Haciendo Oídos Sordos: La Ausencia de Regulación en las Remesas
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Haciendo Oídos Sordos: La Ausencia de Regulación en las Remesas

on

  • 752 views

 

Statistics

Views

Total Views
752
Views on SlideShare
749
Embed Views
3

Actions

Likes
0
Downloads
1
Comments
0

1 Embed 3

http://www.acorninternational.org 3

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Haciendo Oídos Sordos: La Ausencia de Regulación en las Remesas Haciendo Oídos Sordos: La Ausencia de Regulación en las Remesas Document Transcript

  • Haciendo Oídos Sordos: La Ausencia de Regulación en las RemesasTiempo Pasado? En diciembre de 2010, ACORN International lanzó nuestro informe “Tiempo Pasado parala Justicia de Remesas” ((www.remittancejustice.org), en las ciudades donde trabajamos a nivelmundial. El informe documenta cuidadosamente los costos reales en los que trabajadoresmigrantes y familias inmigrantes deben incurrir al enviar remesas desde los países donde residenhacia sus países de origen, donde sus familiares abonan variadas comisiones que bancos yorganizaciones de transferencia de dinero cobran por realizar el cambio de moneda. Las remesas son el dinero que familiares o trabajadores migrantes envían a otrosfamiliares en sus comunidades de origen. Estas transferencias de dinero son conocidas por sercomponentes críticos del PBI de muchos países en vías de desarrollo en el mundo entero. Seestima que el monto total anual de estas remesas llega a los US$400 billones, de los cualesUS$44 billones corresponden a los gastos cobrados. A pesar de las declaraciones del G-8 respaldadas por la investigación del BancoMundial de que los costos promedio al enviar dinero al extranjero son del 10%, ACORNInternational descubrió que los costos pertinentes a dicho envío se acercan y hasta superan el20% del valor enviado. En nuestro informe nos unimos a la demanda del 5% como costo tope enremesas ya que movería más de US$20 billones en apoyo de países desarrollados hacia los nodesarrollados o en vías de desarrollo, siendo los costos reducidos a la mitad. Tiempo Pasado para la Justicia de Remesas fue enviado a las principalesorganizaciones de transferencia de dinero (MoneyGram y Western Union), y a los veinte bancosmás importantes de Norte América (incluyendo HSBC, Banco de América, Citi, Scotiabank,BMO, y otros) pidiendo respuestas y reuniones con los líderes de ACORN International paradiscutir modos de lograr eficiencia, reformas y reducciones de costos. La reacción fuedevastadora. Nos decepcionaron una vez más. Los bancos de los que si recibimos respuesta son: HSBC, Wells Fargo,Scotiabank y BMO. Desafortunadamente, la mayoría de estas respuestas, en el corazón de ladenuncia pública, la Asociación de los Banqueros Canadienses no objetaron nuestros datos niconclusiones sino la selección de $100 como suma base para el estudio. Muchas de lasinstituciones ofrecen descuentos por volumen por transferir sumas más elevadas, a pesar de que$100 es el nivel usual de remesas enviadas por miembros de organizaciones afiliadas a ACORNInternational, el que además concuerda con las investigaciones publicada del BancoInteramericano de Desarrollo y del Banco Mundial. Solo el Wells Fargo afirmaba ofrecer unprograma especial mucho más económico para titulares de cuentas, llegando a 26 países, y enalgunos casos de hecho, cediendo las comisiones (su carta se encuentra enwww.remittancejustrice.org). Mayormente, en respuesta a esta problemática social que afecta a inmigrantes y atrabajadores migrantes, solo encontramos un silencio abrumador. Y nos preguntamos, por qué?Luego empezamos a buscar las razones por las cuales los bancos y organizaciones detransferencia de dinero pueden responder con tal impunidad. Como pueden ser tan arrogantes
