someterse a una doble jornada que comprende el trabajo remunerado con las labores de cuidado y gestión del ámbito familiar, ver como en su entorno de trabajo se carece de incentivos para la conciliación laboral/personal/familiar e incluso más, si existe la posibilidad de conciliación la deberá ejercer ella misma ya que de momento, salvo en un ínfimo número de casos que no son representativos, el varón no se atribuye ese derecho por no considerar la conciliación familiar/laboral parte de sus atribuciones. Y por último, poder llegar a estar sometida a situaciones de acoso sexual en su puesto de trabajo. Hoy en día, la célebre frase “las mujeres faltan más al trabajo que los hombres” puede ser rebatida con certeza, ya que de las observaciones realizadas sobre este tema se ha llegado a la conclusión de que el número de ausencias laborales son similares en ambos, aunque las causas son diferentes: los hombres, cuando faltan a trabajar lo hacen más para realizar gestiones administrativas o bancarias, para asistir a actos sociales o cursos de formación/promoción; mientras que las mujeres nos ausentamos del trabajo, de forma general, más por motivos familiares que por causa propia. Ante esto, muchas mujeres con cargas familiares reaccionamos 61
  • 62. reforzando nuestra presencia en el trabajo y cuidando al máximo la responsabilidad de no faltar. * análisis de la situación actual en Galicia Estudiando los resultados que arroja la EPA de II trimestre 2013, existe un imparable aumento del desempleo femenino llegando a las 136.900 mujeres en esta situación lo que representa el 22,62 %, que si lo comparamos con las cifras del año 2007, vemos que se ha producido un incremento de de 77.700 mujeres desempleadas, o lo que es lo mismo, un incremento del 131,25%. Esto representa un dato muy preocupante ya que está marcado por una tendencia sostenida de crecimiento. La evolución de la tasa de actividad femenina evidencia un proceso de incorporación de la mujer al mundo laboral motivada sobre todo por la crisis y la necesidad de suplementar la economía familiar o hacerse cargo del sustento del hogar, en los casos de desempleo de su pareja. Evolución de las tasas de actividad por sexos 62
  • 63. Ahora bien, con los datos de la EPA II trimestre de 2013, no existe ningún sector de ocupación laboral en el cual se produzca un aumento del empleo femenino, sino por el contrario: disminuye en todos. Analizando por sectores, la pérdida más fuerte está en el ámbito de los servicios (-23.700 mujeres), industria (-16.600 empleadas), construcción y agricultura/pesca (-7.000 y -5.600 respectivamente). Analizada la incidencia que sobre el estado de ocupación laboral juega el factor de “trabajo a tiempo parcial” observamos que en el caso de las mujeres alcanza valores de 23% frente a un 6,5% de hombres contratados a tiempo parcial. Durante los últimos seis años los datos de población activa han sido negativos para todas y todos motivados por la crisis económica a la que nos han llevado las políticas neoliberales y la tutela impuesta por los mercados financieros y agencias de rating. Pero en el caso de la mujer trabajadora, se tiene que tener en cuenta que siguen existiendo dificultades en el acceso al mundo laboral, a la participación social y sindical, mientras que las políticas de desmantelamiento del Estado de Bienestar (déficit de servicios sociales, supresión de comedores escolares, estancamiento de ayudas a personas dependientes, etc.) retrotrae a la mujer al ámbito familiar en contra de su permanencia en el sistema laboral y su promoción profesional. * prestación por desempleo y pensiones Con el panorama descrito hasta ahora: con trabajos menos remunerados, a tiempo parcial, de menor rango de promoción profesional, con mayor índice de desempleo,...... que sus compañeros varones, la situación de la mujer en situación de paro se traduce que sus prestaciones son de menor cuantía y por menos tiempo que las que recibiría su compañero en situación de parado. 63
  • 64. En lo que respecta a las mujeres perceptoras de pensiones, existe un alto porcentaje que lo son del tipo “pensión no contributiva a S.S” con lo que significa de precariedad por el bajo importe que este tipo de prestación representa. Número de beneficiarios de pensiones no contributivas SS 2012 En cuanto a las pensiones contributivas, también y según las mismas razones que en el caso de la prestación por desempleo, el monto económico percibido es mucho menor que en el caso de los varones: las mujeres interrumpen más su vida profesional, recurren en mayor grado a contratos a tiempo parcial y a reducción de jornada motivado por la bajísima tasa de corresponsabilidad familiar/profesional ejercida de forma activa por los hombres, sobre todo si miramos con diez o veinte años vista, al hablar de pensiones femeninas; es más, muchas mujeres, aún después de haber cotizado durante años, quedan fuera del sistema de pensiones contributivas por no llegar a cumplir los requisitos mínimos exigidos para su percepción. Respecto a la prestaciones por viudez, este tipo de pensión es mayoritariamente femenino, con la característica que de forma general las 64
  • 65. mujeres perceptoras la tienen como único recurso económico de subsistencia, situación distinta a la que viven los viudos que suelen complementarla con su propia pensión de jubilación. Pensiones contributivas de SS por clases, sexos e importes. 2012 Tipos de pensiones Nº Hombres Nº Mujeres Importe medio H Importe medio M Incapacidad permanente 47156 22775 837,48 € 664,70 € Jubilación 260688 193891 941,69 € 583,72 € Viudez 18935 166563 377,97 € 523,60 € Orfandad 11229 10153 360,34 € 360,94 € Favor familiar 1819 3853 428,85 € 463,15 € * el derecho al trabajo en igualdad de oportunidades La Ley Orgánica 3/2007, de Igualdad efectiva de mujeres y hombres propiciada por el gobierno socialista de Zapatero, ha puesto las bases y el marco legislativo en pro de la corresponsabilidad efectiva entre mujeres y hombres, estableciendo el fomento de la empleabilidad de las mujeres a través de desarrollar de forma transversal acciones y propuestas de promoción, de conciliación efectiva, tanto en el sector de la empresa privada como de las administraciones. De forma esquemática, la Ley 3/2007 se centra en los siguientes aspectos: * Igualdad de trato y de oportunidades en el ámbito laboral •- programas de mejora de la empleabilidad de las mujeres •- los Programas de inserción laboral activa comprenderán todos los niveles educativos y edad * Promoción de la igualdad en la negociación colectiva. •- para favorecer el acceso de las mujeres al empleo •- no discriminación en las condiciones de trabajo 65
  • 66. * Igualdad y conciliación •- se reconocerán a los trabajadores y las trabajadoras •- los derechos de conciliación fomentarán la asunción equilibrada y la no discriminación •- contribuir a un reparto más equilibrado de las responsabilidades familiares * Planes de igualdad de las empresas y otras medidas de promoción de la igualdad •- elaboración y aplicación de los planes de igualdad en las empresas si < 250 por negociación colectiva •- empresas > 250 elaboración y aplicación de un plan de igualdad obligatorio •- en todo caso, existirá promoción de la igualdad •- contendrán objetivos de igualdad a alcanzar, las estrategias y prácticas a adoptar para su consecución, el establecimiento de sistemas eficaces de seguimiento y evaluación de los objetivos fijados: . las materias de acceso al empleo . clasificación profesional y retribuciones . promoción y formación . ordenación del tiempo de trabajo para favorecer la conciliación laboral/personal/familiar . prevención del acoso sexual y del acoso por razón de sexo. * Medidas específicas para prevenir el acoso sexual y el acoso por razón de sexo en el trabajo. 66
  • 67. •- las empresas deberán promover condiciones de trabajo que eviten el acoso •- arbitrar procedimientos específicos para su prevención •- darán cauce a las denuncias o reclamaciones que puedan formular quienes lo hayan padecido •- los representantes de los trabajadores deberán contribuir a prevenirlo •- información a la dirección de la empresa de las conductas que pudieran propiciarlo Los datos que la Seguridad Social arroja tras la finalización del año 2012 respecto a las prestaciones por maternidad y paternidad son los que siguen: Tipo de prestación 2010 2011 2012 Excedencia de mujeres por cuidado familiares 91,30% 91,70% 92,10% Prestación maternidad percibida por el padre s/total 2,03% 2,03% 2,20% Es decir, existe un ligero avance en el campo de la corresponsabilidad ejercida de forma activa por los varones (sobre todo dentro del ámbito de la administración pública) por lo cual si esta tendencia se consolidara, las mujeres estarían en mejor disponibilidad para dedicarse a sus carreras profesionales, pero debemos recordar que es necesario insistir en que la crisis económica no debe relegar estos tímidos logros y avances en materia de igualdad entre mujeres y hombres. * discriminación laboral y repercusión en la salud de la mujer La dificultad para desarrollarnos profesionalmente incide de forma importante en nuestra salud física y mental, siendo una fuente contínua de malestar, estando sometidas a condiciones de empleo precarias, mal 67
  • 68. acondicionamiento de locales, prolongación de jornadas de trabajo, ...., aspectos que repercuten de una forma muy alta en la salud y seguridad de las trabajadoras poniéndolas en riesgo de accidentes y enfermedades. Estos riesgos habitualmente permanecen invisibles, aunque se van acumulando poco a poco, viéndose sus consecuencias a largo plazo. Estos problemas pueden y deben ser investigados y prevenirlos, por lo cual es importante que las mujeres (tambien con esta finalidad) participemos en sindicatos y organizaciones sectoriales que permitan negociar colectivamente la mejora de nuestras condiciones laborales. Cada vez más oímos hablar de estrés y tenemos la falsa imagen de que una persona estresada es la que está llena de responsabilidades y prisas, pero no nos damos cuenta de que también produce estrés anta la obligación de cumplir una tarea con reiterativa, con poco interés, que no requiere nuestra iniciativa, si en nuestro trabajo estamos sometidas a presiones para producir más o que nos requieren mucha atención. Todo ello añadido a una situación en desigualdad laboral, con puestos de trabajo más precarios y la necesidad de ejercer la doble jornada (trabajo remunerado y trabajo en el hogar), es obvio la situación de exposición a padecer estrés en la que se encuentra la mujer trabajadora, lo que conlleva a padecer dolores articulares, cefaleas, palpitaciones, alteraciones en el estado de ánimo, entre otros padecimientos * el acoso sexual en el trabajo Al referirnos al acoso sexual hablamos de todos aquellos comportamientos verbales o físicos no deseados y de naturaleza sexual que las mujeres 68
  • 69. padecen en su entrono laboral. Es uno de los aspectos que más condicionan la vida y el trabajo de las mujeres repercutiendo directamente sobre su salud, llegando a producir ansiedad, tensión, irritabilidad, fatiga, .... por lo que en muchas ocasiones la mujer se ausenta al trabajo u opta por pedir la baja por enfermedad, con el consiguiente perjuicio para la permanencia en su puesto de trabajo. La mayoría de estos casos no se denuncian por ser considerados, desde un prima falso y distorsionado, como de índole privada y carente de mecanismos de solución dentro del ámbito laboral, exigiéndosele la mujer demostrar su inocencia. Ante esto, el primer paso para cambiar la inercia ancestral existente consiste en reconocer que el acoso sexual es una más de las expresiones de poder de los hombres con respecto a las mujeres en la sociedad actual; en este caso dentro del ámbito laboral. Es preciso que las y los interlocutores sociales, mediante negociación colectiva, establezcan las pautas laborales y sociales que impidan este tipo de comportamiento, que por parte de las empresas se promuevan condiciones de trabajo que eviten el acoso, que se arbitren procedimientos específicos para su prevención, el establecimiento de protocolos que den cauce a las denuncias o reclamaciones que puedan formular quienes lo hayan padecido, así como la información a la dirección de la empresa de las conductas que pudieran propiciarlo. En una situación de acoso sexual, las mujeres no debemos dejar el empleo porque perderíamos nuestros derechos, sino que debemos trasladar este hecho a las personas que representen al personal a través de los cauces previstos: Comités de Empresa y Sindicatos, dirigirnos al Servicio de Información para Mujeres de algún sindicato o similar, además de intentar identificar a todas las personas que puedan ayudarnos con su testimonio. Una vez más, es palpable la necesidad de nuestra participación activa en la toma de decisiones de los órganos sindicales o puestos de responsabilidad en las empresas, con el motivo de propiciar un cambio en el sentido de la percepción social de esta lacra, con la finalidad de humanizar la organización del trabajo. 69
  • 70. “Coeducación, más allá de la educación mixta” Situación actual sobre la presencia de mujeres y hombres en ámbito de la educación * Estudio del alumnado Aún cuando en la enseñanza obligatoria el porcentaje de alumnas y alumnos responde a la distribución por sexos de la población, este reparto no se mantiene en los resultados educativos: las mujeres presentan tasas brutas de graduación superiores a los hombres en todos los niveles de enseñanza, en el nivel en el que mayores diferencias se manifiestan es en el de bachillerato, ello motivado por una alta tasa de abandono escolar. Tasas brutas de alumnado que se gradúa por nivel de enseñanza y sexo. Galicia – Curso 2010/2011 ESO Bachillerato/COU Técnico Técnico superior Encuesta Población Activa INE 70
