Your SlideShare is downloading. ×
0
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
La generacin del 27
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

La generacin del 27

1,694

Published on

Published in: Education, Technology
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,694
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. LA GENERACIÓN DEL 27 Grupo de autores que merece más que ningún otro el nombre de Generación . Profesor Vicente Morales Ayllón
  • 2. LA GENERACIÓN DEL 27 <ul><li>Características </li></ul><ul><li>Afinidades estéticas </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón
  • 3. Integrado por: <ul><li>Pedro Salinas </li></ul><ul><li>Jorge Guillén , </li></ul><ul><li>Gerardo Diego, </li></ul><ul><li>Dámaso Alonso, </li></ul><ul><li>Vicente Aleixandre, </li></ul><ul><li>Federico García Lorca, </li></ul><ul><li>Luis Cernuda </li></ul><ul><li>y Rafael Alberti . </li></ul><ul><li>Se incluye también a los malagueños </li></ul><ul><ul><li>Emilio Prados y </li></ul></ul><ul><ul><li>Manuel Altolaguirre. </li></ul></ul><ul><li>Recibieron otros nombres menos afortunados: del 25 , de la Dictadura , Vanguardista , de la República , de Guillén-Lorca ...). </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón
  • 4. Textos <ul><li>A continuación se presentan algunos textos de estos autores a modo de ejemplo. </li></ul><ul><li>Sólo se ofrece el tema, contenido y estructura. </li></ul><ul><li>El alumno debe desarrollar el comentario del texto. </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón
  • 5. PEDRO SALINAS.- “Perdóname por ir así buscándote...&quot;(de La voz a ti debida) <ul><li>Perdóname por ir así buscándote </li></ul><ul><li>tan torpemente, dentro </li></ul><ul><li>de ti. </li></ul><ul><li>Perdóname el dolor alguna vez. </li></ul><ul><li>Es que quiero sacar </li></ul><ul><li>de ti tu mejor tú. </li></ul><ul><li>Ese que no te viste y que yo veo, </li></ul><ul><li>nadador por tu fondo, preciosísimo. </li></ul><ul><li>Y cogerlo </li></ul><ul><li>y tenerlo yo en alto como tiene </li></ul><ul><li>el árbol la luz última </li></ul><ul><li>que le ha encontrado al sol. </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón el poeta pide perdón por un dolor causado Salinas expone su empeño (habla en primera persona yo ).
  • 6. <ul><li>Y entonces tú </li></ul><ul><li>en su busca vendrías, a lo alto. </li></ul><ul><li>Para llegar a él </li></ul><ul><li>subida sobre ti, como te quiero, </li></ul><ul><li>tocando ya tan sólo a tu pasado </li></ul><ul><li>con las puntas rosadas de tus pies, </li></ul><ul><li>en tensión todo el cuerpo, ya ascendiendo </li></ul><ul><li>de ti a ti misma. </li></ul><ul><li>Y que a mi amor entonces le conteste </li></ul><ul><li>la nueva criatura que tú eras. </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón imagina la respuesta que espera de la mujer amada: (pasa a la segunda persona: tú). Colofón. El anhelado coronamiento de todo el proceso . Métrica. Su base es la silva (combinación de endecasílabos y heptasílabos), pero con evidentes variaciones. No hay rima; además, hay dos pentasílabos (versos 13 y 20), un tetrasílabo (el 9) y un trisílabo (el 3). El poeta parte de una base clásica , pero procede con cierta libertad y, a la vez, con una voluntad de depuración.