  • acerca de sus abusivos precios en remesas? Cómo es que los organismos reguladoresgubernamentales permiten estas prácticas?Jugando al Distraído Los investigadores de ACORN International revieron país por país quien estaba acargo de regular las prácticas de envío de remesas en el caso de instituciones bancarias yorganizaciones de transferencia de dinero. Nuestros investigadores buscaron en todos nuestrospaíses de América Latina (Honduras, República Dominicana, Perú, Argentina, y México) y noencontramos nada, nada de nada. Buscamos en Kenia y en otros lugares en África. Nada!Buscamos en India. Lo mismo. La respuesta tendría que ser que los países de envío de remesas,como Canadá y los Estados Unidos, tendrían controlado algo tan importante y que implica talenormes cantidades de dinero. Incorrecto! Ah, hay reglamentos en un numero de países, especialmente en Norte América eIndia, sobre transferencias no enteramente documentadas y por consecuente podría decirse querespaldan el terrorismo potencial. Esto es decididamente en contra de la ley. Para entender mejorel sistema „hawala‟ de transferencia de dinero informal que apenas mencionamos en TiempoPasado para la Justicia de Remesas, nuestros investigadores y organizadores en Indiaconfirmaron y aclararon que estos sistemas, aún siendo populares y representando grandessumas, son definitivamente ilegales por la falta de documentación en las transacciones. Nada de esto quiere decir que la responsabilidad de regular tal empresa no esclara. Encontramos de manera bien documentada que los bancos nacionales de cada país tienenla total responsabilidad de regular los bancos domiciliados en sus países en todos los asuntosreferidos a transacciones respecto de sus negocios, incluyendo así las remesas. De hecho, elBanco Mundial respondió agresivamente a uno de nuestros compañeros en enero de 2011respecto al reporte de ACORN International. No querían que se produjera un malentendido y quese pensara que habían usurpado un objetivo del G-8 o las prerrogativas y prerrequisitos de losbancos nacionales en varios países que son los responsables de regular en este área. No obstante, mirando de cerca a la Reserva Federal como el regulador bancario delos Estados Unidos, y al Banco Nacional de Canadá como el principal inspector bancariocanadiense, no pudimos encontrar ninguna reglamentación específica sobre remesas yabsolutamente nada que hablara sobre costos en relación a las remesas. Esta actitud ciega deljugador distraído parece ser a nivel global y no regional. Sin embargo, encontramos que a finales del 2010 en la provincia canadiense deQuebec, se legisló en este área y al menos se menciona específicamente en el estatuto, afirmandojurisdicción en el área de actividades de organizaciones de transferencia de dinero. Aunque estalegislación provincial es muda en cuanto al tema de costos en general o de cualquier comisión enparticular, al menos parece claro que en Canadá las provincias tienen autoridad y responsabilidadregulatoria en este área, o que al menos creían tenerla y no fueron impugnadas en susafirmaciones en ese momento.
  • Lo mismo ocurrió en el caso de los Estados Unidos donde los comités bancariosestatales y otros organismos tienen jurisdicción sobre las organizaciones de transferencia dedinero. Los investigadores de ACORN International revisaron cuidadosamente treinta y dos (32)estados y encontraron una plétora de evidencia de que los estados estaban muy interesados en eltema de las comisiones, pero este interés solo se trasladaba al compromiso de recolectarcomisiones por concesión de licencias que permitía a estas organizaciones hacer negocios dentrodel estado. La falta de transparencia y la dificultad de comparar todos y cada uno de los estadosen las mismas condiciones deja la posibilidad de que haya un “Quebec” en algún lugar de losEstados Unidos que ha comenzado a imponer autoridad regulatoria sobre las organizaciones detransferencia de dinero, pero que los investigadores de ACORN International no han podidoencontrar aun. Por lo que el estudio de ACORN International muestra por ahora, los estadostienen la autoridad para promulgar las normas para la concesión de licencias, para recolectar lascomisiones, pero no han hecho nada para legislar el comportamiento de estas organizaciones enel área de costos y comisiones cobradas al consumidor inmigrante. Como establece el informeadjunto de la investigación de Estados Unidos, esto es una piñata de efectivo para el estadodonde las organizaciones de transferencia de dinero hacen negocios, pero los estados no asumenla responsabilidad de los abusos causados a los inmigrantes dentro de sus límites. Las licenciascuestan entre $1000 y $6000 por empresa con un número de estados agrupados en $4000 porempresa. Los pagos al estado por el manejo de remesas pueden ser abultados. Nueva Jerseycobra $25,000 a un „transmisor de dinero extranjero‟ y $100,000 a un „transmisor de dinero.