CONFERENCIA: TÉCNICAS DE LA ESCUELA MODERNA:
(Dramatización en 8 actos)
ACTÚAN:
Lola, Marta, Suleima, Paula, Adriana, Yaiz...
ADRIANA: Este maestro empezó a hacer cosas diferentes, de tal forma que en un par
de meses el ambiente de la clase había c...
PAULA:
Recuerdo que nos sentamos y nos dijo: Cómo visto vuestro comportamiento de ayer,
pues en la encuesta que os hiciero...
LA ESCUELA NUEVA O ESCUELA MODERNA
Nace En el s. XIX y tiene las siguientes características:
• Los niños y niñas son los p...
PABLO. Un valor, el silencio para poder pensar y trabajar mejor. ¿Pero por qué no
podíamos seguir con la Escuela Moderna y...
SULEIMA:
Que si allí falta un punto, que si esa palabra se escribe con v en vez de b, que hay que
colocar una admiración o...
también la hacíamos en formato papel. Un ejemplar para cada miembro de nuestra
clase.
LOLA: Si todo parece muy bien, pero ...
PAULA:
Sí, pero dimos un paso más. Nos convertimos en una tribu que no sabía hablar. Y en
aquella hora semanal, que llamáb...
montañas, el mar, la bahía de Almería, la ciudad… Allí nos fuimos para descubrir los
adjetivos. Pues sigamos.
RAFA:
Las ch...
PABLO:
Acrósticos, adjetivos baúl, palabras de Pandora, adjetivos encadenados, el juego de
adjetivar, calidoscopios y un m...
costaban las salidas y excursiones etc. y llevar un libro de contabilidad con los ingresos
y los gastos.
ADRIANA:
Sí. Noso...
4.- INVESTIGACIÓN DEL MEDIO – PROYECTOS ( Acto – 5º)
LOLA:
Lo que más nos gustaba era investigar. Sobre todo salir de la j...
EVA:
Yo creo que el profe disfrutaba más que nosotras. Llegó incluso en el último trimestre
en la asamblea de padres y mad...
Incluso diseñamos un álbum, que era un libro por capítulos: “ Investigamos en Familia”
que llevábamos con nuestros padres ...
PAULA:
Uno de los talleres que más me gustaba era el de guiñol. Teníamos en clase el rincón de
teatro con más de 40 marion...
fascinaba. Recuerdo que una vez cogimos una caja entera de habas ¡Qué ricas! O
hacíamos palomitas con el maíz que cosecháb...
LOLA:
Tenemos que abreviar, que se nos acaba el tiempo, así que daremos unas breves
pinceladas sobre esta técnica de la Es...
EVA:
Al principio, en los primeros planes de trabajo, si te descuidabas, te dejabas apartados
sin hacer, pero entonces al ...
dijera nada. El profe era el que algunas veces se despistaba y decía algo, pero
respondíamos… “¡de eso nada, toca asamblea...
el patio. Lloró al exponer su problema y eso bastó para hacernos solidarias y en adelante
prestarle atención y dejar que p...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Dramatización. Técnicas de Escuela Moderna

1,292

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,292
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Dramatización. Técnicas de Escuela Moderna

  1. 1. CONFERENCIA: TÉCNICAS DE LA ESCUELA MODERNA: (Dramatización en 8 actos) ACTÚAN: Lola, Marta, Suleima, Paula, Adriana, Yaiza, Irene, Noemí, Eva, Rafa, Pablo y José Manuel. (Alumnas y alumnos de 1º de ESO del IES Cruz de Caravaca de Almería). 0 - ESCUELA TRADICIONAL – ESCUELA MODERNA. (1er Acto) LOLA: Profesoras y profesores, padres y madres: Lo que aquí vamos a contarles lo vivimos durante segundo y tercero de Educación Primaria en el CEIP Francisco de Goya de Almería. MARTA: Claro que ya hace algunos años como verán, ahora estamos haciendo 1º de ESO en el IES Cruz de Caravaca de nuestra ciudad. RAFA: Bien, no perdamos el tiempo, que no tenemos mucho y entremos en materia: PAULA: Hace 6 años que también estábamos en primero, pero de Primaria ¿6 años ya? ¡Cómo pasa el tiempo! Tuvimos problemas aquel curso. Nos habíamos vuelto revoltosos y apenas hacíamos caso de la profesora con lo que el ambiente de la clase era desastroso para la convivencia y el aprendizaje. ¡Lo que le haríamos sufrir a aquella persona! SULEIMA: Pero al curso siguiente, en segundo, nos tocó un maestro distinto. Pensábamos seguir con la juerga en nuestra infantil inconsciencia pero…
