Presentación "Crisis Constitucional"-Jesús Ortega Weffe
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Presentación "Crisis Constitucional"-Jesús Ortega Weffe

on

  • 433 views

 

Statistics

Views

Total Views
433
Slideshare-icon Views on SlideShare
426
Embed Views
7

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

1 Embed 7

https://twitter.com 7

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Presentación "Crisis Constitucional"-Jesús Ortega Weffe Presentación "Crisis Constitucional"-Jesús Ortega Weffe Presentation Transcript

    •  La interpretación: Mecanismo o proceso para identificar el sentido y alcance de una norma. Es decir, parte de una norma existente. La integración: Provee la asignación de una consecuencia jurídica a una situación de hecho, frente a la cual existe, prima facie, una ausencia regulativa intrasistémica; es decir: una “laguna”. Requisitos:a) Hay un hecho no regulado jurídicamente.b) Se considera que ese hecho debe estar regulado.
    • Ahora bien, se le llama “integración”, porque no se puede asignarcualquier consecuencia jurídica al hecho no regulado, sino aquéllaque es posible extraer del propio sistema jurídico, quedandoentonces “integrada” a él la nueva norma construida, a la cual se leconsidera, así, adscripta al sistema. En el caso de los DerechosFundamentales, se le conoce como norma iusfundamental adscripta.De esta forma, entonces, se asegura la integridad del Derecho (elDerecho es pleno, completo).Los instrumentos de integración son: la analogía, los principiosgenerales y la equidad. En realidad, la analogía es una derivaciónde la aplicación de los principios del ordenamiento. Para que seaválida es necesario que: A) Exista una similitud esencial entre unhecho normado y el que no se encuentra regulado; B) Exista elreconocimiento teleológico (el fin de la norma) de que siendoambos semejantes, deben ser regulados semejantemente.
    • La interpretación, por su parte, es un acto de conocimiento complejo; se puedenidentificar los pasos más importantes de ese proceso así: 1. Localizar la norma aplicable; 2. Fijar el sentido único de tal norma (en el supuesto de que lo posea); o, en sus casos, 3. Fijar el marco de posibles sentidos que la norma admita; y 4. Analizar los títulos de cada uno de los sentidos posibles que la norma aplicable admita, por medio de ponderar y combinar los resultados que se obtengan en el uso o empleo combinado de los llamados métodos de interpretación.Existen cuatro métodos clásicos de aproximación a la norma –y específicamentea la norma constitucional- para desentrañar su significado; estos son:(1) Gramatical, (2) histórico, (3) sistemático y (4) “finalista” o teleológico.Ellos, si bien son siempre el punto de partida en esta tarea, no son hoydía, digamos, exclusivos.
    • Existen también nuevos métodos que han ido incorporándose al arsenal del intérprete, y se reconoce –casi unánimemente- como válida en esta tarea, la ponderación de los principios constitucionales, los cuales se admite informan la interpretación constitucional. Respeto del esquema deEntre ellos citemos, para nuestro caso concreto: estructuras de poder y de distribución de funciones y 1) El principio de la “corrección funcional”  tareas entre órganos y entes públicos que consagra la Constitución, en la medida que el caso lo permita. Ubicación de un medio idóneo, necesario 2) El método de razonabilidad  y de menor costo individual y social 3) (Como guía, NO aplicable a la interpretación jurídica) El principio de parsimonia o “navaja de Ockham”  “En igualdad de condiciones, mejor la solución más simple (suele ser la correcta)”
    • Dicho lo anterior, identifiquemos la norma aplicable y veamos las distintas interpretaciones que sele han dado, excluyendo a la contenida en la Sentencia N° 2 de la SC-TSJ, del 09/01/2013:◊ El artículo 233 constitucional.