Your SlideShare is downloading. ×

El arte de ser la mujer encantadora

8,675

Published on

Nunca antes en la historia ha habido una generación de mujeres tan desilusionadas, desencantadas e infelices en su matrimonio como en nuestra época. Hay por supuesto muchas mujeres que han llegado a …

Nunca antes en la historia ha habido una generación de mujeres tan desilusionadas, desencantadas e infelices en su matrimonio como en nuestra época. Hay por supuesto muchas mujeres que han llegado a poseer un alto nivel de felicidad; pero en muchos casos no es como la que habían soñado ni llega a la meta ansiada. Ellas se sienten por consiguiente deseosas de una vida más llena y completa. También estas mujeres necesitan ser iluminadas y comprendidas.

¿Qué es felicidad matrimonial para una mujer? ¿Es poseer una buena casa? ¿Un marido próspero? ¿Tiempo para sus talentos? ¿No tener dificultades económicas? ¿Divertirse junto a su esposo? ¿Es acaso el orgullo de ser una buena ama de casa o ser admirada por sus amigas? Todas estas cosas son importantes y algunas esenciales; pero hay una necesidad que es fundamental la de ser amada y alabada por el hombre. Sin este ingrediente la mujer no está completa; puede que sea una persona triunfadora en muchos aspectos, y feliz hasta cierto grado; pero le faltará algo. Ella no conocerá “El Paraíso.” Disfrutará la hierba mala en vez de las flores.

Published in: Spiritual
0 Comments
5 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
8,675
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
110
Comments
0
Likes
5
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. El Arte de Ser La Mujer Encantadora Por HELEN B. ANDELIN INTRODUCCION Ser amada y alabada es el objetivo primordial de la mujer en el matrimonio. Este libro ha sido escrito para restaurar su fe en dicho propósito, para sugerirle los principios que usted deberá aplicar para poder ganar el amor verdadero y total de un hombre. EL MAR TENEBROSO Nunca antes en la historia ha habido una generación de mujeres tan desilusionadas, desencantadas e infelices en su mattrriimoniio como en en su ma mon o nuestra época. Algunas piensan que la vida mattrriimoniiall no les ofrece lo ma mon a que ellas esperaban o soñaban. Otras se sienten desatendidas, rebajadas y a menudo desdeñadas. Cuando tratan de encontrar la causa, se ven perdidas en las tinieblas. Unas cuantas se resignan a estas circunstancias, pero las demás tienen esperanzas y buscan la respuesta. Hay por supuesto muchas mujeres que han llegado a poseer un alto nivel de felicidad; pero en muchos casos no es como la que habían soñado ni llega a la meta ansiada. Ellas se sienten por consiguiente deseosas de una vida más llena y completa. También estas mujeres necesitan ser iluminadas y comprendidas. LAS MAYORES TINIEBLAS En este vasto mar tenebroso del matrimonio hay muchas que están aún en mayores tinieblas, pues creen ser felices cuando en realidad no lo son. Viven al margen de la felicidad, pero son ajenas a su belleza. Están satisfechas con comer migajas que caen de la mesa pues nunca han probado el banquete; admiran la hierba mala porque nunca han visto hermosas flores. Están contentas con el infierno porque nunca han conocido el paraíso. EL PARAISO PARA LA MUJER ¿Qué es felicidad matrimonial para una mujer? ¿Es poseer una buena casa? ¿Un marido próspero? ¿Tiempo para sus talentos? ¿No tener dificultades económicas? ¿Divertirse junto a su esposo? ¿Es acaso el orgullo de ser una buena ama de casa o ser admirada por sus amigas? Todas estas cosas son importantes y algunas esenciales; pero
  • 2. hay una necesidad que es fundamental la de ser amada y alabada el hombre Sin este ingrediente la mujer no está completa; puede que sea una persona triunfadora en muchos aspectos, y feliz hasta cierto grado; pero le faltará algo. Ella no conocerá “El Paraíso.” Disfrutará la hierba mala en vez de las flores. LAS RESPUESTAS ¿Habrá una luz que la saque de las tinieblas y la guíe al paraíso terrenal? La hay, y está basada en la ley fundamental. Toda creación se rige por leyes; no existe la casualidad. Una mujer triunfa en su matrimonio por obediencia a la ley; otra fracasa por desobediencia a ésta. Puede que ninguna de las dos comprenda dicha ley; la obediencia no siempre está basada en el entendimiento. Sin embargo, el resultado de la obediencia es invariablemente el éxito, mientras que hacer caso omiso de la ley siempre trae como consecuencia el fracaso. Debido a la ignorancia del simple funcionamiento de dicha ley o leyes, mucha infelicidad existe. Nos encontramos que una mujer es feliz, admirada y alabada por su esposo; mientras que otra no menos atractiva y admirable, igualmente digna de ser amada, se siente desencantada, infeliz y desatendida. ¿Por qué? Este libro le muestra el porqué pues expone las leyes que la mujer deberá obedecer si desea ser amada, admirada y apreciada. LA MUJER ENCANTADORA Este libro ha sido escrito para enseñarles a las mujeres cómo ser feliz en su matrimonio. Le mostrará a usted tres elementos básicos para poder tener un matrimonio feliz. 1. El amor: Puesto que la base de la felicidad de la mujer en el matrimonio es ser amada, la finalidad principal de este libro es enseñarle aquellos principios que usted deberá aplicar para despertar los más profundos sentimientos de su esposo. El amor no está destinado solamente para las mujeres jóvenes, solteras o hermosas; sino para las que lo despierten en el corazón del hombre. Si él no la ama con toda su alma, es enteramente la culpa de la mujer. El hombre deja de adorar y alabar la mujer después de su matrimonio, porque ella deja de hacer las cosas que despiertan estos sentimientos. Si ella obedece l leyes sobre las cuales el Amor se basa, encenderá un profundo e incitante sentimiento en el corazón de él.
  • 3. INTRODUCCION Este libro le enseñará “El Arte de Ganar el Amor y la Adoración Total de un Hombre.” No es necesario que él conozca el método ni tome parte alguna en él. En realidad es una ventaja si lo desconoce. El arte está en despertar estos sentimientos. Esta no es misión difícil para la mujer puesto que está basada en sus instintos naturales. En nuestra complicada y altamente civilizada vida de hoy, muchos de estos instintos naturales han sido extinguidos o reprimidos. La mujer sólo tendrá que descubrir de nuevo lo que es de ella por naturaleza. 2. Sus anhelos: No solamente es el amor necesario para la mujer; si es que ella desea ser verdaderamente feliz en su matrimonio, también deberá poseer las cosas que tienen prioridad en su corazón. Ella es un ser humano con necesidades propias, así como anhelos y derechos. Por lo tanto, el arte de obtener lo que necesita en la vida, sin causar perturbaciones matrimoniales, es digno de ser aprendido. 3. Dignidad humana: También muy importante para la felicidad de la mujer es su dignidad humana. Ella no puede sufrir ofensas. Humillaciones, insultos o maltratos de su esposo sin hacer daño a su propia alma; deberá por lo tanto aprender cómo reaccionar para no sufrir. Este libro le enseñará cómo manejar estas situaciones difíciles sin dolor ni fricción; le mostrará cómo actuar cuando se le trata injustamente o con dureza. En estas páginas le señalaré los principios que usted deberá obedecer si desea sentirse feliz, amada y apreciada. Mi fin es enseñarle como ser “La Mujer Verdadera”, la que usted está destinada a ser y la cual el hombre desea para sí. Dicha mujer tiene al alcance de su mano la posibilidad de tener un matrimonio celestial y puede llevarla a la práctica sin depender de su esposo para ello. Por lo tanto, la mujer tiene en sus manos la llave de su propia felicidad. Al realizar este fin, ella no pierde su dignidad, su influencia o Su libertad sino que las gana; y es sólo así como ella podrá llegar A ocupar su importante sitio en este mundo. Cuando una mujer desempeña bien su papel, éste colma todos sus anhelos y la hace fascinante y encantadora; nunca existirá aburrimiento en su vida. La práctica de este arte femenino es agradable y llena de abundantes recompensas, numerosas sorpresas e inmensa felicidad. LO QUE ESTE LIBRO PUEDE HACER POR USTED Le enseñará: 1. Cómo es la mujer ideal (desde el punto de vista del hombre). 2. Lo que hace a una mujer encantadora a los ojos del hombre. 3. Cómo comprender a los hombres, sus puntos vulnerables,
  • 4. Sus características y sus peculiaridades. 4. Cómo reaccionar a los distintos estados de ánimos y las emociones del hombre, a fin de edificar su confianza en sí mismo Y su amor propio. 5. Cómo despertar los más profundos sentimientos de amor y Ternura en él. 6. Cómo motivar al hombre para que la proteja, haga por usted y le ofrezca su verdadera devoción. 7. Cómo obtener aquellas cosas que significan tanto para usted en la vida—las cuales tiene derecho a poseer y para las que depende de su esposo; y cómo añadir encanto y amor a su matrimonio al hacerlo. 8. Cómo sacar a la luz lo mejor de su esposo sin empujones ni persuasiones. 9. Cómo comprender el papel de la mujer y la felicidad que Proviene al cumplirlo. 10. Cómo comprender el papel del hombre, el respeto debido a su vocación divina y la importancia de dicho respeto para la felicidad de los cónyuges. 11. Cómo reaccionar cuando el hombre es desconsiderado, injusto o negligente. 12. Cómo ser atractiva, inclusive adorable, a pesar de estar enojada. 13. Cómo mantener siempre abiertas las líneas de comunicación en el matrimonio, para que existan en todo momento buenas relaciones y sentimientos. 14. Cómo obtener verdadera felicidad en el matrimonio poniendo al mismo tiempo la felicidad del hombre como meta primordial. CAPITULO 1 AMOR CELESTIAL En la cuidad llamada Agra, en el norte de la India, se encuentra el TAJ May. Aunque fue construido en el siglo 17, es toda vía uno de los más hermosos edificios del mundo, y la tumba más costosa que existe. Fue construido por el soberano indio, Shah Jahan, en memoria de su esposa favorita, Mumtaz-I Mahal, nombre que significa “Orgullo del Palacio”. Mumtaz murió al nacer su decimocuarto hijo. El Shah tenía otras esposas, pero le concedió honor tan grande a sólo una: Mumtaz. ¿Dónde está nuestro Taj Mahal? ¿Nos hemos ganado amor y devoción como aquellos, de nuestro esposo? ¿Qué es el Amor Celestial? Es el amor divino que el Shafr sentía por su esposa. Al decir Celestial me refiero al amor en su más suprema forma. Este asciende de la mediocridad hacia cielo, el lugar donde pertenece. Son las flores, en vez de la hierba mala— el banquete, en vez de migajas.
  • 5. ¿Cree usted que este tipo de amor existe cuando un hombre frecuentemente le dice a su esposa que la ama, recuerda sus cumpleaños, la lleva a cenar a un restorán a menudo y es generoso y atento? No siempre. Estas atenciones son admirables, pero no son atributos del verdadero amor. Un esposo consciente de sus deberes podrá hacer o decir estas cosas sin ningunos sentimientos propiamente dichos hacia su esposa. El Amor Celestial es más intenso, espontáneo y dinámico que las acciones pasivas antes mencionadas. Cuando un hombre ama con todo su corazón hay un rebullir en su alma. A veces es un sentimiento semejante a la adoración lo que siente por la mujer. Otras veces se encuentra fascinado, encantado y divertido. Algunos hombres lo han descrito como una sensación de dolor. Puede este amor inclusive hacerlo sentir el deseo de apretar los dientes o morderse los labios. Junto con estas emociones que lo consumen y conmueven, él siente una ternura, un abrumador deseo de proteger y cobijar a su mujer de todo daño, peligro y dificultad. Estos sentimientos lo llevarán a derramar su amor romántico en palabras a ella, o a otra persona en quien él confíe. JUAN ALDEN Y PRISCILLA Una ilustración del Amor Celestial la hallamos en el cuento de Longfellow, basado en Juan Alden y Priscilla, en el cual Juan dice con ternura de Priscilla: “No hay tierra tan sagrada corno la que sus pies pisan, ni aire tan puro y edificante como el que ella respira. Aquí, en obsequio de ella permaneceré, y como una presencia invisible la rondaré para siempre, protegiéndola y sustentándola en su debilidad.” EL AMOR DE VICTOR HUGO Otra expresión del intenso amor de un hombre se encuentra en las siguientes palabras del escritor Víctor Hugo, sobre la mujer que él amó en la vida real: “¿Existo yo para mi felicidad personal? No; mi vida está dedicada a ella por entero. ¿Y qué derecho tengo yo para atreverme a aspirar a su amor? ¿Qué importa, mientras no se nuble su felicidad? Mi deber es seguirle los pasos, envolver su existencia en la mía; servirle de barrera contra los peligros, ofrecerle mi cabeza corno escalón, ponerme incesantemente entre ella y los sufrimientos, sin reclamar recompensa, sin esperarla . . . ¡Ay, si ella sólo me permitiera dedicar mi vida a anticipar cada uno de sus deseos, de sus caprichos; si me permitiera
  • 6. besar respetuosamente las adoradas huellas de sus pies y consintiera apoyarse en mí a través de las dificultades de la vida !” Quizás le sea fácil a usted admitir que los hombres solteros puedan darle cabida a estos sentimientos, pero ¿qué del hombre casado? WOODROW WILSON Preste atención a las siguientes palabras escritas por el Presidente Woodrow Wilson a su adorada esposa Ellen, al cumplir diecisiete años de casados: “Todo lo que soy, todo lo que he obtenido en la vida te lo debo a ti... no podría ser quien soy, si de nuestra unión no obtuviera esta serena felicidad. Tú eres la fuente de mi satisfacción: y mientras te posea, y tú también seas feliz, sólo el bien y la fuerza vendrán a mí. ¡Ay, mi incomparable esposa, que Dios te bendiga y te proteja!” Y después de veintiocho años de casado escribe desde la Casa Blanca: “¡Te adoro! ¡Ningún otro Presidente más que yo ha tenido precisamente la esposa que necesitaba! Verdaderamente soy el hombre más feliz del mundo.” Y en otra carta: “No puedo pensar más que en ti cuando escribo. Mis días no están tan llenos de ansiedad y grandes responsabilidades, como lo están de ti, mi querida ausente; que todavía juegas el principal papel en mi vida, cada minuto del día.” Estos pensamientos son de una colección de cartas escritas por el Presidente Wilson, llamado “El Regalo Inapreciable”, la cual está dedicada a su esposa Ellen. Cada carta es amorosa, cálida e íntima. Algunas de ustedes pensarán que sus esposos son incapaces de tener sentimientos como éstos, o por lo menos incapaces de expresarlos. Esto es dudoso. Las tiernas y cálidas cartas del Presidente Wilson sorprenden a todos aquellos que conocían su personalidad: la de un maestro de escuela, poco emotivo. Todo hombre posee la capacidad para ser tierno, romántico y amante si la mujer despierta en él estas pasiones. ¿ES ACASO EL EGOISMO? Si usted cree que es egoísmo desear el Amor Celestial, se equivoca. Conferir este amor llena al hombre de regocijo y lo hace más hombre. Le ayuda a sobresalir y triunfar en la vida. Le da algo por lo cual luchar, vivir, y si es necesario, morir. La mujer que despierta sentimientos tan puros, llena la vida de un hombre. La que fracasa le roba de uno de sus más preciados goces.
  • 7. ¿Y no es el Amor Celestial el que toda mujer ha añorado desde el comienzo del mundo? ¿Recuerda usted de pequeña el infantil sueño de su imaginación en el que usted era una hermosa princesa que es rescatada de un gran peligro por un príncipe encantador? Y no le suplicaba él acaso que le otorgara su mano en matrimonio, y le ofrecía su vida si era necesario para hacerla feliz? Volvamos al sueño de nuestra niñez, pues es el Amor Celestial. ¿Cuáles son las cualidades que inspiran el Amor Celestial en el corazón del hombre? Para saberlo tendremos que saber los principios sobre los cuales se basa este amor. Estudiaremos “La Clase de Mujer que el Hombre Desea”, la cual despierta sus sentimientos de adoración, respeto y amor. Para que exista una condición propicia que haga crecer el Amor Celestial, la mujer deberá a su vez amar al hombre profundamente. Los mismos principios que despiertan el amor en el corazón de él, harán que la mujer lo ame y admire profundamente a su vez. CAPITULO II “LA MUJER IDEAL DESDE EL PUNTO DE VISTA DEL HOMBRE Para poder comprender el ideal seleccionado por el hombre tendremos que ver a la mujer a través de los ojos de éste. Debemos librarnos de todas las ideas preconcebidas, pensamientos, o prototipos de encanto femenino. No sabemos lo que gusta a los hombres, pues no somos hombres. Las ideas de ellos sobre como ha de ser la mujer perfecta son completamente distintas de las nuestras. Las cosas que nosotras admiramos en otras mujeres raras veces son atractivas para los hombres. Sin embargo, las características que la mujer promedio ignora o condena en otra mujer, son a veces las que la hacen encantadora a los ojos del hombre. Las mujeres son ciegas a sus propios encantos, razón por la cual es a menudo difícil para ellas saber lo que el hombre prefiere. Esta diferencia en puntos de vista está ilustrada en La Feria de las Vanidades, de Thackeray. Por ejemplo, Amelia, uno de sus principales personajes, no era admirada por sus amistades femeninas. “Ella es sólo fachada y además insípida,” comenta una dama; otra pregunta, “¿Qué puede haber hallado Jorge en esa criatura?” Entonces Thackeray añade unas cuantas observaciones suyas: “¿No ha oído usted en su trato social, querido lector, comentarios similares hechos por buenas amigas que se preguntan qué encanto podrá alguien ver en la Señorita Smith, o qué puede haber
  • 8. llevado al Comandante Jones a declarársele a esa tonta, insignificante y fatua Señorita Thompson?” ¿Y qué piensan los hombres sobre Amelia? La consideran “una pequeña diosa doméstica, amable, lozana, sonriente y simple, digna de ser adorada.” ¿No se ha preguntado usted alguna vez qué es lo que cierto hombre ve en tal mujer? En su opinión ella no posee ninguna atracción; sin embargo, él la adora. La fascinación que los hombres sienten por ciertas mujeres es una interrogativa para las demás. Aun cuando les pregunten el “porqué”, ellos no pueden explicar el hechizo que los envuelve. ¿Y no ha conocido usted también, mujeres que parecen poseer todas las cualidades que agradan a los hombres; sin embargo, pasan inadvertidas, abandonadas y a menudo son desdeñadas? Conozco una joven que estaba perdiendo a su esposo por causa de otra mujer, y al descubrirlo se miró en el espejo a sí misma: “No encuentro ningún defecto en ti.” Ella estaba ciega a sus propias faltas; no podía ver de lo que carecía, pues se miraba a sí misma a través de sus ojos de mujer. Esta ceguera por parte nuestra hace que nos pasemos incontables horas en nuestra apariencia, y aún así no logramos lucir encantadoras a los ojos de los hombres. Y cuando llegamos a la edad madura, tememos ver las arrugas y los músculos flojos (los cuales vienen, a pesar de todos los esfuerzos que hacemos por evitarlos). Nos aferramos a la falsa idea de que estarnos perdiendo nuestra belleza y con ella la admiración y el cariño de nuestros esposos. ¡Si sólo nos pudiéramos dar cuenta de que el verdadero encanto femenino es duradero! La apariencia es importante, pero no en extremo. Una mujer deberá tener mucho más que ofrecerle a un hombre que una fachada atractiva si ha de ganar su corazón. Si usted se fija, observará que hay muchas mujeres hermosas que han perdido a sus esposos; y si mira más allá verá otras que no son singularmente atractivas (en nuestra opinión); sin embargo poseen la completa devoción de un hombre. En nuestro estudio del tipo de mujer que el hombre desea, debemos recordar por lo tanto que él juzga por una norma distinta. ¿Cuáles son sus normas, y qué considera él “La Mujer Ideal”? Voy a tratar de crear este ideal en su mente: “La Mujer Ideal, desde el punto de vista del hombre.” Usted no puede llegar a una meta desconocida. Para poder hacerlo, debe tener una imagen mental de la mujer que debería ser, la que el hombre desea. A la vez que dicha imagen esté bien formada en su mente, la atraerá. Usted tendrá la tendencia de ser igual.
  • 9. “Pero,” usted se preguntará, “ difiere este ideal con cada hombre?” Por supuesto ellos tienen diferentes gustos. Algunos desean que la mujer sea callada y discreta, otros la prefieren vistosa y atrevida, y aun otros quieren que sea dramática o extremadamente amorosa. A unos les gustan altas y rubias, otros las prefieren trigueñas y bajitas. Hay los que aprecian las habilidades culinarias o destreza en la costura, mientras otros insisten en que un buen sentido del humor es más importante. Hay muchos tipos distintos de hombres en el mundo, y no todos desean poseer el mismo tipo de mujer. Pero aun con sus diferencias, los hombres tienen básicamente los mismos gustos. Hay ciertas cualidades que tienen atracción universal, y sólo éstas despertarán el amor de él. Son estas cualidades las que analizaremos en nuestro estudio de “La Mujer Ideal.” Lo ANGELICAL Y LO HUMANO La mujer ideal desde el punto de vista del hombre, está dividida en dos partes. La primera parte la componen sus cualidades espirituales. A ésta le llamaremos el lado Angelical. La segunda comprende sus características humanas; por lo tanto le llamaremos la Humana. El conjunto que el adora.
  • 10. Estas dos cualidades unidas constituyen la mujer perfecta desde el punto de vista del hombre. Ambas son esenciales para ganar su amor total. Las mismas cualidades separadas despiertan distintos sentimientos en el corazón del hombre: las Angelicales promueven un sentimiento tan puro que se aproxima a la adoración. Las Humanas, igualmente esenciales, fascinan y divierten al hombre. Las Angelicales le traen profunda felicidad, mientras que las Humanas despiertan en su corazón un tierno sentimiento, así como el deseo de proteger y cobijar. Juntas, todas estas cualidades hacen a la mujer adorable y encantadora. Cuando una mujer tiene las características Angelicales y las Humanas, se gana el corazón y el alma del hombre. Este es el tipo de mujer que él amará más que a su propia vida, y a la misma vez le dará propósito y sentido a su existencia. “DAVID COPPERFIELD” Una magnífica ilustración de lo Angelical y lo Humano en una mujer la hallamos en la historia de David Copperfield, escrita por Charles Dickens. Nuestro ideal, sin embargo, no lo representa aquí una sola mujer, sino dos: Agnes y Dora. AGNES Agnes representa el lado Angelical de nuestro ideal, el que inspira la adoración. David Copperfield conocía a Agnes desde su infancia, y la adoraba desde la primera vez que la vio. El relato a continuación describe lo que sintió él al conocerla: “El señor Wickfield (padre de Agnes), tocó a la puerta que se hallaba en un rincón de la habitación empanelada en madera, y una niña de mi edad poco más o menos, corrió a besarlo. En su cara vi inmediatamente la dulce y plácida expresión de la dama cuyo retrato había contemplado en los bajos (su madre). En mi imaginación me parecía como si el retrato se hubiera hecho mujer y el original permanecido infantil. Aunque su cara era viva y alegre, poseía una paz dentro de sí y en torno suyo que nunca olvidaré. Esta era su pequeña ama de casa, su hija Agnes, me dijo el señor Wickfield. Cuando oí su modo de decirlo, y vi cómo le tomó la mano, adiviné cual era el principal motivo de su existencia. Ella llevaba una friolera cestita colgada de su costado, conteniendo llaves, y lucía el ama de casa más formal y discreta que podría haber tenido aquella antigua casa. Escuchando a su padre con una agradable expresión en el rostro según le hablaba de mí, cuando éste hubo concluido ella le propuso a mi tía subir a ver el cuarto que me tenían destinado. Todos subimos juntos, ella delante. Al entrar vi que era una espléndida y antigua habitación,
  • 11. con vigas de roble, ventanales en forma de rombos, y la ancha balaustrada que llegaba hasta arriba. “No pude recordar dónde o cuándo en mi infancia había visto el diáfano cristal de la ventana de una iglesia; ni siquiera recuerdo su figura. Pero sí sé que cuando la vi voltearse a la cincelante luz de la vieja escalinata, aguardándome en los altos, pensé en aquella ventana, y asocié su sosegada brillantez con Agnes Wickfield a partir de aquel momento, y para siempre.” David y Agnes se hicieron íntimos amigos. Ella le daba consuelo, comprensión, simpatía y camaradería. “Como si,” escribe él, “en el amor, el gozo, el dolor, las esperanzas, los desengaños, y en todas las emociones, mi corazón se tornara hacia ella con naturalidad, y allí encontrara siempre refugio y amistad.” Agnes siempre tuvo una santa y apacible influencia sobre David. Cierta vez, hallándose en un momento apretado y tenso, él dijo, “Por alguna razón, cuando le escribía a Agnes una noche, próximo a mi ventana abierta, el recuerdo de sus apacibles ojos claros y su gentil rostro me robó el pensamiento, derramando una tranquilizadora influencia sobre la apurada agitación en que había estado viviendo últimamente . . . calmándome hasta el punto de derramar lágrimas.” Pero aun conociendo a Agnes desde la infancia, habiéndola idolatrado desde la primera vez que la vio, y sabiendo que sólo ella puede darle verdadera comprensión y ofrecerle camaradería, David se enamora locamente no de Agnes, sino de Dora. DORA Dora representa el lado Humano de nuestro ideal, el que fascina, cautiva, e inspira una abrumadora ternura en el corazón del hombre, así como el deseo de proteger y cobijar. David describe a Dora de la siguiente forma: “Ella era un hada, una ninfa, para mí era más que humana. No sé qué era—algo que nadie ha visto jamás, y todo cuanto alguien pudiera desear.” “Tenía la más encantadora vocecita, la más alegre risa, y las más agradables y fascinantes maneras, capaces de llevar a un joven perdido, a la más irremediable esclavitud. “Era diminuta; aturdía en exceso. Verla apoyar flores sobre el hoyuelo de su barbilla, era perder toda serenidad y habla, y caer en febril éxtasis.” Sus maneras infantiles, sus pequeños y adorables antojillos, sus caprichitos y su infantil confianza en David, así como su absoluta dependencia en otros, ejercen una irresistible atracción sobre el caballeroso e hidalgo corazón de David.
  • 12. Ella lo fascina, pues él escribe: “Sólo podía sentarme junto al fuego, mordisquear la llave de mi maletín, y pensar en esa cautivadora muchacha de brillantes ojos, la adorable Dora. ¡Qué figura tenía, qué cara, qué maneras más encantadoras, variables y llenas de gracia! “ CASADO CON DORA, DAVID ACUDE A AGNES Aun cuando sus sentimientos hacia Dora están en su más alto grado, él echa de menos el consuelo, la comprensión, el aprecio y la santa influencia de Agnes. “Dora,” le dice David a Agnes, “es difícil—por nada del mundo diría, de confiar en ella, porque es la imagen de la pureza y la verdad— pero se me dificulta; no sé cómo expresarlo. Cuando no te he tenido a ti, Agnes, para aconsejarme y apoyarme desde el principio, al parecer me he descontrolado y he estado sumido en toda clase de dificultades. Cuando al fin he venido a ti (como lo he hecho siempre) me ha llegado la paz y la felicidad.” DORA COMO AMA DE CASA En su matrimonio Dora también fracasó como ama de casa. Su hogar estaba siempre en continuo desorden: “No podía haber deseado tener una mujercita más bonita, sentada al lado opuesto de la mesa, pero me hubiera gustado tener más espacio a mi alrededor. No sé porqué sería, pero aunque sólo éramos dos, siempre estábamos apretados; y sin embargo, parecía que siempre se perdían las cosas. Sospecho que sería porque nada estaba en su lugar.” Dora no sabía llevar bien las finanzas del manejo de su hogar, ni mandar a las sirvientas, por mucho que tratara. Tampoco sabía cocinar, a pesar de que David le compró un Costoso libro de cocina. Ella sólo lo utilizaba como asiento para su perrito. EL VACIO EN SU VIDA Mientras estuvo casado con Dora, David continuó amándola. Le fascinaba, le divertía, y él sentía ternura hacia ella. Pero no era un amor completo el que sentía por ella, ni tampoco le traía una felicidad verdadera, pues decía: “Amaba mucho a mi esposa, y era feliz; pero la felicidad que poseía, no era como la que había anticipado; faltaba algo. Un descontento prevalecía en mi vida, como una música triste y abrumadora, tenuemente escuchada en la noche.” También expresaba él, “Quisiera que mi esposa tuviera más voluntad y fuerzas para sustentarme, y el poder de llenar este vacío que parecía existir dentro de mí.” Algún tiempo después Dora fallece y David acude a Agnes.