  • 71. Abandono educativo temprano. Población entre 18 y 24 años que no completó el nivel de educación secundaria. Galicia – Curso 2010/2011 Encuesta Población Activa INE Esta foto fija sobre la educación actual nos muestra unas marcas de género con muy buenos resultados en cuanto a los niveles formativos alcanzados por las mujeres en los entornos de la educación obligatoria, bachillerato, COU y educación profesional. Analizando ahora la presencia de la mujer gallega en las aulas universitarias, en función de la rama de conocimiento, vemos que el número de alumnas en el curso 2012-2013 ha sido mayor que el de los hombres, con la excepción de las opciones Arquitectura, Ingeniería. Matriculación en las universidades gallegas según la rama de conocimiento y sexo. Galicia – Curso 2012/2013 Consellería de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria 71
  • 72. Fuente: Consellería de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria * Profesorado En el curso 2012-2013 la cifra total del profesorado en Galicia en los centros de régimen general ( no universitario) ascendió a 36.393 personas, de las que el 68,91 % son mujeres. Ahora bien, si nos referimos al ámbito de la formación universitaria, cual péndulo, los datos vuelcan la tendencia del profesorado femenino en las aulas, reflejando un valor en términos generales del 37,8%, y dónde incluso nos encontramos con solo una presencia del 20,6 % en el caso las catedráticas. Enseñanza no universitaria, profesorado por sexo en el curso 2012/2013 Consellería de Cultura, Educación y Ordenación Univ 72
  • 73. Profesorado de enseñanzas universitarias por categoría y sexo. Galicia – Curso 2012/2013 Total Mujeres % Mujeres Total 5258 1990 37,8 Cátedras 734 151 20,6 Profesorado titular 2304 953 41,4 Profesorado ayudante 129 77 59,7 Profesorado asociado 1060 322 30,4 Profesorado contratado doctorado 620 304 49 Otros 411 183 44,5 Consellería de Cultura, Educación y Ordenación Universitaria * Análisis de la situación de la corresponsabilidad de las tareas del ámbito familiar Otro aspecto a analizar es la influencia que el actual sistema educativo tiene sobre cómo la sociedad vive la corresponsabilidad a la hora de realizar todas aquellas tareas que corresponden al ámbito de lo familiar, dónde según los datos obtenidos a partir de las encuestas de INE (a fecha 2010), las mujeres dedican una media de 4 horas y 31 minutos a las tareas que engloban actividades del hogar y familia, mientras que los hombres tan sólo les dedican 2 horas y 40 minutos. Porcentaje de personas que realizar la actividad en el transcurso del día y dedicación media dedicada a la actividad, según el sexo Galicia Hombres Mujeres Año 2010 % personas Duración m. diaria % personas Duración m. diaria 3 Hogar – familia 70,6 02:40:00 94,1 04:31:00 30 actividades no especificadas 4,9 01:34:00 10,5 01:27:00 31 actividades culinarias 36,5 00:54:00 83,7 01:44:00 32 mantenimiento del hogar 30,2 00:54:00 70,3 01:14:00 33 confección y cuidado de ropa 3,9 00:46:00 36,3 01:12:00 34 jardinería y cuidado animales 22,5 02:02:00 19,1 01:38:00 35 construcción y reparaciones 6 01:50:00 2,4 00:34:00 36 compras y servicios 26,4 00:58:00 45,5 00:57:00 37 gestiones del hogar 2,7 01:31:00 2,2 01:02:00 38 cuidado de hijos e hijas 15,2 01:44:00 19,9 02:17:00 39 idem personas adultas en el hogar 2,7 01:39:00 7,3 01:35:00 Xunta de Galicia. Informe de Impacto de Xénero. Orzamentos 2014 73
  • 74. Esto refleja que el sistema educativo se mantiene en unos rangos en los cuales no se percibe ningún tipo de avance en cuanto al equilibrio de género en la estructura del profesorado. Por otra parte, tampoco en el ejercicio de la corresponsabilidad de forma activa por parte de los hombres se ha avanzado, ya que éstos mantienen en este ámbito vital actitudes que han variado de forma muy tenue a partir de las previas, cargadas de un tinte netamente tradicional y patriarcal, producto de principios religiosos, ideológicos y de clase. Respecto a las modificaciones estructurales y de equilibrio de género en el mundo laboral, profesional y empresarial, nos remitiremos a los capítulos 4 y 9 de este mismo texto. Por ello, como en otros casos del ámbito social, no podemos concebir que la transformación de la situación actual no pase por el sistema educativo; será en este ámbito en el que se deben volcar las medidas de equilibrio y justicia social, y por ello nos preguntaremos qué sistema será el que nos permita modificar estas actitudes. * Proceso de los sistemas educativos El proceso histórico en el entorno de la educación en España ha producido sucesivamente modelos de escuela distintos, según la preponderancia de los enfoques derivados de distintas políticas y estilos o formas de entender la relación de género: la escuela de roles separados, en dónde se imparte una educación diferenciada por sexos y para ello mantiene al alumnado separado física y curricularmente; el modelo de la escuela mixta, donde se defiende la educación conjunta como principio de igualdad entre todas las personas; y finalmente la escuela coeducadora que se fundamenta en las diferencias sociales y sexuales iniciales de los grupos de niñas y niños, como parte de la diversidad cultura. 74
  • 75. En el primer modelo: la escuela segregada, se parte de que cada grupo (niñas/niños) tiene distintas funciones sociales; el hombre asumirá la esfera pública mientras que las mujeres se desenvolverán en la privada. Por ello, la igualdad de oportunidades no es trascendente ya que en la sociedad donde residirán llevarán caminos separados, sin competir por las mismas funciones, ocupando siempre puestos distintos. Si hablamos del modelo que actualmente marca la pauta dominante en nuestro marco educativo, la escuela mixta, se basa en el principio de igualdad entre las personas lo que en el mundo pedagógico es desarrollado mediante una educación conjunta e igualitaria, con igual tratamiento para todos y todas, premiando al alumnado por sus méritos y esfuerzos, sin ningún tipo de enfoque de género, negando las diferencias culturales y distintos roles de partida entre las alumnas y alumnos. Por contra, el modelo de escuela coeducativa se genera por la relevancia de las diferencias sociales y sexuales entre grupos en función al género, incorporando esta faceta de diversidad cultural. De esta forma, el modelo coeducativo, pone su objetivo en la eliminación de estereotipos entre sexos superando las desigualdades sociales y jerárquicas entre niñas y niños; la escuela se postula como un espacio no neutral ya que se reconocen en origen valores y prácticas asociadas de forma tradicional a las mujeres, distintas las que los valores patriarcales establecen para los hombres, y por ello pone en práctica métodos pedagógicos y desarrolla currículums que contribuyen a superar estas desigualdades. Puede pues deducirse de lo anterior que el concepto y modelo de educación ha ido sufriendo una transformación – evolución a través del tiempo en paralelo a los cambios sociopolíticos. En España, en las primeras décadas democráticas se pone en pie el concepto de la escuela universal obligatoria para niños y niñas garantizando que todo el alumnado tuviese acceso a la misma educación, más allá de los valores implícitos que trasmitían. En el currículo de la escuela mixta no se presentan las aportaciones de las mujeres al mundo laboral, político, económico, histórico, moral, filosófico, etc.... sino que, por el contrario, el currículo que se diseña es básicamente androcéntrico, presentando y conceptualizando al varón como el eje válido 75
  • 76. desde el que se mira la sociedad, sobre el que se piensa y es pensado, sobre el que se dialoga, se miden los actos y las consecuencias, los triunfos y las derrotas, de cualquier aspecto social, impregnando el pensamiento científico que sustenta el conocimiento escolar. Es a partir de la década de los 90 cuando se inicia la reflexión sobre los efectos que en niñas y niños produce esta igualdad en la trasmisión de información. En este punto se comienza a cuestionar que tanto el conocimiento impartido, como la trasmisión del mismo son discriminatorios y se levantan sobre enfoques masculinos que dejan de lado la diversidad cultural que representa la cuestión de género, y de esta forma se estaban perpetuando las desigualdades en los resultados entre niñas y niños a pesar de haber disfrutado de un sistema que había garantizado la igualdad tanto en el acceso a la escuela como en el trato recibido en su entorno. La escuela coeducativa es aquella que se compromete con una sociedad no discriminatoria, en la que tanto niñas como niños aprenden, tanto explícita como implícitamente los valores sociales que han quedado invisibilizados históricamente, integrando el mundo femenino y masculino en pie de igualdad, edificando una educación – y por ello una sociedad – en la que la construcción social no venga determinada por el sexo de las personas, sino por el desarrollo integral de cada una de ellas. Coeducar, es pues, el acto educativo intencional que pretende erradicar la educación sexista, al mismo tiempo que elimina las desigualdades en razón de sexo, las jerarquías de género, que prepara a los individuos tanto para el ámbito privado como para el público, tomando como modelo una relación llena de justicia, respeto, armonía de forma integral, abarcando todas las facetas del componente humano. De esta forma, entendemos por coeducación una propuesta pedagógica que tiene el objetivo de la trasmisión del conocimiento y de las ideas, desde 76
  • 77. una perspectiva de género, en los entornos destinados a la formación y el aprendizaje . * LOMCE y Coeducacion Las últimas polémicas educativas, por no decir todas ellas, sólo encuentran explicación en el frontal rechazo que a determinados grupos culturales y religiosos les produce entender que nuestra sociedad es plural, hecho por el cual rechazan el contraste, la diversidad,... y tienen como objetivo básico mantener entre sus propios miembros “un cierto modo de vida”, reproduciendo en las generaciones futuras su cultura y su fe, rechazando cualquier ámbito educativo que no ensalce su modo de vida y la considere como la única válida. Ahora bien, la democracia y la educación están vinculadas, como lo están la educación y la igualdad; por ello se configura el sistema educativo como elemento de compensación social y de promoción. La educación no sólo es un derecho, sino también el canal más efectivo para garantizar que los objetivos, las necesidades y los intereses de los distintos ciudadanos (especialmente los más desfavorecidos) estén adecuadamente representados en las decisiones públicas. Es pues el debate ideológico en torno a cómo debemos regular el marco general educativo el que lleva a promover sistemas y leyes educativas como la actual LOMCE: en la que, por un lado desaparece la asignatura “Educación para la ciudadanía”, por otro estimula, fomenta y financia la educación segregada en razón por sexo, y extiende la falacia de reclamar “la libertad de elección de centros” para los padres, bajo el pretexto de mantener los propios prejuicios de éstos en pro de su modo de vida como prevalente. De esta forma, se está asociando de forma vil el bienestar de las niñas y los niños con la libertad de las familias; éstas tienen el derecho (y la responsabilidad) de que sus hijas e hijos sean educados según sus principios, correcto, pero otra cosa es considerar que este derecho se extiende a mantenerlos aislados del contacto con maneras de vivir o de pensar que se contradigan con la propia. Dicho de otro modo: es distinto el derecho que tienen todas las familias a intervenir en la educación de sus 77
  • 78. hijas e hijos y otra es que aspectos personales y propios del ámbito privado, como son los principios religiosos y su ética derivada, sean los ejes sobre los que bascule la escuela sostenida con fondos públicos. Inequívocamente, el catolicismo y el partido político que sigue sus consignas, cuestionan que la educación democrática e igual para todas y todos sea un logro de nuestra sociedad, pues no considera la igualdad de oportunidades, convirtiendo la educación en excluyente y derivando de esto la consideración de que los principios de la escuela inclusiva son una amenaza para su ideario. No caben respuestas tímidas frente a estos planteamientos coercitivos respecto a la igualdad y la justicia social. Vivimos en una sociedad religiosamente y culturalmente diversa y como consecuencia de ello la sociedad, y por ende la escuela, se debe dotar de las normas laicas de razonamiento: tolerancia, reconocimiento de la solidaridad, libertad de credo, igualdad entre los sexos, la no discriminación por motivos raciales, étnicos o de orientación sexual, que son y han sido propiciados y consecuencia del desarrollo de una moral laica. * Posicionamiento Tras todas las reflexiones anteriores, nos pronunciamos en defensa de una escuela pública, laica, basada en principios de equidad, coeducadora que aprecia la diversidad cultural que representa la cuestión de género, y de calidad; que sea capaz de conpensar las diferencias iniciales y sirva de motor de promoción social. 78
  • 79. 79
  • 80. “Violencia de Género” “La violencia de género no es un problema que afecte al ámbito privado. Al contrario, se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión”. Primer párrafo de la LEY ORGÁNICA 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género La violencia contra las mujeres es una expresión de la relación de desigualdad entre hombres y mujeres; está basada en la afirmación de la superioridad de un sexo sobre otro. Afecta a toda la organización de nuestra sociedad y, por tanto, estos actos violentos debemos analizarlos dentro del contexto social en que vivimos. En el proceso de socialización, en el que intervienen familia, escuela, instituciones políticas, mundo laboral, instituciones religiosas y administrativas, se asumen las normas de comportamiento y a través de estos medios, la sociedad presiona para que las personas pensemos y actuemos ejerciendo nuestro rol sexual, según seamos hombres o mujeres. Desde pequeños los niños aprenden a responder agresivamente y se entrenan en aspectos activos como ganar, luchar, competir, apoderarse, conquistar, atacar, vencer, ….; mientras, las niñas aprenden a ceder, pactar, cooperar, obedecer, cuidar,..... aspectos que no llevan al éxito ni al poder y 80
