Your SlideShare is downloading. ×
Oraciones de Guerra Espiritual
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Oraciones de Guerra Espiritual

8,046
views

Published on

Puede bajar en English y French …

Puede bajar en English y French

Sitio de red al final del documento


0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
8,046
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
157
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Oraciones de Guerra Espiritual Anima Cristi Alma de Cristo, santifícame; Cuerpo de Cristo, sálvame; Sangre de Cristo, embriágame; Agua del costado de Cristo, lávame; Pasión de Cristo, fortaléceme; Oh buen Jesús, escúchame; dentro de tus heridas, escóndeme; no dejes que nunca me separe de ti; del mal, protégeme; a la hora de mi muerte, llámame; ordéname ir a ti; que junto a tus santos, te alabe por siempre y para siempre. Amén. Rompiendo Maldiciones En el nombre del Señor Jesucristo de Nazaret, condeno todos los hechizos, maleficios, maldiciones, prácticas de vudú, brujerías, rituales satánicos, encantamientos, malos deseos, y ayunos (no del Señor) que han sido enviados a mí, o han sido transmitidos por la línea directa de mis antepasados. Tomo autoridad sobre todos ellos y les ordeno que se vuelvan al lugar de donde vinieron y ser substituídos por una bendición. Pido perdón y renuncio a todos los falsos juramentos que he hecho y te pido, Señor Jesús, que me liberes de cualquier cautiverio al cual me hayan tenido sometido. Clamo que tu sangre cubra todas las áreas de mi vida y de mis relaciones, y te pido que quites y limpies toda impureza, en el nombre del Señor Jesucristo. La Forma Corta de Liberación En el nombre del Señor Jesucristo, por el poder de la cruz, de su sangre y de su resurrección, te ato Satanás, a las huestes de espíritus y poderes de las tinieblas y del infierno y a las fuerzas malignas de la naturaleza. Tomo autoridad sobre todas las maldiciones, hechizos, actividad demoniaca, y maleficios dirigidos en mi contra, mis relaciones, ministerio, el espacio que me rodea, finanzas, y la obra de mis manos; los rompo por el poder y en la autoridad del Señor Jesucristo resucitado. Ato toda interacción demoniaca, influencia y comunicaciones entre los espíritus enviados contra mí, y los envío directamente a Jesucristo para que él lo resuelva de acuerdo a su voluntad. Pido perdón, y renuncio a todo juramento negativo que haya hecho con el enemigo, y pido que Jesucristo me libere de esos votos y de todo lazo que ellos hayan puesto sobre
  • 2. mí. Proclamo la sangre derramada de Jesucristo, el Hijo del Dios viviente, para protección sobre cada aspecto de mi vida. Todas estas cosas las pido en el precioso nombre de mi Señor y Salvador, Jesucristo. Rompiendo Maldiciones Generacionales En el nombre del Señor Jesucristo, y por el poder de su Palabra, tomo la espada del Espíritu y me declaro libre de todos los pecados generacionales heredados, debilidades, defectos del carácter, rasgos de personalidad, desórdenes celulares y genéticos. Deshago todas las formas de ataduras en que ha sido atrapada mi alma y corto todas las ligaduras que no son del Señor. Pongo su cruz en medio de mí, mis padres, mis abuelos, mis hermanos, mi descendencia, mis parientes, y en cualquier relación malsana que hayan sostenido mis parientes con otros en el pasado. Corto las ataduras de estas relaciones que no provienen del Señor y las envío al principio de los tiempos, por la espada del Espíritu, y en el nombre de Jesucristo, me declaro libre, libre para llegar a ser el hijo de Dios que el Señor