La Granada De San Juan De Dios

3,800 views
3,615 views

Published on

Recorrido juandedionano por la Granada que conoció el santo

Published in: Art & Photos, Travel, Business
2 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
3,800
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
838
Actions
Shares
0
Downloads
18
Comments
2
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La Granada De San Juan De Dios

  1. 1. LA GRANADA DE SAN JUAN DE DIOS “ GRANADA SERÁ TU CRUZ”
  2. 2. SAN JUAN DE DIOS “ Por los granos de mi muerte Que gotas de sangre son; Ve a Granada y hallarás Los pobres por quien tendrás Mi gracia y mi bendición” (Lope de Vega) Es este, amigo Paseante, un recorrido devocional dedicado al hombre más grande de todos los tiempos de la ciudad de Granada. Los lugares y rincones que hollaron sus pies santos han sido descritos en varias Guías. Son sitios algunos de paso, otros con una huella genuinamente juandedoniana, que cuando se pasean conociendo la historia de Juan de Dios, dejan de ser simples calles o piedras para convertirse en hitos hacia el cielo. Quiero rendir homenaje a los hermanos de San Juan de Dios, que han hecho de la caridad hospitalaria su estilo de vida. Y en especial a Fray Ernesto Ruiz Ortega y a Fray Matías de Mina Salvador, pues además son autores de dos de esas citadas Guías, granadinas, pero sobre todo espirituales de las que he bebido para escribirte estas notas. Gracias.
  3. 3. Cuando el soldado portugués de fortuna Juan Ciudad llega a Granada en 1538, porque ha sentido un aldabonazo en su alma, la primera imagen que tiene es esta inmensa Puerta de acceso, desde la que se divisa el antiguo barrio del Albayzín. En su corazón hay una mezcla de esperanza y de miedo. PUERTA DE ELVIRA
  4. 4. CALLE ELVIRA Sin un oficio concreto, a los pocos días de estar en Granada, alquila un minúsculo local, casi un portal, que va a dedicar a la compra y venta de libros, reliquias y objetos religiosos. En el siglo XIX, se construye esta recoleta capilla neogótica por iniciativa de un devoto del santo. Pasa desapercibida al paso rápido propio de esta calle, por ello de recomiendo que la encuentres, al volver la Puerta de Elvira, y la contemples detenidamente imaginando a Juan despachando su mercancía.
  5. 5. En los primeros meses de su estancia en Granada, Juan anda por una ciudad que poco a poco se va cristianizando en sus edificios y sus gentes, manteniendo aún la convivencia pacífica de los antiguos pobladores, con aquellos castellanos que acuden con la conquista. Un día en el morabito de San Sebastián, en el arrabal sur de Granada, esa inquietud latente que Dios había sembrado en su alma, se enciende y prende de forma definitiva, al oír a San Juan de Ávila: sabe en ese momento que su vida es de Dios y comienza una ansiosa búsqueda de cómo responder a su Señor. ERMITA DE SAN SEBASTIÁN
  6. 6. HOSPITAL REAL Este ansia de Dios lleva a Juan Ciudad a profundas penitencias no entendidas por la gente que lo toma por loco. Amigos lo recluyen en el Hospital Real, esperando su cura. En su celda y en contacto con los más pobres y más enfermos, con todas las penurias posibles, va descubriendo su vocación: El rostro de Cristo aparece en sus prójimos más desfavorecidos, los “sin nada” y Juan Ciudad se convierte ya para siempre en Juan de Dios. Ventana de la celda de San Juan de Dios
  7. 7. IGLESIA DEL SAGRARIO Está decidido, pero si queda alguna duda, un día ya “curado” fuera del Hospital Real, entra en la primitiva capilla del Sagrario y ante el Calvario barroco ora y confirma viendo las espinas de Cristo, que su camino es el del alivio del sufrimiento.
  8. 8. PLAZA BIBRAMBLA Sale corriendo de la Capilla y al llegar a Plaza Bibrambla, nuevamente como un loco, pero ahora de Dios y de amor, comienza a vender sus pertenencias y a recoger leña y objetos usados, para obtener dinero, porque quiere dar de comer a todos aquellos que se va a encontrando por las calles, menesterosos, pobres y enfermos.