  • 81. que son considerados socialmente inferiores a los masculinos, deslindándose dos espacios completamente diferenciados: el público en el que se maneja a sus anchas el hombre, y el doméstico en el que han quedado reducidas las mujeres durante centurias. Ahora bien desde hace algunas décadas, a partir de un análisis del problema de la violencia de género centrado en la interpretación social, cultural, económica, política e incluso religiosa, se han venido poniendo en marcha medidas para la lucha contra este desgarro que padecen muchas mujeres, de toda edad y condición, de todas clases sociales, con formación académica o sin ella, …. Es entrado ya el siglo XXI, con el objetivo de perfeccionar la erradicación de la violencia sobre las mujeres, su protección (y la de su prole), siendo Presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, se aprueba la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral Contra la Violencia de Género. Esta herramienta legislativa, establece las medidas de cooperación entre todas las instituciones del Estado, trabajando en red, para velar por la salvaguardia de los derechos de las mujeres y sus hijas e hijos, en su caso, cuando estos derechos están siendo atropellados, establece aquellas estrategias de protección, la defensa de su integridad y derechos, de su salud, bienestar y confort. * Sistemas de protección contra la V. de Género y su efectividad La abogacía y la asistencia jurídica en los casos de violencia de género Es obligación de los profesionales de la abogacía prestar asistencia jurídica inmediata a las mujeres que manifiesten encontrarse en situación de necesidad como consecuencia de haber sido víctima de actos de violencia de género. Requerida la intervención letrada, ésta se ajustará a las siguientes pautas: 81
  • 82. – a la mayor brevedad se acudirá a las dependencias policiales o judiciales, a fin de prestar asistencia letrada y dar a la víctima el oportuno asesoramiento jurídico – una vez en las dependencias, el abogado o abogada procurará que la mujer se encuentre en un espacio libre de más personas, donde se garantice su privacidad – si la mujer acudiera acompañada de menores, se tratará de evitar su presencia en la asistencia. – tras la presentación, se procede a una previa entrevista con la mujer, para valorar su situación y ofrecerle el asesoramiento oportuno, informándole de los derechos que le asisten, haciendo hincapié en el significado de la denuncia penal, medidas cautelares, orden de protección, así como las consecuencias de las mismas. – se informará expresamente de que los hechos que denuncia son perseguibles de oficio (el Ministerio Fiscal podrá continuar con la acusación aunque ella retire la denuncia) En el caso de mujeres que no hablen o entiendan la lengua del lugar, se deberá solicitar que se facilite intérprete para llevar a cabo la entrevista. De forma similar se actuará en el caso de mujeres con discapacidades físicas o sensoriales. Tras proporcionar toda la información se procederá a la toma de denuncia penal, que se realizará con especial diligencia respecto a su elaboración, con un relato exhaustivo, haciendo hincapié en los datos, circunstancias, testigos y demás circunstancias, por si nos encontrásemos ante un caso de habitualidad. En todo momento, el abogado o abogada velarán para salvaguardar los intereses no solo de la víctima de violencia de género sino también de los menores o personas que de ella dependan, pudiendo solicitar la adopción de medidas de protección y seguridad, compatibles – en todo caso – con las medidas cautelares y de aseguramiento que se pueden adoptar en cualquier procedimiento penal. 82
  • 83. En las actuaciones derivados de la denuncia inicial se solicitará que se garantice la intimidad de la víctima y en especial se velará porque se dé el trato de testigo protegido de acuerdo con la legislación vigente, salvaguardando que no aparezca en la denuncia ni el domicilio, ni su número de teléfono. En todo momento, se evitará la confrontación entre el presunto agresor y la víctima, ocupando todos ellos, espacios distintos y distantes. De existir menores o incapaces, se deberá solicitar las medidas oportunas de carácter civil, informando a la mujer sobre su plazo de vigencia; del mismo modo se le informará de su derecho a instar procedimiento de separación, divorcio o adopción de medidas paterno filiales de las uniones de hecho. Si la víctima opta por ejercer su derecho como acusación particular en el proceso penal iniciado, el mismo abogado o abogada que fue designado para la primera asistencia continuará con todas las acusaciones penales hasta su conclusión, incluida la ejecución de sentencia y los recursos. La red de Centros de Información y Casas de Acogida para la Mujer En A Coruña, la Casa de Acogida alberga a finales de 2013, a 7 mujeres y 4 menores. Entre enero y octubre, 54 personas (29 mujeres y 25 menores) han residido en ella, una cifra similar a la del mismo periodo del año anterior. En cuanto al CIM, la mayor parte de mujeres atendidas lo son por casos de violencia de género. Así, fueron atendidas 319 víctimas, lo que supone el 60% de las 532 usuarias recibidas entre el 1 de enero y el 15 de noviembre. De esas 532 mujeres, 317 recibieron atención legal, 241 atención psicológica y 146 atención social. Galicia cuenta en estos momentos con cinco casas de acogida municipales para proteger a las mujeres maltratadas y sus hijas e hijos ubicadas en A Coruña, Culleredo, Ferrol, Lugo y Ourense. 83
  • 84. A ellas se une una de titularidad autonómica, el Centro de Emerxencias (CEMVI), ubicado en Vigo, que está gestionado por el Consorcio Galego de Igualdade y cuenta con la colaboración del Concello de Vigo. En el primer semestre de 2012, residieron en ellas un total de 143 personas, 96 mujeres y 47 menores. Esta tasa es ligeramente superior a la registrada el año pasado en las mismas fechas: 130 personas. El Centro de Emergencias para Mujeres Víctimas de la Violencia de Género pertenece a la Red Galega de Acogimiento. Este centro cubre las necesidades básicas y proporciona alojamiento inmediato y de corta estancia a mujeres y personas dependientes de ellas que se encuentren inmersas en una situación de maltrato, con el fin de garantizarles un acogimiento de emergencia mientras se valora su situación o se efectúa una derivación la otro dispositivo más idóneo. En el CEMVI se ofrece atención psicológica, jurídica, social o educativa a las mujeres víctimas de violencia, aportándoles los instrumentos necesarios para mejorar su autoestima, comprender la situación vivida y enseñarles a manejar situaciones similares con el objetivo último de salir de esa situación. A este espacio acuden no solo mujeres de la zona de Pontevedra sino de toda Galicia e incluso de otros países para casos de extrema gravedad. Galicia es pequeña y hay casos muy extremos o con determinadas colectividades en los que es preferible alejar a la mujer de la comunidad autónoma. Aunque el número de ingresos se ha mantenido parecido en los últimos cinco años se ha detectado que en la actualidad se encuentran ante casos cada vez "más complicados." Desde que en 2004 la ley incluyó las medidas de protección, las mujeres no tienen tanta necesidad de abandonar sus casas; de hecho, muchas casas de acogida cerraron. Sin embargo, en los últimos tiempos en el CEMVI se enfrentan con casos más extremos, en 84
  • 85. los que es más complicado ver una solución. El CEMVI no tienen actualmente problemas de plazas, habitualmente se encuentra al 50% de su capacidad; en los tres años que lleva abierto solo una semana estuvo la casa completa. Eso no significa que el problema esté solucionado. Galicia es pionera en muchos servicios de estos hogares. Así, la casa de Vigo fue la primera en incluir dos programas psicoeducativos dirigidos específicamente a los menores, incluso con un sistema de escolarización inmediata y preferente para estos menores, que funciona con mucho éxito. Las Casas de Acogida cuentan con psicólogas, abogadas, trabajadores sociales y educadores sociales. La estancia en el CEMVI es de un máximo de tres meses, mientras que en las otras casas se puede prorrogar hasta un años pero es esencial que las mujeres continúen con los programas una vez que vuelvan a sus hogares. Equipos especializados de Cuerpos de protección del Estado La Guardia Civil dispone de una red de alerta y respuesta inmediata ante los incidentes que pudieran afectar a cualquier víctima de violencia de género. Todas las denuncias de esta índole son trasladadas al Equipo Mujer-Menor (EMUME), con formación específica y adecuada sobre la materia. Los Equipos Mujer-Menor (EMUME), creados en el año 1995, son los equipos de Policía Judicial de la Guardia Civil especializados en hechos delictivos en los que se encuentran implicados mujeres y menores, tanto en calidad de víctimas como de autores. Están compuestos por guardias civiles con la formación necesaria para tratar de manera adecuada estos delitos. Entre las misiones del EMUME están el atender y asesorar personalmente a las víctimas solicitando los apoyos asistenciales ofrecidos por otras instituciones públicas, instruir las diligencias y desarrollar la investigación criminal hasta su esclarecimiento, así como solucionar los problemas que afectan de forma especifica a la mujer y al menor. 85
  • 86. Así mismo, desde el año 2003 todas las Comisarías del Cuerpo Nacional de Policía disponen de UPAP (Unidades de Prevención, Asistencia y Protección contra los Malos Tratos a la Mujer) con policías especializados en la protección de la mujer víctima de violencia de género. Entre los cometidos esenciales que desarrollan las unidades UPAP están los siguientes: • Mantener contacto permanente con las mujeres que les han sido asignadas. • Detectar las posibles situaciones de riesgo para la mujer protegida, realizando un seguimiento de la evolución de esa situación y transmitiendo a las unidades operativas la información necesaria que permita la mayor eficacia en la actividad preventiva a realizar. • Asesorar y acompañar a la víctima con ocasión de la tramitación de procedimientos policiales, judiciales y asistenciales que afecten a la misma. • Mantener el control de las zonas y áreas de vida cotidiana (familiar y profesional) tanto de la mujer, como de su agresor. En lo que concierne a la Policía Nacional, su respuesta comienza a materializarse en el mes de enero de 2003, cuando la Comisaría General de Seguridad Ciudadana elabora un proyecto en el que se contempla la creación de las, entonces denominadas, Unidades de Prevención, Asistencia y Protección contra los malos tratos a la mujer, las cuales llevan a cabo las siguientes actuación generales de análisis, control y evaluación, tanto respecto de las víctimas como de sus agresores: • Mantenimiento de contactos personales y telefónicos permanentes con las víctimas, con la finalidad de transmitir a las mismas la mejor sensación de seguridad. 86
  • 87. • Detectar y controlar las posibles situaciones de riesgo para la mujer, realizando un seguimiento de la evolución de esa situación de riesgo de la víctima conforme lo dispuesto en la INSTRUCCIÓN 5/2008 de la Secretaría de Estado de Seguridad. • Servir de enlace entre la mujer víctima de violencia de género y los servicios administrativos y asistenciales especializados en atención a la mujer. • Asesorar, auxiliar y acompañar, en su caso, a la víctima con ocasión de la tramitación de los correspondientes procedimientos policiales y judiciales. En cuanto a aspectos organizativos, a nivel central la Unidad Central de Participación Ciudadana y Programas, entre sus funciones, tiene las específicas en esta materia referentes a la planificación, coordinación, control e impulso de las estrategias encaminadas a la prevención de la violencia de género, a través de las Unidades de Prevención, Asistencia y Protección a mujeres víctimas de violencia de género, distribuidas por las distintas plantillas policiales. La atención policial se dirige a las mujeres que sufren una situación de violencia, concurriendo todas o alguna de las circunstancias siguientes: • Ser víctima de violencia de género cuyo agresor sea, o hay sido, su cónyuge o persona ligada a ella por relaciones similares de afectividad, aún sin convivencia (art. 1 LO 1/2004). • Haber denunciado los hechos sufridos. • Haber sido dictada por un juez una orden de protección a favor de la misma, o resolución en la que se establezcan medidas de prohibición o pena de alejamiento contra le agresor. * Prevención de la violencia de género en la adolescencia y juventud Hablábamos en el inicio de este capítulo del proceso de socialización y cómo éste – de no ejercer acciones concretas que traten de erradicar los 87
