UNIVERSIDAD ALBERTO HURTADO
FACULTAD DE FILOSOFÍA Y HUMANIDADES
DEPARTAMENTO DE FILOSOFÍA
GRIEGO I

Profesor: Diego Honora...
b- b.1- το πλοιον τῶν ἄνθρωπων

          b.2- το τῶν ἄνθρωπων πλοιον
       
       b.3- το πλοιον το τῶν ἄνθρωπω...
posesión, origen, etc). Ej.: τῶν ἄνθρωπων (genitivo masc. plural): ‘de los
     hombres’. No obstante su uso puede variar ...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Los Casos Griegos

6,929

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
6,929
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
64
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Los Casos Griegos"

  1. 1. UNIVERSIDAD ALBERTO HURTADO FACULTAD DE FILOSOFÍA Y HUMANIDADES DEPARTAMENTO DE FILOSOFÍA GRIEGO I Profesor: Diego Honorato Ayudante: Agustín Lavoz (egomortem.musique@gmail.com) Blog de ayudantía: ayudauah.blogspot.com LOS CASOS EN GRIEGO Y SU EQUIVALENCIA EN ESPAÑOL Los llamados ‘casos’ en lenguas clásicas -como el griego, el latín y otras lenguas indoeuropeas- corresponden a las distintas formas desinenciales (o de término de palabra) que tanto sustantivos, adjetivos y pronombres pueden adoptar para expresar su función gramatical al interior de una oración. Así, por ejemplo, si el español -al igual que otras muchas lenguas modernas- suele normalmente, aunque no exclusivamente, distinguir la función de un complemento por su posición con respecto al verbo o al núcleo de la frase; el griego y el latín, en cambio, lo hacen por la desinencia de la palabra, es decir, sin prestar mayor atención al lugar que ésta ocupa en la sintaxis (u orden) gramatical de la oración. Un ejemplo: a- El barco de los hombres. Aquí el núcleo de la frase es el sustantivo ‘barco’ que está siendo modificado por el complemento del nombre: ‘de los hombres’. En castellano, por cierto, es fácil reconocer de qué complemento se trata (‘genitivo’ en griego y latín). Para eso basta notar que, primero, como su nombre lo señala, está modificando a un sustantivo, y segundo que este complemento va normalmente introducido por la preposición ‘de’. Sin embargo estas cualidades (la importancia enorme del orden de las palabras y el uso significativo de preposiciones) suelen dar a las lenguas europeas modernas –y dentro de ellas el español – una rigidez a su sintaxis que las lenguas clásicas nunca poseyeron. Así quien en el uso corriente del lenguaje invirtiera el orden del ejemplo propuesto y dijera ‘de los hombres el barco’ sería con seguridad blanco de más de alguna mirada sospechosa o de burla. En griego, en cambio, precisamente por el uso de desinencias y casos tenemos que la misma frase es asombrosamente más dúctil:
  2. 2. b- b.1- το πλοιον τῶν ἄνθρωπων b.2- το τῶν ἄνθρωπων πλοιον  b.3- το πλοιον το τῶν ἄνθρωπων   b.4- τῶν ἄνθρωπων τῶν το πλοιον  Para el hablante griego clásico (siglo V y IV) cualquiera de estas alternativas le resultaba igualmente natural y significaban para él básicamente lo mismo: ‘el barco de los hombres’ (si bien, es claro, con distintos matices según el acento recayera o bien en ‘lo’ poseído o bien en ‘quien’ posee). Lo que nos importa aquí, sin embargo, es que tal flexibilidad en el orden gramatical proviene en gran medida de que el griego es una lengua desinencial. Por lo mismo es fácil entender cuán importante resulta su correcto aprendizaje: ¡Quien no sepa reconocer ante qué caso está, no podrá dar una correcta lectura del pasaje en cuestión! Pero ¿cuántos casos posee el griego y cuál es su equivalente en español? La lengua griega, como veremos durante este curso, posee cinco casos respectivos (el latín seis) que son: vocativo, nominativo, acusativo, genitivo y dativo. Indicaremos brevemente cuál es su significación esencial. a) Vocativo: al igual que en español este caso se ocupa para dirigirse a una persona o cosa generalmente como exclamación o llamado de atención. Morfológicamente es muy similar al nominativo y posee cierta independencia frente al resto de la oración (puede sacarse sin alterar su significación). Suele ir encabezado por una partícula exclamativa ὦ: ὦΖευ ὦ Δικαιόπολι. De todos los casos es el menos frecuente. b) Nominativo: indica el sujeto de la oración y concuerda con el verbo en número. Los artículos y adjetivos que modifican al sustantivo concuerdan con él en caso, género y número. En el caso anterior το πλοιον, barco, es el sujeto (nominativo singular neutro) con su respectivo artículo , el(también nom. sing. neutro). c) Acusativo: de modo general indica el objeto o la acción que completa la acción del verbo. Corresponde en español al complemento directo. Ej.: Pedro regaló una lapicera. Pedro la regaló. Una vez identificado el verbo y su correspondiente sujeto, este será el primer ‘caso’ que deberás buscar (acusativo sin preposición en primer lugar, y luego, en caso de que no hubiera, con preposición). d) Genitivo: cuando acompaña a un sustantivo como en el caso de arriba corresponde en español al complemento del nombre (si bien puede indicar
  3. 3. posesión, origen, etc). Ej.: τῶν ἄνθρωπων (genitivo masc. plural): ‘de los hombres’. No obstante su uso puede variar considerablemente en significación cuando acompaña a ciertos verbos o preposiciones. (Uno de sus usos más frecuentes es el llamado ‘genitivo partitivo’. Así por ejemplo, cuando en castellano decimos que ‘ellos tomaron parte del botín’, en griego por medio del genitivo podría naturalmente elidirse ‘parte’ para decir más simplemente ‘ellos tomaron del botín’ siendo evidente que no tomaron todo el botín, sino tan sólo una parte de él.) e) Dativo: el dativo en su modalidad más simple corresponde al objeto indirecto o al complemento indirecto en español. Es decir equivale a quien recibe el objeto o la acción realizada por el verbo. Ej. : Pedro regaló una lapicera a Verónica. Pedro le regaló una lapicera. Sin embargo, también el dativo en ciertas ocasiones puede adoptar –entre otras funciones- un rol instrumental o de locativo asumiendo entonces funciones que nosotros referiríamos en castellano como complementos circunstanciales (de instrumento y lugar). * Como resultará evidente a lo largo del curso estas equivalencias sólo tienen un valor aproximado y buscan dar ciertas pautas muy generales acerca de qué entender por cada uno de estos casos. Su significación y función como lo hemos expresado brevemente en los casos genitivo y dativo pueden variar notablemente según qué verbo o qué preposición acompañen. ** Los casos vocativo o nominativo nunca se relacionan con preposiciones y siempre cumplen el mismo rol en la oración. Acusativo, genitivo y dativo sí lo hacen y por tanto tienen una amplia gama de usos y sentidos. 

×