Traducido del inglÉs
Charles Leiter

Hannibal, Missouri
www.grantedministries.org
Justificación y Regeneración
Copyright© 2009 por Charles Leiter.
Publicado por Granted Ministries Press, Una División de G...
Índice
RECONOCIMIENTOS�������������������������������������������������������������9
PRÓLOGO������������������������������...
RECONOCIMIENTOS
Quiero expresar mi agradecimiento especial a Paul Washer
de la Sociedad Misionera HeartCry por alentar y a...
PRÓLOGO
Parece haber un gran abismo de separación entre el teólogo
bíblico y el cristiano común de la iglesia. Mientras el...
palabras, y hechos están en continua contradicción a la naturaleza
y voluntad de Dios. El Pastor Leiter demuestra que la r...
PREFACIO
“Porque nosotros también en otro tiempo éramos necios,
desobedientes, extraviados, esclavos de deleites y placere...
Debido a que todos los hombres son culpables y corruptos por
el pecado, hay un gran dilema moral que se encuentra como un
...
– Capítulo Uno  –

El Pecado
El Supremo Problema del Hombre
Para tener un entendimiento apropiado de la justificación
y la...
Justificación y Regeneración

20 

de la tierra, no importa cuan viejo o joven sea, es un pecador.
Aun los niños pequeños,...
El Pecado

 

21

otros se echan a llorar sin ninguna razón aparente. Tales son los
profundos y penetrantes trastornos de ...
22 

Justificación y Regeneración

Esclavizante

El pecado esclaviza a los que lo practican. “Todo aquel que
hace pecado, ...
El Pecado

 

23

su propio hermano.1 Y la historia humana desde ese entonces
ha sido una larga secuencia de guerras, conc...
24 

Justificación y Regeneración

en frente de nuestra familia y conocidos, cada uno de nosotros
correríamos del cuarto l...
El Pecado

 

25

es, para la prevención de un crimen peor); y tercero, para el bien
del ofensor (esto es para darle ocasi...
Justificación y Regeneración

26 

están muy desequilibradas en tu vida ahora mismo, y puedes estar
seguro- basado en el p...
– Capítulo Dos  –

¿Puede un Hombre Ser
Justo ante Dios?
Aquí es donde topamos con el más grande e imaginable
obstáculo a ...
Justificación y Regeneración

30 

nacido de mujer? He aquí, en sus santos no confía, y aun los
cielos son limpios delante...
¿puede Un Hombre Ser Justo Ante Dios?

 

31

por compañero, recíbele como a mí mismo. Y si en algo te dañó,
o te debe, po...
32 

Justificación y Regeneración

¡Noten la gloriosa realidad de imputación presentada aquí! “Y
pondrá Aarón sus dos mano...
¿puede Un Hombre Ser Justo Ante Dios?

 

33

El Cor azón del Eva ngelio
Estas verdades son el mismo corazón del evangelio...
34 

Justificación y Regeneración

través de la redención que es en Cristo Jesús” (la justificación
es muy costosa para Di...
– Capítulo Tres  –

Justificación
Sus características

“Ciertamente El llevó nuestras enfermedades, y cargó con
nuestros d...
38 

Justificación y Regeneración

a usar camisas de pelo con anzuelos incrustados, intentando así
pagar por sus pecados. ...
Justificación

 

39

No hay nada en el hombre que obligue a Dios a justificarlo,
incluyendo su fe y su arrepentimiento. E...
40 

Justificación y Regeneración

George lamentó. “George,” dijo McKendrick, “Si tuvieras un
chelín en tu bolsillo y te s...
Justificación

 

41

J usti fica r Sign i fica
“Decla r a r J usto”
“Justificar” significa “declarar justo”; no quiere de...
42 

Justificación y Regeneración

condenado por lo menos un poquito a los ojos de la ley de Dios.
¡No es así! ¡Maravilla ...
Justificación

 

43

en ese hecho. Él hace una declaración de las cosas como son
verdaderamente. Si esto no fuera verdad,...
44 

Justificación y Regeneración

también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.”1 Cada
uno de nosotros debe una g...
Justificación

 

45

Entonces Jesús le dijo: Has respondido correctamente; Haz esto
y vivirás.”1
Del mismo modo, cuando e...
Justificación y Regeneración

46 

verdad os digo: el que oye mi palabra y cree al que me envió,
tiene vida eterna y no vi...
Justificación

 

47

Este caso puede volverse aun más fuerte: Supongamos que
este esposo creyente, se levanta por la maña...
48 

Justificación y Regeneración

en esos sacrificios hay un recordatorio de pecados año tras
año. Porque es imposible qu...
Justificación

 

49

al juez. Vengo con confianza al lugar santo por la sangre de Jesús.1
“¿Quién acusará a los escogidos...
Justificación y Regeneración

50 

si tienes fe serás salvo, y yo tengo una abundancia de fe.” ¿En que
estaba confiando es...
– Capítulo Cuatro  –

Regeneración
Todo Nuevo
Hemos visto que el pecado es el supremo y único problema
de la humanidad, y ...
Justificación y Regeneración

54 

Esto es exactamente lo que Dios hace en la justificación. ¡Dios
nos da una “A” al comie...
Regeneración

 

55

los judíos legalistas quienes reclamaban que su enseñanza podría
llevar a los hombres a “continuar en...
56 

Justificación y Regeneración

descripciones bíblicas de la regeneración, es importante que
tengamos presente que el á...
– Capítulo Cinco  –

Una Creación Nueva
¿Qué es la regeneración? De acuerdo a la Biblia, es una
nueva creación. Cuando Dio...
60 

Justificación y Regeneración

Cr ea dos pa r a Bu enas Obr as
“Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la...
Una Creación Nueva

 

61

vivo y “nuevo”. Cristo tomó dos grupos divergentes (Judíos y
Gentiles) y creo en “Sí mismo” de ...
62 

Justificación y Regeneración

criatura”! Estas descripciones nos deben dar una idea de lo real
que es este trabajo cr...
Una Creación Nueva

 

63

y ninguna cantidad de asistencia a la iglesia, liturgia, ceremonia
religiosa, “pasar al frente ...
– Capítulo Seis  –

Un Hombre Nuevo
“Para crear en sí mismo de los dos un nuevo hombre…”
Efesios 2:15
“Y que seáis renovad...
66 

Justificación y Regeneración

“No Soy Yo”
Esto está muy bien ilustrado por un relato que se cuenta de
Agustín de Hipo...
Un Hombre Nuevo

 

67

que en tu propio seno eres bueno y malo a la vez, entonces el mal
todavía tiene un lugar legítimo ...
68 

Justificación y Regeneración

entre sí para controlar la compañía. El presidente viejo se ha ido.
En efecto, la fábri...
– Capítulo Siete  –

Un Corazón Nuevo
En tanto que la justificación es una declaración autoritaria por
un Justo Juez, la r...
Justificación y Regeneración

72 

6:5, dice “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha
en la tierra, y que todo...
Un Corazón Nuevo

 

73

en nosotros,” 1 Él no descansará hasta que derribe cada ídolo y
limpie cada inmundicia de nuestra...
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]

529 views

Published on

Tratado que explica de forma biblica el como y porque de la venida de nuestro amado señor Jesuscristo y lo que significa de forma practica para nuestras almas.

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
529
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
8
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Justificacion y regeneracion_-_charles_leiter_[spanish]