  2. 2. ADRIANA: Este maestro empezó a hacer cosas diferentes, de tal forma que en un par de meses el ambiente de la clase había cambiado totalmente. EVA: Sí, y cuando en las asambleas nuestro maestro nos preguntaba “¿Por qué teníais ese comportamiento?”, me acuerdo que yo respondí: “Porque no pensábamos”. Así de sencillo. Si no se piensa, se sigue la corriente. YAIZA: Después de estar trabajando con las técnicas de la Escuela Moderna, unas estudiantes de magisterio que querían conocer cómo era nuestra escuela, vinieron a hacer una encuesta preguntándonos qué era lo que más nos gustaba y lo que menos de lo que estábamos haciendo IRENE. Aquel día a los niños que estaban obsesionados con el fútbol, les pilló graciosillos y levantando la mano empezaron a decir: PABLO: Lo único que nos gusta es el recreo, jugar al fútbol y nada más. NOEMI: Y aunque es cierto que las niñas dijimos algo distinto, tampoco nos aclaramos mucho. Porque cuando nos preguntaron qué es lo que menos nos gustaba, Marta pidió la palabra y dijo: MARTA: Lo que menos nos gusta de esta clase es el maestro- dije yo. LOLA: Total que lo bordamos aquel día. Nuestro maestro no tenía buena cara pero no dijo ni pío. Despidió a las estudiantes y seguimos como si nada. RAFA: ¿Cómo si nada? Eso es lo que hubiéramos querido. Pero a la mañana siguiente nos encontramos la clase cambiada. Todas las mesas estaban colocadas en vez de en equipos, en filas. Y el maestro de pie y serio delante de la clase.
  3. 3. PAULA: Recuerdo que nos sentamos y nos dijo: Cómo visto vuestro comportamiento de ayer, pues en la encuesta que os hicieron no valoráis la escuela que hemos construido, nos volvemos a la anterior. Y punto y chitón. Sacad el libro de lengua: página tal… ADRIANA: Profe, si ahora nos toca huerto escolar, mira el horario y verás: (Imitándolo).- En la escuela tradicional no hay huerto escolar, dijo. IRENE: Pues no puede ser porque tenemos que hacer los textos libres y pasarlos al blog: (Imitándolo) - En la escuela tradicional no hay textos libres ni blog de clase. YAIZA : ¿Y la conferencia que tenemos que dar nuestro grupo después del recreo? (Imitándolo)- En la Escuela Tradicional no se dan conferencias, bueno sí, las da el maestro que es el que sabe. EVA: Y así todo el día, respondiendo tan serio a todo lo que le preguntábamos. Pero si nuestras madres vienen hoy a los talleres, ¿cómo les vamos a decir que se vayan… Y él siempre la misma cantinela : - En la Escuela Tradicional no hay talleres… PABLO: Y así nos pasamos toda una semana. Lectura, sigue tú, ejercicios del libro, corrección en la pizarra, dictados, coloreando dibujos, rellenando fichas, haciendo cantidad de cuentas, exámenes… sin rechistar…Menos mal que a Suleima se le ocurrió investigar y preparar una conferencia que nos sacó de aquel apuro NOEMÍ.: Pidió permiso para dar su conferencia. Y raro, el maestro no le dijo que no. Así que nuestra compañera se sentó delante de la clase y empezó a hablar: SULEIMA: He investigado en Internet sobre las diferencias entre ESCUELA TRADICIONAL Y ESCUELA MODERNA y éste es el resumen que he hecho, con ayuda de mi madre que es maestra y también ha estudiado pedagogía. ESCUELA TRADICINAL: Nació en el s. XVII y tiene las siguientes características: • El maestro es el protagonista y usa el método expositivo, siendo el único que habla en clase. • El método de enseñanza está basado en la competición y la jerarquía. Es como una carrera para ver quién gana y quien pierde. Por tanto no se permite la colaboración. • La obediencia y el apego riguroso al libro de texto. • Los alumnos solo memorizan y repiten. • Hay una relación de poder y sumisión. El maestro decide y los alumnos tragan.
