• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Entrevista  a daniel pennac
 

Entrevista a daniel pennac

on

  • 398 views

 

Statistics

Views

Total Views
398
Views on SlideShare
398
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
3
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Entrevista  a daniel pennac Entrevista a daniel pennac Document Transcript

    • ENTREVISTA A: DANIEL PENNAC “Nuestros “malos alumnos” (de los que sedicen que no tienen porvenir) nunca van solos a la escuela. Lo queentra en clase es una cebolla: unas capas de pesadumbre, demiedo, de inquietud, de rencor, de cólera, de deseosinsatisfechos, de furiosas renuncias acumuladas sobre un fondode vergonzoso pasado, de presente amenazador, de futurocondenado”. Daniel Pennac. “Mal de Escuela”
    • Lo primero vamos a presentar a este escritor francés, nacido enCasablanca (Marruecos) en 1944.Es uno de los escritores franceses más queridos y seguidos enlas últimas décadas.Proviene de una familia militar, pasando su infancia en tierrasafricanas y del sudeste asiático. Fue en Niza donde se graduó enletras y se decantó por la enseñanza.Tras iniciar su actividad literaria con libros para niños, adquiriógran popularidad gracias a las novelas de la saga en torno a lafamilia Malaussène, aunque también ha escrito otras novelas, losmencionados libros para niños, ensayos,… De éstos es célebre eltitulado “Como una novela”, en el que enumera los derechos dellector.Y bien, después de la lectura de su libro “Mal de Escuela”, dondePennac aborda la cuestión de la escuela y la educación desde elpunto de vista de los malos alumnos, me dispongo a hacerle lasiguiente entrevista.
    • Entrevistadora: Como vemos en su libro, usted fue un malalumno, pero vamos a empezar por el principio. ¿Cree ustedque la razón de esta zoquetería, como usted lo llama, podríaestar en el ambiente donde nació y se crió?Daniel Pennac: En absoluto. Mis antecedentes no solo meprohibían ser un zoquete, sino que además, estabasocialmente programado para convertirme en el florón de lafamilia. Yo era un zoquete sin fundamento histórico, sinrazón sociológica, sin desamor: un zoquete en sí.E.: ¿Qué pensaba su madre del zoquete que según ustedera?D.P.: Mi madre nunca se ha recuperado de ello. Ni laestabilidad de mi vida profesional, ni el reconocimiento demi trabajo literario, nada de lo oía decir de mí por otros ode lo que podía leer en la prensa, la tranquilizaba del todo,aunque se alegrara de mis éxitos.E.: ¿Por qué se hizo usted profesor?D.P.: Cuando eres un alumno zoquete, siempre estás lleno demiedo. Y quise hacerme profesor para curar el miedo de mispeores alumnos. Hacer que pudieran abrir los cerrojos queno dejan pasar el saber, y que de esta manera tuvieran unaoportunidad.Además, siempre he pensado que la escuela la hacen, enprimer lugar, los profesores. Y ¿quién me salvó a mí de laescuela, sino tres o cuatro profesores?
    • E.: He leído que su hermano Bernad le dijo que usted erabueno tirando cantos al río y haciendo que rebotaran. Ycomo no me creo que fuera en todo un zoquete, ¿en que máscosas era bueno? ¿Qué le gustaba hacer cuando era niño?D.P.: Era un niño vivaz y juguetón. Me encantaba jugar. Eracharlatán y risueño, bromista. Tenía amigos en todos losniveles de la clase, desde los más zoquetes hasta losempollones.E.: ¿ Y cuando era adolescente?D.P.: Cuando fui adolescente mi mayor ilusión era tener unapandilla. Una pandilla en la que pudiera olvidar esa sensaciónde ser absolutamente ajeno al universo escolar, y huir deaquellas miradas de adulto desdén.E.: ¿Qué piensa de aquellos profesores que, según usted, lerescataron de esa zoquetería?D.P.: Pues que, literalmente, les debo la vida.A menudo los alumnos entran a clase llenos de pesadumbre,miedo, inquietud, rencor, cólera, de presente amenazador. Yesot se puede disolver con una mirada del profesor amable,una frase de adulto confiado en resolver esos pesares,miedos,… E instalarlos en un presente de indicativo. Y estoocurre cada día que se entra en clase. Pero enseñar es eso.Dar la clase es importante sí, pero hay que atender tambiénlas necesidades personales de los alumnos. Eso también esenseñar.
