Lo que es el evangelio

  • 1,034 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
1,034
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3

Actions

Shares
Downloads
90
Comments
0
Likes
1

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide
  • Romanos 4

Transcript

  • 1. Un estudio que todo cristiano debe acatar de coraz ón EL GLORIOSO EVANGELIO Por Les Thompson, profesor de LOGOI, Inc.
  • 2. Lo que es el “evangelio”
    • La palabra “evangelio” quiere decir “buenas nuevas”.
    • Se reduce a este anuncio b íblico:
    • “ A Cristo, que no conoció pecado, Dios le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en Él ”
    • 2 Corintios 5.21 (V éase también a Juan 3:16 .)
  • 3. ¿Por qu é necesitamos el evangelio?
    • La Biblia nos indica que estamos todos tan manchados por el pecado, tan perdidos, tan culpables ante Dios, que no hay manera de poder salvarnos a nosotros mismos .
  • 4. Por tanto, Dios tuvo que intervenir: C risto, el Hijo de Dios, hizo lo que no é ramos capaces de hacer .
    • Vino del cielo, se hizo hombre y, en perfecta obediencia, aquí en la tierra vivió por ti y por mí el tipo de vida que t ú y yo le debíamos al Padre.
    • Como perfecto DIOS y perfecto HOMBRE, Jesucristo, tomó en la cruz el castigo que nosotros merecíamos, para que en justicia el Santo Dios pudiera perdonarnos.
    • Cristo Jesús resucitó de los muertos, prueba de que la vida que él nos ha dado resultará también en nuestra resurrección, y que con él viviremos para siempre.
  • 5. Tito 3:5-6
    • Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación del Esp í ritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador.
  • 6.
    • POR UN LADO
    • JESUCRISTO
    • POR EL OTRO JESUCRISTO
    asume nuestra culpa y muere en nuestro lugar Dios imputa sobre Él el castigo que t ú y yo merecíamos. Nos imparte su pureza y perfecta santidad Dios nos imputa la perfección de Cristo y nos ve sin mancha. ¡ CU Á N GRANDE ES NUESTRO SALVADOR ! LA DOCTRINA DE LA SALVACI ÓN TIENE DOS POLOS Ro 4:3, 5, 6, 9, 21-24 (“contado”, “atribuido”, e “imputado” = beneficios declarativos de Dios)
  • 7. Con Cristo estoy juntamente crucificado… Ga 2:20 Cuando Cristo murió en la cruz, yo —por fe en É l— llegué a ser partícipe de su muerte. É l murió por mis pecados; yo —en É l— también morí a mis pecados. Porque por cuanto É l murió, murió al pecado de una vez para siempre; pero en cuanto vive, vive para Dios. Así también vosotros, consideraos muertos para el pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús (Ro 6:10-11) . T O D O L O H A C E C R I S T O P O R M I
  • 8. Pablo nos dice: A un estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)… su gracia (Efesios 2:5-7). Es importante reconocer cómo la Biblia define nuestra condición sin Cristo.
  • 9. 1. Est ábamos “muertos en pecados…” ACLARACIONES ¿Qu é puede hacer un muerto? No se puede mover, no tiene la habilidad para estrechar la mano para que alguien le levante. Est á sin vida. No tiene capacidad para hacer nada. Pero…
  • 10. 2. Jesucristo “ nos dio vida…” Es decir, a los que est án muertos en sus pecados, sin el poder de actuar por sí mismos, Dios les da el toque de vida. Parecido al hombre que Dios formó en el huerto de Edén: “sopló en su nariz aliento de vida”. De forma parecida Dios le da al pecador “vida”, la habilidad para responder a su oferta de salvación.
  • 11. 3. “Por gracia sois salvos…” Por estar muertos a Dios a cuenta de nuestros pecados, no pod íamos hacer nada para que Dios nos aceptase y perdonase. Como que estábamos muertos, Dios en su misericordia nos da un toque de vida para que podamos responder a su invitación de aceptar a Cristo. Y todo esto nos viene por su gracia, un regalo por parte de Dios que de ninguna manera merecíamos. Entonces…
  • 12. Cuando recibo a Cristo, el perdón no me viene por algo que haya hecho, sino por lo que hizo Cristo por mí.
    • NO ME PERDONA
    • p orque tengo mucha fe
    • ni por mi arrepentimiento
    • ni porque levanté la mano
    • ni porque fui al frente
    • DIOS ME PERDONA POR LO QUE CRISTO HIZO A MI FAVOR
    Cuando Dios me ve en Cristo, me ve limpio, sin mancha. No es mi perfección la que Dios ve, sino la perfección de Cristo. Él me cubre con su sangre. AHORA SOY un hijo adoptado y perdonado, a la vez que sigo siendo hombre , con la naturaleza adánica (que cometo pecados) . PERO AHORA SOY UNA NUEVA CRIATURA EN CRISTO Gál. 2.20
  • 13. Por su gracia, É l quita mi corazón inclinado al mal y me da un nuevo corazón inclinado a amarle y obedecerle S i alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, todas son hechas nuevas (2 Cor 5:17). … Ezequiel 36:26
  • 14. Nuestra falta de entendimiento
    • Necesitamos escuchar el mensaje bíblico cuidadosamente.
    • Este nos aclara que nuestra tendencia no es tanto una falta de obediencia a Dios, sino la tendencia de siempre querer salvarnos a nosotros mismos por las cosas buenas que hacemos .