  1. 1. Traducido del inglÉs
  2. 2. Charles Leiter Hannibal, Missouri www.grantedministries.org
  3. 3. Justificación y Regeneración Copyright© 2009 por Charles Leiter. Publicado por Granted Ministries Press, Una División de Granted Ministries. Historia de la Publicación La edición original en inglés fue publicada en el año 2007. La edición en español es publicada por Granted Ministries Press en 2009. Diseño de Tapa: Scott Campbell, actualizado por Scott Schaller. Traducido por Nora Gates. Para obtener mas información o copias adicionales de Justificación y Regeneración, y otros materiales, escribir a: Granted Ministries Press P.O. Box 1348 Hannibal, MO 63401-1348 USA www.grantedministries.org orders@grantedministries.org Las citas bíblicas usadas, son de las dos versiones siguientes: La Biblia de las Américas Copyright © 1986, 1995, 1997 The Lockman Foundation. Usadas con permiso. www.LBLA.com Reina Valera Copyright © 1995 Sociedades Bíblicas Unidas. Usadas con permiso. ISBN 978-0-9817321-2-1 Todos Los Derechos Reservados. Ninguna parte de este libro puede ser reproducido en ninguna forma sin el permiso previo del autor, excepto lo estipulado por la ley de derechos de Autor de los Estados Unidos. Impreso en el los Estados Unidos 2009
  4. 4. Índice RECONOCIMIENTOS�������������������������������������������������������������9 PRÓLOGO������������������������������������������������������������������������������ 11 PREFACIO������������������������������������������������������������������������������ 15 I. El Pecado�������������������������������������������������������������� 19 El Supremo Problema del Hombre II. ¿Puede un Hombre Ser Justo ante Dios?����� 29 III. Justificación������������������������������������������������������� 37 Sus características IV. Regeneración����������������������������������������������������� 53 Todo Nuevo V. Una Creación Nueva����������������������������������������� 59 VI. Un Hombre Nuevo����������������������������������������������� 65 VII. Un Corazón Nuevo��������������������������������������������� 71 VIII. El Nuevo Nacimiento���������������������������������������� 79 IX. Una Nueva Naturaleza������������������������������������ 85 X. Crucifixión y Resurrección�������������������������� 91 XI. Un Cambio de Ámbitos�������������������������������������� 99 De la Carne al Espíritu XII. Un Cambio de Ámbitos������������������������������������ 109 De la Tierra al Cielo XIII. Un Cambio de Ámbitos������������������������������������� 117 Del Pecado a la Justicia XIV. Un Cambio de Ámbitos������������������������������������� 123 De la Ley a la Gracia XV. Un Cambio de Ámbitos������������������������������������� 131 De Adán a Cristo —  App e n d i c e s   — A. B. C. D. La Regeneración����������������������������������������������� 141 Un Resumen “ No Puede Pecar”���������������������������������������������� 153 Romanos 7������������������������������������������������������������� 157 Todas las Bendiciones en Cristo��������������� 167
  5. 5. RECONOCIMIENTOS Quiero expresar mi agradecimiento especial a Paul Washer de la Sociedad Misionera HeartCry por alentar y apoyar la publicación de este libro, y a Garrett Holthaus de Kirksville, Missouri, por ofrecer muchas sugerencias valiosas con respecto a su contenido. Agradecimiento especial le debo a mis muchos colaboradores por trabajar cuidadosamente en corregir mis errores, y especialmente a mi esposa, Mona, por leerme con muy buena voluntad el manuscrito entero durante un viaje de trece horas desde Colorado y por sugerir varios cambios muy útiles. 9
  6. 6. PRÓLOGO Parece haber un gran abismo de separación entre el teólogo bíblico y el cristiano común de la iglesia. Mientras el teólogo puede ascender el Everest de la verdad de Dios, y ser transformado por la visión, él a menudo la comunica en un language que nos sobrepasa. De ese modo somos dejados a la merced de la literatura popular cristiana que muy a menudo no es mas que historias raras, pragmatismos y psicología “bautizada”. La Iglesia contemporanea no necesita mas estrategias, pasos o claves para la vida cristiana. La Iglesia necesita la verdad, y mas específicamente, las grandes verdades fundamentales del Cristianismo histórico. En esta obra, el pastor Charles Leiter le ha hecho un gran servicio a la Iglesia, tomando dos de las mas grandes doctrinas de las Escrituras y dos de los mas grandes Milagros en la vida cristiana y explicándolos en lenguage simple sin pérdida de contenido. Mientras leía el manuscrito de este libro, quedé asombrado con su simplicidad y alcance. Las grandes doctrinas de la justificación y la regeneración solo pueden ser consideradas apropiadamente en el contexto de las otras grandes doctrinas de la fe: el santo y justo carácter de Dios, la depravidad humana, la propiciación, el arrepentimiento, la fe, y la santificación, nombrando solo algunas. El Pastor Leiter no solo nos ha dado una visión balanceada de cada una de estas doctrinas, sino que también ha demostrado como se entrelazan para formar el fundamento de la vida cristiana. De interés particular para mi fue la exposición de una visión adecuada de la regeneración. En estos tiempos modernos, la preciosa doctrina del evangelismo ha sido reducida a nada mas que una decisión humana que consiste en levantar la mano, pasar al frente y hacer una simple oración. Como resultado, la mayoría de las personas que han hecho esto creen que han “nacido de nuevo” (han sido regenerados) aunque sus pensamientos, 11
  7. 7. palabras, y hechos están en continua contradicción a la naturaleza y voluntad de Dios. El Pastor Leiter demuestra que la regeneración es una obra sobrenatural de Dios en donde el corazón de piedra, muerto y depravado del pecador es reemplazado con un nuevo corazón que puede y está dispuesto a responder a Dios en amor y obediencia. El Pastor Leiter también trata con Romanos 6 y 7 de una manera lógica y consistente que luego comunica al lector con una profunda simplicidad. Las opiniones de mi hermano acerca de estos grandes capítulos me han sido una fuente de gran fortaleza, consuelo y gozo a través de los años en mi propio peregrinaje. He leído este libro muchas veces antes de su impresión. He sido ampliamente beneficiado por sus enseñanzas y recomiendo cordialmente su contenido. Quiera el Espíritu Santo iluminar tu mente y corazón para que no solo entiendas las Escrituras aquí explicadas, pero para que sean una realidad en tu vida. – Paul David Washer 12
  8. 8. PREFACIO “Porque nosotros también en otro tiempo éramos necios, desobedientes, extraviados, esclavos de deleites y placeres diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles y odiándonos unos a otros. Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor hacia la humanidad, El nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a su misericordia, por medio del lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo, que El derramó sobre nosotros abundantemente por medio de Jesucristo nuestro Salvador, para que justificados por su gracia fuésemos hechos herederos según la esperanza de la vida eterna.” Tito 3:3-7 Dos grandes milagros se encuentran en el corazón y en el centro mismo del evangelio. El primero es la justificación, por la cual los criminales condenados son hechos justos en los ojos de un santo y justo Juez. El segundo es la regeneración, por la cual pecadores maliciosos, esclavizados, y llenos de odio son transformados en amantes de Dios y de los hombres. Directa o indirectamente, estos dos milagros aparecen por todo el Nuevo Testamento. Son absolutamente fundamentales a un entendimiento correcto del evangelio y de la Vida Cristiana. Sin embargo, aun entre creyentes auténticos hay mucha confusión e ignorancia respecto a estas verdades preciosas y liberadoras del alma. Las páginas a continuación intentan exponer a la luz Bíblica la naturaleza y las características de la justificación y la regeneración. Para hacer esto, debemos primero considerar en el Capítulo 1 por qué es que todos los hombres se encuentran en tan desesperante necesidad de estos dos actos divinos. Esto involucrará una discusión de la culpa objetiva y la corrupción interna causada por el pecado. 15
  9. 9. Debido a que todos los hombres son culpables y corruptos por el pecado, hay un gran dilema moral que se encuentra como un impedimento a la salvación del hombre: ¿Cómo puede un Dios justo justificar a pecadores injustos sin volverse injusto él mismo? El Capítulo 2 examina este dilema y el método por el cual la sabiduría divina ha resuelto esto en la Persona y la obra del Señor Jesucristo. En el Capítulo 3, la naturaleza y las características de la justificación son entonces exploradas a la luz de siete verdades acerca de la justificación que se encuentran en las Escrituras. La Biblia tiene mucho que decir acerca de la regeneración. En un intento a obtener una idea clara de lo que es la regeneración, examinaremos nueve descripciones Bíblicas de este gran milagro en los Capítulos 4-13. Cada descripción ve a la misma gloriosa realidad desde un ángulo diferente y a la vez ilumina diferentes facetas de la misma. En el Capítulo 14, la justificación y la regeneración, son consideradas en términos de las amplias categorías de “la ley y la gracia” que se encuentran en el Nuevo Testamento. Y finalmente, en el capítulo concluyente, ambas son consideradas como parte de la aun más grande, abarcadora realidad de nuestro ser “en Cristo”. El Cristianismo es Cristo. Toda bendición espiritual se encuentra “en Él”—incluyendo todas las bendiciones de la justificación y la regeneración—y ninguna bendición existe aparte de Él. A lo largo de este libro, muchas citas importantes han sido colocadas como notas al pie de la página, y están allí para fácil referencia. – Charles Leiter 16
  10. 10. – Capítulo Uno  – El Pecado El Supremo Problema del Hombre Para tener un entendimiento apropiado de la justificación y la regeneración, debemos comenzar donde la Biblia lo hace, es decir, con el pecado. Todo pecado viene del perverso deseo de ponerse a sí mismo en el lugar de Dios—ser el centro y la medida de todas las cosas y “conocer” por sí mismo lo que es bueno y lo que es malo.1 De acuerdo a Tito 3:3-7, los hombres en su estado natural son “insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos.” Sus vidas están caracterizadas por “malicia, envidia y odio”. Lejos de reconocer esta condición, los hombres perdidos se imaginan ser “básicamente buenos”, a menos que Dios en su misericordia les revele la verdadera condición de sus corazones ennegrecidos. El pecado es el supremo y único problema de la humanidad. Es mi supremo y único problema y es tu supremo y único problema. U na v isión Bíblica del peca do La Biblia tiene mucho que decir sobre el pecado. Si vamos a entender correctamente la verdadera naturaleza del pecado, debemos dejar que la luz de esta revelación Bíblica ilumine nuestras mentes entenebrecidas, y ablande nuestros corazones insensibles. ¡Piensa en esto! De acuerdo a la Biblia, el pecado es: Absolutamente Universal El pecado es absolutamente universal en la raza humana. “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino”2 “No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno.”3 Tú y yo tal vez no nos hemos conocido, pero podemos estar seguros de una cosa, que aún antes de ser presentados— ambos somos pecadores. Cada hombre, mujer, y niño en la faz 1  Génesis 3:4-5  2  Isaías 53:6   3  Romanos 3:10-12 19
  11. 11. Justificación y Regeneración 20  de la tierra, no importa cuan viejo o joven sea, es un pecador. Aun los niños pequeños, si se les permite hacer lo que quieren, son capaces de las más terribles crueldades a animales y también hacia otros. Raza y nacionalidad igualmente no ofrecen inmunidad al pecado; las naciones más cultas son tan capaces del genocidio como las naciones más primitivas. Las cámaras de gas de los “civilizados” son meramente formas sofisticadas de los machetes blandidos por los “incivilizados”. Tampoco hay tal cosa como el “noble salvaje” o “el pagano feliz.” Estas son las palabras de un ex-misionero: “Yo fui al campo misionero a impedir que un Dios malo enviara a buenos hombres al infierno. Cuando llegué, descubrí que eran unos monstruos de iniquidad”. La pregunta no es si estos hombres habían tenido la oportunidad de “aceptar a Jesús o no”. La pregunta es, si ellos habían tenido la oportunidad de maltratar al misionero y de rechazar su mensaje—porque, aparte de la obra especial del Espíritu Santo, eso es lo que seguramente hubieran hecho.1 El pecado es universal en la raza humana. Dominante en todo aspecto No solamente el pecado es universal; es también dominante. Afecta todo aspecto de la personalidad y de la existencia humana: La mente es cegada. “el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio…”2 La voluntad es corrupta e incapacitada. “era mucha la maldad de los hombres en la tierra, y que toda intención de los pensamientos de su corazón era sólo hacer siempre el mal.”3 “No queréis venir a mí para que tengáis vida.”4 “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere.”5 Las emociones son trastornadas y pervertidas. Algunos corazones arden con odio y enojo constantemente; otros están atormentados día y noche por miedos sin sentido. Las multitudes se ríen de cosas que debieran hacerles llorar, mientras 1  Mateo 22:1-6  2  2 Co. 4:4  3  Génesis 6:5  4  Juan 5:40  5  Juan 6:44
