Your SlideShare is downloading. ×
Revista
Revista
Revista
Revista
Revista
Revista
Revista
Revista
Revista
Revista
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
555
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
10
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Revistade Educación Número 25 Enero-Abril 2012 El Valor de Educar Nuevo Libro: “El Valor de Educar”. Fernando Savater.
  • 2. DIRECCIÓN REDACCIÓN Presidente: Amalia Gómez Sanz. Directora: Ana Pérez Sánchez Vicepresidente: Jorge Pérez Gil Secretaria: Óscar García CoboRevista CuatrimestralPublicaciones: Educación Planeta, S.A.ISBN: A549-89-2587-7541-7Depósito Legal: R-54874-5847Impreso en España por: REVISTA Mundo Word. Tren, 95-97 Valladolid (España)La Revista no comparte necesariamente las opiniones y juicios expuestos en los trabajosfirmados. Número 25 Enero-Abril 2012 No se permite la reproducción total o parcial de esta revista, ni suincorporación a un sistema informático, ni su transmisión en cualquier forma o porcualquier medio, sea éste electrónico, mecánico, por fotocopia, por grabación u otrosmétodos, sin el previo consentimiento y por escrito del editor. La infracción de losderechos mencionados puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual.
  • 3. El libro que vamos a presentar en esta edición de nuestra revista pertenece al filósofo,activista y escritor Fernando Fernández-Savater Martín, nacido en San Sebastián en1947. Con este ensayo titulado “El Valor de Educar”, Savater pretende plantearse aspectos fundamentales relacionados con la educación, tales como si ésta consiste en la mera transmisión de conocimientos o debe formar para la ciudadanía. “Tener autoridad no consiste en mandar, sino en ayudar a crecer”.Empieza hablando Savater de la gran importancia de la profesión delmaestro, describiéndole como el gremio más necesario, más esforzado ygeneroso, más civilizador de cuantos trabajan para cubrir las demandas de un estadodemocrático. Porque piensa que todos los que intentan formar e ilustrar a los ciudadanos,(periodistas, catedráticos de universidad, escritores,…) dependen necesariamente deltrabajo previo de los maestros.Y que la educación es un tema demasiado serio para que lo abandonemosexclusivamente en manos de los políticos. Recoge que hay que romper con este fatalismo extendido de que la enseñanza escolar fracasa siempre, y pensar que aunque nosotros no hayamos sido muy bien educados, si seremos capaces de educar bien. Habla también de que la educación siempre ha estado en crisis, pero que el problema actual no sólo es que no se consigan los objetivos sociales
  • 4. propuestos, sino que no sabemos cuáles son esos objetivos que debe cumplir y haciadónde debe orientar sus acciones.En general plantea unas preguntas que se podrían resumir en si la educación debe hacerlo posible por mantener lo que en ese momento se considere “normal” o si podrá formarlibre pensadores, originalidad, renovadora rebeldía, neutralidad ideológica, religiosa,…evaluar a todos igual. Y si la educación es un asunto público o cuestión privada de cadauno.En este ensayo también expone Savater que cada disciplina tiene sus tecnicismos, y sehace muy difícil para alguien que quiera enterarse de algo sobre educación los conceptosde la “pedagogía moderna” (microsecuenciación curricular, segmento de ocio,…El autor piensa que para dedicarse a la educaciónhay que ser optimistas. Porque educar es creer en laperfectibilidad humana, en la capacidad innata de aprender,en que los hombres podemos mejorarnos uno a otros pormedio del conocimiento. Los cobardes, recelosos ypesimistas, no se pueden dedicar a la educación.Da mucha importancia a que la posibilidad del ser humano sólo se realiza efectivamentepor medio de los demás, lo cual llevamos a cabo a través de la Imitación,diferenciando la ocasional de la forzosa, siendo esta última la que al parecer sólo se daentre los humanos.Savater recoge en este ensayo la importancia de la ignorancia en los procesoseducativos, es decir, a que en la dialéctica del aprendizaje no sólo es importante lo quesaben los que enseñan, sino también que éstos han de saber lo que no saben los quedeben aprender. Enseñar es siempre enseñar al que no sabe. Y quien no indaga, constata y deplora la ignorancia ajena no puede ser maestro. Lo propio de la humanidad es la compleja combinación de amor y pedagogía. Y detodo se deduce lo absurdo de los movimientos antieducativos que se han dado a lo largode la historia, bien por ejemplo por preferir la fe al saber.
