SALVADOR DALÍ

  • 1,217 views
Uploaded on

LA PERSISTENCIA DE LA MEMORIA.

LA PERSISTENCIA DE LA MEMORIA.

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
1,217
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
17

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1.       Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians          CONFERENCIA  LA PERSISTENCIA DE LA MEMORIA  HISTORIA DE UN CUADRO      La persistencia de la memoria, 1931  Óleo sobre tela. 24,1 x 33 cm. The Museum of Modern Art, New York    La obra La persistencia de la memoria se ha convertido en una de  las  obras  más  representativas  y  con  más misterio  pintada por  Salvador Dalí cuando sólo contaba con 27 años.  A  pesar  de  que  no  sabemos  con  seguridad  en  qué  lugar  se  ejecuta la tela, sabemos que los primeros meses del año 1931,  momento  en  que  se  pinta  La  persistencia  de  la  memoria,  Dalí  y  Gala  los  pasan  en  Portlligat.  Relativamente  poco  antes,  concretamente en marzo de 1930, han comprado una barraca de  pescadores  que  van  habilitando.  Durante  este  período,  Dalí  vive  un  proceso  de  transición  muy  importante  tanto  en  el  terreno personal como en el plano creativo.  En  el  año  1929  Dalí  entra  plenamente  en  contacto  con  el  movimiento surrealista, rompe con la familia y en consecuencia  con  el  Cadaqués  de  su  infancia  y  juventud.  También  es  el 
  • 2.     Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians      2  momento en el cual el padre le expulsa por haber blasfemado  contra  su  madre  muerta  en  1921;  y  empieza  una  relación  con  una mujer casada, Gala, de origen ruso, diez años mayor que él  y madre de Cécile, hija fruto del matrimonio con el poeta Paul  Éluard.  A  pesar  de  esta  expulsión  del  núcleo  familiar,  Dalí  no  quiere  abandonar  el  entorno  de  Cadaqués  y  se  traslada  a  Portlligat,  situado más al norte en dirección al Cap de Creus, donde cuatro  barracas  de  pescadores  constituyen  un  pequeño  núcleo.  Durante  el  período  1929‐1932,  justo  cuando  Dalí  pinta  La  persistencia de la memoria, las estancias en Portlligat se combinan  con  temporadas  en  el  piso  que  la  pareja  tiene  en  París  y  con  estancias en casa de amigos y conocidos, tanto en París como en  España. Es pues en este contexto de gran tensión y cambios que  Dalí pinta una de las obras más enigmáticas de su producción:  La persistencia de la memoria.     La vida y obra de Dalí en esta época se pueden contextualizar  recordando  que  es  en  1930  cuando  finaliza  la  dictadura  de  Primo de Rivera instaurada en 1923 y que el 14 de abril de 1931  se instaura la II República en España. Artísticamente hablando,  los años que duró la República (1931‐1936), se pueden definir  como un período de grandes inquietudes, ansiedades e ilusión,  pero  también  resultó  un  momento  demasiado  breve  para  que  las iniciativas en marcha dieran sus frutos y se llevaran a cabo  proyectos nuevos.    Barcelona se convierte en el centro de manifestaciones artísticas  de vanguardia; aparecen grupos que revolucionan el panorama  cultural:  GATCPAC  (Grupo  de  Arquitectos  y  Técnicos  Catalanes por el Progreso de la Arquitectura Contemporánea),  se  constituye  como  asociación  en  1930  y  se  definen  como  arquitectos racionalistas que tienen como objetivo contribuir al  progreso  de  la  nueva  arquitectura  para  que  se  adapte  a  los  nuevos  tiempos;  es  decir,  defienden  una  modernización  de  la  arquitectura. También hay ADLAN (Amigos del Arte Nuevo),  asociación  formada  en  1932  con  inquietudes  espirituales  y  de  soporte  al  arte  más  de  vanguardia.  El  grupo  se  disuelve  al  principio de la Guerra Civil. 