    • E.: ¿Quiso alguna vez desistir de la escuela?D.P.: Sí. Ya con 14 años quería que me enviaran a las coloniasmilitares.E.: Hemos hablado de su madre, pero y su padre, ¿cómo setomaba que fuera un zoquete?D.P.: Mi padre, al igual que nunca me amenazó con unporvenir calamitoso durante mi escolaridad, no hacía lamenor alusión a mi pasado de zoquete.E.: ¿Cómo describiría a los alumnos zoquetes?D.P.:- Les falta la presencia mental en las clases (se aburren, sedistraen con cualquier cosa). Tienen una gran incapacidadpara la concentración.- No tienen confianza en sí mismos. Piensa que no van allegar a nada, que no tienen porvernir, convencidos sobretodo por las notas que sacan y por lo que las demáspersonas dicen de ellos (padres, profesores,…).- Cuando entran en una clase están llenos de pesadumbre,miedo, inquietud, rencor,…- Renuncian a cualquier esfuerzo. No suelen trabajarmucho, ni hacen los deberes. Y para justificarse ante lospadres y los profesores suelen mentir.
    • - Tienen una gran dispersión y mitomanía.- Suelen terminar constituyendo bandas.- A veces consumen alcohol, drogas también, supuestamenteblandas.- Desplazan la cuestión de la instrucción al terreno de lasrelaciones personales, donde todo se convierte en cosa desusceptibilidades: “Soy demasiado tonto”, “Nunca loconseguiré”, “El profe no puede ni verme”, “Le odio”, “Mecomen el tarro”,…- E.: Entonces, ¿es muy importante lo que dicen de ti los demás?- -D.P.: Efectivamente. Siendo profesor, me he ido dando cuenta lo que pueden hacer los comentarios tanto de los padres como de los profesores. Lo que les decimos es muy importante. Les motiva o les desmotiva, les hace creer que pueden o creer que son inútiles. No podemos pronosticar el futuro, y mucho menos la vida futura de un alumno.- E.: ¿Se podría qué, quiénes son los culpables?- D.P.: Cuando nuestro yo falla, en vez de buscar soluciones, rápido intentamos buscar culpables. Sobre todo cada profesor culpa a la etapa anterior, en el ministerio de educación culpan a las familias, y las familias dicen que la escuela ya no es lo que era. Y dentro de la escuela también hay disputas entre, por ejemplo,
    • los profesores antiguos y los modernos. Y el padre también discute con la madre…- E.: He leído en su libro que el mal alumno gasta mucha energía en hacer ver a sus padres y profesores que trabaja, que todo va bien. Y para ello suele utilizar la mentira, pero, ¿por qué padres y profesores dejan pasar esas mentiras?- D.P.: Los profesores porque ese alumno sería la encarnación su propio fracaso profesional y los padres para calmar su propia angustia y para aplazar el momento de la discusión del problema.- E.: ¿A qué se debe su metamorfosis de zoquete a novelista?- D.P.: Primero a los cuatro profesores que me salvaron. Después al amor y a la tenacidad de mi padre. Y por último a mi viejo amigo Jean Rolin.- P.: ¿Cómo se debería actuar con las malas respuestas que dan los “malos alumnos”?- D.P.: Al hacer el profesor una pregunta a sus alumnos, éstos dan 3 respuestas posibles: la acertada, la errónea y la absurda. Para hacer un profesor que un alumno salga de su zocatería tienen que dejar de evaluar sus respuestas si éstas son absurdas, muy comunes en ellos, simplemente para salir del paso, sin ningún intento de razonamiento, que suele ser automática. Porque el alumno
    • no comete un erro, simplemente da una respuesta porque le han hecho una pregunta, aunque sea absurda, porque no solo no sabe la respuesta, sino que a veces tampoco sabe lo que se le pregunta. Y corregir algo absurdo es algo pedagógicamente absurdo.- E.: ¿Nunca ha fracasado como profesor? ¿Nunca se ha encontrado algún alumno para el que la cosa no funciona?- D.P.: Sí, claro que sí. Esos alumnos con los que poco o nada puede hacer para sacarlos de su zocatería, y que me dejaron con remordimientos.- P.: ¿Qué opina del peligro que tienen, según algunas personas, los zoquetes en nuestra forma de vida actual?- D.P.: Vamos a suponer que el 1% de la población escolar es el horrible fantasma del zoquete devorador de civilización,… ¿No es irrisorio?. Y el miedo alimentado contra esa juventud muy vergonzoso para lo adultos que somos.- P.: Todos sabemos los grandes problemas del consumo en nuestra sociedad actual, pero ¿cómo afecta en los chavales zoquetes?- D.P.: Efectivamente el consumo es un problema para toda la sociedad, pero en especial para los zoquetes, porque los apartados tienen menos defensas. Es más, se refugian en él. Ven en el consumo su diferenciación, su vía de escape. Y no se dan cuenta que es eso lo que les