  • 88. estereotipos de género – tiende a reproducir el esquema por el cual nos sentimos obligadas y obligados a identificarnos con algunos valores y rechazar otros: perpetuar la ideología sexista correlacionada con la violencia de género. Así pues, los primeros estadios de esta socialización (niñez, adolescencia y juventud) son los principales, aunque no los únicos, campos de intervención contra la violencia de género. Es preciso educar desde distintos ámbitos con acciones formativas y trabajar de manera directa y constante en valores y actitudes que fomenten el equilibrio de poder, la corresponsabilidad, el reparto equitativo y, sobre todo, la sensibilización para desmarcarse de estos estereotipos sexistas que fundamentan la desigualdad entre géneros y se asocian la violencia contra las mujeres. El objetivo de estas intervenciones será transmitir una serie de valores igualitarios y no discriminatorios por razón de sexo y/o género, con el fin de reforzar una educación basada en la no violencia y potenciar el análisis crítico de los modelos de masculinidad y feminidad existentes (favoreciendo de este modo la búsqueda de nuevos referentes y así desterrar actitudes sexistas que conllevan múltiples formas de violencia de género). Los objetivos específicos que estos programas se basan en:  Analizar los estereotipos de género (masculino/femenino).  Incrementar la conciencia sobre el abuso de poder en las relaciones de género para desarrollar conductas y habilidades que nos lleven a la erradicación de este tipo de violencia. 88
  • 89.  Fomentar la reflexión sobre la desigualdad de género que nuestra sociedad transmite  Entender los mecanismos sociales y personales que originan y perpetúan la violencia y la violencia de género.  Favorecer la construcción de una identidad no sexista y no violenta, promoviendo la adquisición de recursos personales que fomenten las relaciones igualitarias entre sexos en un contexto cotidiano.  Potenciar una actitud creativa que fomente la construcción de roles de género alternativos a los que provocan violencia contra las mujeres.  Conceptualizar y sensibilizar sobre la violencia de género, identificando los aspectos comportamentales, cognitivos y emocionales que correlacionan con las conductas violentas.  Crear un espacio de ensayo y aprendizaje de aspectos del desarrollo personal para resolver los conflictos de género de una manera competente: estrategias de cooperación y desarrollo de relaciones de parejas igualitarias versus relaciones violentas.  Aprender detectar situaciones de violencia de género (dentro y fuera del aula).  Conocer indicadores de riesgo de la violencia de género para su prevención con el fin de erradicar prejuicios sexistas.  Implicación en la construcción de una sociedad más justa y equitativa, motivando el rechazo a todo tipo de violencia ejercida contra las mujeres.  Enmarcar la prevención de la violencia de género dentro de una perspectiva más amplia: la defensa de los derechos humanos. En estas edades, estos talleres y programas de prevención de violencia de género deben contar también con áreas de trabajo en 89
  • 90. las que el grupo estudie, analice y debata sobre conceptos como sexo y género, la construcción de la identidad de género, mitos sobre el amor y sobre el sexo, la forma en la que se transmiten los roles sexistas el día a día en el que están inmersos: familia, escuela, juguetes, cuentos, internet, lenguaje, videojuegos, publicidad, música, cine, deportes, ...etc, así proporcionarles estrategias para desarrollar relaciones igualitarias y de apoyo mutuo. * Los MM de Comunicación y la publicidad; tratamiento de la violencia de género Partimos de que el objetivo último de la profesión periodística y de quienes dirigen los medios de comunicación es lograr una ciudadanía libre, y que para conseguirlo ésta debe estar informada. La información es un bien precioso que no pertenece a quienes trabajan con ella, incluidos los propietarios de los medios de comunicación, sino a la ciudadanía, tal como recoge el Código Europeo de Deontología del Periodismo aprobado por el Consejo de Europa el 1 de julio 1993. Es a partir de 1997 cuando en nuestro país el concepto de violencia de género o violencia que el hombre ejerce sobre la mujer alcanza el dominio público, cuando todos los medios de comunicación: escritos, radio, TV, etc. llevan a primera línea de información de un asesinato ocurrido en la provincia de Granada, una mujer a la cual su exmarido había rociado de gasolina y después le había prendido fuego, hecho que se produce tras años y años de calvario sufrido por la mujer que, una vez roto su vínculo de convivencia, para abrir camino a otras mujeres que se pudieran encontrar en situación similar, se había atrevido a contarlo en un programa televisivo. 90
  • 91. Ahora bien, como ya hemos comentado, la violencia masculina contra las mujeres es muy anterior a esta fecha, pero la sociedad patriarcal basada en el dominio de los varones sobre las mujeres no creía conveniente que estos actos atroces saliesen de las fronteras del hogar: tenían el tratamiento de hechos domésticos y solo a este ámbito incumbían. Es a partir de los años setenta cuando las organizaciones feministas comienzan a llevar a cabo campañas de visibilización de esta transgresión de los derechos humanos y será a raíz de ellas cuando se comienzan a dar pasos en este sentido. Las instituciones políticas comienzan a legislar sobre este asunto y los medios de comunicación lo hacen visible al informar a la ciudadanía sobre estos hechos. De esta forma se ha podido constatar que los medios de comunicación son el vínculo principal a través del cual se puede suministrar información y conocimientos necesarios para que las mujeres que sufren maltrato puedan alcanzar el conocimiento de lo que les está ocurriendo – en ocasiones la aniquilación es tal, que la mujer ni siquiera es consciente de lo que le está ocurriendo, no es capaz de ponerle nombre –, de que puedan acceder a la información de las medidas de acompañamiento y prevención, de que comiencen a gestionar su vida decidiendo si seguir o no con la persona con la que se relacionan, para conocer sus derechos como personas, a quién deben dirigirse, que no son ellas las culpables de lo que les está pasando, ... A través de las políticas públicas promovidas por las instituciones internacionales (ONU, Parlamento y Consejo de Europa) se ha determinado la necesidad de establecer formación en materia de género para todas aquellas personas que trabajan en el ámbito de la igualdad de oportunidades, para juristas, cuerpos de seguridad del Estado, asistentes sociales, personal médico, etc. Es preciso que a este cuerpo de profesionales se les unan la profesión periodística y el mundo publicitario. Los primeros son los que en la práctica profesional deben elaborar una información plural y veraz que sea capaz de conseguir una ciudadanía libre y plena de derechos, son los que perfilan estados de opinión colectiva y en el ejercicio del derecho a la libertad de expresión tienen la capacidad de dar voz a las que no la tienen. 91
  • 92. El mundo de la publicidad tiene la oportunidad de mostrar un mundo en equilibrio de género, es capaz de romper y hacer romper estereotipos, abogando por hacer llegar al imaginarium de la sociedad a la que se están dirigiendo sus propuestas sin la necesidad de valerse de roles sobre la figura de hombres y mujeres. * Cuál es a día de hoy la situación de la Ley Integral contra la Violencia de Género (L. Orgánica 1/2004) El avance que ha representado para toda la sociedad en general y en particular para todas aquellas instituciones, organizaciones, profesionales y víctimas la promulgación en el año 2004 la Ley Orgánica contra la violencia de género, es un hecho que no puede ser cuestionado, ya que se ha visto la efectividad que ha tenido el poner negro sobre blanco con toda una serie de herramientas, protocolos de actuación, perfiles de formación para las y los profesionales que trabajan en este ámbito, arbitrar los mecanismos de trabajo en red de forma que se puedan optimizar recursos, etc. Ahora bien, si el proceso de implimentación de la ley orgánica estaba demostrando sus efectos beneficiosos siendo incluso objeto de interés en otros países de la Comunidad Europea, que se han desplazado hasta aquí para profundizar en su conocimiento con la finalidad de establecer en sus propias naciones de mecanismos similares, debemos detenernos a estudiar el por qué de que desde unos años a esta parte la mayoría social tiene una percepción de bajos resultados de la Ley Integral. Efectivamente, esta percepción no es baladí, ya que desde hace unos años los gobernantes responsables de dotar y hacer cumplir esta norma, sin 92
  • 93. llegar de derogarla y sustituirla – como es el caso de la ley sobre salud sexual, reproductiva y de interrupción voluntaria de embarazo – le otorgan un perfil muy bajo y le consignan escasos recursos públicos, deriavando en muchas ocasiones éstos a instituciones privadas, las más de las veces vinculadas a la Iglesia y órdenes religiosas. Sólo es necesario recordar que la Sra. Ministra de esta área, Ana Mato, en los primeros tiempos de su toma de posesión se negaba a nombrar este delito como lo que es – violencia de género – utilizando en su defecto expresiones como violencia familiar, con todo lo que tiene de ideológico (actividades del ámbito privado) y jurídico, ya que ambos términos no son sinónimos a efectos legales. De esta forma hemos llegado a estas últimas fechas, y recientemente Paloma Rodríguez, diputada por la provincia de A Coruña, ha registrado en el Congreso una batería de preguntas parlamentarias para que el Gobierno explique cuál es su opinión acerca de la huelga de hambre iniciada por la Asociación Gallega para la Defensa de las Víctimas de Violencia de Género Ve-la luz, si las instituciones públicas han contactado con las participantes en la huelga de hambre para escuchar sus reclamaciones, así como si el Gobierno tiene previstas medidas para atender las demandas de este colectivo. Las actuaciones para asegurar la protección de las mujeres víctimas de violencia de género y de los menores y dependientes que están bajo su responsabilidad es una tarea por la que debe velar el Ejecutivo, de la misma forma lo son el seguimiento para garantizar la aplicación judicial de la Ley Integral de Violencia de Género y sobre los motivos por los que el 64% de las denuncias por violencia de género son sobreseídas. Los recortes también matan: este es un problema de la sociedad, no de las mujeres. Habíamos avanzado muchísimo, por lo que ahora no se puede retroceder. Con los recortes implementados por el Gobierno se está produciendo un retroceso a las cavernas, ya que las políticas contra la violencia de género cuentan en el presupuesto de 2014 con un descenso del 30%. El escenario que se produce en este ámbito es de menos denuncias, o incluso más denuncias que se quitan por miedo, por no saber qué va a ocurrir después. Es necesario lanzar un mensaje claro de que la denuncia es lo que va a ayudar a las mujeres maltratadas y a sus hijas e 93
  • 94. hijos a salir de este drama. El efecto de la crisis en el empleo femenino, más afectado que el masculino conforme se prolonga, tiene altísima gravedad en nuestros días y la puntilla ha sido la reforma de las administraciones locales, ya que se cerrarán servicios municipales a los que hasta ahora podían recurrir las mujeres maltratadas. No podemos olvidar que la reforma del Código Penal perjudica la erradicación de la violencia de género, al mismo tiempo que la eliminación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía representa una mutilación de alto valor en la lucha que se está manteniendo contra la Violencia de Género; solo necesitamos hacernos eco de los datos que el Ministerio de Sanidad ha hecho públicos recientemente, en los cuales se refleja que el 60% de las jóvenes entre 14/19 años sufren humillación, vejación, maltrato o acoso por sus parejas. * Conclusiones Seguimos haciendo hincapié en que la violencia de género es el reflejo de una sociedad enferma de desigualdad; desigualdad que ejerce contra las mujeres, donde la lucha contra esta violencia ha dejado de figurar entre las prioridades políticas e institucionales de un Gobierno empeñado en ahondar en las brechas de género. La crisis se está utilizando como excusa por la derecha para recortar en prevención, en sensibiliczación, en atención y protección. La crisis no puede ser excusa para dejar de apoyar a ninguna víctima o a 94
  • 95. ningún menor en riesgo, garantizar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y educar en igualdad es la única clave para cercenar desde la raíz la violencia machista. Las 700 mujeres asesinadas en la última década, y las miles de mujeres que han recuperado el control de sus propias vidas y las de sus hijos e hijas, están detrás de la red de apoyo y actuación tejida en sociedad. Porque la igualdad de oportunidades si es parte de las prioridades del PSOE. Porque las y los socialistas no comercializamos ni jugamos con la igualdad, no cerramos recursos ni servicios públicos. Bibliografía: ¿Cómo tratan la violencia de género los medios de comunicación? por Pilar López Díez 95
  • 96. “La inmigración analizada con perspectiva de género” Los últimos años del siglo XX y los primeros del siglo XXI han vuelto a situar de lleno a España en la geografía de las migraciones internacionales. Nuestro país pasó de ser un país de diásporas (debemos recordarlo una vez más) a convertirse, a partir de los años noventa, en país de tránsito y luego destino de flujos migratorios. Hoy viven en España más de 5 millones ciudadanos y ciudadanas no nacionales, de los cuales más de dos millones y medio son extracomunitarios. El Gobierno actualmente vuelve a centrar las políticas de inmigración en el control de fronteras y el orden, perpetuando la idea del inmigrante como “mano de obra necesaria” para determinados sectores y desarrollando unas políticas públicas cada vez más escasas de recursos económicos bajo el amparo de la crisis. Promover la igualdad de oportunidades que un estado del bienestar fuerte debe garantizar a todos los ciudadanos y ciudadanas significa apostar por la cohesión social y el desarrollo económico en el medio y largo plazo; supone invertir en educación y formación, apostar por mejorar la capacitación y las potencialidades, fomentar la participación y la responsabilidad compartida. La integración debe ser el objetivo de todas las políticas públicas orientadas a la ciudadanía. Las mujeres constituyen casi la mitad del número de personas que salen de sus países, y cada vez en mayor número por motivos personales que por cargas familiares. Según estudios de la ONU, alrededor de 90 millones de mujeres están en esta situación de migración; otros organismos sitúan esta cifra en los 95 millones. 96