  • 5. Es tan importante la educación, que el hombre llega a serlo a través del aprendizaje. Lopropio del hombre no es tanto el mero aprender como el aprender de otros hombres, serenseñados por ellos.Nos dice Savater que lo primero para educar es haber vivido algo antes que a los que seva a enseñar, por lo que se puede admitir que en la función de la enseñanza cualquiera puede enseñar. Se enseñan los niños entre sí, los jóvenes adiestran en la actualidad asus padres en el uso de sofisticados aparatos, los ancianos inician a sus menores en el secreto de artesanías,… Y el aprendizaje siempre es mutuo y obligatorio en toda comunidad humana.Pero esto no significa que como cualquiera es capa de enseñar algo, cualquiera es capazde enseñar cualquier cosa, y no sea por tanto necesaria la instrucción educativa. Lainstitución educativa aparece cuando lo que ha de enseñarse es un saber científico, nomeramente empírico y tradicional, como las matemáticas superiores, la gramática,…Pero estas instituciones docentes tampoco podrán monopolizar la funcióneducativa, sino que tienen que convivir con las otras formas menos formalizadas y másdifusas de aprendizaje social, tan imprescindibles como ellas.Nos dice que saber qué es lo que puede enseñarse y debe aprenderse es una tareabastante complicada porque para saber los fines de la educación deberíamos saber eldestino del hombre, sobre el puesto que ocupa en la naturaleza y sobre las relacionesentre los seres humanos.
  • 6. Los padresSavater arriesga en este ensayo y se atreve a decir que actualmente los padres sientendesánimo o desconcierto ante la tarea de formar en sus hijos las pautas mínimas de suconciencia social y las abandonan a los maestros, mostrando luego tanta mayor irritaciónante los fallos de éstos, cuanto que no dejan de sentirse oscuramente culpables por laobligación que rehúyen.Y la causa de todo esto está en un auténtico fanatismo por lo juvenil en los modeloscontemporáneos de comportamiento. Son los ideales de nuestra época. Y es que ser viejoo incluso la madurez y la responsabilidad está mal visto. Sin embargo, para que unafamilia funcione educativamente es imprescindible que alguien en ella se resigne a seradulto y consiga tener autoridad, que no consiste en mandar, sino en ayudar a crecer.Pero no sólo hay cambios en la familia, sino también en los propios niños, debidosfundamentalmente a la televisión, la cual considera Savater fuente principal detodos nuestros males educativos. Y no por no educar, sino por educar demasiado.Savater va más allá y nos habla de…- La religión: dice que este tipo de instrucción deberán hacerla aquellos que deseen que la reciban sus hijos, pero fuera de la escuela y sin coste alguno para el estado. Hay que enseñar la verdad, la enseñanza racional, dejando de lado la fe.- La educación sexual: dice que es necesaria una buena instrucción en los aspectos biológicos, pero que el sexo es algo más.- Las drogas: opina que es el punto más difícil de tratar, pero que en la escuela sólo se puede enseñar los usos responsables de la libertad, no aconsejar a los alumnos que renuncien a ella.- La violencia: es algo completamente natural en el ser humano. Y que hay que enseñar a los alumnos a hablar de sus tendencias agresivas, para así llegar a afrontarla constructivamente.Ningún niño quiere aprender aquello que le cuesta trabajo asimilar y que le quita tiempopara dedicarse a sus juegos. Nos dice Savater que es aquí cuando tiene que entrar enjuego la disciplina de la libertad, porque dice que no partimos de lalibertad sino que llegamos a ella.