  4. 4. LA ESCUELA NUEVA O ESCUELA MODERNA Nace En el s. XIX y tiene las siguientes características: • Los niños y niñas son los protagonistas. • El método está basado en la autodisciplina. Las normas se deciden entre todos y todas. No se imponen. • Los chicos y chicas investigan, imaginan, participan, aportan sus conocimientos… Se aprende de los libros, pero sobre todo de lo que nos rodea, de la Naturaleza, del barrio… • Todos participan y la colaboración y ayuda mutua, hace que todos y todas avancen. • Participación y autogestión. Los alumnos y alumnas con ayuda de maestros y maestras organizan su trabajo en clase y se autoevalúan. • Hay una relación de afecto y cercanía… • La escuela está abierta y la vida entra en ella. Los padres y madres también pueden participar. LOLA: Tras la conferencia hicimos una asamblea. Se trataba de analizar lo que nos había contado Suleima: aclarar los puntos y, sobre todo, el segundo punto del orden del día que era decidir qué tipo de Escuela queríamos tener. MARTA: Yo, que era la delegada aquel curso, recuerdo que, tras el debate, propuse la votación e hice el recuento: Votos a favor de la Escuela Moderna: 24, incluido el voto de nuestro maestro. Votos en contra: 2. Y así, casi por unanimidad, terminamos aquel conflicto. ¿Pero, por qué había dos chicos que habían votado en contra? RAFA: Entre ellos estaba mi hermano Pablo. Que cuando el maestro le preguntó las razones, dijo que le gustaba el silencio, que así se concentraba más.
  5. 5. PABLO. Un valor, el silencio para poder pensar y trabajar mejor. ¿Pero por qué no podíamos seguir con la Escuela Moderna y hablar bajito y así conjugábamos las dos cosas? PAULA: Y eso fue lo que acordamos. En adelante hablaríamos bajito para no molestar. Tuvimos que empezar a aprender a comunicarnos de otra forma. ADRIANA: Sí, todos y todas salimos ganando tras resolver aquel conflicto. En adelante valoramos más las cosas que hacíamos en nuestra Escuela, porque las decidíamos entre todas y todos en nuestras asambleas semanales. Y no se nos ocurriría hacer bromas sobre ella, si alguien venía a preguntarnos. 1.- TEXTO LIBRE:- REVISTA DIGITAL (Acto 2º) LOLA: Un par de días a la semana, lo primero que hacíamos al llegar a clase era situarnos ante nuestras compañeras y compañeros con ilusión, para mostrar a todos y todas nuestros escritos: cuentos, diálogos, historias… MARTA: Una persona en la pizarra iba tomando nota de los títulos y una vez terminada la lectura se procedía a la votación. RAFA: Elegíamos el texto que más nos gustaba. Se escribía en la pizarra y entre toda la clase lo corregíamos.
  6. 6. SULEIMA: Que si allí falta un punto, que si esa palabra se escribe con v en vez de b, que hay que colocar una admiración o interrogación, que como se repite mucho una palabra debemos buscar sinónimos, etc. PAULA: Incluso si el autor o autora nos daba permiso podíamos añadir algo que nos pareciera importante para darle más vida al texto. ADRIANA: Una vez corregido, se hacía una lectura colectiva. Lo escribíamos en nuestro cuaderno y hacíamos un dibujo referente al contenido. EVA: Sí, menos el autor o autora que, acompañado de alguien, se iba al ordenador para subirlo al blog de clase. Subían después un dibujo y una grabación en video. YAIZA: Pero como queríamos ser escritoras y escritores, en cada Plan de Trabajo de clase incluíamos escritos de escritores importantes para ver cómo escribían y aprender. IRENE: Trabajábamos estos escritos: cuentos, poesías… y tras analizar el contenido y la forma, hacíamos un recital en clase. PABLO: Y procedíamos como con nuestros textos: los grabábamos en vídeo y hacíamos un dibujo relativo al tema que subíamos a nuestro blog. NOEMÍ: Y es así como construíamos, día a día, nuestra revista literaria: las páginas impares eran nuestros escritos y las pares los de escritoras o escritores importantes. Es verdad que
  7. 7. también la hacíamos en formato papel. Un ejemplar para cada miembro de nuestra clase. LOLA: Si todo parece muy bien, pero tuvimos un fallo. MARTA: ¿Por qué dices que hubo un fallo, si nos salía preciosa ¿ Y lo que disfrutábamos en casa con nuestra familia viéndola ? LOLA: Porque deberíamos haber hecho otro blog individual donde colocar todos nuestros escritos personales. ¿Recuerdas aquellas aventuras fascinantes que construíamos tú y yo? Pues me habría gustado conservarlas y resulta que se quedaron en los archivos de los ordenadores de la clase. MARTA: Tienes razón y así habríamos seguido escribiendo y compartiendo nuestros blogs. Habría sido una idea estupenda ¿Cómo no se te ocurrió antes, escritora? Deberíamos proponerlo en el instituto a la profe de lengua. 2.- UNA GRAMÁTICA DE LA FANTASÍA (Acto 3º) RAFA: Una de las actividades que recuerdo con más gusto es la gramática. ¡Cómo es posible que una parte de la lengua que parece tan sosa fuera tan divertida! SULEIMA: Recuerdo aquel día que, como no nos gustaban mucho los ejercicios de gramática, el profe llegó con un libro de un maestro italiano, Rodari, titulado “Gramática de la Fantasía”. En él había ejercicios interesantes y creativos.
