Your SlideShare is downloading. ×
Fracturas del platillo tibial (pp tshare)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Fracturas del platillo tibial (pp tshare)

20,040
views

Published on


0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
20,040
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
168
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Fracturas del Platillo Tibial
  • 2. Introducción
    • Las fracturas de los platillos tibiales son intraarticulares y ocurren en una importante articulación de sustentación. Se deben a una combinación de empuje vertical y flexión (Kennedy y Bailén, 1968). Este mecanismo de fractura suele acarrear diversos grados de depresión de la superficie articular y de desalineación axil. Cuando una parte de la superficie articular se hunde, ésta se torna incongruente y una porción más pequeña de la articulación soporta todo el peso, de modo que esto acrecienta el esfuerzo que el cartílago articular soporta. Si además existe desalineación axil, el eje de sustentación se desplaza hacia el lado de la depresión. Estos 2 mecanismos de sobrecarga pueden ocasionar artrosis postraumáticas por si solos. Si este mecanismo destructivo se combina con un daño traumático del cartílago articular la destrucción de la articulación es más ascelerada.
  • 3. Fractura de platillos tibiales. (a) Platillo tibial externo. (b) Platillo tibial interno. (c) Ambos platillos. Las más frecuentes son las fracturas del platillo tibial externo, producidas por un mecanismo en valgo de la rodilla, y por la impactación del cóndilo femoral sobre el platillo tibial que lo fractura y lo hunde, separando un fragmento hacia lateral (caída de caballo, accidente en moto, golpe por parachoque, etc.)  
  • 4.
    • En ocasiones, en el momento de la fractura la fuerza deformante puede actuar de modo que además de la fractura, se rompe el respectivo ligamento colateral y hasta el ligamento cruzado. Esto acarrea inestabilidad articular. También puede haber inestabilidad por hundimiento e incongruencia sin disrupción ligamentosa. Cualquiera que sea la causa, la inestabilidad atenta contra la función articular normal por lo tanto el tratamiento de la fractura del platillo tibial debe asegurar que la articulación quede estable, que las superficies articulares sean congruentes, que la articulación no duela y que conserve una excursión satisfactoria de movimientos.
  • 5.  
  • 6.  
  • 7. Fractura tipo I
  • 8. Fractura tipo II
  • 9. Fractura tipo III
  • 10. Fractura tipo IV
  • 11. Fractura de tipo V
  • 12. Fractura tipo VI
  • 13. Métodos de evaluación
    • Para poder clasificar una fractura de un platillo tibial y trazar así un plan terapéutico, hay que estudiar cuidadosamente al paciente y la fractura. No podríamos exagerar la importancia de hacer un diagnóstico exacto porque así se identifican todos los componentes de la lesión, se facilita el abordaje terapéutico y el paciente se recupera mejor de sus lesiones.
  • 14. Anamnesis
    • La anamnesis es importante porque permite determinar si la lesión fue causada por una fuerza de baja o de alta velocidad. Aunque es raro que el paciente pueda relatar con exactitud el mecanismo del traumatismo, por lo general se puede establecer la dirección de la fuerza y también la deformidad producida. Estos datos son importantes. La anamnesis también permite evaluar las expectaciones y el nivel de función del paciente.
  • 15. Examen físico
    • El examen físico es el único método exacto para evaluar el estado de la cubierta de partes blandas. Muchas veces la sensibilidad suscitada en el examen físico es el único indicio que sugiere disrupción concomitante de un ligamento colateral. También es muy importante detectar todo déficit neurológico o vascular, así como la presencia de un síndrome compartimental.
  • 16. Examen radiológico
    • La evaluación radiológica de la lesión es indispensable porque es el único recurso que permite adquirir una noción exacta del patrón de la fractura y su severidad. Las radiografías anteroposterior y lateral no son suficientes porque hay que suplementarlas con una oblicua interna y una oblicua externa por lo menos. El grado y la localización de la depresión de la superficie articular se aprecia mejor en la incidencia oblicua. Muchas veces las cuatro incidencias convencionales son inadecuadas y hay que recurrir a la tomografía para poder evaluar con exactitud la extensión y posición de todas las líneas de fractura, determinar el grado de conminución de la fractura y juzgar así su operabilidad y determinar la presencia y extensión de la depresión articular.
  • 17.
    • Al pedir la tomografía es importante incluir cortes tomográficos anteroposteriores y laterales.
    • Estas imágenes se complementan mutuamente y permiten que el cirujano adquiera una noción tridimensional mucho más exacta de la fractura.
    • La tomografía al ser computarizada es útil para evaluar el grado y extensión de la conminución y también para demostrar la corteza circunferencialmente en un corte transversal. Si se puede hacer, facilita mucho la reconstrucción tridimensional de la lesión; es muy útil pero no esencial.
  • 18. Tratamiento
    • Habiendo evaluado cuidadosamente al paciente y sus radiografías ahora el cirujano está en condiciones de decidir el mejor plan para tratarlo. Si se elige el tratamiento quirúrgico a cielo abierto, se debe planificar cuidadosamente la operación; para esto se debe adoptar un abordaje razonado, hacer un diseño detallado del patrón de la fractura, programar cuidadosamente todos los pasos necesarios en la reducción a cielo abierto y planificar la fijación interna. Esto último debe incluir una posición detallada de todos los tornillos y su función, junto con el implante apropiado y su posición.