  • 7. El educador debe ofrecer un modelo racionalmente adecuado al niño, porque si crece sinmodelos, terminará identificándose con los que propone la televisión.Nos dice que no es posible ningún proceso educativo sin algo de disciplina. El Juego Aunque está de acuerdo con que hay que educar a través deljuego, la mayoría de las cosas que la escuela debe enseñar no pueden aprendersejugando. Si los alumnos carecen de ella puedendeformarse hasta lo monstruoso. La primera autoridad debe ejercerse sobreellos de modo continuo primero en la familia y luego en la escuela. Pero aúnasí, y aunque el maestro debe impedir en sus alumnos la rebeldía arrogante,deben también apreciar las virtudes de una cierta insolencia en ellos. Nos habla delconflicto de las humanidades, donde los letrados claman contra la cuadrículainhumana de la ciencia, y los científicos se burlan de la ineficacia palabrerade sus adversarios. Pero dice que lo que verdaderamente importa es que sedespierte en los alumnos la curiosidad y el gusto por aprender.
  • 8. Los profesores pecan de una ineficaciadocente, siendo su causa principal la pedantería pedagógica. Y elmaestro tiene que ser humilde.Explica en este ensayo el autor que educar es Porque laenseñanza no es una mera transmisión de conocimientos o habilidades, sinoque se acompaña de un ideal de vida y de un proyecto de sociedad.Dice que la educación nunca es neutral; elige, verifica, presupone, convence,elogia y descarta. Intenta favorecer un tipo de hombre frente a otros.Hay un ideal básico que la educación debe conservar y promocionar que esla UNIVERSALIDAD DEMOCRÁTICA, donde se ponga al hecho humanopor encima de sus modismos. Y no excluya a nadie por su origen.Le escribe, dice, porque ve en la sociedad en general que la educación falla.En parte se debe a la incapacidad de muchos padres para educar a sushijos, pudiendo llegar a entender, aunque no lo comparta, que en otrospaíses haya una cierta objeción o insumisión contra la enseñanza obligatoria.Aprovecha aquí para pedir libertad política, donde los ciudadanos nosveamos libres de la tiranía de los que nos oprimen políticamente.
  • 9. Porque para ser libres hay que dejar de ser ignorantes. Donde reina lamiseria no hay libertad.La democracia no es solamente respetar los derechos iguales de losciudadanos, sino también es enseñar a cada ciudadano lo imprescindible la educación no espara llegar a serlo de hecho. Por esoopcional, sino es una obligación, que elestado debe garantizar y vigilar, quieran lospadres o no.El objetivo de este ensayo ha sido una consideración general de laeducación desde el punto de vista de la libertad democráticamente instituida.Con motivo del actual cambio de ley en educación, en concreto desde elpunto de vista de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, hemosquerido preguntar al señor Fernando Savater cuál es su opinión alrespecto. Y esto es lo que nos ha dicho:“Bueno, parece ser que apoyar esta asignatura es colaborar con el mal oque los que la defendemos pretendemos en nuestros alumnos unadoctrinamiento totalitario o un lavado de cerebro.No entiendo porque tanto revuelo, puesto que todos sabemos que lo que laescuela pretende es formar ciudadanos conscientes de lo que implicaserlo.Pero, ¿quién está en contra? Por un lado los que pretenden que estaasignatura se sustituya por la de religión. Esto es imposible.Después están los que argumentan que hay un fondo de adoctrinamientosectario. Precisamente es lo contrario. Intenta formar ciudadanos, nomiembros de tal o cual bandería.Y por último están los que argumentan que esta asignatura interfiere conel derecho constitucional de los padres de elegir la formación moral que
  • 10. prefieran para sus hijos. Pero es que la educación pública tiene laobligación de asegurarse que los niños y adolescentes reciban formaciónen valores que toda la comunidad debe compartir, más allá de laspreferencias de sus respectivos progenitores”.Decir a los futuros lectores de la obra que hemos presentado, que elescritor termina su libro recogiendo textos de varios pensadores sobreeducación: Homero, Platón, Aristóteles… Valladolid, Ángela Velázquez Pascual.

×