  8. 8. PAULA: Sí, pero dimos un paso más. Nos convertimos en una tribu que no sabía hablar. Y en aquella hora semanal, que llamábamos “EL PAÍS DE LAS PALABRAS”, fuimos descubriendo paso a paso nuestra lengua. ADRIANA: ¡Cómo nos divertimos con los gestos, haciendo mímica para comunicarnos…! Luego utilizando onomatopeyas, inventando dramatizaciones, en equipo, donde uno leía y todas y todos íbamos representando con mímica y onomatopeyas todas las acciones de la historia… EVA: ¿Recordáis cuando inventamos los nombres? Una gozada porque ya nos podíamos comunicar mejor. YAIZA: Sí, pero sólo con los nombres, los dibujos nos salían sosísimos, sin un leve color. Nuestro mundo era en blanco y negro y ni siquiera podíamos decirlo. IRENE: No nos quedó más remedio que inventar los adjetivos si queríamos dar colorido y matizar nuestro lenguaje. ¿Cómo fue aquello? ¿Lo recordáis? ¿Podríamos reconstruir un fragmento de aquel episodio? PABLO: PALABRAS QUE DAN BELLEZA AL LENGUAJE: LOS ADJETIVOS (Capítulo VI) Cuando se reunían cada ansiada tarde para seguir inventando su propio lenguaje, se producía una especie de excitación creativa entre los inteligentes chicos y chicas. Estaban sorprendidos, sorprendidas y todo aquello les parecía un sueño maravilloso; un cuento fabuloso; un acontecimiento mágico. NOEMÍ: El grupo verde estaba viendo nuevas posibilidades de continuar con su actividad creadora. Marta, una chica inteligente y fantasiosa pensó, que resultaba un poco aburrido saber solo el nombre de cada objeto o ser, pues los nombres no decían como eran las cosas, los animales o las personas. LOLA: Había que inventar otros tipos de palabras, así que convenció a toda la clase y salieron a la pradera, para inventar aquellas palabras nuevas que harían más bello el lenguaje. Señalando el Sol, nuestro astro, sin mirarlo para no dañarse los ojos dijo: - Sol: redondo, lejano, caliente, amarillo y rojo. MARTA: Hay que decir que la pradera fue en esta ocasión el Cordel de la Campita, la parte más alta de lo que queremos que sea el Parque de la Molineta desde donde se ven las
  9. 9. montañas, el mar, la bahía de Almería, la ciudad… Allí nos fuimos para descubrir los adjetivos. Pues sigamos. RAFA: Las chicas y chicos del grupo se animaron y cada una y cada uno iban señalando un ser y describiéndolo: - Samuel.- Árbol: alto, frondoso, verde - Javier.- Río: serpenteante, largo, caudaloso. - Carlos.- Mar. Azul, enorme, salado - José.- Viento: silbante, fuerte, huracanado. - Lola.- Cordel de la Campita: largo, florido, precioso. SULEIMA: Los chicos y chicas del grupo azul, también se unieron a la actividad. Y se inventaban también cosas con los ojos cerrados, ya ajenas al paisaje: PAULA - Nereida.- Pájaros: pequeños, bonitos, multicolores - Noemí.- Cielo: distante, celeste, inmenso - Irene.- Flores: rosas, rojas, amarillas, violetas, - José Manuel.- Cañas: altas, delgadas, flexibles - Pablo Llave.- Hierbas: bajas, verdes, abundantes - Daniel.- Bosque: espeso, frondoso, mágico, - Marta.- Gatita: pequeña, peluda, juguetona ADRIANA: Y un montón de cosas más… Luego, en clase, diseñábamos ejercicios sacados de la Gramática de la fantasía y de Internet: Por ejemplo Lola, una chica creativa e inteligente, propuso: - Coged papel y colores para hacer un dibujo de todo lo que hemos inventado. EVA:  Tenéis que construir un bello cuadro lleno de colorido, de un paisaje, utilizando parte de los elementos descritos por todos y todas en la pradera, y decorar con ellos la clase. YAIZA: Javier, un alumno inquieto e imaginativo añadió: - Todos los chicos y chicas de la clase vamos a inventar palabras que digan cómo somos físicamente. Podemos hacer el siguiente juego: e inventa el juego de la fotografía externa para decir cómo somos físicamente. IRENE: Luego jugamos a la fotografía interna. En equipo, cada uno decía las cualidades que le gustaban de los demás. Gloría Fuertes también nos ayudaba con sus poesías: Cómo se dibuja un paisaje o un señor etc.