‟Texas requiere $300,000 como mínimas de seguridad para las organizaciones de transferencia dedinero. Oregón fija $150,000 como el máximo. Todos los estados requieren varios e importantesniveles de fianzas para garantizar las transferencias y prevenir, hasta cierto punto, operacionesque desaparecen de la noche a la mañana. En resumen, no es que los legisladores estatales (oprovinciales) de los Estados Unidos y los comisionados de la banca y agencias no han tomado alas organizaciones de transferencia de dinero en serio porque claramente lo han hecho.Desafortunadamente, hasta la fecha, los estados han visto su misión como facilitadores de talesnegocios y no han sentido ningún remordimiento ni ejercido ninguna responsabilidad paraasegurar que el consumidor inmigrante de tales servicios sea protegido por la transparencia o porreglamentaciones en contra de prácticas abusivas. Para los usuarios de remesas, los EstadosUnidos y Canadá son un desierto!Dos y Dos son Cuatro? Investigación adicional ha producido un marco más claro y un mejorentendimiento de la resistencia de la industria a realizar una reforma. Esencialmente, el Banco Mundial no está exactamente equivocado cuando relatade manera impotente que el proceso de llevar los costos del estimado 10% actual al objetivo del5% del G-8 para el 2014, será alcanzado por „competencia,‟ ya que tanto las respuestas recibidaspor ACORN International y la impunidad expresada por las organizaciones bancarias y detransferencia de dinero en estos temas, indican que virtualmente no hay ninguna agenciagubernamental en ningún lugar del mundo que tenga como misión principal proteger a losconsumidores inmigrantes de las prácticas y precios abusivos. Por defecto, la única manera dedisminuir los precios seria la competencia del mercado en la ausencia de toda regulación. No essorpresa que las respuestas recibidas por ACORN International pregonaran acerca de los
  • competitivos precios de cada institución, ya que sin ningún incentivo hacia un precio justo yequitativo, una cábala informal de interés propio a nivel institucional se ha convertido en elorden del día. La respuesta a nivel institucional a la demanda de una reforma se reduce a “Paraque molestarse; estamos todos juntos en esto,” o la alternativa, “Oblíguenme!” Sin ningúnsistema nacional bancario o autoridades a nivel estatal o provincial en regulación, lasinstituciones que facilitan remesas pueden continuar participando en algo que va de precios demonopolio dentro de su base de clientes o donde gozan de acuerdos exclusivos y un simpleabuso a familias inmigrantes y trabajadores migrantes que necesitan desesperadamente enviardinero a sus familias. Para lograr el objetivo del 5% del G-8 para el 2014 (Canadá y los Estados Unidosson ambos miembros del G-8 junto con otras economías altamente industrializadas), ACORNInternational y sus organizaciones y familias miembro tienen claro que tendrán que llevar el temade la regulación a nivel nacional cuando de bancos se trate y a nivel estatal o provincial paraorganizaciones de transferencia. Estamos ahora trabajando en varios países tratando dedeterminar cuál es la mejor respuesta a nivel legislativo. ACORN Canadá ha tomado lainiciativa, en Ottawa a nivel federal y en Ontario y British Columbia a nivel provincial, paratrabajar con varios miembros del Parlamento desde todas las partes del espectro político paraproyectar una legislación que finalmente proteja a los inmigrantes y logre un precio encomisiones justo y equitativo para las remesas. Su esfuerzo podría dar forma a un debatealrededor del mundo en próximos meses mientras que comienzan a tomar medidas en este área. En virtud de los términos, dos y dos para la justicia de remesas y las familiasinmigrantes que usan el sistema y dependen del sistema ya no puede ser igual a cero. Ni tampocoaplica para cuando involucra comisiones que igualan a 10 o a un número más alto. Un balancecorrecto de costos reales y comisiones equitativas tendrá que restablecer un cálculo justo dondedos y dos son cuatro, en lugar de la deformación que ha llegado a dominar en la industria deremesas, y donde billones de dólares arrebatados en ganancias depredadoras que podrían sermejor usadas en mejoras para familias y comunidades en naciones emergentes. ACORN International se ha unido a la demanda de la regulación de remesas entodos los niveles.