• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Ejercicios de respiración y vocalización
 
  • 712 views

 

Statistics

Views

Total Views
712
Views on SlideShare
606
Embed Views
106

Actions

Likes
1
Downloads
10
Comments
0

4 Embeds 106

http://uaplamerescueladeenfermeria.blogspot.com 86
http://uaplamerescueladeenfermeria.blogspot.mx 11
http://uaplamerescueladeenfermeria.blogspot.com.es 6
http://uaplamerescueladeenfermeria.blogspot.com.ar 3

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Ejercicios de respiración y vocalización Ejercicios de respiración y vocalización Document Transcript

    • EJERCICIOS DE RESPIRACIÓN, VOCALIZACIÓN Y ENTONACIÓNDe la misma forma que existen ejercicios de respiración que permiten una adecuadaventilaciónpulmonar, existe una serie de ejercicios destinados a fortalecer y desarrollar el aparato buco-faringeo-laríngeo, cuya práctica diaria es indispensable para todosaquellos que de manera directa oindirecta trabajen con su voz.Tales ejercicios son conocidos desde la antigüedad. Así Plutarco en Lavida de loshombres ilustres cuenta como Demóstenes, para corregir un pequeño defecto dedicción,colocaba en su boca unas pequeñas piedras con las que efectuaba ejercicios devocalizaciónleyendo poemas de Sófocles y Eurípides.Los ejercicios de entrenamiento que aquí se proponen van destinados a desarrollar ydisciplinar lamusculatura del velo del paladar, de los labios, de la lengua y de las cuerdasvocales.EJERCICIOS DE LABIOLECTURA.Las palabras siguientes contienen principalmente las vocales a, o y u, así como lasconsonantes B, F,M y P, por ser las más demostrativas:•PALOMA, ANITA, LOLA, ESPERANZA, RAMONA, MARTA, PILAR,ISABEL.•ALFREDO, PEPE, ALBERTO, TIMOTEO, FELIPE, VICENTE, PABLO,FERNANDO.•SEVILLA, ZARAGOZA, VALENCIA, MADRID, SALAMANCA, TERUEL,ALICANTE, GUADALAJARA.•ROMA, PARÍS, LISBOA, VENECIA, BERLÍN, LONDRES, PEKÍN, MOSCÚ.EJERCICIOS DE BOCA. A. Abrirla cuanto se pueda como boca de pez, frente a un espejo, hasta ver reflejado enél el velo del paladar, la úvula y la pared posterior de la laringe. B. Colocar de través entre los diente, dos dedos de cada mano y llevarlos lentamentehacia las comisuras para estirar la boca. Soltar rápidamente para obligar a los labios aadoptar la forma de embudo propia de la articulación de la U.EJERCICIOS DE LENGUA. Colocarla en posición normal. Llevarla cuanto sea posible fuera de la boca. Dirigir la punta hacia los incisivos superiores. Hacerla salir por la abertura de los labios más estrecha posible. Golpear la punta contra los incisivos superiores. Alzar la base. Hacer vibrar la punta. Arquearla hacia arriba y hacia abajo. Conducir la punta fuera de la boca a derecha e izquierda rápidamente. Girarla alrededor de la boca con la boca abierta. Extenderla y adelgazarla en toda su anchura.
    • EJERCICIOS DE RESPIRACIÓN.La voz humana se produce mediante el aprovechamiento de una columna de aire provocada por lacontracción de los pulmones (segunda fase del proceso de respiración)que se pone en vibración alpasar por la laringe (proceso de fonación) y es amplificado ymodificado por los resonadores (procesode resonancia) como son las fosas nasales, el paladar y la faringe.Existen tres tipos básicos derespiración: Costal o superior Media Inferior o diafragmática.Respiración Inferior o diafragmáticaIniciar el entrenamiento reteniendo la respiraciónunos veinticinco segundos como mínimo, para iraumentando a razón de dos segundos por semana aproximadamente.A continuación se proponenalgunos ejercicios prácticos que contribuyen a mejorar lacalidad de la respiración diafragmática.Prácticas de respiración diafragmática.Inspiración y espiración nasal. a. Inspiración lenta, suave, profunda y silenciosa. b. Pausa c. Espiración lenta, profunda y silenciosa.* Efectuar a razón de 16/18 veces por minuto.Inspiración nasal y espiración bucal. A. Inspiración lenta, suave, profunda y silenciosa. B. Pausa de control. C. Espiración bucal muy prolongada. Espiración bucal con fuerza rápida y luego lenta (ejercicios globos)*Retener en la pausa el aire durante algunos segundos, contando mentalmente desde miluno a milnueve.Espiración disciplinada. A. Inspiración nasal. B. Pausa. C. Espiración bucal, disciplinando el aliento.*La espiración debe efectuarse alargando los labios y soplando suavemente sobre unallama sin apagarla, o sobre el dorso de la mano forma que apenas se note el roce delaire.Ejercicios de autocontrol. A. Control respiratorio, manteniendo durante un minuto en el aire un copo dealgodón o una pluma.
