Tenemos la-mente-de-cristo-

439 views

Published on

Tenemos la-mente-de-cristo-

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
439
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
20
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Tenemos la-mente-de-cristo-

  1. 1. 1 “TENEMOS LA MENTE DE CRISTO” 1 Corintios 2 Por Dr. Gerardo Laursen Usado con permiso La Biblia dice que los creyentes tenemos la mente de Cristo. Se declara en 1 Co. 2:16, “Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.” ¿Cómo sería posible que una limitada criatura humana conociera la mente del infinito Dios? Hay una sola manera: cuando el Señor la revela. Y se revela por las Escrituras y por el Espíritu Santo. También se aprende algo de ella por las experiencias personales, especialmente por las malas decisiones que nos enseñan lo que no fue de su mente, pero aun así, las experiencias no se comparan con las otras dos fuentes. Veamos unas nueve explicaciones procedentes de éstas en 1 Co. capítulo 2. 1. Tenemos la mente de Cristo porque no podemos funcionar bien sin ella. 1 Co. 2:1, “Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría.” Con 2:3, “Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor.” El secreto de vencer el temor y la debilidad y de tener la sabiduría es tener la mente de Cristo. 2. Tenemos la mente de Cristo para entenderle a él mismo y la cruz. 1 Co. 2:2, “Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado.” El enfoque de nuestra vida es Jesucristo: quién es y qué hace. Su significado y el de la cruz no dependen de la sabiduría humana. Una diferencia entre inteligencia y sabiduría: el inteligente sabe qué decir, pero el sabio sabe si lo dice o no. Y el sabio dice que Jesús murió en nuestro lugar, cancelando así nuestra deuda. Con la salvación ya pagada, es cuestión de recibirla, que requiere fe. 3. Tenemos la mente de Cristo con la ayuda del Espíritu Santo. 1 Co. 2:4, “y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder.” Considere lo que el apóstol Pablo aguantó. 1 Co. 4:9-12, “Porque según pienso, Dios nos ha exhibido a nosotros los apóstoles como postreros, como a sentenciados a muerte; pues hemos llegado a ser espectáculo al mundo, a los ángeles y a los hombres. Nosotros somos insensatos por amor de Cristo, mas vosotros prudentes en Cristo; nosotros débiles, mas vosotros fuertes; vosotros honorables, mas nosotros despreciados. Hasta esta hora padecemos hambre, tenemos sed, estamos desnudos, somos abofeteados, y no tenemos morada fija. Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos.” El Espíritu Santo le dio a Pablo la sabiduría y el poder de sobrevivir circunstancias y abusos. Y en la Segunda epístola de Corintios, vemos que tenía tanto de la mente de Cristo que le fue necesario meter un control para evitar posibles jactancias. 2 Co. 12:7 dice, “Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera.” 4. Tenemos la mente de Cristo para darnos poder. 1 Co. 2:5, “para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.” Sabiendo lo que piensa Cristo de un asunto, podemos avanzar con toda confianza y poder. 5. Tenemos la mente de Cristo que nos provee madurez. 1 Co. 2:6, “Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen.” La sabiduría popular del tiempo de Pablo, y también de nuestro tiempo, es: “¿Qué beneficio hay para mí?” Nuestra mente transformada piensa más bien: “¿Qué beneficio hay para Cristo?” El maduro no malgasta sus recursos en vicios o en cosas secundarias. Trabaja para tener recursos amplios que puede compartir con los necesitados y con
  2. 2. 2 la iglesia. El inmaduro hace errores. El maduro no tanto. El inmaduro estudia medicina con la meta de ganar mucho dinero. El maduro estudia medicina con la meta de ayudar a muchos que sufren. El inmaduro se queja de sus circunstancias. El maduro alaba a Dios por su soberanía. 6. Tenemos la mente de Cristo que nos provee sabiduría. 1 Co. 2:7-8, “Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria.” Ignorancia produce inmensa maldad: Cristo fue inocente, sin embargo fue crucificado. Para vivir glorificando a Dios, necesitamos la sabiduría, y el Señor es la fuente de ella. 7. Tenemos la mente de Cristo que nos revela bendiciones. 1 Co. 2:9-12, “Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido.” En la primera lectura, parece que las cosas preparadas aquí son las del cielo, pero el texto sigue con “Dios nos las reveló”. Entonces tienen que ver con las bendiciones actuales, por ejemplo, el perdón, la pureza, la esperanza y la gracia que son verdades profundas: ¡cosas inaccesibles al hombre natural! El pasaje se refiere a Is. 64:4, “Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto a Dios fuera de ti, que hiciese por el que en él espera.” El requisito para oír, percibir y ver es la fe. 8. Tenemos la mente de Cristo para que el Espíritu Santo pueda enseñarnos. 1 Co. 2:13, “lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.” Una manera que el Espíritu nos enseña es por la sabiduría que nos da al comparar los diferentes pasajes sobre un tema de la Biblia para reconocer un concepto completo y en contexto global. Otra manera es en darnos discernimiento sobre cosas espirituales, el punto siguiente. 9. Tenemos la mente de Cristo que nos provee discernimiento. 1 Co. 2:14-16, “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.” Lo espiritual para el hombre natural es igual que la pintura al ciego o la música al sordo. Juzgar lo espiritual es juzgar capacitado por Dios. ¡Qué ventaja es ser amigo de Cristo! Jn. 15:15, “Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.” Por revelación, Dios dio discernimiento a los autores humanos de la Biblia para que en las Escrituras tuviéramos la pura verdad. Gá. 1:11-12, “Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.” Como habíamos comenzado este artículo, ¿cómo sería posible que un limitado ser humano conociera la mente del infinito Dios? Hay una sola manera: cuando el Señor se la revela; y lo hace por las Escrituras y por el Espíritu Santo. Entonces, con la mente de Cristo podemos, reconocer la verdad, amar lo bueno, escoger lo correcto, hacer la voluntad de Dios y sufrir por otros. ¿Estamos dispuestos a hacer estas cosas? Bellas bendiciones nos esperan, si deseamos la madurez y la sabiduría de Cristo. Qué el Señor le guíe. Y, puesto que la mente de Cristo se revela en las Escrituras, tenemos una obligación de ser estudiosos de la Biblia. ObreroFiel.com – Se permite reproducir este material siempre y cuando no se venda.

×