  12. 12. El Pecado   21 otros se echan a llorar sin ninguna razón aparente. Tales son los profundos y penetrantes trastornos de la personalidad humana causados, directa o indirectamente por el pecado. Ir racional El pecado es irracional. Muchas inapreciables primogenituras han sido permutadas por un plato de sopa;1 muchos matrimonios y familias han sido arruinados por una noche de placer ilícito. Por el gozo temporal de usar drogas ilegales, las capacidades más elevadas del cerebro son destruidas rutinaria y permanentemente. Un momento de reflexión sobre los pecados de nuestro pasado es suficiente para confirmar que ninguno de ellos tiene sentido. Tal fue la insensatez de las acciones del hijo pródigo que su arrepentimiento involucró nada menos que “volver en sí”2. No hay ningún pecado sabio. Engañoso El pecado es engañoso. La Biblia dice “que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.”3 Como con toda decepción, la víctima no es consciente de su estado engañoso. A la misma vez que él piensa que es “rico, y se ha enriquecido, y de ninguna cosa tiene necesidad,” es en realidad un “desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo.”4 Ellos “profesan ser sabios”, pero son “necios.”5 Endurecedor Una de las cosas más temibles del pecado es su poder de endurecer al que lo practica.6 Cuanto más profundo cae en el pecado, menos le molesta. De acuerdo a la Biblia, tienen “cauterizada la conciencia” misma.7 Todo pecador se encuentra cometiendo pecados que antes solía despreciar profundamente, y los pecados que ahora desprecia, se encontrará algún día cometiéndolos. Nos debe horrorizar el recordar que Adolfo Hitler era una vez un niñito que jugaba con juguetes igual que otros niños. El hombre conoce el principio del pecado, pero nadie ha conocido el fin del pecado. 1  2 5 6  Hebreos 12:16   Romanos 1:22   Lucas 15:17  3 Hebreos 3:13  4 Apocalipsis 3:17  Hebreos 3:13  7 1 Timoteo 4:2
  13. 13. 22  Justificación y Regeneración Esclavizante El pecado esclaviza a los que lo practican. “Todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.”1 Nadie puede librarse a sí mismo o escapar de la esclavitud del pecado. El pecado “reina” sobre el pecador y cabalga sobre su espalda como un tirano, hasta que finalmente lo lleva a la destrucción y muerte.2 Si tú no eres cristiano, tendrás una cadena alrededor del cuello que es mucho peor que cualquier cadena física. Puedes dejar de hacer un pecado, pero otro pecado inmediatamente tomará su lugar- a menudo el pecado del orgullo o auto justificación, de imaginarte que tú mismo has hecho una gran cosa en reformarte. El pecado es esclavizante. Deg radante El pecado hunde al más noble y elevado de los hombres y a las mujeres a la profundidad de la vergüenza y degradación. El joven que una vez llevaba un buen traje y que se sentaba en una silla de cuero en su oficina, ahora yace prostrado, sin afeitarse, cubierto de vómito como resultado del pecado. La jovencita que alguna vez fue limpia, hermosa e inocente, es ahora ordinaria, sensual y sucia—nuevamente, por causa del pecado. Los hombres y las mujeres, hechos a la imagen de Dios, creados para soñar sueños inmortales y pensar profundamente en la eternidad, son reducidos por el pecado arrastrándose en la mugre como puercos por un pedazo de pan. El pecado volvió a los ángeles en demonios3; convierte a hombres en “animales irracionales.”4 El pecado es degradante. Contaminante Finalmente, el pecado contamina.5 El pecado no es una insignificancia; el pecado no es “lindo”, no es gracioso. El pecado es sumamente malvado y perverso; es “extremadamente pecaminoso.”6 Todo pecado es retorcido, feo y malo. Deberíamos estar horrorizados por cuan perversos son los hombres, y cuan insensibles nos hemos hecho a tal perversidad. ¡Nos hemos acostumbrado a eso! El primer bebé que nació, llegó a matar a 1  5  Juan 8:34  2 Romanos 5: 21  3 Mateo 25:41  Marcos 7:20-23  6 Romanos 7:13 4  2 Pedro 2:12; Judas 1:10 
  14. 14. El Pecado   23 su propio hermano.1 Y la historia humana desde ese entonces ha sido una larga secuencia de guerras, concupiscencia, odio, tortura, violación, perversión, abuso, y brutalidad. Es una bendición no saber los detalles de los pecados cometidos anoche en nuestro pueblo o ciudad. Tal conocimiento sería tan repulsivo y contaminante que no lo soportaríamos. Sin embargo, debemos enfrentar el hecho que el mundo no es como es por culpa de unas cuantas personas malas tales como Hitler; ¡El mundo es como es porque está formado de multitudes de personas tan malas como nosotros! Hay una profunda maldad en cada uno de nosotros. Algunas veces Dios usa algo que parece “pequeño” para mostrarnos nuestra maldad. Para Agustín, Dios no lo quebrantó mostrándole lo infame de su estilo inmoral de vida, sino le hizo acordar del robo innecesario de unas peras de un árbol del vecino en su niñez—lo había hecho no por hambre sino para causar daño. Así Dios le reveló la total depravación de su corazón. El pecado, solo por el deleite de hacer el mal, sin razón y sin recompensa, fluye de dentro del corazón del hombre y nos contamina a todos. Los Dos La dos del Problem a del Peca do del Hombr e El pecado es el supremo problema de la humanidad. Pero este “problema del pecado” tiene dos aspectos distintos—uno interno y el otro externo. El Problema Interno—Un Corazón Malo De acuerdo al Señor Jesucristo, el hombre es en sí mismo corrupto y malo, “lo que del hombre sale, eso contamina al hombre. Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.”2 Esta es la condición del corazón humano sin Cristo. Si una película de nuestros pensamientos pasados, sin mencionar nuestras acciones pasadas, fuera mostrada en una pantalla grande 1  Génesis 4:8  2  Marcos 7:20-23
  15. 15. 24  Justificación y Regeneración en frente de nuestra familia y conocidos, cada uno de nosotros correríamos del cuarto llenos de vergüenza. Cada no Creyente es, en su persona, lo más repulsivo a un Dios santo de lo que pueda llegar a imaginarse. Pero el problema con el pecado es aún más profundo que esto. Supongamos que por algún milagro, el pecador se pudiera convertir en una persona nueva y nunca más pecara. Ciertamente esa persona todavía iría al infierno. El asesino común que sinceramente decide nunca más volver a matar, debe todavía pagar por sus crímenes pasados. En otras palabras, el problema del pecado tiene otra dimensión aparte de la interna. El hombre no solo tiene un corazón malo; él tiene malos antecedentes a los ojos de la ley de Dios. El Problema Externo–Malos Antecedentes Todo pecador es un fugitivo de la justicia. A pesar de la condición presente de su corazón, él tiene una culpa objetiva, fuera de sí mismo, a los ojos de la ley de Dios. Tal vez no tenga “sentimientos de culpa”, pero sin embargo, se considera “culpable” o “condenado”. Todos sus crímenes pasados piden a gritos que su castigo sea pagado y la justicia sea satisfecha. Estos gritos están anclados en el propio carácter y ser de Dios, en su atributo de justicia o equidad. Es por causa del sentido de equidad o justicia que Dios ha escrito en lo profundo del corazón humano, que sentimos tanta indignación cuando el perpetrador de un crimen no recibe castigo apropiado. ¿Por qué está mal que el violador-asesino solo reciba una multa de diez dólares? No podemos probar que merece más, aunque sabemos que deber ser así. Este conocimiento inescapable dentro de nosotros, es algo fundamental y cierto más que cualquier “prueba” teórica. Es algo absolutamente básico a la constitución del ser humano, un reflejo de la misma naturaleza de Dios. Mucho podría decirse del atributo de la justicia de Dios, especialmente en este día cuando el propio concepto de justicia parece estar casi perdido en la sociedad en general. Hay tres razones por las cuales un crimen debe ser castigado: Primero, para satisfacer la justicia (esto es porque los crímenes merecen y deben de ser castigados); segundo, para el bien de la sociedad (esto
  16. 16. El Pecado   25 es, para la prevención de un crimen peor); y tercero, para el bien del ofensor (esto es para darle ocasión de enmendar su camino). De estas tres razones, la primera, es decir, la satisfacción de la justicia es primordial y fundamental a las otras dos. Si el castigo de un crimen no es justo y merecido, no va a disuadir crímenes futuros ni va a reformar a los ofensores. En nuestro día, la razón primordial y fundamental para el castigo- la satisfacción de la justicia- ha sido casi completamente suprimida y negada. Sólo la segunda y tercera razón permanecen, y éstas han sido invertidas en importancia. La “reforma” del ofensor es ahora lo primario, y las prisiones ya no se llaman prisiones sino “instituciones correccionales”. Aun aquellos que todavía creen que el crimen debe ser castigado por el bien de la sociedad, mantienen que los asesinos deben ser sentenciados no porque han asesinado, sino para prevenir asesinatos futuros. Tal filosofía es perversa y falsa, y está basada en la mentira que el hombre no es responsable por sus acciones. No es difícil comprender como esta situación tan lamentable ha llegado a ser. Debido a que los hombres quieren ser Dios ellos mismos1, odian la idea de que hay un soberano Legislador a quien deben rendir cuentas. Buscan suprimir el conocimiento inescapable de Dios que está alrededor y en ellos,2 y en vez de ello dicen que no hay Dios3. Esta negación de la existencia de Dios les hace más fácil pretender que no hay tal cosa como el bien y el mal. En vez de ser pecadores culpables, los hombres y las mujeres son vistos como víctimas impotentes de sus circunstancias. En tal escenario, el castigo para satisfacer la justicia se hace inconcebible. El hombre tiene la libertad de hacer lo que le plazca y no responderle a nadie. Pero no importa cuánto los hombres tratan de reprimirlo, hay todavía un conocimiento indeleble en el corazón humano que dice que el bien y el mal son reales,4 que los hombres son responsables por sus malas acciones, y que el pecado merece ser castigado.5 En lo profundo, todos los hombres saben que las balanzas de la justicia deben ser al fin balanceadas.6 Si no eres un Creyente y estás leyendo estas líneas, las balanzas de la justicia 1  4  Génesis 3:4-5  2 Romanos 1:18f.  3 Salmo 10:4; 14:1; 53:1  Romanos 2:14-16  5 Romanos 1:32  6 Hechos 28:4
  17. 17. Justificación y Regeneración 26  están muy desequilibradas en tu vida ahora mismo, y puedes estar seguro- basado en el propio ser y carácter justo de Dios, que Él no descansará o cederá hasta que tú estés en el infierno. El entero tejido moral del universo se desplomaría si Él no te pusiera a ti en el infierno. Es en este contexto que la Biblia habla de la “ira de Dios.” La ira de Dios no es una pérdida temporaria de auto control o un ataque emocional egoísta. Es Su santo y candente odio al pecado, la reacción y repulsión de Su santa naturaleza contra todo lo que es vil. La ira de Dios está atada directamente a Su justicia. Tiene que ver con su determinación de castigar cada pecado, balancear las escalas de la justicia, y hacer bien del mal. Por eso es que la ira de Dios “permanece” sobre cada inconverso.1 Cuánto más los hombres persisten en pecar, más “están acumulando ira para… el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios”2 La ira de Dios será finalmente “vertida”; Él es un juez justo y no permitirá que el pecado continúe sin castigo para siempre. 1  Juan 3:36  2  Romanos 2:5
  18. 18. – Capítulo Dos  – ¿Puede un Hombre Ser Justo ante Dios? Aquí es donde topamos con el más grande e imaginable obstáculo a la salvación del ser humano: ¿Cómo puede un Juez que es absolutamente justo y recto justificar (declarar justo) a un criminal que es absolutamente culpable y condenado? ¿Cómo puede un ser humano escapar de la condenación del infierno? Dios mismo nos dice que “El que justifica al impío, y el que condena al justo, ambos son igualmente abominación a Jehová.”1 Supongamos que un padre vuelve a su hogar y encuentra a su familia asesinada. Después de una agonizante persecución, él consigue aprehender al asesino. Cuando el criminal finalmente comparece ante el juez, se lo encuentra incuestionablemente culpable del crimen. Pero, cuando llega el momento de darle la sentencia, el juez hace la siguiente declaración: “Este hombre ha cometido un crimen terrible, pero yo soy un juez muy caritativo y elijo declararlo inocente. ¡Yo declaro que él es justo a los ojos de la ley! ¡Tal juez sería justamente considerado un criminal tan grande como el ofensor! El ha “justificado al impío” y es “una abominación al Señor.” Pero si esto es verdad aun en la justicia humana, ¿Cuánto más es verdad de la justicia de Dios? ¿Cómo pueden los hijos de Adán, malos y culpables, tener esperanza de poder enfrentar a Dios, el justo Juez del universo? ¿Cómo puede Dios “justificar a los impíos” sin ser una abominación a sí mismo? “El que dijere al malo: Justo eres, los pueblos lo maldecirán, y le detestarán las naciones.”2 ¿Cómo puede Dios decirnos a nosotros pecadores, “Tú eres justo”, sin violar Su propio carácter? ¿Cómo puede Dios salvarnos de Sí mismo y de su propia justicia y juicio? Este dilema ha provocado una indecible miseria en cada alma sensible a la culpa. Fue un terrible problema para el patriarca Job “¿Y cómo se justificará el hombre con Dios? Si quisiere contender con él, no le podrá responder a una cosa entre mil”3 “¿Qué cosa es el hombre para que sea limpio, y para que se justifique el 1  Proverbios 17:15  2  Proverbios 24:24  3  Job 9:2-3 29
