• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Discurso Carolina Abrusci en Homenaje a Rómulo Betancourt
 

Discurso Carolina Abrusci en Homenaje a Rómulo Betancourt

on

  • 847 views

Discurso pronunciado por la Sub Secretaria Juvenil Nacional de AD, Carolina Abrusci, con motivo del 31 aniversario del fallecimiento de RómulO Betancourt. Cementerio del Este-Caracas

Discurso pronunciado por la Sub Secretaria Juvenil Nacional de AD, Carolina Abrusci, con motivo del 31 aniversario del fallecimiento de RómulO Betancourt. Cementerio del Este-Caracas

Statistics

Views

Total Views
847
Views on SlideShare
821
Embed Views
26

Actions

Likes
0
Downloads
2
Comments
0

1 Embed 26

https://twitter.com 26

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Discurso Carolina Abrusci en Homenaje a Rómulo Betancourt Discurso Carolina Abrusci en Homenaje a Rómulo Betancourt Document Transcript

    • Caracas, 28 de Septiembre de 2012 Homenaje a Rómulo Betancourt en el 71 Aniversario de Acción Democrática Discurso pronunciado por Carolina Isabel Abrusci Quijada Sub Secretaria Juvenil Nacional de Acción DemocráticaConciudadanos, compañeros de lucha, compañeros de partido.Una noble emoción me domina en esta conmemoración de la desaparición físicadel padre de la democracia venezolana.Quisiera hablar desde la experiencia del testimonio de mi generación. Unageneración estáviviendo tiempos difíciles, tiempos muy duros para Venezuela. Yprecisamente allí tenemos algo en común con la generación de Rómulo. EseRómulo joven, el Rómulo de la generación del 28, no es más que un ejemplo aseguir y la esperanza y motivación necesaria para tener absoluta certeza de que,con pasión, entereza, fortaleza, compromiso, templanza y garra, sacaremos aVenezuela adelante, tal como lo hizo él junto a los suyos en su momento. Como lodijo en una oportunidad:
    • “la patria no es artificial creación humana, sino producto de la historia en lasucesiva labor de generaciones ligadas por un común destino”.Esta generación no tuvo el privilegio de conocer en persona a Rómulo, perosomos unos grandes privilegiados al recibir su legado y puede tener la certeza deque efectivamente nos liga un común destino. Allí nuestro compromiso partidistapero sobre todo, patriota, para reconstruir ese tesoro del que Betancourt es yserá siempre padre: la democracia venezolana.También quiero referirme al contexto que hoy presenciamos y para ello quierorescatar un documento con fecha 2 de Noviembre de 1956: una Carta deBetancourt a Rafael Caldera. Rómulo describía en breves líneas un mensaje quedebemos dedicarnos hoy en día a nosotros mismos, con el fin de mantener laesperanza que se requiere pero sobre todo, la energía que se amerita. En dichotexto, Betancourt manifestó:“Nunca había caído tan bajo Venezuela como en estos ominosos tiempos. Ni lo deGómez admite comparación con esa orgía de crímenes políticos, persecuciones ala ciudadanía y ausencia total de limpieza en el manejo de los dineros públicos, ysi algo faltare para completar el cuadro de irresponsabilidad administrativa, elpaso ya se dio: la entrega de buena parte de las reservas nacionales de petróleoen condiciones onerosas para Venezuela, sin público debate, sin Congreso idóneoque apruebe esos contratos. Creo que una oportunidad está en perspectiva para
    • ponerle cese a una gestión de gobierno que amenaza a las bases mismas de lanación. Me refiero al proceso electoral anunciado. Creo que (…) ese proceso (…)dependerá de las fuerzas políticas nacionales, de ustedes, (…), de nosotros.”Y efectivamente: el proceso electoral venidero pero sobre todo, el proceso dereconstrucción del país, está en nuestras manos, tal como lo advirtió Rómulo enaquel contexto que pareciera idéntico al de hoy según describe. Entendamos quelos tiempos actuales permiten retomar sus palabras y hacerlas nuestras hoy endía. Y para afianzar ese deber acciondemocratista y patriota que mencionóBetancourt en la carta a Caldera, es útil citar un fragmento de un históricodiscurso que todos conocemos y que tuvo lugar en el año de nuestro nacimiento,1941. Allí, Betancourt desarrolla un preocupante diagnóstico de la Venezuela dela época advirtiendo que:“Ante este panorama desolado, muchos, por egoísmo o cobardía, alzan loshombros, y se limitan a decir:"Este país está perdido".Nosotros, los hombres (y mujeres) de Acción Democrática, comprendemos lospeligros que entraña esa frase. (…) Nosotros, los hombres (y mujeres) de AcciónDemocrática, partido afirmativo y con fe en las reservas de la nacionalidad,decimos que Venezuela no está perdida. Puede salvarse, debe salvarse y se