  10. 10. PABLO: Acrósticos, adjetivos baúl, palabras de Pandora, adjetivos encadenados, el juego de adjetivar, calidoscopios y un montón de ejercicios de gramática que metíamos en nuestros planes de trabajo. NOEMÍ: ¡Basta, por favor!, que os entusiasmáis. ¡Cómo si en la clase solo se estudiara lengua! Porque tendríamos que hablar también de la biblioteca de aula y tantas cosas más, pero vamos a pasar de una vez a las matemáticas que son lo mío. 3.- MATEMÁTICAS Y CÁLCULO VIVO (Acto 4º) LOLA: En matemáticas también hacíamos actividades interesantes. Recuerdo que, mientras la mitad de la clase se iba a hacer matemáticas con programas de informática en los ordenadores situados alrededor de la clase, el resto hacíamos un corro y manipulábamos materiales: MARTA: Sí, materiales multibase, las monedas, los bloques o las figuras geométricas. ¿Os acordáis del juego del Hotel de los Números? Discutíamos problemas y hacíamos concursos por parejas. RAFA: Lo de las parejas cooperativas funcionaba. Yo me iba a un ordenador a hacer por ejemplo “Pipo en Egipto” y conmigo se venía un compañero o compañera que me ayudaba a hacer las actividades. SULEIMA: O sobre las operaciones de multiplicación y división que los que dominábamos el tema nos íbamos con nuestra pareja y de forma divertida en el ordenador les enseñábamos a multiplicar o dividir… PAULA: A mí me parecía interesante que los problemas los discutiéramos aportando soluciones entre todas y todos. Y como teníamos en clase un par de personas que llevaban la tesorería, teníamos que analizar los gastos que hacíamos en material, el dinero que nos
  11. 11. costaban las salidas y excursiones etc. y llevar un libro de contabilidad con los ingresos y los gastos. ADRIANA: Sí. Nosotras lo llevábamos todo: recaudábamos, pagábamos, llevábamos la contabilidad… y el profe, de rositas, sin dar un palo al agua. EVA: No era nada fácil con aquella edad saber resolver un problema y, a veces, dábamos soluciones disparatadas. Lo primero que se nos venía a la cabeza sin pensarlo. YAIZA: ¿Recordáis para pagar el autobús en una excursión el jaleo que liamos, que queríamos sumar los niños con los euros o multiplicar y nos salía un disparate a pagar? ¡Qué “panzá” de reír cuando llegamos a la conclusión de que debíamos traer cada una 15.000 €! IRENE: Pero lo mejor de todo eran los talleres matemáticos. Inventábamos talleres de todo lo que teníamos que estudiar y los poníamos en nuestro plan de trabajo. Un día a la semana llegaba un grupo de madres a la clase y… ¡a disfrutar con las matemáticas! Cada semana se rotaba, cambiando de taller y así pasábamos por todos. PABLO: Con la madre de Noemí siempre hacíamos el tema de juegos matemáticos: oca numérica, dominós, barajas, etc. Con la de Juan, geometría: tangran, geoplanos, cuerpos geométricos… o el taller de juegos matemáticos en los ordenadores que llevaba el profe. NOEMÍ: Luego estaban los ocasionales, con la madre de Eva, o la persona que hacía las prácticas, según los temas a estudiar: como el de medidas de peso, de volumen, longitud, sumas y restas, multiplicación, división y muchos más.