  • 3.       Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians        Salvador Dalí delante su casa de Portlligat, c. 1931  En  este  entorno  artístico‐socio‐político‐cultural  Salvador  Dalí  crea La persistencia de la memoria.  Sobre la obra podemos decir con mucha certeza que el paisaje  que vemos es el de Portlligat y por extensión el de Cadaqués y  Cap de Creus. La fuerte unión y la vinculación de Dalí con el  entorno es una constante en su obra; ello se manifiesta a lo largo  de su trayectoria artística y conforma una de las continuidades  dalinianas.  El  artista  siente  admiración  y  respeto   incondicionales por Portlligat y lo plasma tanto pictóricamente  como también, en palabras propias:  “Me he hecho en estas piedras, aquí he forjado mi personalidad,  he descubierto mi amor, he pintado mi obra, he construido mi  casa. No me puedo separar de este cielo, de este mar, de estas  rocas, estoy unido para siempre a Portlligat donde he definido  todas mis verdades más sinceras y mis raíces. Sólo en este lugar  me siento como en casa; en cualquier otro estoy de paso. No es  únicamente  un  sentimiento,  sinó  una  realidad  psíquica,  biológica‐surrealista. Me siento atado por un verdadero cordón  umbilical a la totalidad que vive en esta tierra”. 1                                                               1  DALÍ,  S.  (2003).  Obra  completa.  Barcelona;  [Figueres]  :  Ediciones  Destino  ;  Fundació  Gala‐ Salvador Dalí, Volumen I, Textos Autobiográficos 2, p. 462.   
  • 4.     Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians      4  En  1931,  cuando  Salvador  Dalí  pinta  La  persistencia  de  la  memoria,  el  tema  del  paisaje  ya  ha adquirido  una  importancia  capital  en  su  obra.  Los  óleos  entre  los  años  1930  y  1931  incorporan gradualmente horizontes elevados, rocas del Cap de  Creus y esta luz tan especial del Empordà.  La  persistencia  de  la  memoria  se  caracteriza  pues  por  ser  un  paisaje de horizonte alto coronado por el mar, con un cielo de  atardecer y acantilados agrestes en la parte derecha. Dalí ofrece  una visión simple y austera de la naturaleza, un paisaje con un  punto estático que transmite cierta esterilidad. La sensación de  inmortalidad  queda  reflejada  por  la  inexistencia  del  mismo  tiempo y por una cierta congelación del instante.      La persistencia de la memoria, 1931  Óleo sobre tela. 24,1 x 33 cm. The Museum of Modern Art, New York    Este paisaje se ve interrumpido por tres relojes blandos y uno  rígido  que  dan  múltiples  significados  a  la  obra.  Uno  de  los  relojes  blandos  cuelga  de  una  rama  de  olivo;  otro,  también  deformado,  reposa  sobre  la  figura  amorfa,  aparentemente  dormida, que ocupa el centro de la obra. El rostro podría muy  bien  ser  un  autorretrato  de  Dalí,  ya  que  evidencia  un  gran  parecido  con  otros  rostros  de  esta  misma  época  como  el  que  aparece  en  el  óleo  El  gran  masturbador  (1929),  donde  Dalí  se  auto‐representa  y  se  identifica  con  las  facciones  de  rocas  del  Cap  de  Creus.  El  último  reloj  blando  está  recostado  en  el  mueble situado al lado izquierdo. Además, descansando sobre  su  esfera  encontramos  una  mosca  que  nos  invita  a  juegos  de  palabras  como  “el  tiempo  vuela”.  Cada  uno  de  estos  relojes 