  9. 9. CASA DE LOS VENEGAS-GRANADA (DE LOS TIROS) Esta familia que no creé que está loco, le da limosnas de forma habitual. Un día cansado de recorrer calles y cuidar a “sus hermanos” cae rendido en el zaguán de la casa. Allí, durante varios meses, dormirá y resguardará a aquellos que no tienen ni una cueva ni el techo de un puente para guarecerse. Cuando son tantos que ya no es posible cuidarlos, la familia le da dinero que le permite alquilar una casa para fundar …
  10. 10. CALLE LUCENA Nº 10 … Su primer hospital. Con escasos medios, pero con todo su empuje y decisión, Juan de Dios empieza a cuidar a los pobres y enfermos que recoge. Es su primera fundación.
  11. 11. PALACIO DE ÁGREDA EN LA CUESTA DE SANTA INÉS Poco a poco su labor ingente a favor de los enfermos se va conociendo en Granada. Algunas familias nobles movidas por la caridad, ayudan con dinero y enseres a Juan de Dios. Una de estas familias es la de Diego de Ágreda, a quien siempre les estará agradecido. En el fresco zaguán de la casa reposará cuando baje del Albayzín, de recorrer sus calles.
  12. 12. CASA DE SALAZAR O DE VARGAS EN LA CALLE HORNO DE MARINA En esta casa señorial, acontece una anécdota que pone de relieve el carácter de Juan de Dios, es caritativo, pero firme y resolutivo. Un día uno de sus enfermos muere. Sale a pedir ayuda para enterrar al difunto y entra en esta casa. Su dueño, habitualmente da limosna a Juan, pero esta vez considera que no para un enterramiento. Juan vuelve al hospital, carga al enfermo fallecido y lo deja en la puerta de su casa, cuando el dueño baja, aquél le espeta “Tan cristiano eres tú como yo, porque ambos estamos bautizados y la misma obligación tienes tú de enterrar a los muertos como yo”. Cuando Juan de Dios se marcha, el buen hombre reacciona y llamándolo le dio suficiente dinero para enterrarlo y pagar unas misas.
  13. 13. LA CALLE MILAGRO Una noche, mientras recorre los alrededores de la Plaza Bibrambla con su capacho y su cayado, pidiendo, voceando, la caridad y la ayuda bajo el lema “Hermanos, haced el bien para vosotros mismos ”, recoge y carga a un enfermo tirado en el suelo. Pero exhausto, cae desfallecido al suelo. … “ Cuentan” que un hombre joven le ayudó y lo acompañó al hospital. Y “cuentan” que este hombre era un ángel. Desde entonces esta calle es conocida por los granadinos como calle Milagro. Cuadro pintado por Manuel López Vázquez de la calle Milagro, vecina del Zacatín
  14. 14. CUESTA DE GOMÉREZ El tiempo va pasando y la fama de Juan de Dios crece de forma paralela al número de enfermos a los que va atendiendo. El hospital de la calle Lucena, se ha quedado a todas luces pequeño, para dar el cuidado necesario a aquellos, sin que haya hacinamiento. Un día bajando de buscar leña en la Alhambra, ve una vieja casona que había sido monasterio carmelita. Pide permiso al arzobispo Guerrero, que ya conoce su inmensa labor caritativa y se lo cede. Es su segunda fundación. El Palacio de los marqueses de Cartagena, está edificado sobre el solar que ocupara el segundo hospital de San Juan de Dios.
  15. 15. PLAZA NUEVA Y LA CHANCILLERÍA Plaza Nueva es sólo un lugar de paso entre la ciudad baja, el Albayzín y la Cuesta de Gomérez. Al pié de ésta se puede uno imaginar al santo recobrando fuerzas, antes de iniciar la subida, con un hermano cargado al hombro o su capacho con comida y leña, hasta el hospital. En la Chancillería, en su prisión, se va a producir uno de los “milagros en vida” de Juan de Dios. Conseguirá reconciliar a dos hombres, Pedro Velasco asesino del hermano de Antón Martín y a éste. Ambos iluminados por Cristo, se convertirán y continuarán la obra de Juan de Dios y a su muerte serán sus sucesores.
  16. 16. El río que baja sus aguas desde Sierra Nevada, dando la vida a la ciudad, paradójicamente va a dar la muerte a Juan de Dios. En su afán caritativo, sin importarle su propio cuerpo, se arroja a sus frías aguas en rescate de un joven que se ahoga en medio de la crecida. Juan de Dios no consigue rescatarlo, se sume en una gran angustia y su ya exhausta naturaleza se resiente en extremo, hasta tal punto que en pocos días habrá de volver con su Señor. EL RÍO GENIL