«Artículo 233. Serán faltas absolutas del Presidente o Presidenta de la República: su muerte, su renuncia, o su destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, su incapacidad física o se produzca la falta absoluta una junta médica designada por el “Cuando mental permanente certificada por del Presidente electo o Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional, el abandono del cargo, Presidenta electa antes de tomar posesión, se procederá a una declarado como tal por la Asamblea Nacional, así como la revocación popular de su mandato.Cuando se produzca la faltauniversal, directa y secreta Presidenta electa antes de tomar nueva elección absoluta del Presidente electo o dentro de los treinta posesión,días consecutivos siguientes. universal, directa y secreta dentro de los treinta días se procederá a una nueva elección Mientras se elige y toma posesión el consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el se encargará de la de la nuevo Presidente o la nueva Presidenta, Presidente o Presidenta Asamblea Nacional. Presidencia de la República el Presidente o Presidenta de laSi la falta absoluta del Presidente o Presidenta de la República se produce durante los primeros Asamblea Nacional”. cuatro años del período constitucional, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Vicepresidente Ejecutivo o la Vicepresidenta Ejecutiva.En los casos anteriores, el nuevo Presidente o Presidenta completará el período constitucional correspondiente.Si la falta absoluta se produce durante los últimos dos años del período constitucional, el Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva asumirá la Presidencia de la República hasta completar dicho período».
    • A modo de preámbulo orientador, atendamos de una vez almétodo finalista o teleológico respecto de todo el artículotranscrito, vale decir, identifiquemos el bien jurídico que pretendepreservar y la situación que pretende evitar, los cuales no sólo sonla ratio iuris, sino que también proveen el telos normativo, el finque busca la norma.Pareciera obvio que el bien jurídico que ella busca preservar es lagobernabilidad y la situación a evitar es el vacío de poder; lo quenos aporta claramente cuál es el fin perseguido por la norma enanálisis. Por lo tanto, la interpretación que según este métododebe hacerse de la norma en cuestión, debe asegurar la obtenciónde este fin.
    • El artículosóloconstitucionalexcepcionales no son –en principio- la falta No 233 las normas establece una norma general respecto deabsoluta del Presidenteser aplicadas analógicamente, sino el caso del susceptibles de en ejercicio; y hace una excepción en quePresidente electo. también: Un hecho no regulado pero que guarde semejanzaEn nuestro criterio, este artículo no formula en este aspecto una normageneral y una excepción, sino que, además de definir las causales de falta esencial con el regulado por la norma de excepción, noabsoluta del Presidente de la República, contiene tres normas puede ser subsumido en una norma adscripta derivadaperfectamente diferenciadas recogidas respectivamente en sendos de la regulación general; y viceversa.enunciados normativos; cada una de las cuales rige una situación dehecho específica y también distinta de las demás. A saber:1) Falta absoluta del Presidente electo; es decir, antes de tomar posesión.2) Falta absoluta del Presidente en funciones dentro de los primeros 4 años de su período.3) Falta absoluta del Presidente en funciones en los últimos 2 años de su período.
    • Tal vez haya influido en la anterior concepción (regla general –excepción) el hecho de que, en este caso, coinciden las figuras delPresidente en ejercicio para el período 2007-2013, y del Presidente electopara el período 2013-2019, en una misma persona natural.Ello, no obstante, no varía en nada el hecho de que las situacionesjurídicas son distintas y el rol de esta persona natural específica en cadauna de ellas, es igualmente distinto.El primer aparte del artículo 233 constitucional, antes transcrito, nohace ninguna diferenciación entre las distintas posibilidades que,respecto de la persona natural de que se trate, podrían configurarseacerca de ostentar la cualidad de ser Presidente electo [básicamente: (a)ser electo por primera vez; o (b) ser reelecto]; tampoco lo hace ningunaotra disposición constitucional. Por lo tanto, con arreglo al conocidoprincipio de interpretación que postula que «donde no distingue laConstitución, no puede distinguir el intérprete», no nos cabe lamenor duda de que es éste que señalamos, el curso de aproximacióncorrecto a la norma.