  • 5.       Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians      blandos marca una hora diferente (parece ser que entre las 6 y  las 7 de la tarde, hora del atardecer) insinuando la relatividad  del concepto tiempo. En contraste con los relojes blandos hay  un  cuarto  reloj  rígido,  que  en  lugar  de  mostrar  la  hora  está  cubierto de hormigas y colocado boca abajo.      El gran masturbador, 1929  Óleo sobre tela, 110 x 150 cm. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía,  Madrid. Legado Dalí    Es evidente que Dalí muestra aquí una de las preocupaciones  más  artificiales  y  abstractas  inventadas  por  el  hombre:  la  angustia  de  controlar  el  tiempo  según  las  horas  que  marca  el  reloj. El paso del tiempo, su relatividad y fluidez son conceptos  planteados  y  ampliamente  interpretados  por  los  autores  que  han  escrito  sobre  esta  pintura.  Dalí  deforma  los  mismos  instrumentos que nos han de informar sobre el tiempo y anula  su  función.  Todos  los  relojes  marcan  una  hora  diferente,  y  el  único que mantiene su rigidez inicial está pintado boca abajo e  infestado de hormigas.  La inutilidad del tiempo se evidencia en el mismo momento en  que  el  símbolo,  el  reloj,  queda  destruido.  Hay  más  interés  en  conservar  la  memoria  y  a  encallarse  en  el  pasado  que  no  en  avanzar  hacia  un  presente  y  un  futuro.  Dalí  reivindica  la  ausencia  de  tiempo,  sin  el  cual  saboreamos  mucho  más  su  presencia  eterna.  Contrapone,  con  elegancia,  una  escena  tan  infinita como es el paisaje con unos objetos que nos recuerdan a  cada momento la fugacidad de los instantes y de las cosas; todo  es  efímero  y  escurridizo.  Esta  voluntad  de  permanencia  en  el 
  • 6.     Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians      6  ayer y de recordar un pasado no controlado por el tiempo es el  que acaba por dar título a la obra: La persistencia de la memoria.  En La Vida Secreta de Salvador Dalí, el mismo artista nos explica  el momento de creación del cuadro:    Manuscrito original de La vida secreta de Salvador Dalí donde se explica el  momento en qué el pintor se inspira para crear el cuadro.    “Era una tarde que me sentía cansado y tenía un poco de dolor  de  cabeza,  cosa  muy  rara  en  mí.  Teníamos  que  ir  al  cine  con  unos  amigos  y  en  el  último  momento  decidí  quedarme.  Gala  iría con ellos y yo me quedaría en casa para ir pronto a dormir.  Habíamos rematado nuestro almuerzo con un camembert muy  vigoroso  y  cuando  hubo  marchado  todo  el  mundo  permanecí  un  buen  rato  sentado  en  la  mesa  meditando  sobre  los  problemas filosóficos de lo que era “superblando” en el queso  que  se  prestaba  en  mi  espíritu.  Me  incorporé  para  ir  a  mi  estudio, donde encendí la luz para dar una última ojeada, como  tengo  por  costumbre,  a  la  obra  que  estaba  pintando.  Esta  pintura representaba un paisaje cercano a Portlligat donde las  rocas  estaban  iluminadas  por  un  atardecer  transparente  y  melancólico; en primer término, un olivo con las ramas cortadas  y sin hojas. Sabía que la atmósfera que había conseguido crear  con  este  paisaje  había  de  servir  de  marco  a  alguna  imagen  sorprendente; pero no sabía qué sería. Me disponía a apagar la  luz  cuando  instantáneamente  “vi”  la  solución.  Vi  dos  relojes 
  • 7.       Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians      blandos, uno de los cuales colgaba lastimosamente de la rama  de olivo. A pesar de que mi dolor de cabeza se había acentuado  mucho,  preparé  ávidamente  la  paleta  y  me  puse  manos  a  la  obra.  Cuando  Gala  volvió  del  cine,  dos  horas  más  tarde,  la  pintura, que habría de ser una de las más famosas, ya estaba a  punto. Le hice sentar delante, con los ojos cerrados: “A la una, a  las dos, a las tres, abre los ojos!”. Yo miraba fijamente el rostro  de Gala y vi en él la contracción inconfundible de la maravilla y  la  sorpresa.  