planeó que yo fuera. Top Oración en contra de Todo Mal Espíritu de nuestro Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, Santísima Trinidad, desciende sobre mí. Por favor purifícame, moldéame, lléname de ti, y úsame. Expulsa de mí toda fuerza del mal, destrúyela y véncela para que pueda estar sano y capacitado para hacer buenas obras. Expulsa todo hechizo, brujería, magia negra, maleficio, ataduras, maldiciones, y mal de ojo; infestaciones diabólicas, opresiones, posesiones; todo lo que es malo y pecaminoso; celos, perfidia, envidia, y enfermedades físicas, sicológicas, morales, espirituales, y diabólicas. Por el poder de Dios Todopoderoso, y en el nombre de Jesucristo nuestro Salvador, les ordeno y exijo a todos los poderes que me molestan, a dejarme para siempre, y ser confinados al lago de fuego eterno, de esa manera no podrán tocar nunca más ni a mí ni a ninguna otra criatura en todo el mundo. Amén. Renunciando al Ocultismo
  • 3. Padre Celestial, en el nombre de tu único Hijo, Jesucristo, denuncio a Satanás y todas sus obras; brujería, adivinación, práctica de hechicería, comunicación con los muertos (mediums), tabla Ouija, astrología, horóscopo, numerología, sortilegio, lectura de mano, levitación, y cualquier cosa asociada con el ocultismo o Satanás. Los acuso públicamente en el nombre del Señor Jesucristo quien vino en la carne y por el poder de su cruz, de su sangre y de su resurrección, rompo todo control que hayan tenido sobre mí. Confieso todos estos pecados ante ti y te pido que me limpies y me perdones. Confieso con mi boca que Jesucristo es el unigénito Hijo de Dios, y te pido Señor Jesús que entres en mi corazón y crees en mí la clase de persona que tú planeaste para mí. Te pido que envíes tu Espíritu Santo y me bautices con los dones de tu Espíritu, así como bautizaste a tus discípulos en el día de Pentecostés. Señor, te doy gracias, conforme a las riquezas de tu gloria, por fortalecer mi ser interior, con el poder de tu Espíritu Santo, para que por la fe habite Cristo en mi corazón. A fin de que, arraigado y cimentado en amor, sea plenamente capaz de comprender con todos los santos, la anchura, la longitud, la altura, y la profundidad del amor de Cristo, que excede a todo conocimiento; en el nombre de Jesús, Amén. Oración en contra de los Maleficios1 Dios, nuestro Señor, Rey de todos los tiempos, Grande y Todopoderoso, tú que hiciste todo y quien transforma todo simplemente por tu voluntad; tú que cambiaste en rocío las llamas del horno que fue calentado siete veces más y protegiste y salvaste a tus tres santos hijos: Tú eres el doctor y médico de nuestras almas. Tú eres la salvación de los que se vuelven a ti. Te suplico que anules, destruyas, y apartes de mí todo poder, presencia y maquinaciones diabólicas; cada influencia del mal, maleficio, o mal de ojo y todas las malas acciones dirigidas hacia mí. Donde hay envidia y malicia, dame abundancia de bondad, paciencia, victoria, y caridad. Oh Señor, tu que amas al hombre, te ruego que extiendas tus poderosas manos y tu grandísimo y poderoso brazo y vengas en mi ayuda. Envía tu ángel de paz sobre mí, para proteger mi cuerpo y mi alma. Que él pueda mantener acorralado y vencido a todo el poder del maligno, y cada palabra venenosa o maliciosa invocada en mi contra por personas corruptas y envidiosas. Entonces, bajo la protección de tu autoridad pueda con gratitud cantar, "El Señor es mi salvación; ¿de quién temeré?" No temeré mal alguno porque tú estás conmigo, mi Dios, mi fortaleza, mi poderoso Señor, Señor de Paz, Padre de todas las edades, Amén.