  12. 12. 4.- INVESTIGACIÓN DEL MEDIO – PROYECTOS ( Acto – 5º) LOLA: Lo que más nos gustaba era investigar. Sobre todo salir de la jaula de la clase. En cada plan de trabajo que duraba un mes, diseñábamos un proyecto de investigación. MARTA: Los proyectos podían ser muy distintos: unos surgían de todo el colegio, como por ejemplo PICASSO. Todas las clases investigando su vida y obra, dibujando 4 cuadros, uno por equipo y luego la exposición general abierta a las familias. RAFA: Otros nos llegaban del exterior: por ejemplo la Plataforma Salvemos la Molineta de Almería nos envía una carta para invitarnos a investigar este paraje y nos pusimos manos a la obra. SULEIMA: Otras del nivel o ciclo, relacionados con los temas como la botánica. Para eso teníamos nuestro Huerto Escolar donde sembrábamos y hacíamos los itinerarios de otoño, invierno y primavera. Visitábamos escuelas granja o pueblos y parques naturales de la provincia. PAULA: Nos encantaban los que se nos ocurrían a nosotros, desbordando los temas del temario. Que el libro de texto hablaba del barrio. Pues, ¡hala, a preparar la investigación de nuestro barrio! ADRIANA: Padres y madres, con nosotras, recorrido por las instalaciones: supermercados, mercado, precios de los productos, polideportivo, asociación de vecinos, calles, tipo de viviendas… Y luego hacíamos un análisis de su situación y propuestas de mejora
  13. 13. EVA: Yo creo que el profe disfrutaba más que nosotras. Llegó incluso en el último trimestre en la asamblea de padres y madres a proponerles, que como estábamos investigando la ciudad ese trimestre y el tema era tan maravilloso y amplio, ¿por qué no se encargaban las familias del plan de trabajo?... la parte de ejercicios de los libros que podíamos hacer en casa y él y nosotras nos dedicábamos a la investigación. No coló y solo pudimos hacer varias salidas. YAIZA: Fue una experiencia bonita. Salíamos a investigar. Antes, en equipo, teníamos que preparar cada salida, buscando materiales en libros e Internet… llevábamos a la vez el huerto escolar… dábamos conferencias en equipo con lo que la clase se convirtió en un lugar mágico y motivador donde todas y todos aprendíamos y a la vez enseñábamos. IRENE: Y relacionábamos los talleres plásticos, siempre que podíamos, con los proyectos. ¡Qué bien lo pasamos enfangados pintando los cuadros de Picasso. O modelando, y pintando un pueblo y una ciudad con sus instalaciones, calles, edificios, parques, puerto. Si hasta teníamos cada una un amarre con una barquita y una inmobiliaria… PABLO: En la clase también íbamos acumulado materiales de las salidas para investigarlos, formando un pequeño museo de clase con minerales, fósiles, plantas, lupas binoculares para estudiarlos… Empezamos a montar en una zona de la biblioteca del colegio el laboratorio de ciencias con materiales que estaban perdidos y en cajas, pero terminó el curso. Quedó bonito en las vitrinas, pero poco lo utilizamos. NOEMI: Lo que sí fue una pasada fue descubrir Flickr en Internet. Un espacio donde podíamos construir álbumes de cada salida e investigación. Escribíamos debajo de cada foto explicando lo que hacíamos. Pero lo que más nos gustaba era poner bocadillos: que hablaran los animales y las plantas… Un disfrute. Aunque fuéramos al aula de informática, facilitaba contar con ordenadores en clase.
  14. 14. Incluso diseñamos un álbum, que era un libro por capítulos: “ Investigamos en Familia” que llevábamos con nuestros padres y madres donde contábamos en familia algunos de nuestros viajes y salidas. 5.- TALLERES ( Acto 6º) LOLA: Nuestro maestro, que era seguidor de un maestro francés llamado Celestin Freinet, pensaba que los talleres eran importantes para evitar el exceso de intelectualismo de nuestras escuelas. Conectar con la vida, trabajar con las manos, comprender el trabajo que hacen las personas y valorarlo. Todos los trabajos son necesarios e importantes para la sociedad. MARTA: Organizamos con ayuda de las madres diferentes talleres. Y esa es la importancia de que colaboren las familias, porque nuestro maestro solo habría sido incapaz de hacer tantas cosas a la vez. Antes hemos hablado de los talleres matemáticos pero teníamos otro grupo de talleres muy importantes con los que aprendíamos y disfrutábamos. Otra vez a la semana, las madres volvían a venir a nuestra aula. RAFA: Los talleres eran variables según los temas, y rotativos, de forma que si se establecía un grupo de seis talleres al trimestre, cada grupo pasaba por todos ellos. SULEIMA: Otros talleres eran libres y los hacíamos en los recreos, como el de danza y baile. Cogíamos el cassette y nos íbamos a la sala de los espejos. Me gustaba coordinar este taller, preparar canciones, hacer coreografías etc. Llegamos incluso al final, a implicar a los chicos que vivían obsesionados con el fútbol y que terminaron bailando.