  • 97. Las motivaciones de las mujeres para emigrar difieren de las de los hombres, debido a sus funciones, responsabilidades y diferentes oportunidades, tanto en países de origen como de acogida; así como situaciones diferentes a los hombres por motivos sociales, políticos, culturales, religiosos, etc. En ocasiones la aportación de la mujer es la fundamental fuente de ingresos para su familia, y en el país de acogida contribuye al desarrollo y sostenimiento del estado del bienestar, realizando las tareas de cuidado a personas dependientes o ancianos, aunque ello, en ocasiones y por desgracia, se traduzca en situaciones invisibles y con poco, o escaso, reconocimiento social. La inmigración femenina en España es de procedencia diversa, con un colectivo mayoritario de mujeres que llegan desde Latinoamérica, seguidas de otro gran grupo de mujeres procedentes de la Europa no comunitaria en un segundo lugar y, finalmente, un tercer grupo de mujeres procedentes de África y Asia. Asociado a esta procedencia diversa de mujeres inmigrantes nos encontramos con diferentes tipos o patrones de inmigración: - Mujeres que emigran solas Estas mujeres parten de sus países con la idea de obtener unos ingresos para ellas y sus familias. En este grupo, de forma general, nos encontramos con mujeres de origen latinoamericano, en su gran mayoría dedicadas a tareas domésticas, cuidado de personas mayores o dependientes ( resaltar que este tipo de trabajos no suelen plantearse como aptos para varones extranjeros). Además, tendremos en cuenta, la contratación de mujeres extranjeras en este sector se ve favorecida por las políticas de inmigración españolas. Generalmente con salarios bajos, pero que aún así son capaces de garantizarse unos ahorros para poder mantener a sus familias, que permanecen en el país de origen, y que posteriormente tratarán de reagruparse entorno a ella. El envío de este dinero supone un aumento en el nivel de vida de sus familias. 97
  • 98. Suele ocurrir que después de ellas llegan sus maridos y, posteriormente, van trayendo a sus hijos, muchas veces con la idea de permanecer en el país de acogida, donde además tratan de que sus hijos obtengan una formación. Puede darse también el caso de que, una vez que toda la familia se ha reagrupado, y cuando ya los padres se jubilan, éstos deciden el regreso su país, mientras que los hijos deciden permanecer en el país de acogida. Por otra parte, cuando estas mujeres optan por regresar a sus países lo hacen con una mayor independencia económica comparada con la que disfrutaba antes de iniciar este proceso. - Mujeres que emigran por reagrupación Nos referimos a las mujeres que viajan para reagruparse bien sea con su pareja, bien con otro familiar ya instalado. En este grupo esta compuesto de forma mayoritaria por las mujeres africanas y cabe mencionar la absoluta dependencia que mantienen de sus maridos o padres, ya que a través de él han obtenido permiso de residencia, pero no así de trabajo. Si a ello añadimos que en la mayoría de los casos tiene un absoluto desconocimiento de la lengua, veremos que su dependencia es completa y total. Esta dependencia es además fomentada por el propio varón en aras de preceptos culturales o religiosos. - Mujeres que proceden de la Europa no comunitaria Formado un número mayor de que el anterior grupo. Está compuesto por mujeres que poseen posibilidades de mayores ingresos que ningún otro grupo, debido en gran parte a su aspecto físico; que, desgraciadamente, como en otros tantos casos de la vida cotidiana, es influyente a la hora de encontrar un puesto de trabajo y del rango económico/social y representativo de éste. 98
  • 99. - Mujeres de procedencia asiática Constituyen el grupo más reducido dentro de las mujeres inmigrantes. En este caso, habitualmente es la familia al completo la que emigra. - Otros grupos Estarían formados por mujeres que huyen de guerras, hambre, discriminación e incluso aquellas que emigran para mejorar su formación. Estos grupos, y las causas de su emigración, pueden llegar a solaparse entre ellos creando una auténtica miscelánea. * El trabajo y la mujer inmigrante Ya hemos mencionado que el aspecto físico y también la procedencia son factores que inciden en el salario. Asimismo es factor importante el hecho de no tener pareja o cargas familiares. En el servicio doméstico es necesaria una absoluta disponibilidad para conseguir un salario más o menos digno y esto es más fácil cuando la mujer está sola, y dispone por lo tanto de las 24 horas del día para prestar este servicio. Las personas emigrantes en general, y las mujeres en especial, descienden en su categoría social al aceptar puestos de trabajo muy por debajo de capacidades y formación, pero en ocasiones esto es aceptado a cambio de un salario mayor que el que tendrían en sus países de origen y que les permite mantener a los suyos y, en el caso de su retorno, una economía independiente que mejorará su estatus. * Mujeres explotadas sexualmente Es muy importante que no olvidemos a aquellas mujeres, que atrapadas mediante engaños y falsas promesas de un trabajo, terminan ejerciendo la 99
  • 100. prostitución. Aquí, debemos señalar que aunque también existen mujeres que llegan de forma voluntaria a esta situación con la finalidad de satisfacer aquellas necesidades de carácter económico que han provocado la emigración lo que conocemos, generalmente a través de los medios de comunicación, son los casos de aquellas que son obligadas a ello para el pago de la deuda vinculada con su traslado o deudas preexistentes contraídas con las mismas mafias que les facilitan el viaje, llegando incluso a situaciones en las cuales su familia, en su país de origen, es mantenida como rehén mientras la deuda no haya sido satisfecha. De esta forma, el ejercicio de la prostitución, es una manera rápida de conseguir un dinero que de otro modo les llevaría más tiempo reunir, y de forma inexorable, de una u otra forma derivan en un mundo de explotación sexual embrutecedor. La lucha contra las redes de tráfico y explotación de personas es una prioridad. Es necesario intensificar la cooperación entre los Estados en el ámbito del tráfico y trata de seres humanos en general y con especial atención a las mujeres, perfeccionando la legislación penal y también la administrativa, para que las mayores sanciones recaigan sobre los responsables de estas mafias. * El proceso socializador La adaptación al país de llegada es tan diferente como los grupos que hemos mencionado. En general las mujeres que llegan para reagruparse lo tienen más fácil en cuanto que las necesidades primarias: vivienda, relaciones y apoyo social 100
  • 101. están resueltos; se encuentran al llegar con que alguien les ha labrado el camino. Las mujeres que emigran en solitario han de desenvolverse en un medio que desconocen y son ellas solas las que tienen que aprender a resolver todas las situaciones que se plantean en su vida cotidiana, sin contar con la ayuda inicial de algún pariente o conocido. Las relaciones sociales suelen entablarse entre miembros de comunidades afines. En general los grupos migratorios siguen manteniéndose como tales una vez instalados en el país de acogida, es decir, latinoamericanos con latinoamericanos, asiáticos con asiáticos, etc. También suelen agruparse por núcleos de población, generalmente en zonas periféricas o barrios, por ser estas ubicaciones más acordes con su capacidad económica. Seguramente aquí la lengua es un factor condicionante. En el caso de las mujeres latinoamericanas no presentan problema de adaptación por motivo del idioma, salvo las consabidas variaciones dialectales propias de cada país, pero que pronto son resueltas. Por lo que respecta a las mujeres marroquíes o subsaharianas, el tema es diferente. También en este aspecto dependen de sus maridos. Ellos son los que ya conocen por lo menos algo del idioma, pues de forma genérica son los primeros en llegar a nuestro país, y como han tenido un proceso (en ocasiones largo) de inmersión en la nueva cultura a través de su trabajo y relaciones sociales, han aprendido el nuevo idioma. Esto no ocurre en el caso de estas mujeres, que como ya hemos mencionado, suelen permanecer estrechamente vinculadas a su núcleo familiar. Ahora bien, para su mejor integración en la sociedad en la que a partir de ahora van a vivir, con frecuencia acuden a clases aunque no suelen ser constantes: en ocasiones son ellas mismas quienes toman la decisión de abandonar pues, o bien les resulta complicado el aprendizaje, o bien, y por el motivo que sea, no dedican tiempo a ello (con lo cual no avanzan y se desaniman), lo que las limita a relacionarse con personas que hablan su mismo idioma. Esta dificultad de la lengua, una cultura y una religión diferentes provocan el hecho de que exista una cierta prevención a la hora de ofrecerles un 101
  • 102. contrato de trabajo, hecho que no se produce en el caso de las mujeres de origen latinoamericano. El hecho es que a las mujeres marroquíes o subsaharianas se las considera más dependientes y sumisas, produciéndonos una falsa sensación de fragilidad y olvidamos que son mujeres capaces de hacer frente a un sin número de graves dificultades desde al momento en que han decidido emigrar. Cabe destacar que la mujer inmigrante en ocasiones aparece ejerciendo voluntariado en aquellas organizaciones que, en el momento de su llegada al país de acogida, les han prestado y les siguen prestando ayuda. A la ya de por sí ardua tarea de integración de las mujeres en un mundo dominado por los hombres, las mujeres emigrantes han de sumar prejuicios y estereotipos. Deberíamos tener en cuenta las motivaciones y objetivos que las han impulsado a la emigración, así como apoyarlas en sus necesidades y demandas; es necesario profundizar en este conocimiento de forma que la sociedad de acogida pueda ofrecerles las herramientas precisas para que ellas mismas puedan ser las que diseñen y desarrollen su proyecto vital. Asimismo, la integración de las mujeres inmigrantes en AA de vecinos de los barrios dónde residen, en las APAs de los colegios dónde cursan sus hijos e hijas los estudios – en ocasiones son los colectivos de mayor proximidad para estas mujeres y dónde más natural resulta establecer relaciones más allá de las familiares – en los sindicatos en el ámbito del trabajo, en partidos políticos, etc. debe ser una de las prioridades para impulsar su integración social a través de la participación, por ello deben ser fomentadas e impulsadas por las instituciones públicas. 102
  • 103. * La mujer inmigrante y la salud El acceso al derecho a la salud a menudo se ve obstaculizado cuando se producen situaciones de desarraigo o riesgo de exclusión, bien por desconocimiento del sistema, o bien por especial vulnerabilidad. Cuando tratamos con personas inmigrantes, y especialmente en el caso de mujeres, hay que sumar las diferencias en las tradiciones médicas y en las costumbres sanitarias. Por todo esto, entendemos que la salud es uno de ámbitos prioritarios de integración y trabajo social a realizar con este colectivo, y que debe hacerse desde el conocimiento y entendimiento. En los últimos años, tras sucesivas modificaciones legislativas rebajando los derechos a la sanidad pública universal ésta es una de las facetas de mayor sensibilidad y que más esfuerzo requieren. Por ello, es necesario establecer mecanismos que propicien el flujo de información, formación, derivación y prevención en temas sanitarios, a través de la coordinación sociosanitaria y la mediación intercultural en el ámbito de salud. Tratando de que las tradiciones médicas y las costumbres sanitarias de origen de las inmigrantes puedan equipararse a los estándares de la nueva sociedad en la que ahora se integran, se debe poner especial interés en establecer una coordinación con las mujeres, ya que son éstas en gran medida las que ofrecen mayor sensibilidad en esta faceta, además de ostentar el protagonismo en algunas actuaciones sanitarias: seguimiento sanitario a la mujer embarazada, periodo de lactancia, calendario de vacunaciones infantiles y seguimiento pediátrico, etc. Es necesario promover la salud mental y el desarrollo de competencias personales en el colectivo inmigrante, con especial énfasis en las mujeres. Ello es así porque la mujer inmigrante es especialmente vulnerable, ya que las circunstancias generales que afectan a este grupo social concreto (desarraigo, falta de redes sociales de respaldo, …), a ellas habitualmente se les suman con especial intensidad carencias económicas, la sobrecarga horaria, la ausencia de ocupación, el empleo en actividades marginales, la condición femenina y la costosa adaptación a un entorno diferente, cuando no hostil, incluyendo también el mantenimiento de roles parentales en el 103