  • 13. Casado con Agnes, David disfrutaba de verdadera felicidad y paz, pues ella llenaba el vacío que había en su vida. Era una magnífica ama de casa, y le daba verdadera comprensión. Tenían hijos, y una maravillosa vida familiar. El amor de David por Agnes era puro, pero no era completo tampoco. Durante su matrimonio con Agnes él sigue teniendo agradables recuerdos de Dora que juegan con sus emociones. Al pensar en ella escribe: “Esta atracción de Dora hizo una impresión tan profunda en mí . . . miro hacia la época sobre la cual escribo, e invoco la figura inocente que tanto amé, deseando traerla de las brumas y sombras del pasado, y tornar su gentil faz hacia mí una vez mas. En cierta ocasión su pequeña hija llega a su lado corriendo, y le muestra un anillo en su mano similar al de compromiso que David le había dado a Dora. El pequeño anillo, en forma de flores entrelazadas, de piedras azules, le recordó tanto a Dora que dijo: “¡Hubo un momentáneo estremecimiento en mi corazón, como un dolor!” COMPARANDO A AMBAS Si Agnes hubiera tenido el juvenil carácter, las adorablemente humanas e infantiles maneras de Dora, y su completa dependencia del hombre para su protección y guía, David nunca hubiera cometido el error de casarse con otra. La devoción que sentía por Agnes se hubiera convertido en un amor genuino, y en el deseo de proteger y cobijarla. Por otro lado, si Dora hubiera tenido simpatía, comprensión y apreciación por los dignos ideales de David, así como la inmensa personalidad de Agnes y su talento para las labores domésticas, la infatuación que él sentía por ella se hubiera convertido en adoración y amor duradero. Ninguna de las dos, desafortunadamente para ellas, representa el total de lo Angelical y lo Humano juntos. Ambas cometieron errores, ganaron y perdieron el amor de David, pero ambas son dignas de emulación en algunos aspectos. ANALICEMOS A AGNES Lo que poseía Agnes tenía cuatro cualidades sobresalientes que agradaban a los hombres, y todas pertenecían al lado Angelical de nuestro ideal. 1. Tenía un temperamento bueno y agradable, pues David la comparaba siempre al “diáfano cristal de la ventana de una iglesia,” y decía que ella tenía una sagrada influencia sobre él. Quizás la mayor prueba del temperamento de Agnes fue cuando David se casó con Dora. Aunque Agnes amaba profundamente a David, no se convirtió en una amargada y vengativa mujer hacia ninguno de los dos, sino que
  • 14. continuó su desinteresada amistad con David, e inclusive con Dora. Tuvo el coraje de mantener su amor en secreto y vivir una vida útil a pesar de su propio desengaño. Más evidencia de su carácter angelical la vemos en la devoción que sentía hacia su padre, y el hecho de que sacrificaba sus propios gustos en favor de los de él. 2. Agnes comprendía a los hombres. Le ofreció a David verdadera comprensión. Sabía regocijarse con él en sus triunfos, y consolarlo en sus dificultades. Le brindó consuelo, paz y camaradería. 3. Era una buena ama de casa. Desde niña Agnes era una “discreta amita de casa.” Se ocupaba de la cocina, la casa, y atendía a su padre con destreza femenina. 4. Felicidad interior. Como resultado de su carácter noble, su persona irradiaba paz y pureza de espíritu, las cuales indican la existencia de la felicidad interior. Lo que le faltaba a Agnes: 1. Era demasiado independiente. Le costaba depender de David o necesitarlo. Era demasiado abnegada, pues David decía de ella: “Agnes, siempre fuiste mi guía y soporte, pero si hubieras pensado más en ti, y menos en mí cuando crecíamos juntos, creo que mi loco antojo nunca me hubiera alejado de ti.” Porque Agnes vacilaba en depender de David, esto le hacía parecer completamente independiente. Parecía no necesitar el cuidado y la protección masculinos. 2. Le faltaban la candidez y la confianza de los niños. 3. No poseía las gentiles, tiernas y encantadoras maneras que conmueven el corazón de un hombre. ANALICEMOS A DORA Lo que poseía 1. Tenía encantadoras maneras. 2. Era como una criatura inocente. A veces él se refería a ella como “su novia niña.” Ocasionalmente ella sacudía sus rizados cabellos como hacen las niñas. Su actitud era infantil, confiada. 3. Su modo de ser cariñoso. La forma en que recostaba las flores sobre su barbilla, daba palmaditas a los caballos, o castigaba a su perrito, fascinaba a David. 4. Era jovial. Tenía una alegre risita, una deliciosa voz y agradables maneras. 5. Era ojialegre. 6. Era subordinada y dependiente. Se encontraba totalmente desamparada sin la protección y la guía de David. Tenía una infantil confianza en él. Lo que le faltaba a Dora:
  • 15. 1. Era una deficiente ama de casa. No sabía administrar los gastos ni cocinar. 2. No tenía fuerza de carácter. Dora era buena, pura y noble, pero era muy egoísta. David decía de ella: “Me hubiera gustado que mi esposa hubiera tenido más voluntad y fuerzas para sus tentarme.” Estaba demasiado absorta en sus propios pequeños problemas, gustos y caprichos, para ser una buena esposa. 3. No comprendía a los hombres. Esta era su mayor falta. No sabía cómo ofrecerle a David simpatía, comprensión, apreciación ni camaradería; pues él escribe: “Hubiera sido mejor para mí que mi esposa me pudiera haber ayudado más, compartiendo mis muchos pensamientos, para los cuales no tenía partícipe.” LO QUE SENTIA DAVID POR AMBAS El sentimiento que tenía David por Agnes era muy cercano a la adoración. Ella tenía una santa influencia sobre él. Le traía paz y felicidad, sin las cuales él parecía “descontrolarse y sumirse en toda clase de dificultades.” Pensar en ella “le calmaba hasta el punto de derramar lágrimas.” El sentía como si ella fuera parte de él, uno de los elementos imprescindibles para su naturaleza. Sus sentimientos hacia Dora eran distintos. Ella le fascinaba y le divertía: “Era más que humana para mí, era un hada, una ninfa. No sé que era—algo que nadie ha visto jamás, y todo cuanto alguien pudiera desear.” Todas sus maneras delicadas y maravillosas despertaban el irresistible deseo de proteger y cobijarla. Me gustaría subrayar que David Copperfield sentía dos tipos distintos de amor por estas dos muchachas. Desde el principio él sintió cierta clase de amor por Agnes, pero no era lo suficiente mente fuerte como para llevarlo al matrimonio. Aunque esta clase de amor le trae al hombre la mayor paz y más pura felicidad, no es el más fuerte. El amor que David sentía por Dora era impetuoso, consumidor e intenso. El se sentía con deseos de “mordisquear la llave de su maletín” cuando pensaba en ella, y le parecía que estaba “en un cuento de hadas.” El era “un cautivo y esclavo” de Dora. Sin embargo, este tipo de amor no era completo, ni le traía verdadera felicidad; pues él dice “amaba mucho a mi esposa y era feliz, pero la felicidad que poseía no era como la que había anticipado, faltaba algo. Un descontento prevalecía en mi vida, como una música triste y abrumadora, tenuemente escuchada en la noche.” Casado con Agnes, David tenía paz y felicidad y la amaba profundamente; pero tenía todavía enternecedores recuerdos de Dora que le conmovían el corazón.
  • 16. David Copperfield nunca tuvo la satisfacción de amar por completo, pues sus sentimientos estaban inspirados por dos mujeres diferentes. Ninguna de las dos por sí solas representa nuestro ideal completo, por lo tanto, ninguna era capaz de despertar un amor perfecto. Hay muchas mujeres como Agnes en esta vida—mujeres de personalidad merecedora. Son magníficas madres, eficientes amas de casa y ciudadanas ejemplares. Puede ser que sus esposos las aprecien mucho, pero a ellas les faltan las adorables cualidades humanas que encantan a los hombres; por lo tanto no ganarán el amor completo ni la adoración de sus esposos. Un hombre desea tener algo más que un ángel por mujer. Por otro lado, hay algunas mujeres como Dora, que son tiernas, infantiles y alegres criaturas; pero no tienen la grandeza de carácter, personalidad, ni determinación necesarias. Siendo demasiado egoístas para ser buenas amas de casa y madres, y faltándoles la habilidad que se necesita para comprender a los hombres, ganan sólo una parte de su corazón. No hay razón por la cual una mujer no pueda ser como Dora y Agnes unidas, pues las cualidades Angelicales y Humanas no son contraproducentes. Ambas son partes naturales de la feminidad, y esenciales al encanto femenino. Las cualidades Angelicales y las Humanas son imprescindibles en la mujer, si el hombre le ha de ofrecer su alma y su corazón. Por lo tanto, la felicidad total de su matrimonio depende de como usted desarrolle en sí misma ambos aspectos de nuestro ideal. DERUCHETTE Un ejemplo de la presencia de estas dos series de cualidades en una sola mujer lo encontramos en Deruchette, heroína de la novela, Trabajadores del Mar, escrita por Víctor Hugo. “Su presencia ilumina el hogar, su proximidad es tibia y acariciante. Ella pasa de largo y nos contentamos, se detiene y somos fe1ices— es algo divino poseer una sonrisa que sin saber cómo, tiene el poder de aligerar esa pesada cadena de la vida diaria que todos los mortales arrastran tras ellos? Deruchette poseía esa sonrisa, podríamos decir que era ella misma. Deruchette tenía siempre un aire de hechizante languidez, y cierta travesura reflejada en los ojos; todo lo cual era completamente involuntario. La dulzura y la bondad reinaban en su persona, su único quehacer era vivir su vida diaria; sus conocimientos incluían unas cuantas canciones; sus talentos intelectuales eran sólo simple inocencia; y tenía la reposada gracia de la mujer nativa de las Indias Occidentales. Era vivaracha, variable y juguetona como una niña mas poseía también
  • 17. un dejo de melancolía. Añádase a todo esto una frente despejada, un cuello flexible y grácil, castaños cabellos, una piel clara curtida por el sol y ligeramente pecosa, y una boca algo grande pero bien definida, visitada ocasionalmente por una peligrosa sonrisa. Así era Deruchette.” No hay en este mundo función más importante que la de ser encantadora—derramar gozo a su derredor, iluminar los días nublados, y ser el espíritu mismo de la gracia y la armonía ¿No es esto acaso prestar un servicio? En otro lugar Víctor Hugo nos dice también: “La que un día ha de ser madre permanece largo tiempo una niña.” Y cuando llega a ser doncella “es lozana y alegre como una alondra.” “Ella produce placenteros sonidos, murmullos de inefable placer para ciertos oídos.” Es como si fuera “un hilo dorado enlazado entre sombríos pensamientos.” Más pruebas de sus buenas cualidades las encontramos en la declaración de amor que le hace un joven ministro en la novela: “No hay para mí más que una sola mujer en el mundo: tú. Pienso en ti como si fueras una plegaria—eres la gloria en mis ojos. Para mí eres santa inocencia. Sólo tú eres soberana, eres la forma concreta de una benedicción.” ANALICEMOS A DERUCHETTE Sus cualidades Angelicales: 1. Su carácter o personalidad: “La dulzura y la bondad reinaban en su persona.” Estaba atenta a las necesidades de los demás, pues “iluminaba los días nublados” y tenía “una sonrisa con el poder de aligerar esa pesada cadena”. Más evidencias de su noble carácter las encontramos en la declaración de su enamorado: “eres santa inocencia”, “la forma concreta de una benedicción,” y “como si fueras una plegaria.” 2. Domesticidad: Estaba capacitada para sus deberes domésticos, pues “su único quehacer era vivir su vida diaria” y “su presencia iluminaba el hogar.” 3. Felicidad interior: Al igual que Agnes, Deruchette poseía felicidad interior o no hubiera tenido el poder de transmitírsela a otros. Sus cualidades Humanas 1. Candor infantil: Como Dora, Deruchette tenía las maneras de una niña. “La que un día ha de ser madre permanece largo tiempo una niña.” Tenía “el parloteo infantil,” y “cierta travesura reflejada en los ojos.” A veces “era vivaracha, variable, y juguetona como una niña.” 2. Variabilidad: Deruchette no era siempre la misma. A veces estaba radiante y feliz, llena de devaneo y vivacidad; otras veces tenía un aire de “hechizante languidez.” Aunque era dulce
  • 18. y buena, a menudo tenía “cierta travesura en los ojos.” En ocasiones era juguetona, o por el contrario “tenía un dejo de melancolía.” Pero la variabilidad, como usted aprenderá en otro capítulo, es también una cualidad de criaturas. 3. Apariencia lozana: “Es lozana y alegre como una alondra.” 4. Dulce: Ella demuestra su dulzura al hablar: “produce placenteros sonidos, murmullos de inefable placer para ciertos oídos.” 5. Irradia felicidad: La cualidad más notable que tenía era su habilidad de poder irradiar felicidad, o sea, contagiársela a los demás. Esta formaba parte de sus maneras y acciones. a. Era lozana y alegre como una alondra. b. Derramaba gozo a su derredor. c. Iluminaba los días nublados. d. Su presencia iluminaba el hogar. e. Su proximidad era tibia y acariciante. f. Pasa de largo y nos contentarnos. g. Se detiene y somos felices. h. Tenía una sonrisa con el poder de aligerar esa pesada cadena de la vida diaria que todos los mortales arrastran tras ellos—una sonrisa peligrosa que era ella misma. i. A veces era vivaz y alegre. 6. Gracia: Esta no fue mencionada anteriormente, pero es una cualidad parecida a la dulzura y la ternura. Deruchette era el espíritu mismo de la gracia y la armonía, era como la mujer nativa de las Indias Occidentales. Su cuello era flexible y grácil. AMELIA Otro ejemplo que encontramos en la literatura, de una muchacha que era a la vez Angelical y Humana lo tenemos en Amelia, heroína de la novela, La Feria de las Vanidades, de Thackeray. Thackeray explica que Amelia era “una pequeña diosa doméstica, buena, lozana, sonriente, sencilla y tierna, a quien los hombres son propensos a adorar.” Unas cuantas páginas después la llama “pobre pequeño y tierno corazón.” En otro sitio le atribuye “tal bueno, alegre y generoso corazón posee.” El admite que otros tal vez no la consideran bonita. “En realidad me temo que su nariz era más corta de lo debido, sus mejillas demasiado redondas para ser una heroína; pero su cara mostraba el rubor de una salud rebosante, y en sus labios se dibujaba la más fresca de las sonrisas. Tenía unos ojos donde brillaban la honradez y el buen humor, excepto al llenarse de lágrimas, lo cual era muy a menudo; pues la muy tonta lloraba por un canario que falleciera, un ratón que hubiera atrapado el gato, o el final de una novela, por
  • 19. estúpido que fuera.” Amelia tenía “una dulce y pura vocecita.” Era propensa al llanto, así como a tener pequeñas zozobras, temores, y tímidos recelos.” Temblaba cuando alguien la trataba con brusquedad. En conjunto era “demasiado modesta, tierna, confiada y débil, demasiado mujer” para que hombre alguno la conociera sin sentir dentro de sí el deseo de protegerla y cobijarla. ANALICEMOS A AMELIA Amelia tenía varias cualidades dignas de nuestra atención. Sus cualidades Angelicales: 1. Su carácter: Tenía un corazón generoso y bueno, y puesto que “los hombres son propensos a adorarla,” es evidente que poseía una personalidad merecedora. 2. Sus cualidades domésticas: Thackeray la llama “una pequeña diosa doméstica.” Sus cualidades Humanas: 1. Su lozanía: Tenía la más fresca de las sonrisas, su cara mostraba el rubor de una salud abundante. Tenía también unos ojos que brillaban y una dulce y pura vocecita. 2. Tenía emociones de niña: A menudo sus ojos se llenaban de lágrimas. Lloraba por un canario muerto, un ratón atrapado o una novela. Era propensa a llorar y a tener pequeñas zozobras, temores, y tímidos recelos. Temblaba cuando alguien la trataba con brusquedad. 3.Ternura: Era una pequeña y tierna diosa doméstica. “Demasiado modesta, débil, demasiado mujer.” 4. Confianza: “Era extremadamente confiada.” SUMARIO Al llegar al fin de nuestro estudio de estas cuatro mujeres vemos que hay muchas cualidades que los hombres admiran en ellas. Ahora voy a combinar todas estas atractivas cualidades para formar una sola: la mujer completa, la que el hombre es propenso a adorar, proteger y cobijar. En la página siguiente hay un diagrama de la mujer ideal, con las cualidades esenciales que la hacen atractiva y encantadora a los ojos del hombre. Aunque esta mujer ideal aparece dividida, usted debe pensar siempre en ella en conjunto: el lado Angelical y el Humano unidos. Ambos constituyen juntos la mujer perfecta.
  • 20. DIFERENCIAS Como he expuesto, los hombres y las mujeres difieren en sus opiniones sobre lo que es “la mujer ideal”. Las mujeres tienden a darle más valor al porte, el talento, los conocimientos intelectuales, y la personalidad habilidosa; mientras que los hombres admiran la feminidad, la ternura, dulzura de carácter, la vivacidad y la habilidad que posea ella para comprender a los hombres. Hay una marcada diferencia de opinión en cuanto a la apariencia. Las mujeres favorecen la belleza artística, por ejemplo, la forma de la cara, la nariz, las ropas vistosas. Los hombres sin embargo dan una interpretación distinta de “ que hace lucir hermosa a una mujer”. Ellos ponen más énfasis en el brillo de los ojos, la sonrisa, la frescura, la radiancia y las maneras femeninas tales como las descritas por los autores citados. Es interesante hacer notar el hecho de que ninguno de estos autores da mayor importancia a la belleza natural. Amelia y Deruchette no eran mujeres hermosas. Amelia, por ejemplo, era gordita y corpulenta. Poseía una nariz que estaba demasiado lejos de ser perfecta; “su nariz era más corta de lo debido, y sus mejillas demasiado redondas para una heroína.” “La complexión de Deruchette era pecosa, y su boca demasiado grande para ser perfecta.” Tan lejos se hallaban los autores mencionados de proclamar bellas a estas jóvenes encantadoras, que con la excepción de los defectos descritos, no hacen ningún intento más por definir la apariencia externa de ellas. Agnes y Dora eran ambas muy hermosas. La selección de David se basó en otras cualidades. Admitiendo esta diferencia, tenemos que depender de la opinión de los hombres, para poder conocer lo que ellos admiran en las mujeres. Usted se preguntará, “ sé yo si es verdad que estas cualidades son atractivas para los hombres? ¿Cómo puedo comprobar que estas cosas son ciertas?” Debo advertirle que si usted le pregunta al hombre promedio, cuál es su definición de “la mujer ideal”, se llevará un chasco. El no sabrá expresar sus sentimientos en palabras. Sólo reconoce una cualidad encantadora cuando la ve en acción. Se necesita un escritor, como los que yo he citado en estas ilustraciones de literatura clásica, para describir estos atributos con destreza. “Pero,” de nuevo se preguntará usted, “¿Pueden las opiniones de unos cuantos escritores darle veracidad a estos conceptos?” Si aún duda, pruebe adquiriendo estas cualidades y vea por sí misma los resultados en su esposo.
  • 21. COMPRENDIENDO A LOS HOMBRES
  • 22. Los hombres desean que la mujer los comprenda, pero a su vez, ellos no son fáciles de comprender; pues son completamente distintos de las mujeres. Tanto difieren en su naturaleza y su temperamento, que es casi como si vinieran de otro planeta. Los hombres no piensan como nosotras, no se enfrentan a un problema de la misma forma, ni tienen los mismos valores ni necesidades como las nuestras. Aun aquellas necesidades que pudieran ser similares en el hombre y la mujer difieren gran demente en su valor primordial. Por ejemplo: El amor es esencial para ambos, ser admirados también. Pero ser amada es más importante para la mujer mientras que recibir admiración es una necesidad esencial para el hombre. Porque no comprendemos estas diferencias, a menudo sufrimos contrariedades en nuestras relaciones mutuas. AGNES Agnes sabía comprender a los hombres, pues David decía: “Cuando no te he tenido a ti, Agnes, para aconsejarme y apoyarme desde el principio, al parecer me he descontrolado y he estado sumido en toda clase de dificultades. Cuando al fin he venido a ti (como lo he hecho siempre) me ha llegado la paz y la felicidad.” Y en otro lugar: “Como si en el amor, el gozo, el dolor, la esperanza o el desengaño, en todas las emociones, mi corazón se tornara hacia ella con naturalidad y allí encontrara refugio y amistad.” DORA Dora no poseía la habilidad de comprender a los hombres, pues David dice: “Muchas veces a ratos pensé, que hubiera deseado que mi esposa fuese mi consejera… que hubiese tenido el poder de llenar este vacío que parecía existir en mí.” Y más adelante: “Hubiera sido mejor para mí que mi esposa pudiera haberme ayudado más, compartiendo mis muchos pensamientos, para los cuales no tenía partícipe.” Si vamos a tratar de obtener una mejor comprensión de los hombres, debemos saber algo sobre ellos. Ningún orador puede ganarse el interés de un público desconocido a él. No sabría por dónde empezar. Tampoco un publicista trataría de escribir un anuncio a menos que supiera algo sobre las personas a quienes su producto deberá interesar. Cuanto mejor sea el orador, o más sepa el publicista sobre su público (sus peculiaridades, sus ambiciones, sus prejuicios, sus opiniones y sus debilidades), mejor estará capacitado para poder hacer y decir lo que sea más efectivo. Lo mismo consta en cuanto a la mujer. Mientras mejor ella comprenda las características del hombre (sus peculiaridades, sus necesidades y sus puntos vulnerables) más fácilmente hará y dirá las
  • 23. cosas que más lo complacen a él. El estudio de estas características masculinas es esclarecedor, y le será brindado en los próximos ocho capítulos.
  • 24. CAPITULO III ACEPTE AL HOMBRE POR SU VALOR NOMINAL Si usted desea ganar el corazón de un hombre deberá estar dispuesta a aceptarlo tal como es y no tratar de cambiarlo. Hace algunos años Norman Vincent Peale, autor del libro El Poder del Pensamiento Positivo, dio una impresionante conferencia ante un inmenso público. Después de concluir, como era costumbre suya, concedió un tiempo al público para que le hiciera preguntas, las cuales contestaba desde el púlpito. Una de las preguntas hechas por una mujer decía algo así: “He tratado de hacer que mi hogar sea feliz y de ser una buena madre y esposa; pero las cosas no han ido muy bien. El problema es que mi esposo no ha puesto el mismo empeño en hacer que nuestro matrimonio sea un éxito.” A continuación enumeró muchas de sus faltas, algunas de las cuales eran: “El no les da la debida atención a los niños, gasta el dinero en tonterías, toma, tiene mal humor, y es difícil llevarse bien con él.” La pregunta que ella le hizo al Dr. Peale fue la siguiente: “Después de veinticinco años de casados, ¿hay alguna esperanza de que él cambie?” Uno no podía dejar de simpatizar con esta mujer que aparentemente no había perdido la fe. Anticipando la respuesta, pensé adentro de mí: “Probablemente le dará una disertación sobre ‘El Poder del Pensamiento Positivo’, y le dirá que no pierda las esperanzas”; pero para sorpresa mía, no fue esa la respuesta. El Dr. Peale miró austeramente al público, y dijo con grave dad en la voz, “No sabe usted que siempre deberá estar dispuesta a aceptar al hombre por su valor nominal y nunca tratar de cambiarlo?” Este verídico mensaje debería ser conocido por todas las mujeres. Ninguna otra cualidad es tan vital o fundamental. Es inclusive la base que necesitamos para poder comprender a los hombres. Usted deberá aceptarlo por su valor nominal o no podrá ganar su amor celestial. ¿QUE QUIERE DECIR VALOR NOMINAL? En el mundo de los negocios esta frase tiene un significado específico. Es el valor que un bono, una póliza de seguros, etc., posee hoy en día, en este instante. Si se conservara por cierto número de años llegará a valer mucho más, pero en este momento ya tiene un valor específico. ¿Y qué quiere decir valor nominal refiriéndose al hombre? Es su valor actual, tal como es, sin ningún cambio.
  • 25. ¿QUE SIGNIFICA ACEPTAR AL HOMBRE POR SU VALOR NOMINAL? Quiere decir que reconocemos que es humano, y que al igual que nosotras y todos los demás seres humanos, consiste su personalidad de virtudes y defectos. Es una manera honesta de mirar el asunto. Nos damos cuenta de que los defectos existen, pero no nos preocupamos por ellos; pues aceptamos al hombre en su totalidad. Si él quiere cambiar por su propia cuenta, eso es asunto suyo; pero nosotras estamos satisfechas con él, tal y como es. La aceptación no significa tolerancia—que conocemos sus faltas graves pero estamos dispuestas a tolerarlas. Tampoco significa falta de honradez por nuestra parte, o engaño: convencernos a nosotras mismas que él es perfecto, aunque no sea así. Igualmente aceptación no significa resignación. Cuando usted acepta a un hombre, lo ve en su totalidad; está satisfecha con lo que ve y lo demuestra no tratando de cambiarlo. Sin embargo, las mujeres en todo el mundo están tratando de cambiar a sus esposos. Una joven me confesó hace poco que después de casada comenzó a confeccionar una larga lista de las faltas de su esposo, las cuales ella tenía intenciones de cambiar. Creía que era su deber tratar de enmendarlo. COMO LAS MUJERES TRATAN DE CAMBIAR O ENMENDAR A SUS ESPOSOS ¿Cómo tratan las mujeres de enmendar a sus esposos? Hay distintas formas y éstas son las siguientes: 1.- En sus Hábitos Personales: Cosas tales como los hábitos malos de alimentación desde el punto de vista nutritivo, malos modales de urbanidad, descuido de su apariencia, mala gramática y ortografía, mal carácter, depresión nerviosa, manejo del coche, desorden (especialmente en dejar sus pertenencias tiradas por la casa). También por su falta de cortesía, su lenguaje sucio, sus excesos en el fumar o beber, etc. 2.- La Manera en que Utiliza su Tiempo: Muchas mujeres hacen un esfuerzo por tratar de cambiar el uso del tiempo libre de su esposo, y utilizarlo para su propia ventaja. Ellas se quejan de que él pasa demasiado tiempo lejos de su hogar en compañía de sus amigos, en eventos deportivos, obligaciones o deberes de su iglesia, u otras actividades exteriores, mirando televisión o durmiendo en el sofá. Algunas se quejan también de que sus esposos tienen demasiadas cosas entre mano que los mantienen siempre apurados. Otras dicen
  • 26. que no llegan temprano a su hogar o no les dejan saber cuando van a tardarse. 3.-Deberes: Muchas mujeres hacen una apelación a sus esposos cuando éstos no cumplen con sus deberes en el hogar (tales como reparaciones, pintura, jardinería, etc.) Se quejan de que no cumplen en su trabajo, no pagan las cuentas, abandonan sus obligaciones religiosas u otros deberes similares, o son vagos y descuidados; razón por la cual fracasan. 4.-Comportamiento Social: Otro grupo de mujeres se queja de que sus esposos alardean mucho en público, hablan demasiado o muy poco, no dicen lo debido, o son descuidados en su conversación. Otros no tienen buenos modales en público, son descorteses, etc., y aún otros más no hacen amistades aceptables para su esposa o no aprecian las que ésta escoge. 5.- Aspiraciones y Sueños: El quinto grupo se queja de que sus esposos no tienen ambición ni alegría de vivir, se menosprecian a sí mismos, o no tienen el deseo de mejorar sus condiciones. Algunos no saben lo que desean en la vida y van de quimera en quimera; otros no tienen imaginación y dejan pasar las oportunidades. Hay quienes tienen sueños imposibles de llevar a cabo. 6.- Logros Masculinos: Hay mujeres que tratan de empujar a sus esposos hacia el éxito. Algunas se quejan de que ellos no toman las riendas en su hogar ni los guían bien, que están indecisos, se preocupan demasiado por los errores del pasado, juzgan sin conocer todas las circunstancias o nunca tienen ideas buenas. 7.- Dinero: La mayoría de las esposas se quejan de que sus cónyuges no administran bien el dinero, lo malgastan en tonterías, son avaros o gastan grandes cantidades sin consultar con ellas. 8.- Negligencia Hacia los Niños: En este grupo tenemos a los hombres cuyas esposas les piden que asuman mayor responsabilidad en el cuidado y la educación de sus hijos. 9.- Religión: Muchas se lamentan de que ellos nunca van a la iglesia, no prestan oídos a las creencias religiosas de ellas o no están interesados en religión. ¿Dónde podremos encontrar al hombre perfecto? ¿POR QUE TRATAN LAS MUJERES DE CAMBIAR A SUS ESPOSOS? En muchos casos es porque están descontentas o irritadas con ellos. No los han aceptado por su valor nominal, por lo tanto les es difícil aceptar las faltas. Pero más frecuentemente, (y en especial las mujeres capacitadas) lo hacen “por su propio bien.” Estas mujeres
  • 27. dicen: “Si uno quiere de verdad a una persona, es muy importante cerciorarse de que obtenga lo mejor que la vida puede ofrecerle. Por lo tanto, debo cambiar a mi esposo, por su propio bien.” Si un hombre es ciego a sus propias faltas y esta ceguera le causa dificultades o la pérdida de éxito, es importante que su esposa lo ilumine. Pero a la vez que él se dé cuenta de su error, y persiste aún así en volver a cometerlo, ella no deberá insistir más en el asunto. “Pero,” dirá ella, “los defectos de mi esposo le están privando de una posible felicidad, por lo tanto, debo cambiarlo para que pueda ser feliz.” Este parece un noble empeño; ¿qué posible razón podemos poner en contra? Hay cuatro razones por las que las mujeres no deben tratar de cambiar a los hombres, y son las siguientes: 1. Causa problemas en el matrimonio. 2. Puede destruir el amor. 3. No da resultado. 4. Puede causar rebelión en el hombre. 1. Causa Problemas en el Matrimonio Aunque una mujer se disponga con las mejores intenciones a cambiar a su esposo, puede ocasionar problemas matrimoniales que podrían ser serios. En primer lugar, puede crear una tirantez horrible en el hogar. Ella estará en tensión, debido a la preocupación que siente por los defectos de su esposo. Al preocuparse tanto por las consecuencias del comportamiento de él, se dispone a enmendarlo y a su vez crea más tirantez porque él se resiste al cambio. Los niños también sufren al darse cuenta de la tensión que existe entre sus padres. Otro problema que surge al tratar de cambiar a un hombre es que su orgullo masculino sufre. El hombre posee un espíritu orgulloso. Conoce sus debilidades, pero prefiere que usted sólo piense en sus virtudes. Recuerde, el componente más importante para la felicidad de un hombre es la admiración de su mujer. Este es su pan de cada día. Cualquier sugerencia de que usted no lo acepta como es, amenaza la seguridad de él; de la misma manera que amenazaría la suya el pensar que él no la ama. Además, los mandatos y esfuerzos empleados para cambiar a un hombre a menudo lo irritan y hacen su vida insoportable. Muchas veces él tratará de escapar de estos sentimientos infelices pasando más tiempo lejos de la casa en compañía de otros, o en placeres que compensen su miseria. Aún otro problema que puede haber es el distanciamiento que ocurrirá entre marido y mujer, cortando las comunicaciones entre
  • 28. ambos. El se tornará distante y retraído. Estará al lado de su esposa, pero rara vez hablará con ella. A veces esta falta de comunicación por parte de él, puede ser causada por el pensamiento de que usted no lo acepta tal y como es. Es difícil, si no imposible, que un hombre sienta ternura hacia la mujer que lo trata de apremiar. A veces él mismo no comprenderá el porqué de su retraimiento, por lo tanto, no podrá explicar su fría actitud con respecto a su esposa. La tirantez, los resentimientos, la falta de comunicación y la frialdad que puede ocurrir en un hogar cuando la esposa decide tratar de cambiar a su marido, debían hacer que ella se preguntara “si sus objetivos merecen la pena.” ¿Acaso por lo que espera ella lograr al cambiar a su esposo merece la pena sacrificar la paz en el hogar y las buenas relaciones matrimoniales? ¿Qué es más importante para los niños, para su esposo y aun para ella misma? Es dudoso que ninguna acción que la mujer tome para perfeccionar a su marido, sea más importante que el amor y la armonía entre los cónyuges, y nada es tan esencial al bienestar y el desarrollo normal de los niños como tener padres felices. 2. Puede Destruir el Amor En casos extremos hasta el amor mismo puede ser destruido. Cuando una esposa continuamente empuja y apremia a su marido, produce en él un efecto similar al de la mordida de una serpiente venenosa. Consecuentemente, puede causar la destrucción de un matrimonio que pudiera haber sido inmensamente feliz. Uno de los casos más trágicos de la historia es el del novelista ruso, el Conde Leo Tolstoi y su esposa. TOLSTOI Al comenzar su matrimonio, Tolstoi y su esposa eran suma mente felices; tanto que un día arrodilláronse juntos, pidiéndole a Dios que los dejara continuar para siempre en aquel éxtasis en que se hallaban. Tolstoi era uno de los novelistas más famosos de todos los tiempos. Dos de sus obras maestras, La Guerra y la Paz, y Anna Karenina, son consideradas tesoros literarios. Era tan admirado por su público, que éste lo seguía día y noche, tomando nota de cuanta palabra brotaba de sus labios. Aunque era un hombre rico y famoso, después de estudiar las enseñanzas de Jesús, regaló todas sus pertenencias, trabajaba en el campo cortando madera, apilando heno, hacía sus propios zapatos,