  • 4. Oración para Cobertura Espiritual2 Querido Señor Jesús, por favor perdóname por todas las veces que no me he sometido a ti. Perdona mi pecaminosidad y por andar de acuerdo con el enemigo y sus mentiras. Ahora me someto a ti como mi Señor. Rompo todo acuerdo que haya hecho con el enemigo. Señor Jesús, por favor haz que tus ángeles guerreros remuevan y aten en el abismo a los demonios y a sus artificios que tuvieron acceso a mí porque yo creí en sus mentiras. Ahora, Señor Jesucristo, te pido que levantes una barrera de protección a mi alrededor, sobre mí, y debajo de mí, y la selles con tu sangre. Escojo ahora ponerme toda la armadura de Dios y pedirte, Señor Jesucristo, que limpies y selles mi cuerpo, mente, alma y espíritu con tu sangre. Por favor, haz que tus ángeles guerreros aten y remuevan todos los demonios, sus artificios, y todo su poder desde dentro de esta barrera protectora y sean enviados al abismo. Por favor, haz que tus guerreros destruyan toda maquinación demoniaca, oculta o brujería dirigida hacia mí incluyendo todas sus reservas y refuerzos. Señor Jesucristo, haz que tus guerreros aparten a aquellos que traspasan hacia mí malas influencias y los devuelvan a sus propios cuerpos y queden sellados ahí con tu sangre. Por favor, pido que tus ángeles monten guardia sobre mí y me protejan de todos los ataques del enemigo. Oración Contra el Traspaso de Malos Espíritus3 Señor Jesús, por favor te pido que asignes una tarea especial a tus ángeles guerreros para que vengan y aparten de mí a todos los que me han hecho algún mal. En la autoridad del nombre del Señor Jesucristo de Nazaret que vino en la carne, cancelo toda influencia astrológica sobre mi vida. Tomo dominio sobre todo trabajo de brujería en mí y los rompo ahora por el poder de la sangre del Señor Jesucristo de Nazaret quien vino en la carne. Señor Jesús, por favor haz que tus guerreros despojen a estas brujas de sus poderes psíquicos, poderes demoniacos, y de sus poderes ocultos. Por favor despójalas de sus encantamientos mágicos, disfraces, visión psíquica y poderes de adivinación. Que todos sus poderes y artificios sean destruídos y echados en el abismo. Te pido que las traigas ante tu trono y las bendigas con la revelación de quién tú eres y del amor y los planes de salvación que tienes para ellas. Por favor muéstrales cómo han sido engañadas por Satanás. Te pido, Señor Jesús, que ordenes a tus guerreros las envíen de vuelta a sus propios cuerpos y sean selladas con tu sangre. Ruego que pongas tu escudo de protección entre mí y aquellos quienes intentan hacerme algún mal; en el nombre de Jesús, Amén.
  • 5. Top La Forma Larga de Liberación En el nombre del Señor Jesucristo, y por el poder de su sangre, de su cruz y de su resurrección, te ato Satanás, y a todos tus espíritus malignos, fuerzas demoniacas, poderes satánicos, principados, atributos, facetas, huestes, habilidades, y tronos satánicos: Ato a los reyes y príncipes de los terrores. Ato toda tarea demoniaca y sus funciones destructivas, desde cualquiera de las entidades demoniacas de las regiones celestes, del aire, del agua, del fuego, de la tierra, del infierno, y de las fuerzas malignas de la naturaleza. Ato toda conexión, interacción, y comunicación entre los espíritus satánicos y demonios y expongo a todas las fuerzas demoniacas y espíritus inmundos como enemigos debilitados y derrotados del Señor Jesucristo. Desligo todos los espíritus demoniacos de aquellos demonios que tienen autoridad sobre esos espíritus en el nombre de Jesucristo. Ato a todos los enemigos de Cristo que están presentes, a todas las entidades demoniacas bajo la más alta y única autoridad, les ordeno que se aparten de mi vida ahora y vayan directo a los pies de Jesucristo. Sus asignaciones e influencias han sido aniquiladas. Llamo y libero al Espíritu Santo, a las huestes celestiales, a los santos ángeles de Dios, para rodear y proteger, y limpiar con la santa luz de Dios toda área desocupada por las fuerzas del mal. Te pido Espíritu Santo que penetres en mi mente, corazón, cuerpo, espíritu y alma, creando en mí hambre y sed de la santa Palabra de Dios, para llenarme hasta rebosar de la vida y amor de mi Señor, Jesucristo. Atando los Espíritus Malignos En el nombre del Señor Jesucristo, y por el poder de la Palabra, y la sangre derramada de Jesucristo y el Espíritu Santo, ato los espíritus malignos de orgullo, ignorancia, falta de perdón, murmuración, envidia, competencia, crítica, impaciencia, resentimiento, arrogancia, rebeldía, terquedad, engaño, desafío, desobediencia, contienda, violencia, divorcio, pereza, acusación, confusión, retraso, odio a