Edipo alex gurpegui
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Edipo alex gurpegui

on

  • 3,966 views

Edipo, visto por Gurpegui, Torre del Palau

Edipo, visto por Gurpegui, Torre del Palau

Statistics

Views

Total Views
3,966
Views on SlideShare
3,601
Embed Views
365

Actions

Likes
2
Downloads
98
Comments
2

9 Embeds 365

http://yustingarcia.blogspot.com.es 144
http://www.proprofs.com 126
http://yustingarcia.blogspot.com 48
http://www.yustingarcia.blogspot.com.es 30
http://yustingarcia.blogspot.com.ar 9
http://yustingarcia.blogspot.mx 4
http://www.blogger.com 2
http://draft.blogger.com 1
http://yustingarcia.blogspot.com.br 1
More...

Accessibility

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Edipo alex gurpegui Presentation Transcript

  • 1. Edipo Alex Gurpegui Gelices 4º ESO B Latín
  • 2. Índice
    • Genealogía
    • Nacimiento
    • Encuentro y cría
    • Adolescencia
    • La encrucijada
    • Los acertijos de la esfinge
    • Edipo rey
    • La peste
    • Averiguamientos
    • Final
    • El después
    • Bibliografía consultada
  • 3. Genealogía
  • 4. Nacimiento
    • Edipo nació en Corinto.
    • Sus padres eran Layo, el rey de Tebas, y Yocasta.
    • Antes de nacer, el Oráculo de Delfos auguró a Layo, que el niño, una vez adulto, le daría muerte y desposaría a su mujer, Yocasta.
    • Layo, queriendo evitar tal destino, ordenó a un sirviente que matara a Edipo al nacer.
    • Pero el sirviente se apiadó de Edipo, y no quiso matarlo.
    • Entonces decidió abandonarlo en el monte Citerón. Le perforó los pies y lo colgó de un árbol.
  • 5. Encuentro y cría
    • Un pastor halló el bebé. Entonces, le desató las correas que lo sostenían y lo entregó a su señor, el rey Pólibo de Corinto.
    • Peribea o Mérope, la esposa de Pólibo y reina de Corinto, se encargó de la crianza del bebé.
    • Lo llamó Edipo, que significa ‘ de pies hinchados’ por haber estado colgado.
    El rey Pólibo alimentando a Edipo
  • 6. Adolescencia
    • Al llegar a la adolescencia, Edipo, en un banquete, y por habladurías de sus compañeros de juegos, sospechó que no era hijo de sus pretendidos padres.
    • Ya en palacio, interrogó a sus padres sobre esta duda.
    • Los reyes intentaron convencer al muchacho de que ellos eran sus legítimos padres, pero la duda le continuaba corroyendo.
    • Para salir de dudas, visitó el Oráculo de Delfos, que le auguró que mataría a su padre y luego desposaría a su madre.
    • Edipo, creyendo que sus padres eran quienes lo habían criado, decidió no regresar nunca a Corinto para huir de su destino.
    Edipo en el Oráculo
  • 7. La encrucijada
    • Edipo decidió emprender un viaje, y lo hizo hacia Tebas.
    • En el camino, en una encrucijada, vio llegar un carro que transportaba a un noble anciano, acompañado de cochero, heraldo y dos sirvientes.
    • El camino era estrecho. Así que el cochero intentó apartar de malos modos a Edipo, quien se encolerizó y golpeó al cochero.
    • Al ver la escena, el anciano replicó al joven con un fuerte bastonazo en la cabeza.
    • Edipo, a su vez, descargó un mortífero golpe con su bastón contra el anciano, que rodó por tierra y se golpeó la cabeza contra una piedra.
    • El anciano quedó muerto. Edipo siguió su camino sin sospechar que el anciano a quien había matado era el rey de Tebas, o sea, su propio padre, Layo.
    Layo (en la imagen, está colgando a Edipo en el árbol, aunque el mito explique que no fue él).
  • 8. Los acertijos de la esfinge
    • Más tarde Edipo encuentra a la esfinge, un monstruo que daba muerte a todo aquel que no pudiera adivinar sus acertijos, atormentando al reino de Tebas.
    • Le hizo dos preguntas. A la primera, la pregunta de “¿cuál es el ser vivo que camina a cuatro patas al alba, con dos al mediodía y con tres al atardecer?”, Edipo respondió correctamente que era el hombre.
    • La explicación consiste en esto: La mañana, la tarde y la noche traducen las etapas de la vida. El día o comienzo de la vida muestra al bebe gateando en cuatro pies o patas, la tarde o mitad de la vida es la adultez del ser humano caminando en dos pies y la noche o final de la vida muestra al anciano con un bastón, o sea en tres pies.