  • 7. Tema, Contenido y Estructura <ul><li>El tema central del texto podría enunciarse con palabras de los versos 5-6: &quot; quiero sacar / de ti tu mejor tú .&quot; Es la voluntad de descubrir en la persona amada lo mejor de ella misma. Ello va acompañado de una invitación a que ella renuncie a los aspectos negativos de su personalidad y se esfuerce por alcanzar la plenitud de su ser, esfuerzo a veces doloroso, pero necesario. </li></ul><ul><li>El poema revela, pues, una exigente idea del amor, concebido como conocimiento lúcido y como enriquecimiento de la persona amada. </li></ul><ul><li>Estructura en el poema </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón
  • 8. PEDRO SALINAS.- “Para vivir no quiero...&quot; (de La voz a ti debida) <ul><li>Para vivir no quiero </li></ul><ul><li>islas, palacios, torres. </li></ul><ul><li>¡Qué alegría más alta: </li></ul><ul><li>vivir en los pronombres! </li></ul><ul><li>Quítate ya los trajes, </li></ul><ul><li>las señas, los retratos; </li></ul><ul><li>yo no te quiero así, </li></ul><ul><li>disfrazada de otra, </li></ul><ul><li>hija siempre de algo. </li></ul><ul><li>Te quiero pura, libre, </li></ul><ul><li>irreductible: tú. </li></ul><ul><li>Sé que cuando te llame </li></ul><ul><li>entre todas las </li></ul><ul><li>gentes del mundo, </li></ul><ul><li>sólo tú serás tú. </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón planteamiento, enigmático, del tema proceso de renunciación: a) el despojamiento del tú
  • 9. Profesor Vicente Morales Ayllón Y cuando me preguntes quién es el que te llama, el que te quiere suya, enterraré los nombres, los rótulos, la historia. Iré rompiendo todo lo que encima me echaron desde antes de nacer. Y vuelto ya al anónimo eterno del desnudo, de la piedra, del mundo, te diré: &quot;Yo te quiero, soy yo&quot;. proceso de renunciación: b) el despojamiento del yo La métrica es sencilla: versos heptasílabos sin rima, salvo dos versos cortos, el 14 (trisílabo) y el 27 (tetrasílabo); precediendo a los versos que rematan las dos partes fundamentales del poema, y dando así a esos versos especial relieve,
  • 10. Tema y contenido <ul><li>Subyace en el poema una idea del amor como sintonía de dos personas en lo que tienen de más auténtico o de esencial, por debajo de lo superficial o accesorio. </li></ul><ul><li>El poeta propone a la amada, y se propone a sí mismo, un renunciar a lo que se ha sido , un despojarse de lo accesorio o lo convencional, un liberarse de ataduras o raíces, como condición necesaria para una libre y plena entrega mutua. </li></ul><ul><li>Como se ve, es algo que podría expresarse -y se ha expresado- de formas mucho más banales; pero Salinas le da una nueva formulación, una renovada hondura gracias a su característica sutileza. </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón
  • 11. JORGE GUILLÉN .- Muchas gracias, adiós… (IV) Profesor Vicente Morales Ayllón He sufrido. No importa. Ni amargura ni queja. Entre salud y amor Gire y zumbe el planeta. Desemboqué en lo alto. Vida regala vida, Ímpetu de ascensión Ventura es siempre cima. Quien dice la verdad Es el día sereno El aire trasparenta Lo qué mejor entiendo 1) Superación del dolor 2) Ascenso a vida venturosa 3.- Verdad, serenidad del día transparente
  • 12. <ul><li>Suenan aquí las calles </li></ul><ul><li>A esparcido tesoro, </li></ul><ul><li>A júbilo de un Mayo </li></ul><ul><li>Que nos abraza a todos. </li></ul><ul><li>La luz, que nunca sufre, </li></ul><ul><li>Me guía bien. Dependo, </li></ul><ul><li>Humilde, fiel, desnudo, </li></ul><ul><li>De la tierra y del cielo </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón 4.- Tesoro de un júbilo primaveral 5- Luz, Realidad: sumos valores. Se aprecia un &quot;movimiento&quot;, un desarrollo creciente en la manifestación del gozo, de estrofa a estrofa. Este movimiento de &quot;ascensión&quot; constituye un verdadero climax emocional.