  • 15. Entre todas las religiones el evangelio es único
    • Nos enseña que no nos podemos mejorar por hacer lo correcto, ni salvarnos por medio de una fe que fabricamos para creer en Dios.
    • El evangelio significa las “buenas nuevas” que Cristo en la cruz cargó la pena total por nuestros pecados; por tanto, cuando ponemos nuestra confianza total en lo que él hizo por nosotros, Dios nos perdona y nos da vida eterna. podemos añadir.
  • 16. La fe que salva
    • es la fe que sólo mira a Jesucristo y confía en el hecho que él tomó nuestro castigo cuando murió en la cruz.
    • Tal fe no tratar de ganarse la salvación, puesto que no habría manera humana de hacerlo.
    • Tal fe reconoce que la salvación es el regalo maravilloso y libre que Dios nos da, puesto que Jesucristo con su vida y sangre pagó todo lo que debíamos a Dios. Él lo hizo todo; por tanto, yo no puedo contribuir nada.
  • 17. El evangelio nos transforma
    • Es el poder de Cristo que nos cambia, y que nos transforma.
    • No es algo que necesitamos sólo en una ocasión, sino que es el poder de Dios que nos sigue asistiendo cada día en cada paso de nuestro crecimiento en Cristo.
    1.
  • 18.
    • Mientras más entendemos el evangelio, más entenderemos nuestra pecaminosidad y nuestra perpetua necesidad del poder de Cristo. Sólo con Su divino poder podemos vivir una vida que le agrada a Dios.
    • El Espíritu Santo, es el agente especial de Cristo, quién hace ese poder efectivo en nuestras vidas cada momento de la vida.
  • 19. El evangelio nos libera
    • El evangelio es el mensaje de liberación de la penalidad del pecado en Jesucristo (por su sangre hemos sido perdonados).
    • Y ahora es el mismo Salvador que nos libera de la esclavitud del pecado (las cosas que antes y que posiblemente ahora nos siguen dominando).
    2.
  • 20.
    • Nos libera de nuestros deseos ego í stas, para ahora desear agradar a Dios y ayudar a la humanidad.
    • Ahora el evangelio nos hace ver que servir a Cristo es un placer, no un mero deber; y obedecer su ley es un gozo en lugar de una carga.
  • 21. El evangelio nos santifica
    • Nos llama a vivir vidas que agradan a Dios; nos llama a la santidad.
    • La santidad no es algo que logramos por nuestro esfuerzo; es por medio del evangelio, es decir, fe en la obra que Cristo sigue haciendo en nosotros, cambiándonos y transformándonos son su poder.
    3.
  • 22.
    • El evangelio cambia todo: nuestras relaciones, nuestros í ntimos problemas de orgullo, o falta de estima propia, aun nuestra hipocresía.
    • El evangelio nos ayuda en nuestras relaciones con otros: maneras en que ayudamos y aceptamos a los demás.
  • 23. El evangelio nos une
    • Somos hijos de Dios, y como tal, pertenecemos a una sola familia —la iglesia que es su cuerpo. No vivimos vidas ni privadas, ni aisladas en una sóla congregación.
    • El evangelio nos enseña que pertenecemos al “cuerpo de Cristo”, y ese cuerpo tiene muchos miembros por todas partes del mundo —un pueblo santo al que estamos unidos por toda la eternidad.
    4.
  • 24.
    • Por el poder del evangelio esta comunidad que confiesa a Cristo se ayuda mutuamente, se animan a vivir en santidad, se estimulan a vivir vidas útiles, y se ayudan material y espiritualmente.
  • 25. El evangelio conduce a la verdadera adoración
    • Somos una comunidad de adoradores. Nuestros labios se unen en una gran doxología a Dios por Jesucristo.
    • Esto quiere decir que la adoración está centrada en Dios, no en nosotros. Le adoramos por lo que Él es, y lo que Él ha hecho por nosotros en Cristo.
    5.
  • 26.
    • Y esa adoración la hacemos de tal forma que nuestros vecinos y nuestros hijos la entienden en su sentido más profundo, de modo que aprenden también a adorarle y a seguirle.
  • 27. El evangelio nos lleva a la oración
    • El evangelio nos enseña cómo es Dios, y cuánto nos ama. Nos enseña nuestra relación de Padre a hijo, y que Él quiere comunicarse con nosotros.
    • Es por la oración que admitimos nuestras limitaciones y la inhabilidad para cambiar las cosas, o cambiarnos a nosotros mismos .
    6.
  • 28.
    • Es por la oración que mostramos nuestra confianza y dependencia total en el todopoderoso Dios que nos ama.
    • Cuando no oramos, en lugar de confiar en Dios, confiamos en nuestras propias habilidades...y tal confianza falsa nos lleva al fracaso.
  • 29. El evangelio nos da nuestra misión
    •  Al comprender nuestra misión, entendemos que tenemos un gran deber hacia los que no conocen a Cristo.
    •  Nos dedicamos a llevarles a ellos el bendito evangelio.
     Al conocer el evangelio y darnos cuenta de todo lo que Jesucristo ha hecho por nosotros, comenzamos a ver la necesidad de parientes, vecinos, y del mundo entero. 7.
  • 30. FIN DE LA CLASE