sí mismo, suicidio, vergüenza, depresión, opresión, rechazo, baja estima, cólera, esquizofrenia, manipulación, ansiedad, timidez, celos, codicia, revancha, avaricia, temor, celos posesivos, control, división, represalia, desconfianza, egoísmo, soledad, aislamiento, exilio, insatisfacción, paranoia, nerviosismo, pasividad, indecisión, duda, engaño, deshonestidad, incredulidad, aislamiento, traición, escapismo, enfermedad, desórdenes nerviosos, desórdenes pulmonares, desórdenes cerebrales o disfunciones, SIDA, cáncer, hipocondría, fatiga, anorexia, bulimia, adicciones, glotonería, perfeccionismo, alcoholismo, amor desmedido al trabajo, tabaquismo, auto-abuso, adicciones sexuales, impureza sexual y perversión
  • 6. sexual, seducción, lujuria, incesto, pedofilia, lesbianismo, homosexualidad, pornografía, adulterio, masturbación, homofobia, frigidez, impotencia, inmoralidad, brujería, espíritus seductores, sordera, mudez, ceguera, espíritus dormilones y apáticos, hiperactividad, espíritus de nueva era, de ocultismo, de anticristo y otros espíritus de muerte y oscuridad, todo esto en el nombre del Señor Jesucristo resucitado. En el nombre de Jesucristo, pido al Espíritu Santo que venga a mí y me llene con los dones de paz, paciencia, amor, gozo, caridad, humildad, perdón, amabilidad, generosidad, fidelidad, gentileza, bondad, disciplina, renuncia, libertad sobre la vergüenza, una buena auto-estima, prosperidad, obediencia, una mente sana, orden, plenitud en Cristo, verdad, aceptación de mi mismo y de otros, confianza, autocontrol, libertad de adicciones, libertad de tener que controlar, integridad, bienestar, salud, y la luz y la vida del Señor Jesucristo. Amén. Top Oración para Sanación Interior4 Señor Jesús, por favor ven y sana mi corazón herido y perturbado. Te ruego que me sanes de los tormentos que causan ansiedad a mi corazón. Te ruego, en forma especial, que traigas sanación sobre todos aquellos que son los causantes de mi pecaminosidad. Te ruego que vengas a mi vida y me sanes de los daños sicológicos ocasionados en mi niñez y de todas las heridas que ellos han causado a través de toda mi vida. Señor Jesús, tú conoces mis cargas. Las rindo todas a tu Corazón de Buen Pastor. Te imploro -- por los méritos de las heridas abiertas en tu corazón -- que sanes las pequeñas heridas que están en el mío. Sáname del dolor de mis memorias, de esa manera ninguna mala experiencia anterior volverá a causar en mí dolor, angustia, ni ansiedad. Sana, oh Señor, todas aquellas heridas que han sido las causantes de todo el mal arraigado en mi vida. Quiero perdonar a todos los que me han ofendido. Mira todas las heridas dolorosas que me impiden perdonar. Tú has venido a sanar a los corazones afligidos, por favor, sana mi corazón. Sana, mi Señor Jesús, aquellas profundas heridas que me causan enfermedades físicas. Te ofrezco mi corazón. Acéptalo, Señor, purifícalo y dame los sentimientos de tu Corazón Divino. Ayúdame a ser manso y humilde. Sáname, oh Señor, de la opresión causada por el dolor de la muerte de mis seres queridos. Concédeme el poder recuperar la paz y el gozo al saber que tú eres la Resurrección y la Vida. Hazme ser un auténtico testigo de tu Resurrección, tu victoria sobre el pecado y la muerte, tu presencia viviente entre los hombres. Amén. Sanando el Arbol Familiar5
  • 7. Padre Celestial, vengo a ti como tu hijo, con gran necesidad de tu ayuda; tengo necesidades de salud física, emocional, espiritual, y de relaciones personales. Muchos de mis problemas han sido causados por mis propias fallas, negligencias, y pecaminosidad, por lo que humildemente ruego tu perdón, Señor. Pero también te pido que perdones los pecados de mis ancestros cuyas fallas han dejado sus efectos en mí y en las tendencias indeseables, patrones de conducta, y defectos en el cuerpo, mente, y espíritu. Sáname, Señor, de todos estos desórdenes. Con tu ayuda perdono sinceramente a cada uno de ellos, miembros vivos y muertos de mi árbol familiar, quienes me han ofendido a mí o a mis seres queridos en cualquier forma, o cuyos pecados han dado como resultado nuestros sufrimientos y desórdenes en el presente. En el nombre de tu divino Hijo Jesús, y en el poder de tu Espíritu Santo, te pido Padre, liberarme a mí y a todos los de mi árbol familiar de la influencia del maligno. Libera de toda forma de la esclavitud del diablo a todos los miembros vivos y muertos de mi árbol familiar, incluyendo a aquellos que han sido adoptados, y aquellos relacionados a la familia extendida. Por tu amorosa preocupación por nosotros, Padre celestial, y por la sangre derramada de tu precioso Hijo Jesús, te ruego que