  19. 19. Justificación y Regeneración 30  nacido de mujer? He aquí, en sus santos no confía, y aun los cielos son limpios delante de sus ojos; ¿Cuánto menos el hombre abominable y vil, que bebe la iniquidad como agua?”1 “¿Cómo, pues, se justificará el hombre para con Dios? ¿Y cómo será limpio el que nace de mujer? He aquí que ni aun la misma luna será resplandeciente, ni las estrellas son limpias delante de sus ojos; ¿Cuánto menos el hombre, que es un gusano, y el hijo de hombre, también gusano?”2 Nadie percibe el peso de este dilema más que el pecador arrepentido. Él sabe que merece ir al infierno. En la esfera del gobierno humano, los criminales a menudo se han entregado a las autoridades para que se haga justicia, ¡en vez de vivir con ese insoportable sentido de culpa! Los pecadores arrepentidos saben que merecen ser castigados y que no sería justo de no ser así. Ellos saben que Dios no puede “barrer sus pecados debajo de la alfombra” y olvidarse de ellos. El clamor de su corazón es: ¿Cómo puede un Dios justo sonreírme? ¿Cómo puede el peso de esta culpa ser removido? ¿Cómo puede Dios bendecirme? ¡Cómo puede un hombre como yo ser justo ante Dios! Imputación Hay una sola respuesta a este dilema. Alguien tiene que pagar por los pecados de los pecadores. La justicia debe ser satisfecha. Será satisfecha por el sufrimiento del pecador para siempre en el infierno, o debe ser satisfecha por alguien más en su nombre. ¡Maravilla de maravillas! ¡Ese “Alguien” ha venido! El Señor Jesucristo “… llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero”.3 “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores;” “… él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.”4 ¿Cómo ocurre esa gran transacción? Para comprenderlo, debemos considerar la palabra “imputar”. Esa palabra se traduce de varias formas como “culpa” “inculpar” “tomar en cuenta” “considerar”, “atribuir”. Podemos entender esta palabra un poco mejor, si miramos al pasaje de la carta de Pablo a Filemón acerca de la devolución de su esclavo Onésimo: “Así que, si me tienes 1  Job 15:14-16  2  Job 25:4-6  3  1 Pedro 2:24  4  Isaías 53:4-5
  20. 20. ¿puede Un Hombre Ser Justo Ante Dios?   31 por compañero, recíbele como a mí mismo. Y si en algo te dañó, o te debe, ponlo a mi cuenta.”1 Aquí Pablo instruye a Filemón a “ponerlo a su cuenta” (lit. “imputar”) cualquier deuda que Onésimo pudiera tener con Filemón. ¡Esta no era realmente la deuda de Pablo, pero Pablo por propia voluntad la tomó como su deuda, y fue cargada a su cuenta! Ahora, esta misma palabra y esas otras asociadas con ella son usadas con respecto al pecado. Por ejemplo, la Biblia dice que “donde no hay ley, no se inculpa de pecado.” (“el pecado no se imputa, no se carga a nuestra cuenta)2 De nuevo, en Romanos 4, Pablo dice, “Mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia. Como también David habla de la bienaventuranza del hombre a quien Dios atribuye (“imputa”) justicia sin obras diciendo: Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, y cuyos pecados son cubiertos. Bienaventurado el varón a quien el Señor no inculpa de pecado.”3 (Imputa) ¡Qué gloriosa transacción! ¡Nuestros pecados no nos son imputados, porque han sido imputados a Cristo, y aceptándolos como si fueran su propia deuda, Él los ha pagado por completo! Vemos la misma realidad en el concepto del Antiguo Testamento de “llevar sobre Sí el pecado.” En el gran día de expiación, dos machos cabríos eran sacrificados—uno derramaba su sangre para expiar por los pecados4, y el otro (el vivo) macho cabrío, llevaba los pecados a un lugar solitario5: “Aarón ofrecerá el macho cabrío sobre el cual haya caído la suerte para el Señor, haciéndolo ofrenda por el pecado. Pero el macho cabrío sobre el cual cayó la suerte para el macho cabrío expiatorio, será presentado vivo delante del Señor para hacer expiación sobre él, para enviarlo como macho cabrío expiatorio al desierto.6” Aquí Dios usa dos machos cabríos para enseñarnos una sola verdad acerca de la obra de expiación del Señor Jesucristo. Por un lado, Él muere por nuestros pecados, y por otro, como resultado de esa muerte, Él eficazmente lleva nuestros pecados fuera de la presencia de Dios. 1  5  Filemón 17-18  2 Romanos 5:13  Levítico 16:22  6 Levítico 16:9-10 3  Romanos 4:5-8  4  Levítico 16:16 
  21. 21. 32  Justificación y Regeneración ¡Noten la gloriosa realidad de imputación presentada aquí! “Y pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto. Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y dejará ir el macho cabrío por el desierto.”1 La pregunta que tenemos que hacernos es esta: “¿He puesto la mano de fe sobre el Señor Jesucristo y le he dado mis pecados para que se los lleve a un lugar solitario?” Nunca la sangre de bestias   Sobre altares judíos ofrecida Podría a mi conciencia dar paz   Nunca jamás mi mancha lavaría Pero Cristo, el Cordero celestial   Todos nuestros pecados quitó Un sacrificio mas noble y real   Mas valiosa sangre que ellos ofreció Mi fe pondría su mano   Sobre tan estimada cabeza Cual penitente me levanto   Mi alma su pecado confiesa – Isaac Watts ¡Un sustituto ha muerto en nuestro lugar! “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el Señor hizo que cayera sobre El la iniquidad de todos nosotros.”2 Así es como un justo Dios puede justificar en su tribunal celestial a quienes fueron criminales toda su vida. Él abre nuestro libro de contabilidad, y ve que nuestra deuda ha sido imputada a su amado Hijo. Además, él ve que la deuda ha sido pagada por completa por Él. ¡Aleluya! ¡Dios, en Su gran amor,3 ha abierto un camino para salvarnos de Sí mismo y de su propia justicia! El ha hecho eso dando a Su único Hijo para morir en nuestro lugar. 1  Levítico 16:21-22  2  Isaías 53:6  3  Juan 3:16; 1 Juan 4:9-10
  22. 22. ¿puede Un Hombre Ser Justo Ante Dios?   33 El Cor azón del Eva ngelio Estas verdades son el mismo corazón del evangelio. Están expuestas por el apóstol Pablo en Romanos 3:21-26, un pasaje algo complejo, que es aclarado una vez que comprendemos el significado de imputación en el pasaje que vimos antes: “ Pero ahora, aparte de la ley, la justicia de Dios ha sido manifestada, atestiguada por la ley y los profetas; es decir, la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen; porque no hay distinción; por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia por medio de la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios exhibió públicamente como propiciación por su sangre a través de la fe, como demostración de su justicia, porque en su tolerancia, Dios pasó por alto los pecados cometidos anteriormente, para demostrar en este tiempo su justicia, a fin de que El sea justo y sea el que justifica al que tiene fe en Jesús.” Aquí Pablo declara que Cristo murió para pagar la deuda de nuestro pecado para que Dios pudiera “justificar” a los pecadores y al mismo tiempo permanecer “justo”. A través del Antiguo Testamento los pecados eran meramente “pasados por alto”, el pago de su culpa iba siendo acumulado (o preservado) año a año, hasta que el Cordero viniera, para que a través de su muerte pudiera expiarlos.1 Durante todo ese tiempo, parecía que Dios era injusto porque justificaba a hombres (como Abraham y David) sin que la justicia fuera verdaderamente satisfecha. Por consiguiente, era necesario que Cristo muriera “públicamente”, demostrando la justicia de Dios para que todos lo vieran, satisfaciendo completamente la deuda de los pecados en la cruz. En este sentido, Cristo murió no solo para justificar a los hombres, sino ¡para justificar a Dios! Su muerte en la cruz vindicó y demostró la justicia absoluta de Dios al justificar a Su pueblo. Como una “propiciación” (un sacrificio que remueve la ira) por nuestros pecados, Cristo remueve la ira del juicio de Dios que está sobre nosotros. Somos justificados por un don (la justificación es absolutamente gratuita para nosotros), “a 1  Hebreos 9:15
  23. 23. 34  Justificación y Regeneración través de la redención que es en Cristo Jesús” (la justificación es muy costosa para Dios) Somos justificados al recibir el “don de justicia”1 “es decir, la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo”2 ¿Estás todavía llevando la carga de tu pecado y tu culpa? ¿Estás todavía bajo la ira de Dios? …..“He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.”3 “Hay una fuente abierta para lavar el pecado y la impureza.”4 “La sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado.”5¡No importa cuán grande sean tus pecados, no son nada comparados con el valor infinito de la sangre de Cristo!6 “Donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia.”7 ¡Ven a Él! El te invita y te manda a venir; no debes temer que estás siendo presuntuoso en venir: “Y el que tiene sed, venga; y el que desea, que tome gratuitamente del agua de la vida.”8 ¡Ven a Él! ¡Toma el agua de la vida! Echa tus pecados sobre Él y confía en Él quien es el que carga tus pecados. “Cree en el Señor Jesús, y serás salvo.”9 1  Romanos 5:17  2 Romanos 3:22  3 Juan 1:29  4 Zacarías 13:1  5 1 Juan 1:7  1 Pedro 1:18-19; Hechos 20:28  7 Romanos 5:20  8 Apocalipsis 22:17; Mateo 11:28  9 Hechos 16:31 6 
  24. 24. – Capítulo Tres  – Justificación Sus características “Ciertamente El llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros dolores; con todo, nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y afligido. Mas El fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre El, y por sus heridas hemos sido sanados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el SEÑOR hizo que cayera sobre Él la iniquidad de todos nosotros.” Isaías 53:4-6 Hemos visto que el problema más grande del hombre es el pecado. Pero que el problema del pecado tiene dos aspectos: El primero es interno—el hombre tiene un corazón malo. El segundo es externo—el hombre tiene antecedentes malos. Para decir esto de otro modo: A cada inconverso, el pecado lo contamina (esto tiene que ver con quien él es) y lo condena (y esto con lo que ha hecho). Por un lado, el poder del pecado está reinando en él; por el otro, el castigo del pecado está clamando por su muerte. Aunque él no fuera impotente en librarse del poder del pecado, todavía no tendría esperanzas de hacerlo por el castigo del pecado. Es solo cuando un hombre llega a ver estas tremendas realidades, que el nombre “Jesús” tiene significado para él. “Le pondrás por nombre Jesús (“Jehová es salvación”), porque Él salvará a su pueblo de sus pecados.”1 El Señor Jesucristo salva a Su pueblo de sus pecados—del castigo de sus pecados y del poder de sus pecados. Él hace lo primero en la justificación y lo último en la regeneración. En el Capítulo Dos comenzamos a considerar la justificación: ¿Cómo puede un hombre ser “justo” ante Dios? Este ha sido el dilema que ha torturado a tantos a través de la historia. Esto causó que Martín Lutero se subiera de rodillas por los escalones de lo que llamaban la Scala Sancta en Roma, e indujo a monjes 1  Mateo 1:21 37