  15. 15. PAULA: Uno de los talleres que más me gustaba era el de guiñol. Teníamos en clase el rincón de teatro con más de 40 marionetas, además de los decorados y las que hacíamos nosotras para representar historias y cuentos. Con las canciones y teatrillos íbamos a infantil que era nuestro público más agradecido. Había que ver la cara de alegría de nuestros hermanos y hermanas cuando llegábamos. EVA: Pues a mí me encantaba el de pintura. Tal vez sea porque lo llevaba mi madre. Era uno de los talleres fijos, porque necesitábamos pintar siempre, desde hacer cuadros si no había otra cosa, hasta pintar los trabajos de los proyectos, como por ejemplo aquel pueblo y ciudad que hicimos. YAIZA: Había también talleres ocasionales con motivos de días o fiestas especiales, como los carnavales, día de Andalucía o de la Paz. Teníamos que construir disfraces, máscaras, gorros, murales etc. IRENE : Y qué me decís del taller de modelado. Traíamos barro de una alfarería y modelábamos de todo. Claro que luego había que pasar al taller de pintura a pintar las figuras, una vez secas. Aunque no sé qué decir, porque el de teatro… ¡Cómo disfrute con aquella obra del Hada del Arco iris, que dirigía Anabel y el éxito que tuvimos en la representación para todo el ciclo! PABLO: Yo creo que el taller por excelencia era el de Huerto Escolar. Era un taller completo porque nos permitía hacer tres grupos: siembra y mantenimiento, investigación y aventura. Cada veinte minutos se rotaba. Siento decir esto por el profe que estaba empeñado en que valoráramos los trabajos agrícolas. Decía que sin la agricultura no podríamos vivir, pero a mí, el de aventura con aquella casa que hicimos entre los arbustos y donde nos escondíamos era lo que me
  16. 16. fascinaba. Recuerdo que una vez cogimos una caja entera de habas ¡Qué ricas! O hacíamos palomitas con el maíz que cosechábamos. NOEMI: Creamos una zona de bosque mediterráneo. Aprendimos a preparar la tierra, sembrar frutales, hortalizas… Hacer el seguimiento de cómo iban cambiando durante el año. Recuerdo una vez la sorpresa de Mario al ver que una flor en pocos días se había convertido en una pequeña sandía. Nuestros naranjos, almendros, perales, albaricoqueros, ciruelos y limoneros. Y para las investigaciones de botánica colocamos unas etiquetas con el nombre vulgar, el científico, la familia a la que pertenecía cada planta y su procedencia… 6.- LOS PLANES DE TRABAJO ( Acto 7º)
  17. 17. LOLA: Tenemos que abreviar, que se nos acaba el tiempo, así que daremos unas breves pinceladas sobre esta técnica de la Escuela Moderna de los planes de trabajo. ¿Por qué no saber alumnos y alumnas lo que vamos a hacer en cada momento sin esperar a que nos lo digan? ¿Siempre tirando de nosotras? MARTA: Ya que hacíamos tantas cosas, no resultó difícil ponerlas en unas plantillas y confeccionar así el plan de trabajo mensual. De forma que sabíamos cada una lo que teníamos que hacer a nivel individual o en grupo; lo que estudiar durante todo un mes. RAFA: Aprendíamos así a organizarnos. A ser nosotros quienes decidíamos en qué íbamos a trabajar. Y a ponernos de acuerdo con otros para las conferencias, talleres o trabajo en grupo. SULEIMA: Me gustaban, porque coloreaba lo que iba haciendo y así sabía en todo momento lo que me faltaba por hacer. Incluso en mi casa me quitaba los ejercicios de los libros que era lo más latoso y así adelantaba trabajo, quedándome tiempo para otras cosas que me gustaban más. PAULA: Esto suponía también hacer un horario colectivo de clase, donde aparecían los espacios comunes como educación física, idioma, música, religión… en que teníamos que irnos del aula. Y otros espacios colectivos dentro, como: asamblea de clase, País de las Palabras, texto libre, conferencias, talleres, etc. ADRIANA: Pero muchas horas eran de trabajo libre personal. Solo ponía “plan de trabajo” y entonces cada uno se iba a hacer el trabajo que quería hacer. Nuestro profe, como abeja, iba de uno en uno, de una en una, a las parejas o a los grupos, ayudando a corregir, explicando si algo no se entendía y no paraba el pobre.