  17. 17. Enfermo de muerte, la caridad sembrada en tantos corazones le va a ser devuelta por los señores de García de Pisa, manchegos afincados en Granada. La señora, doña Ana de Osorio, consigue convencer a Juan de Dios, quien a su pesar, pues deseaba seguir con sus enfermos, accede a ser tratado de su grave dolencia. Sin embargo no sobrevive más que unos días y muere en paz el 8 de marzo de 1550, tras doce años de vida entregada en Granada. LA CASA DE LOS PISA Cámara Santa, en la casa de los Pisa, lugar en el que muere Juan de Dios, de rodillas y abrazando un crucifijo.
  18. 18. LA CARRERA DEL DARRO Alguien ha dicho y muchos pensamos que es la Carrera del Darro, la calle más bella del mundo. La misma Carrera que concitó a miles de granadinos el día que el cadáver de Juan de Dios dejó la Casa de los Pisa en busca del cementerio. Y es que Juan ya es tan conocido y amado, que los granadinos lloran aún sin enterrar, el hueco que deja el que ya es santo por aclamación.
  19. 19. LA PLACETA DE LA VICTORIA En esta preciosa placeta, honrada por su impresionante vista, acabó el cortejo fúnebre de Juan de Dios. Todos los fieles dolientes por la muerte de “su padre”, vieron como en la desaparecida Iglesia de los Padres Mínimos, los huesos santos de este portugués, yacían en tierra, en su primera sepultura, en su ciudad adoptiva: Granada.
  20. 20. Entre 1737 y 1759 el maestro José de Bada dirigió la obra de este templo, proclamado Basílica por el papa Benedicto XV. En ella reposan los restos del santo de los pobres desde 1757, siendo lugar que concita la peregrinación mundial de todos cuantos veneran y admiran su persona y obra. Al margen de ser una joya escultórica, cumbre del más esplendoroso barroco español, yo te sugiero amigo Paseante, que su visita sea ya artística como sobre todo profundamente espiritual. LA BASÍLICA DE SAN JUAN DE DIOS
  21. 21. LA BASÍLICA DE SAN JUAN DE DIOS Sepulcro de San Juan de Dios
  22. 22. EL HOSPITAL DE SAN JUAN DE DIOS Este magnífico edificio, es anterior en su construcción, en casi dos siglos, a su Basílica vecina, lugar donde la naciente orden hospitalaria continúa la labor ingente de su santo patrón, “con la capacha y el cayado”, pero dando ya un digno y definitivo lugar a los enfermos. De esta manera, en 1544, se encarga su obra a un discípulo de Siloé, Juan de Maeda.
  23. 23. EL HOSPITAL DE SAN JUAN DE DIOS Lugar eminentemente asistencial, pero construido tan por y desde el amor al santo patrón Juan de Dios, que se convierte en una joya de la arquitectura, la escultura y sobre todo la pintura, realista y decorativa.
  24. 24. EL HOSPITAL DE SAN RAFAEL Ya entrado el siglo XX, el nobilísimo edificio hospitalario se va quedando a todas luces pequeño y algo inadecuado para atender de forma efectiva y moderna a los enfermos. Por ello la orden se plantea la construcción de un nuevo edificio: El Hospital de San Rafael, que simétrico al de San Juan de Dios, flanquea la Basílica por el otro lateral. Caridad y ciencia se aúnan para llevar el alivio a los granadinos con dolencias y secuelas graves de sus enfermedades, ancianos y desamparados. Desgarradora estatua en bronce, situada a la puerta del comedor social de este hospital; fiel reflejo de la labor del santo.
  25. 25. CENTRO ASISTENCIAL CASA DE LOS PISA Esta vez destinado a ancianos, pero con la misma finalidad caritativa y asistencial, en edificio anexo a la Casa de los Pisa. Destaca nuevamente la rica iconografía granadina al servicio del recuerdo de la vida y labor de san Juan de Dios. Esta vez se trata de una grandiosa estatua de piedra a modo de altorrelieve en la fachada posterior del edificio en la calle San Juan de los Reyes, obra del escultor granadino López Azaustre.
  26. 26. SAN JUAN DE DIOS Quizás a estas alturas, si no lo eras antes, querido Paseante, eres ya admirador de este hombre santo, de su vida azarosa en búsqueda constante, y de su labor dedicada por Dios a los más pobres y enfermos. Qué mejor forma de terminar que con este cuadro de Gómez Moreno, que representa a Juan Ciudad “el loco” ayudando a evacuar a sus “pobrecillos” del incendio acaecido cuando estaban recluidos en el Hospital Real. ¡Qué genial forma de captar en un lienzo toda una vida y una dedicación! Un saludo, amigo. Que san Juan de Dios te proteja.

×