Eso  me  convenció  de  la  eficacia  de  mi  nueva  imagen,  porque  Gala  no  se  equivoca  nunca  en  juzgar  la  autenticidad de un enigma. Le pregunté: Crees que dentro de  tres años habrás olvidado esta imagen? Nadie podrá olvidarla  después de verla” 2    Las dimensiones de La persistencia de la memoria son 24 x 33 cm.;  estas  dimensiones  tan  reducidas  dan  fe  de  la  técnica  tan  depurada y minuciosa utilizada por Dalí. Podemos decir que la  técnica pictórica es excelente y que existe una gran voluntad de  emular  la  destreza  de  los  pintores clásicos  tan admirados por  Dalí.  En    las  obras  de  los  años  30‐32  vemos  pintados  repetidamente  los  elementos  del  mar,  las  rocas  del  Cap  de  Creus,  la  piedrecita  blanca  con  la  sombra  alargada,  el  cielo  ampurdanés, el paisaje árido y el uso de los colores tierra.   Todo ello plasmado también en La persistencia de la memoria.  Durante  esta  época  Dalí  usa  principalmente  telas  de  pequeño  formato que ya están preparadas industrialmente; es decir, las  adquiere montadas sobre un bastidor de madera con una capa  de preparación blanca sobre la cual aplica la pintura.  El proceso pictórico de Dalí a la hora de pintar La persistencia de  la memoria se podría resumir de la siguiente manera: empieza  ejecutando un dibujo preparatorio a lápiz sobre la capa blanca  para  delimitar  las  formas  y  la  composición.  Encima,  Dalí  extiende la primera capa de pintura del fondo, de manera fluida  y uniforme: el mar, el suelo, la mesa, etc. Después va pintando  sucesivamente  los  diversos  objetos  y  elementos,  a  base  de                                                               2  DALÍ, S. (2003). Obra completa. Barcelona; [Figueres] : Ediciones Destino ; Fundació Gala‐ Salvador Dalí, Volumen I, Textos Autobiográficos 1, p. 760‐761.   
  • 8.     Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians      8  pinceladas pequeñas y finas configurando así los volúmenes y  las  sombras.  Al  final,  las  últimas  pinceladas  son  para  los  detalles  más  pequeños  como  la  mosca,  las  hormigas  y  las  pestañas  de  la  cabeza  blanda.  La  firma  la  realiza  aplicando  pintura negra con un pincel finísimo. Cabe destacar que es una  de las primeras veces que escribe la palabra “Olive” en lugar de  Gala;  antes  incluso  que  su  propio  nombre.  “Olive”  es  un  sobrenombre  afectuoso  que  usa  para  nombrar  a  su  musa  y  esposa en clara referencia a su piel olivácea.  La composición de La persistencia de la memoria se puede definir  como  una  “ascendente  en  diagonal  de  izquierda  a  derecha”.  Esta  organización  proporciona  un  equilibrio  perfecto  entre  la  zona de los relojes blandos y el foco de luz dorada de las rocas.  A pesar del peso de los elementos representados en el primer  plano  izquierdo  de  la  obra:  relojes  blandos,  cabeza  blanda,  mueble, olivo, la escena queda compensada con la luz dorada  de  la  rocas  del  fondo  a  la  derecha.  Además,  las  diagonales  ascendentes que forman la perspectiva de la mesa, nos ayudan  a conducir la mirada hacia aquél punto lejano iluminado por el  sol del atardecer. Probablemente la pintura todavía conserva su  marco  original  que  consiste  en  una  vitrina  de  madera  con  el  fondo en terciopelo verde y con protección de cristal; muy visto  en otras obras de Dalí de la época.      Composición de La persistencia de la memoria, 1931   