  • 29. comía en un plato de madera, y trataba de amar a sus enemigos. Regaló todos los derechos o ganancias de sus libros, y tuvo el valor y la convicción necesarias para vivir la vida que él opinaba era la mejor. Pero su esposa nunca lo aceptó a él, ni a su filosofía simple de la vida. Ella amaba el lujo y él lo despreciaba; ella ansiaba la fama y la estimación de la sociedad, las cuales para él no significaban nada. Ella codiciaba el dinero y las riquezas, pero él las consideraba inicuas. Durante años hizo todo lo posible por cambiarle las ideas, incluso le daba escándalos porque él insistía en regalar todas las ganancias de sus libros. Cuando Tolstoi le llevaba la contraria en algo, ella se volvía histérica, amenazando suicidarse tirándose a un pozo. Después de cuarenta y ocho años, este hombre que adoraba a su esposa cuando se caso con ella, no podía soportar siquiera su presencia. Una e las mas trágicas escenas ocurrió cuando la Condesa Tolstoi, acongojada y vieja, deseosa de un poco de afecto, se arrodillaba a los pies de su esposo y le suplicaba que le leyera los exquisitos pasajes de amor que había escrito para ella, cincuenta años atrás. Y al leer y recordar aquellos días felices para siempre idos, ambos lloraban. La última petición que hizo Tolstoi al morir fue que no se le permitiera a su esposa estar presente. 3. No Da Resultado Los hombres no cambian empujándolos ni pinchándolos. Si los esfuerzos que una mujer hace por cambiar a su esposo dieran resultado, tendrían algún mérito, pero desgraciadamente, están todos destinados al fracaso. ¿Cambió Tolstoi? ¿Escuchó acaso las sugerencias de su esposa? ¡No! Se opuso a ellas hasta el día que murió. ¡Los hombres no cambian de esta forma! “Pero,” dirá usted, “yo conozco el caso de una mujer que trató de cambiar a su esposo y tuvo éxito.” No deje que esto la despiste. Si examina el asunto cuidadosamente comprobará que si el hombre cambió no fue debido a los esfuerzos de su esposa, sino porque encontró otra incentiva—una que ella no conoce. Y es posible que hasta hubiera cambiado antes, si no hubiera sido por los apremios de ella. 4. Rebelión No solamente los esfuerzos femeninos no cambian el hombre, sino que a menudo provocan su rebelión. Esto sucede porque él lucha por mantener su Libertad intacta. Yo tengo un hijo que ocasionalmente me dice, “Mamá, no me digas lo que tengo que hacer, o no desearé hacerlo.” Esto demuestra
  • 30. cómo piensan los hombres. En verdad a veces se oponen a hacer lo que aun ellos mismos desean en el fondo, simplemente porque tienen una naturaleza rebelde. Una Ilustración Impresionante de Rebelión Una mujer adoptó cierta religión, y era muy fiel a ella. ‘Trató de que su esposo hiciera lo mismo, pero no tuvo éxito. Ella lo apremiaba día y noche, pero todos sus esfuerzos eran inútiles. Una noche se puso de acuerdo en secreto con los misioneros de su iglesia, para que éstos hicieran una visita a su hogar a la hora de la cena. Ella pensó que su esposo se sentiría obligado a invitarlos a entrar y ofrecerles su amistad. También hizo que los misioneros trajeran con ellos la materia que utilizarían para tratar de convertirlo después de la cena. Todo sucedió como habían planeado, pues en el momento que se sentaba el matrimonio a la mesa, los misioneros tocarona la puerta. Después de una agradable y amistosa cena, la esposa dijo: “ sería una buena idea que estos dos caballeros nos explicaran algo sobre su iglesia?” Debido a la presión moral, y por cortesía, él accedió. Mientras los misioneros preparaban sus materiales, libros e / ilustraciones, el pobre hombre se sintió atrapado. Se excusó con el pretexto de ir al baño, y una vez allí, escapó por la ventana. Estuvo desaparecido durante tres días. Después de buscarlo inútilmente, la desesperada esposa pidió ayuda a su iglesia. Varios de los líderes vinieron a su ayuda y comenzaron a buscarlo. Poco tiempo después lo hallaron. Al interrogarlo descubrieron que no tenía intención alguna de volver al hogar. Sin embargo, debido a la bondadosa persuasión del caballero que lo encontró, y la promesa de su esposa de que jamás mencionaría de nuevo su religión, volvió a la casa. La esposa cumplió su promesa “al pie de la letra,” y el hombre se tranquilizó. La parte impresionante de esta historia es la siguiente: El caballero que lo halló se hizo muy amigo del hombre, quien confesó: “Yo no tengo nada en contra de su iglesia. En realidad hace algún tiempo quería saber algo más sobre ella, pero no por boca de mi esposa.” En secreto él recibió instrucción en la religión de ella, la aceptó, y se hizo miembro de la iglesia. Entonces una mañana, mientras se hallaban todos reunidos en ésta, el obispo se puso en pie, y anunció que había un nuevo miembro en la congregación, dio el nombre del hombre, y le pidió que pasara delante. La esposa sintió una alegría tan grande que comenzó a llorar. Otro Ejemplo de Rebelión
  • 31. He aquí otra mujer más que causó la rebelión de su esposo. Al principio de casada le hacía muchas sugerencias sobre asuntos triviales. Trató de reformar sus hábitos de alimentación, le urgía que se bañara a menudo y mejor, así como que cuidara más de su apariencia. Ella había aprendido la importancia que tiene la buena nutrición, pero su esposo provenía de una familia que no lo consideraba así. Era especialmente agravante para él, verse privado de ciertas comidas a las cuales estaba acostumbrado. Esta violación de sus derechos de libertad, lo hacía ingerir alimentos especialmente dañinos para su salud cuando se encontraba fuera de la casa. También pronto comenzó a beber excesivamente. Las sugerencias de ella eran relacionadas con la salud suya, por lo tanto él se rebeló contra ésta. De cierto modo, era como si él estuviera en una actitud de “libertad o muerte.” La joven en cuestión no ha tenido éxito en cambiar a su esposo, él ha continuado sus rebeldes hábitos hasta el día de hoy. No todos los hombres reaccionan tan violentamente a las sugerencias de su esposa, pero aun los más sensatos sienten resentimientos contra la mujer que trata de cambiarlos. Como usted puede ver a través de los cuatro problemas que le he contado, los esfuerzos de la mujer por cambiar al hombre, siempre fracasan, desde el momento que causan problemas matrimoniales, destruyen el amor, no dan resultados, y hasta pueden hacer que el hombre se rebele. EL PLAN QUE DA RESULTADO Hay una forma a través de la cual se puede lograr que el hombre cambia: otorgándole su libertad. Esta manera de hacerlo no es efectiva en un ciento por ciento; pero es la única forma posible de hacer que un hombre madure. Es el único plan efectivo, y el único camino que lleva a la felicidad. Es también como si dijéramos la única tierra fértil donde pueda florecer el amor. El libre albedrío es uno de los derechos más fundamentales que hay. La humanidad no se desarrolla ni es feliz sin él. El Señor estaba consciente de este eterno principio cuando creó al hombre y lo puso en la tierra. Permitió la presencia de las fuerzas del mal, aunque sabía desde el principio que muchas preciadas almas caerían en pecado y experimentarían la amargura que conlleva la desobediencia. Pero también sabía El que sin libertad la raza humana no puede desarrollarse. El hombre tiene que tener una alternativa, y debe escogerla él mismo. Si el Señor pudo arriesgar la felicidad futura del hombre y su bienestar para otorgarle esta libertad, ¿por qué entonces no va a poder
  • 32. la mujer darle el mismo privilegio? ¿Por qué no dejarlo hacer las cosas que él quiere hacer, ser el tipo de hombre que desea, sin interferencias? “Pero,” dirá usted, “en mis empeños por cambiar a mi esposo yo no lo privo de su libertad, pues nunca insisto en nada, ni utilizo fuerza alguna.” No es por medio de la fuerza o la coacción, sino mucho más sutilmente, como nosotras interferimos. LE QUITAMOS LA LIBERTAD A UN HOMBRE DE LAS SIGUIENTES MANERAS: 1. Utilizando fuerza moral 4. Insinuaciones 2. Censura 5. Empujones, sermones 3. Sugerencias 6. Crítica abierta Todo hombre desea vivir en paz y recibir aprobación. Cuando usted utiliza su fuerza moral o su influencia, lo obliga a escoger entre su libertad y “la paz en el hogar.” A veces él escoge la paz, sacrificando su libertad. Por ejemplo, una pareja joven que se hallaba hospedada en mi hogar, planeó un día de playa. Cuando se iban la muchacha le preguntó al esposo: “ te vas a poner los lentes obscuros?” El le contestó que los dejaba en casa a propósito por no molestarse. Ella trató de insistir, pero él no cedió. Cuando ya se hallaban en el coche, oí la puerta de la calle abrirse, y vi al hombre volver a entrar, buscando sus anteojos. Todo lo que lo oí decir fue: “¡Cualquier cosa, con tal de mantener la paz!” Hay veces en que un hombre renuncia temporalmente a su preciada libertad porque la esposa se empeña tanto que él no tiene otra alternativa. Pero no siempre sacrificará la libertad por la paz. Muchas veces él se aferrará a esta libertad a todo costo. Una joven esposa me contó que todos los domingos por la mañana ella le preguntaba a su esposo: “Planeas ir a la iglesia hoy?” Aunque él deseaba complacerla, esta sutil insinuación lo irritaba tanto, que prefería quedarse en casa sólo por mantener su libertad. No tenía nada en contra de la iglesia, pero si iba, quería que fuera por su propia iniciativa. En cuanto ella dejó de insinuárselo, él empezó a ir más a menudo. La libertad religiosa de cada cual es preciada. Cuando intentamos obligar a un hombre a ir a la iglesia, la mayor parte de las veces lo alejamos de ella. No solamente fracasa la coacción, sino que es innoble. Las pocas mujeres que han tenido éxito en forzar a sus esposos para que participen en las actividades de la iglesia, se vanaglorian de
  • 33. ello sin deber hacerlo. Ellos probablemente hubieran tomado parte antes, si se les hubiera dado libertad, aprecio y ejemplo. Estos hombres han encontrado otras razones para asistir a la iglesia, las cuales sus esposas no conocen. EMPUJAR AL HOMBRE HACIA LA RECTITUD Hay algunas mujeres cristianas que han sido enseñadas a ser “promovedoras” de sus esposos, y tratan de empujarlos hacia el camino de la rectitud. El verdadero significado de la palabra “promover” es incitar, alentar, o estimular. No significa pinchar o empujar. LAS MUJERES SON FARISAICAS ¿Por qué tratan las mujeres de cambiar a sus esposos? Porque tienen una actitud farisaica, o santurrona. Creen que se esfuerzan más que nadie en actuar debidamente y hacer que su matrimonio sea un éxito; que son más activas en la iglesia, y mejores personas que sus esposos. Se creen superiores, consecuentemente piensan que son los hombres y no ellas los que necesitan cambiar. Los Saduceos y los Fariseos de los tiempos bíblicos tenían esta misma actitud de superioridad. Acudían fielmente a la iglesia, pagaban diezmos, oraban, leían las escrituras, ayunaban, y realizaban todos los actos rituales; pero el Señor les llamaba “hipócritas”, no por su fidelidad, sino por su actitud de superioridad. La mujer no está en posición de juzgar el valor de un hombre. ¿Puede usted acaso erigirse como juez? ¿Es usted en realidad mejor que él? Cuando una joven me confesaba numerosas faltas graves que tenía su esposo, yo le pregunté: “¿De verdad crees ser mejor que él?” Primeramente me miró con indignación, pero después de meditarlo, bajó la cabeza y dijo humildemente: “No, yo no creo ser mejor persona que él. Yo sé que en el fondo él es un buen hombre.” LA ACTITUD CRISTIANA El verdadero corazón de la doctrina cristiana es: somos nosotros mismos los que debemos tratar de cambiar. Se nos ha enseñado quitar la viga de nuestro propio ojo primero, para entonces poder ver mejor la paja en el ojo ajeno. Las mujeres que tratan de cambiar a sus esposos pisotean su libertad y violan justos principios. ¿CAMBIARA EL? Usted se preguntará, “Si lo acepto tal como es, ¿hay alguna esperanza de que él mismo haga el esfuerzo por cambiar?” ¿Quién podría decirlo? Usted tiene que aceptar el hecho de que puede que no sea así.
  • 34. Pero misteriosamente, los hombres están más dispuestos a cambiar cuando se les acepta como son y se les deja su libertad. La única esperanza que existe de que un hombre cambie, es que usted no trate de cambiarlo. Otras personas podrán tratar de cambiarlo, enseñarlo, u ofrecerle sugerencias, pero la mujer que él ama, deberá aceptarlo tal como es. Si los hombres han de llegar al cielo, quieren que sea por sus propios esfuerzos. Si van a la iglesia, quieren que sea idea suya. Si hacen mejoras en su carácter, su salud o su negocio, desean que sea por su propia iniciativa, y cuando se les otorga la libertad suficiente para poder mejorar o permanecer igual, casi siempre se inclinan a mejorar. Permítame ilustrárselo: LA HISTORIA DE UN EXITO (LIBERTAD) Usted recordará a la muchacha que trató de cambiar los hábitos de alimentación de su esposo. Otra amiga mía utilizó un enfoque distinto, el de otorgarle libertad total a su esposo. Ella provenía de una familia que tenía estrictos hábitos alimenticios, pero aún así, le extendió a su esposo completa libertad. Poco tiempo después de casados le dijo con dulzura: “Cariño, yo sé que a mí me han enseñado a comer de distinta forma que a ti, ¿pero te importa mucho que yo me prepare para mí las comidas que yo deseo, y haga otro tanto por ti?” El estuvo de acuerdo, y ella así lo hizo por varios meses. Pero un tiempo después, él adoptó los hábitos alimenticios de ella, y le predicaba a otros, el valor que tenían. Los hombres son sensatos por regla general; desean lo que es mejor para ellos, pero más que nada valorizan su preciada libertad. LA HISTORIA DE UN EXITO (LIBERTAD) Una dama estaba comprometida para casarse con un hombre de distinta religión que la suya. Puesto que su religión tenía mucha importancia para ella, tenía esperanzas de que una vez casados, eventualmente su esposo se uniera a su iglesia. Ella le pidió consejos sobre esto a un hombre muy sabio que le dijo: “Si te casas con ese hombre, no subrayes las diferencias religiosas entre ustedes. No trates de cambiarle sus ideas; si quiere asistir a su iglesia, ve con él. Dale completa libertad, pero aférrate a tus ideales, y sé el vivo ejemplo de lo que tu religión enseña.” Ella se casó, y siguió los consejos del sabio. Su esposo le pidió que fuera a la iglesia suya, lo cual ella hizo gustosamente. El a su vez asistió a la de ella. Comparando las dos, pronto se convenció de que la iglesia de su esposa era superior a la de él, y se hizo miembro de ella.
  • 35. En sus intentos de aceptar a un hombre por su valor nominal, muchos problemas se le pueden presentar. ¿Qué hacer cuando él hace algo indigno, muy por debajo de las normas de comportamiento suyo? Por aceptarlo, ¿deberá usted renunciar a sus propios ideales y virtudes? ¿Qué haría usted si la maltratara— aceptarlo también? Todas estas preguntas las contestaré una por una. MIRE HACIA EL LADO MEJOR A la vez que usted acepta a un hombre por su valor nominal, puede dejar de preocuparse por sus faltas. Esto se facilita si usted mira hacia el lado mejor de él, y se concentra en éste. Por años estuvo tan ocupada en enmendarlo, que se ha olvidado de sus virtudes. Muchos hombres son como el Dr. Jeckyl y el señor Hyde, y sólo reconociendo su lado mejor, y creyendo en él, podrá usted ayudar a madurar a un hombre, niño, o individuo cualquiera. Trate de imaginarse que el hombre está pintado de dos colores: un lado es brillante, y el otro insípido. Entonces déle vuelta, de modo que el lado brillante y no el insípido se vea. Usted sabe que éste se encuentra presente, pero no lo mira. Sólo ve el lado brillante. Entonces dígale que aprecia su lado mejor (o brillante). ¡Sea específica! Podrá descubrir más fácilmente el lado bueno de su esposo, si comprende que hay muchas virtudes tras algunas de las faltas masculinas. Por ejemplo, un hombre es ofensivo muchas veces por no habérsele reconocido o aceptado el alto nivel de personalidad que posee, por habérsele negado su libertad, o al sufrir maltratos a manos de su esposa. Un hombre taciturno y desanimado es a menudo uno que posee grandes aspiraciones que no han sido logradas. El que es olvidadizo, negligente o inconsciente, es muchas veces poseedor de una gran capacidad mental, y está utilizando su mente para cosas más vitales que los detalles que para usted parecen ser tan importantes. El que aparece como un holgazán negligente en el hogar, bien puede ser el que está dedicando todas sus energías a tener éxito en su trabajo, y ser un buen proveedor. QUE HACER CUANDO EL HACE ALGO QUE NO DEBE Si su esposo es a veces deshonesto, áspero, débil, o falto de carácter, esto la hará preguntarse cómo reaccionar. Usted lo acepta como es, pero si ignora un mal hecho demuestra una falta en su propio carácter. La acción a tomar es ser reacia a creerlo. Dígale que usted no cree posible que un hombre como él haga semejante cosa. Si se ve obligada a creerlo, indíquele que usted sabe que este hecho es contrario a su naturaleza, y ha sido sólo el resultado de un descuido o
  • 36. atolondramiento por su parte. Usted deberá mostrarse inmensamente desilusionada por este lapso temporal, pero su fe en el lado mejor de él, deberá prevalecer. CUANDO LA MALTRATA ¿Deberá usted aceptar a un hombre por su valor nominal cuando la maltrata, y pasar por alto el hecho? Me refiero a las veces en que él es desconsiderado, injusto, extremadamente duro, crítico, abusa de usted o la ignora. El hombre tiene derecho a muchas libertades, pero éstas no incluyen la de maltratar a su esposa. Usted es un ser humano, digno de respeto y consideración, y es importante para ambos que mantenga su dignidad y amor propio intactos. De hecho, es difícil que un hombre se muestre bondadoso o condescendiente con una mujer a la cual puede maltratar. Una de las mayores recompensas que deriva la mujer al poner en práctica los principios de este libro, es recibir la consideración y el respeto de su esposo. Sin embargo, no hay porqué esperar llegar a esta meta para exigir respeto y buen trato. Una de las más fascinantes artes que deberá aprender usted para ser “La Mujer Encantadora” es cómo manejar estas situaciones difíciles, y le será enseñada en el capítulo 18. MANTENGA INTACTOS SU S PROPIOS IDEALES Puede llegar la ocasión en que usted se preguntará si debe aceptar al hombre como es, y rebajar sus propias normas de conducta para ponerlas al nivel de él, y de esta manera mostrarle aceptación. La respuesta es no. El no la respetará por ello. Al hombre le gusta pensar que la mujer es mejor, más noble y santa que él, por lo tanto se desencantará al verla caer de su pedestal y rebajarse a su propio nivel. Usted se lo debe a sí misma para el buen desarrollo de su lado Angelical, el mantener una pauta o norma de conducta tan buena como le sea posible. También podrá llegar el momento en que usted se preguntará: “¿Habrá algún momento en la vida en que uno deberá tratar de cambiar a su esposo?” ¡No! El debe ser aceptado siempre por su valor nominal. Sin embargo, hay una oportunidad (la cual mencioné antes brevemente), en que usted debe tratar de abrirle los ojos a sus propias faltas, pero sólo en ciertas situaciones. CUANDO UN HOMBRE ESTA CIEGO A SUS PROPIOS ERRORES A menudo un hombre está ciego a sus propios errores, y dicha ceguera le causa dificultades con sus asociados o pérdida de éxito en su trabajo. En estas ocasiones la esposa debe abrirle los ojos.
  • 37. Tomemos corno ejemplo el caso del vendedor que utiliza un enfoque equivocado, el supervisor de un departamento que actúa como un dictador hacia sus empleados, el doctor que está perdiendo pacientes porque aparenta ser poco amistoso, o aun el hombre que le rehuyen los demás por ser poco aseado. En estas ocasiones la esposa debe alertarlo. El no se resentirá si ella lo hace en la debida forma. Muchas veces otras personas que observan los errores de él, no les interesa lo suficiente como para indicárselos, o creen que no deben inmiscuirse. La esposa posiblemente sea la única que lo quiere lo suficiente como para ayudarlo. El Enfoque Adecuado: Recuerde que usted lo acepta. ¡Son los demás quienes no lo hacen! Otros se ofenden, no usted. Dígale que tiene unas cuantas ideas que pueden serle útiles. Déjele saber que usted no está tan empapada en la situación como él, por lo tanto podría estar equivocada, pero “ ¿pudiera ser ésta la causa de su problema?” Asegúrele que usted lo admira, y que es una lástima que otros no lo aprecien en todo su valor. Una vez que le haya abierto los ojos, no insista en el asunto. Déjelo por completo. Si él continúa actuando erróneamente a sabiendas, permítale esta libertad. Antes de hablar, asegúrese que él desconoce por completo sus errores y además de que éstos le están causando dificultades. Una mujer me preguntó una vez si ella debía corregir las faltas gramaticales de su esposo, las cuales eran numerosas. A través de mis averiguaciones sobre él pude conocer que era un hombre triunfador y tenía el apoyo de muchos amigos. Yo le dije a ella que no creía necesario decirle nada a su esposo sobre las faltas gramaticales. Cuando usted vaya a exponer sus opiniones a su esposo o a proponerle enmiendas, sea femenina. No aparente saber más sobre los asuntos de él que él mismo; no sea maternal, y no hable como si fuera de hombre a hombre. (Mencionado en el capítulo 7— Como Dar Consejos Femeninos.) SUMARIO Hemos aprendido la importancia que tiene la aceptación, y que si tratamos de cambiar a nuestros esposos estaremos destinadas al fracaso; que traerá problemas matrimoniales, y que hasta podrá causar rebelión. También hemos aprendido que es difícil, si no imposible, que un hombre ame a la mujer que lo empuje, lo corrija, o trate de cambiarlo. Sabemos que no estamos en posición de juzgar el valor de un hombre, pero tenemos la tendencia a hacerlo debido a nuestras actitudes farisaicas. Somos nosotras las que debemos cambiar, no nuestros maridos. Debemos mirar hacia el lado mejor de él siempre. Y
  • 38. si queremos ser como Ángela Humana y ganar su Amor Celestial, debemos aceptarlo por su valor nominal. Algunas mujeres a quienes he enseñado esta filosofía dicen que es difícil aceptar a un hombre por su valor nominal, por lo tanto han dejado de probar. Está concedido que la aceptación no es fácil de dar pero es uno de los principios sobre los cuales se basa la Cristiandad, y sería lo mismo dejar de cumplir con dichos principios por difíciles que no aceptar al hombre por su valor nominal. Hay ciertos pasos a seguir y reglas que cumplir para saber dar aceptación, y son las siguientes: COMO APRENDER A DAR ACEPTACION 1.-Desprovéase de su Actitud Farisaica: Mire el asunto desde el punto de vista religioso y se dará cuenta de que esa actitud farisaica suya es un serio pecado; demuestra falta de humildad por su parte, por lo tanto indica un defecto de carácter. Recuerde la historia bíblica del hombre que alzaba la cabeza orgullosa, diciendo que se alegraba de no ser tan pecador como otros; pero Jesús apreció más al humilde que golpeándose el pecho decía: “Ay Señor, sé misericordioso conmigo, un pobre pecador.” 2. Mire Hacia el Lado Mejor de El: Le será más fácil darle aceptación si se concentra en sus virtudes, desarrolla más apreciación por su lado mejor, y se lo deja saber a él. De esta forma madurará, y sus faltas pronto dejarán de mortificarla. 3. No Ponga a Otros Hombres Como Ejemplos: Las mujeres a menudo utilizan a un hermano, padre, algún hombre famoso de la comunidad, o hasta inclusive a un hijo, como ejemplo de masculinidad, creyendo que al hacerlo sus esposos tratarán de copiar las virtudes de ellos. Esto demuestra los esfuerzos de la mujer por cambiar a su marido, y deberá ser evitado por completo, si el hombre ha de llegar a sentirse aceptado. Dicho comportamiento inclusive ofende al hombre y lo hiere en su amor propio. Como ve es un serio error. 4. Dígale Que lo Acepta, Tal Como Es: Es difícil para algunas mujeres “romper el hielo”, pero al final de este capítulo le doy algunas sugerencias, las cuales podrá utilizar si está en duda sobre las cosas que deberá decirle a su esposo para hacerlo sentirse aceptado. No es suficiente pensar en ellas; usted tiene que decírselas personalmente. NUESTRA RECOMPENSA ¿Qué recompensa podremos esperar a cambio de todos nuestros esfuerzos? Yo le puedo prometer que será amor lo que usted recibirá. Recuerde, “lo que usted dé le será devuelto con creces.” El
  • 39. mensaje central de este libro es el amor, y desde el principio he manifestado que la mujer tiene el poder de despertar los sentimientos del hombre en su favor. La aceptación es el primer paso hacia esta meta, y también el más primordial. Cuando usted de veras acepta a un hombre tal y como es, despierta sus más profundos sentimientos. Y cuando le deja su libertad, permitiéndole ser la clase de hombre que desea ser, usted gana un extraño poder o potestad sobre él. Este es parte del poder que posee La Mujer Encantadora. De la misma manera, cuando usted lo acepta, deja de preocuparse por sus faltas, por lo tanto está en mejor posición de ver sus virtudes. De este modo, podrá apreciarlo y amarlo mucho más; y él a su vez le ofrecerá amor, ternura, y otras muchas bondades que usted no creyó posibles, como sucedió en las siguientes experiencias de la vida real: HISTORIA DE UN ÉXITO Una joven tenía un esposo encantador, pero a la misma vez, él mostraba algunos hábitos, los cuales ella no aprobaba, en especial el del cigarro. Ella insistía en que él sólo fumara en el sótano, aunque había aceptado a su esposo como fumador desde que se casaron. Después de aprender la filosofía de la Mujer Encantadora, se dio cuenta de lo horriblemente mal que se había portado. Cuando él llegó a la casa una noche, le confesó sus sentimientos, pidiéndole perdón por la forma en que lo había tratado y diciéndole que lo aceptaba tal como era. El se sintió tan enternecido que lloró. Más tarde esa misma noche, le dijo que la amaba (por primera vez en dos años) y durmió con su brazo alrededor de ella toda la noche. HISTORIA DE UN ÉXITO “Mi esposo ha sido siempre de los que le gusta salir con los amigos casi todas las noches hasta muy tarde. Cada vez que lo ha hecho me he disgustado mucho. Sin embargo, después de comprender el principio llamado aceptación, he probado un enfoque distinto. Una noche tenía lista la cena y lo llamaba a comer cuando llegó uno de sus amigos a la puerta, invitándolo a salir un rato. El se puso su abrigo, me dijo donde iba, y me advirtió que me acostara y no lo esperara. Aunque mi primer impulso fue explotar, me controlé y le dije: ‘Creo que es una buena idea. Tú realmente necesitas estar fuera de la casa por un rato. Diviértete, que yo tendré algo de comer preparado para ti cuando regreses.’ Tanto él como su amigo se quedaron sorprendidos. Se fueron al fin, pero en cuarenta y cinco minutos, mi esposo estaba de vuelta en casa, muy alegre, llevando en la mano una caja de
  • 40. chocolates para mí. Se pasó el resto de la noche hablando conmigo y ayudándome.” HISTORIA DE UN ÉXITO Una joven que había estado pisoteando la libertad religiosa de su esposo me contó lo siguiente: Al darse cuenta de sus errores le dijo a él, “Tú eres la persona más importante en mi vida y quiero que seas feliz. Me he dado cuenta dé lo equivocada que estaba al tratar de empujarte y apremiarte para que tomaras parte en las actividades de la iglesia.” El tuvo una mirada peculiar en los ojos—algo sucedió en su corazón, y dijo: “Puesto que eres tan justa conmigo, yo seré igual contigo. Antes pensaba pedirte que te retiraras de todas las actividades de la iglesia, pero ahora deseo darte la libertad para continuarlas.” HISTORIA DE UN ÉXITO Otro caso parecido fue el de una mujer que había consultado con su abogado para divorciarse; pero cuando aprendió la filosofía de La Mujer Encantadora, decidió tratar de mejorar su matrimonio. Las primeras palabras que le dijo a su esposo fueron: “Puedo pedirte que me des un poco de tu preciado tiempo? Me gustaría también pedirte perdón por no haberte comprendido en el pasado. ¿Me permitirías el privilegio de mostrarte que he aprendido la importancia que tiene comprenderte mejor? Quiero que sepas que reconozco lo equivocada que he estado todos estos años. “Me alegro de que seas el tipo de hombre que en vez de convertirse en cera moldeable en mis manos, ha tenido la valentía de mantener sus convicciones todos estos años.” Una extraña mirada se reflejó en sus ojos demostrando que algo estaba sucediendo en su interior. Ella se marchó para el trabajo— un salón de belleza de su propiedad—pero al mediodía su esposo, que anteriormente había sido indiferente, rencoroso y negligente, la llamó por teléfono y le dijo: “Me disgusta pensar que en este odioso día de lluvia estás trabajando tan duro. ¿Por qué no cierras la peluquería y vienes para la casa?” Así lo hizo ella, y cuando llegó a ésta, él le tenía hecha una reservación para cenar ambos en un restaurante. Al otro día cuando se iba, ella notó que tenía una de las medias rota. Cuando él se enteró que era el último par que le quedaba a su esposa, le dijo: “Yo me ocuparé de que tengas más que suficiente.” Un día después se apareció con seis pares de medias de regalo. También le compró una cama nueva, pese a que no habían estado durmiendo juntos. Sin embargo, según me han dicho, la situación ahora ha cambiado.
  • 41. Algunos días después de este incidente, este hombre que nunca había sido servicial ni complaciente, estaba en el salón de belleza de su esposa, arreglándole una de las secadoras. Este éxito es como el que usted experimentará al aceptar al hombre por su valor nominal. Los hombres envueltos en estas historias, no leyeron ningún libro ni tomaron clase alguna sobre cómo tratar a una mujer. Fue ésta quien despertó sus sentimientos y motivó sus acciones, por sí sola. No es necesario que el hombre siquiera sepa algo; usted puede ganarse el amor y la devoción de él, de acuerdo con la forma en que lo trate. SU TAREA (UN ROMPE-HIELOS) La siguiente es una 1insinuacion de lo que usted podría decirle a su esposo para dejarle saber que lo acepta tal y como es: “Me alegra saber que eres así. Veo que no te he comprendido en el pasado y por lo tanto he cometido muchos errores.” “Estoy contenta de que no me hayas permitido gobernarte ni hayas sido cera moldeable en mis manos, sino que mantuviste tus convicciones con valentía.” “ perdonas y me dejas probarte lo feliz que me siento de que seas como eres?” Al principio usted se sentirá como una hipócrita al decirle a su esposo estas frases, pues tal vez la actitud crítica suya no ha desaparecido por completo. Sin embargo, dígaselas, y mire sólo hacia el lado mejor de él. Si continúa expresándose de esta forma, esto la ayudará a sentir aceptación total por él. Recuerde Observar las Cuatro Reglas de la Aceptación: 1. Desprovéase de su actitud farisaica. 2. Mire hacia el lado mejor de él. 3. No ponga a otros hombres como ejemplos. 4. Dígale que lo acepta tal como es.