  • 13. Tema, contenido y estructura. <ul><li>El tema del fragmento es característico de Guillén: el gozo de sentirse viviendo en un día sereno, jubiloso, lleno de luz . El sufrimiento ha sido sólo un paréntesis accidental. Lo esencial es la plenitud de vida. </li></ul><ul><li>Ha escogido el autor unas formas métricas de indudable sencillez: estrofas de cuatro versos heptasílabos con asonancia en los versos pares . Pero esa sencillez, como veremos, es sólo aparente. </li></ul><ul><li>No cabe subdividir el poema en &quot;partes&quot;, según su contenido. Más bien se aprecia un &quot;movimiento&quot;, un desarrollo creciente en la manifestación del gozo, de estrofa a estrofa. </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón
  • 14. F. GARCÍA LORCA: Romance de la luna, luna. De «Romancero gitano» <ul><li>La luna vino a la fragua </li></ul><ul><li>con su polisón de nardos. </li></ul><ul><li>El niño la mira, mira. </li></ul><ul><li>El niño la está mirando. </li></ul><ul><li>En el aire conmovido </li></ul><ul><li>mueve la luna sus brazos </li></ul><ul><li>y enseña, lúbrica y pura, </li></ul><ul><li>sus senos de duro estaño. </li></ul><ul><li>-Huye luna, luna, luna. </li></ul><ul><li>Si vinieran los gitanos, </li></ul><ul><li>harían con tu corazón </li></ul><ul><li>collares y anillos blancos. </li></ul><ul><li>-Niño, déjame que baile. </li></ul><ul><li>Cuando vengan los gitanos, </li></ul><ul><li>te encontrarán sobre el yunque </li></ul><ul><li>con los ojillos cerrados. </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón La luna-mujer-muerte viene a la fragua, se exhibe y danza ante el niño no atiende a sus ruegos
  • 15. Profesor Vicente Morales Ayllón -Huye luna, luna, luna, que ya siento sus caballos. -Niño, déjame, no pises mi blancor almidonado. El jinete se acercaba tocando el tambor del llano. Dentro de la fragua el niño tiene los ojos cerrados. Por el olivar venían, bronce y sueño, los gitanos. Las cabezas levantadas y los ojos entornados. Cómo canta la zumaya, ¡ay, cómo canta en el árbol! Por el cielo va la luna con un niño de la mano. Dentro de la fragua lloran, dando gritos los gitanos. El aire la vela, vela. El aire la está velando. no atiende a sus ruegos consigue cerrarle los ojos; arrebata al niño hasta el cielo contrapunto, el cabalgar de los gitanos y su llanto dentro de la fragua
  • 16. Tema, contenido, estructura <ul><li>Este romance tiene una narratividad desarrollada en forma lineal. </li></ul><ul><li>Es necesario oponer los planos real y evocado . </li></ul><ul><li>El protagonista del plano real es la luna . Su protagonismo, aunque apunta hacia un significado singular, mantiene una cierta coherencia: viene a la fragua, se exhibe y danza ante el niño; no atiende a sus ruegos, consigue cerrarle los ojos; arrebata al niño hasta el cielo y, en contrapunto con las últimas secuencias, el cabalgar de los gitanos y su llanto dentro de la fragua. </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón
  • 17. <ul><li>Dentro del plano evocado , el sujeto es mujer ; pero no una mujer corriente; es una visión que asusta, que atemoriza al niño; interpreta una danza que no se puede interrumpir; tiene el extraño poder de cerrar los ojos del niño y transportarlo por el cielo. = Representación de la muerte </li></ul><ul><li>Tres signos de indicio contribuyen a indagar su significación: </li></ul><ul><ul><li>es una visión fantasmagórica; </li></ul></ul><ul><ul><li>puede cerrar los ojos del niño, consigue que el niño, inerte sobre el yunque, tenga los «ojos cerrados»; </li></ul></ul><ul><ul><li>lo lleva de la mano por el cielo. Y el llanto de los gitanos, dentro de la fragua, indica que algo irremediable ha sucedido. </li></ul></ul><ul><li>La danza de la extraña mujer está evocando la tradición de las danzas medievales de la muerte. El mito, el plano mágico, se mezclan con la lucha y el drama de Andalucía. El propio Lorca confiesa: «El libro empieza con dos libros inventados. La luna como bailarina mortal y el viento como sátiro. Mito de la luna sobre tierras de danza dramática, Andalucía interior concentrada y religiosa... » </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón
  • 18. Profesor Vicente Morales Ayllón Protagonista Signos del plano real Signos del plano evocado Personificación LUNA <ul><li>resplandor </li></ul><ul><li>rayos </li></ul><ul><li>relieve </li></ul><ul><li>contorno </li></ul><ul><li>«polisón de nardos» </li></ul><ul><li>«brazos» </li></ul><ul><li>«senos» </li></ul><ul><li>«corazón» </li></ul>MUJER Protagonista Signos secundarios Signos de indicio Personificación MUJER <ul><li>Visión fantasmagórica </li></ul><ul><li>Interpretación de la danza </li></ul><ul><li>Extraño poder </li></ul><ul><li>amenaza con cerrar los ojos al niño </li></ul><ul><li>niño inerte, con «ojos cerrados» </li></ul><ul><li>arrebata al niño </li></ul><ul><li>llanto gitanos </li></ul>MUERTE
  • 19. GARCÍA LORCA &quot; La aurora&quot;(de Poeta en Nueva York) Profesor Vicente Morales Ayllón La aurora de Nueva York tiene cuatro columnas de cieno y un huracán de negras palomas que chapotean las aguas podridas. La aurora de Nueva York gime por las inmensas escaleras buscando entre las aristas nardos de angustia dibujada. métrica irregular (entre 8 y 11 sílabas); vemos a la aurora entre cosas, en un mundo inhumano
  • 20. Profesor Vicente Morales Ayllón La aurora llega y nadie la recibe en su boca porque allí no hay mañana ni esperanza posible. A veces las monedas en enjambres furiosos taladran y devoran abandonados niños. Los primeros que salen comprenden con sus huesos que no habrá paraíso ni amores deshojados: saben que van al cieno de números y leyes, a los juegos sin arte, a sudores sin fruto. La luz es sepultada por cadenas y ruidos en impúdico reto de ciencia sin raíces. Por los barrios hay gentes que vacilan insomnes como recién salidas de un naufragio de sangre. Junto a la aurora vemos hombres, criaturas sufrientes como la misma Aurora métrica regular (alejandrinos) sin rima
  • 21. Tema, contenido y estructura <ul><li>Pese a la dificultad de este lenguaje alucinante, tras la lectura nos quedan fuertes impresiones: frente a una luz como indefensa, percibimos unas oleadas de podredumbre, de deshumanización, de injusticia, de dolor, de desesperanza... </li></ul><ul><li>De un lado, la aurora, el amanecer: un tema de hondo alcance simbólico en Lorca. Es la llegada de la luz, la esperanza, y enlaza con el anhelo de plenitud, de realización personal. Pero a menudo es algo lejano o amenazado por las sombras. </li></ul><ul><li>En este poema, asistimos a la &quot;frustración&quot; de la aurora, a su asesinato ; pero este tema, sin perder su amplio alcance, aparece ahora situado en un mundo concreto, que representa todo un tipo de civilización. </li></ul><ul><li>Estructura.- Ante todo, cuatro versos (1, 5, 9 y 17) nos dan como el &quot;esqueleto&quot; del poema, su &quot;movimiento&quot; interno: La aurora de Nueva York tiene ... La aurora de Nueva York gime ... La aurora llega y nadie la recibe ... La luz es sepultada ... Ahí está la &quot;historia&quot; de ese fracaso y asesinato de la aurora. La aurora llega a un mundo hostil, enemigo de la luz; no podrá abrirse paso por los &quot;desfiladeros de sombra&quot; (como Lorca llamó a aquellas calles). </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón
  • 22. GERARDO DIEGO. El ciprés de Silos de Versos humanos. Profesor Vicente Morales Ayllón Enhiesto surtidor de sombra y sueño que acongojas el cielo con tu lanza. Chorro que a las estrellas casi alcanza devanado a sí mismo en loco empeño. Mástil de soledad, prodigio isleño; flecha de fe, saeta de esperanza. Hoy llegó a ti, riberas del Arlanza, peregrina al azar, mi alma sin dueño. Cuando te vi, señero, dulce firme, qué ansiedades sentí de diluirme y ascender como tú, vuelto cristales, como tú, negra torre de arduos filos, ejemplo de delirios verticales, mudo ciprés en el fervor de Silos. Descripción del ciprés de Silos Encuentro del poeta con el ciprés. Reacción que suscita en el poeta la contemplación del ciprés