  25. 25. 38  Justificación y Regeneración a usar camisas de pelo con anzuelos incrustados, intentando así pagar por sus pecados. Hasta este día, causa que los nativos de las Islas del Mar del Sur sacrifiquen pollos y rocíen su sangre a los dioses. En países mas “civilizados”, muchos se conforman con “ir a la iglesia” o en hacer una “buena obra” para aplacar la conciencia culpable. Y en todo lugar, los hombres tratan de “justificarse” a sí mismo racionalizando o excusando sus malas acciones. ¿Cómo puede un hombre estar bien con Dios? Hay una sola respuesta. Un hombre puede estar bien con Dios únicamente a través de la vida y muerte del Señor Jesucristo en lugar de él. “Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre la cruz.”1 “Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en Él.”2 Cristo solamente puede hacernos estar bien ante Dios.3 En este capítulo, consideraremos siete verdades que enseñan las Escrituras acerca de este gran tema. La J usti ficación Está Basa da en la Sa ngr e de Cr isto “Entonces mucho más, habiendo sido ahora justificados por Su sangre, seremos salvos de la ira de Dios por medio de Él.”4 “La sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado.”5 ¿Qué significa que la justificación está basada en la sangre de Cristo? Significa que la justificación está basada en el hecho que un rescate ha sido pagado; está basada en la satisfacción de la justicia. En otras palabras, cuando Dios “justifica” a una persona, El no está mirando a la persona en sí, sino que está mirando a la sangre de Cristo. ¡Somos “justificados por Su sangre! Dios no justifica al hombre porque tiene algo bueno en sí. En particular, no es porque el hombre es en alguna manera santo que Dios lo justifica. La Palabra dice en Romanos 4:5 que Dios: “Justifica al impío”. Estas son palabras verdaderamente asombrosas y maravillosas. ¿Te sientes indigno de ser justificado? ¡Lo eres! Todo lo que eres clama por tu condenación. Aparte de la sangre y la justicia de Cristo, no tienes esperanza. 1  1 Pedro 2:24  2 2 Corintios 5:21  3 Juan 14:6; 1 Timoteo 2:5-6, Hechos 4:12  4 Romanos 5:9  5 1 Juan 1:7
  26. 26. Justificación   39 No hay nada en el hombre que obligue a Dios a justificarlo, incluyendo su fe y su arrepentimiento. El arrepentimiento no paga por el pecado. El remordimiento que siente un criminal por los crímenes cometidos no satisface las demandas justas de la ley. ¡Tampoco la fe paga por el pecado! ¡Solo la sangre de Jesús puede pagar por el pecado! La justificación está basada en la sangre de Cristo. Podría mi celo ningún descanso conocer   Podrían mis lágrimas por siempre correr Por todo el pecado no podría expiar   Solamente tú debes salvar – Augustus Toplady Esto explica como una persona puede tener una fe muy débil y todavía ser justificado. Imagina dos puentes cruzando un abismo. Uno es muy débil y no fidedigno; el otro es muy fuerte. Un hombre puede tener una fe muy fuerte en el puente débil y comenzar a cruzarlo con mucha confianza. Su fuerte fe no podrá protegerlo cuando el puente se quiebre y se precipite al abismo. Por otro lado, un hombre puede tener una fe muy débil en un puente fuerte y temblando apenas atreverse a cruzarlo. El puente fuerte lo sostendrá, pese a su fe débil. ¡Lo único que necesita es suficiente fe para subirse al puente! Cuando alguien le dijo a Hudson Taylor que él era un hombre de gran fe, el contestó: “No, yo soy un hombre de fe pequeña, en un gran Dios.” Cuando el ángel de la muerte pasó por Egipto la noche de la Pascua, Dios buscaba una sola cosa: la sangre en los dos postes en el dintel de las casas. “Y cuando yo vea la sangre pasaré sobre vosotros.”1 Los que estaban en las casas deben haber estado temblando, llenos de miedo, pero eso no les afectaba en nada mientras que la sangre estuviera aplicada. En su autobiografía “Visto y Oído” (Seen and Heard), el Evangelista Escocés itinerante James McKendrick cuenta de la gloriosa conversión de George Mayes, un hombre conocido por todos como el pecador más atroz de todo el distrito. Cuando McKendrick volvió tiempo después a la zona donde Mayes vivía, sin embargo, lo encontró desalentado. “No me siento como antes,” 1  Éxodo 12:13
  27. 27. 40  Justificación y Regeneración George lamentó. “George,” dijo McKendrick, “Si tuvieras un chelín en tu bolsillo y te sintieras feliz, ¿valdría el chelín dieciséis peniques porque te sientes feliz?” “No,” dijo George. “Bueno, ¿cuánto valdría entonces?” “Solo doce peniques,” el respondió. “Y suponte que te sintieras miserable y tuvieras un chelín en tu bolsillo, ¿valdría solo nueve peniques porque fueras miserable?” De nuevo George respondió “No.” ¿Cuánto entonces? pregunto McKendrick, “Solo doce peniques,” dijo George. “Bueno, ¿ves que el gozo no añade al valor del chelín, ni tu miseria resta de su valor, y que vale doce peniques sin importar como te sientas?” “Sí, eso es lo que creo,” contestó George. “Entonces, dime—¿son tus sentimientos de felicidad o la sangre de Cristo lo que quita tu pecado?” “Oh, es la sangre de Cristo”, respondió George. “¿Entonces, no ves que cuando estás feliz no eres más salvo y cuando estás triste no eres menos salvo? Es la sangre de Cristo que quita tus pecados, que te salva, y que te mantiene seguro todo el año.” concluyó McKendrick. A esto solo podemos decir, “¡Aleluya!” Oigo palabras de amor,   Observo fijamente la sangre , Poderoso sacrificio contemplo,   y paz con Dios obtengo. ¡Esta eterna paz!   Segura como el nombre de Jehová; Cual firme trono estable,   Eternamente invariable. Pueden las nubes ir y venir,   Pueden tormentas mi cielo surcar Sellada con sangre esta amistad está;   La cruz siempre cercana está. – Horatius Bonar. Cristiano, ¿estás mirando dentro de ti para tener confianza? ¡Nunca la tendrás! ¡Aun las enormes anclas de los grandes barcos en el mar no harán nada si son arrojadas dentro de la bodega!¡Deben ser arrojadas fuera del buque! ¡Arroja tu ancla a Jesucristo! ¡Pon toda tu confianza en Él! Su justicia sola es tu confianza y tu esperanza.
  28. 28. Justificación   41 J usti fica r Sign i fica “Decla r a r J usto” “Justificar” significa “declarar justo”; no quiere decir “hacer justo”. Cuando Dios nos justifica, Él declara que algo es verídico acerca de nosotros “por fuera” (objetivamente); Él declara que somos justos a los ojos de Su ley. La Justificación, no nos hace buenos por dentro. (Dios nos hace buenos por dentro, pero eso tiene que ver con la regeneración—el nuevo hombre es “creado en la justicia y santidad de la verdad”1) La justificación, en contraste, es una declaración sobre nuestra posición a los ojos de la ley de Dios. El hecho que la justificación es una declaración con respecto a nuestra posición es aclarado por el contraste entre “justificar” y “condenar”: “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condena?”2 Cuando un juez “condena” a un hombre, él no cambia lo que ese hombre es por dentro, sino que, “formula un cargo contra él”. Él lo halla culpable a los ojos de la ley. De igual modo, cuando un juez “justifica” a un hombre, él no cambia lo que el hombre es por dentro, pero lo declara justo ante los ojos de la ley. La J usti ficación No Tien e Gr a do n i Gr a duación Un hombre es 100% justo o es condenado. Si un asesino es acusado de siete asesinatos y solo es condenado por uno, ¡todavía es un hombre condenado! Lector, si tienes un solo pecado que pagar por ti mismo, ¡irás al infierno para siempre! Para el cristiano no hay condenación. ¡Ninguna en absoluto! “No hay ahora condenación para los que están en Cristo Jesús.”3 Si perteneces a Cristo, eres 100% justificado en Él; hay cero condenación para ti. Y la justicia que tienes ante los ojos de la ley de Dios no es solo buena; ¡es la misma justicia de Cristo!; es la “justicia de Dios”. “Al que no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que fuéramos hechos justicia de Dios en Él.”4 ¡La justificación no tiene grados! ¡Oh, Cristiano, ¡aférrate a esta verdad! El diablo tratará de hacerte pensar que estás 1  Efesios 4:24  2  Romanos 8:33-34  3  Romanos 8:1  4  2 Corintios 5:21
  29. 29. 42  Justificación y Regeneración condenado por lo menos un poquito a los ojos de la ley de Dios. ¡No es así! ¡Maravilla de maravillas! El apóstol Pablo conocía a Dios mejor que nosotros, pero él no era ni un poquito más justificado que el resto de nosotros. Ni el mismo Señor Jesucristo fue más justificado que nosotros, porque ¡su misma justicia es la nuestra! Nuestra justificación es perfecta y absoluta. Jesús, Tu sangre y Tu justicia,   Mi hermosura son y mi gloriosa vestidura; ¡En un mundo en llamas, dispuesto así,   Gozoso levanto mi cabeza ! Esta impecable túnica intachable aparece,   Mientras la arruinada naturaleza perece Glorioso tono que el tiempo jamás envejece,   La túnica de Cristo siempre nueva permanece. – Nicholas Von Zinzendorf La J usti ficación es M as qu e I n du lta r En muchos gobiernos, el presidente o gobernador tiene el poder de indultar a criminales. Esto se llama “clemencia ejecutiva”. Presidentes a veces han indultado a presidentes anteriores y gobernadores de estados, como su último acto oficial, han indultado a todos los criminales en el “corredor de la muerte”. Algunas preguntas surgen: “Cuando estos hombres fueron indultados, ¿quiere decir que sus crímenes fueron pagados?” La respuesta es ¡No! “¿Fue cumplida la sentencia impuesta por la ley?” De nuevo, ¡No! “¿Fue la justicia satisfecha?” ¡No! Todas estas negaciones provienen del hecho que el indultar no está basado en pagar por el pecado. El perdón deja que el criminal “se quite el anzuelo”, como dicen. La sentencia de la ley nunca se lleva a cabo. Indultar es un acto de autoridad de un gobernador. En contraste, la justificación es una declaración de un juez, y está basada en el cumplimiento de la justicia. Cristiano, cuando Dios te justifica, Él no te “saca el anzuelo” y deja tus pecados todavía colgando en medio del aire. Él no finge que tus pecados han sido pagados. Más bien Él ve que tus pecados en verdad han sido pagados por Cristo, y Él hace una declaración basada
  30. 30. Justificación   43 en ese hecho. Él hace una declaración de las cosas como son verdaderamente. Si esto no fuera verdad, no habría forma que los creyentes pudieran levantar la cabeza. Piensen en Carol Everett, una trabajadora en una clínica de abortos responsable por miles y miles de muertes. Piensen en David Berkowitz, el antiguo “Hijo de Sam” asesino de serie y ahora un creyente en Cristo. ¡Piense en usted mismo! ¡La única forma que un pecador arrepentido puede levantar la cabeza es porque sabe que sus pecados han sido pagados en verdad! Si pensara que solo ha sido “quitado el anzuelo”, el pecador arrepentido querría más bien satisfacer la justicia en el infierno que vivir con la culpa de sus crímenes pasados. Amado creyente, tal vez recuerdes cosas terribles de tu pecaminoso pasado, pero puedes estar seguro de esto: esos pecados no están todavía colgando en medio aire. ¡Han descendido…sobre el Señor Jesucristo! 1 En efecto ha pagado por ellos. El llevó tus pecados en su cuerpo sobre la cruz.2 La J usti ficación es Positi va y N egati va La justificación es positiva y negativa. Vemos esta verdad claramente expuesta en Romanos 4:6-8: “Como también David habla de la bendición que viene sobre el hombre a quien Dios atribuye justicia aparte de las obras: Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades han sido perdonadas, y cuyos pecados han sido cubiertos. Bienaventurado el hombre cuyo pecado el Señor no tomará en cuenta.” Primero, hay un lado negativo de la justificación: Dios “no nos imputa” nuestros pecados. Nuestros pecados han sido “cubiertos”, y Él no “los toma en cuenta” (vs 7-8) Dios puede hacer esto, solo porque la paga del pecado ha sido imputada a Cristo y pagada por Él. Aprendemos de las enseñanzas del Señor Jesucristo que el pecado (en ciertas maneras) puede ser comparado correctamente con una deuda monetaria: “Y perdónanos nuestras deudas, como 1  Isaías 53:6  2  1 Pedro 2:24
  31. 31. 44  Justificación y Regeneración también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.”1 Cada uno de nosotros debe una gran deuda a la justicia de Dios. ¿Cuán grande es esta deuda? En Mateo capítulo dieciocho, Jesús cuenta una parábola comparando nuestra deuda hacia Dios con la de un hombre que debía diez mil talentos a su rey. Esto es equivalente a 164,000 años de trabajo para un trabajador común, ¡sin tomar domingos ni feriados!. Nuestra deuda a la justicia de Dios es en verdad muy grande, pero Cristo paga esa deuda de su pueblo en la cruz. Esto nos pone en cero, no debemos ninguna deuda, pero, a la misma vez, no tenemos dinero en el banco. Pero también hay un lado positivo a la justificación: Dios nos bendice “acreditándonos justicia” (vs. 6.) En otras palabras, Cristo no solo paga nuestra cuenta; Él también pone una inmensa fortuna en el banco para nosotros. Por su obediencia perfecta como un hombre, Él produce una justicia positiva en los ojos de Dios, la cual es depositada en nuestra cuenta. Cristo tomó Su lugar como el “postrer Adán”2 y triunfó precisamente donde el primer Adán falló: “Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno los muchos serán constituidos justos.”3 Para comprender el significado de todo esto, debemos recordar que la Ley tiene un lado positivo y un lado negativo. Por un lado, la Ley amenaza que “El alma que peque, ésa morirá”4 Pero por otro lado, la ley promete que “El que hiciere estas cosas vivirá por ellas.”5 Estas promesas de “vida” tenían una aplicación temporal para los Judíos—mientras que ellos obedecieran los preceptos externos de la Ley de Moisés, “vivirían” en la tierra que Dios les había dado. Pero la promesa también tiene un significado más profundo; tiene que ver, no solo con “la vida en la tierra prometida”, sino también con la vida eterna.. El Señor Jesús clarificó esto en más de una ocasión: “Y he aquí, cierto intérprete de la ley se levantó, y para ponerle a prueba dijo: Maestro, ¿qué haré para heredar la vida eterna? Y Él le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Qué lees en ella? Respondiendo él, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, y con toda tu fuerza, y con toda tu mente; Y a tu prójimo como a ti mismo. 1  5  Mateo 6:12  2 1 Corintios 15:45  Gálatas 3:12; Levíticos 18:4 3  Romanos 5:19  4  Ezequiel 18:4 