  • 9.       Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians      En cuanto a la historia del cuadro, La persistencia de la memoria se  presenta por primera vez al público en París, en el marco de la  exposición individual organizada en la Galería Pierre Colle en  junio de 1931. El cuadro consigue despertar el interés no sólo  del público sino también de personalidades del mundo del arte.  Una de las personas relacionadas con el mundo del arte y que  reconoce inmediatamente la importancia de La persistencia de la  memoria es el galerista neoyorquino Julien Levy.  Casualmente  visita París en verano de 1931 en el mismo momento en que se  celebra  la  exposición  en  la  Galería  Pierre  Colle.  Levy  tiene  la  intención de buscar artistas para mostrarlos en la nueva galería  de arte contemporáneo que en enero de 1932 quiere inaugurar  en  Nueva  York.  La  amistad  entre  Pierre  Colle  y  Julien  Levy  propicia  el  acuerdo  siguiente:  Levy  será  el  responsable  de  introducir  y  organizar  una  exposición  de  Dalí  en  los  Estados  Unidos. Con este pacto, y de manera no oficial, Colle y Levy se  erigen como socios transatlánticos. Después de vender un par  de  Dalís  a  dos  coleccionistas  americanos,  Colle  vende  La  persistencia de la memoria a Levy por la cantidad de 250 dólares,  precio  de  mayorista  nunca  pagado  por  el  galerista  americano  anteriormente.  En  sus  memorias,  el  nuevo  propietario  de  los  relojes blandos narra la reacción familiar delante del cuadro y  explica de qué manera se predice el éxito que esta obra tendrá  en los Estados Unidos:  “[...] mi padre también estuvo contento cuando le dije que, si a  él  le  gustaba,  “a  América  también”.  Insistió,  sin  conseguirlo,  que cambiara el título de La persistencia de la memoria por el  de Relojes blandos. Mi padre, creo, fue el primero, pero no el  último, en caer en esta banalidad” 3  Levy  emprende  el  viaje  de  retorno  a  los  Estados  Unidos  llevando  “10  x  14  pulgadas  de  dinamita”  daliniana  bajo  el  brazo. El mismo Dalí, recuerda en La vida secreta de Salvador Dalí   el momento en que Julien Levy compra el cuadro:                                                               3  LEVY, J. (1977). Memoir of an Art Gallery. G. P. Putman’s Sons, New York. p. 71. 
  • 10.     Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians      10    Julien Levy, galerista y marchante de arte norteamericano..   “Al cabo de pocos días, un pájaro venido de América adquirió  mi pintura de los “relojes blandos”, a la cual di el título de La  persistencia de la memoria. Este pájaro tenía unas alas negras  tan grandes como las de los ángeles de El Greco y no se veían, y  vestía  un  traje  de  dril  blanco  y  un  sombrero  de  Jipijapa  perfectamente  visibles.  Era  Julien  Levy,  que  más  adelante  habría  de  dar  a  conocer  mi  arte  en  los  Estados  Unidos.  Me  confesó que consideraba muy extraordinaria mi obra, pero que  la compraba para usarla como propaganda y para exhibirla en  su misma casa, porque la consideraba inapta para el público e  invendible. Mas fue vendida y revendida, hasta que la colgaron,  al final, en las paredes del Museo de Arte Moderno, y fue sin  duda la pintura que tuvo “el éxito de público” más completo.  La  vi  recopiada  unas  cuantas  veces  en  la  provincias  por  pintores aficionados que trabajaban sobre fotografías en blanco  y  negro  –y,  por  tanto,  con  los  colores  más  caprichosos‐.  También fue utilizada para llamar la atención en los escaparates  de las droguerías y de las tiendas de muebles!” 4  Hay  que  mencionar  que  la  llegada  de  La  persistencia  de  la  memoria  a  los  Estados  Unidos  se  produce  en  el  contexto  siguiente:                                                               4  DALÍ,  S.  (2003).  Obra  completa.  Barcelona;  [Figueres]  :  Ediciones  Destino  ;  Fundació  Gala‐ Salvador Dalí, Volumen I, Textos Autobiográficos 1, p. 762‐763.    