  • 42. CAPITULO IV ADMIRACION Lo primordial para la felicidad de la mujer en el matrimonio es ser amada por su esposo — para el hombre es ser admirado. Todo hombre tiene dentro de sí el deseo de recibir admiración por sus habilidades, sus ideas y sus sueños. Esta admiración le proporciona la mayor felicidad, y la falta de ella causa sus mayores aflicciones. Aunque la admiración es primordial para el hombre no está a su propio alcance. Sólo las personas que lo respetan y lo aman se la pueden otorgar. A él le gusta recibirla de muchas fuentes, pero la más esencial e imprescindible es de la mujer que ama. Un hombre a menudo hará y dirá cosas deliberadamente en presencia de una mujer, con el propósito de recibir su admiración, pero éstas a menudo pasan inadvertidas Usualmente ella se encuentra muy ocupada física o mentalmente, envuelta en su pequeño mundo de problemas, y no se da cuenta cuando presencia un acto digno de admiración. Las mujeres raras veces se preocupan por averiguar lo que encierra el corazón de un hombre, lo que él piensa o sueña, sin embargo la que le ofrece admiración es la que gana su alma y su corazón. EL NIÑO PEQUEÑO Esta necesidad se manifiesta también en el niño pequeño, y es esencial para poder poseer confianza en sí mismo y llegar a la madurez. Recibir la admiración de sus padres le hace sentir amor por ellos. Desafortunadamente, hay muchos niños cuyos padres no les otorgan suficiente admiración. Una vida llena de disciplina, sin alabo alguno; quizás muchos jóvenes la soporten, pero siempre anhelarán recibir la admiración que les faltó. Cuando los niños llegan a adultos y maduran, necesitan admiración más que nunca, pues la carencia de ella en su juventud ha causado una pérdida de auto-estimación. Si la mujer con quien se casan les ofrece la admiración necesaria, su problema está resuelto; si no lo hace, a menudo se convierten ellos en seres solitarios. EL JOVEN CASADO
  • 43. Es particularmente aparente lo mucho que necesita recibir admiración el joven esposo que comienza su carrera. El espera lograr un éxito avasallador, ningún proyecto es demasiado descabellado o sueño excesivamente alocado. Se encuentra él lleno de planes y propuestas, certeza y entusiasmo. Lo que no puede lograr después de algunas preparaciones preliminares, simple mente no merece la pena. Encuentra cien errores en la forma como las personas de más edad que él hacen las cosas—y piensa que cuando tenga la oportunidad, hará cambios revolucionarios. Mientras tanto, no vale la pena vivir, si no puede encontrar alguien a quien contar todos sus pensamientos de cómo serán las cosas cuando su oportunidad llegue. La mayor parte de sus jóvenes asociados están demasiado ocupados con sus propias aspiraciones para escuchar las de él. Las personas de mayor edad sólo se burlan. ¿Dónde podrá hallar un oyente y confidente que no lo critique? Su alma reclama admiración, y la mujer que se la brinde será para él un ángel. EL HOMBRE MAYOR Al madurar, si el hombre no ha recibido admiración, a menudo aprende a pasar sin ella. Aparentemente se endurece, se hace incrédulo y menos sensible a la falta de ésta. Sin embargo, mientras más madura, más amargamente resiente esta aparente indiferencia de la mujer hacia los más nobles elementos de su carácter. Reprime su vehemente deseo de ser admirado porque piensa que no lo podrá lograr; pero este anhelo es en él tan fuerte y persistente como en el hombre más joven. LO QUE EL DESEA QUE USTED ADMIRE Lo que el desea que usted admire más que nada en el mundo, son sus cualidades masculinas. Si admira cualidades que sean comunes en ambos sexos, él se desilusionará. Por ejemplo, si la ayuda a lavar los platos, es amable, bondadoso, ordenado, y posee buen gusto; estas virtudes son dignas de alguna admiración, pero no es ésta la clase de admiración que lo con mueve. Es su masculinidad lo que él desea que usted note y admire.
  • 44. Admire: 1. Su fuerza superior. 2. Su valor hombruno. 3. Su sentido del honor y el deber en asuntos masculinos. 4. Sus cualidades de líder. 5. Su capacidad sexual. 6. Su determinación y su poderío. 7. Su lealtad a una causa. 8. Su capacidad mental o inteligencia. 9. Su constancia y su firmeza. 10. Sus inteligentes tácticas en el mundo masculino. 11. Sus hazañas, sus éxitos y sus logros. 12. Lo decisivo de sus juicios y decisiones. 13. La nobleza de sus ideales, normas y aspiraciones masculinas. Estas son las virtudes que él anhela poseer, (la meta de su masculinidad) cuya posesión lo conmueve; y la mujer que lo ayude a alcanzarlas despertará sus más profundos sentimientos. Puede ser que a usted le sea difícil hallar día tras día, tan sobresalientes características en la personalidad de su esposo; pero hay muchas, otras evidencias de masculinidad en él que podrá observar con frecuencia. MÁS COMUNES CARACTERISTICAS MASCULINAS 1. Las horas que pasa trabajando para proveerla de todo lo necesario. 2. Su fortaleza y habilidad para mover objetos pesados, pintar, apretar tornillos o utilizar el martillo. 3. La forma en que la guía a usted y a los niños. 4. Su barba o su bigote. (Las mujeres no los tienen; son estricta mente masculina.) 5. Su destreza para reparar un motor. 6. La estructura o forma de su cuerpo. 7. Su vitalidad sexual. 8. Su terquedad (término comúnmente utilizado para indicar firmeza de carácter. 9. Su porte hombruno. 10. Las ropas masculinas que luce (dígale que usted admira las ropas varoniles.) 60 LA MUJER ENCANTADORA
  • 45. 11. Su voz viril. 12. Su fuerte quijada o sus anchos hombros. 1 Sus manos varoniles (su tamaño y su fuerza.) 14. Su confiabilidad en el trabajo y otras responsabilidades masculinas. COMO DESARROLLAR ADMIRACION POR UN HOMBRE Si usted no ha desarrollado y demostrado suficiente admiración por su esposo, le interesará conocer las siguientes sugerencias: 1. Dispóngase a descubrirlo. Hay muchas cosas relacionadas con él, que por años usted ha pasado por alto. Indudablemente que él posee algunas cualidades masculinas dignas de admiración; puede que éstas sean dotes intelectuales, fuerza física, o destreza masculina. 2. Interésese en él. Si usted empleara menos tiempo pensando en sus propios asuntos o problemas, y más tiempo pensando en su esposo, vería muchas cualidades en él que anteriormente le pasaron inadvertidas para usted. Las mujeres tenemos la tendencia de ser egoístas pues nuestras vidas están centradas más que nada en los niños y las faenas domésticas. Es este egoísmo y falta de interés lo que lleva al hombre a buscar en otra mujer la atención que su esposa no le da. 3. Ponga atención cuando él hable. Esta es una maravillosa forma de conocerlo. Pocas mujeres conocen las actividades exteriores de sus esposos; por lo tanto, no están conscientes de sus logros y habilidades especiales. Por regla general la única oportunidad que tienen de conocerlos mejor es escucharlos cuando hablan. Cuando tiene un buen oyente, el hombre obtiene placer al hablar sobre su vida fuera del hogar; aproveche todas las oportunidades que se le presenten para escucharlo. A menudo él habla sólo con el propósito de ganar su admiración; imagínese cuán decepcionante sería para él no recibirla debido a su falta de interés. Es por eso que es tan importante que usted sepa cómo escucharlo. COMO ESCUCHAR UN HOMBRE Siga la siguiente regla y podrá aprender a ser una buena oyente: No ponga atención a las palabras solamente, sino también al hombre que las dice. Note lo que está en la materia, cómo conoce a fondo todos los complicados detalles, cuánto se vanagloria de su destreza y su conocimiento; la forma en que labra y desarrolla sus propias ideas, así como lo leal y lo devoto que es a ellas, y finalmente los poderes mentales y morales que esgrime. ¡Qué hombre tan auténtico puede ser él cuando usted le da el valor y la apreciación que necesita! Si no puede comprender todo lo que él dice, busque los rasgos de su carácter que sean dignos de admiración; él se los revelará a través de
  • 46. sus palabras. En realidad, si usted sólo presta atención a lo que dice y no a él, lo desencantará. Puede estar segura de que no está hablándole sólo por informarle la materia, sino con el propósito de ser admirado como hombre. No es necesario que la mujer esté bien educada o posea una gran inteligencia para que pueda seguir la conversación de un hombre listo. El placer que siente él sabiéndose admirado, rara vez lo deja darse cuenta si sus palabras están siendo comprendidas o no. Aun cuando sabe que la mujer no comprende por completo lo que él está diciendo, no le importa, como lo prueban estas líneas de Maeterlinck: ¿ Qué me importa que ella parezca no comprenderme? ¿ Crees que es una sublime palabra lo que yo anhelo Cuando siento la presencia de un alma cerca de la mía? Si usted aprende a ser una buena oyente, el que la materia sea aburrida o interesante no hace diferencia alguna. El podrá hablar sobre la situación mundial, la bomba atómica, o los intrínsicos detalles de sus negocios, y a usted le será posible mantener su interés. En realidad puede estar segura de que si él deliberadamente le habla de cosas que usted no puede comprender, lo hace sólo con el propósito de ganar su admiración. La siguiente historia le mostrará la forma adecuada de escuchar: Jaime es un hombre que anhela recibir admiración, pues el mundo le da muy poca. El ha ganado gran éxito en los círculos de negocio, es un intelectual, y posee habilidosas ideas políticas; pero nadie muestra interés en ellas o trata de conocerlas. De hecho muchos han insinuado que es la suerte quien lo ha llevado al triunfo. Pero en su hogar la historia es distinta. Su esposa no sabe mucho sobre política, pero lo admira. En cuanto tienen unos minutos a solas, ella lleva la conversación al tema de la política. Lo incita a hablar y después escucha. Si usted la observa cuidadosamente, ve que no está prestando gran atención a lo que él está diciendo, pero encuentra mucho que admirar. ¿Qué admira ella? No la apariencia de él, pues ciertamente es un hombre común y corriente; ni su vocabulario, pues el suyo es igualmente extenso; tampoco sus ideas, pues le interesan poco. Ella ve en él lealtad, coraje e idealismo. He aquí un hombre cuyo corazón es fiel a sus ideales, los cuales considera justos. Que ella esté o no de acuerdo, poco importa, siempre que admire no sólo sus palabras e ideas, sino su masculinidad. El ferviente entusiasmo que irritaría a otros que no están de acuerdo con su criterio, lo ve ella como una expresión de su determinación e idealismo.
  • 47. Mientras pueda observar el extasiado aspecto de su semblante, y el despliegue de su admirable personalidad, ella no necesita más. Aun viéndole a veces deprimido siente admiración por él. ¿No se debe dicha depresión a que considera fútiles muchas de sus propias ideas? ¿QUE HACER SI USTED NO ENCUENTRA EN EL NINGUNA CUALIDAD MASCULINA? En casos extremos, la personalidad o el carácter de un hombre se deteriora hasta el punto de que parece que ya no es bueno. ¿Qué puede hacer usted si no encuentra nada que admirar? 1. Tenga fe, hay buenas cualidades presentes en él, aunque en este momento no sean visibles. Existen dentro de su alma, al igual que en la de todos los hombres, aunque en su caso se encuentran dormidas. La fe suya de que existen, y la creencia en la posibilidad de que él se con vierta en un hombre completo, es otra manera de darle un ideal a su esposo por el cual vivir, utilizando el poder del pensamiento positivo. Goethe, el escritor alemán, dijo: “Si usted trata a un hombre como es él, permanecerá de esa manera, pero si lo trata como si fuera el hombre que pudiera y debiera ser, llegará a convertirse en ese hombre superior.” La mujer que tiene una fe inquebrantable en el lado mejor del hombre, aunque dicho lado no le sea visible, lo inspira a tratar de superarse. Ella le ofrece de esta forma la esperanza de que quizás él no se ha dado a sí mismo todo el valor que merece, y que el coraje, la constancia y la nobleza son rasgos fundamentales de su personalidad. Muchas mujeres han transformado hombres aparentemente estúpidos, débiles, vagos, cobardes e injustos, en hombres decididos, enérgicos, justos y nobles. A menudo él es valiente de corazón, y sólo necesita que alguien le diga que sus acciones no hacen justicia a su verdadero carácter. Una vez que esté convencido de que es noble de corazón, y que usted lo reconoce, él se vuelve ansioso de mostrarle a usted y a sí mismo que no está equivocada en su juicio. El conocimiento de que posee estas capacidades superiores provee el impulso que necesita el hombre para mejorar. De esta forma, y solamente así, la mujer trae a la superficie lo mejor de su esposo: poniendo su fe inquebrantable en el lado mejor. Este es el único estímulo que él necesita. La mujer no debe alentar al hombre empujándolo, sino teniendo fe en su lado mejor.
  • 48. 2. Retorne al pasado. Si usted no puede hallar ninguna cualidad masculina que apreciar en este momento, reafirme sus observaciones pasadas. Sea específica, mencione las ocasiones que despertaron su admiración, aunque éstas pertenezcan al pasado. Aun así conmoverán el corazón de él. Una de mis alumnas dijo que había encontrado necesario evocar la época de la depresión económica. Recordó aquellos años difíciles cuando era prácticamente imposible encontrar un empleo estable, y la forma en que su esposo gastó la suela de sus zapatos en su empeño por encontrar trabajo y mantener a su familia. Fue sólo debido a la diligencia y la determinación de él, que su familia continuó disfrutando de las comodidades de la vida. Después de aquella época, el matrimonio se había ido deteriorando, y él se había convertido en un hombre, con el cual era muy difícil convivir. Cuando ella le expresó su admiración, aunque fue por el pasado distante, él se conmovió, y ella se pudo dar cuenta de que un cambio estaba teniendo lugar en su alma. Su actitud hacia ella mejoró, y a partir de aquel momento el amor ha florecido nuevamente en este matrimonio. COMO EXPRESAR ADMIRACION Una de mis alumnas después de oír mis instrucciones sobre cómo dar admiración a su esposo le dijo a éste: “ qué hombre tan viril eres !“ El le preguntó, “ qué?” “ te hace pensar así?” Ella no pudo citar ningún ejemplo, y se sintió apenada. 1. Sea específica. Es mejor que no hable en generalidades. Recuerde circunstancias o hechos específicos a través de los cuales él desplegó su masculinidad. Si no puede recordar ninguno, admírelo de forma que no se vea obligada a citar un hecho en concreto. Por ejemplo, dígale: “Estoy muy contenta de haberme casado con un hombre fuerte y dominador.” O, “Me siento tan protegida a tu lado”; o, “ tan buen proveedor !“ 2. La manera de decirlo: Hable con ternura y admiración. Debo advertirle que el paso más importante a dar para poder comprender a un hombre y ganar su corazón es aceptarlo por su valor nominal. La admiración que usted le otorgue no será efectiva si todavía mantiene dentro de sí una actitud crítica, le priva de su libertad, o trata de cambiarlo. Si usted lo admira en algunas cosas pero lo critica en otras, si no lo acepta por su valor nominal, será lo mismo que si le sirviera un pedazo de pastel viejo, disfrazándolo con crema batida arriba. Su admiración será catalogada como hipocresía, por lo tanto no será efectiva.
  • 49. SUMARIO Le he dicho que lo que más anhela un hombre es recibir admiración por sus habilidades y logros masculinos; que usted puede desarrollar admiración por él disponiéndose a conocerlo mejor, interesándose en todo lo que él hace, y oyéndolo hablar. También le he pedido que sea específica, y se exprese lo más a menudo posible, haciéndolo con ternura. Finalmente he establecido que usted deberá tener una actitud hacia él de aceptación.
  • 50. RECOMPEN SAS Le parecerá que está dando demasiado, ¿y qué recibirá a cambio? Las recompensas por sus esfuerzos serán formidables; le puedo prometer que ganará un extraño pero justo poder sobre su esposo. Aunque el amor de su esposo haya estado durmiente largo tiempo, despertará; y usted se verá colmada de amorosas caricias. Si antes él la quería, ahora la querrá mucho más, con infinita sinceridad y adoración. Una mujer me contó que su esposo le besó los pies cuando ella lo empezó a tratar como a un hombre. Además de eso muchas mujeres y también los hombres, comienzan a disfrutar en pocas semanas, de una vida sexual más gratificante y completa. Otro beneficio que usted obtendrá es que le será más fácil aceptar a su esposo. A la vez que comience a buscar las buenas cualidades y se concentre en su lado mejor, las faltas que anteriormente usted recalcaba se volverán insignificantes. Comenzará a apreciarlo y amarlo cada día más. Pero quizás el resultado más notable es la forma en que se define la diferencia entre hombre y mujer. Cuando usted está consciente de la masculinidad de su esposo, se da cuenta de las muchas diferencias que existen entre los sexos. Usted percibe su propia feminidad, lo cual le produce una sensación conmovedora, que a la misma vez que la hace sentirse más mujer, inspira en su esposo el respeto debido al sexo femenino. Si usted lo trata corno a un hombre, él la tratará a usted como a una mujer. Estas son sólo las recompensas básicas que usted recibirá. Otras más vendrán como sorpresas, como en las siguientes historias de éxitos: HISTORIA DE UN EXIT0 Uno de los más dramáticos casos que he visto es el de una pareja que estaba al borde del divorcio debido a la conducta del hombre. Tenían graves problemas, y él tenía algunos serios defectos. Nunca le había hecho un regalo a su esposa (aunque tenía dinero acumulado en su cuenta de ahorros con el propósito de hacer solo un viaje al Japón); sentía celos de su pequeña hijita y decía, “Ella me impide triunfar.” Rehusaba amor a su familia, y permitía que su esposa trabajara aunque ella no lo deseaba, mientras él planeaba su costoso viaje al Japón. También había perdido su fe en Dios, y se oponía a que su esposa lo diera otro hijo. Sin embargo, ella no quería divorciarse, por lo tanto, acudió a mis clases. Después de escuchar la lección sobre la masculinidad, decidió probar a darle admiración a su esposo. El es un hombre bien parecido, de dos metros de altura, cuerpo robusto y bien formado. Ella
  • 51. le dijo, “Siempre he sentido gran admiración por tu fortaleza viril y tus formidables músculos.” Al parecer, algo sucedió en el corazón de él, juzgando por la expresión en su rostro; y aunque no contestó nada, al poco rato comenzó a cantar bajito. Pasaron unos cuantos días, y él sacó el dinero que tenía ahorrado en el banco, y le compró a su esposa muebles para la casa. En cuestión de semanas comenzó a darle el amor que hasta ahora había reprimido. Ha vuelto a practicar su religión, y está gozosamente anticipando el nacimiento de su próximo hijo. Yo sé que esta historia suena demasiado dramática para ser real; pero lo es, y sucedió tal y como se la he contado. Desde luego que la joven esposa siguió buscando cualidades que ad mirar, pero ella opina que lo que provocó el cambio en él fue ese primer comentario sobre su fuerza viril. HISTORIA DE UN EXITO He aquí un ejemplo de la importancia que tiene la admiración femenina: Un joven que conozco parece no poder encontrar su lugar en la vida. En realidad desea ser policía, pero no puede serlo porque siempre lo suspenden en la prueba de la visión. Nadie ha podido disuadirlo de este ardiente empeño. Hablando con su esposa, la verdad salió a luz. Cuando ambos eran solteros, ella expresaba una vehemente admiración por los policías, que ocasión era demasiado extremada. Le decía a él: “Mira, verdad que lucen muy fornidos y buenos mozos con sus uniformes”, y, “Parecen tan valientes y fuertes” o, “Apuesto que no le tienen miedo a nada.” ¿Es de extrañarse que él quiera imitarlos, para poder recibir admiración como ésta? Una señora cuyo esposo la había estado tratando con indiferencia, admiró la honestidad de él con estas palabras: “Eres tan honesto como Abraham Lincoln.” Un previo antagonismo desapareció y unos días después él no recordaba haber sentido más que amor por ella. Le dijo tiernamente: “La ventaja de todo esto es que mejora según transcurre el tiempo.” Otra señora me contó que en todos sus años de matrimonio su esposo nunca la había tratado bien, hasta que ella comenzó a admirar su masculinidad. Aún otra me dijo que ella únicamente admiró la forma en que su esposo construía un pequeño auto para su hijo y él se ofreció para ayudarla a fregar los platos, por primera vez en 25 años.
  • 52. Puede ser que sea difícil para algunas de ustedes “romper el hielo,” pero de todos modos tome la iniciativa y diga algo. Las siguientes sugerencias puede ayudarla: SU TAREA Dígale: 1. “Te agradezco mucho que trabajes tan duro para proveemos de todo lo necesario e inclusive lujos.” 2. Si él está arreglando el automóvil: “Debe de ser horrible mente difícil y complicado reparar algo tan intrincado como el motor de un automóvil.” 3. Si está pintando la cerca: “ pintas con tanta facilidad! Me temo que a mí me costaría mucho más trabajo.” 4. Me alegro de que seas un hombre de convicciones.” (Cual quieras que éstas sean) 5. “Admiro el valor y la entereza que demuestras al resolver hasta los problemas más difíciles.” 6. Cuando él fantasea: “Estoy contenta de haberme casado con un hombre soñador y lleno de aspiraciones tan viriles.” 7. “Tener un hombre que sea mi rey me hace sentir como una reina.” Además, usted debe escucharlo bien cuando habla, y admirar la virilidad que demuestra a través de su conversación. Recuerde: Usted no puede ser Ángela Humana y despertar el Amor Celestial de su esposo, si no lo hace sentirse como un hombre. CAPITULO V EL ORGULLO DEL HOMBRE ¿Qué enorgullece a un hombre? Pues las cualidades masculinas de las que hablé en el capítulo anterior. A él le gusta sacarlas a relucir, atrayendo atención hacia ellas a través de su conversación y sus acciones. Como todo animal macho, desde el pavo real y el gallo, hasta el toro y el león, a él le gusta pavonearse frente a la hembra de su especie para mostrar los poderes viriles que posee. Disfruta recibiendo la admiración que dichos rasgos masculinos despiertan. Pero es en esta área donde el hombre es más vulnerable, pues su orgullo es extremadamente sensible. No puede tolerar que su masculinidad sea menospreciada, ridiculizada, o que pase inadvertida. Repasemos de nuevo las características masculinas: 1. Físicas: Su fuerza, la estructura de su cuerpo y su capacidad sexual.
  • 53. 2. Espirituales: Su valor, su honor, su determinación, sus aspiraciones y sus ideales. 3. Mentales: Su inteligencia, sus dotes intelectuales, sus logros y sus cualidades de líder. LO QUE EL SUFRE Cuando un hombre es menospreciado sufre una humillación. El experimenta ésta como si fuera una fuerte hincada o una sensación aplastante. Cualquiera que sea la forma que tome esta humillación, es siempre una dolorosa experiencia para él. GRAVES CONSECUENCIAS DEBIDAS A LA DIGNIDAD HERIDA Si fuera sólo una fuerte hincada o una sensación aplastante lo que el hombre siente cuando es humillado, probablemente lo podría soportar; pero hay otras consecuencias mucho más dañinas que debernos comprender. RESERVA 1. Reserva: Cuando un hombre es menospreciado frecuente mente, tiende a construir una muralla de reservas a su alrededor —una barrera impenetrable para aquellos que lo han ofendido. Cuando esto ocurre, él se muestra distante. Hablará, pero con cautela. Usted no conocerá sus más íntimos pensamientos, pues él no se los revelará. No confiará en usted, por mucho que anhele hacerlo. Será reservado en sus acciones y le contará muy poco de sus logros, sus problemas o sus sueños. A través de todas sus acciones usted puede detectar una sensación de infelicidad en él. Ocasionalmente un hombre se retrae y deja de hablar por completo. Es como si se encerrara en sí mismo, pusiera un can dado en la puerta y bajara las persianas. En estas circunstancias es difícil, casi imposible acercarse a él. Esta tendencia que tienen los hombres de construir una muralla de reservas en torno a sí mismos es común. Mientras más capacitado sean, más tendencia tienen a hacerlo cuando hieren su orgullo. ¿QUE LE SUCEDE A EL? Es sumamente importante que usted comprenda lo que él está sufriendo. Primeramente, es muy orgulloso. Le encanta pavonearse como el toro o el león, para que usted admire sus sueños, sus expectaciones, sus logros y sus habilidades; todas las cuales son cualidades que encierra dentro de sí. 1 él no puede mostrárselas! No se atreve a hacerlo. ¿Por qué? Porque tiene miedo de volver a recibir desprecio o indiferencia por su parte. No le expondrá sus muy preciadas ideas debido a este temor. Anhela confiarse a usted, abrirle su corazón, pero el temor le impide el paso, el miedo a recibir aún más
  • 54. humillaciones. Estos dos sentimientos contradictorios parecen estar en guerra dentro de él—el deseo de ser admirado, contra el temor de recibir otra humillación; y es este conflicto el que lo hace sentirse tan desgraciado. No debe haber murallas de reserva entre marido y mujer en el matrimonio ideal. Es éste el terna de esta filosofía. Un hombre siempre debería poder expresar sus sentimientos a través de pa labras o acciones, sin temor alguno. Cuando él siente el deseo de abrir su corazón, no debe haber barreras. Si usted presiente alguna reserva en su esposo, ton’ie medidas para eliminarla. Si no lo hace así, lo empujará hacia otra mujer en quien él busque confianza. COMO ROMPER LA MURALLA DE RESERVAS Usted no puede forzarlo a salir de su encerramiento. Deberá romper la muralla indirectamente, en secreto, a través del siguiente procedimiento: 1. Acéptelo. Si usted continúa criticándolo, o no se siente satisfecha con él, su esposo no deseará exponerle sus más íntimos sentimientos debido a la actitud incomprensiva suya. 2. Admire su masculinidad. Su admiración hará más por romper las reservas que ningún otro esfuerzo que usted haga. 3. Deje de menospreciarlo. Deberá eliminar todos los comentarios que hieran la dignidad de él. 4. No critique a otros. Si usted es una mujer chismosa y criticona, él nunca le confiará sus pensamientos. 5. Mantenga las confidencias sagradas. Usted deberá probarle a él que no repetirá las cosas que le confíe. Aunque usted lo admire, ¿qué prueba tiene él de que los demás también lo harán? Quizás ridiculicen lo que usted admira; él no desea el menosprecio o indiferencia de los demás tampoco. Recuerde: Solamente la absoluta certeza de que no va a ser ridiculizado o tratado con indiferencia lo inducirá a derrumbar la muralla de reservas. Es importante que usted sepa cómo tratar a un hombre cuando se encierra en sí mismo. Como le dije antes, no podrá sacarlo de su retraimiento directamente. Tampoco debe hacerlo sentir avergonzado de su actitud diciéndole: “ qué estás tan callado?” o, “Yo no sé porque tú nunca me cuentas nada.” Del mismo modo tampoco puede hurgar en él o apremiarlo para que le diga lo que le sucede. La única manera de tratarlo es ser tierna y tranquilizadora. Si usted le da un golpecito en la mejilla y le dice lo orgullosa que se siente de él,
  • 55. posiblemente se ablande. Esto es lo único que usted debe hacer en ese momento y el único consuelo que él necesita. He dicho que la reserva es una grave consecuencia de la dignidad herida; pero el que un hombre sea reservado es señal de sensibilidad por su parte. La siguiente consecuencia de la dignidad herida es mucho más grave. 2. Atontamiento: Cuando el orgullo de un hombre sufre por un largo período de tiempo, él aprende a protegerse del dolor, endureciéndose o inmunizándose contra éste. Se vuelve indiferente, sus sentidos se atontan y entumecen. En el libro El Yo en Amor y Sexualidad de la Doctora Edita Fried aprendemos algo sobre este atontamiento. La Doctora Fried señala que el mayor peligro es éste: “Cuando nos hacemos inmunes al dolor también nos hacemos inmunes al placer. Pagamos un precio muy alto por esta inmunidad auto-inducida; pues aunque los alivia el dolor, también reduce nuestra capacidad para experimentar sensaciones placenteras y responder a estímulos agradables. La insensibilidad, como la guadafía que no discierne, corta las flores junto con la mala hierba.” El hombre que se ha inmunizado a sí mismo contra el dolor también lo ha hecho contra el placer. Ya no siente la injuria pero tampoco disfruta la belleza de un día de verano; no se deleita en observar el jugueteo de sus hijos ni responde al amor sexual que le ofrece su esposa. Su vida sexual, indudablemente sufrirá las consecuencias. Es muy posible que hasta se vuelva impotente.” ¿Cómo puede la mujer ayudar a aliviar o eliminar este atontamiento o insensibilidad del hombre, y hacerlo retornar a la sensualidad? Pues siguiendo un sencillo procedimiento que consiste de varios pasos, a través del cual podrá hacer que desaparezcan las reservas (aunque en este caso toma mucho más tiempo). EN EL MUNDO DEL TRABAJO La mujer no es la única que contribuye a que el hombre se sienta humillado. En el mundo del trabajo el orgullo de él es a menudo brutalmente pisoteado, su habilidad es puesta en duda, y en algunas compañías el chismorroteo es común. Algunos jefes sádicos inclusive socavan a sus empleados. Hay una lucha de posiciones en la cual los hombres se desacreditan unos a otros; a veces es un acreedor o un cliente quien hace bruscos comentarios. Muchos empleados son ridiculizados hasta por sus superiores. Pero es la suma total de las injurias sufridas la que es dañina. Si él llega a su hogar y la esposa sabe sanar sus heridas, puede
  • 56. generalmente subsanar el daño. Pero si cuando llega recibe todavía más humillaciones, su personalidad entera sufre.