  32. 32. Justificación   45 Entonces Jesús le dijo: Has respondido correctamente; Haz esto y vivirás.”1 Del mismo modo, cuando el “joven rico” le preguntó a Jesús, “¿qué bien haré para obtener la vida eterna?” Su respuesta fue, “si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.”2 Esto significa, que los que pueden guardar la ley perfectamente, pueden ganar o merecer la vida eterna obrando su justicia propia ante los ojos de la ley.3 “Porque Moisés escribe que el hombre que practica la justicia que es de la ley, vivirá por ella.”4 Una sola persona en la historia de la humanidad ha logrado esto; todos los demás han fallado miserablemente. El Señor Jesucristo ha “cumplido toda justicia.”5 Él no solo pagó por nuestros pecados; Él vivió una vida de perfecta justicia la cual es acreditada a nosotros, y habiendo recibido el “don de Su justicia”, ¡tenemos el derecho a la vida! 6 No solo la maldición que nos era debida cayó sobre Él, sino la bendición que le era debida a Él cayó sobre nosotros. Pablo expresa el resultado positivo, y el negativo de la justificación en Romanos 5:1-2 “Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios… y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.” El primer resultado de la justificación es negativo: No estamos ya bajo una maldición. Tenemos paz con Dios—no solo paz de nuestra parte, sino paz por parte de Dios. Cuando un criminal tira su arma y se rinde, el policía que lo está persiguiendo, no hace lo mismo. El continúa apuntando su arma hasta que el culpable esté encarcelado, y la justicia esté finalmente satisfecha. Entonces él baja el arma. La gloria de la justificación es que Dios ya no es nuestro enemigo— las demandas de la justicia han sido cumplidas, nuestros pecados han sido pagados, y Dios ha “bajado Su arma” hacia nosotros. ¡Él está en paz con nosotros! El segundo resultado de la justificación es positivo: Podemos regocijarnos ahora en la esperanza (segura expectativa) de la gloria de Dios (cielo). No solo no estamos bajo la maldición, ahora tenemos vida eterna. La vida eterna no es algo que tal vez algún día recibiremos, sino es una posesión presente. “En verdad, en 1  3  Lucas 10:25-28 (Comparar con Levíticos 18:4)  Filipenses 3:9  4 Romanos 10:5  5 Mateo 3:15  2  Mateo 19:16-17  Romanos 5:17 6 
  33. 33. Justificación y Regeneración 46  verdad os digo: el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no viene a condenación, sino que ha pasado de muerte a vida.”1 ¡Gloria a Dios! La bendición ganada por Cristo, nos ha sido dada. La Justificación es de Una Vez Para Siempre “Por tanto, habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios”2 La justificación es una vez para siempre, es un hecho completado en el pasado con resultados que durarán para siempre. Un hombre no es primero justificado, luego condenado, luego justificado de nuevo. La justificación es una vez para siempre. Esto significa que la justificación nos coloca en una nueva posición, o estatus con Dios. “habiendo sido justificados…hemos obtenido entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes.”3 Los creyentes tienen una nueva posición, y esa nueva posición es por la gracia. La maravilla de esta “justificación una vez para siempre” y nuestra nueva posición en la gracia, puede ser ilustrada de la siguiente manera: Supongamos que un esposo creyente se levanta por la mañana y trata no muy bien a su esposa, pero no se da cuenta de su pecado hasta más tarde. Cuando se da cuenta lo que ha hecho, le pide perdón a Dios y a su esposa. Sus acciones previas habían sido verdaderamente pecaminosas, aunque él no estaba completamente consciente de esto cuando lo hizo. Supongamos aún más, que este hombre muere antes de darse cuenta de lo que había hecho y confesar su pecado. ¿Iría al infierno? ¡Ciertamente que no! Sus primeras palabras de confesión al darse cuenta de su pecado muestran que su posición con Dios desde el primer momento, ha sido de hijo: “Padre, perdóname por mi mala conducta con mi esposa”. Muchos están de acuerdo con este análisis, pero pocos han comprendido su significado. Quiere decir que el creyente permanece en un estado de justificación, ¡aún durante el tiempo que pasó entre cometer un pecado y confesarlo! En otras palabras, el pecado no le es imputado entre el tiempo que lo cometió y el tiempo que lo confesó. 1  Juan 5:24  2  Romanos 5:1  3  Romanos 5:1-2
  34. 34. Justificación   47 Este caso puede volverse aun más fuerte: Supongamos que este esposo creyente, se levanta por la mañana, se pelea con su esposa, y sabe que lo que ha hecho estaba mal. En vez de confesar su pecado, se va al trabajo enojado. Toda la mañana se siente miserable. Finalmente, sin poder aguantar más, baja la cabeza y le pide perdón a Dios, luego llama a su esposa y le pide perdón. Supongamos que este hombre muere antes de confesar su pecado. ¿Iría al infierno? De nuevo, la respuesta es “¡Ciertamente que no!” Después de todo, ¿porqué se sentía miserable toda la mañana, sino por el hecho de que permanecía siendo un hijo de Dios con un corazón renovado durante el tiempo de su rebelión? Esto quiero decir que el verdadero creyente permanece en un estado de justificación en todo momento. ¿Por qué? Porque está en una posición completamente nueva con Dios. El creyente ya no es un criminal bajo la ira de Dios; él es un hijo bajo el cuidado de un amante Padre.1 Como ocurre con cualquier padre, Dios a veces tiene que corregir a Sus Hijos de vez en cuando, pero la corrección es totalmente diferente al castigo judicial. En sentido estricto, el castigo es sufrimiento aplicado para la satisfacción de la justicia. El castigo de Dios hacia sus hijos, por el otro lado, es sufrimiento aplicado para el bien del ofensor. ¡Hay una vasta diferencia entre los dos! La justificación es una vez para siempre. Si esto no fuera verdad, todos perderíamos nuestra salvación cada vez que cometemos un pecado, y estaríamos expuestos a condenación eterna hasta que llegáramos al punto de la confesión de ese pecado y el ser justificados (y convertidos) otra vez. Esta no es la naturaleza de la justificación, o de la vida cristiana. La naturaleza de la justificación siendo una vez para siempre, está claramente ilustrada por el escritor a los Hebreos: “Pues ya que la ley sólo tiene la sombra de los bienes futuros y no la forma misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que ellos ofrecen continuamente año tras año, hacer perfectos a los que se acercan. De otra manera, ¿no habrían cesado de ofrecerse, ya que los adoradores, una vez purificados, no tendrían ya más conciencia de pecado? Pero 1  Gálatas 4:4-7
  35. 35. 48  Justificación y Regeneración en esos sacrificios hay un recordatorio de pecados año tras año. Porque es imposible que la sangre de toros y de machos cabríos quite los pecados.”1 Nota el argumento presentado aquí: “Sabemos que la sangre de los toros y de machos cabríos no pueden quitar los pecados, porque son ofrecidos continuamente año tras año.” Alguien tal vez responda a eso diciendo, “¿Qué prueba eso? Tenían que ser ofrecidos cada año, porque cada año cometían nuevos pecados. Los pecados de cada año traían condenación nueva”. Pero de acuerdo a los Hebreos, tal respuesta traiciona una mala interpretación de la verdadera naturaleza de la justificación. Cuando los adoradores son “una vez purificados” ya no tienen “más conciencia de pecado”. ¡Cuando la sangre de Cristo es aplicada, somos hechos “perfectos para siempre”! “Porque por una ofrenda Él ha hecho perfectos para siempre a los que son santificados. Y también el Espíritu Santo nos da testimonio… diciendo: nunca más me acordaré de sus pecados e iniquidades.”2 En otras palabras, el Nuevo Pacto promete que Dios “nunca más se acordará de nuestros pecados e iniquidades”, lo que quiere decir que la categoría entera de “pecados” ha sido eliminada para siempre de los ojos de Dios con respecto a la ley y a la satisfacción de la justicia. Los creyentes han “sido perfeccionados” en relación a sus conciencias3 y ¡ya no tienen “conciencia de pecado”4 con respecto a la ira de Dios! En este sentido, no hay “mas recordatorio de pecados”5 en el Nuevo Pacto. “Donde hay perdón de estas cosas, ya no hay ofrenda por el pecado.”6 “Hemos sido santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo una vez para siempre.”7 ¿Qué significa esto para mí como creyente en mi vida diaria? Quiere decir, que como creyente, me puedo levantar por la mañana y saber que soy aceptado en Cristo. Dios se deleita en mi como Su hijo, y la culpa de mis pecados desaparece para siempre. Si cometo un pecado, soy “consciente” de mi pecado como hijo y no como un criminal condenado, y confieso mis pecados a Dios como un hijo confiesa a su Padre, no como un criminal confiesa 1  5  Hebreos 10:1-4  2 Hebreos 10:14-17  3 Hebreos 9:9, 13-14  Hebreos 10:3  6 Hebreos 10:18  7 Hebreos 10:10 4  Hebreos 10:1-2 
  36. 36. Justificación   49 al juez. Vengo con confianza al lugar santo por la sangre de Jesús.1 “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quién es el que condena? Cristo Jesús es el que murió, sí, más aún, el que resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros. ¿Quién nos separará del amor de Cristo?”2 La Justif icación es Recibida por Fe “Habiendo sido justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”3 La sangre de Cristo es el motivo de la justificación, pero la fe es el instrumento o canal por el cual recibimos el “don de la justicia”.4 “¿Qué debo hacer para ser salvo? … Cree en el Señor Jesús, y serás salvo.”5 ¿Qué es la fe? La fe no es una fuerza o poder que ejercemos para poder llevar a cabo ciertas cosas. Tampoco nadie “libera su fe” para hacer hazañas, aunque algunos profetas falsos nos exhortan a hacer esto. La fe es lo opuesto a tales ideas equivocadas. La fe que justifica no “hace algo”; en lugar de esto, deja de hacer algo para salvarse y simplemente se abandona a la misericordia de Dios. Eso es ilustrado en el testimonio de una hermana que pasó por una lucha tremenda antes de encontrar descanso en Cristo. Consciente de su condición perdida y tratando de hacer todo lo que podía para no ir al infierno, se encontró perdiendo terreno: “Me sentí como que estaba colgando de las uñas al borde de un precipicio. Abajo estaba el infierno. Yo no quería ir al infierno y me había agotado tratando de no caer allí. Finalmente, no podía sujetarme más. Me dejé caer y caí… en los amantes brazos de Jesús” ¡Eso es la fe! Note también que no somos salvos por la fe en general; somos salvos por fe en Cristo. Algunos confían en una “decisión” pasada, pero ¡una “decisión” no pagará por nuestros pecados! Algunos confían en el bautismo, una experiencia emocional, o aun en su supuesta “fe”. Un anciano que no daba evidencia de haber tenido una conversión verdadera, cuando alguien le preguntó si le molestaba el pensamiento de donde pasaría la eternidad, contestó, “No, no me molesta en nada, porque la Biblia dice que 1  5  Hebreos 10:19-22  Hechos 16:30-31 2  Romanos 8:33-35  3 Romanos 5:1  4  Romanos 5:17 
  37. 37. Justificación y Regeneración 50  si tienes fe serás salvo, y yo tengo una abundancia de fe.” ¿En que estaba confiando este hombre? No en Cristo ni en su sangre, sino en su propia “fe”. La confianza de un creyente es completamente diferente. Si el piso se hundiera de pronto, cada verdadero creyente clamaría “¡Señor Jesús!”. Ninguno diría: “¡Mi fe!” Fe es el ojo que no puede mirarse a sí mismo. La fe se ocupa de su objeto, y ese objeto es el Señor Jesucristo. “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que sea levantado el Hijo del Hombre, para que todo aquel que cree, tenga en Él vida eterna.”1 Aquí Jesús nos dice que la serpiente en el palo era una sombra de Sí mismo en la cruz. ¿Cómo se salvaba la gente con relación a la serpiente? “Cuando todo el que sea mordido la mire, vivirá.”2 ¿Qué es creer? ¡Creer es “mirar”! ¡Mira y vive! Pon toda tu confianza en el Señor Jesucristo y sé salvo. ¡‘Mira y vive’, hermano, vive,   Mira a Cristo ahora y vive! ¡‘Está escrito en Su Palabra, Aleluya!   Y ahí dice mira y vive.’ – W.A. Ogden 1  Juan 3:14-15  2  Números 21:8