  • 11.       Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians      El 24 de octubre de 1929 se produce una espectacular caída de  la  bolsa  a  causa  de  un  aumento  de  la  deuda  y  de  un  inflado  mercado de valores. Este período de los años 30 se conoce como  la  Gran  Depresión  y  la  crisis  económica  que  se  desencadena  perdura hasta el inicio de la II Guerra Mundial. En noviembre  del  mismo  1929  se  inaugura  el  Museum  of  Modern  Art  de  Nueva York (MoMA).  En el terreno artístico, los años 30 son años de activismo social y  de  pintura  de  corte  “realista”.        Es  el  momento  álgido  del  llamado  Movimiento  Regionalista  que  fue  representado  por  Grant  Wood  (1892‐1942),  John  Steuart  Curry  (1897‐1946)  y  Thomas  Hart  Benton  (1889‐1975).  Sus  pinturas  reflejan  una  cierta nostalgia del mundo rural y un amor hacia su tierra. De  hecho,  el  regionalismo  fue  una  revuelta  en  contra  de  la  centralización que comportó la  Revolución Industrial: fábricas  que  centralizaban  la  producción  a  bajo  precio  provocando  el  consumo  de  masas  y  reduciendo  el  papel  del  individuo  en  el  proceso  de  producción.  En  una  sociedad  todavía  fuertemente  dominada  por  la  agricultura,  con  pequeños  focos  industriales  como  Chicago  y  Nueva  York,  el  Regionalismo  reivindica  una  imagen  autóctona  y  realista  de  América.  Este  Regionalismo  define  una  América  conservadora  enfrente  de  la  Modernidad  europea que va llegando.    Grant Wood, American Gothic, 1930  Óleo sobre madera 74.3 x 62.4 cm. The Art Institute of Chicago    En  este  contexto  poco  vanguardista  y  poco  “moderno”,  el  galerista Julien Levy (1906‐1981) introduce tanto La persistencia 
  • 12.     Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians      12  de  la  memoria  como  al  artista  Salvador  Dalí  en  los  Estados  Unidos.  Levy  es  considerado  uno  de  los  coleccionistas  más  intrépidos y pioneros a la hora de introducir el arte moderno en  los  Estados  Unidos,  sobre  todo  en  un  momento  en  que  el  mercado artístico todavía está dominado por París y América se  mantiene anclada en el pasado. Sus propuestas son vistas como  atrevidas e innovadoras.  A pesar de que la llegada de La persistencia de la memoria a los  Estados Unidos se debe a Julien Levy, de hecho es A. Everett  (Chick) Austin Jr., Director del Wadsworth Atheneum Museum  of  Art  de  Hartford  Connecticut,  quien  expone  el  cuadro  en  América por primera vez. La amistad entre Levy y Austin hace  que el galerista neoyorquino deje La persistencia de la memoria en  préstamo para la exposición que, durante el mes de noviembre  del  mismo  1931  organiza  en  el  Wadsworth  Atheneum.  El  surrealismo y Salvador Dalí se presentan en los Estados Unidos  precisamente con esta exposición.  Con la aparición pública de la obra, La persistencia de la memoria  no  tarda  en  aparecer  en  la  prensa  local  provocando  un  gran  revuelo acerca de su controvertida temática.     Los periódicos de la época se preguntan:  “[…] Por qué relojes blandos? [...] Cuando uno de estos relojes,  flácido y blando como un trapo de cocina mojado, se usa como  silla de montar sobre alguna cosa que podría ser un caballo, el  objetivo  es  que  el  espectador  experimente  una  sensación  de  poder  y  deje  de  sentirse  coartado  por  la  rigidez  de  las  cosas  materiales. Qué universo tan seductor, éste, en el cual un reloj  puede  hacer  de  silla  de  montar!  Y  después,  armado  con  las  nuevas  normas  y  con  este  nuevo  poder,  el  observador  pueda  vagar a su aire por la amplia llanura y explorar los acantilados  que se alzan al fondo. Hay uno, de acantilado, que es de oro. Se  tiene la libertad plena de satisfacer sus deseos más ocultos” 5                                                               5  “Hay un método en la locura de los superrealistas franceses, las sorprendentes obras de los  cuales se exponen en nuestras instalaciones” The Hartford Courant, 22 de noviembre de 1931. 