    • come el tarro. La función de los maestros es hacerles ver eso. La misión de los profesores no es preparar a los alumnos a que empujen su carrito por las interminables avenidas de la vía comercial. El universo es para comprender, no para consumir. Tenemos que enseñar a los alumnos que descubran su identidad, y no entendiendo que ésta es la apariencia, para que no lleguen a ser víctimas de las imágenes tópicas.- P.: ¿Qué opina de la violencia en las aulas?- D.P.: Aunque sí que existe entre los alumnos un criminal al que nunca podremos llegar a transformar y que es rarísimo que exista, no podemos hacer pasar a la escuela por un lugar criminógeno. Esto sí es un crimen insensato contra la escuela. Convertir esto, a base de reportajes periodísticos y televisivos en un símbolo de una juventud concreta, en un lugar concreto (los suburbios) supone hacer creer que esta juventud es un nido de asesinos y la escuela un foco criminológico. Y no hay que olvidar que el 80% de los crímenes de sangre se producen en el marco familiar. Antes les llamábamos zoquetes. Ahora no, pero les filmamos, les acusamos ante todo el país. Son TODA la juventud de TODOS los arrabales. Zoquetes todos y peligrosos.- P.: ¿Has notado diferencias entre la escuela de cuando tú eras el zoquete y la escuela actual en la que eres el profesor?
    • - D.P.: Por supuesto que hay varias diferencias. Pero me atrevería a decir que hay una que está por encima de todas las demás. Antes la escuela tenía como objetivo alejar a los niños de la sociedad industrial para educarles, bueno más bien para instruirles. Ahora, en cambio la escuela entrega a los niños a la sociedad mercantil, es decir, al consumo.- P.: Para terminar me gustaría pedirle unos consejos sobre cómo hay que actuar, sobre todo en las aulas, con los “malos alumnos”.- D.P.: No soy muy partidario de dar consejos, pero en este caso lo voy a hacer por si pueden servir a los profesores para ayudar a esos alumnos. Además creo que no estaré muy alejado de la realidad del problema cuando he sido zoquete y profesor, por lo que sé de lo que hablo. Ahí van. Hay que tener en cuenta que la silla de clase es un trampolín para estos alumnos. Los lanza fuera de la clase en cuando se sientan en ella. No se debe pedir nunca a un alumno que se ponga en el lugar de un profesor. Un profesor siempre tiene que hacer que tanto los alumnos como los profesores estén presentes mentalmente en la clase. La primera cualidad de un profesor es el sueño. El buen profesor es el que se acuesta temprano. No hablar nunca más fuerte que ellos.
    • Cuando el profesor está con ellos no debe estar enotra parte y cuando están en otra parte no debenestar ni una pizca con ellos.Cada alumno es diferente, y lo delicado es conocerbien esas diferencias en nuestros alumnos paraencontrar el equilibrio y la armonía. Y tenemos quehacer creer a los alumnos zoquetes que en nuestromundo cuentan todos, no los primeros de la clase.Es muy importante cómo se empieza el día en la clase.Unos lo hacen pasando lista, pero no como si contaranovejas, sino mirándoles, nombrándoles uno a uno.Otros lo hacen con el silencio, dando tiempo a losalumnos a prepararse para empezar la clase, y así elprofesor puede ir observándoles a ellos.Algunos métodos o ejercicios no son malos en sí, sinoen cómo los utilizan los profesores. Por ejemplo, eldictado será negativo cuando lo utiliza un perezosoprofesor para limitarse a descontar puntos con elúnico objetivo de decretar un nivel.Hay que hacer pensar a los alumnos que puedenhacerlo, dándoles si es necesario, facilidades para quelo consigan.Debería ser obligatorio un audiograma y una revisiónexhaustiva de la vista antes de que el alumnoempezara la escuela. Evitarían los juicios erróneos delos profesores.Tan mal está hacer aprender de memoria los textosconvirtiéndolos sólo en un asunto de memoria, como notrabajar con ellos de memoria. Aprendiendo dememoria no se suple nada, añadimos algo más.
    • Hay que saber jugar con el saber. El juego noperjudica el aprendizaje, es su contrapunto. Y jugarcon la materia es también entrenarnos a dominarla.Tal vez enseñar sea acabar con el pensamientomágico, hacer de modo que en cada curso suene lahora del despertar, del comprender.Al hacer el profesor una pregunta a sus alumnos,éstos dan 3 respuestas posibles: la acertada, laerrónea y la absurda. Para hacer un profesor que unalumno salga de su zocatería tienen que dejar deevaluar sus respuestas si éstas son absurdas, muycomunes en ellos, simplemente para salir del paso, sinningún intento de razonamiento, que suele serautomática.Si los alumnos dicen tacos, gritan, utilizan jerga, … nohay que excluirles por ello. Lo que hay que hacer estratar con ellos, conocerlos. Y no señalarlos como loszoquetes que acabarán con nuestra civilización.El profesor no debe apartar a ese 0,4% de alumnoszoquetes, tienen que aprovechas lo bueno que tienenpara que hagan cosas buenas.