  38. 38. – Capítulo Cuatro  – Regeneración Todo Nuevo Hemos visto que el pecado es el supremo y único problema de la humanidad, y que el problema del hombre con el pecado tiene dos aspectos, uno interno y el otro externo: No solo todo hijo caído de Adán tiene un mal corazón; él también tiene malos antecedentes ante los ojos de la ley de Dios. El pecado lo contamina y lo condena; su poder reina dentro de él, y su castigo posa en él. El hombre es indefenso y sin esperanza—su situación apremiante no es solo difícil, es imposible. En esta situación de oscuridad y desesperación una gran luz ha brillado1. Jesús ha venido. Él puede salvar y salvará a su pueblo 2 del castigo y del poder de sus pecados. Él hace lo primero en la justificación, y lo último en la regeneración. En el segundo y tercer capítulos hemos considerado la gran doctrina bíblica de la justificación. Ahora comenzaremos a considerar el tema de la regeneración. La justificación toma lugar en el cielo, en la corte tribunal de Dios. La regeneración, por otro lado, toma lugar en la tierra, en el corazón del hombre. La justificación es una declaración de un juez, la regeneración es un acto de creación de un Creador omnipotente. U na Pa r ábola de la U n i v ersida d En todos los colegios y universidades, las personas estudian fuerte para recibir una nota “A”* a fin curso. Cuando yo era un estudiante, hacía lo mismo. Sin embargo, tuve una clase diferente. Era un curso del cuarto y último nivel universitario que solo tomaban los que se especializaban en química y física, y éramos solo cuatro o cinco estudiantes en esa clase. El primer día de clase, nuestro profesor nos sorprendió con el siguiente anuncio: “No tienen que preocuparse por la nota en este curso. Todos recibirán una ‘A’. ¡Ahora todos podemos tranquilizarnos y disfrutar la materia!” 1  Mateo 4:16  2  Mateo 1:21 *En los países latinos, una nota A es equivalente a un diez o veinte. 53
  39. 39. Justificación y Regeneración 54  Esto es exactamente lo que Dios hace en la justificación. ¡Dios nos da una “A” al comienzo de la vida cristiana! No trabajamos para merecer la vida eterna al fin de nuestro curso; tenemos la vida eterna.1 ¡Nos gloriamos ahora mismo que solo algunos latidos más del corazón, y estaremos en el cielo!2 Los inconversos religiosos tienen dos respuestas básicas a esta doctrina. Por un lado, el legalista la odia. Este autosuficiente Fariseo, solo hace “buenas obras” porque está tratando de recibir una “A” al fin de su vida. Si pudiera, le gustaría vivir en el pecado, y resiente el hecho de no tener la oportunidad de hacerlo. Esta es su objeción: “Si Dios les da a los hombres vida eterna al principio de la vida cristiana, ¿qué les impedirá seguir pecando? Si Él les da a los hombres una ‘A’ al principio del curso, nadie estudiará la materia.” 3 Por otro lado, al hombre religioso que no guarda la ley, le gusta la doctrina de la justificación por la fe. “Bien, ¡ya he recibido una ‘A’! Ahora puedo botar mi libro en la basura, ignorar al maestro y hacer lo que yo quiero.” Tales hombres “convierten la gracia de nuestro Dios en libertinaje.” 4 Ven este “regalo de gracia” como una “licencia para pecar.” En este día de “fácil-creencia”, donde una persona dice una pequeña oración, pasa al frente o algo parecido sin un verdadero arrepentimiento, iglesias en todo lugar están llenas de tales inconversos—personas perdidas a quienes les gusta pensar que son “cristianos carnales.” ¿Cuál es el error del razonamiento de ambos el legalista y el libertino? ¿Nos da Dios una “A” al principio de nuestro curso, solo para que sea más fácil faltar a clase y todavía recibir una buena nota? ¿Justifica legalmente Dios al criminal, solo para que el criminal pueda continuar matando, violando y robando, con la única diferencia de que ahora él tiene inmunidad del castigo? ¡Absolutamente no! ¿Qué hace Dios? ¡Al mismo momento que nos da una “A” al comienzo del curso, Él también nos cambia por dentro para que nos encante estudiar la materia! En otras palabras, cuando Dios justifica al hombre, El también lo regenera. La regeneración es inseparable de la justificación, y la justificación nunca ocurre sin la regeneración. Y esta es la respuesta de Pablo a ambos, a 1  Juan 5:24  2  Romanos 5:2  3  Romanos 6:1  4  Judas 4
  40. 40. Regeneración   55 los judíos legalistas quienes reclamaban que su enseñanza podría llevar a los hombres a “continuar en el pecado”, y a los libertinos que querían usar su enseñanza como una oportunidad para el libertinaje: “¿Qué diremos, entonces? ¿Continuaremos en pecado para que la gracia abunde? ¡De ningún modo! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?” 1 De acuerdo a Pablo, cada creyente ha pasado por una transformación radical que le hace imposible continuar en el pecado. Esta transformación toma lugar en la regeneración. La verdadera “gracia” siempre nos enseña “que negando la impiedad y los deseos mundanos, vivamos en este mundo sobria, justa y piadosamente” 2 La marca invariable de un hombre que ha encontrado una paz genuina con Dios, es que inmediatamente comienza una búsqueda por el resto de su vida en pos del Dios que ahora ama3 (Por otro lado, el hombre que tiene una falsa paz, vuelve a sus propios intereses egoístas en cuanto se siente seguro de los peligros del infierno). El verdadero creyente nunca usará la gracia como una “licencia para pecar”; ¡él ya pecó más de lo que quiere! Entonces, los creyentes hacen buenas obras, no porque quieren merecer una “A” de Dios, sino porque se les ha dado corazones nuevos para amar el “estudio de la materia.” Esto provoca preguntas penetrantes: ¿Leo la Biblia y oro porque tengo que hacerlo? ¿Me siento mal por qué no puedo seguir pecando como el resto del mundo? ¿Hay algo en mí que solo ame a Dios por quien Él es y ame el bien en sí? ¿Me deleitan las cosas de Dios? Las respuestas a tales preguntas nos dirán mucho acerca del estado de nuestras almas. R epr esentacion es Bíblicas de la R egen er ación La Biblia tiene mucho que decir de la regeneración. En las próximas páginas examinaremos nueve representaciones Bíblicas de este gran milagro. (Otras dos están resumidas brevemente en el Apéndice A). Cada una de estos puntos de vista mira a tal gloriosa realidad de un ángulo diferente, a la vez que le ilumina diferentes facetas. Mientras consideramos las diferentes 1  Romanos 6:1-2  2  Tito 2:11-12  3  Filipenses 3:10
  41. 41. 56  Justificación y Regeneración descripciones bíblicas de la regeneración, es importante que tengamos presente que el ámbito invisible que describen es tan real como el mundo temporal y visible que vemos con nuestros ojos. En efecto, se puede decir que el mundo invisible es más real que el mundo visible, porque las cosas del ámbito espiritual son permanentes y eternas1 1  2 Corintios 4:18
  42. 42. – Capítulo Cinco  – Una Creación Nueva ¿Qué es la regeneración? De acuerdo a la Biblia, es una nueva creación. Cuando Dios regenera a una persona, hace un milagro ¡de la misma categoría que la creación del universo!1 En efecto realmente hablando, es un milagro mucho más grande. La regeneración es un acto creativo de Dios. Ca da Cr ey ente es u na N u eva Cr i at u r a “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas. Y todo esto procede de Dios…” 2 Corintios 5:17-19 Vemos aquí que el cristiano es descrito como una criatura nueva. En otras palabras, cuando Dios crea un cristiano, Él hace algo nuevo, de la nada, que antes no existía! Además, la regeneración siempre involucra este milagro creativo—“si alguno”, en cualquier lugar, está en Cristo, es una nueva criatura. No hay excepciones; si un hombre no es una criatura nueva, El no está “en Cristo” Esto no es solo una figura bonita de palabras, sino una realidad: “Las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas.” Todo es nuevo para el creyente; él ve al mundo en una luz diferente: aun el ripio al lado del camino y las latitas de cerveza en las zanjas. El cielo alto es un suave azul   La tierra alrededor es un dulce verde Algo vive en cada tono   Que los ojos sin Cristo nunca han visto. – G. Wade Robinson No aportamos nada para realizar este milagro. (¡Una cosa no puede crearse a sí misma!) ¡Dios lo hace todo! “Y todo esto procede de Dios…” (v.18) ¡Qué poderoso trabajo es este! La Biblia se refiere a esto como una “creación” una y otra vez. 1  2 Corintios 4:6 59
  43. 43. 60  Justificación y Regeneración Cr ea dos pa r a Bu enas Obr as “Porque por gracia habéis sido salvados por medio de la fe, y esto no de vosotros, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas.” Efesios 2:8-10 Es sumamente significante que cuando Pablo piensa acerca de la salvación, el hecho de ser “salvos por gracia por medio de la fe”, lo hace pensando en términos de una obra creativa de Dios. Los creyentes son específicamente llamados “hechura suya creados en Cristo”. Si nuestro concepto de la salvación es solo un hombre que “hace una decisión”—apartándose de la fila de aquellos que van al infierno y se coloca en fila con los que van al cielo- tenemos un concepto defectivo de la salvación. ¡Los cristianos han sido “creados en Cristo Jesús”! ¿Cuál es la naturaleza de esta obra creativa? Primero, que es “en Cristo Jesús”. Es decir, toma lugar en la esfera de la unión con Cristo. Esto es paralelo a lo que Pablo ha dicho en 2 Corintios 5: 17: “…si alguno está en Cristo, nueva criatura es.” Segundo, es “para buenas obras.” El propósito de esta obra creativa es asegurar que las buenas obras sean el resultado. Estas obras han sido “preparadas de antemano para que anduviéramos en ellas” y todos los cristianos andan en ellas, porque como nuevas criaturas han sido especialmente diseñados, habilitados y creados por Dios para hacerlas. La Iglesi a es u na Cr eación N u eva “…para crear en sí mismo de los dos un nuevo hombre, estableciendo así la paz.” Efesios 2:15 De este pasaje tan importante, aprendemos que Pablo usa el lenguaje de la creación para describir la existencia, no solo de los cristianos individualmente sino de la iglesia en su totalidad. La iglesia no es una organización; es un organismo creado—algo
  44. 44. Una Creación Nueva   61 vivo y “nuevo”. Cristo tomó dos grupos divergentes (Judíos y Gentiles) y creo en “Sí mismo” de los dos “un solo hombre”—el “cuerpo de Cristo.” Este cuerpo viviente está habitado por un solo espíritu—el Espíritu Santo,1 y comparte una vida común— la vida de Cristo.2 La iglesia en su totalidad (el cuerpo entero de Cristo) y la iglesia en su manifestación local (cuerpos individuales de creyentes) son creaciones milagrosas de Dios. Ningún hombre puede “comenzar una iglesia”; Dios debe hacer lo imposible y crear algo de la nada para que una iglesia exista. Él realiza esto “creando” un número de cristianos individuales, hechos uno por la virtud de la vida que tienen en común. El fundamento de la Iglesia   Es Jesucristo su Señor Ella es Su nueva creación,   Por el Espíritu y la Palabra Del cielo Él vino a buscarla   Para ser Su santa novia; Con Su Propia sangre La compró,   Y por su vida Él murió.    – Samuel J. Stone Cr ea do en J ustici a y Sa ntida d “Que en cuanto a vuestra anterior manera de vivir, os despojéis del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos, y que seáis renovados en el espíritu de vuestra mente, y os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad.” Efesios 4:22-24 De acuerdo a Pablo, no solo la iglesia es “un nuevo hombre” en su totalidad, sino cada cristiano individualmente es también un nuevo hombre. Lo importante que debemos notar en este punto es que se refiere a este nuevo hombre como creado. ¿Cómo es él? Ha sido creado, “en la semejanza de Dios…en la justicia y santidad de la verdad” ¡Estas son las características de la “nueva 1  1 Corintios 12:12-13  2  Juan 15:4-5
  45. 45. 62  Justificación y Regeneración criatura”! Estas descripciones nos deben dar una idea de lo real que es este trabajo creativo de Dios: El nuevo hombre ha sido creado en la semejanza de Dios en justicia y santidad! El lenguaje de Pablo aquí no es el lenguaje de una imagen poética, pero un lenguaje de concreta realidad! Una descripción paralela de este trabajo creativo se encuentra en Colosenses 3:9-11 “No mintáis los unos a los otros, puesto que habéis desechado al viejo hombre con sus malos hábitos, y os habéis vestido del nuevo hombre, el cual se va renovando hacia un verdadero conocimiento, conforme a la imagen de aquel que lo creó; una renovación en la cual no hay distinción entre griego y judío, circunciso e incircunciso, bárbaro, escita, esclavo o libre, sino que Cristo es todo, y en todos.” Encontramos de nuevo en este pasaje que el nuevo ser (literalmente “hombre”) ha sido “creado” a la imagen de Dios. De manera que, como se “han vestido del nuevo hombre”, los cristianos son “santos y amados” (vs. 12) a los ojos de Dios. En respuesta a la pregunta “¿Quién soy yo?” Cada creyente debe responderse, “Soy una criatura nueva, creada en justicia y santidad, santo y amado a los ojos de Dios. Na da más i mporta “Porque ni la circuncisión es nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación.” Gálatas 6:15 Considerando todo lo que se ha dicho en los párrafos anteriores, no es sorprendente que Pablo considere la nueva creación de suma importancia. ¡Ninguna otra cosa importa excepto esta creación de Dios! Ni la circuncisión, ni el bautismo, ni ninguna acción humana externa, ni rito religioso vale nada si la nueva creación está ausente. Por otro lado, si Dios nos ha hecho nuevas criaturas, la ausencia de la circuncisión (incircuncisión) o el bautismo o cualquier otro rito religioso, tampoco es de valor! Lo único que nos importa es esto: “¿Soy una nueva criatura, o todavía soy la misma persona que siempre he sido?” Si soy la misma persona que siempre he sido, entonces no soy cristiano,