  • 13.       Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians        Artículo de un diario de Norwich, 23.04.1932    Con la exposición en el Wadsworth Atheneum, La persistencia de  la  memoria  inaugura  su  periplo  por  diversas  ciudades  americanas.  Levy,  todavía  propietario  de  la  obra,  deja  que  recorra  durante  unos  años  Nueva  York  (1932),  Cambridge  (1932),  Norwich  (1932),  Hartford  (1933),  otra  vez  Nueva  York  (1933)  y,  finalmente,  Chicago  (1934),  ciudad  donde  todavía  aparece en el catálogo como obra “en venta”.  En  1934,  Alfred  H.  Barr  Jr.,  historiador  del  arte  y  primer  director  del  Museum  of  Modern  Art  de  Nueva  York  (inaugurado  en  1929),  ofrece  250  dólares  a  Levy  por  La  persistencia de la memoria. Levy sin embargo, pide 400. Barr, que  en  este  momento  tiene  un  presupuesto  de  sólo  1.000  dólares  para comprar obra durante los seis primeros años de apertura  del museo, garantiza a Levy que encontrará a alguien dispuesto  a comprar el óleo y a hacer donación al museo. Y así sucede: en  agosto  de  1934,  Barr  convence  a  Helen  Resor,  magnate  de  la  publicidad y futura patrona del MoMA, que asuma la compra  de La persistencia de la memoria y la done al Museum of Modern  Art. A pesar de que la cesión es anónima, en noviembre de 1934  el nombre de la Sra. de Stanley Resor ya sale documentado en  la prensa del momento como compradora del cuadro: 
  • 14.     Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians      14    Instalación de la exposición Literature and Poetry in painting since 1850,  celebrada en el Wadsworth Atheneum de Hartford (1933), Connecticut.  DIGITAL IMAGE ©2009, The Museum of Modern Art/Scala, Florence    “[…]  La  persistencia  de  la  memoria,  obra  que  recientemente  fue  donada al Museum of Modern Art por la Sra. Stanley Resor y  que  ha  desconcertado  a  muchos  de  los  atrevidos  que  han  subido dos tramos de la escalera del museo para estudiarlo”  6.  La  presentación  de  La  persistencia  de  la  memoria  como  adquisición  reciente  del  MoMA  coincide  con  la  exposición  dedicada  al  quinto  aniversario  del  museo.  Este  preciso  momento es muy importante para la historia del cuadro ya que  pasa de estar en manos de un coleccionista particular a formar  parte de la colección de un museo pionero como es el Museum  of Modern Art de Nueva York.  La  persistencia  de  la  memoria  es  acogida  con  gran  interés  generando debates y tiras cómicas sobre el concepto del tiempo  y su flexibilidad. La prensa de la época se hace también eco de  la  llegada  de  la  pintura  a  los  Estados  Unidos  y  los  relojes  blandos  toman  protagonismo  en  titulares  e  incluso  se  interpretan psicológicamente:  «[...] La persistencia de la memoria, de Dalí, ha suscitado un gran  interés  entre  los  psicoanalistas  neoyorquinos,  si  bien  no  hay  unanimidad en las conclusiones. Uno de ellos consideró que la  textura  blanda  de  los  relojes  expresaba  impotencia.  A  otro  le  pareció que era una representación excelente de la potencia, ya  que el tiempo, simbolizado por los relojes, significaba un poder                                                               6  “El arte surrealista ha dejado de ser un rompecabezas”, New York Times, 10 de enero de  1935. 
  • 15.       Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians      que se podía transformar en cualquier cosa, incluso en sillas de  montar  sobre  las  cuales  cabalgar  hacia  la  victoria  entre  las  lejanas montañas.»7                                  Viñeta de Collin Allen a Click, 1942  Viñeta de John Art Sibley a Collier’s, 1946                          Relación de los viajes de La persistencia de la memoria:   1931   PARIS, Francia    Galerie Pierre Colle  1931     HARTFORD, USA    Wadsworth Atheneum Museum of Art  1932   NEW YORK, USA    Julien Levy Gallery  1932     CAMBRIDGE, USA    Harvard Society for Contemporary Art 1932     NORWICH, USA           Converse Art Gallery at the Slater Memorial Museum    1933     HARTFORD, USA    Wadsworth Atheneum Museum of Art  1933  NOVA YORK, USA         Julien Levy Gallery  1934  CHICAGO, USA         Art Institute of Chicago  1934  NOVA YORK, USA         Museum of Modern Art  En este momento, el cuadro pasa a formar parte de la colección permanente del MoMA 1939  BUFFALO, USA          Albright Art Gallery  1955  POUGHKEEPSIE, USA                                                                   7  “La psicología freudiana hace su aparición en la primera exposición surrealista en América”  The Art Digest, 15 de gener de 1932.   