  • 57. ERRORES QUE COMETEN LAS MUJERES A menudo las críticas femeninas toman una forma humorística pero los hombres son demasiado orgullosos para dejarles saber cuánto los han herido. Las mujeres, por lo tanto, continúan sus inocentes aguijonazos. En momentos de ira ellas aciertan sus más rudos golpes, porque están demasiado agitadas emocionalmente para poder ejercer control sobre sí mismas. Pero es a través de la indiferencia que la mujer hiere al hombre con mayor frecuencia. A través de un bostezo, una cierta expresión en la cara, o una mirada lejana en los ojos, ella muestra su actitud indiferente. Al rehusar darle a su esposo la debida atención, dejando a un lado sus tareas domésticas cuando él le está expresando sus pensamientos, ella también hiere su orgullo. Otros errores están velados en el misterio. Cuán a menudo hace ella un comentario aparentemente inocente, sólo por pin charlo y verlo brincar diciéndole después: “ fue lo malo que yo hice?” Es importante que usted conozca a su esposo a fondo para que pueda evitar herir su orgullo. Para ayudarla le doy los siguientes ejemplos: COMO RIDICULIZAR A UN HOMBRE Un hombre le relató a su esposa su idea de inventar un aparato mecánico que volteara las páginas de los libros de música al tocar el piano. Ella dijo: (sonriéndose) “Caramba, ¿no sabías que el Comandante Hoople recientemente inventó algo parecido?” Le contó el incidente a todas sus amistades, quienes se rieron. Más adelante su esposo también concibió la idea de crear un revolucionario diseño para herrajes de marcar ganado, y debido a las burlas de ella, no la llevó a cabo. Varios años más tarde la idea fue llevada a la práctica con éxito, por otra persona. Aun esto no detuvo a la mujer, quien ha continuado su humorístico ridículo a través de los años. No es difícil imaginarse el aplastante efecto que éste ha tenido sobre la dignidad del hombre. RIDICULO Un hombre expuso a su esposa la idea de invertir en un negocio. Ella le dijo: “Bueno, si deseas perder todo tu dinero, adelante.” Otra mujer utilizó el método del “jarro de agua fría.” El tenía una nueva idea para diseñar equipos deportivos. Ella era cautelosa y le dijo: “Seamos sensatos al actuar. MENOSPRECIO Hace muchos años conocí una muchacha que estaba comprometida para casarse con un hombre excepcionalmente habilidoso. El parecía amarla profundamente, pero rompió el compromiso y se casó con otra. Por muchos años esto fue un misterio para los que conocían a la
  • 58. pareja; pero un día la verdad se supo. Ella lo perdió porque lo menospreciaba. Se burlaba de sus ideas, su manera de jugar baloncesto, e inclusive hacía bromas cuando actuaba en diferentes dramas teatrales. Estos constantes y corrosivos golpes a su orgullo fueron más de lo que él pudo soportar. Hoy en día es un gran triunfador, lo que indica que cuando joven debe haber tenido mucho amor propio MENOSPRECIO Una señora me contó la siguiente historia: “Mi esposo daba clases de religión extremadamente bien, los domingos en la iglesia. Un día yo hice la sugerencia de que mi hijo diera parte de la lección, utilizando la enseñanza visual. Mi esposo se volvió hacia mí y me dijo en un tono de voz grave, ¿qué sucede, no te gusta como yo doy la lección?’ Yo respondí: ‘Bueno, podrías hacerlo un poquito mejor.’ Se puso extremadamente violento, y me dijo que yo nunca lo había considerado, y que continuamente menospreciaba sus acciones. Salió apresuradamente de la casa, tiró la puerta, y no volvió hasta que transcurrieron unas horas.” INDIFERENCIA Observaba yo a una mujer revolviendo una salsa que tenía en la hornilla. Cuando llegó su esposo entró en la cocina y le narró una anécdota que le había sucedido en el trabajo. Su jefe lo había elogiado por sus logros, según le contó entusiasmado. Ella dijo, “ Caramba, eso está muy bien Juanito, ve y cierra la pila.” De nuevo él trató de captar su atención, pero ella dijo, “Ve y dite a las niñas que se laven las manos para cenar.” El hombre se sintió totalmente defraudado. INDIFERENCIA Otro señor que era un famoso cantante recibía elogios de todo el mundo, excepto su esposa. Le dijo un día a un amigo suyo, “Preferiría que ella se sintiera orgullosa de mí antes que el mundo entero; pero nunca me dice nada.” MENOSPRECIO (VELADO EN EL MISTERIO) A menudo le es difícil a la mujer darse cuenta de sus errores. He aquí una ilustración: Un hombre estaba muy desalentado, por lo tanto su esposa trató de reanimarlo con su amor y bondad. A continuación él le contó su problema, el cual se debía a un posible fracaso en su negocio. Ella le dijo: “No te preocupes, mi amor, si tú fracasas en tu negocio no importa. Yo estaré satisfecha aunque sólo seas dueño de una pequeña bodeguita.” Usted pensaría que tan abnegada actitud fuese apreciada por el esposo, pero no fue así. Para sorpresa suya, ella se encontró con que él le dijo con brusquedad: “Hay veces que dices precisamente lo más erróneo.”
  • 59. ¿Por qué fue la respuesta de él brusca y agria? Porque ella lo vislumbró como a un fracasado y esto no le sirvió a él de consuelo; además, no podía soportar que lo viera así; hasta mencionar la palabra “sólo” fue un error. ¿Qué debería de haber hecho ella? Restaurarle la fe en sí mismo, y de haber hablado del éxito y no del fracaso. La creencia y fe inquebrantable de ella en que él podría resolver su problema era lo que necesitaba. La mujer debe ver a su esposo siempre como a un triunfador, aunque no lo sea en ese momento. Hacer menos por él contribuye a dañar su amor propio. INDIFERENCIA (VELADA EN EL MISTERIO) A menudo mientras más tratamos de hacer algo bien más errores cometemos. El profesor de Arte Dramático de una universidad empezó la producción de una representación teatral. Rara vez le pedía ayuda a su esposa, pero en esta ocasión le pidió que lo ayudara con los disfraces. Ella trabajó largas horas en ellos, y eran muy bonitos; pero comenzó a notar un creciente antagonismo por parte de él. Una noche le dijo: “Tú no estás interesada en mí.” Ella se quedó sorprendida y dolida. No podía comprender tal falta de consideración por su parte. El error de ella fue poner más interés en los disfraces que en su esposo. He aquí a su hombre: su héroe en acción, esperanzado en que ella se diera cuenta del talento que poseía como director, organizador y maestro. Quería que ella lo viera como a un hombre triunfador. Sin embargo, ella pensó que lo que él en realidad necesitaba era su ayuda; y que el éxito de la representación descansaba sobre sus hombros. No se dio cuenta de que la razón oculta que había tenido él para pedirle ayuda con los disfraces era recibir la admiración de ella. Recuerde que el alma del hombre reclama admiración. Cuan do usted se muestra indiferente a esta necesidad, el cariño de su esposo por usted disminuye. No podrá ganarse su Amor Celestial si demuestra desprecio, indiferencia, o ridiculiza las habilidades masculinas de él. Y no podrá ser Ángela Humana si hiere su alma. RECOMPEN SAS Cuando usted echa abajo la muralla de reservas de un hombre, tendrá la oportunidad de comprender y admirarlo mejor. Habrá una cercanía entre ambos que de otra manera no podría existir. Se encontrará a sí misma un paso más cercana a obtener su Amor Celestial. SU TAREA
  • 60. Si su esposo es reservado dé los pasos necesarios para romper la muralla. Cuando note que está excesivamente retraído, sea tierna y asegúrele que lo ama y lo admira. Dé un golpecito en su mejilla y sea dulce y afectuosa con él.
  • 61. CAPITULO VI COMPRENSIÓN Y SIMPATÍAS Hemos obtenido en parte un mejor entendimiento del hombre; pues conocemos la necesidad tan grande que tiene de ser aceptado por su valor nominal, el anhelo que posee de que su masculinidad sea apreciada en todo su valor; y lo susceptible que es su amor propio. Sin embargo, si hemos de darle comprensión y simpatías, debemos conocerlo aún mejor. 1. Sus RESPONSABILIDADES APREMIANTES Debemos conocer más cosas sobre su vida, así como de las tensiones y problemas a los que tiene que enfrentarse día tras día. Una descripción excelente de estas tensiones la encontramos en el libro, El Poder de la Entrega Sexual, de la Doctora Marie N. Robinson. En dicho libro ella nos dice: “Pues la mayoría de los hombres cuando maduran y se casan, asumen una enorme carga que por su conciencia no pueden soltar hasta la tumba. Calladamente, sin histrionismo, echan a un lado por amor, la mayor parte de su alardeada libertad; y se comprometen a llevar sobre sus hombros abundantes responsabilidades sociales y económicas por consideración a su mujer y sus hijos. “Como mujer, piense por un momento cómo usted se sentiría si sus hijos se vieran privados de las cosas buenas de la vida; tales como una vivienda apropiada, ropa, y una buena educación. Reflexione sobre lo que usted sentiría si ellos pasaran hambre. Quizás estas ideas se le hayan ocurrido ya, y la hayan disgustado momentáneamente. Pero éstos son sólo pensamientos pasajeros; la mujer no les da mucha credibilidad pues no forman parte de sus responsabilidades, por lo tanto no la preocupan. “Pero estos pensamientos, conscientes e inconscientes, forman parte de la vida diaria de su esposo. El los tiene; por consiguiente los lleva con él al trabajo todos y cada uno de sus días, así como a la cama por las noches. Sabe que del éxito o el fracaso de sus esfuerzos dependen la felicidad, la salud, y hasta la vida misma de su esposa e hijos. Finalmente, presiente que sólo él puede asumir la gran responsabilidad que ellos representan. “No creo que pueda haber exageración posible al decir lo muy en serio que los hombres toman esta responsabilidad, y cuánto se preocupan por causa de ella. Las mujeres, a menos que estén muy íntimamente ligadas a sus esposos, rara vez saben cuán pesada es a veces esta carga para ellos, pues los hombres casi nunca lo dicen ya que no desean preocupar a sus seres queridos.
  • 62. “Ellos han estado llevando toda la responsabilidad por su familia desde épocas primitivas. Sin embargo, a menudo cuando veo tanta tensión y tirantez en la sociedad actual, pienso que la vida de hoy es más dura (psicológicamente hablando) para el hombre civilizado que para sus primitivos antepasados. “En primer lugar, la competencia crea una horrible tirantez para el hombre individual. Esta competencia no es sólo por poder obtener una promoción y progresar, sino que a veces es necesaria hasta para conservar un empleo. Todo hombre sabe que si flaquea y aminora sus esfuerzos, será fácilmente reemplazado. “En ningún nivel de trabajo se halla él libre de esta preocupación e interminable tirantez. El ejecutivo tiene que llegar y sobrepasar la cuota que le fue impuesta el año anterior o la de sus competidores. Los que trabajan bajo su mando tienen que asegurarse de que él lo haga, y a su vez el jefe deberá escudriñar el rendimiento de ellos con rigurosidad. Los profesionales, doctores, abogados, maestros, etc., en su mayoría tampoco están exentos de estas tensiones. Si el abogado es dueño de su propio negocio, debe buscar clientes continuamente; si trabaja para una organización tiene que esforzarse constantemente para evitar ser reemplazado por otros hombres de su edad o por jóvenes agresivos acabados de graduar y llenos de la impaciente energía de la juventud. Una veintena de desafiazos fortuitos puede dañar o amenazar seriamente la práctica de un médico, y arruinar el desempeño de su profesión. Un maestro debe trabajar muchas horas en proyectos publicitarios que no forman parte de las asignaturas que enseña, si quiere avanzar o aun mantenerse en SU posición. “No hay campo alguno de trabajo en que el hombre pueda destacarse, donde pueda contar con que tenga completa seguridad económica; la competencia, la incesante necesidad de rendimiento, año tras año, es su suerte para toda la vida. Sobre todo esto se refleja también el fantasma sobre el cual no tiene absoluta mente ningún control: el desempleo, presente siempre debido a los ciclos depresivos y recesiones que caracterizan a nuestra economía.” 2. Su DESEO DE POSEER RANGO O PODER Hay algo parecido a la lucha por proveer, y se llama la pugna por poseer rango. Este deseo arrollador es notable en todos los machos del reino animal. Robert Ardrey en su libro, Génesis Africano, nos dice que en el reino animal el instinto que impulsa a querer ser el animal más poderoso, así como a adquirir y defender un territorio, es más apremiante que el instinto sexual en el macho. La supremacía de dar el primer cantío de gallo en el corral, la forma en que volará una bandada de gansos salvajes, la jerarquía en una colonia de mandriles, y el rango
  • 63. dentro de una manada de elefantes, es una fuerza más apremiante para el macho que la función sexual. Esta necesidad de poder o reconocimiento es evidente en el hombre también. ¿Por qué luchan con tanto fervor los hombres por sobresalir, obtener algo, o ganar aunque sólo sea un juego? ¿Por qué trabajan tan afanosamente para avanzar y obtener un rango más alto? ¿Es el dinero o la diversión su único propósito? ¡No! El hombre tiene ansias de sobresalir—y ocupar su lugar en el mundo de los hombres. Esta fuerza que lo impulsa a tratar de lograr superioridad por encima de los demás es un rasgo masculino. Las mujeres desean recibir aclamación, pero rara vez tienen la tendencia a tratar de sobresalir por encima de las demás. SU HEROE Bajo este deseo de ser aclamado por el mundo yace un anhelo todavía más intenso: el de ser un héroe a los ojos suyos. Es por esto por lo que él vive y suspira. Sin embargo, cuántos héroes han sido honrados en todos los lugares excepto en su propio hogar! La señora Tolstoi no otorgó reconocimiento alguno a su héroe; pero puede estar segura de que la señora de Woodrow Wilson sí lo hizo. Cuando un hombre es ascendido de posición en su trabajo, o mejora su empleo, aprende a manejar un avión, recibe aplausos por un discurso o una representación de teatro, o gana un juego, hágase la idea (si le es posible) de lo que sufriría él si su esposa no reconociera su heroísmo. O imagínese lo doloroso que sería para él que usted considerara héroe a otro hombre, como por ejemplo un hermano, un hijo, su padre, o algún otro señor que sea prominente en la comunidad o en la historia. Si usted desea convencerlo de que él es el héroe en su vida, no ponga a otros hombres como ejemplos. PORQUE LOS HOMBRES SE ABANDONAN EN EL HOGAR Este mismo empuje que lo lleva a ser el proveedor y a obtener una posición más alta, explica el porqué los hombres se abandonan en su propio hogar; porqué se vuelven malhumorados, impacientes y negligentes en sus deberes para con su esposa y sus hijos. Algunas comentan, “Mi esposo no trata a su familia tan bien como a los extraños.” Cuando él llega a la casa ya está cansado de dar lo mejor de sí, por lo tanto da lo peor. En el libro, Las Mujeres y a Veces los Hombres, de Florida Scott—Maxwell, ella explica la tendencia del hombre a mostrar su lado inferior en el hogar: “Una de las más conmovedoras paradojas de la vida de una mujer es que cuando un hombre viene a ella, a menudo lo hace para recobrar su simple humanidad y para poder dejar de esforzarse por dar lo mejor de sí mismo. Por lo tanto, la mujer con frecuencia tiene que pasar sin el
  • 64. lado mejor del hombre (o sea privarse de él aunque sabe de oídos que sí existe), y aceptar el lado peor como comportamiento usual por parte de él Aunque ella desea admirarlo, no posee el conocimiento, y quizás tampoco la inteligencia para poder conocer o comprender el lado de él que recibe aclamación. Lo ve desplomarse al llegar a su hogar, acepta la necesidad que tiene de hacerlo, lo recibe en estado de alerta; sin embargo, se priva de lo mejor de él con pesar. Anhela presenciar su grandeza, pero tiene que aceptar su pequeñez.” COMO DEMUESTRAN LAS MUJERES SU FALTA DE COMPRENSION 1. Abandono: La queja más frecuente en boca de las mujeres es que se sienten abandonadas. Una joven me contó que su esposo pasaba la mayor parte del tiempo fuera del hogar. Tenían varios niños, los cuales le parecía que estaba criando sola, pues rara vez lo veía. 2. Pero al hacer averiguaciones me encontré conque la mayor parte del tiempo que él pasaba lejos del hogar, lo empleaba trabajando. Además, ellos planeaban tener una familia numerosa, darles buena educación a sus hijos, y tenían también otros importantes objetivos para ellos. Por lo tanto, él creyó necesario ganar más dinero trabajando mayor número de horas. Era obvio que ella no simpatizaba con sus móviles. Otra mujer se quejaba de que su esposo tenía dos trabajos. La mayor parte del tiempo no estaba en la casa. Un día le dijo: “Para mí no representas más que un cheque.” El se sintió muy dolido, pues su esposa no se daba cuenta de que sólo estaba tratando de resolver unos problemas financieros difíciles que tenían. Hay algunas mujeres que se quejan de que las actividades religiosas de sus esposos consumen mucho tiempo. No comprenden que ellos sólo están tratando de cumplir con su deber. Lo ayudarían más si le dijeran: “Prefiero tener el diez por ciento de un hombre que vale ciento por ciento, que el ciento por ciento de un hombre diez por ciento.” 2. Abandono Hacia sus Deberes en el Hogar: Otra queja es por el hombre que no corta el césped, hace reparaciones, pintura, u otros quehaceres propios de su sexo. No siempre las presiones del mundo exterior justifican dicho abandono, pero a menudo la actitud impaciente de la mujer demuestra su falta de comprensión. Este tedioso problema será discutido más a fondo en el capítulo 8. 3. Cómo lo Reciben Cuando Llega al Hogar: Aquí nos encontramos con la mujer que recibe a su esposo en la puerta con todos los
  • 65. problemas del día, y permite que los niños lo agiten y le den su colección de quejas también. 4. Inversiones: Las mujeres que no comprenden la lucha del hombre por ganar el sustento y una mejor posición en su trabajo, muchas veces se oponen a los deseos de él de invertir su dinero, agrandar el negocio, o quizás cambiar de ocupación. A menudo el comentario es: “Tenemos todo lo que necesitamos en este momento: una casa casi pagada, un lindo automóvil, y un buen sueldo para vivir. Hasta tenemos dinero ahorrado para el futuro.” A continuación añaden: “ qué deseas tener más?” La mujer no se da cuenta de que él puede vislumbrar mejor el futuro, pensar en los niños que vendrán, los costos de sus educaciones universitarias, la ropa que será más cara según van creciendo, y hasta el propio declive en productividad de él según vayan pasando los años. El quiere estar listo para todo esto ahora, y tener el dinero suficiente para hacerle frente a todas estas emergencias cuando llegue el momento. Tomemos por otro lado el caso del hombre que ya es rico. Su esposa se preguntará porqué no está satisfecho nunca. Si ella lo reconociera y admirara como a su héroe, quizás él no se esforzaría tanto en llegar más lejos. Debemos comprender que el hombre tiene “montañas que escalar,” “ríos que cruzar”; y que a la misma vez desea ocupar su legítimo lugar en el mundo de los hombres. No es que la desatienda a usted o a los niños; sino que solamente está tratando de “conquistar el mundo” para traérselo a sus plantas. Y si pasa mucho tiempo lejos de su hogar innecesariamente, es probable mente porque usted lo alejó con su actitud poco comprensiva. CUANDO UN HOMBRE LLEGA AL HOGAR DESPUES DE UN DIA DE TRABAJO Es muy importante que usted sepa tratar a su esposo cuando el llega a la casa. Sería un buena práctica que enseñara a sus hijos a darle un beso y después lo Llevara de la mano hasta su habitación. A continuación hágalo recostarse un rato, quítele los zapatos, y póngalo cómodo. Ponga música suave en el radio o el tocadiscos; y háblele en un tono de voz dulce y suave. Permítale disfrutar de esta paz un tiempo prudencial antes de exponerlo al resto de la familia. Este es el método que debe utilizar la mujer para darle alivio, sosiego y consuelo a su esposo; tome en cuenta que los necesita, pues trabaja duro para proveerla a usted y a sus,; hijos de todo lo necesario. Otra manera de mostrar su actitud simpatética y su comprensión es pasando por alto muchos de los olvidos y los errores que: cometa su esposo. Muchas veces ellos se olvidan de informar a sus esposas que
  • 66. llegarán tarde para cenar. También se olvidan de sus cumpleaños y aniversarios de boda. Dejan a la mujer esperando por no haber recordado una cita que tenían para cenar, u olvidan algún encargo que ella les hizo. La actitud simpatética y la comprensión suya harán más fácil el perdón, y le quitarán un peso de encima a él. No piense que él se va a aprovechar de su bondad y su benevolencia. Las buenas acciones suyas serán ampliamente recompensadas con otras aún mejores, además contribuirán a despertar Amor Celestial en el corazón de su esposo. He aquí un ejemplo: “Mi matrimonio es maravilloso desde que empecé a aplicar los principios de esta filosofía. El otro día cuando mi esposo llegó cansado del trabajo, le ofrecí comprensión y simpatías. Lo puse cómodo y lo traté como a un rey. El sonrió y me dijo: ‘Mi vida, por primera vez en casi siete años de matrimonio, siento un cosquilleo en mi interior cuando pienso en llegar a la Dígale: “Estoy empezando a darme cuenta de la gran responsabilidad que llevas de tener que proveer a los niños y a mí de todo lo necesario. Quiero que sepas que te lo agradezco, y siento no haberlo hecho lo suficiente en el pasado. “Deseo apoyarte en cualquier plan que tengas para nuestro futuro. Creo que al fin comprendo algunos objetivos tuyos de los cuales me habías hablado.” COMPRENSION PARA EL HOMBRE DESCORAZONADO Le he explicado la comprensión que usted debe darle a su esposo por regla general; pero ahora deseo mostrarle la necesidad tan grande que él tiene de ser comprendido y recibir su apoyo cuando está descorazonado. La tendencia a sentirse deprimido, irritable y descorazonado, es muy común en los hombres. Lo mismo los viejos que los jóvenes, o los triunfadores que los fracasados, y aun los más cultos o ignorantes, pasan por esta experiencia. Es más, mientras más educados, inteligentes o agresivos son los hombres, más tienden a sentir estos sufrimientos. Hace muchos años, un gran abogado de la parte media de los Estados Unidos sufría una depresión tan grande que sus amigos consideraron prudente mantener todos los cuchillos y hojas de afeitar fuera de su alcance. Este pobre joven escribió: “Soy el más miserable de todas las criaturas. ¿Me sentiré mejor algún día? No tengo modo alguno de saberlo, pero desgraciadamente creo que no será así.” Su nombre era Abraham Lincoln.
  • 67. La mujer tiene al alcance de su mano el poder para romper esta penumbra que envuelve a su esposo, y reedificar su alma. El hombre lo sabe, por lo tanto se vuelve hacia ella en momentos difíciles. Pero pocas mujeres saben dar verdadera comprensión y simpatías. No es que no traten sino que no saben hacerlo. Cometen toda clase de errores, dicen lo que no deben, y omiten lo que debieran decir. Su mayor error está en que tratan de ayudarlo a resolver su problema rescatándolo u ofreciéndole sugerencias, o inclusive tratando de remover los obstáculos. Todas estas ofertas son equívocas, y dañan el orgullo y la dignidad del hombre. No es su ayuda práctica lo que él necesita; acude a usted para que reedifique su alma, restablezca su amor propio, y disipe sus incertidumbres. COMO DARLE COMPRENSION Acérquese a él con ternura y amor; la sola cercanía suya será suficiente para disipar su frialdad. Si decide hablar y contarle sus problemas, deje que lo haga; pero si no sucede así, no lo fuerce; pues quizás esté tratando de ocultarle sus fracasos. No trate de resolverle los problemas o removerle los obstáculos personalmente. Tampoco le dé consejos a menos que él se los pida; y aun en este caso, debería dárselos de cierta forma, como le explicaré en el próximo capítulo. Reanímelo ofreciéndole su aprobación, su fe y su admiración, y bajo ninguna circunstancia deje que le contagie su melancolía. Muéstrese entusiasmada, esperanzada y segura de sí misma. Dígale: “Estos son momentos difíciles pero transitorios; pronto pasarán. Tengo una fe inquebrantable en que al final triunfarás.” Si él sigue mostrándose descorazonado, acéptelo y déjele saber que tiene cuanto tiempo necesite para vencer su desaliento. Sea alegre y optimista a pesar de todo, pero no espere siempre una reacción inmediata por parte de él debida a sus esfuerzos. Una de las funciones de la mujer es servirle de consuelo a su esposo: “Derramar gozo, iluminar los días nublados.” No le falle cuando más la necesita. La cualidad de saber dar verdadera comprensión es rara en la mujer, por lo tanto a menudo el hombre aprende a pasar sin ella y a soportar los golpes que le da la vida. Pero como es natural, su amor disminuye como consecuencia de esto. Es interesante hacer notar que cuando una mujer está des corazonada o deprimida, se vuelve hacia su esposo para que la ayude a resolver sus problemas, remueva el peso que lleva sobre sus hombros, y elimine los obstáculos. Esto es natural, pues él es el líder, protector y proveedor de ella. Pero los hombres no buscan este tipo de ayuda en la
  • 68. mujer. Debido a esta diferencia de temperamentos entre el hombre y la mujer, es muy difícil que ésta pueda comprender o saber cuál es el tipo de comprensión que su esposo necesita. CUANDO EL HOMBRE SUFRE UN FRACASO Cuando el hombre ha fracasado en su negocio o en cualquier otro aspecto de su papel masculino, se produce una dolorosa crisis en su vida. No es sólo el fracaso en sí lo que lo hace sufrir, sino el temor de que su esposa lo vea humillado. Si dicho fracaso es financiero y requiere una rebaja en su nivel de vida, el miedo es aún mayor. Los sentimientos que lo impulsan a querer proveer por su esposa, le hacen temer la inconveniencia e incomodidad que ella tendrá que pasar. Saber lo que él está padeciendo en estos momentos es esencial para poder comprenderlo; y conocer exactamente cómo reaccionar es un arte que debemos aprender si queremos ser Ángela Humana. Una ilustración de la agonía de un hombre en dicha ocasión y la hermosa reacción de una mujer la hallamos en el ensayo literario de Washington Irving titulado: “La Esposa.” “LA ESPOSA” “Mi íntimo amigo Leslie se había casado con una hermosa y culta joven, quien había sido educada y vivía en un ambiente elegante y moderno. Es verdad que ella no poseía fortuna, pero la de mi amigo era amplia, y él se deleitaba en anticipar y satisfacer todos sus caprichos, así como los delicados gustos y antojos que hacen al sexo femenino embrujante. ‘Su vida—decía él—ha de ser como un cuento de hadas.’ “La misma diferencia que había entre ambas personalidades producía una armoniosa combinación—él era de una naturaleza romántica y semblante algo severo, ella toda vida y alegría. A menudo he notado el callado éxtasis en que se hallaba sumido cuando se encontraba en compañía de ella, cuya vivacidad lo deleitaba; y comprobaba como aun viéndose rodeada de halagos, los ojos de ella se fijaban en los de él, como si sólo allí pudieran encontrar aprobación y apoyo. “Cuando se colgaba del brazo masculino, su esbelto cuerpo contrastaba finamente con la alta y viril figura de él. La mirada de cariño y confianza que ella le dirigía, reflejaba su admiración; y parecía hacer brotar del corazón masculino un torrente de sentimientos de orgullo y triunfo y una amante ternura; como si derivara placer de ampararla precisamente por verla tan frágil y desvalida. Nunca ha emprendido una pareja la senda del matrimonio que hayan sido tan acoplados o se enfrentaran al prospecto de una felicidad mayor. “Sin embargo, al poco tiempo de casados mi amigo tuvo la desdicha, al arriesgar sus bienes a través de grandes inversiones, de perder todo
  • 69. su capital y verse reducido a la penuria, debido a una serie de desastres sucesivos. “Por un tiempo sufrió solo esta pena, deambulaba tristemente, ocultando su sangrante corazón. Su vida era una continua agonía reprimida, y lo que la hacía más insoportable era la obligación que se había impuesto de mantener una sonrisa en los labios en presencia de su esposa; pues no podía persuadirse a agobiarla con esta cruel noticia. “Sin embargo, ella percibió con los ojos del alma, que algo le sucedía. Notó su apariencia cambiada y sus suspiros reprimidos; y aun las tentativas de él por aparentar jovialidad, no pudieron embaucarla. Ella utilizó toda su viveza y su zalamería para devolverle la dicha, pero sólo logró profundizar la herida en su alma. Mientras más motivos encontraba para amarla, más sufrimientos le ocasionaba el pensamiento de que pronto habría de hacerla desdichada. “Dentro de poco tiempo, pensaba él, la sonrisa desaparecerá de su faz, el alegre canturreo dejará de brotar de sus labios, el brillo de esos ojos será opacado por la tristeza, y el alegre corazón que ahora late libre de pesares, se abatirá como el mío por las zozobras y aflicciones de la vida. Pasado un tiempo, él se me acercó un día, y me relató su situación, sumido en el más desolado de los ánimos. “Cuando terminé de escuchar su historia, yo le pregunté: ‘ tu esposa la situación?’ con lo cual comenzó a llorar desconsoladamente. ‘Por amor de Dios—me suplicó—si sientes la más mínima compasión por mí no la menciones; sólo de pensar en ella me siento enloquecer!’ ‘ por qué no?—le dije—Tarde o temprano tendrá que saberlo; no podrás ocultárselo por mucho tiempo, y si este conocimiento le llegara por otra vía, sería mucho más doloroso para ella que si lo oyera de tu propia boca, pues amor suaviza los más duros golpes. “‘Además, te estás privando del alivio que te traería su consuelo, y aún más, estás en peligro de romper el intercambio de ideas y sentimientos que une a dos corazones en un vínculo. Pronto ella percibirá que algo te preocupa; y el amor verdadero no admite los secretos; se siente menospreciado y ultrajado al no poder compartir inclusive hasta las penas del ser querido.’ “‘Pero amigo mío, ¡piensa en el golpe tan terrible que acertaré todas sus esperanzas futuras, y cómo destrozaré su alma al decirle que su esposo es un mendigo! Tendrá que pasar por alto todas las comodidades de la vida, todos los placeres que brinda la sociedad, rebajándose conmigo a la indigencia y la bajeza. ,De cine que la he sacado de la esfera social donde hubiera Continuado brillando, admirada por todos! ¿Como va a poder resistir pobreza? Ha vivido
  • 70. siempre en el ambiente refinado de la opulencia. ¿Cómo va a poder soportar perder su puesto, después haber sido ídolo de la sociedad? ¡Ay, su corazón se romperá en pedazos!’ “Después de escuchar pacientemente, el amigo finalmente lo persuadió para que retornara a su hogar y descargara las penas que llevaba en su corazón. La mañana próxima, éste se hallaba deseoso de conocer los resultados. Entonces supo que Leslie había revelado el secreto a su esposa. “‘ cómo lo tomó?’ ‘Como un ángel! Pareció consolarse, pues me echó los brazos al cuello y me preguntó si era esto lo que me había hecho tan infeliz últimamente. Pero pobre muchacha! —Añadió él—no puede darse cuenta del cambio tan grande que tendrá lugar. No conoce la pobreza más que a través de términos abstractos, en poesías, donde aparece aijada al amor. “‘Todavía no ha sufrido privaciones, ni sentido la falta de los lujos y las comodidades a que está acostumbrada. Al comenzar a experimentar las dificultades, las necesidades, y las viles humillaciones que trae acarreadas la pobreza, es cuando conocerá la verdadera prueba.’ “Una noche, varios días después, mi amigo me visitó. Había vendido la casa donde habitaba, y adquirido una pequeña cabaña en el campo, a unos cuantos kilómetros del pueblo. Casi todo el día lo había empleado en deshacerse de la mayor parte de sus muebles. Su nuevo hogar requería pocos artículos y todos de los más simples. “Se despedía, con intenciones de volver a la cabaña y reunirse con su esposa, quien había estado dirigiendo y organizando la mudanza y colocación de los muebles. Sintiéndome profunda mente interesado en el desarrollo de esta historia familiar, y como era ya de noche, me ofrecí para acompañarlo. Estaba agobiado a consecuencia de los deberes desempeñados ese día, y al comenzar la caminata, sombríos pensamientos acudieron a su mente. “‘ María!’ por fin dijo, suspirando tristemente. ‘ me cuentas de ella?— le pregunté—le ha sucedido algo?’ ‘ —me respondió dirigiéndome una mirada impaciente—te parece poco verla sumida en esta vil situación? ¿Estar encarcelada en una miserable cabaña, verse obligada a emplear todo su tiempo en las labores domésticas de su ruin morada?’ “‘ se ha quejado de su nueva situación?’ ‘Quejarse! ¡si ha sido toda dulzura y buen humor! Realmente, aparenta estar más alegre de lo que la he visto nunca; me ha tratado con cariño e inmensa ternura, tratando de reanimarme.’ ‘adorable muchacha !—exclamé yo—Te consideras un hombre pobre, amigo mío; ¡nunca fuiste más rico, ni supiste el inmenso tesoro que posees en esa mujer!’ “‘Ay, pero mi amigo, si
  • 71. éste, nuestro primer encuentro en la cabaña ya hubiera tenido lugar, creo que podría estar tranquilo. Pero éste es el primer día que ella va a pasar en su nuevo hogar; es la primera vez que habita en tan humilde morada. Se ha pasado el día en el trajín de ponerla en orden; por primera vez siente el cansancio que producen las labores domésticas; por primera vez habita en un hogar carente de elegancia, y de casi todas las comodidades. Quizás en este mismo instante se halle sentada, sintiéndose agotada y deprimida, lamentándose de su triste futuro.’ “Era posible que el cuadro pintado por mi amigo fuera real, por lo tanto, no quise hacer comentario alguno, y continuamos la caminata en silencio. Dejamos la carretera principal; ascendimos por un camino estrecho, de árboles tan frondosos que daban al lugar un aspecto de aislamiento; y finalmente avistamos la cabaña. Esta presentaba una apariencia bastante humilde, aun para un poeta pastoral; sin embargo, tenía un placentero aspecto. Una enredadera casi cubría un costado, con su abundante follaje; unos cuantos árboles se inclinaban airosamente sobre ella; y observé varias macetas de flores graciosamente colocadas alrededor de la puerta y en el jardín. “Una pequeña portezuela se abrió, dejando entrever una vereda que serpenteaba a través de algunos arbustos hasta la puerta. Cuando ya nos acercábamos, escuchamos el sonido de una melodía. Leslie me tomó del brazo, y pausamos para escucharla. Era la voz de María cantando con la más conmovedora simplicidad, una pequeña cancioncilla, con la cual su esposo estaba especialmente encariñado. Sentí temblar la mano de Leslie sobre mi brazo, y dio él un paso hacia adelante para poder oír mejor. El camino de gravas crujió bajo su pisada. “Una alegre y hermosa cara asomóse a la ventana, desapareciendo después. Unas leves pisadas se oyeron, y María, moviéndose con agilidad salió a recibirnos. Se hallaba ataviada con un bonito vestido campestre de color blanco, tenía unas flores salvajes entrelazadas en sus finos cabellos, un fresco rubor asomaba a sus mejillas; y su semblante era todo sonrisas, nunca la había visto lucir más hermosa.“‘ Mi querido Leslie—exclamó——estoy tan contenta de que hayas llegado! Te he estado aguardando impacientemente, corriendo por el camino a ver si te veía. Puse la mesa debajo de un hermoso árbol, detrás de la cabaña; y he estado recogiendo las más deliciosas fresas para la cena, pues sé que te agradan— ¡tenemos aquí una crema de leche tan buena! ¡Todo aquí es tan dulce y apacible! Ay,’ dijo ella, colgándose del brazo de su esposo con una viva expresión en el rostro, ‘seremos tan felices! El pobre Leslie se sintió sobrecogido. La estrechó entre sus brazos, la besó una y otra vez; se había quedado
  • 72. mudo, pero las lágrimas afluyeron a sus ojos, y desde entonces él me ha asegurado con frecuencia, a pesar de que la suerte y la prosperidad le acompañan ahora, y su vida es realmente feliz, que jamás ha experimentado un instante de felicidad tan intensa como aquel día.” Este relato de Washington Irving es una ilustración del gran sufrimiento que un hombre experimenta cuando se enfrenta a un fracaso financiero. La reacción de María es angelical, y provee un ejemplo de como deberá ser nuestra mujer ideal: Ángela Humana. Puede ser que una mujer tenga que habitar en una morada menos atractiva que la cabaña en el bosque. Supongamos que dicha morada sea una casa extremadamente fea, en una ciudad excesivamente poblada o en un pueblo desolado en medio del desierto. Estos extremos sólo hacen que el aprecio y el cariño que el hombre siente por ella aumenten; pues cuando ella acepta su humilde situación con una actitud igual que la de María le está dando a su esposo verdadera comprensión y aliento. Su TAREA 1. Diga: “Estoy comenzando a comprender la gran responsabilidad que es proveer por mí y los niños. Quiero que sepas que te lo agradezco, y que siento mucho no haberlo hecho lo suficiente en el pasado.” 2. Si él está descorazonado o deprimido, acérquese a él como le sugerí antes, con un espíritu de optimismo y jovialidad, diciéndole algo parecido a esto: “Estos son unos momentos difíciles que pronto pasarán. Yo estoy segura de que tú podrás vencer los obstáculos que te desaniman.”