  • 104. hogar de origen. Todo esto produce una sobrecarga emocional y un estrés que no siempre es posible afrontar durante un largo período de tiempo, y que requiere una perspectiva específica, a la vez que integral, a la hora de aportar soluciones efectivas. * El papel de las ONGS: Existen ONGS y asociaciones específicas como La Asociación de Ayuda a la Mujer, impulsada desde la Federación de Mujeres Independientes, que intentan favorecer la integración de las mujeres inmigrantes a través de su inserción laboral, desde una perspectiva de género e interculturalidad. Para ello llevan a cabo actividades como: el diseño y ejecución de itinerarios personalizados, asesoramiento jurídico en materia de extranjería, apoyo psicológico y social al proceso migratorio, apoyo y asesoramiento para la constitución del Movimiento Asociativo de Mujeres Inmigrantes (proyecto que cuenta con la financiación del Fondo europeo para la Integración y del Ministerio de Empleo y Seguridad Social). También desde esta Asociación se crean Grupos de Salud para mujeres inmigrantes, que con el lema “Sentirse bien = Integrarse bien” tratan de promocionar la Salud de las Mujeres Inmigrantes. Merece también ser mencionado el Programa de Atención Integral a Víctimas de Trata y Tráfico con fines de explotación sexual. Por fortuna esta es una de tantas asociaciones y agrupaciones existentes. En cada provincia, en cada ciudad, en cada rincón, encontramos siempre 104
  • 105. una o varias de ellas que se dedican al apoyo de las mujeres inmigrantes en su proceso de integración social, a través de su inserción laboral, como objetivo que ha de pretender alcanzar cualquier sociedad moderna y abierta. En nuestra ciudad contamos con varias asociaciones de esta índole (Equus Zebra, Ecos do Sur, etc.) en las cuales se desarrollan fructíferos programas de integración y que tienen la capacidad de interrelacionar a personas con distintas culturas y procedencias. Gracias a su colaboración hemos podido profundizar en el aspecto de la mujer y el mundo de la inmigración en nuestro entorno. * Conclusiones y reflexiones A través de la reflexión colectiva, hemos llegado a la conclusión de que el abordar las cuestiones relacionadas con la integración, y con la calidad de vida que ello supone, topa con especiales dificultades en estos momentos cuando, bajo el amparo de la crisis económica el Gobierno está poniendo en marcha su ideario neoliberal que se traducen en un retroceso en los derechos sociales y los niveles de protección ya conquistados en nuestra sociedad del bienestar. Así, un incremento de las desigualdades producto de estas políticas reformistas, se reflejan en un mayor número de personas en situación de vulnerabilidad extrema: el colectivo inmigrante y – débiles entre los débiles – la mujer inmigrante. Es por ello preciso nuestro esfuerzo colectivo por revertir esa situación. Ese esfuerzo implica, a su vez, no abandonar la exigencia de mejoras en diferentes ámbitos, dado el elevado grado de interrelación existente y su confluencia. Debemos reclamar dotaciones presupuestarias que permitan estas mejoras, programas para desarrollarlas e impulsarlas desde todos los frentes, promocionar y potenciar el asociacionismo de las mujeres inmigrantes y fomentar el trabajo en red de administraciones y ONGS. 105
  • 106. “El mundo del deporte y el papel de la mujer ” A pesar de el aparente equilibrio de oportunidades entre mujeres y hombres existente en la actualidad, aún persisten obstáculos que dificultan la igualdad efectiva. En el mundo del deporte, siendo éste una institución de la sociedad, junto con la familia y la escuela en su función socializadora y transmisora de valores-normas, reproduce en su ámbito las mismas maneras de obrar, pensar y sentir; es decir, la cultura de género que la impregna. Ahora bien, el deporte y la actividad física, por su potencialidad educativa y mediática, constituyen un motor de cambio social y deben ser vectores de intervención que ayuden a promover la igualdad entre mujeres y hombres. A día de hoy, la actividad física/deportiva mantiene un rol social masculino, tanto por las propias estructuras que lo sustentan, como por las diferencias de ocupación del tiempo de ocio, estructura familiar y laboral, modelos educativos, ....... Los últimos datos estadísticos publicados (2012) indican que de forma general, en la población española, el tiempo dedicado a la practica deportiva es 2 horas mayor entre los hombres que entre las mujeres; posiblemente dato impregnado de la doble jornada laboral/familiar que le corresponde a las mujeres Ahora bien, estos datos se equilibran cuando se trata de personas que ya se 106
  • 107. han introducido en el mundo deportivo; en este caso ya no existen diferencias entre el tiempo que dedican hombres y mujeres a ello. Esta cultura de género se traslada a que cada una de las actividades deportivas se le han colocado etiquetas diferenciadoras: natación recreativa, gimnasia suave en centro deportivo, gimnasia en casa, footing, pilates, etc. son ejemplos de actividad física con esta etiqueta de “deportes femeninos” ya que los roles hegemónicos de “masculino” (fuerza, vitalidad, rudeza, …) y “femenino” (sensibilidad, ternura, belleza, ….) se trasladan también a este ámbito. En su origen, la actividad deportiva ha sido asignado al hombre, y por ello es pues un “medio de pertenencia”, mientras que para las mujeres, que se han ido introduciendo paulatinamente a él, representa un “medio de referencia”. Bajo esta perspectiva, el deporte es el mejor laboratorio de masculinidad; el mundo masculino es la medida y la referencia. No se acepta el mundo femenino como válido. Los estereotipos ayudan a reproducir los roles. Ideas como las siguientes contaminan nuestro imaginario. • “en el patio del recreo los niños utilizan los espacios centrales y las niñas las esquinas” • “se contrata antes a un hombre que a una mujer” • “para entrenar a un equipo masculino no se contrata a una mujer” • “cuando una profesora dice al alumnado que les enseñará a jugar al fútbol, dudan que sea capaz” • “si un profesor manifiesta que será su profesor de danza, dudarán incluso de su masculinidad” Pero a la pregunta: “la mujer no hace deporte ¿por qué no quiere?” las respuestas, si conseguimos librarnos de estos estereotipos que ya hemos aludido, serán claramente ilustrativas: • no hace deporte porque éste es un mundo netamente masculino • porque ella debe previamente re-socializarse, mientras que el hombre no lo precisa; es su mundo, le pertenece 107
  • 108. • cuando se introduce en él, la critican porque no lo hace como debe: no lo hace como los hombres • tiene menos tiempo libre • tendrá más dificultades en la práctica, la promoción, los premios, etc. que cualquier hombre Si hacemos la pregunta a la inversa: “¿los hombres practican el deporte que quieren?”, obtenemos respuestas de este cariz: • practican los deportes etiquetados “masculinos”, no practican natación sincronizada, por ejemplo • no eligen deporte, reproducen modelos • si se adentran en este tipo de actividades deportivas tienen los mismos problemas de práctica, promoción, premios, … que a la inversa tiene la mujer. Es decir, los roles hegemónicos de género discriminan a las mujeres pero también a los hombres. Debemos pues estar muy atentos ya que los pequeños avances que habían sido conseguidos en orden a alcanzar la paridad en la práctica deportiva, se ve en la actualidad seriamente amenazado bajo el amparo de las crisis económicas y del mayor protagonismo que están tomando las ideologías conservadoras. * Estereotipos de género, medios de comunicación y deporte Un estereotipo es una imagen que la sociedad construye sobre un grupo de gente para representar a todo un grupo. Existen numerosas posibilidades de representar al grupo de las deportistas y su actividad profesional, pero esto no es así, sino que lo que se reitera una y otra vez los las 108
  • 109. descripciones como la «bella sirena» cuando se refieren a una nadadora, y alusiones a la coquetería de una tenista o a la sonrisa y simpatía de tal jugadora. Las posibilidades de representar a las mujeres que hacen deporte son infinitas; pero el estereotipo – y por eso es injusto – no sabe de individualidades; desde el momento en que perteneces a un grupo, eres definida o definido en función de esa categorización simplificadora que se asigna socialmente al grupo, e incluso los que se emplean para las mujeres deportistas parece que están prohibidos para ellos y viceversa. La referencia al cuerpo, la figura, el físico y todo lo que le acompaña, bien sea la ropa, el maquillaje, los complementos deportivos y otros elementos para hacer atractiva a la deportista están presentes en muchas informaciones y apenas figuran en las noticias sobre los deportistas. ¿Es natural que se destaque mayoritariamente el físico en las mujeres y las características deportivas cuando se alude a los hombres? No, es construido culturalmente; las expectativas sobre lo que el poder masculino piensa que tiene que representar una deportista se traducen en los estereotipos que se destacan desde la información deportiva. El imaginario cultural sobre lo que es –o debe ser– un hombre son las características de la personalidad que se refuerzan desde los medios de comunicación: fortaleza, agresividad, dominio, control u otras. Es así, aunque no exclusivamente en la información sobre deporte. Se valora más el deporte practicado por hombres que el practicado por mujeres; ellas ganan mucho menos que ellos; las deportistas tienen menos patrocinio que los deportistas; las deportistas destacadas que quieren continuar en el deporte competitivo no tienen las mismas oportunidades para llegar a puestos técnicos como entrenadoras o árbitras, y ellos son quienes, mayoritariamente ocupan los puestos de liderazgo, representación y toma de decisiones. Ganan más dinero, tienen más éxito, son más considerados socialmente, cumplen sus sueños deportivos, afianzan su personalidad y son modelos sociales a imitar. Las deportistas, mientras, tienen la esperanza de que algún día puedan recibir los mismos honores y reconocimiento social. Una característica importante del estereotipo es que parece “natural”, que 109
  • 110. no es algo construido, que como siempre existió –o existe desde hace mucho tiempo–, es lo normal; por eso parece que es una plantilla perfecta para enfocar la información, y la profesión periodística no piensa en revisarlo. Por otra parte, mayoritariamente, la audiencia tampoco reivindica cambios ni en la cantidad ni en la calidad de la información sobre el deporte practicado por las mujeres, ya que sus gustos están consolidados sobre el mismo imaginario cultural: la consideración de las mujeres como objeto sexual para la complacencia de la mirada masculina y de los hombres como seres más capaces, que actúan, tienen éxito, cambian el mundo y son referentes. Y así las mujeres siguen careciendo de imágenes en las cuales mirarse como foco al que dirigirse; carecen de referencias en el mundo deportivo. Existe una retroalimentación muy ajustada entre lo que le gusta a la audiencia mayoritaria menos formada, menos crítica y menos exigente y los contenidos de las páginas y espacios deportivos al uso. El problema es que el estereotipo tiene efectos negativos sobre la vida de las mujeres, en este caso, sobre el trabajo y la actuación de las deportistas, y afecta al disfrute, la continuidad, el logro de sus aspiraciones, las actitudes y la motivación para dedicarse al deporte elegido. Analizadas todas las noticias deportivas, ya sean sobre eventos, deportistas, instalaciones, entrenamientos, políticas o subvenciones, refleja que el 49% refuerza estereotipos, el 47% ni los refuerza ni los desafía, y solo el 4% desafía estereotipos. Por todo esto es importante proyectar a través de los medios de comunicación una imagen positiva de las mujeres en el deporte, diversificada, exenta de estereotipos de género y como modelos de éxito personal, profesional y social. 110
  • 111. * Actividad física y deporte en edades tempranas En este estado de cosas, se debe poner especial atención a la enseñanza e introducción a la actividad deportiva en edades tempranas, reflexionando sobre cómo es posible introducir hábitos socializadores en igualdad de género a través de la actividad física y promocionar el deporte entre niñas y niños sin el sesgo sexista, jugando, haciendo iniciación a distintas disciplinas deportivas de forma conjunta, formando equipos entre ellas y ellos sin discriminación alguna. En todo caso, se deberán promocionar y potenciar desde todas las instancias: familia, educadores, administraciones, etc., aquellos programas educativos donde no se puedan establecer una pauta de género en las actividades de ocio de hijas e hijos. Un programa educativo para la iniciación a distintas actividades, entre las que se encuentra el deporte y actividad física como el eque ha sido desarrollado durante un amplio período de tiempo en la ciudad de A Coruña bajo la denominación de “LUDITARDE”, auspiciado por la administración municipal y las familias a través de su organización provincial de APAs. A fecha actual, pese a contar con resultados de excelencia por su calidad, el altísimo nivel de sus profesionales, así como por la gran demanda que existía por parte de las familias, “LUDITARDE” (con su seña de identidad basada en la equidad, tolerancia, coeducación y promoción de la igualdad) ha desaparecido de la oferta de ocio en edad escolar en nuestra ciudad. La razón puede estar en recortes económicos, en un enfoque distinto del modelo educativo más allá del horario escolar, … a una cuestión ideólogica. Su contrapunto lo encontramos en otra forma de inicio al deporte entre niños y niñas en edad escolar y es el que se hace en las llamadas actividades extraescolares genéricas, en las cuales las familias escogen para sus hijas e hijos una (o un surtido) de actividades distintas a realizar: fútbol, música, yudo, ballet, voleibol, teatro, baloncesto, baile tradicional, ….. en cuyo caso, las familias pueden trasladar en esta elección roles de género que permanecen subconscientes, estimando más apropiado para sus hijos deportes como fútbol o baloncesto, mientras que para sus hijas prefieren el ballet, el baile tradicional, la gimnasia rítmica, etc. 111