extiendas bendición sobre mí y sobre todos mis parientes vivos y muertos. Sana cada efecto negativo transmitido a través de todas las generaciones pasadas, y previene de tales efectos negativos a las futuras generaciones de mi árbol familiar. Simbólicamente coloco la cruz de Jesús sobre la cabeza de cada persona en mi árbol familiar, y entre cada generación; te pido que dejes que la sangre limpiadora de Jesús purifique las líneas de sangre en mi linaje familiar. Envía a tus ángeles protectores a que permanezcan a nuestro alrededor. Dales especial poder para proteger, guiar, y animar a cada uno de nosotros en nuestras necesidades. Deja que tu poder sanador sea liberado en este mismo instante, y que continúe mientras tu soberanía lo permita. Señor, reemplaza en nuestro árbol familiar toda esclavitud por una integración santa de amor familiar. Que haya siempre una unidad más profunda contigo, Señor, a través de tu Espíritu Santo, hacia tu Hijo Jesús. Permite que la familia de la Santa Trinidad penetre nuestra familia con su tierna, cálida, y amorosa presencia, para que así en nuestra propia familia podamos reconocer y manifestarnos ese amor unos a otros. Todas nuestras necesidades que nos son desconocidas también las incluimos en esta petición que hacemos en el precioso nombre de Jesús. Amén. Top Renunciando a las Logias y Sociedades Secretas Señor Jesús, vengo a tí como pecador buscando el perdón y sanación de todos los pecados cometidos en tu contra por mi linaje familiar. Yo honro a mi padre terrenal, madre y ancestros, pero me alejo absolutamente y renuncio a todos sus pecados,
  • 8. especialmente aquellos que me han expuesto a maldición. Perdono a todos mis ancestros por los efectos de sus pecados y te pido ser lavado de sus consecuencias destructivas. Renuncio y resisto a Satanás y todo poder diabólico que ha afectado mi linaje familiar. Renuncio y abandono mi involucramiento en toda logia, sociedad secreta y cualquier otra forma de práctica oculta ejercida por mis ancestros. Renuncio a todo pacto y ritual en cada uno de sus niveles y grados. Renuncio a la brujería, el espíritu del anticristo y maldición de cualquier doctrina diabólica. Renuncio a la idolatría, blasfemia, engaño y toda forma de ocultismo. Renuncio al amor al poder, amor al dinero, y a cualquier temor que me ha tenido cautivo. Renuncio a todo pacto con la Masonería, Mormonismo, la Orden de Amaranto, Orden de los Oddfellows, Búfalos, Druidas, Forester, Orange, Elks, Moose y Logia de las Águilas, Ku Klux Klan, La Granja, los Leñadores del Mundo, Jinetes de la Capa Colorada, Caballeros de Pitios, la Orden Mística de los Profetas escondidos del Reino Encantado, la de las mujeres la Orden de la Estrella del Este, y del Altar Blanco de Jerusalén, Las Hijas de la Estrella del Este, la Orden Internacional de las Hijas de Job, las Niñas Arcoiris, y la de los niños la Orden de De Molay y sus efectos sobre mí y mi familia. Renuncio a todo fraude y engaño, y a los efectos que tienen en mis emociones y en mis ojos, incluyendo toda confusión y temor. Renuncio al lazo alrededor de mi cuello, al temor de ahogarme y a cualquier espíritu que me cause dificultad para respirar. Renuncio llamar "Maestro"a cualquier hombre. Renuncio a los efectos de cualquier objeto pagano y sus simbolismos, protecciones, libros de rituales, anillos, y joyas. Renuncio al engaño hacia otros, y a observar el desamparo que padecen otras personas en rituales. Renuncio a la falsa comunión, a toda burla hacia la obra redentora de Jesucristo en la cruz, a toda incredulidad, confusión, y engaño, y a toda alabanza a Lucifer como un dios. Señor Jesús, humildemente pido tu perdón, y que tu sangre me limpie de todos los pecados que he cometido. Por favor, purifica mi espíritu, alma, mente, emociones y cada parte de mi cuerpo. Por favor, destruye todo espíritu maligno adherido a mí o a mi familia, y límpianos con el fuego de tu Espíritu Santo. Señor Jesús, te invito a que entres a mi corazón y te entrones como mi Señor y Salvador por toda la eternidad. Oraciones Finales de Liberación Gracias, Señor Jesús, por despertar mi espíritu que estaba dormido y traerme hacia tu luz. Gracias, Señor, por transformarme a través de la renovación de mi mente. Gracias, Señor, por derramar tu Espíritu en mí, y revelarme tu Palabra. Gracias, Señor, por dar a tus ángeles el deber de cuidarme en todos mis caminos. Gracias por mi fe en ti y porque de mi interior correrán ríos de agua viva. Gracias por dirigir mi corazón y mi mente hacia el amor del Padre y la inmutabilidad de todos tus caminos. Lléname hasta rebosar con tu vida y amor, mi Señor y Rey, Jesucristo.