  • 73. CAPITULO VII EL PAPEL DEL HOMBRE EN LA VIDA EL DESEO DEL HOMBRE DE SER SUPERIOR EN SU PAPEL MASCULINO ¿Cuál es el papel del hombre? Es ser el guía, protector y pro veedor de su esposa e hijos. Este es su papel natural, y le pertenece por derecho propio. 1. Guía: Hay pruebas concretas de que el hombre está destinado a ser el guía de su familia. El primer mandamiento que Dios le dio a la mujer fue: “Tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti.” El apóstol Pablo nos dice: “Estad sujetas a vuestros esposos.” El apóstol Pedro a su vez nos pide: “Vosotras mujeres, estad sujetas a vuestros maridos.” El apóstol Pablo compara la supremacía del hombre sobre la mujer a la de Cristo sobre su iglesia. “Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo.” Un profeta más reciente también recalca la posición honrosa del padre de familia: “No hay mayor autoridad en asuntos referentes a la organización familiar que la del padre. La Orden Patriarcal es de origen divino, y continuará a través del tiempo hasta la eternidad. En el hogar la autoridad primordial pertenece al padre; en todos los asuntos del hogar y la familia, no hay otra autoridad más suprema.” 2. Protector: Cuando comparamos la estructura del cuerpo del hombre y su fuerza muscular superior con la fragilidad de la mujer, no podemos negar que el hombre fue creado para ser el protector de ésta. 3. Proveedor: El primer mandamiento que Dios le dio al hombre fue, “Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra.” Este mandamiento fue dado a Adán, no a Eva. (Génesis 3: 16, Efesios 5 :33, Colosenses 3: 18, Primera Epístola de San Pedro 3:1, Génesis 3:19, Efesios 5:23-24) LA HABILIDAD NATURAL DEL HOMBRE No sólo le fue asignada al hombre la responsabilidad de guiar, proteger y proveer a su familia, sino que también le fue otorgada la habilidad natural para llevar a cabo estos deberes. Fue creado para soportar las tensiones y problemas a los cuales deberá enfrentarse en su trabajo, y tiene la facilidad de poder tomar decisiones importantes; pues ha sido bendecido con la fuerza y la entereza que necesita paraproteger a su familia de todo daño. La mujer fue creada para otro tipo diferente de problemas y sufrimientos, muy distintos a los del hombre. EL CONSORCIO
  • 74. A menudo hemos oído el comentario: “el matrimonio es un consorcio.” ¿Pero qué clase de consorcio o sociedad es? No es una sociedad a partes iguales, pues el papel del hombre es ser el guía, protector y proveedor; mientras que el de la mujer es ser amante esposa, madre, y ama de casa. El hombre y la mujer no son socios en el liderazgo, la maternidad, o el cuidado del hogar. Si meditamos sobre esto veremos que aunque el papel del hombre• y el de la mujer son igualmente importantes, no son iguales en responsabilidad. En El Matrimonio para el Hombre y la Mujer Moderna, un libro escrito por Henry A. Bowman, esta sociedad desigual se compara con la llave y el cerrojo. “El hombre y la mujer” nos dice el autor, “son como la llave y el cerrojo que se unen para formar una unidad funcional. Juntos pueden realizar lo que ninguno de los dos podrían hacer solos, y lo que otras dos llaves u otros dos cerrojos no podrían llevar a cabo. Ambos son distintos, sin embargo ninguno de los dos está completo por sí solo. Sus papeles no son idénticos ni intercambiables. Ninguno es superior al otro, puesto que los dos son necesarios e igualmente importantes. Cada uno deberá ser juzgado en términos de su propia función. Ambos papeles son complementarios.” El matrimonio es pues una sociedad complementaria. EL DESEO MÁS ARDIENTE DEL HOMBRE ¿Qué debemos saber sobre el papel del hombre si querernos ser como Agnes? Pues comprender su deseo de ser superior en su papel masculino. Es sólo en dicho papel que él desea obtener supremacía por encima de la mujer. El no quiere sobresalir sobre ella en su papel doméstico o en el materno, sino en su propio papel masculino. Nada le da una sensación tan placentera de poder y masculinidad como esta supremacía. Por lo tanto, si en el presente él no se siente superior en ese sentido, ella debe tratar de que así sea. He delineado el plan que deberá seguir la mujer para comprender al hombre, y he dicho que los principios para hacerlo son: 1. Aceptación 2. Admiración 3. Orgullo 4. Comprensión 5. Deseo de superioridad en su papel masculino El Hombre—el Guja Toda organización está proveída de un líder que la encabeza, ya sea el capitán, el gobernador o el presidente. Esto es cuestión de ley y orden, por lo tanto, la familia, un grupo de seres inteligentes, deberá también estar organizada, o habrá caos. No importa el tamaño que tenga,
  • 75. aunque sólo consista de un hombre y su esposa, hay necesidad de que exista un líder. La mujer que le roba el papel de líder a su esposo, lo priva de su justa posición en la vida. Si él no tiene la capacidad para serlo, deberá adquirirla. DEBERES DEL LIDER O GUÍA 1. Dictar las reglas y leyes que deberá acatar la familia: Puede que él quiera delegar parte de su autoridad en su esposa, o que convoque a toda la familia junta para conocer las ideas de los demás por medio del debate o la discusión, pero la decisión final es de él. Su palabra deberá ser ley. Esto no es duro ni injusto, sino sólo cuestión de orden. El derecho de establecer normas de conducta, uso del auto móvil, desembolsos de la familia, así como el de escoger el lugar donde pasarán las vacaciones, la iglesia a la cual asistirán, y los colegios donde serán educados los niños, son decisiones que final mente le pertenecen a él. Esto le parecerá injusto, pero alguien ha de tener la última palabra en el asunto. ¿Es justo acaso que la mujer se imponga? ¿Qué hacer si las creencias religiosas de él se oponen a las suyas? ¿Deberá usted seguirlo en lo que considera que no está dentro de la “rectitud?” Seguirlo o no, es decisión suya, pero recuerde que los hijos de un hombre son sus ovejas. El es el pastor de su manada, y aunque pertenezca a otra religión, tiene el derecho supremo sobre sus hijos. El padre es el jefe, el presidente y el portavoz de su familia. Este arreglo es de origen divino. No es asunto solamente de cuál está mejor capacitado, el hombre o la mujer. Tampoco depende de cuál sea el que lleve una vida más digna. Es cuestión de ley, y su importancia se aprecia en el hecho de que la autoridad permanece y es respetada mucho tiempo, aun cuando el hombre no es realmente digno de ejercitarla. Si la mujer es razonable lo acompañará en sus ideas, aunque las suyas sean opuestas, a menos que las normas de él sean malvadas. Cuando un hombre se vuelve malvado, y enseña a sus hijos a mentir, hacer trampas o robar, ella deberá abandonar con ellos el hogar. Pero mientras permanezcan bajo el mismo techo que él, todos tienen que honrar su autoridad. Cuando el hombre gobierna, hay una paz que de otra forma no existiría. La mujer y los hijos se libran de tener que pensar en “discutir o debatir un punto.” Ella puede descansar, dejar de tratar de imponer su influencia donde no es necesaria ni bien venida; y volver su atención hacia sus propios deberes apremiantes. 2. Tomar las decisiones que conciernen a sus deberes masculinos:
  • 76. En su papel de líder, el hombre como es natural afrenta muchas decisiones pequeñas y grandes. Aquí de nuevo, él puede escoger consultarlas con su familia o no. Si lo hace, ellos tienen el derecho de expresar sus ideas. Pero si él toma un camino opuesto al de ellos, ésta es prerrogativa suya. Aunque decida no consultar el asunto con su familia, ni tan siquiera su esposa, es su derecho; y deberá ser respetado. COMO SE TOMAN LAS DECISIONES EN MUCHAS FAMILIAS a. La mujer. Es sorprendente la cantidad de familias en las cuales la mujer toma las mayores decisiones. ¿Por qué no protestan los hombres contra esta infracción? A menudo hasta fomentan esta conducta por parte de sus esposas. A veces esto sucede porque ellos provienen de hogares donde la mujer tenía la supremacía. O puede ser que hayan sido criados por una madre viuda, a la cual no quedó más remedio que asumir el papel de líder. En cualquier caso, estos hombres poseen una idea falsa de como deberían de ser las cosas; por lo tanto, estas prácticas siguen teniendo lugar de generación en generación, y se hacen más comunes cada día. b. Por mutuo acuerdo. En algunos matrimonios las decisiones son hechas “de mutuo acuerdo.” Pero si el hombre y la mujer no concuerdan, dejan el asunto hasta que haya concordancia, lo cual tal vez no sucederá nunca. Este no es un método eficaz de manejar una organización, pues nadie tiene la palabra final ni el derecho de actuar. La mujer tiene el poder del veto, que es el de detener la actuación del hombre; pero cuando éste otorga dicho poder a su esposa, la pone al nivel suyo en autoridad. El poder del veto es parecido al que ejerce el Presidente de los Estados Unidos, es decir: el derecho de vetar las leyes o decisiones y devolverlas al Congreso para ser reconsideradas. Esta forma de tomar resoluciones será buena para el Congreso, pero no es una manera eficaz de que el hombre administre el hogar. Lo pone en un “atolladero”, pues no puede siquiera dirigir su propia vida libremente. La esposa se coloca también en igual desventaja. Tome las decisiones, o tenga igual voz y voto en ellas que su esposo, ella se está sobrecargando a sí misma de responsabilidades, pensamientos y preocupaciones que no le pertenecen, y los cuales no fue creada para afrontar; por lo tanto, se está complicando más la vida. CUANDO EL HOMBRE GOBIERNA Cuando el hombre asume por completo su papel de líder, está en libertad de tomar decisiones y trazar planes eficaces. Sabe que puede avanzar sin ningún obstáculo, y que aunque una decisión suya no haga sentido, no tendrá la obligación de darle explicaciones a su esposa. Y
  • 77. aun en el supuesto de que consulte con ella, puede ignorar su opinión si así lo desea, y ella no se resentirá. El tiene la seguridad de que su esposa tiene confianza en él, y que aunque se equivoque no se lo echará en cara, pues no espera que sea perfecto. Cuando el hombre es el líder, la vida es mucho más fácil y ordenada, y el ambiente más propicio al desenvolvimiento del amor. Puede ser que a usted le sea fácil admitir que el papel de líder pertenece al hombre, que se muestre ansiosa de que su esposo lo asuma, y que esté deseosa de librarse de la pesada carga que representa tomar las decisiones importantes de la familia. ¿Pero es esto fácil de hacer? ¿Le tira usted la pelota a él y espera que gane el juego solo? EL HOMBRE SE VUELVE HACIA LA MUJER Si el hombre gobernara siempre con sabiduría, valor y de terminación, podría señalarle el camino y usted lo seguiría. Pero la carga se hace pesada para él, y las decisiones son difíciles; por lo tanto, acude a su esposa en busca de una opinión femenina. El problema es: ¿debe la mujer rehusarle su ayuda y alentarlo para que tome sus propias decisiones y trace sus planes independientemente de ella? O si le ayuda, ¿cómo podrá hacerlo sin asumir un papel que no le corresponde? LA PARTE DE LA MUJER La mujer tiene una parte en la dirección de la familia, pero es la femenina y no tiene porqué causar tensiones ni herir el orgullo masculino. 1. Perspicacia Femenina. Las mujeres son fuentes de sabiduría y tienen una perspicacia o intuición que sólo posee el sexo femenino. Además tienen una perspectiva de las actividades de su esposo que ninguna otra persona posee. Por lo tanto, la “in tuición femenina” puede mostrar ser valiosa cuando más se la necesita. Mumtaz, la reina del Taj Mahal, jugaba un importante papel en el gobierno de su esposo. Era hija del Primer Ministro y había sido muy bien educada. Su esposo la consultaba en muchos de los asuntos importantes de su gobierno. 2. Impulso Femenino. ¿Debe usted revelar su intuición aun cuando no se lo han pedido? Si siente el impulso de hacerlo es aconsejable que así lo haga. Usted recordará que durante el juicio de Jesucristo la esposa de Poncio Pilatos le mandó un mensaje cuando éste se hallaba a punto de dictar sentencia, el cual decía: “No tengas nada que ver con ese justo; porque hoy he padecido mucho en sueños por causa de él.” Su opinión puede evitar una crisis, pero aún así, exprésese de la siguiente manera:
  • 78. COMO DAR CONSEJOS FEMENINOS Déselos como una burbujeante fuente que nos ofrece agua cuando tenemos sed. Uno puede tomar la que necesite o sola mente detenerse a admirar su belleza. Use la actitud de “tómalo o déjalo”, y permítale aceptar tanto o tan poco como él desee. Utilice las palabras: “A mí me parece,” o “Yo creo” pues estas expresiones son fruto de la intuición. No insista en su punto de vista ni trate de convencerlo o explicarle el porqué usted piensa de esa forma. Y recuerde lo que no deberá hacer nunca bajo ninguna circunstancia: 1. No aparente saber más que él. No le trace un curso a seguir, analice el problema o la decisión ni haga demasiadas sugerencias. 2. No sea maternal. No tome la actitud siguiente: “Este pobre niño está perdido y no encuentra el camino; debo correr a ayudarlo.” 3. No hable como si fuera “de hombre a hombre”. No desmenuce las cosas como hacen los hombres pues al hacerlo se pone al mismo nivel de ellos. No diga, “Creo que encontré la solución de tus problemas” o “ porqué no discutimos este asunto?” o “Lleguemos a una conclusión.” Al dar consejos femeninos, recuerde, hágalo sentirse superior en su papel de líder. A la vez le haya dado su consejo, muéstrese dispuesta a acatar la decisión de su esposo, aunque él no acepte su consejo. Contribuir en esta forma a las decisiones no causa molestias a la mujer. En primer lugar, se evita tener que entrar en detalles y discutir el pro y el contra; en segundo lugar, ella sabe que la decisión y el plan que seguirán dependen de su esposo. EL PAPEL DE LA MUJER ES BRINDARLE APOYO A SU ESPOSO Cuando el hombre es quien gobierna, y la mujer está de acuerdo con sus ideas, la armonía es fácil de mantener en el matrimonio. Sin embargo, no siempre es así. Estos son los problemas que se pueden presentar en dicho caso: 1. Cuando la mujer no está de acuerdo. ¿Cómo puede usted apoyar una idea con la que no está de acuerdo? Recuerde lo siguiente: Usted no apoya la idea, sino al hombre detrás de ella. Lo hace de la misma forma que apoya a un presidente, director o superintendente, que tome una decisión con la que usted no simpatiza. Podría decirle a su esposo: “No estoy de acuerdo con tus planes, pero quiero que sigas tus propias convicciones y te apoyaré, sea cual sea el resultado.” Entonces, si ignora su opinión, alábelo por su virilidad diciéndole: “Me siento muy feliz de que tengas el valor de mantener tus convicciones, y de que hayas hecho lo que consideres mejor.”
  • 79. Las mujeres están en desacuerdo con sus esposos muy a me nudo. ¿Por qué? Pues porque tienen miedo. Tienen el temor de que ellos pierdan dinero, fracasen en el negocio o se metan en dificultades. O puede que teman al arrepentimiento, el desengaño o la infelicidad que pueda provenir. Sin embargo, ¿qué hombre ha podido escalar hasta el tope de la montaña sin correr un riesgo? ¿Cuál ha podido triunfar sin, antes sufrir varios fracasos? Examinemos la vida de Abraham Lincoln y la cantidad de éxitos que él experimentó: Cuando era muy joven se postuló para la legislatura de Illinois y no fue elegido. A continuación se dedicó a los negocios, fracasó y pasó diecisiete años de su vida pagando las deudas en las que lo sumió su despreciable socio. Entró de nuevo en la política, se postuló para el Congreso y fue derrotado. Entonces aplicó para una posición en la oficina de Administración de Tierras del gobierno y fracasó también. Se hizo candidato otra vez para el Senado y nuevamente perdió. En 1856 se postuló para Vice Presidente y fue derrotado. En 1858 perdió las elecciones en favor de Douglas. Sin embargo, con el tiempo llegó a ocupar la posición más importante del país. La vida de un hombre triunfador está a veces tan llena de fracasos que esto nos hace pensar que el fracaso es un obstáculo necesario en el camino del éxito. La manera de conquistar todos sus recelos y temores es teniendo la actitud de “estar dispuesta a correr un albur.” Póngase a mansalva, y déle la libertad de cometer errores si es necesario. No pase mucho tiempo pensando en las consecuencias de sus decisiones; por el contrario, prepárese para ellas y tenga una con fianza infantil en él. Un matrimonio feliz vale mucho más que cualquier éxito material. 2. Cuando el hombre titubea. ¿Cómo puede usted apoyar a un hombre cuando no puede decidirse? Algunos hombres titubean debido a su naturaleza. Son cautos y escogen esta forma de tomar las decisiones. Si es así, se les debe permitir el privilegio de ser ellos mismos, y aceptarlos “por su valor nominal.” Pero a veces un temor especial les impide el paso, y es necesario que la mujer comprenda esto. Quizás él tenga miedo de que su decisión pueda amenazar la seguridad o el bienestar de su familia, como en el caso del hombre que decide volver al colegio para terminar su educación, o el que reduce los gastos familiares para poder agrandar su negocio. En estas circunstancias, la esposa debe alentarlo en su decisión, diciéndole que ella está dispuesta a hacer este noble sacrificio. Otras veces él titubea porque teme perder su dinero, su prestigio, o fracasar. Quizás quiera llevar a cabo sus planes, pero le falta el valor suficiente para hacerlo. Si sus temores son infundados, usted debe de
  • 80. restablecer la confianza de él en sí mismo, alimentando su orgullo. Asegúrele que posee las habilidades y las cualidades que cree le faltan en este momento. Pero al ayudarlo a conquistar sus temores, no actúe como si fuera más valiente que él. Conozco un caso de una mujer que cometió este error. Su esposo estaba a punto de hacer un cambio de negocio y de casa, y a última hora comenzó a titubear. Quería seguir adelante con sus planes, pero todo tipo de temores lo asediaron. En sus esfuerzos por alentarlo, su esposa le dijo: “ qué titubeas? No tienes nada que temer.” Ella debería de haber dicho, “Mi vida, yo sé como tú te debes de sentir. ¡ Son tantos los problemas y los factores que hay en vueltos en este asunto! En realidad tienes motivos suficientes para titubear. Si se tratara de mí, no podría tomar una decisión tan importante. ¿Cómo puedes soportar la responsabilidad tan gran de que conlleva ser hombre?” Humildad tal por parte de ella probablemente hubiera despertado el heroísmo masculino, y él le hubiera dicho: “No es tan difícil; yo creo que puedo controlar bien la situación.” Recuerde, al darle consejos o apoyarlo, hágalo sentirse superior como líder. COMO AYUDAR A UN HOMBRE A SER UN BUEN LIDER Mientras usted está ayudando y apoyando a su esposo, puede ayudarlo a la misma vez a ser un buen líder siguiendo estas reglas: 1. Converse con él sobre su papel de líder. Convénzalo de que este papel pertenece a él por derecho propio y orden divina, y que está capacitado por Dios para ejercerlo. 2. Sea eficiente en su papel doméstico. Al hacerlo definirá con claridad la diferencia en responsabilidades, y él no se recostará a usted innecesariamente. 3. Sea femenina cuando él la consulte sobre decisiones importantes. Es conducta típicamente femenina titubear y revolotear al tomar decisiones importantes. Según me cuentan en el negocio de bienes raíces, el hombre invariablemente llega a una decisión si su esposa está indecisa. Esto lo hace sentirse superior. 4. Tome nota de sus cualidades superiores de líder y comente sobre ellas. Admire sus juicios, su entereza y su inteligencia. La fe suya en él es imprescindible para que su esposo pueda poseer confianza en sí mismo. 5. Sea una buena ayudante y haga lo siguiente: a. No tenga excesiva cantidad de ideas preconcebidas que estén en desacuerdo con los sueños y las responsabilidades de su esposo (tales como el lugar donde usted desea habitar, los niños que desea tener, etc.)