    • La interpretación debe atender al caso concreto, peroEn otras palabras: la cualidadpartir el constituyente regló -con toda también establecer, a que de él, una consecuencia jurídica idénticamente aplicable a los casos jurídicamentesapiencia- es la del género (próximo), es decir, la de Presidente idénticos; en atención al principio de igual tratamiento.electo. Resulta obvio que uno reelecto, para serlo, debe reunir lamisma condición anterior de ser electo. Por lo tanto, desde elpunto de vista de nuestra Constitución, es exactamente el mismoPor lo tanto,u otra circunstancia,que lleguemosTexto sóloaplicablecaso en una la interpretación a puesto que el debe ser se refieretantocualidad que que la circunstancia de ser Presidente electoellaa la en el caso de envuelve a ambas situaciones fácticas y a serefiera a una persona de consecuencias jurídicas; idénticas, en unoasigna la generación que ya es Presidente en ejercicio (reelecto); oque locaso, por no hacer vez; o, simplemente, que lo sea sin sery otro sea por primera distinción alguna entre ellos.simultáneamente Presidente en ejercicio. Por ello, haremosnuestro análisis como si se tratara de personas naturales distintas,en el entendido que de todas maneras estaremos cubriendotambién la otra posibilidad.
    • Una vez que se produce en la práctica un hecho que implique laimposibilidad de ejercicio del mandato por parte del Presidenteelecto, el dispositivo constitucional del primer aparte del artículo233 constitucional, se activa inmediatamente.Se parte aquí desde una perspectiva puramente fáctica parainterpretar el supuesto de hecho regulado por la norma aplicable.En nuestro criterio, el supuesto de hecho que ella disciplinarequiere, además de la consideración fáctica en sí misma, unacategorización jurídica. Sobre esto hablaremos más adelante.Veamos aquí las “disfuncionalidades” sistemáticas que estainterpretación genera.
    • 1) Establecería un supuesto de terminación del desempeño de susfunciones al Presidente enlaejercicio, tercer un hecho que le sería Esto dejaría sin sentido norma del por aparte del mismoabsolutamente independiente. constitucional: Artículo 2332) “En los casos anteriores [i. e. (1) desde el punto de vista fáctico, que Sería perfectamente posible, falta absoluta del Presidente electo; ytuviéramos un nuevoPresidente en ejercicio en espera del4comienzo (2) falta absoluta del Presidente electo a la los primeros años deldeperíodo] el nuevo Presidente o Presidenta [es decir, quien surja su propio período constitucional. electo(a) en las nuevas elecciones] completará el período constitucional3) correspondiente”. nuevo Presidente electo no ocurre antes del 10 Si la elección delde enero del año correspondiente; entonces asistiríamos, en lapráctica, a un acortamiento del período presidencial en cursopara el momento en que se produjera es de seis años. El Presidente o «Artículo 230. El período presidencial la falta absoluta del Presidente Presidenta de la República puede ser reelegido o reelegida».electo, extendiéndose el mandato del Presidente de la AsambleaNacional devenido Jefe del Ejecutivo, desde parte de ese período,hasta parte del nuevo.
    • El primer aparte del artículo 233 constitucional se basta a sí mismoy no requiere de integración jurídica alguna: toda falta delPresidente electo el 10 de enero del primer año del períodopresidencial correspondiente, es falta absoluta y por tanto, operael dispositivo constitucional para este caso.No le son aplicables a este supuesto las previsiones delencabezamiento del mismo artículo, ni mucho menos las delartículo 234, eiusdem, sobre las faltas temporales, las cuales, enambos casos, se refieren al Presidente en ejercicio.Tiene una estimable carga de argumentación: si la Constituciónsólo regla este supuesto, entonces es que pretendió que ningúnotro fuera normado y sólo éste operara. Es universal, para todafalta, puesto que nada estableció la Carta Magna en contrario.
    • Sin embargo, choca con el método de razonabilidad antesexpuesto, en relación con el derecho al sufragio pasivo delPresidente electo, en virtud POLÍTICA DEéste tiene derecho a ser CONSTITUCIÓN del cual COLOMBIAelegido y ejercer las funciones con que lo invista la voluntadpopular, derechoTodo ciudadano tiene derecho a participar enforma “Artículo 40. que sólo puede ser limitado en una laidónea, necesaria ejercicio y control del poder político. Para hacer – conformación, y que represente una adecuada relación costo efectivo este derecho puede:beneficio en la obtención del fin de la norma (asegurar lagobernabilidad). 1. Elegir y ser elegido...”Entre nosotros, ese derecho se encuentra consagrado en losartículos 42, 63, 65 y 67 del Texto Fundamental, aunque no seexpresa tan claramente como lo hace, por ejemplo, el numeral1, del artículo 40 de la Constitución Política de Colombia:
    • 1) Las faltas absolutas del Presidente electo de que trata el primeraparte del artículo 233 constitucional, no se configuran por la solaconsideración de su situación personal, sino que es necesario queconcurran las otras circunstancias a las que el ordenamientoconstitucional les asigna la generación de efectos jurídicos en estamateria. En este sentido, sólo cuando se concrete esta conjunciónes posible que entre a regir el derecho constitucional en este puntoespecífico, aunque la situación de que se trate convoque a laregulación de otras Ramas del Derecho. Es decir, se trata de unsupuesto de hecho complejo.2) Estas circunstancias concomitantes son: A) El arribo del 10 deenero del primer año del período; B) La solemnidad de lajuramentación a objeto de la toma de posesión ante la Asambleanacional, o en su defecto el Tribunal Supremo de Justicia.
    • El entrecomillado se justifica porque el Presidente electo no se encuentra aún a cargo de ninguna función de Estado o de gobierno que permita decir que su ausencia sea una “falta”. Sin embargo, sí está llamado a cumplir con una función institucional: la de juramentarse para tomar3) posesión, solemnidad que tiene la de evitar un vacío de poder es la Esto, porque si la finalidad importancia institucional de demarcar,que informa a la norma en análisis (método teleológico), del en la fecha antedicha, la extinción del período anterior y el comienzo tienesentido considerar que este vacío de poder sólo es que dan que se siguiente. Vale recordar, ante otras interpretaciones posible porconcrete a partir delen cursoenero del añolacorrespondiente. Por lo terminado el período 10 de de extinción en fecha del día anterior, estanto, la 09 de enero del añodel Presidente electo” que surte efectos decir, el “falta absoluta correspondiente, que el lapso en comento se cuenta en años; y, por tanto, expira en el mismo día del año delconstitucionales, término (Artículo 42 LOPA). Por eso la ausencia del cumplimiento del bajo esta óptica, es su imposibilidadpermanente (o,tiene menos, jurídico-constitucional ese día. Presidente electo al relevancia por un tiempo razonablementelargo) de del cumplimiento de una función institucional por parte de un El hecho asumir el periodo presidencial para cuyo ejerciciohaciudadano no investido de autoridad alguna, no espopular;novedad sido encomendado por la voluntad ninguna el cualcomienzaes lo que hacemosdel año correspondienteyyque lleva a jurídica: el 10 de enero todos al votar, por ejemplo, no antes. algunos ordenamientos constitucionales a hacer el voto obligatorio.4) Por aplicación del método de razonabilidad, antes explicado, es Asimismo, si es posible hablar de “faltas temporales” en este caso, esnecesario atender a laestablecer un criterio diferenciador de las “faltassea necesario , entonces, eventualidad de que tal imposibilidad nipermanente, ni porllega por integración jurídica en ambosdebe admitirse absolutas”; a ello se largo tiempo; en consecuencia casos.la existencia de “faltas temporales” del Presidente electo.
    • 5) Respecto de las faltas absolutas, es necesario hacer una integraciónpor analogía desde lo previsto por el primer aparte del artículo 233constitucional para el Presidente en ejercicio. Así, tenemos que ellasserían: “...su muerte, su renuncia, o su destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, su incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional, el abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional, así como la revocación popular de su mandato”.No aplican la revocación del mandato ni la destitución (aunque pudieraanalogarse la captura in fraganti en la comisión de un delito grave queapareje pena accesoria de inhabilitación política). En nuestra opinión síes configurable el abandono del cargo si la ausencia a la toma deposesión no es justificada. La muerte, la renuncia y la certificación deincapacidad física o mental permanente, sí aplican.
    • 6) Respecto de las faltas temporales, la integración por analogía se hace desde loprevisto por el artículo 234 constitucional para el Presidente en ejercicio. Así,tenemos que la citada disposición consagra: «Artículo 234. Las faltas temporales del Presidente o Presidenta de la República serán suplidas por el Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva hasta por noventa días, prorrogables por decisión de la Asamblea Nacional por noventa días más. Si una falta temporal se prolonga por más de noventa días consecutivos, la Asamblea Nacional decidirá por mayoría de sus integrantes si debe considerarse que hay falta absoluta».Como en nuestra interpretación, llegado el 10 de enero del año correspondiente,junto con el período que venía curso, también expira la designación delVicepresidente por el Presidente anterior, el llamado a suplir esta falta temporalsería el Presidente de la Asamblea Nacional a quien la Constitución sí previóque podía asumir esta tarea en caso de la falta absoluta. Por tratarse de unanorma adscripta construida a partir de más de una norma, estamos frente a unaanalogía iuris y no una analogía legis, como sí era en el caso de las faltasabsolutas.