  18. 18. EVA: Al principio, en los primeros planes de trabajo, si te descuidabas, te dejabas apartados sin hacer, pero entonces al final del plan venía escrito aquello de: ¿En qué puedo mejorar? Y ahí corregías los errores. YAIZA: A mí el plan que más me gustaba era el de conocimiento del medio con sus trabajos en grupo, prensa, salidas, conferencias, ordenadores para escribir lo que habíamos investigado… Claro que también tenía una parte de ejercicios del libro. IRENE: Pues a mí era el de lengua, porque además de los ejercicios, y el vocabulario aprendido, venía lo del País de las Palabras, los textos libres que escribíamos, el taller de lengua con los autores. Y algo que me gustaba especialmente: lo de los libros leídos. Me gustaba llevarme libros a casa leerlos y apuntarlos en el plan de trabajo. PABLO Cada plan de trabajo llevaba una evaluación. Cada uno nos valorábamos personalmente y había otras valoraciones del trabajo en grupo. Aprendimos a autoevaluarnos y a planificar nuestro trabajo. NOEMÍ Y un placer ver que habías terminado todo el plan y que te quedaban unos días libres. Entonces yo daba vueltas por la clase haciendo de maestra, que era lo que más me gustaba. Divirtiéndome con programas en los ordenadores, respondiendo la correspondencia escolar, celebrando los trabajos de las chicas y chicos de Ávila o Ciudad Real con quienes nos comunicábamos o completando álbumes de investigación en Flickr para enviarlos. A veces, casi a escondidas, porque el profe parecía no comprender aquella pérdida de tiempo, sacaba mis muñecas y las cuidaba. 7.- LA ASAMBLEA DE CLASE ( Acto 8º y último) LOLA: Pero nuestra técnica estrella era la asamblea de clase. Todos los viernes a primera hora llegábamos a clase y nos colocábamos en círculo alrededor de ella, sin que nadie nos
  19. 19. dijera nada. El profe era el que algunas veces se despistaba y decía algo, pero respondíamos… “¡de eso nada, toca asamblea!” MARTA: Yo era ese curso delegada de clase junto con Mauro, así que me levantaba, sacaba las listas de clase y, por orden, nombraba los cargos: 2 a la moderación para dar las palabras, 2 a la secretaría para tomar nota de los acuerdos y hacer el acta, 2 para la observación externa y leer un informe al final del funcionamiento de la asamblea y el comportamiento, 1 persona para cortar, con una tijerita en la mano por si alguien se salía del tema… Los delegados en la pizarra para hacer las votaciones RAFA: Entonces empezaba la asamblea. Primero un turno de palabras para decidir el orden del día. Y si había muchos puntos se votaba y se priorizaban. Si no daba tiempo de tocar algún punto se dejaba para la asamblea siguiente. PAULA Hacer las asambleas, yo creo que fue el paso más importante que dimos, porque ya en vez de ser el profe quien lo decidía todo, era entre todas y todos quienes establecíamos la marcha de la clase. El profe era uno más, tenía que pedir la palabra y esperar su turno y disponía de un voto. La democracia es así. ADRIANA Aprendimos a planificar nuestro trabajo, a decidir sobre lo que nos gustaba o no, a preparar las salidas, los talleres y todas las actividades del plan de trabajo… A veces hacía falta una asamblea extraordinaria para preparar un proyecto porque requería mucho tiempo y entonces se fijaba una hora de otro día. EVA: Lo más importante, creo yo, es que aprendimos a pensar. Porque para defender nuestras posturas teníamos que dar argumentos y discutirlos Recuerdo cuando me pregunta el profe aquello de por qué en primero teníamos aquel comportamiento y yo le respondí: “porque no pensábamos y nos dejábamos llevar por la corriente.” YAIZA: Y aprender a respetar a todo el mundo, dijera lo que dijera, sin reírnos al principio si se le ocurría lo que nos parecía una tontería. IRENE: Y lo más importante: solucionar nuestros conflictos, enfrentamientos, problemas de convivencia diaria. PABLO: Recuerdo, por ejemplo, los conflictos con las niñas, porque nosotros sólo queríamos fútbol y luego terminamos participando en los talleres de baile y canto. NOEMÍ: Ver nuestros problemas y solucionarnos nos dio seguridad. Nos sentíamos a gusto, seguras de que todo tiene solución y de que nadie lo pasaría mal porque si tenía un problema lo planteaba en la asamblea. Como un compañero con quien nadie jugaba en
  20. 20. el patio. Lloró al exponer su problema y eso bastó para hacernos solidarias y en adelante prestarle atención y dejar que participara en nuestros juegos. SULEIMA: Cuando era pequeña y mi madre me llevaba todavía en el carrito, se encontraba en el barrio con el profe y le decía: - Esta será tu alumna. El profe se reía porque ni estaba entonces en Almería dando clase. La sorpresa fue cuando llego a segundo y allí estaba. ¿Cómo sabía mi madre tanto? No llego a comprenderlo. Ahora, cuando me lo encuentro en la calle, porque somos vecinos le digo: - Yo también quiero ser maestra para tener una clase como la que hicimos. Se vuelve a reír y me dice: - Pues date prisa y estudia mucho si quieres que me vaya a clase contigo antes de que me haga demasiado viejo. La abuela y el abuelo de Suleima nos dan una conferencia sobre Marruecos -

×