    • B. Soplar pelotas de ping-pong sobre una mesa C. Apagar una vela colocándola cada vez a mayor distancia. D. Colocar un espejo bajo las fosas nasales y espirar por la boca sin empañarlo.EJERCICIOS DE VOCALIZACIÓN.A la hora de sentarse ante un micrófono, la denominadatensión de la emisiónhace queel locutortienda a acelerar su velocidad de dicción, hasta el punto de llegar a ser ininteligible su locución.Con elfin de paliar esta sin duda desagradable situación, es necesario realizar ademásde los ejercicios derespiración controlada, otros ejercicios de lectura en voz alta,teniendo en cuenta algunas normas delocución muy sencillas, especialmente lasrelativas a las pausas en la lectura: Se recomienda efectuar paradas siguiendo la norma siguiente: hay que parar eltiempo justo para leer mentalmente el nombre del signo de puntuación (coma, punto y coma, punto y seguido, punto y aparte). Las frases deben tener una entonación descendente, nunca ascendente en los puntos. De esta manera se evita el “cantar” durante la lectura. Todas las sílabas deben pronunciarse. Deben evitarse igualmente las diferenciasexcesivas entre b/v, ll/y. Evitar titubeos, pues hacen que el oyente dude de la veracidad de lo que secomunica. Eludir errores de pronunciación Eliminar referencias personales a la hora de comunicar una información. Lainformación la suministra el medio, no la persona. Efectuar una prueba previa de nivel, contando de mil cinco a mil cero.Un excelente modo de corregir los posibles defectos de dicción consiste en memorizar ydecir en voz alta trabalenguas.PRACTIQUEMOS:LEER EN VOZ ALTA:LA CARNE SE QUEMA, CARMEN; CARMEN, SE QUEMA LA CARNE. TÚ¿CÓMO COMES LA CARNE? ¿LACOMES QUEMADA O CRUDA? ¿QUÉ CÓMO COMO LA CARNE? ¡COMO SIN QUEMAR LA CARNEYTAMBIÉN LA COMO CRUDA!TAREA ACADÉMICA (fecha de presentación jueves 11/10/2012) 1. ANALIZA EL SIGUIENTE VIDEO, ENSEGUIDA ELABORA UN MAPA MENTAL DE LA PONENCIA. http://www.youtube.com/watch?v=XMc4FnwhFds&feature=related 2. Del video. hacer un listado de 10 sugerencias a aplicar “Como comunicarse bien en público” 3. En base al video elabora un mapa conceptual http://www.youtube.com/watch?v=rELdPiQ4XIk&feature=related El juez sabio
    • El emir de Argelia, Bauakas, quiso averiguar si era cierto o no, como le habían dicho,que en una de sus ciudades vivía un juez justo que podía discernir la verdad en el acto,y que ningún pillo había podido engañarle nunca. Bauakas cambió su ropa por la de unmercader y fue a caballo a la ciudad donde vivía el juez.A la entrada de la ciudad, un lisiado se acercó al emir y le pidió limosna. Bauakas le diodinero e iba a seguir su camino, pero el tullido se aferró a su ropaje.– ¿Qué deseas? -preguntó el emir- ¿No te he dado dinero?– Me diste una limosna -dijo el lisiado- ahora hazme un favor.Déjame montar contigo hasta la plaza principal, ya que de otromodo los caballos y camellos pueden pisotearme.Bauakas sentó al lisiado detrás de él sobre el caballo y lo llevóhasta la plaza. Allí detuvo su caballo, pero el lisiado no quisobajarse.– Hemos llegado a la plaza, ¿por qué no te bajas? -preguntóBauakas.– ¿Por qué tengo que hacerlo? -contestó el mendigo-. Estecaballo es mío. Si no quieres devolvérmelo, tendremos que ir ajuicio.Al oír su disputa, la gente se arremolinó alrededor de ellosgritando:– ¡Id al juez! ¡Él juzgará!Bauakas y el lisiado fueron al juez. Había más gente ante el tribunal y el juez llamaba acada uno por turno. Antes de llegar a Bauakas y al lisiado, escuchó a un estudiante y aun campesino. Habían ido al tribunal a causa de una mujer: el campesino decía que erasu esposa y el estudiante decía que era la suya. El juez escuchó a los dos, permanecióen silencio durante un momento, y luego dijo:– Dejad a la mujer aquí conmigo y volved mañana.Cuando se hubieron ido, un carnicero y un mercader de aceite se presentaron ante eljuez. El carnicero estaba manchado de sangre y el mercader de aceite. El carnicerollevaba unas monedas en la mano y el mercader de aceite se agarraba a la mano delcarnicero.