  • 23. Tema, contenido y estructura Profesor Vicente Morales Ayllón Tema : Ansias de elevación espiritual que produce en el poeta la contemplación del ciprés de Silos. <ul><li>Un lugar de honda espiritualidad (fervor de Silos). En su claustro románico, silencioso, solitario, se alza un ciprés, que participa ‑el poeta se las confiere‑ de las cualidades espirituales del lugar. (el estilo románico representa la plenitud artística del sentido religioso de la Edad Media.) Allí, desasosegado ‑sin dueño‑, ha llegado al azar el poeta. </li></ul><ul><li>El contraste es claro, pero la identificación del escritor con el ambiente resuelve la oposición paz, espiritualidad / inquietud, desasosiego , a favor del primer par, simbolizado en el ciprés, modelo de vertiginosa ascensión, de elevación casi mística , de la que acaba contagiado el poeta. </li></ul><ul><li>La secuencia no es lineal, el orden temporal de los hechos sería b+a+c . </li></ul><ul><li>Con la alteración de este orden, el autor trata de subrayar que el elemento nuclear del poema es el ciprés, que envuelve y rodea a su yo. </li></ul>
  • 24. LUIS CERNUDA &quot;No decía palabras...“ (de Los placeres prohibidos) Profesor Vicente Morales Ayllón No decía palabras, Acercaba tan sólo un cuerpo interrogante, Porque ignoraba que el deseo es una pregunta Cuya respuesta no existe, Una hoja cuya rama no existe, Un mundo cuyo cielo no existe. La angustia se abre paso entre los huesos, Remonta por las venas Hasta abrirse en la piel. Surtidores de sueño Hechos carne en interrogación vuelta a las nubes. Presentación del tema, encarnado por una figura que es trasunto del poeta Sentimiento de angustia resultante de lo expuesto
  • 25. Profesor Vicente Morales Ayllón Un roce al paso, Una mirada fugaz entre las sombras, Bastan para que el cuerpo se abra en dos, Ávido de recibir en sí mismo Otro cuerpo que sueñe; Mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne, Iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo. Aunque sólo sea una esperanza, Porque el deseo es una pregunta cuya respuesta nadie sabe El &quot;sueño“ o anhelo de realizarse a través del amor. Versificación libre, Cernuda se ha liberado ya del metro tradicional y de la rima. Hay cierto predominio de versos de ritmo yámbico (heptasílabos y endecasílabos), El ritmo está en las reiteraciones de esquemas sintácticos y conceptuales , . La frustración de ese anhelo como conclusión desolada
  • 26. Tema y contenido <ul><li>Se encierra en el texto el divorcio entre el deseo y la realidad, esa especie de condena a no encontrar cauce para sus anhelos o para su esperanza de realización personal . Tal es lo que se condensa, especialmente, en los versos 3-4 o en la frase análoga que cierra el poema. </li></ul><ul><li>Pero en esas frases, el deseo no es so lo algo físico, sino que adquiere el alcance de una pregunta, una interrogación -sin respuesta- sobre la felicidad, sobre el sentido del existir. </li></ul><ul><li>Por lo demás, el autor nos muestra su clara e intensa visión de lo hermoso que, sería un deseo (un amor) compartido, una compenetración amorosa profunda (carne y espíritu) con otro ser, un ser afín o igual. Pero, a la vez, expresa su impresión desoladora de que ese ideal es imposible. </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón
  • 27. RAFAEL ALBERTI. &quot;Si mi voz muriera en tierra...&quot; (de Marinero en tierra) Profesor Vicente Morales Ayllón Si mi voz muriera en tierra, 8 a llevadla al nivel del mar 7+1 - y dejadla en la ribera. 8 a Llevadla al nivel del mar (enlace) 7+1 - y nombradla capitana 8 - de un blanco bajel de guerra. 8 a ¡Oh mi voz condecorada 8 - con la insignia marinera: 8 a sobre el corazón un ancla 8 - y sobre el ancla una estrella 8 a y sobre la estrella el viento 8 - y sobre el viento la vela! 8 a Estribillo Ansía de volver ¿Sueño infantil?, Sueño romántico Exclamación de gozo ante lo que el poeta imagina.
  • 28. Miguel Hernández <ul><li>Aunque cronológicamente no pertenece a esta generación, es considerado como un genial epígono </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón
  • 29. MIGUEL HERNÁNDEZ.&quot;Soneto&quot; (de El rayo que no cesa) Profesor Vicente Morales Ayllón No me conformo, no: me desespero como si fuera un huracán de lava en el presidio de una almendra esclava o en el penal colgante de un jilguero. Besarte fue besar un avispero que me clava al tormento y me desclava y cava un hoyo fúnebre y lo cava dentro del corazón donde me muero. No me conformo, no: ya es tanto y tanto idolatrar la imagen de tu beso y perseguir el curso de tu aroma. Un enterrado vivo por el llanto, una revolución dentro de un hueso, un rayo soy sujeto a una redoma. el dolor y rebeldía del poeta causas reiteración de los sentimientos ya vistos, pero intensificándolos y llevándolos a un clímax final.