    • Había también otro acertijo: “Son dos hermanas, una de las cuales engendra a la otra y, a su vez, es engendrada por la primera”. Edipo contestó: el día y la noche.
    • Furiosa, la esfinge se suicidó lanzándose al vacío y Edipo fue nombrado el salvador de Tebas.
    Edipo y la esfinge, de Gustave Moreau
  • 9. Edipo rey
    • Como premio, Edipo es nombrado rey y se casa con la viuda de Layo, Yocasta, su verdadera madre.
    • Tendrá con ella cuatro hijos: Polinices, Eteocles, Ismene y Antígona, y los dos hermanos se enfrentarían más tarde entre ellos a muerte por el trono tebano.
    • La segunda parte del oráculo se había cumplido.
    Edipo con sus hijas Ismene y Antígona
  • 10. La peste
    • Fue pasando el tiempo y Edipo gobernaba el pais con prudencia y justicia y se ganaba día a día el afecto del pueblo.
    • Pero se desató sobre Tebas una terrible peste que causaba estragos entre hombres y ganados.
    • Nadie encontraba remedio contra aquella plaga, considerada por la gente como un castigo de los dioses. Edipo sufría, la población consideraba en él, pero no sabía cómo acabar con la peste.
    • Así que envió a Creonte, un hermano de Yocasta, a Delfos para consultar al oráculo cómo poder acabar con tal calamidad.
    • Creonte regresó a toda prisa con la respuesta, que le fue comunicada delante de la desesperada multitud: la peste que azotaba Tebas no cedería hasta que el asesinato de Layo fuera descubierto y alejado del país.
    La peste de Tebas, de Charles François Jalabeat
  • 11. Averiguamientos
    • Desde este instante, Edipo se decidió en cuerpo y alma a investigar quién habría sido el autor del crimen.
    • Lógicamente, las indagaciones hicieron que sus sospechas recayeran sobre sí mismo. 
    • Preguntó a Yocasta detalles sobre Layo y, a medida que su esposa y madre se los proporcionaba, más se convencía Edipo de que él mismo era el asesino.
    • Yocasta le habló también de un hijo al que habían abandonado en el monte, porque el oráculo les había predicho que sería el asesino de su padre.
    • Por un momento, Edipo respiró aliviado porque un mensajero le trajo noticias de Corinto: su supuesto padre Pólibo había muerto.
    • Ello le quitaba un peso de encima, pues él no pudo haberlo matado, pues se encontraba muy lejos de él.
    • Pero aprovechó que aún estaba en el palacio el mensajero de Corinto y lo interrogó sobre la verdadera paternidad de Pólibo, sobre un cierto niño abandonado en un monte.
    • Tanto se vio acosado que el mensajero dijo toda la verdad, pues era el pastor que recibió el encargo de agujerearle los pies y abandonarlo en el monte.
    Edipo, de André Marcel Baschet
  • 12. Desenlace
    • Edipo palidecía a medida que iba viendo con claridad que el oráculo se había cumplido: él mismo había matado a su padre, se había casado con su madre y había tenido con ella hijos que, a la vez, eran sus propios hermanos.
    • Yocasta, antes de caer al suelo desvanecida, entró a su habitación, donde, al no poder asumir la verdad, se ahorcó.
    • Edipo, que la siguió hasta sus aposento, no pudo evitar ver el suicidio de su esposa y madre.
    • Desesperado, cogió una espada y se sacó los ojos con la punta, pues no se dignó a ver la luz de un nuevo día. 
    Fotografía tomada en una representación teatral de “Edipo” en la tragedia de Sófocles
  • 13. El después
    • En cuanto a sus hijos, tan pronto como se enteraron del drama, en lugar de ayudarle y ofrecerle apoyo y consuelo en aquellos terribles momentos, le dieron un bastón de mendigo y lo expulsaron del palacio y de la ciudad.
    • Sólamente sus hijas tuvieron compasión de él y le mostraron su profundo amor.
    • Antígona le acompañó al destierro y guió sus pasos entre miserias, hambre y desprecios.
    Edipo y Antígona, de Antony Brodowski
  • 14. Bibliografía consultada
    • http:// perso.wanadoo.es /magenia1/ hazanas / edipo.htm
    • http:// lafuentecastalia.blogspot.com /
    • http:// es.wikipedia.org / wiki /Edipo
    • http:// mitologiagrecorromana.idoneos.com / index.php /301409