  • 112. Es en este segundo caso cuando la función de los educadores deportivos se ve más encorsetada y de forma previa la única vía será intentar orientar a los menores a elegir con sus familias actividades atractivas, fomentando la creación de grupos mixtos en cualquiera de las disciplinas deportivas ofertadas para que de esta forma puedan llegar a apreciar que las etiquetas de género en el deporte no son válidas, y que puede prescindirse de ellas. Todos y todas juntos lo pasamos mejor y aprendemos más. * Mujer, deporte y asociacionismo Las mujeres deportistas, conscientes de las dificultades y desigualdades existentes en la sociedad actual que se trasladan de forma virulenta al mundo del deporte multiplicándolas, como mínimo por dos; existiendo demasiados casos de discriminación, cual invitado incómodo dentro de este ámbito. En una sociedad eminentemente mercantilista y con un sesgo machista al que se suma la necesidad de patrocinio para el ejercicio de actividad deportiva en fases profesionales o semiprofesionales, nos encontramos con ideas preconcebidas que dinamitan el trato en igualdad entre las personas que componen el universo deportivo. De esta forma, es una escusa que el deporte femenino no “vende” ya que se están dando resultados como los siguientes: • Según los índices de audiencia de RTVE, el deporte femenino interesa • El bronce de balonmano femenino en las últimas Olimpiadas superó en RTVE la audiencia de la final olímpica masculina de fútbol: Brasil- Méjico. • El bronce de natación sincronizada por equipos han sido seguidos por más de 3 millones de personas (25,4 % de cuota de pantalla) 112
  • 113. • El equipo de waterpolo femenino logró medalla de plata ante 1.890.000 seguidores Si analizamos la composición de directivos que forman parte del COI, vemos que aunque entre sus principios y objetivos está el conseguir la igualdad en todos los ámbitos de la sociedad a través de la actividad deportiva y, en particular el fomento de la participación de las mujeres en la toma de decisiones dentro de su organismo, son los primeros que incumplen sus principios de paridad. Organigrama de directivos COI Cargos Total Mujeres % Hombres % Directivos 109 21 19 % 88 81 % Honorarios 32 4 12 % 28 88 % De honor 1 0 0 % 1 100 % * Mujer, deporte y asociaciones de mujeres deportistas En Galicia tenemos en la actualidad cerca de 43.000 mujeres con licencia federativa. Tendremos que añadir a esta cifra la cantidad de mujeres que hacen deporte fuera de la competición y de las que lo hacen por cuestiones de salud. Todo ello representa un espectro social, más y más pujante cada día, dentro del mundo deportivo. Aún así, la desigualdad de género en el deporte es una realidad. De esta forma es esencial las agrupación de mujeres en el entorno de la actividad física y las asociaciones de mujeres deportistas. Será a través de la agrupación de las mujeres interesadas por el mundo de la actividad física y el deporte en asociaciones de mujeres deportistas, el lugar idóneo para impulsar medidas que rompan con las dificultades que a fecha actual se siguen ejerciendo sobre la mujer deportista para alcanzar cotas equiparables a las de sus homólogos masculinos. 113
  • 114. A través de estos cauces de asociacionismo se podrá participar en todas las acciones que estas agrupaciones impulsan para que se produzcan los mismos requisitos para la consideración en las ligas profesionales en los casos de deportes practicados por mujeres, para que se establezcan las mismas pautas de cotización – y de profesionalidad – que para los deportistas del mismo rango de género masculino, para que también en el caso de los deportes en los cuales existe la capacidad de captar emolumentos a través de la entidad de “Loterías y apuestas del Estado” el deporte femenino sea incluido, para que todos y cada uno de los reconocimientos y honores del mundo deportivo se basen en el rasgo de igualdad de género y por lo cual tanto las deportistas como los deportistas se encuentren en total y absoluta situación de igualdad, tanto en lo referente a su reconocimiento público como a sus recompensas y honorarios profesionales. Será a través de este asociacionismo como se irá progresando en dar visibilidad de la mujer deportista, pudiendo de forma colegiada con otras organizaciones deportivas, sociales, políticas y administrativas, participar en las estrategias para desarraigar las diferencias de género, alcanzar el reconocimiento del valor que es aportado por ellas y valorar los altísimos logros conseguidos por las mujeres también dentro del mundo del deporte. * Mujer en la gestión directa del deporte como nicho económico No podemos olvidar que el deporte, más allá del lema “Citius, altius, fortius” que se erige como lema en el frontispicio del mundo deportivo, también representa un sector económico de alta presencia en nuestra sociedad. 114
  • 115. Aquí, la presencia de la mujer como emprendedora, gestora, empresaria titular, …. se mantiene en segundo plano. Ahora bien, es necesario – y proponemos un análisis en profundidad de esta realidad – conocer hasta dónde ha llegado en el sector económico la presencia de la mujer como líder del sector económico deportivo. Podemos aventurar que los resultados de este estudio nos pueden arrojar datos muy alentadores sobre la presencia y el afianzamiento también en este sector de mujeres líderes del ámbito económico cuando este se refiere a la esfera deportiva. 115
  • 116. “Mujer y mundo empresarial” * Panorama general El avance de una sociedad se mide, en los últimos años, por el progreso tecnológico, económico y social, y es en este último sector en el que se afirma está el verdadero avance: en la consideración y auge de la mujer en el aspecto laboral. Pero ya mediado el primer cuarto del siglo XXI son aún muchas las distancias y diferencias que separan a hombres y mujeres, de forma que persiste – y quizá en estos últimos tiempos con mayor razón – la necesidad de existencia de ministerios de igualdad, leyes específicas, etc. Sin duda la formación en todos los sectores y grados – incluso universitarios – a los que ha llegado la mujer le ha facilitado el acceso a casi todos los sectores laborales, pero ciñéndonos a estos primeros años del siglo XXI, es fácilmente observable el mantenimiento de roles en cualquier ámbito social, y por supuesto en el empresarial. En la mayoría de foros y cumbres de ámbito internacionales, se resalta la importancia del papel de la mujer en el mundo del comercio, empresa o cualquier otra organización. Los datos corroboran que las mujeres obtienen mejores resultados académicos, acuden con más estudios que los hombres a determinados puestos de trabajo – en capítulo 5, anterior – y además, las que ocupan cargos directivos gestionan mejor a las personas, su capacidad de recursos humanos es superior, gestionan mejor el tiempo, son firmes en la toma de decisión y muy organizativas. La nueva economía requiere empresas flexibles que respondan con rapidez a la demanda del mercado global y a las tensiones que produce la nueva tecnología; flexibilidad que incluye horarios, contratos, externalización de producción, etc. 116
  • 117. Existen propuestas importantes para armonizar la vida privada y la empresa o vida laboral, sin embargo, en la práctica es difícil y se produce incluso cierta desarticulación entre lo social, personal, familiar y laboral. En general, cuando se opta por utilizar las nuevas tecnologías para trabajar desde casa, se le dedica más horas, se trabaja más tiempo en el trabajo desde casa. * Conceptos definitorios y rasgos característicos La mujeres empresarias son aquellas capaces de llevar a cabo un proyecto de negocio, dirigirlo, y tener habilidad suficiente para financiarlo, asumiendo riesgos, bien con recursos propios o siendo capaz de buscarlos y conseguirlos. Estudios recientes de las universidades de Columbia y Maryland (1996/2006) sobre la relación entre resultados y presencia de mujeres en los equipos directivos, concluyen que éstas tienen más capacidad para gestionar, desarrollar relaciones interpersonales y ser más escuchadas por las trabajadoras y trabajadores, comprobando finalmente, que estas empresas tenían mejores resultados económicos, mayores ventas anuales y un crecimiento mayor. Valores de reconocimiento de oportunidades 117
  • 118. Así mismo, la mujer emprendedora es capaz de detectar, descubrir, advertir las oportunidades de un determinado negocio en un momento y lugar determinado, aunque a lo mejor no lo desarrolle ni lo lleve a cabo. Es el primer punto de partida, la primera fase de un proyecto en potencia. Rasgos comunes a las mujer emprendedoras son: -la necesidad de obtener resultados, de automotivarse, el deseo de responsabilidad, colaborando en un grupo en la medida en la que puede influir en sus resultados - prefiere riesgos moderados; se propone objetivos para los que cree tener habilidades para alcanzarlos - percibe las probabilidades de éxito, tiene confianza en sí misma - tiene gran actividad, busca la tendencia de mercado y se anticipa a las oportunidades - posee una gran habilidad para organizar e innovar - tiene buena tolerancia a la ambigüedad y se adapta con facilidad. Es constante. En el estudio realizado por la Fundación Universidad Empresa, Cadiz, sobre la Actividad Emprendedora de las Mujeres en España en 2012, indican que la intención emprendedora ha aumentado significativamente en los dos últimos años por efecto a la agudización de la crisis y la necesidad de emprender, basicamente para generar autoempleo. Son capaces de reconocer oportunidades en sectores en los que no han tenido experiencia previa. 118
  • 119. Valoraciones de componentes autoconfianza emprendedora Actividad emprendedora de las mujeres en España 2012. Si nos referimos a la tolerancia al riesgo, el avance que se ha desarrollado en las mujeres empresarias/emprendedoras es notorio, con unas cotas de paridad muy altas con respecto al de sus compañeros varones, salvo en el item realtivo a “operaciones arriesgadas” donde el comportamiento de la mujer empresaria muestra rasgos más conservadores en la toma de decisiones y/o proyectos cuyos ingresos esperados son inciertos aunque elevados. Valoraciones de componentes de tolerancia al riesgo Actividad emprendedora de las mujeres en España 2012. 119
  • 120. Analizando el capital humano, nos encontramos a fecha actual que la formación académica que presentan las empresarias y emprendedoras son de rango más alto que el de sus homólogos hombres, superando estereotipos sociales respecto a determinadas especialidades tradicionalmente masculinas (precisamente en nuestros encuentros hemos contado con la presencia de tres ponentes de siete dedicadas al mundo de la alta tecnología). Un punto de gran relevancia es la tendencia de la baja experiencia previa que entre los emprenderores y emprendedoras existe a fecha actual, factor que tiene su origen en el proceso de crisis económica por la que discurre nuestra sociedad, dirigiendose muchas personas hacia el mundo del emprendimiento por necesidad. Para solventar esta carencia de experiencia previa, pueden utilizarse mecanismos de tutorización entre empresarias/empresarios noveles con otros ya cuajados que pueden brindales su experiencia. Otro camino puede ser el de las prácticas becadas en grupos de investigación próximos al mundo universitario, capaces de generar empresas que basan su actividad en la explotación de nuevos procesos, productos o servicios a partir del conocimiento adquirido y los resultados obtenidos en la propia universidad, con el desarrollo de nuevas tecnologías, creación de empleo de calidad, generar alto valor añadido y altísima aportación al desarrollo del entorno. Este sistema es seguido en la UDC en varias experiencias desarrolladas en los últimos años, con un altísimo grado de satisfacción, con un rango de participantes mujeres (en número y resultados) varios puntos superior al de sus compañeros hombres. 120
  • 121. * Redes sociales y empresariales El estudio Actividad Emprendedora de las Mujeres en España 2012, analiza la existencia de diferencias entre hombres y mujeres empresarias respecto a la utilización de redes sociales y empresariales. Aprecia una mayor importancia y utilización de las redes sociales por parte de las empresarias y un comportamiento inverso respecto a las redes empreariales, con la características que las mujeres empresarias se apoyan y valoran más los contactos con empresas consultoras y asesoras que los empresarios. A través del impulso de las redes sociales se pueden corregir las carencias en financiación y acceso a recursos de alta tecnológia, entre otros, como indican experiencias tipo co-working, y similares,.... creando apoyos estratégicos a las iniciativas de emprenderoras, y una red de colaboración y apoyo mutuo. * Asociacionismo en el ámbito empresarial Respecto a la presencia en asociaciones empresariales, hasta hace poco tiempo la empresaria representaba fundamentalmente a sectores de actividad tradicionalmente desempeñados por mujeres (sector servicios, comerciales, ...) pero en los últimos años se manifiesta una tendencia al alza de incorporaciones de sectores en los que hasta el momento las mujeres tenían escasa representatividad y en los de reciente creación dentro del mundo de las nuevas tecnologías y servicios de alto valor añadido. El asociacionismo resulta actualmente imprescindible para conseguir la participación plenamente efectiva y la integración de la mujer en la sociedad, por lo que existe un interés especial en fomentar el movimiento asociativo de las mujeres empresarias y contribuir a su normalización y articulación, al ser éste un instrumento eficaz para impulsar nuevas 121