  • 30. Tema, contenido y estructura <ul><li>El tema de este soneto - y de todo el libro es la fuerza inmensa de la pasión, reprimida por las circunstancias, acaso también por la esquividad de la mujer amada . </li></ul><ul><li>Además, el intenso dolor y esa rebeldía impotente (impotente porque, al final del poema, sigue el mismo sufrimiento). </li></ul><ul><li>En cuanto a la estructura, podemos comprobar la maestría de Miguel Hernández en su cultivo del soneto. Este molde clásico, tan cerrado, no parece ser un obstáculo para el poeta; al contrario, favorece el citado equilibrio entre el desbordamiento emocional y la concentración expresiva . </li></ul><ul><li>Pasando a la estructura interna . Los cuartetos exponen el dolor y rebeldía del poeta (primer cuarteto) y aluden a sus causas (segundo). Los tercetos no añaden realmente nada nuevo, sino que son una reiteración de los sentimientos ya vistos, pero intensificándolos y llevándolos a un clímax final. </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón
  • 31. MIGUEL HERNÁNDEZ Elegía a Ramón Sijé (El rayo que no cesa) Profesor Vicente Morales Ayllón (En Orihuela, su pueblo y el mío, se me ha muerto como el rayo Ramón Sijé, con quien tanto quería) . Yo quiero ser llorando el hortelano 11 A de la tierra que ocupas y estercolas, 11 B compañero del alma, tan temprano. 11 A Alimentando lluvias, caracolas 11 B y órganos mi dolor sin instrumento, 11 C a las desalentadas amapolas 11 B daré tu corazón por alimento. 11 C Tanto dolor se agrupa en mi costado, que por doler me duele hasta el aliento. Un manotazo duro, un golpe helado, un hachazo invisible y homicida, un empujón brutal te ha derribado. No hay extensión más grande que mi herida, lloro mi desventura y sus conjuntos y siento más tu muerte que mi vida. Dedicatoria, recordatorio, introducción tres estados de ánimo íntimamente relacionados 1.- de aceptación, tercetos del 1 al 7
  • 32. Profesor Vicente Morales Ayllón Ando sobre rastrojos de difuntos, y sin calor de nadie y sin consuelo voy de mi corazón a mis asuntos. Temprano levantó la muerte el vuelo, temprano madrugó la madrugada, temprano estás rodando por el suelo. No perdono a la muerte enamorada, no perdono a la vida desatenta, no perdono a la tierra ni a la nada. En mis manos levanto una tormenta de piedras, rayos y hachas estridentes sedienta de catástrofes y hambrienta. Quiero escarbar la tierra con los dientes, quiero apartar la tierra parte a parte a dentelladas secas y calientes. Quiero minar la tierra hasta encontrarte y besarte la noble calavera y desamordazarte y regresarte. 1.- de aceptación, tercetos del 1 al 7 2.- de rebelión, tercetos del 8 al 12
  • 33. Profesor Vicente Morales Ayllón Volverás a mi huerto y a mi higuera: por los altos andamios de las flores pajareará tu alma colmenera de angelicales ceras y labores. Volverás al arrullo de las rejas de los enamorados labradores. Alegrarás la sombra de mis cejas, y tu sangre se irán a cada lado disputando tu novia y las abejas. Tu corazón ya terciopelo ajado, llama a un campo de almendras espumosas mi avariciosa voz de enamorado. A las aladas almas de las rosas del almendro de nata te requiero, que tenemos que hablar de muchas cosas, compañero del alma, compañero. 3.- de sublimación, tercetos del 13 al 16. Esperanza FORMA MÉTRICA: tercetos endecasílabos encadenados
  • 34. Tema, contenido y estructura <ul><li>La inesperada muerte de R. Sijé le produjo un hondo y sincero dolor . La «Elegía» que Miguel dedicó a su amigo muertoes un tributo conmovedor a la amistad y, al mismo tiempo, uno de los poemas más logrados de la lírica hernandiana. La emoción profunda y desgarradora que embargó al poeta a la muerte del amigo, supo transformarla en un poema de equilibrada belleza. </li></ul><ul><li>La lectura del poema nos deja entrever tres estados de ánimo íntimamente relacionados : </li></ul><ul><ul><li>a) de aceptación, tercetos del 1 al 7; </li></ul></ul><ul><ul><li>b) de rebelión, tercetos del 8 al 12, y </li></ul></ul><ul><ul><li>c) de sublimación, tercetos del 13 al 16. </li></ul></ul><ul><li>Estos tres estados anímicos reflejan la transformación que se opera en el poema. </li></ul>Profesor Vicente Morales Ayllón

×