  46. 46. Una Creación Nueva   63 y ninguna cantidad de asistencia a la iglesia, liturgia, ceremonia religiosa, “pasar al frente en una invitación”, o “aceptar a Jesús” significa algo. ¿Qué es la regeneración? ¡Es una nueva creación! En resumen, es un milagro, no una “decisión”, o algún tipo de acto humano en absoluto.
  47. 47. – Capítulo Seis  – Un Hombre Nuevo “Para crear en sí mismo de los dos un nuevo hombre…” Efesios 2:15 “Y que seáis renovados en el espíritu de vuestra mente, y os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad.” Efesios 4:22-24 “No mintáis los unos a los otros, puesto que habéis desechado al viejo hombre con sus malos hábitos, y os habéis vestido del nuevo hombre, el cual se va renovando hacia un verdadero conocimiento, conforme a la imagen de aquel que lo creó; una renovación en la cual no hay distinción entre griego y judío, circunciso e incircunciso, bárbaro, escita, esclavo o libre, sino que Cristo es todo, y en todos.” Colosenses 3:9-11 Como vimos en el capítulo cinco, cada uno de los pasajes citados anteriormente es muy significativo en describir la regeneración como un acto creativo de Dios. Pero otra faceta de la regeneración está aclarada en estos versículos: La regeneración es la creación de un nuevo hombre. No solo la iglesia en su totalidad es “un nuevo hombre” (Efesios 2:15) ¡sino cada cristiano individualmente es también un nuevo hombre! Es importante darse cuenta que Pablo enseña que el cristiano no es al mismo tiempo un “hombre viejo” y un “hombre nuevo”. Tampoco tiene un nuevo hombre “viviendo dentro de sí”. El cristiano es un hombre nuevo. Una ilustración popular de la experiencia cristiana, dice que el creyente tiene adentro dos perros: uno blanco y el otro negro. Estos perros están continuamente peleándose, y “al que le damos mas de comer gana”. Tal perspectiva puede ser muy sincera, pero está basada en una teología defectuosa. No es que el cristiano ahora tiene algo nuevo que nunca ha tenido; él es alguien que nunca ha sido antes. El cristiano es un hombre nuevo. 65
  48. 48. 66  Justificación y Regeneración “No Soy Yo” Esto está muy bien ilustrado por un relato que se cuenta de Agustín de Hipona, quien había vivido una vida muy inmoral antes de su conversión. Tiempo después, una de sus ex novias lo vio pasar y lo llamó: “Agustín, Agustín, soy yo!” “Sí”, respondió Agustín gravemente, “pero no soy yo”. Esta debe de ser la confesión de todo cristiano. Al convertirse, cada cristiano toma una nueva identidad. Saulo se convierte en Pablo, Simón ahora es Pedro. Uno de los primeros desafíos que un nuevo creyente enfrenta al volver a su familia y amistades, es que todos insisten en decirle “¡Hola, Simón!”. El nuevo creyente debe entonces mantenerse firme en el milagro que ha ocurrido en su vida y explicar, “Ya no amo las cosas que alguna vez amé; ya no hago las cosas que antes hacía. Ya no soy Simón; ¡Soy Pedro, me he convertido en un nuevo hombre!” Se Qu i en Er es El cristiano es un hombre nuevo. Esa es su identidad esencial. Y porque es un hombre nuevo, ha sido llamado a vivir como un nuevo hombre. Como el viejo hombre ya ha sido “desechado”, y se ha “vestido”1 del nuevo hombre, el creyente es exhortado a creer este hecho (a ser “renovado en el espíritu de su mente”) 2, y a vivir de acuerdo a eso, “dejando a un lado el hombre viejo”(sus hechos - su vida anterior” 3) y a vestirse (poner en práctica) “del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad.” 4 Este es el método del Nuevo Testamento de enseñar crecimiento en gracia: “¡Date cuenta quien eres realmente y se quien eres!” El llamado del cristiano no es, “Trata de ser lo que no eres”, como muchos cristianos suponen, sino, “¡Se quien eres!” Cristiano, es muy importante como te ves como creyente. Si estás convencido que todavía eres esencialmente malo aunque te has convertido, entonces para el resto de tu vida tendrás que encarar la vida cristiana con la perspectiva de tener que esforzarte vanamente a ser algo que no eres. Por otro lado, si estás convencido 1  Colosenses 3:9-10  2  Efesios 4:23  3  Efesios 4:22  4  Efesios 4:22, 24
  49. 49. Un Hombre Nuevo   67 que en tu propio seno eres bueno y malo a la vez, entonces el mal todavía tiene un lugar legítimo en tu corazón y en tu vida. En lo más profundo de tu ser quieres el mal y decirle “sí” es en un sentido real, decirle “sí” a tus más profundos deseos. Ninguno de estos puntos de vista son Bíblicos. La verdad esencial de cada cristiano es que él es un hombre nuevo. En el centro de su ser “ha sido creado en justicia y santidad”1 Cuando dice “no” al pecado, está diciendo “sí” a su verdadero ser. La Ca r n e La realidad fundamental de cada cristiano es que es un hombre nuevo, pero esta no es la única realidad. Aunque el cristiano se ha convertido en una nueva persona en su profundo ser, todavía no ha sido totalmente redimido. El pecado todavía trata de “reinar” en su “cuerpo mortal.” 2 Este aspecto más superficial de la personalidad del cristiano es referido en el Nuevo Testamento como “la carne” y será tratado en capítulos posteriores. Es suficiente decir por ahora, que la carne no representa quien el cristiano es “verdaderamente” y que el poder de la carne de reinar sobre el cristiano ha sido destruido.3 Cuando nuestros cuerpos mortales sean finalmente “redimidos”,4 cada rastro del pecado desaparecerá para siempre, y seremos por fin, perfectamente, “quienes somos verdaderamente”. U na N u eva Identida d La verdad de la nueva identidad del cristiano, a pesar de los restos que quedan del pecado, ha sido ilustrada en términos de una fábrica recién comprada. Supongamos que una fábrica de gas venenoso es comprada por una compañía de oxígeno con el propósito de producir oxígeno, un elemento productor de vida. En cuanto la propiedad de la fábrica pasa a nuevas manos, cambia de identidad. Los nuevos dueños ponen un letrero al frente de la fábrica que dice: “Fábrica de oxígeno”. En la oficina del presidente, un nuevo director se sienta al escritorio. El presidente viejo y el presidente nuevo no comparten la oficina, peleándose 1  4  Efesios 4:24  2 Romanos 6:12  Romanos 8:23 3  Gálatas 5:16; Romanos 6:6-7 
  50. 50. 68  Justificación y Regeneración entre sí para controlar la compañía. El presidente viejo se ha ido. En efecto, la fábrica se ha ido. Una fábrica de oxígeno ha tomado su lugar, aunque ¡tomará tiempo hasta que todo el equipo viejo pueda ser transformado para funcionar completamente en su nueva capacidad! Al momento de su regeneración, cada cristiano es hecho radicalmente “nuevo” en el centro de su ser. Dios pone una señal enfrente de su vida que dice: “Santo”1 Es solo una cuestión de tiempo antes de que esta transformación esencial y central se materialice en cada área de la experiencia del creyente. Un incidente en la vida de un miembro de una pandilla de la ciudad de Nueva York, Nicky Cruz, ilustra la maravilla de este milagro. Nicky quien era notorio por sus ansias de violencia y sangre, fue tocado de repente por Dios. Mirándose en el espejo unas pocas horas después de su conversión, con revolver y cuchillo todavía en su posesión, Nicky se miro y dijo, ¡“Así que Nicky va a ser un ángel ahora!” ¡Así es con cada cristiano! Una vez que el “nuevo hombre” ha sido creado, es solo una cuestión de tiempo antes de que los “revólveres y cuchillos” del pecado, todavía ligados a nuestras vidas, se caigan inevitablemente. ¡Aleluya! 1  1 Corintios 1:2; Efesios 5:3
  51. 51. – Capítulo Siete  – Un Corazón Nuevo En tanto que la justificación es una declaración autoritaria por un Justo Juez, la regeneración es un poderoso acto creativo por un Creador todo poderoso. Este acto creativo se describe en la Biblia en términos de diferentes realidades, cada una de las cuales nos revela diferentes facetas de lo que es la regeneración. Ya hemos notado que en las Escrituras se retrata a la regeneración como una nueva creación y un nuevo hombre. También se la describe en una tercera manera; se la describe como el acto de dar un nuevo corazón. La Prom esa de u n Cor azón N u evo “'Entonces os rociaré con agua limpia y quedaréis limpios; de todas vuestras inmundicias y de todos vuestros ídolos os limpiaré. Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos, y que cumpláis cuidadosamente mis ordenanzas. Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres; y seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios. Os libraré de todas vuestras inmundicias; llamaré al trigo y lo multiplicaré, y no traeré hambre sobre vosotros. Y multiplicaré el fruto de los árboles y el producto del campo, para que no recibáis más el oprobio del hambre entre las naciones. Entonces os acordaréis de vuestros malos caminos y de vuestras obras que no eran buenas, y os aborreceréis a vosotros mismos por vuestras iniquidades y por vuestras abominaciones. No hago esto por vosotros'—declara el Señor DIOS—'sabedlo bien. Avergonzaos y abochornaos de vuestra conducta, casa de Israel.” Ezequiel 36:25-32 Una de las promesas más maravillosas del evangelio es la de “un corazón nuevo y un espíritu nuevo” (vs. 26) Esto es algo que Dios nos “da” (vs. 26), y que Él da a cada cristiano. En Génesis 71
  52. 52. Justificación y Regeneración 72  6:5, dice “Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.”. De nuevo, dice que: “El intento del corazón del hombre es malo desde su juventud.” 1 En otro lugar, nos dice que “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” 2 ¡Tales cosas no son verdad en el corazón de un cristiano! Al cristiano se le ha dado un nuevo corazón. Él ha llegado a ser “puro de corazón.” 3 “Un verdadero israelita, en quien no hay engaño.” 4 Tales declaraciones no pueden ser dichas acerca de aquellos cuyos corazones son “¡engañosos… más que todas las cosas, y perversos!” Para que nadie suponga que el creyente tiene un corazón nuevo y un corazón viejo, Dios específicamente dice, “quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.” (vs. 26). En vez de un corazón duro, frió e insensible, al cristiano se le da un corazón blando, afectuoso, y viviente, sensible a las cosas de Dios. Todos los Creyentes Viven Vidas Cambiadas En conexión con darnos un nuevo corazón, Dios también nos promete “poner Su Espíritu dentro de vosotros” y hacer “que andemos en sus estatutos.” (vs. 27) El verdadero resultado de este trabajo interno del Espíritu Santo es que cada cristiano “guardará sus preceptos (mandamientos).” (vs. 27) Esto quiere decir que es absolutamente imposible tener un nuevo corazón y a la vez continuar viviendo en el pecado. En nuestro día no es raro oír declaraciones como ésta: “Ese hombre es cristiano, pero ha vivido su vida en desobediencia a Dios.” ¡Imposible! “Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.” “Esa persona ha sido un cristiano por muchos años, pero nunca ha crecido.” ¡Inconcebible! “Seréis limpiados de todas vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos… Y os guardaré de todas vuestras inmundicias.” Cuando Dios “comienza un buen trabajo 1  Génesis 8:21  2  Jeremías 17:9  3  Mateo 5:8  4  Juan 1:47
  53. 53. Un Corazón Nuevo   73 en nosotros,” 1 Él no descansará hasta que derribe cada ídolo y limpie cada inmundicia de nuestras vidas. El se ha empeñado en “ser nuestro Dios”, y no nos compartirá con ningún otro. Promesas, ¡No Exhortaciones! Es muy importante darse cuenta que las declaraciones de Ezequiel 36 son promesas de lo que Dios hará, y no exhortaciones en cuanto a lo que los cristianos deban hacer. Estas promesas son incondicionales y siempre se cumplen en todo creyente. Dios asegura estos resultados, no el hombre. Note de nuevo lo que Dios promete hacer en estos versículos: • “Entonces os rociaré con agua limpia y quedaréis limpios.” • “De todas vuestras inmundicias y de todos vuestros ídolos os limpiaré.” • “Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros.” • “Quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne.” • “Pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos, y que cumpláis cuidadosamente mis ordenanzas.” • “Yo seré vuestro Dios.” • “Y os libraré de todas vuestras inmundicias” En reacción a tales “preciosas y grandísimas promesas,” 2 cada cristiano debería elevar gritos de alabanza a Dios. El N u evo Pacto ”He aquí, vienen días—declara el Señor—en que haré con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto, no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos rompieron, aunque fui un esposo para ellos—declara el Señor; porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días—declara el Señor—. Pondré mi ley 1  Filipenses 1:6  2  2 Pedro 1:4

×