21 dios-se-cansa-y-tiene-que-tomar-alguna-siesta

233 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
233
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

21 dios-se-cansa-y-tiene-que-tomar-alguna-siesta

  1. 1. ¿Dios se cansa y tiene que tomar alguna siesta?Dios no tiene limites, así que Él nunca se cansa o tiene sueño. Los niños frecuentemente dicen: “Noestoy cansado, no necesito una siesta!” Pero aún los niños con más energía se cansan y tienen quedormir cada noche.Pero Dios no! Dios no tiene limites. El nunca se cansa ni tiene que dormir. Él no necesita aire pararespirar ni necesita alimentos que comer. Si Dios tuviera que tomar siestas, no estaríamos segurossi Él esta escuchando nuestras oraciones o esta dormido. Si Dios se cansará no estaríamos segurosde que Él tuviera la fuerza para contestar nuestras oraciones.Pero no! Dios es todo poderoso (omnipotente), así que siempre puede hacer lo mejor. Diostambién sabe todo (omnisciente), así que el siempre sabe lo que es mejor. Cuando oramos a Diostodopoderoso, sabemos que el puede escucharnos y contestarnos. Podemos orar que Diosconteste de acuerdo a su voluntad porque Dios todo lo sabe y su voluntad es lo mejor. Dios esgrandioso! “El Dios eterno, el Señor, el creador de los confines de la tierra no se fatiga ni se cansa. Su entendimiento es inescrutable. El da fuerza al fatigado, y al que no tiene fuerzas, aumenta el vigor. Aun los mancebos se fatigan y se cansan, y los jóvenes tropiezan y vacilan.“ Isaías 40:28-30 “Desde la antigüedad tú fundaste la tierra, y los cielos son la obra de tus manos. Ellos perecerán pero tú permaneces. Todos ellos como una vestidura se desgastarán, como vestido los cambiarás, y serán cambiados. Pero tú eres el mismo, y tus años no tendrán fin.“ Salmo 102: 25-27 ¡“Ah, Señor Dios! Ciertamente, Tú hiciste los cielos y la tierra con tu gran poder y con tu brazo extendido. Nada es imposible para ti“ Jeremías 32:17

×