  • 81. b. Haga todos sus sueños “portátiles”. La mujer debe aprender a ser feliz dondequiera, en cualquier circunstancia—en lo alto de una montaña o en un desierto; en la mayor miseria, o rodeada de riquezas. e. Tenga una confianza infantil en él, igual que la que tiene un niño en sus padres. 6. Déjelo hacer. Déle rienda suelta y no se llene de ansiedad preguntándose si las cosas van a salir bien o no. Si él comete errores o cae en dificultades, déjelo que sufra las consecuencias. Únicamente de esta forma aprenderá. 7. Déjele saber que a usted le gusta seguirlo, no guiarlo. Si lo hace, él estará ansioso de mantenerla feliz, continuando en su papel de líder. Pero no es suficiente ayudarlo a ser un líder, usted debe hacerlo sentir superior en su papel. CUANDO LA MUJER SE OPONE Serias dificultades matrimoniales pueden ocurrir cuando la mujer rehúsa seguir a su esposo. Hace algunos años conocí a una mujer que rehusó mudarse del pueblo en que vivía con su esposo, por pensar que sería una desventaja para sus hijos. El pobre hombre se sintió muy desilusionado, pues estaba convencido de que la mudanza hubiera sido ventajosa en lo que respecta a su trabajo. Permaneció en la misma comunidad y no triunfó, y llegó al convencimiento de que si se hubiera mudado, su vida hubiera sido mejor. Se sintió frustrado, y como consecuencia de esto, desarrolló un resentimiento contra su esposa con la cual discutía por trivialidades. Ella había pensado que la mudanza perjudicaría a sus hijos, pero cometió una injusticia aún mayor al abrir una brecha en su matrimonio. Otra razón por la que una mujer se interpone en el camino del hombre es por miedo a que él fracase; pero es mejor dejarlo hacer lo que quiere y verlo fracasar, que interponerse en su camino y hacer que se sienta frustrado. Hay ocasiones en que un hombre le da crédito a su esposa por oponérsele, e impedirle cometer un error; puede que hasta le dé las gracias; pero no deje que esto la confunda. Si ella se interpone en su camino cuando el resultado hubiera sido el éxito, vamos a ver si él se lo agradece. La mujer corre un grave riesgo cuando se interpone en el camino de su esposo. Quiero recordarle de nuevo las recompensas que recibirá si sigue las instrucciones que le doy para convertirse en Ángela Humana. A veces le parecerá que se le exigen muchos esfuerzos y cambios drásticos. Pero recuerde que estoy tratando de ayudarle a convertirse en una verdadera mujer, la clase de mujer que él desea, y la cual usted fue
  • 82. creada para ser. Como resultado ganará su Amor Celestial; ¿no merece acaso este fin toda su determinación? Las grandes glorias no se obtienen sin trabajo. Las siguientes historias de éxitos le mostrarán algunas de las recompensas: HISTORIA DE UN EXITO “Después de aprender a ser ‘La Mujer Encantadora,’ decidí no inmiscuirme más cuando mi esposo disciplina a los niños. El otro día nuestro hijo quería ir a jugar con los demás niños en el parque y su papá dijo que no. El vino llorando a donde yo estaba, y le dije que tenía que hacer lo que su padre le pidiera. Al rato mi esposo vino a mí y me preguntó si yo creía que él debía dejarlo ir. Yo le contesté, ‘De ti depende.’ Lo dejó ir, y el día pasó felizmente. Si yo no hubiera respetado su derecho de ser el líder, hubiéramos terminado disgustados y sin hablarnos.” HISTORIA DE UN EXITO “Yo había luchado por todo lo que deseaba en mi matrimonio, fuera grande o pequeño; y no lo había obtenido. Una mañana nos íbamos fuera de la ciudad con los niños, y yo quise ir al salón de belleza a peinarme. Mi esposo me dijo, ‘No, tenemos que irnos inmediatamente.’ Sin embargo, no teníamos necesidad de apurarnos. Yo le expliqué que sólo me tomaría diez minutos, pero con todo me dijo que no. A pesar de esto, respeté su palabra y no fui, aunque parte del camino me sentía disgustada y resentida. “A continuación comencé a razonar conmigo misma, con vencida de que debía respetar la palabra de él, aceptarlo por su valor nominal y mirar hacia el lado mejor suyo. Me dije a mí misma, ‘Si a él no le importa como luzco, ¿por qué ha de importarme tanto a mí? El es la persona más importante que hay en mi vida.’ Pronto me reanimé, me sentí más tranquila y comencé a conversar con él. (Tuve que hacer un gran esfuerzo.) Entonces algo increíble sucedió: tan pronto como llegamos a nuestro destino, me llevó a un salón de belleza y dejó a la familia esperando en el automóvil, mientras me peinaban. Nunca en su vida había hecho algo parecido.” Esto lo dijo ella con lágrimas en los ojos. ¿Por qué dicen “No !“ los hombres tan a menudo? Muchas veces es sólo para demostrar su autoridad. Ellos desean ser justos y generosos con sus familias, pero cuando su poder es pisoteado, no conocen ninguna otra manera de afirmar sus derechos, que no sea la oposición. Si las mujeres respetaran el derecho de sus esposos de gobernarlas, ellos serían más razonables. Finanzas Familiares Ambos cónyuges comparten la responsabilidad que represen tan los asuntos financieros de la familia: el hombre en su papel de líder y
  • 83. proveedor, la mujer en el suyo de esposa y ama de casa; pero muchas parejas confunden las dos funciones. La división adecuada de responsabilidad es la siguiente: RESPONSABILIDAD FINANCIERA La del Hombre La de la Mujer 1. Proveer el dinero 1.Apoyar los planes financieros de el 2. Administrarlo 2. Mantener la paz en el hogar 3. Preocupación Necesaria 3.- Estirar el dinero Si usted abreviara estos deberes, y los redujera a lo más esencial, esto sería: El del hombre: PREOCUPARSE—El de la Mujer: ESTIRAR EL DINERO. Sin embargo, nos encontramos conque los hombres creen que su único deber es proveer el dinero. Le entregan el cheque a sus esposas diciéndoles: “Toma, arréglatelas como puedas,” y ella lucha para poder pagar los gastos y ahorrar unos cuantos centavos. ¿Quién es el que se preocupa? ¡Ella! Y como su esposo es el líder, se toma la libertad de sacar el dinero que tienen en la cuenta de ahorros del banco y lo utiliza para inversiones o lujos, sin consultarlo con usted. ¿Acaso no tiene el derecho de hacerlo? ¿No es el guía de la familia? Sí, pero sólo si asume totalmente su papel de líder y le da a su esposa una justa porción, entonces tiene el derecho de hacerlo; mientras tanto no. En otros hogares nos encontramos con una situación distinta. La mujer trabaja para ayudar en la mantención del hogar. A veces éste se encuentra en estado de completa confusión y el hombre no puede pensar con claridad. No en balde el pobre señor no puede resolver sus problemas monetarios y aparentemente no es buen proveedor. Aún en otros casos vemos al hombre que aunque es un magnífico proveedor, asume todas las responsabilidades y preocupaciones, y administra bien el dinero; sin embargo siempre tiene problemas monetarios debidos a su extravagante esposa. ¿Dónde están las soluciones a todos estos problemas? Una de ellas es reconocer cuál es el papel que pertenece a cada uno. La otra es tener dos presupuestos separados. Los PRESUPUESTOS SEPARADOS La solución más adecuada para los problemas monetarios que existen entre marido y mujer es darle a la esposa una justa porción del salario para hacerle frente a los gastos de la casa. Si le queda algún dinero, a ella le pertenece, y puede hacer con él lo que le plazca. Cuando se le proporciona esta incentiva es natural que ella se vuelva ahorrativa. El
  • 84. hombre deberá que darse con el resto, y administrarlo a su propia discreción. Si le sobra algún dinero, tiene el derecho de disponer de él. Puede ser que desee consultar con su esposa qué hacer con él, ahorrarlo o invertirlo; pero si no lo hace, como líder que es le pertenece esta prerrogativa. Si malgasta su dinero, también esto es derecho suyo y la mujer no tiene porqué intervenir mientras sus necesidades y las de los niños hayan sido ampliamente cubiertas. PELIGROS QUE EXISTEN CUANDO LA MUJER MANEJA TODO EL DINERO Una pareja que conozco tenía confusión sobre sus responsabilidades monetarias. Siempre que él cobraba su salario se lo entregaba íntegro a su esposa. Ella lo administraba bien hasta que nacieron varios niños más. Se le fue haciendo más difícil cada día cubrir los gastos, y comenzó a enfermarse por la preocupación. Trató de exponerle estos problemas a su esposo, pero él no estaba acostumbrado a lidiar o luchar con ellos. Al hombre en cuestión se le presentó una oportunidad de trabajo en otro estado que representaba una ventaja económica. Cuando comenzaron a discutir el asunto ella deseaba que aceptara el nuevo empleo, pues éste ayudaría a resolver todos sus problemas financieros; pero como el esposo era quien tomaba todas las decisiones importantes, rechazó la oferta. Estaba satisfecho con las cosas como eran; por lo tanto, permanecieron en la misma situación, y durante años la mujer tuvo que seguir afrontando preocupaciones que no debían haber sido suyas. Si la mujer ha de disponer por completo del cheque de su esposo, deberá compartir también el derecho que es otorgado al líder de tomar las decisiones que conciernan su situación económica; de otro modo no es justo que lo haga. Los perjuicios que sufre la pareja cuando es la mujer quien administra el dinero son los siguientes: 1. Perjuicio o daño al hombre: Lo priva del papel masculino que por derecho propio le pertenece y en el cual necesita obtener supremacía. Además lo obliga a tomar decisiones erróneas, pues no está bien familiarizado con los problemas. 2. Perjuicio para la mujer: El mayor daño lo recibe la mujer. Una señora me contó que antes de poner en práctica esta filosofía se hallaba enferma como consecuencia de tantas preocupaciones que tenía, y hasta temía perder por completo su buena salud. Las mujeres no poseen el temperamento necesario para poder soportar este tipo de tensión emocional, y cuando a la fuerza desarrollan la capacidad suficiente para hacerlo, pierden parte de sus encantos femeninos. Si su
  • 85. esposo no se ha dado cuenta de la pesada carga que representa para usted hacerse cargo de las finanzas familiares, dígaselo. ¿QUE SUCEDE SI PONGO NUESTROS ASUNTOS FINANCIEROS EN LAS MANOS DE EL, Y NO LOS MANEJA EFICIENTEMENTE? Una mujer me contó que siguió mi consejo, y puso el manejo del presupuesto en manos de su esposo. Al principio se sintió contenta de haberse quitado este peso de encima, pero pronto se dio cuenta de que su esposo tenía todas las cuentas en completo desarreglo y confusión. Estaba atrasado en el pago de la casa, no le alcanzaba el dinero para pagar todas las demás cuentas, y a veces hasta se sobregiraba en su cuenta bancaria. Ella comentó: “ un manojo de nervios! No quiero volver a asumir la responsabilidad pero no sé qué hacer !“ COMO HACERLO Cuando la mujer le cede al hombre el manejo del presupuesto, debe dejarlo actuar y darle la espalda. Si él tiene las cuentas en confusión o desarreglo por un tiempo, déjelo que sufra las consecuencias, no importa cuáles éstas sean. Si lo hace así él aprenderá a través de la experiencia. Recuerde, si hasta ahora usted había estado llevando las finanzas del hogar, lo había estado privando de esta experiencia, la cual tendrá que adquirir en la práctica. Es importante que usted le deje saber lo contenta que se siente después de haberse quitado ese peso de encima. Si se muestra ansiosa o preocupada, él preferirá dejar las responsabilidades de nuevo sobre sus hombros. Pero si aparenta estar aliviada y feliz, él querrá mantenerla así y hará cuanto esfuerzo pueda por perfeccionarse en su nueva responsabilidad. LA CONTABILIDAD Naturalmente que lo ideal es que el hombre sea quien lleve la contabilidad, pero mientras él esté consciente de sus problemas financieros, esto no es imprescindible. Si le asigna a la mujer la teneduría de los libros, no debe haber problema alguno. Cuando él asume la responsabilidad financiera, al igual que en otras fases o aspectos de su liderato, esto lo hace sentir superior en su papel, lo cual es imprescindible para él, aunque todavía no se haya dado cuenta de que así es. HISTORIA DE UN EXITO (FINANZAS) “Durante años mi esposo deseó comprar un tractor para utilizar en el mantenimiento de nuestra hectárea de terreno, pero yo siempre me opuse. Desde que tomé el curso de “Como Ser la Mujer Encantadora” decidí acceder; “después de todo,” me dije a mí misma, “él es el proveedor.
  • 86. “El otro día se rompió nuestra cortadora de césped y él comenzó de nuevo a hablar sobre la compra del tractor. Yo le dije, ‘Está bien, si eso es lo que tú deseas, cómpralo. Después de todo, tú has sido muy buen proveedor para con nosotros.’ El se sorprendió tanto que me dijo: ‘ Espero ver derrumbarse el techo en cualquier momento!’ Yo le aseguré que esto no iba a suceder. Ahora está hablando de comprarme todas las cosas que yo he estado deseando durante 17 años. Pero yo no cedí en el asunto del tractor simplemente por conseguir lo que deseaba; lo hice porque me di cuenta de que en verdad es un buen proveedor y merece el derecho de obtener lo que él desea.” Su TAREA Si su esposo no ha sido hasta ahora el líder en su hogar, léale las escrituras que se encuentran al principio de este capítulo. Entonces dígale: “Yo creo que éstas son verdades muy grandes, ¿no crees así?” Dígale, “Deseo apoyarte como líder que eres, pues quiero ser una mujer extremadamente femenina.” Entonces a continuación discuta con él sobre algunos de los deberes del líder. Diga: “Quiero apoyarte en las decisiones que tomes”. Añada, “También te apoyaré en todos los planes que tengas para mí y los niños aunque no esté totalmente de acuerdo con ellos.” Si usted ha llevado la responsabilidad financiera, y quiere ser relevada de esta obligación, explíquele a su esposo los principios que menciono en esta sección y haga una lista de las responsabilidades financieras de cada uno. Cuando termine pregúntele a su esposo si está de acuerdo. Si no lo está, entonces dígale: “Yo creo que ya no puedo llevar esta carga por más tiempo, pues, es muy pesada para mí. Me parece que como tú eres hombre no te sería tan difícil hacerlo. ¿Me puedes librar de ella, por favor?” Asegúrele que usted hará todo lo posible por estirar el dinero que él le dé y mantener la paz en el hogar. Entonces, cuando le diga que así lo va a hacer, comente con entusiasmo femenino: “ mil gracias, estoy tan contenta de que lo hagas !“
  • 87. CAPITULO VIII EL HOMBRE COMO PROTECTOR EL DESEO DEL HOMBRE DE SER SUPERIOR EN SU PAPEL DE PROTECTOR Cuando analizamos al hombre normal vemos que fue creado para ser el protector de su esposa e hijos. El es más grande, posee poderosa fuerza muscular, y mucho mayor fuerza física que la mujer. Esta, por otro lado, es delicada, frágil y más débil que el hombre; se asemeja a una fina máquina de precisión, creada para hacer trabajos delicados, la cual trabaja eficientemente cuando es utilizada para el propósito para el cual fue creada. El hombre posee, sin embargo, el valor suficiente para poder enfrentarse a los grandes peligros y dificultades que se le puedan presentar en la vida. Pero las mujeres tienen tendencia a sentirse atemorizadas ante los mismos peligros y dificultades que yacen fuera de su dominio femenino. A los hombres les gusta sentirse valientes, fuertes y capacita dos; pues al serlo muestran su virilidad. Por lo tanto, disfrutan ofreciéndoles su protección a las mujeres. Al volverse amantes y románticos con ellas, a menudo están demostrando este anhelo interior de protegerla John Alden reveló este deseo de proteger a Priscilla cuando dijo: “Aquí en obsequio de ella permaneceré, y como una presencia invisible la rondaré para siempre, protegiéndola y sustentándola en su debilidad.” Víctor Hugo también expresó este deseo cuando dijo: “Mi deber es seguirle los pasos, envolver su existencia en la mía, servirle de barrera contra los peligros, ofrecerle mi cabeza como escalón, ponerme incesantemente entre ella y los sufrimientos. ¡Ay, si sólo consintiera apoyarse en mí a través de todas las dificultades de la vida “ ¿DE QUE NECESITAN LAS MUJERES SER PROTEGIDAS? En todas las épocas las mujeres han necesitado quien 1á proteja de los peligros, los trabajos pesados y las dificultades de la vida. En tiempos ya lejanos las condiciones de vida que existían en los Estados Unidos hacían la protección masculina imprescindible. Los peligros asechaban por doquier. Los indios salvajes, los animales feroces y las serpientes representaban serias amenazas que requerían la protección hábil y fuerte del hombre. Su ministrar dicha protección los hacía sentir como valientes héroes. Aunque la situación hoy en día es muy distinta, las mujeres todavía necesitan esta protección, y los hombres se sienten como héroes al darla. LA PROTECCION QUE SE NECESITA HOY EN DIA
  • 88. 1. Peligros. El peligro más grande que existe hoy en día es el de ser asaltada sexualmente y como consecuencia de esto perder la vida. La mayor parte de las personas conocen el trágico número de casos en los que esto ha ocurrido. Este es un peligro real para todas las mujeres, y uno que debemos afrontar con franqueza. Hay también algunos temores irreales, que la mujer verdaderamente femenina posee, y los cuales a la misma vez que divierten al hombre despiertan su caballerosidad. Son éstos por ejemplo: los truenos, la oscuridad y los ruidos desconocidos. Nadie niega que éstos puedan presentar amenazas reales pero en la mayor parte de los casos no lo son. También tenemos los animalitos, tales como los ratones y las arañas, cuya presencia puede atemorizar a la mujer. No importa si el peligro es real o no, mientras ella crea que lo es, necesita ser protegida por su esposo y él está más que ansioso de brindarle esta protección y disipar todos sus temores. 2. El Trabajo Pesado. Debido a su frágil y delicada constitución, la mujer está incapacitada para llevar a cabo trabajos pesados. Cortar la hierba, levantar objetos pesados, mover muebles, etc. son deberes que requieren más fuerza de la que puede hacer una mujer normal sin ocasionar daños a su salud o perder su encanto femenino. 3. Dificultades de la vida. En su papel femenino la mujer tiene que enfrentarse a muchas dificultades sola, tales como desaliento por la monotonía de los deberes domésticos, errores en la administración de la casa, problemas en el cuidado de los niños, y desengaños que le trae la vida; a los cuales la mujer de temple se enfrenta callada y valerosamente. Sin embargo, hay otra clase de dificultades que necesitan de la protección masculina. Me refiero a cosas tales como los problemas financieros, los acreedores belicosos, las personas irritables, duras u ofensivas, los vendedores latosos, etc. La mujer intensamente femenina es emotiva, se altera fácilmente y es menos capaz de defenderse misma que el hombre; necesita de la protección de él. ¿ESTAN SIENDO PROTEGIDAS LAS MUJERES? ¿Están realmente protegidas las mujeres de ‘os peligros, los trabajos pesados y las dificultades de la vida hoy en día? Veamos. Nos encontramos con mujeres que deambulan por las calles desiertas y obscuras a solas. Otras hacen viajes largos sin la presencia de un hombre, aun cuando un problema que se les presentara de momento con su automóvil las podría obligar a recurrir a la ayuda de extraños. Algunas desafían a la tempestad, la oscuridad, y hasta inclusive matan ellas mismas a las arañas, los ratones o las serpientes que las amenacen.
  • 89. ¿Y están protegidas acaso de las labores pesadas? Vemos a las mujeres construyendo cercas, apaleando arena, reparando automóviles, pintando, cortando la hierba, reparando equipos pesados, arreglando el techo, haciendo labores de carpintería y muchos otros trabajos masculinos. Muchas veces tampoco están protegidas de las dificultades de la vida. A menudo ellas “se lanzan al ataque.” Las vemos enfrentarse a los acreedores, los vendedores latosos y los propietarios de casa agresivos. La siguiente historia le ilustrará el Punto: DESAFIANDO SOLA LAS DIFICULTADES Un hombre construyó una bodega grande, y la llevó a la prosperidad, hasta que una compañía rival, dueña de una cadena de supermercados decidió Construir uno frente a su bodega. Debido a la diferencia en los precios, ellos vendían más y consecuentemente la pequeña bodega se arruinó. El dueño se sintió tan deprimido que se puso enfermo al punto de tener que guardar cama; sin embargo, la esposa se hizo cargo de éste, le dio la cara a los acreedores, y afrontó todas las responsabilidades financieras en lugar de su esposo. DIFICULTADES Una pareja adquirió una casa que debía ser desocupada para cierta fecha. Cuando llegó ésta, los antiguos dueños rehusaron mudarse. La esposa se enfrentó al problema, y los telefoneaba a menudo; pero continuamente se enfrentaba con la resistencia de ellos. Finalmente le dijeron: “Vamos a permanecer aquí hasta que nuestra nueva casa sea construida, y nada que usted haga lo impedirá, a menos que nos lleve a la corte.” La dureza de estas personas, y las circunstancias tan difíciles hicieron que la pobre mujer se echara a llorar. Su esposo continuó sin inmiscuirse en el asunto, y ella continuó luchando hasta que los inquilinos se mudaron. DIFICULTADES Otra pareja pensaba construir su casa, y le pidieron consejos a un contratista. Este empleó muchas horas ayudándolos, pero cuando ellos compararon todos los presupuestos, decidieron llamar a otro. La pareja vacilaba por tener que darle la mala noticia a este hombre que los había ayudado tanto, y finalmente le tocó a la esposa hacerle frente a la situación. ¿Por qué existe tanta falta de caballerosidad? Pues es por falta de comprensión por parte de la mujer. COMO PIENSA LA MUJER La mujer no ha llegado a comprender al hombre por completo. Ella no se ha dado cuenta de que a él le gusta protegerla, teme apoyarse en él por miedo de causarle molestias. Hay ocasiones en que ella hasta ha
  • 90. rehusado su caballerosidad A menudo hace las cosas sola pensando que él se lo agradecerá. Y él por su lado la confunde más, dándole las gracias aunque en realidad no se lo agradece. Gradualmente ella aprende a pasar sin la ayuda del hombre y se hace capacitada; ¿acaso debería sorprenderse por el hecho de que cuando más necesita de la caballerosidad masculina él no se la brinda? COMO PIENSA EL HOMBRE Al principio de casados el hombre piensa que la mujer está dispuesta a ser frágil y depender de él; pero pronto se da cuenta de que puede valérselas por sí sola. ¿Por qué? El no lo comprende, pero aparentemente este no es el tipo de mujer que necesita de la protección masculina; por lo tanto no se la ofrece. El piensa que ella no la necesita; así que la falta de caballerosidad se debe a que las mujeres han aprendido a valérselas por sí sola lo cual hace innecesaria la protección masculina ¿POR QUE DEBERIAMOS DE RETORNAR A LA HIDALGUIA? Aparentemente el hombre no deriva goce alguno en darle protección a la mujer, pues raras veces se la ofrece; y a la misma vez la mujer parece no necesitarla, pues es capaz de “matar sus propias serpientes.” ¿Por qué no mantener la situación tal como está? ¿Para qué retornar a la hidalguía? Si usted investiga verá que ni el hombre ni la mujer están satisfechos con esta situación, pues ambos han sido robados de un ingrediente primordial e imprescindible para la felicidad de ellos. El hombre ha perdido su sentido de superioridad y la mujer parte de su encanto femenino. ¿POR QUE Es LA CABALLEROSIDAD IMPRESCINDIBLE? 1. Proteger a la mujer despierta en el hombre la realización de su masculinidad él se siente superior 2. Si usted ha de convenirse en Ángela Humana, deberá ser la frágil y dependiente criatura que Dios tuvo en mente al crearla. Puede ser que usted esté de acuerdo con que la caballerosidad es un ingrediente importante, ¿pero cómo puede despertarla en el hombre? COMO DESPERTAR LA CABALLEROSIDAD DE UN HOMBRE Haciéndolo sentir superior como protector suyo Admire su fuerza superior, sus habilidades y sus cualidades de protector. Adquiera la virtud de la feminidad la cual es una cualidad humana que le será enseñada en el capítulo 14. El objetivo de este capítulo es concentrarse en el primer método. La siguiente experiencia le ilustrará su efectividad. HISTORIA DE UN EXITO (ADMIRANDO LA MASCULINIDAD)
  • 91. Cómo despertar la caballerosidad de un hombre: Un señor comenzó a remodelar la cocina pero antes de haber terminado el trabajo lo dejó. La esposa trató de persuadirlo para que lo hiciera pero fue inútil. Entonces ella aprendió la filosofía nuestra y le dijo a él: “Te admiro mucho por haber emprendido un trabajo gigantesco como lo es remodelar la cocina. Otro hombre cualquiera hubiese llamado a un carpintero. Tú tienes un gran talento masculino.” Al otro día ella le contó a su hermana (asegurándose de que él la estaba escuchando): “ qué acabado más bonito le dio mi esposo a las puertas de los gabinetes! Tiene habilidad para trabajar la madera ¿no crees?” Entonces no dijo más. ¿El resultado? Solamente habían transcurrido tres días cuando el hombre resumió su labor y en poco tiempo terminó la cocina. Es importante darse cuenta porqué él dejó el trabajo a medias anteriormente. El motivo fue la actitud de la esposa, quien había tratado de empujarlo y apremiarlo para que lo terminara. El se negó a hacerlo simplemente por defender su libertad, pero cuando ella dejó de apurarlo y utilizó el método de ofrecerle admiración, despertó su caballerosidad. SU TAREA Dígale: “Estoy contenta de tener a mi lado a un hombre que me proteja. Me parece que me sería imposible vivir sin ti.” CAPITULO IX EL HOMBRE COMO PROVEEDOR EL DESEO DE EL DE SER SUPERIOR COMO PROVEEDOR Desde épocas inmemoriales el hombre ha sido considerado el proveedor, pues su primer mandato fue: “Ganarás el pan con el sudor de tu frente,” mientras que el de la mujer fue concebir, o sea, traer hijos al mundo. Desde aquel entonces, los deberes de la mujer y el hombre quedaron divididos en esta forma. En nuestra época el hombre sigue siendo considerado el proveedor, pues está obligado por ley a seguir manteniendo a su esposa en caso de divorcio. Pero no puede ser considerado hoy en día como el principal proveedor, pues las estadísticas recopiladas en 1964 por la co misión presidencial sobre “La condición de la mujer en la sociedad actual,” (o sea, su posición legal y relativa) informan que de cada tres trabajadores en los Estados Unidos, uno es mujer. Al llegar a los 20 años, ocho de cada diez mujeres estarán trabajando a sueldo o lo habrán hecho ya. Es esta una generación de mujeres obreras. Muchas de estas obreras son mujeres casadas. ¿Puede el hecho de que trabajen ocasionarles perjuicios? Si disfrutan haciéndolo y son lo suficientemente eficientes como para desempeñar sus labores
  • 92. domésticas bien a la misma vez, ¿pueden así y todo perjudicarse ellas o sus familias? Muchos hombres animan a sus esposas a que trabajen. Si ambos cónyuges están de acuerdo, ¿no debería ella hacerlo? ¿Hay alguna razón válida para mantener en vigor la vieja ley que dice que el hombre es el proveedor? Los siguientes argumentos deben de ser seriamente considerados: DAÑOS QUE OCASIONA LA MUJER AL TRABAJAR Daño a los niños: La mayor parte de las esposas que trabajan están conscientes del daño tan grande que pueden ocasionar a sus hijos, pero piensan que los de ellas no serán desatendidos, pues les dedicarán suficiente tiempo. Sin embargo, no es sólo cuestión de tiempo sino de intereses. La mujer que trabaja le resta interés a sus hijos. Le es difícil “servir a dos amos.” Su trabajo posiblemente requiera la mayor parte de sus esfuerzos así como su atención. Los niños no son tan exigentes como un jefe, por lo tanto están expuestos a ser desatendidos. 2. Daño a la mujer misma: También grande es el daño que se ocasiona la mujer a sí misma. Cuando intenta desempeñar un papel que no le corresponde, sacrifica su propia gracia y su belleza especial. La luna al moverse de su esfera nocturna a la diurna pierde todo su brillo, su encanto y su poesía, cualidades que la hacen hermosa. 3. Daño infligido al hombre: Cuando la mujer se pasa de la esfera suya al la del hombre opaca la gloria de éste y le impide sentirse superior en su papel masculino. Es imposible recalcar demasiado la importancia que tiene este sentimiento de superioridad para la felicidad básica del hombre, su habilidad para triunfar en la vida, y el amor que siente por la esposa que mantiene y protege. Estará de acuerdo en que estos peligros son reales, y en que usted es el tipo de mujer que prefiere quedarse en casa, pero también pensará que su caso es distinto, y que tiene que trabajar debido a las circunstancias. ¿Pero es así en realidad? Examinemos algunas de las razones por las cuales las mujeres trabajan y veamos si están justificadas. RAZONES POR LAS CUALES LAS MUJERES TRABAJAN 1. Para ayudar al hombre a terminar o mejorar su educación. Esta razón está justificada p regla general, cuando el esposo está entrenándose para poder ser mejor proveedor. Sin embargo, de este modo las mujeres son introducidas en el campo del trabajo, y a veces continúan en él indefinidamente. 2. Por una emergencia. Me refiero al desempleo del hombre por cualquier motivo (no a su muerte, pues en ese caso la dignidad del hombre no está en juego), así como a reclamaciones o aprietos monetarios.
  • 93. Puesto que ella tiene que trabajar por necesidad, no hay otro camino; y el problema que ha de tratar de resolver es “como trabajar sin dañar o herir el orgullo y la dignidad de su esposo.” Cuando ella conoce las características que posee el hombre, puede hacer esta experiencia menos dolorosa para él. Si ella mantiene una actitud subordinada y considera su trabajo como “un noble sacrificio,” es mejor que si aparenta ser una heroína que ha venido a rescatarlo de su infortunio. Debe decirle a su esposo que se ha dado cuenta de “lo difícil que es ser el proveedor ¿y cómo ha podido él serlo durante todos estos años?” Esto lo convencerá de que si él pudiera asumir de nuevo su papel lo haría mucho mejor que ella; de este modo continuará sintiéndose superior en éste. 3. Para aumentar los ingresos. ¿Por qué se hace necesario hacerlo? Por las siguientes razones: a. Porque el salario del hombre no cubre las necesidades. ¿Pero cuáles son las necesidades? Los alimentos, la ropa y la casa. El salario de casi todos los hombres cubre las necesidades cuando éstas se definen en términos simples. Muchos artículos han sido añadidos a la lista de necesidades que son en realidad lujos. b. Para adquirir lujos. Estos pueden ser una estufa nueva, un bote, ropa elegante, o tina cabaña en las montañas. A menudo las mujeres trabajan para obtener esos lujos. c. Para aminorar la carga del hombre. Las mujeres a menudo se preocupan por la carga que lleva el hombre y tratan de aligerársela trabajando ellas para ganar parte de los ingresos. Sin embargo, el mandato de proveer el sustento le fue dado al hombre; junto con él Dios le dio la capacidad natural para llevarlo a cabo. En otras palabras, el hombre fue bendecido con la fuerza y la resistencia necesarias para proveer por su familia. Por lo tanto, no es necesario que la mujer trabaje para “aminorar la carga” de su esposo; sino por el contrario debe alentarlo, dándole fuerzas e animándolo para que lleve a cabo su empeño por sí solo. Cuando la mujer trabaja para aumentar los ingresos familiares debido a las tres razones antes mencionadas, daña el orgullo y la dignidad del hombre. Si no puede proveer a su familia de las comodidades, o ni tan siquiera de las necesidades de la vida, él deja de sentirse como un hombre; y si tiene que depender de su esposa para que lo ayude a hacer frente a SUS responsabilidades monetarias, su amor propio sufre. En esta área es donde el daño es mayor, pues él deja de considerarse a sí mismo como un buen proveedor. ¿Cuál es la solución? El primer paso a dar es cortar o aminorar los gastos de acuerdo con el presupuesto; después reconstruir el amor propio del hombre para que pueda darle a su familia todo lo necesario.
  • 94. 4. Por aburrimiento. Muchas mujeres trabajan porque se sien ten aburridas en la casa. A menudo el esposo sugiere que ellas lo hagan, pues se dan cuenta de esto. Aunque este motivo no daña o afecta para nada el amor propio del hombre, sí daña el de la mujer, pues la hace perder su personalidad femenina. Ella busca la felicidad donde nunca habrá de encontrarla; pues aunque trabajando tal vez puede aliviar temporalmente su aburrimiento, ella estará disfrutando de la hierba mala en vez de las flores. ¿Y qué hay de la mujer mayor que tiene tiempo de sobra? ¿Qué puede hacer ella para sentirse útil y una mujer completa? Sus horas de ocio podrían ser invertidas en ayudar a los caídos y los descorazonados; pues la función de la mujer es “derramar gozo e iluminar los días nublados.” Aunque parezca contraproducente, ella podría ser maestra de escuela prestando sus servicios en este campo que tanto los necesita. Enseñar a los niños no es una función antifemenina, y no dañará el amor propio del hombre si se hace con intenciones caritativas. Otro campo de trabajo donde la mujer mayor puede destacarse es e de cuidar enfermos. La profesión de enfermera siempre a sido considerada femenina, y una donde se hace la caridad pública. Pero cualquiera que sea el tipo de trabajo que la mujer mayor escoja, es la razón por la cual trabaja y la feminidad suya lo que debemos tener en cuenta. Si sus intenciones son benévolas, y utiliza sus horas de ocio para el bien de la humanidad, y si el trabajo es femenino, ella estará haciendo un noble sacrificio que la glorificará en vez de rebajarla. ERRORES QUE COMETE LA MUJER QUE PERMANECE EN EL HOGAR La mujer que trabaja no es la única que destruye o hiere el amor propio del hombre. A veces la que permanece en casa hace comentarios tales como, “No podemos costearlo,” o “Me gustaría que tuviéramos un poco más de seguridad económica.” A veces hasta le sugiere a su esposo distintas formas de aumentar sus ingresos o admira a otros hombres por sus éxitos materiales. Aun al hacer ver que es ahorrativa, la mujer afecta adversamente a su esposo, pues le muestra que tiene que “escatimar” y economizar en exceso para que le alcance con el salario de él. Todas estas cosas hacen que un hombre se sienta inferior como pro veedor. El diálogo a continuación ilustra esta pérdida de estimación: Tomás (hojeando las cuentas): “Se necesita mucho dinero para mantener una familia hoy en día.” (Esperando ser halagado)
  • 95. María: “ no es culpa mía! Yo ahorro en todo lo que puedo, hasta inclusive coso toda la ropa de los niños, horneo el pan que consumimos y nunca me compro lujos. ¡Otras mujeres van al salón de belleza a peinarse, pero yo no! (esperando recibir apreciación) Tomás: “ De veras careces?” (Esperando que ella se lo niegue) María: “Sólo estoy tratando de ayudarte. La mujer debe de ayudar a su esposo a llevar la carga. Prefiero pasar sin las cosas que necesito que verte preocupado.” (De nuevo esperando recibir apreciación.) Tomás: (Algo sucede dentro de él, es una mezcla de resentimiento hacia ella por haberlo hecho sentir como un fracasado y la desdichada sensación de creer que de verdad lo es.) Dice irritado: “Por lo que veo tú no me consideras un buen proveedor, ¿no es así?” (Maria lo mira perpleja sin comprender el porqué de su mal carácter y su falta de apreciación por el noble sacrificio suyo.) Esta es una ilustración perfecta de la falta de comprensión que existe entre los sexos. El único motivo por el cual Tomás se quejó del alto costo de la vida fue por ganar el aprecio y la admiración de María. Pero ella lo tomó como crítica, y su defensa (la esposa ahorrativa), fue un duro golpe para el amor propio masculino. El siguiente diálogo es una ilustración de lo que ella debería de haber contestado: LA FORMA ACERTADA Tomás: “Se necesita mucho dinero para mantener una familia hoy en día.” María: “Verdad que sí. Me parece que somos un poco extra vagantes, ¿no crees? ¿Cómo te las has arreglado tan bien teniendo una mujer tan botarate? (aunque no lo es, desde luego) Ser hombre conlleva una responsabilidad tremenda, ¿no es así? Me alegro de ser mujer; si tuviera que llevar esa carga me temo que no podría hacerlo.” Tomás: (Su amor propio aumentado) “Bueno, en realidad no me importa llevarla. Desde luego que a veces acarrea grandes problemas pero me siento capaz de enfrentarlos. Sí, me siento completamente capacitado !“ María: “Es maravilloso sentirse tan segura y saber que tengo a mi lado un hombre que siempre me sustentará !“ En la primera ilustración María hizo a su esposo sentirse como un fracasado, pero en la segunda como un héroe. Su TAREA Dígale: “Estoy muy contenta de que me cuides tan bien y me proveas de todas las necesidades de la vida. ¿Es una carga hacerlo? (deje que le explique) ¿Cómo puedes soportar tamaña responsabilidad? Me alegro de no ser hombre; me sería suma mente difícil llevarla.”