  • 9. Top Oraciones para el Servidor Señor Jesús, gracias por compartir conmigo tu maravilloso ministerio de sanación y liberación. Gracias por las sanaciones que he visto hoy. Entiendo que la enfermedad provocada por el maligno es más de lo que mi humanidad puede soportar, por eso te pido que me limpies de cualquier tristeza y pensamiento negativo o desesperanza que haya cogido durante mi intercesión por otros. Si en mi ministerio he sido tentado al enojo, impaciencia o lujuria, límpiame de esas tentaciones, y reemplázalas con amor, gozo y paz. Si cualquiera de esos espíritus se ha agarrado a mí o me oprimen de cualquier manera, les ordeno ahora mismo que se aparten de mí y que se vayan directo a la presencia de Jesucristo, para que él trate con ustedes como a él le parezca. Ven Espíritu Santo, renuévame, lléname de nuevo con tu poder, tu vida y tu gozo. Fortaléceme donde estoy débil y vísteme con tu luz. Lléname con tu vida, Señor Jesús, por favor, envía a tus ángeles a socorrerme y a protegerme de toda especie de enfermedad, daño, y accidentes. Te doy gracias y te alabo mi Señor, Dios y Rey. Salmo 916 El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso. Yo le digo al Señor: "Tú eres mi refugio, mi fortaleza, el Dios en quien confío". Sólo él puede librarte de las trampas del cazador y de mortíferas plagas, pues te cubrirá con sus plumas y bajo sus alas hallarás refugio. ¡Su verdad será tu escudo y tu baluarte! No temerás el terror de la noche, ni la flecha que vuela de día, ni la peste que acecha en las sombras ni la plaga que destruye a mediodía. Podrán caer mil a tu izquierda, y diez mil a tu derecha, pero a ti no te afectará. No tendrás más que abrir bien los ojos, para ver a los impíos recibir su merecido. Ya que has puesto al Señor por tu refugio, al Altísimo por tu protección, ningún mal habrá de sobrevenirte, ninguna calamidad llegará a tu hogar. Porque él ordenará que sus ángeles te cuiden en todos tus caminos. Con sus propias manos te levantarán para que no tropieces con piedra alguna. Aplastarás al león y a la víbora; ¡hollarás fieras y serpientes!