    • Con esta interpretación ya no tendríamos las “disfuncionalidades”sistemáticas antes citadas. Súbitamente, todo “cuadra”:1) El período presidencial en curso culmina en sus seis años sin que seproduzca para quien lo ejerce su terminación anticipada, por causa distintade las previstas por el encabezamiento del artículo 233 constitucional;2) Tampoco habría posibilidad de que se verificara el acortamiento delperíodo, en contradicción con artículo 230 eiusdem; e, igualmente,3) El Presidente de la Asamblea se encargaría a partir de ese 10 de enero yrealizada la elección del nuevo Presidente, en caso de falta absoluta, oregresado que fuere el Presidente electo, en caso de falta temporal, éste sejuramentaría y completaría el período correspondiente, de conformidad conlo previsto por el tercer aparte del artículo 233 constitucional.Por lo tanto, aunado a evitar el vacío de poder, telos perfectamenteidentificable de la norma en comento, esta interpretación satisface tambiénlas exigencias del método sistemático.
    • Asimismo, nos parece ésta la solución más simple (principio de parsimonia) y,además, cuenta con una carga de argumentación superior al incorporar a sufavor los enunciados normativos del tercer aparte del propio artículo 233 y delartículo 230 constitucionales; y, también, la orientación sistemática delencabezamiento del citado artículo 233 constitucional, en el caso de las faltasabsolutas.Por otro lado, igualmente cumple con el principio de “corrección funcional”antes citado ya que sólo a falta de la correspondiente autoridadválidamente en ejercicio del Poder Ejecutivo, es convocado, en obsequiode la gobernabilidad, un personero del Poder Legislativo a ejercer aquél;y nos parece que aporta una vía razonable de ejecución de la norma en análisis(método de razonabilidad), no sólo desde la sistemática constitucional, sinotambién desde la previsible afectación de la sociedad (cualquiera, en cualquiermomento histórico) por una circunstancia como la que se comenta; la cual esotra arista (el contexto socio-político), insistimos, que siempre debe ponderar elintérprete constitucional.; e, igualmente, desde la óptica de los derechosfundamentales del Presidente electo.
    • 1) Lapso para las nuevas elecciones en caso de falta absoluta. LaConstitución usa el verbo “proceder”, el DRAE tiene una acepción (9°) enel sentido de “iniciar un procedimiento” pero se refiere a unosancionatorio; en cambio, tiene otra (6°) referida a “poner en ejecución”,cuyo ejemplo es precisamente electoral (“Proceder a la elección de Papa).Aunado a eso –y más definitorio- la Sala Constitucional se hapronunciado, en Demanda de Interpretación (lo que hace al criterio,vinculante), al menos en dos oportunidades, estableciendo que laelección debe tener lugar dentro de los treinta días que prevé la norma.2) No se puede juramentar el Presidente electo fuera del territorionacional. No existe la “extraterritorialidad” de las sedes diplomáticas,sino su inviolabilidad. Además, al respecto se encuentra lo establecido enel Artículo 13 de la Carta Magna.
    • 3) El Presidente de la Asamblea Nacional, en nuestro criterio, no puede volver alPoder Legislativo una vez que ha suplido la falta del Presidente electo. Elartículo 191 de la Constitución no admite interpretación: «Artículo 191. Los diputados o diputadas a la Asamblea Nacional no podrán aceptar o ejercer cargos públicos sin perder su investidura, salvo en actividades docentes, académicas, accidentales o asistenciales, siempre que no supongan dedicación exclusiva». (Destacado nuestro).Y, por otro lado, sí se trata de una deliberada diferenciación de la Constitucióncon respecto a lo que ella misma prevé para los funcionarios: «Artículo 148. Nadie podrá desempeñar a la vez más de un destino público remunerado, a menos que se trate de cargos académicos, accidentales, asistenciales o docentes que determine la ley. La aceptación de un segundo destino que no sea de los exceptuados en este artículo, implica la renuncia del primero, salvo cuando se trate de suplentes, mientras no reemplacen definitivamente al principal».