  • 122. actividades empresariales lideradas por mujeres, al tiempo que para prestar servicios diversos a sus asociadas. El mundo del asociacionismo de empresarias y emprendedoras no es una novedad, sino que existen en nuestro entorno inmediato experiencias en este campo que están obteniendo resultados francamente notables, con base en la promoción del espíritu empresarial entre sus asociadas, en particular facilitando el aprovechamiento económico de nuevas ideas e impulsando la creación de nuevas empresas, a través de la implantación de nuevos modelos para pymes y comercio, con la vista puesta en la internacionalización, y con la finalidad de romper brechas de género en este ámbito, teniendo muy presente la posibilidad de captación de recursos europeos a través de su coordinación, y puesta en práctica de sus objetivos propios: todo lo que concierne a la promoción y defensa de la mujer en el ámbito empresarial, profesional y directivo, entre otras: • Fomentar la participación de las mujeres en los órganos de representación de las organizaciones empresariales en las que se integra. • Fomentar la formación, la asistencia social y profesional, así como la promoción de la mujer. • Potenciar el espíritu cooperativo, estimulando la cooperación y ayuda entre las asociadas, para la necesaria unidad de actuación y esfuerzos. • Organizar actos que fomenten el estudio de temas económicos y sociales, de interés para las asociadas, que eleven el novel de información general. • Editar revistas, dossieres de prensa y otras publicaciones, destinados a la información de las asociadas y a la difusión de las actividades. 122
  • 123. * Experiencias de las propias empresarias Nos aporta Esther Carracedo, ponente colaboradora del Observatorio de Igualdad las siguientes reflexiones: “No sé si es una evolución silenciosa o no, de lo que estoy segura es de que está ahí. Se trata del papel de la Mujer en puestos directivos o de responsabilidad. Con tantos datos que se han publicado, estudios que se han realizado, debates que han surgido e incluso con nuestra propia experiencia creo que podemos concluir y coincidir en que el estilo de dirección o liderazgo de una mujer es distinto al tradicional estilo masculino que conocemos. ... no juzgaré los modelos de dirección anteriores, liderados por hombres, y que todavía perduran hoy mayoritariamente; simplemente me interesa destacar el factor Diferencial que aporta la Mujer en puestos directivos. .... tampoco es de mi interés analizar sobre los motivos por los que los índices de mujeres en puestos directivos son tan bajos. Creo que sería un debate amplio, en mi opinión existen muchos factores, unos de naturaleza externa a nosotras mismas; y otros de naturaleza interna de cuya responsabilidad nadie nos puede eximir. Lo que hoy se puede leer y escuchar (y que yo corroboro con mi experiencia) acerca de las cualidades diferenciales que aporta una mujer en los puestos directivos en las empresas serían: – empatía, – integración de las personas en el proyecto empresarial, – flexibilidad, – preferencia por la capacidad de generar influencia en lugar de poder – visión a largo plazo, – humanidad; deseo de evolucionar junto y al lado del hombre, – visualización de oportunidades ante conflictos y problemas, – creatividad, – concienciación por el planeta, – responsabilidad y compromiso. 123
  • 124. Junto con otras participantes, tuve el placer de compartir mi experiencia empresarial en unas jornadas de “Mujer y mundo empresarial”. En el turno de comentarios y preguntas un caballero del público quiso hacernos saber que “ nuestra forma de hacer” era , sin duda, diferente a la de los hombres por la forma en que habíamos expuesto nuestras propias experiencias. Formas de hacer distintas...... hasta en ese detalle.” Bibliografía .- El problema de género en las estructuras empresariales del sXXI Rosa M. Glez. Tirados Actividad Emprendedora de las Mujeres en España 2012 Fundación Universidad Empresa Cadiz Alicia Coduras Martínez - Carmen Camelo Ordaz 124
  • 125. 125
  • 126. Datos y análisis estadísticos * El Observatorio de Igualdad en cifras Datos y cifras de interés Ciclos de trabajo/temas abordados 9 Número de sesiones realizadas 27 Componentes de mesas y ponentes 41 Número de personas participantes en los debates 137 Rango de edad personas participantes 18 a 83 años * Perfil de las ponentes situación laboral estudiando 0 trabajando 38 en paro 2 jubilación 1 total 41 126
  • 127. formación básicos 0 medios 1 ciclos formativos 3 universitarios 37 total 41 edad 18-30 5 30-50 22 50-65 13 + 65 1 total 41 área de actividad (*) empresaria 6 empleada 24 docente 4 investigadora 5 parada 2 autónoma 2 política 6 función pública 7 sanitaria 3 sindicalista 3 (*) ponentes cuyo perfil tiene varios de estos rasgos 127
  • 128. en movimientos / AA mujeres 19 culturales 7 discapacidad 2 deportivas 5 derechos HH 2 inmigrantes 4 contra V. de Género 10 APAs 3 LGTB 1 otros intereses lectura 19 fotografía 4 investigación 10 música 8 viajes 18 cine 2 deportes 7 moda 2 voluntariado 10 pintura 1 128
  • 129. * Perfil de las y los participantes mujeres/hombres mujeres 72 hombres 65 total 137 edad 18-30 13 30-50 47 50-65 59 + 65 18 total 137 área de actividad empresa/autónomo 25 cuenta ajena 35 docencia 19 sindicalista 8 función pública 13 área sanitaria 4 en paro 15 jubilación 18 total 137 129
  • 130. * Reflexiones Partimos de la premisa de que la temática de igualdad no es asunto exclusivo de las mujeres, sino que por el contrario, se trata de una materia que incumbe directamente a los hombres en su camino hacia la democracia real y la justicia. De esta forma, consideramos que la perspectiva de género en pro de la consecución de la igualdad real debe, a partir de este momento, impregnar de forma transversal toda acción, propuesta, planificación política y organizativa, etc. que desarrollemos tanto desde el ámbito del partido como en aquellos casos en los que se ostente la responsabilidad la gestión pública. Si a lo largo de estas últimas décadas los avances han sido muchos, continúan siendo también muchas las resistencias y los retos pendientes, particularmente en un momento en el que, con un gobierno claramente conservador, rebrotan visiones de una sociedad organizada en torno a criterios patriarcales que dificultan la incorporación de las mujeres a la vida pública, anulan su derecho a tomar decisiones sobre su cuerpo y su maternidad, y propician el retorno de ésta al ámbito del hogar ocupando las funciones de cuidadora de menores y dependientes. Para evitar estos retrocesos, es necesario tratar transversalmente la perspectiva de género en el planteamiento de una agenda política pro- activa en la defensa de las posiciones conseguidas en materia de igualdad, haciendo hincapié en ello como seña de identidad de un proyecto progresista que plantea un modelo de bienestar social y crecimiento económico construido por y para las personas. Sin este compromiso pro-activo en cuestión de género no es posible una sociedad justa y equilibrada; al contrario, la quiebra de derechos, el avance 130
  • 131. en desigualdades e injusticias, el empobrecimiento de los proyectos vitales de la ciudadanía avanzará de forma exponencial, destruyendo todo el esfuerzo realizado por miles de compañeras y compañeros a lo largo tantos años de luchas socialistas, quebrando tantos anhelos e ilusiones. Hemos sido capaces de dotar a la sociedad de marcos legislativos en favor de las premisas de igualdad entre los seres humanos: “Ley para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres”, “Ley sobre salud sexual y reproducti- va” “Ley sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo”, ..... poseemos herramientas legales que permiten la consecución de la igualdad de la ciudadanía tanto en el mundo laboral, personal, sanitario, familiar, social, etc. Aún así, los avances reales en este sentido son todavía escasos y, para mayor frustración de las personas progresistas, estos logros actualmente se encuentran en altísimo riesgo a causa de estas políticas neoliberales que laminan los derechos de las mujeres, e intentan disponer de su cuerpo y de su vida. Es preciso incorporar la perspectiva de género en la totalidad de los procesos asistenciales, y garantizar la atención ginecológica a lo largo de toda la vida de la mujer, la prevención del cáncer de mama y útero, la posibilidad de ejercer su derecho a una interrupción voluntaria de embarazo o de una reproducción asistida e incorporar los anticonceptivos de última generación a la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud. Es necesario introducir la visión de género en las políticas de empleo y en la negociación colectiva y será a través de nuestra actividad sindical, como trabajadoras y trabajadores de los distintos ámbitos de la sociedad, donde abogaremos para que todas y cada una de las propuestas de negociación cumplan con este planteamiento. De igual forma será el tratamiento que adoptaremos en cuestiones de inmigración, poniendo en valor la profunda riqueza que las trabajadoras de otros países pueden aportar al sistema laboral de nuestra nación, así como la garantía de integración social que dicha incorporación supone para la sociedad española, promoviendo también el empoderamiento de estas mujeres y mostrándoles pautas de conducta no conocidas por ellas en sus países de origen. 131
  • 132. Las discapacitadas (física o psíquicas) son mujeres y por ello deben gozar de iguales derechos (educación, trabajo, independencia para decidir por sí mismas, a tener vida sexual activa, y familiar, a la libre circulación por nuestras ciudades y acceso a todos sus edificio, instalaciones y rincones) que cualquiera de sus conciudadanos, si bien es cierto que para alcanzar estos derechos al mismo nivel, dado la situación actual en la cual nos encontramos, será precios reforzar políticas de apoyo y ayudas capaces de garantizar con ello sus derechos y el pleno desarrollo de su vida. En lo que respecta al empleo, el resultado de la última reforma laboral, el desempleo femenino se ha incrementado con motivo de la implantación, también en este ámbito, de medidas neoliberales que desarrollan el concepto de que el trabajo de la mujer es un complemento de los recursos del hogar, fomentando en este período de paro su retorno a casa para realizar el cuidado de la prole y las personas dependientes a tiempo total. El fortalecimiento de los poderes empresariales impide el ejercicio de los derechos de conciliación de la vida laboral, personal y familiar, y perpetúa (a la vez que recrudece) el enfoque de que la conciliación familiar/laboral es tarea femenina y a nosotras compete. Por ello, el compromiso de las y los progresistas debe partir de premisas como: igualdad oportunidades en el acceso al trabajo; a igual trabajo y formación, igual salario; el fomento de la conciliación familiar/laboral ejercida por los hombres; políticas activas para el equilibrio de género en los órganos de dirección de empresas y otras entidades (judicatura, universidad, sindicatos, Academias, etc.) Bajo esta reflexión resulta imprescindible la puesta en práctica y fomento de políticas sociales, laborales y empresariales que rompan con la brecha de género existente en el mundo del trabajo. Resulta imprescindible la dotación de servicios educativos públicos, universales y gratuitos – incluyendo todo el material escolar necesario – 132
  • 133. hasta los 16 años – teniendo como objetivo la ampliación de esta edad –, incluyendo edades tempranas (desde 0 a 3 años), bajo el concepto de coeducación, entendiendo ésta como la formación transversal que trata las diferencias sociales y sexuales entre grupos en función al género, incorpora faceta de diversidad cultural. Actualmente, existiendo conciertos educativos con colegios confesionales de la Iglesia Católica, deberá tenerse especial cuidado y seguimiento de éstos para que en ellos no se menoscaben los derechos civiles de los cuales se ha dotado la sociedad democrática española, desligando en las aulas las premisas morales que esta religión establece para sus practicantes de los derechos democráticos: divorcio, IVE, matrimonio entre personas del mismo sexo, la igualdad efectiva de trato entre mujeres y hombres, etc. Una sociedad justa y democrática debe luchar con todos sus medios para erradicar de su seno toda Violencia de Género, para lo cual debe dotarse de los recursos económicos y humanos necesarios para ejercer el amparo de la mujer maltratada y de sus hijas e hijos, tanto desde el aspecto económico, como asistencial, creando una red consolidada de servicios de información, asesoramiento, acompañamiento y acogida para ellas y su prole, en especial servicios de atención psicológica tendentes a que logren su empoderamiento personal y minimicen las recaídas y retornos de estas mujeres maltratadas (física o psíquicamente) con sus maltratadores. No puedo dejar de expresar nuestra más sincera gratitud a todas las mujeres que desde distintos ámbitos de la sociedad, desde la diversidad profesional, mujeres con diferentes sensibilidades culturales, ideológicas y sociales, han aceptado nuestra invitación y, a través de su participación de forma desinteresada como ponentes o participantes en las mesas de trabajo, han dado voz al sinfín de las distintas realidades que vive la mujer de nuestros días, teniendo que resaltar tanto su generosidad expresada en múltiples detalles, como el interés que siempre han manifestado por nuestra propuesta de colaboración. Amigas: Consuelo Bautista Loreto Silvoso Ana Sanmartin Mariam Ferreiro Macu Acuña Marisol Ínsua 133
  • 134. Adela Poisa Dolores Portela Irene Calvo Magdalena Barreiro Lorena Pérez D. Irene Martínez Luz López Pérez Mónica Reinaldo Helena Gómez Ana Sánchez Bello Gloria Vázquez Mar Martín Isabel Bravo Antía Díaz Mieves Abarca Paloma Rodríguez Yolanda Loureiro Begoña Riveira Carmen Paredes Julia Conde Diana Durán Érika Carballo Elena Maison Mª José Mosquera Pilar Neira Bárbara G. Vilariño Paula Curto Lis Fanco Carla Reyes Pilar Casals Esther Vázquez Fátima Carmena Ana I. Ulloa Pilar Ruíz Angeles Santos ¡¡Muchísimas gracias!! Olga Patiño Doval Coordinadora de Observatorio Igualdad 134
  • 135. AGRUPACIÓN SOCIALISTA CORUÑESA Zalaeta 20 bajo 15.002 A Coruña Tfno.: 981 226 601 observatorioigualdad@agrupacionsocialistacoruñesa.es 135