  • 10. Yo lo libraré, porque él se acoge a mí; lo protegeré, porque reconoce mi nombre. Él me invocará, y yo le responderé; estaré con él en momentos de angustia; lo libraré y lo llenaré de honores. Lo colmaré con muchos años de vida y le haré gozar de mi salvación. Top Carta de Sanación — Ejercicio Espiritual 1. Pasa tiempo en la capilla en Adoración y pídele al Señor que te muestre la situación sobre la que él quiere que tú trabajes. 2. Después que identifiques un evento doloroso que necesita sanación, trata de separar esa situación de cualquier otra cosa que te haya pasado. Por ejemplo, si creciste con un padre que te criticaba, en lugar de trabajar en una carta a través de años de abuso emocional, trata de identificar una experiencia cuando te sentiste más herido. 3. Comienza este ejercicio con mucha oración y meditación. Encuentra un lugar donde puedas estar a solas con Dios. Asegúrate de tener suficientes pañuelos, y los materiales necesarios para escribir. 4. Visualiza en tu mente a la persona que te hirió. Imagina que él puede oír todo lo que tú vas a decirle. Si la persona está muerta, imagínala en el cielo parada junto a Jesús. 5. Comienza escribiendo la carta con estas palabras: Querido Papá, estoy enojado porque me heriste. Dile a esta persona todas las formas en que te hirió por sus acciones descuidadas y sin respeto. Mantente escribiendo las palabras Estoy enojado, una y otra vez. Expresa todo tu enojo en el papel. No te preocupes por la ortografía o la gramática; sólo dí todo lo que necesites decir. 6. Después que expreses todo tu enojo, continúa con los temores que hayas experimentado. Cómo afectó tu vida esta persona. Describe cómo su comportamiento descuidado ha influído en tus relaciones hasta el presente. Describe cómo los pecados del padre han sido pasados hacia la tercera y cuarta generaciones. 7. Después que hayas expresado los temores o sentimientos de culpa, trata con la tristeza. Dile a esa persona lo que tú querías que ocurriera pero que no sucedió. Si le estás escribiendo a tu papá dile: estoy triste porque quería que fueras un mejor padre. Estoy triste porque quería que me amaras. Quería que me trataras como una hija querida. Quería tu amor y apoyo. 8. Concluye tu carta con cualquier otra cosa que quisieras decir a esta persona, y entonces comienza una nueva carta visualizando a la persona que te hirió en un completo estado de sanación. Imagínalos en el cielo parados junto a Jesús. Imagina a esa persona llena del amor de Dios. Porque ellas están llenas del amor de Dios, ahora ellos quieren pedirte perdón. 9. Comienza tu carta imaginaria de respuesta diciendo: Querida hija, lo siento. Siento haberte herido. Tú no merecías haber sido tratada así. Lo siento. Por favor, perdóname.
  • 11. 10. No importa si esta persona te pide perdón o no. Esta es tu carta de sanación y tú tienes el derecho de decirte las palabras amorosas que mereces escuchar. No permitas que la dureza del corazón de la otra persona interfiera en tu proceso de perdón. Escribe todas las palabras que mereces escuchar. 11. Concluye tu carta de respuesta con una oración. Libera a la persona que te hirió y ponla en las manos del Señor. Pide a Jesús que te limpie de toda corrupción diabólica que puedas haber adquirido al aceptar el abuso de esta persona. Pide a Jesús que amarre a todos los demonios y los destruya en el lago de fuego. Entrega esta persona al Señor y, si es apropiado, pide a Jesús que rompa con toda atadura malsana del alma. 12. Permítele al Señor hablarte a través de una carta final. Acepta el amor de Dios y su perdón. Permite que el amor y perdón del Señor fluyan en tu corazón y te limpien de toda maldición, resentimiento y negatividad. Pídele al Señor que te muestre si es que hay alguna otra cosa de la que necesites ser liberado. Déjate caer en los brazos del Señor y ser liberado permanentemente -- libre para ser el hijo de Dios que el Señor planeó para ti. Notas Las oraciones contenidas aquí han sido traducidas de fuentes desconocidas a menos que se indique lo contrario: 1. Texto original en inglés escrito por Gabriele Amorth, From the Greek Ritual. 2. Texto original en inglés escrito por Loomis & Wickes, Prayer for Submission. 3. Texto original en inglés escrito por Loomis & Wickes, Prayer for trafficking People. 4. Texto original en inglés escrito por Gabriele Amorth, From the Greek Ritual. 5. Texto original en inglés escrito por Reverend John H. Hampsch C.M.F. 6. Salmo 91, Texto bíblico tomado de LA SANTA BIBLIA, NUEVA VERSIÓN INTERNACIONAL. © 1999 por la Sociedad Bíblica Internacional. Usada con permiso. Reservados todos los derechos. Home ~ Warfare Books ~ Warfare Prayers ~ Praying with Authority ~ Resources ~ About the Author ~ Contact Us Also visit www.HealingPowerMinistries.com and www.AfricaMissionaries.com Copyright © Valentine Media 2010. All rights reserved.

×