    • salvará. Su situación difícil será corregida, si en los hombres y en las mujeres deeste país -los que están en el gobierno y los que estamos en la oposición- seafirma el sentido de la responsabilidad hacia la tierra donde nacimos, y nosempeñamos todos en hacerla tramontar la crisis (…) que la agobia, y la ayudamosa salir de ella fortalecida”Con mucha esperanza y fe en el trabajo que estamos haciendo hoy, a 9 días deuna fecha histórica para el país, recuerdo una frase que me da luces paracomprender este proceso que estamos viviendo. Ante un gobierno que atentacontra las libertades y que ha dado un golpe letal a la democracia, quiero rescataruna frase de Betancourt que tuvo lugar un día después del atentado a su personaen el Paseo Los Ilustres. Dice:“No me cabe la menor duda de que en el atentado de ayer tiene metida su manoensangrentada la dictadura dominicana. Pero esa dictadura vive su hora preagónica, son los postreros coletazos de un animal prehistórico incompatible con elsiglo XX”. Y así como Rómulo presenció en esa oportunidad los postreroscoletazos,no de uno, sino de varios animales incompatibles con el siglo XX,nosotros hemos presenciado la confirmación de que la lesión a la democracia noes apta para el siglo XXI bajo el gobierno de un mismo hombre por más de unadécada. A quienes han atentado contra la democracia los observamos hoy, comoen aquel entonces observó Rómulo a aquellos, dar postreros coletazos de lo que
    • es sin duda, su hora, en este caso, ya agónica. Pero debemos estar atentos. Y paraello, sigamos el consejo que Rómulo dio en 1973 cuando advirtió:“Nada de excesiva confianza triunfalista. Vamos a triunfar en los comicios (…),pero actuemos como si tuviéramos miedo de perder. (…) Ni achinchorrarse, niempantuflarse. A trabajar mañana mismo, como si las elecciones fueran arealizarse pasado mañana; a ganar las elecciones, pero a ganarlas mediante unesfuerzo continuado y sostenido. A paso de vencedores”La petición de Betancourt está clara. Su historia es el testimonio de la entrega desu vida a la causa en la que siempre creyó. Su nombre para nosotros representademasiado: el líder fundador del partido, el padre de la democracia, el padre de laconcepción del poder político civil en Venezuela, un manantial de principios, unaamalgama de sólidos valores que resultan indispensables para el ejercicio de lapolítica, un ejemplo de lucha, perseverancia y constancia, la capacidad deconciliación y negociación, la responsabilidad de gobernar, la organizacióndisciplinada, la pasión por sumar voluntades, el gran esfuerzo que sembró lasemilla de la Venezuela democrática que hoy se encuentra lesionada.Es precisamente en este momento histórico que nos corresponde a nosotrosdemostrar que efectivamente somos los hijos de Acción Democrática. Los hijos deRómulo hoyestamos dolidos por la situación que vive el país en general y
    • particularmente tristes por la desaparición de un compañero en el estado Táchira.Este tipo de episodios, lamentablemente, es frecuente en una Venezuela marcadapor la inseguridad, la violencia y por la agresión.Aún con la preocupación consecuencia de las aberraciones que presenciamos eneste momento que atraviesa el país tenemos que estar unidos y ser fuertes, puesportamos el escudo de Acción Democrática con honor e hidalguía en el pecho, ycon nuestra voz mantenemos vivo el mensaje que bien resume nuestro himno.Estamos en la obligación de demostrar que efectivamente somos hijos deBetancourt, el país así lo demanda, e igualmente lo demanda el partido. Sutorrente combativo de fervor revolucionario inyecta a mi generación, en la cualmuchos hemos egresado de aulas universitarias, vistiendo las mismas boinasazules del 28 con una fuerza juvenil preparada que el partido, celosamente, vienehaciendo suya. Hoy, ante Rómulo Betancourt, nos sentimos destinatarios de uncompromiso que sabremos honrar porque el partido nos ha preparado parahacerlo y sobre todo, porque la historia del país así lo exige. Recordemos unavaliosa reflexión que nos dejó Rómulo en Marzo de 1981 cuando expresó:“Voy retirándome de la política como me retiré de la candidatura a la presidenciade la República, porque creo que los organismos colectivos deben renovarse conel aporte de nuevas generaciones. Pero a los hombres de las nuevas generacionesles digo que no es credencial sólo exhibir el almanaque. El liderazgo político se