– Estaba comprando aceite a este hombre - dijo el carnicero - y, cuando cogí mi bolsapara pagarle, me cogió la mano e intentó quitarme todo el dinero. Por eso hemos venidoante ti; yo sujetando mi bolsa y él sujetando mi mano. Pero el dinero es mío y él es unladrón.A continuación habló el mercader de aceite:– Eso no es verdad -dijo-. El carnicero vino a comprarme aceite y después de llenarle unjarro, me pidió que le cambiara una pieza de oro. Cuando saqué mi dinero y lo puse enel mostrador, él lo cogió e intentó huir. Lo agarré de la mano, como ves, y lo he traídoante ti.El juez permaneció en silencio durante un momento, luego dijo:– Dejad el dinero aquí conmigo y volved mañana.Cuando llegó su turno, Bauakas contó lo que había sucedido. El juez lo escuchó ydespués pidió al mendigo que hablara.– Todo lo que ha dicho es falso -dijo el mendigo-. Él estaba sentado en el suelo y yo ibaa caballo por la ciudad, cuando me pidió que lo llevase. Lo monté en mi caballo y lo llevéa donde quería ir. Pero, cuando llegamos allí, no quiso bajarse y dijo que el caballo erasuyo, lo cual no es cierto.El juez pensó un momento, luego habló:
    • – Dejad el caballo conmigo y volved mañana.Al día siguiente, fue mucha gente al tribunal a escuchar las sentencias del juez.Primero vinieron el estudiante y el campesino.– Toma tu esposa -dijo el juez al estudiante- y el campesino recibirá cincuenta latigazos.El estudiante tomó a su mujer y el campesino recibió su castigo.Después, el juez llamó al carnicero.– El dinero es tuyo -le dijo. Y señalando al mercader de aceite, ordenó:– Dadle cincuenta latigazos.A continuación llamó a Bauakas y al lisiado.– ¿Reconocerías tu caballo entre otros veinte? -preguntó a Bauakas.– Sí -respondió.– ¿Y tú? -preguntó al mendigo.– También -dijo el lisiado.– Ven conmigo -dijo el juez a Bauakas.Fueron al establo .Bauakas señaló inmediatamente a su caballo entre los otros veinte.Luego el juez llamó al lisiado al establo y le dijo que señalara el caballo. El mendigotambién reconoció el caballo y lo señaló. El juez volvió a su asiento.– Coge el caballo, es tuyo -dijo a Bauakas- Dad al mendigo cincuenta latigazos.Cuando el juez salió del tribunal y se fue a su casa, Bauakas le siguió.– ¿Qué quieres? -le preguntó el juez-. ¿No estás satisfecho con mi sentencia?– Estoy satisfecho -dijo Bauakas-. Pero me gustaría saber cómo supiste que la mujerera del estudiante, el dinero del carnicero y que el caballo era mío y no del mendigo.– De este modo averigüé lo de la mujer: por la mañana la mandé llamar y le dije: «¡Porfavor, llena mi tintero !» Ella cogió el tintero, lo lavó rápida y hábilmente y lo llenó detinta; por lo tanto, era una tarea a la que ella estaba acostumbrada.Si hubiera sido la mujer del campesino, no hubiera sabido cómo hacerlo. Esto medemostró que el estudiante estaba diciendo la verdad. Y de esta manera supe lo deldinero: lo puse en una taza llena de agua, y por la mañana miré si había subido a lasuperficie algo de aceite. Si el dinero hubiera pertenecido al mercader de aceite, sehubiera ensuciado con sus manos grasientas. No había aceite en el agua, por lo tanto,el carnicero decía la verdad. Fue más difícil descubrir lo del caballo. El tullido loreconoció entre otros veinte, igual que tú. Sin embargo, yo no os llevé al establo paraver cuál de los dos conocía al caballo, sino para ver cuál de los dos era reconocido porel caballo. Cuando te acercaste, volvió su cabeza y estiró el cuello hacia ti; pero cuandoel lisiado lo tocó, echó hacia atrás sus orejas y levantó una pata. Por lo tanto supe quetú eras el auténtico dueño del caballo.Entonces, Bauakas dijo al juez:– No soy un mercader sino el emir Bauakas. Vine aquí para ver si lo que se decía sobreti era verdad. Ahora veo que eres un juez sabio. Pídeme lo que quieras y te lo darécomo recompensa.– No necesito recompensa, -respondió el juez-. Estoy contento de que mi emir me hayaelogiado.ACTIVIDAD PRÁCTICAEJERCITAR PRONUNCIACIÓN Y ENTONACIÓN: Formar tres grupos y escenificar la lectura.