  • 16.     Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians      16    Vassar College  1963‐1964 WASHINGTON, D.C., USA      National Gallery of Art  1977  PARIS, Francia            Musée National d’Art Moderne  1979‐1980 PARIS, França            Musée National d’Art Moderne  1980  LONDRES, Reino Unido        Tate Gallery  1994  NEW YORK, USA            The Metropolitan Museum of Art  2001‐2002 TOKYO, Japón            Ueno Royal Museum  2002  ST. PETERSBURG, USA    The Salvador Dalí Museum 2003‐2004 HOUSTON, USA          The Museum of Fine Arts 2004  BERLIN, Alemaña          Neue Nationalgalerie 2007‐2008 LONDRES, Reino Unido         Tate Modern 2008  LOS ANGELES, USA           Los Angeles County Museum of Art 2008  ST. PETERSBURG, USA    The Salvador Dalí Museum 2009  FIGUERES, Cataluña           Teatre‐Museu Dalí       Desintegración de la persistencia de la memoria, 1952‐1954  Óleo sobre tela, 25,4 x 33 cm. The Salvador Dalí Museum.    Veintiún  años  después  de  haber  pintado  La  persistencia  de  la  memoria,  Dalí  crea  otra  obra  en  la  que  se  inspira:  La  desintegración  de  la  persistencia  de  la  memoria  (1952‐1954), 
  • 17.       Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians      actualmente propiedad del Salvador Dalí Museum de Florida.  El  pintor  se  encuentra  entonces  plenamente  inmerso  en  el  período  místico‐nuclear  de  su  trayectoria,  y  en  la  nueva  obra  destacan la naturaleza corpuscular de la materia y los aspectos  metafísicos.  En palabras del propio Dalí;  “Los relojes blandos han sido muy discutidos, ya que siempre  me preguntan por qué son blandos y siempre respondo que: Un  reloj,  sea  blando  o  sea  duro,  no  tiene  mayor  importancia,  lo  importante  es  que  señale  la  hora  exacta.  En  este  cuadro  empiezan  a  haber  síntomas  de  cuernos  de  rinoceronte  que  se  destacan  y  aluden  exactamente  a  la  desmaterialización  constante  de  este  elemento  que  en  mí  se  transforma  cada vez  más en un elemento claramente metafísico.”8  A  pesar  de  que  La  persistencia  de  la  memoria  ha  visitado  el  continente europeo en diversas ocasiones, nunca ha hecho acto  de presencia en España. La visita de la obra en el Teatre‐Museu  Dalí este 2009 es una experiencia y una oportunidad únicas de  ver uno de los cuadros más famosos de un artista admirado y  reconocido mundialmente.  Espero pues que después de haber hecho este breve viaje por la  historia  de  “la  persistencia”,  un  viaje  físico  que  en  cualquier  caso  ha  tenido  lugar  desde  Nueva  York  a  Figueres,  de  los  Estados Unidos de América a Catalunya, del MoMA al Teatre‐ Museu Dalí, disfruten en directa y primera persona del cuadro  y aprovechen su estancia entre nosotros, ya que hace 78 años  que  marchó  y  ahora,  momentáneamente  se  encuentra  entre  nosotros.  Anna Otero  Centro de Estudios Dalinianos    De  las  obras  de  Salvador  Dalí:  ©  Salvador  Dalí,  Fundació  Gala‐ Salvador Dalí, Figueres, 2009                                                               8   DALÍ,  S.  (2003).  Obra  completa.  Barcelona;  [Figueres]:  Ediciones  Destino  ;  Fundació  Gala‐ Salvador Dalí, Volumen VI, Ensayos 1, p. 679.   
  • 18.     Historia de un cuadro: la Persistencia de la memoria ‐ Anna Otero ‐ Centre d’Estudis  Dalinians      18  De  la  obra  de  Salvador  Dalí  de  la  colección  del  Salvador  Dalí  Museum:  ©  Salvador  Dalí,  Fundació  Gala‐Salvador  Dalí,  Figueres,  2009.  En  los  USA:  ©  Salvador  Dalí  Museum  inc.,  St.  Petersburg,  Fl,  2009.  De  los  textos  de  Salvador  Dalí:  ©  Salvador  Dalí,  Fundació  Gala‐ Salvador Dalí, Figueres, 2009  Derechos  de  imagen  de  Salvador  Dalí  reservados.  Fundació  Gala‐ Salvador Dalí, 2009