    • obtiene mediante una acción desvelada, constante, sin desmayo, sin pausa, afavor de un pueblo y de una causa.” Dicho esto, compañeros, asumamos estalección y tengamos claras dos cosas: combatamos no sólo caudillos sino alcaudillismo, y comprendamos que la juventud es una condición, no un mérito.También quisiera mencionarun aspecto vinculado a la ética que tiene impacto ennuestro obrar como políticos y como ciudadanos. En sus últimos escritos, Rómulomanifestó preocupación por algunos vicios que parecían invadir la política. Desdesu gran visión de estadista pudo prever y diagnosticar algunos desaciertos, no delpartido, sino de algunos conductores que no estuvieron a la altura de sucircunstancia. Esta desviación hizo que AD quedara sacudida en su trayectoria,mas no derrumbada, pues la fortaleza de los principios con la que fue construidahace que sea imposible que cualquier atentado estremezca su esencia. Rómulosentenció al respecto:“Cuando nosotros en Venezuela veamos en una misma cárcel, y lo vamos a ver,en celdas colindantes, al alto funcionario público que se vendió y al industrialmillonario que lo compró, cumpliendo ambos 10 años de cárcel, en el paístenderemos una fe profunda en nuestro gobierno (…) Los venezolanosresponsables vamos a educar a la gente joven del país para que repudie y pongacese a la tolerancia colectiva con los traficantes de los bienes públicos (…)
    • Cuando (en) Venezuela se pueda decir que no (…) “es la nuestra una sociedad decómplices”. Cuando en Venezuela el ladrón de los dineros públicos esté asediadopor el desprecio colectivo, nuestro país se habrá enrumbado por la vía de lagrandeza auténtica.”Por esta razón debemos ser implacables con esos flagelos carentes de ética queatentan contra el país y que fueron advertidos por Rómulo, pues conociendo estelegado de Betancourt, cualquier acto que contradiga las anteriores líneas resultasimplemente inaceptable para un verdadero acciondemocratista.Dicho esto, debo decir en nombre de la juventud de AD, algo de lo que nosotrostenemos que estar conscientes: somos herederos del legado de este históricopartido, y por lo tanto, somos hijos de Rómulo Betancourt. Nos inspira sugeneración, llena de hombres y mujeres luchadores que asumieron un papelprotagónico en la construcción de la Venezuela democrática, haciendo de susvidas un digno ejemplo a seguir. Somos sus hijos porque a pesar de no llevar lamisma sangre, hemos heredado sus luchas y con honor y por convicción hemoslevantado sus banderas para no permitir que sean vulneradas por nada ni pornadie.Esperamos que nuestras acciones estén guiadas siempre por la antorcha de sulegado, y que nuestra trayectoria se impregne constantemente de la
    • templanzaque exigen situaciones tan adversas como el exilio o la clandestinidadpara que con trabajo, igualdad, justicia y libertad, podamos garantizar que un“wewill come back” será, sin que quepa la menor duda, una contundenterealidad. Adelante, conciudadanos. Adelante a luchar milicianos. CompañeroBetancourt: doy gracias a la vida por permitirme decir, en nombre de la juventudacciondemocratista y venezolana, que conmemoramos su desaparición física,pero jamás su muerte, porque en nosotros aún vive y vivirápor siempre.Y así, porencima de las tumbas, adelante siempre.(Al finalizar la lectura del documento, se realizó un llamado a la Juventud de AD presente en elevento para dejarlo junto a la ofrenda floral como demostración del compromiso sincero de lajuventud acciondemocratista con el rescate del país, siguiendo el ejemplo de RómuloBetancourt)