  • 96. De esta forma usted lo ayuda a sentirse superior en su papel. LAS SEIS REGLAS PARA HACERLO SENTIRSE SUPERIOR EN SU PAPEL 1. Honre su posición de líder, protector y proveedor, y defienda su autoridad respetándola cuando discipline a los niños. 2. Admire su fuerza superior y su habilidad masculina y hágaselo saber. 3. No sobresalga por encima de él en nada que requiera fuerza o habilidad masculinas. 4. Sea subordinada y dependa de él. Demuestre su debilidad femenina si se le pide que asuma responsabilidades masculinas. 5. Tenga una confianza infantil en él. Nunca dude de la habilidad que posee para protegerla, proveer por usted y guiarla felizmente en la vida. 6. Sea femenina. Cuando usted sea más mujer, él se sentirá más hombre. CAPITULO X PONGALO A EL EN PRIMER LUGAR El hombre desea que la mujer le otorgue el primer lugar en su vida no el segundo o tercero; quiere ser el eje alrededor del cual giran todas las actividades femeninas. No es su deseo ocupar una posición subalterna en relación con los sueños y empeños de ella, sino ser la figura central de su existencia. ¿Les otorgan las mujeres a los hombres este honor? Muy pocas lo hacen; para ellas otras cosas tienen la preferencia, como por ejemplo: 1. Los niños. Veamos el siguiente caso: Una señora tenía una familia numerosa. Todos los que la conocían la admiraban por ser una madre modelo pero el esposo era aparentemente sólo un apéndice suyo. Para ella sus hijos eran lo primero; vivía y suspiraba por ellos. Aunque amaba mucho a su esposo y lo apreciaba, nunca le daba la prioridad en su vida; el papel de él era el de padre y proveedor solamente, no el de rey del hogar. ¿Cuál fue el resultado? Cuando se encontraba solo con ella era amable y afectuoso, y cuando estaba también solo en compañía de sus hijos, disfrutaba de ésta. Pero al reunirse la familia completa, él mostraba sus resentimientos hacia todos. Criticaba y menos preciaba a los niños y se enfadaba con su esposa por haberle dado este lugar inferior. El ser relegado a esta posición inferior es la causa por la cual el hombre resiente a veces el nacimiento de un nuevo bebé en la familia y a menudo no desea tener más hijos. Darle a su esposo el primer lugar en su vida no disminuye la sagrada responsabilidad que tiene una madre para con sus hijos ni es indicación de falta de amor por
  • 97. parte de ella. En realidad los niños se sienten más seguros del amor y la atención de la madre cuando ella le rinde honor a su líder. 2. Los deberes domésticos. A veces el hogar es más importante para la mujer que el hombre mismo. Los deberes domésticos: coser, decorar, limpiar, etc.; y hasta los sueños de poseer muebles nuevos dominan ocasionalmente el pensamiento de la mujer acaparando todo su tiempo. ¿Pero es el castillo más importante que el rey que lo habita? 3. Apariencia. En lo que concierne a la apariencia, a los hombres les gusta ver a la mujer bien vestida y arreglada cuando ella lo hace por lucirle a él. Pero si tiene que emplear incontables horas yendo de tienda en tienda, cosiendo o arreglándose, dejando solo a su esposo para poder hacerlo, ella está dándole la impresión de que no le interesa lucirle a él sino a los demás, y por lo tanto no lo considera la figura principal en su vida. 4. El dinero y la seguridad económica. De vez en cuando una mujer se opone a alguna decisión de su esposo por creer que amenaza su seguridad económica. Puede ser que lo aconseje en contra de una nueva inversión, un cambio de ocupación, la continuación de sus estudios o cualquier otro plan que él tenga para el futuro el cual ella crea que amenaza dicha seguridad. En realidad con esta actitud ella le está demostrando que el dinero o los bienes materiales que poseen son más importantes que él, que sus sueños o que los retos a los cuales él como hombre desea enfrentarse. No sólo está poniendo ella más énfasis en las cosas materiales que en él, sino que su actitud muestra el temor a que él fracase, lo cual es un duro golpe a una de las características más vulnerables del hombre: su orgullo. Al oponerse a sus planes, ella está colocando al dinero y la seguridad económica por encima del hombre (sus sentimientos, sus experiencias, su orgullo y su confianza en sí mismo). Una señora me contó un episodio de su vida durante el cual ella actuó en esta forma. Su esposo quería agrandar su negocio, y para poder hacerlo planeó mudar a su familia para un apartamento más chico temporalmente, vender la casa y utilizar el dinero para este propósito; pero la señora se negó a hacerlo. Le dijo a él: “No me importa la inconveniencia, pues he vivido en peores circunstancias” pero la verdadera razón era el temor que ella tenía de que su esposo fracasara en su empeño. Ella escogió la seguridad económica, sin importarle para nada los sentimientos de él, su orgullo y su confianza en sí mismo. Otras veces este mismo deseo de poseer dinero y seguridad económica hace que la mujer empuje a su esposo hacia una meta a la cual no está interesado en llegar. Esta seguridad se hace más importante que el
  • 98. hombre mismo, que la libertad que necesita tener él para poder ser leal a su propia personalidad y asumir el puesto de líder. Esta actitud femenina indica que la mujer no está satisfecha con su actual situación económica y dicha su gerencia presenta el grave peligro de dañar el orgullo masculino. Por ejemplo, una muchacha que conozco está casada con un hombre de situación económica más bien humilde. Por muchos años ella le ha estado sugiriendo que estudie y se haga doctor en medicina. Esta actitud demuestra que ella no está satisfecha con lo que él gana, y quizás hasta considere que le falta prestigio. Si sigue empeñándose en que él estudie medicina, ella estará poniendo el dinero y el prestigio por encima del hombre mismo. 5. Los padres de la esposa. Cuando una mujer está vinculada a sus padres por un amor más fuerte que el que siente por su esposo, éste naturalmente pensará que no es él quien ocupa el primer lugar en su vida. Esto lo hace sentir resentimientos hacia los padres de ella, pues lo están privando de su importante posición. 6. Carreras, talentos y otras actividades. A muchos hombres les gustaría otorgar a sus esposas la libertad suficiente para desarrollar sus talentos y llevar a cabo actividades que las distraigan o diviertan; pero cuando estos intereses dominan por completo el pensamiento de la mujer y la entusiasman más que el hombre, éste se da cuenta de que ya no ocupa el primer lugar en su vida. Por este motivo a menudo los hombres no son razonables y se resienten debido al tiempo que sus esposas emplean fuera del hogar; y hasta inclusive rehúsan otorgarles privilegio alguno. Sin embargo, si la mujer pone a su esposo en el primer lugar, es más probable que él la incite a que lleve a cabo actividades fuera del hogar, puesto que éstas no representan ningún peligro para él. Hay otros hombres que al ser relegados al segundo lugar dejan a sus esposas y buscan a otra mujer que los haga sentir importantes. Muy pocas veces es el interés sexual el que empuja al hombre hacia una amante, sino la habilidad de ella de saber hacerlo sentir como a un rey. Veamos el siguiente caso: COMO EMPUJÉ A MI ESPOSO HACIA OTRAS MUJERES Suena horrible ¿verdad? Y lo era; ahora después de haber estudiado y puesto en práctica las enseñanzas de este libro estoy comenzando a comprender que todas las correrías y devaneos de mi esposo se debieron a mi comportamiento. Sucedió en esta forma: Nuestra vida sexual era satisfactoria, y aparentemente lo mejor de nuestro matrimonio. Así se lo hice saber a mi esposo, felicitándolo por estar tan bien capacitado sexualmente; pero desgraciadamente sólo en este aspecto le daba admiración. No
  • 99. encontraba en él motivo de halago; ciertamente no lo acepté nunca por su valor nominal ni le otorgué el primer lugar en mi vida. En otras palabras, lo consideraba bueno sólo como compañero sexual; por lo tanto él buscó otras mujeres que lo hicieran sentir importante, admiraran sus atributos masculinos, lo escucharan y le dieran el tiempo y la atención que todo hombre necesita. Por supuesto que yo lo odiaba por buscar otras mujeres, ya que no podía comprender porqué no se sentía satisfecho con lo que le daba yo sexualmente. Después que estudié y aprendí cómo ser La Mujer Encantadora, me di cuenta de que no eran relaciones sexuales lo que él buscaba en las otras mujeres, sino aceptación y admiración; y al negárselas yo, lo estaba obligando a serme infiel. Ahora no tengo temor alguno de que vuelva a las andanzas, pues sé cómo deberá ser la mujer que él ame. ¿DEBERA PONERLA EL A USTED EN PRIMER LUGAR? La obligación primordial del hombre en la vida es proveer a su esposa e hijos de todo lo necesario El sabe que deberá trabajar para alimentarlos y que ocasionalmente tendrá que dejarlos desatendidos para poder hacerlo Desde el punto de vista práctico, es imposible que él pueda colocarla a usted en el primer lugar; y no tiene usted derecho a esperar así sea. El le podrá otorgar el primer lugar en su corazón si usted se convierte en Ángela Humana; pero la obligación de proveer lo necesario para su familia está antes que usted personalmente. El Señor le dijo a la mujer que el hombre “reinará sobre ella,” y el Apóstol Pablo le pide que “respete a su marido.” ¿No implica esta frase acaso que ella deberá rendirle el homenaje y el honor que se le rinde a un rey? Al hacerlo ¿no lo está colocando en primer lugar? CONCLUSIONES—COMPRENDIENDO A LOS HOMBRES Hemos llegado al final de la sección del libro que trata sobre cómo comprender al hombre. Esta es la cualidad angelical que poseía Agnes en abundancia y la cual trajo a David paz y felicidad; pues cuando él no la tenía a su lado “parecía descontrolarse y sumirse en toda clase de dificultades.” Saber comprender al hombre es una cualidad angelical, por lo tanto es cuestión de personalidad. La falta de comprensión por parte nuestra indica un defecto en nuestro carácter. El no respetar la libertad del hombre demuestra falta de humildad, simpatía y misericordia en nosotras; indica también que nos cegamos al lado mejor de él y no estamos dispuestas a sacar la viga del ojo nuestro antes de mirar la paja en el ajeno. Estos son los motivos por los que cometemos tantos errores en lo que al hombre concierne. Aun nuestra falta de
  • 100. conocimientos muestra un defecto nuestro. ¿Acaso le hemos suplicado al Señor para que nos dé luz y comprensión cuando no sabemos qué hacer? ¿Hemos estado demasiado satisfechas disfrutando de la hierba mala en vez de las flores? Las recompensas que obtiene un matrimonio cuando la mujer sabe comprender al hombre son incalculables. Como dijo una esposa: “Nuestro matrimonio floreció como una planta sacada al sol después de un largo y frío invierno.” Esto se debió al amor y la ternura que renacen en el corazón del hombre cuando se le hace sentir aceptado, libre, respetado y comprendido. Este des pliegue de ternura por parte de él es impresionante, como de muestra la siguiente experiencia: HISTORIA DE UN EXITO Mi esposo y yo llevamos seis años de casados y tenemos dos niños. Cuando estaba en cinta del segundo, mi esposo se volvió frío e indiferente hacia mí. Me dijo que no me quería como mujer, sino que yo era como una madre para él. Empezó a verse con otra, y cuando nació nuestro bebito le puse la demanda de divorcio, llegamos a un arreglo económico y nos separamos. Pero él en realidad no deseaba el divorcio. Fuimos a un consejero matrimonial para obtener ayuda, y él nos dijo donde yacían nuestros errores pero no como corregirlos. Después de tres meses de separación volvimos juntos, para probar por seis meses; pues ninguno de los dos nos sentíamos felices separados. Ambos proveníamos de hogares religiosos, asistíamos a la iglesia e inclusive tomábamos parte en todas sus funciones. Durante este período de prueba nuestro matrimonio marchaba más o menos bien, pero todavía se tambaleaba un poco, y esto no era lo que yo deseaba. Yo no podía obtener la ternura que tan desesperadamente necesitaba. No me sentía amada; sabía que nuestro matrimonio no era estable, pero no sabía qué hacer. Me sentía inútil y estaba preocupada continuamente de que mi esposo fuese a buscar de nuevo a otra mujer y a resumir sus aventuras del pasado. Fue entonces cuando oí hablar de “La Mujer Encantadora.” Leí el libro y asistí a las clases. La primera vez que puse en práctica sus conocimientos, vi la cara de mi esposo iluminarse y comprobé su ternura. Nos comunicábamos muy poco antes, pero cuando empecé a darle admiración, así como comprensión y simpatía según el libro indica, el cambio fue total. La muralla que había entre nosotros ha desaparecido, y ahora él me cuenta todos sus problemas y me trata con una nueva ternura que nunca creí posible. Es una experiencia maravillosa, la cual siempre había soñado tener y nunca tuve hasta ahora. Mientras más le demuestro mi admiración, más amor me inspira.
  • 101. Ahora siento una maravillosa paz interior. No tengo miedo de que me deje por otra mujer, pues yo le doy toda la admiración y el amor que necesita y desea; y él a su vez me da a mí el cariño que tanta falta me hacía. LA CAJA DE PANDORA Cuando un matrimonio ha tenido problemas serios y la mujer hace un esfuerzo por mejorarlo aplicando los principios de La Mujer Encantadora, a veces se produce en el hombre una re acción peculiar que se conoce con el nombre de “La Caja de Pandora.” En este caso al aplicar los principios de La Mujer Encanta dora, en vez de volverse amante y tierno, él quizás se vuelva violento de momento y actúe odiosamente hacia su esposa. Es importante que comprenda el cambio tan grande que está teniendo lugar en el hombre, el cual causa explosión repentina. Tal vez durante años él reprimió sentimientos de odio hacia su esposa por temor a destruir su matrimonio. Si es un hombre de principios y ama a sus hijos, probablemente ha hecho un gran esfuerzo para mantener su matrimonio feliz, y para hacerlo tuvo que controlar estos sentimientos negativos de odio y resentimientos. Al aplicar ella los principios aprendidos por un tiempo, gradualmente él comienza a sentirse seguro en su matrimonio. Finalmente se decide a abrir la Caja de Pandora y dejar escapar todos estos sentimientos ocultos. Es importante que la mujer comprenda esta reacción, y le permita la libertad de tenerla. Muéstrese de acuerdo con lo que dice, y estimúlelo para que exprese todos sus sentimientos, aunque éstos sean negativos. Cuando el último haya sido ventilado, y la Caja de Pandora esté vacía, él sentirá por usted un amor y una ternura como nunca había sentido antes y sus reservas desaparecerán por completo, como en las siguientes experiencias: HISTORIA DE UN EXITO (LA CAJA DE PANDORA) Después de haber aprendido a ser La Mujer Encantadora, sentí que mi esposo era más feliz, pero esta calma duró sólo 3 o 4 meses, pues de pronto comencé a sentir una tirantez entre nosotros. Una noche mi esposo explotó. Su reacción fue la de la Caja de Pandora. Parecía como si todos los sentimientos que tenía acumulados en mi contra hubieran brotado de pronto y roto la muralla de reservas. ¡Muy dramático y al mismo tiempo maravilloso! Ahora él me jura que nunca en su vida ha sido tan feliz; y yo me siento igual. Hasta nuestras amistades nos preguntan si somos en realidad todo lo felices que aparentamos. De verdad poseo ahora el espíritu de La Mujer Encantadora, y la profunda felicidad que se deriva de poner en práctica esta filosofía.
  • 102. Esta noche mi esposo estuvo hablando conmigo durante tres horas contándome más sobre sí mismo, su pasado, sus sueños, etc. Y muchas más cosas de las que yo habla descubierto en diez años de matrimonio. El hizo el comentario conmigo de que en aquella época en que teníamos tantas dificultades para comprendernos me hubiera abandonado si no hubiera sido por los niños. HISTORIA DE UN EXITO (LA CAJA DE PANDORA) Yo me había sentido feliz todo el día, pero cuando llegó mi esposo, la sombra negra del descontento se vislumbró en mi hogar. Estaba decidida a no dejar que el decaimiento y la melancolía de él se me contagiaran; por lo tanto lo puse cómodo y le invité a contarme como había pasado el día. En ese momento lo único que él quería hacer era descansar, por lo tanto lo dejé solo y me fui a preparar la cena. Cuando lo llamaba para comer noté que tenía la cabeza inclinada, y había lágrimas sobre sus mejillas. Tiernamente le pregunté: “Amor mío, ¿desearías compartir tu pena conmigo?” De pronto comenzó a llorar y a continuación abrió la Caja de Pandora. Según me contó había perdido toda su fe en las mujeres como consecuencia de una dolorosa experiencia en su anterior matrimonio. Salieron a la superficie todos sus resentimientos, sus odios y los temores que tenía hacia el futuro; ¡me había abierto su corazón! Desde aquella noche nuestro amor ha tenido más libertad para crecer, y él hasta me ha llegado a decir al abrazarme con ternura que yo soy la mejor esposa que hombre alguno pueda desear. CAPITULO XI PROFUNDA FELICIDAD INTERIOR Más que nada el hombre desea una mujer que sea genuina mente feliz Si los ojos de ella reflejan disgusto, enojo o infelicidad, podrá inspirarle al hombre compasión, pero nunca admiración o amor. Si hemos de adquirir esa felicidad interior tan necesaria, debemos comprender lo que es y saber como adquirirla. ¿QUE ES? La felicidad interior es una sensación de paz espiritual que nos sostiene a través de los triunfos, fracasos y desgracias que la vida nos depare, manteniéndonos calmadas y firmes a pesar de las circunstancias. Es serenidad, paz de espíritu y tranquilidad espiritual. Agnes poseía felicidad interior, pues “tenía una plácida y dulce expresión” y “una paz dentro de sí y en tomo suyo, un espíritu bueno y apacible.” LA FELICIDAD CONTRA EL PLACER Todo el mundo desea poseer esta paz interior, ¿pero cuántos en realidad lo logran? El problema está en que buscamos la felicidad por
  • 103. el camino equivocado, el del placer. A menudo pensamos que si pudiéramos poseer la casa con la cual soñamos, los muebles, las alfombras o las ropas elegantes que deseamos, nos sentiríamos felices. O pensamos que si pudiéramos vivir en cierta ciudad o comunidad, tener dinero para comprar algunos de los lujos o placeres de la vida, etc., seríamos felices. Estas cosas tienen valor, por supuesto; pero no son necesarias para poder poseer felicidad interior. Hay muchas mujeres que no las poseen y son verdaderamente felices; sin embargo otras tienen todos estos bienes materiales y son desgraciadas. Por supuesto que hay placeres buenos y malos. Los placeres que provienen del pecado deberán ser evitados por completo. Pero los placeres buenos enriquecen nuestra existencia si tienen como base la felicidad interior. Estos placeres buenos son: la lluvia, las flores, las comidas alimenticias, la risa de los niños, las distracciones sanas (la música, el arte, y muchas otras cosas buenas de la vida); mientras los placeres malos son los que son destructivos o nocivos para el cuerpo o el espíritu. La felicidad es muy distinta al placer y a menudo brota de otra fuente. El placer parece derivarse de aquellas cosas que deleitan a los sentidos, mientras que la felicidad puede provenir hasta de experiencias desagradables o dolorosas, tales como traer un hijo al mundo; o el cansancio que siente un padre en sus esfuerzos por obtener comodidades para sus seres queridos. El placer puede derivarse del pecado, mientras que la felicidad es un resultado directo de la lucha por vencer éste. Hay ocasiones en que la felicidad proviene al experimentar la miseria, el dolor o el sufrimiento “Brotará al hacernos conscientes de nuestra fuerza moral, espiritual y física; de las fuerzas que ganamos ante los conflictos; las que derivamos de la experiencia; de haber sondado las profundidades de nuestra alma; de experimentar todas las emociones a las cuales la mente es susceptible; de poner a prueba todas las cualidades y poderes del intelecto.” (B. H. Roberts). Ninguna persona que viva una vida completamente inocente, protegida de todas las experiencias buenas y malas de la vida puede saber lo que es verdadera felicidad y gozo. ¿Cómo podremos adquirir esta felicidad interior? ¿Qué esfuerzos deberemos hacer para lograrla? COMO ADQUIRIRLA Usted habrá oído la frase: “Seremos todo lo felices que nos propongamos ser.” Aunque esta actitud positiva tiene algún mérito, la frase no es completamente correcta. Una persona malvada no puede lograr felicidad a través de esta auto-decepción. Usted tampoco podrá
  • 104. adquirirla simplemente proponiéndoselo, sino que deberá tener la base necesaria para hacerlo aplicando los principios de la rectitud. La felicidad está basada en las leyes eternas; si no estamos en paz con nosotras mismas es porque no hemos obedecido los principios sobre las cuales se basa ésta. La felicidad se halla al alcance de todos, y se obtiene comprendiendo y aplicando dichos principios. LA FUENTE MAYOR DE NUESTRA FELICIDAD La mayor fuente de felicidad para nosotras proviene del espíritu. El camino hacia la felicidad yace en llegar a perfeccionar todas las Cualidades Angelicales en nosotras mismas. Comprender al hombre le traerá gran gozo interior; el éxito en el cumplimiento de su papel de madre, diosa doméstica y amante esposa añadirá más gozo; y el desarrollo completo de su personalidad le traerá una sosegada paz interior. La felicidad interior no es una cualidad voluntaria que se pueda adquirir como un vehículo nuevo, sino que proviene de la victoria personal sobre nuestras debilidades y los esfuerzos que hacemos continuamente por llegar a la perfección. EL AMOR NO ES UN FACTOR IMPRESCINDIBLE Si usted es una mujer que no se siente amada por su esposo será propensa a pensar de la siguiente manera: “Si mi esposo me quisiera de verdad yo poseería felicidad interior.” Aunque el amor es esencial para nuestra felicidad total, no lo es para adquirir la felicidad interior a la cual me refiero. Este tipo de felicidad es independiente de todos los factores externos. Ni siquiera requiere el amor del hombre para su existencia. De hecho, usted deberá poseer felicidad interior para poder ser amada. Conozco por lo menos dos hombres a punto de divorciarse que se niegan a reconciliarse con sus esposas si éstas no adquieren primero felicidad interior; es decir, si no están en paz consigo misma. Agnes poseía felicidad interior aunque no tenía el amor de David. La felicidad interior es una victoria personal al alcance de toda mujer y hace a ésta encantadora a los ojos del hombre. PERO LA FELICIDAD INTERIOR NO ES FELICIDAD TOTAL Aunque la mujer puede adquirir felicidad interior sin poseer el amor de su esposo, no es ésta una felicidad completa; ella necesita del Amor Celestial suyo para poder ser completamente feliz. David Copperfield notaba a menudo una triste expresión en la bella faz de Agnes, pero no comprendía que esta tristeza se debía a su amor no correspondido. Era una indicación de que a ella le faltaba algún ingrediente imprescindible para poder ser completamente feliz pero no le restaba a Agnes su tranquilidad de espíritu.
  • 105. LA MUJER INFELIZ Hay un deslustre en los ojos de una mujer infeliz que es trágico. En algunas se les nota su infelicidad en la forma como caminan, su postura, sus modales descuidados e indiferentes, y hasta al hablar su voz parece un gemido. La apariencia total de algunas mujeres demuestra su infelicidad. Las quejas continuas, la aspereza, las actitudes negativas y la presteza conque juzgan a los demás son signos exteriores. Estas mujeres parecen tener más edad de la que tienen; pierden su atracción y se les nota su tumulto interior. El efecto total es deprimente. Todos estos rasgos destruyen el encanto de una mujer y la hacen poco atractiva al hombre. Tal vez éste siente lástima por una mujer infeliz; pero jamás le inspirará ternura, amor, y mucho menos adoración. La mujer que posee felicidad interior es todo lo contrario de la que antes mencioné. Tiene un brillo en los ojos, un porte digno y airoso; y muestra optimismo. Esperanza y fe a través de su actitud. Sonríe con facilidad mostrándose siempre satisfecha; no es pronta a criticar a otros, es confiada y paciente; su espíritu irradia paz, tranquilidad y serenidad. Su apariencia e influencia son reconfortantes y todo esto la hace encantadora a los ojos del hombre PASOS A SEGUIR PARA OBTENER FELICIDAD INTERIOR 1. Comprender a los hombres 2. Desarrollar la personalidad 3. Cumplir con nuestro papel femenino, La Diosa Doméstica Le he dicho que la felicidad mayor proviene del desarrollo del espíritu y que para la mujer esto significa perfeccionar su lado angelical. Según ella vaya ganando un mejor entendimiento del hombre, irá a la misma vez adquiriendo las virtudes siguientes: Comprensión, apreciación, y la habilidad cristiana de hallar sus propios defectos en vez de buscarlos en su esposo o en los demás. En el próximo capítulo le explico la importancia que tiene desarrollar la personalidad total, y subrayo algunas de las virtudes femeninas que son esenciales para poder enriquecer su vida y traerle paz interior. Igualmente es esencial para la posesión de felicidad interior, que la mujer sea fiel en el desempeño de su papel. Ser una esposa amante y comprensiva, maravillosa madre, así como fiel y habilidosa ama de casa, son requisitos esenciales para la felicidad femenina. Tener éxito en el desempeño de este papel es la verdadera gloria de la mujer y le trae una satisfacción y una paz interior que de otra forma no podría obtener. Es imposible que la mujer que abandone estos sagrados deberes experimente verdadera alegría. Podrá sentir satisfacción
  • 106. debido a sus actividades y éxitos fuera del hogar; pero éstos no compensarán por su fracaso como mujer. “No hay éxito en la vida que nos pueda compensar por un fracaso en el hogar.” (David O. McKay) Le he explicado que existen ciertas reglas sobre las cuales se basa la felicidad. Las tres que acabo de mencionar son esenciales para la felicidad de la mujer. El incumplimiento de éstas trae como consecuencia frustración e infelicidad mientras que su cumplimiento pone a la mujer en armonía con las leyes de la vida, llena su existencia y le trae felicidad interior. DOS VIRTUDES ESENCIALES PARA LA FELICIDAD DE LA MUJER El desarrollo total de la personalidad es importante, pero hay dos virtudes que son esenciales para la felicidad de la mujer y son las siguientes: 1. Auto-aceptación: Durante el proceso de convertirnos en Ángeles, todavía somos seres humanos. Cometemos errores y a menudo éstos nos privan de la felicidad. Puede ser causa de disgusto para la mujer el cometer pequeños errores tales como quemar la cena, hacer una mala compra, o romper un objeto valioso. Aun las cosas más insignificantes nos afectan emocional- mente. Esto se debe a que no nos aceptamos a nosotras mismas tal como somos. Debemos aceptarnos como aceptamos a nuestros esposos, y perdonamos nuestras debilidades, así como los errores que come tamos. No está bien que esperemos una actuación siempre perfecta por parte nuestra. Yo leí una vez la historia de un hombre a quien le gustaba mucho viajar. A veces cuando se hallaba visitando otros países, algunas personas sin escrúpulos lo estafaban, cobrándole excesiva mente en sus compras. Esto lo disgustaba, como es natural, y hasta cierto punto le privaba del goce que le producía viajar. Analizando su problema tuvo la idea de apartar algún dinero para cada viaje “para que se lo estafaran.” Después de haber hecho esto pudo disfrutar de sus viajes nuevamente. El hombre de negocios deja siempre algún margen para reveses monetarios que sufra su negocio, o para emergencias. Igual mente nosotras deberíamos dejar margen para algunos errores. Prométase a sí misma que cada año, cada semana, y aun cada día, cometerá cierto número de errores o hará algunas decisiones erróneas. Al terminar la adquisición de su vestuario recuerde que no siempre habrá escogido los vestidos apropiados. En la vida aprendemos a través de la experiencia y dicha experiencia con- lleva cierto número de errores.
  • 107. Sin embargo, esto no significa que estamos contentas de ser tontas, poco inteligentes, débiles o inferiores como seres humanos, sin hacer esfuerzo ninguno por mejorar; dicha actitud es enemiga del progreso. Significa que aceptamos el hecho de que somos humanas, y que como tales estamos expuestas a cometer equivocaciones, malos cálculos e inclusive juicios erróneos; y aunque hagamos grandes esfuerzos por mejorar, ocasionalmente fracasaremos en nuestros empeños. En nuestra lucha por mejorar no debemos sentirnos descorazonadas si encontramos que los hábitos viejos son difíciles de romper o cambiar. Al nadar contra la corriente del río, de vez en cuando ésta nos arrastra hacia atrás; pero aún así debemos perseverar; pues éste es el camino hacia la perfección 2. Apreciación por los placeres simples de la vida: Otra virtud esencial para la felicidad es el saber obtener y apreciar los goces que hay en las cosas simples de la vida, tales como la lluvia, la luz del sol, o la risa de los niños. Estas cosas producen placer por sí solas. La felicidad se deriva de la habilidad que posea la mujer de saber apreciarlas. La mujer apreciativa disfruta tomando agua en una taza de barro, mientras otra siente la necesidad de utilizar una de porcelana. Alguna sentirá placer en sentarse sobre una caja de madera en su patio dejando que los tibios rayos del sol la bañen; otra necesitará muebles buenos para sentirse feliz. Una disfrutará los ruidos del bosque, los cantos de los pájaros y el sonido de las hojas secas al crujir; otra sentirá más placer en asistir a la ópera. De nuevo nos encontramos conque unas se sienten satisfechas con vestidos de algodón; mientras que otras suspiran pensando en el día en que podrán adquirir sus ropas en las más lujosas tiendas. A veces una mujer siente verdadero gozo en sacar a pasear a su bebé por el parque; a otra le gustan más las luces brillantes y los lugares alegres. Hay algunas que se sienten felices en una pequeña cabaña mientras que otras desean poseer una casa moderna. Los niños poseen esta habilidad de saber disfrutar de las cosas simples de la vida. Un rayo de luz y una bañadera llena de agua para chapotear son dos de las cosas que ellos disfrutan. Las mujeres que aprenden a apreciar estos simples placeres de la vida nunca se sienten menguadas o infelices. El desarrollo del lado angelical de la mujer es el camino hacia la felicidad interior. Si usted en este momento no se siente feliz, esto se debe más que nada a un defecto de carácter, no a las circunstancias externas. La felicidad interior es un camino ascendente, como nadar río arriba; y podemos vislumbrarla a través de los grandes logros y hazañas
  • 108. humanas. Es el resultado de la lucha por vencer el mal y las debilidades morales; así como el esfuerzo continuado por perfeccionar y purificar el espíritu. UNA PERSONALIDAD MERECEDORA Los hombres desean una mujer a la cual puedan colocar en un y adorar Ellos esperan que ésta sea más buena, paciente y comprensiva que ellos, y a su vez se ven a sí mismos como criaturas más impuras y ordinarias. Si un hombre se vue1’ desconsiderado, criticón o duro, quizás pase por alto estos defectos en sí mismo; pero se desencantará al ver a la mujer, la criatura más angelical del mundo, rebajarse a su nivel. Puede ser que a veces la pruebe sugiriéndole algún acto inicuo, pero sólo lo hace para ver si ella permanece en su pedestal. ¡Qué desengaño tan grande para él si cae, y qué alegría si continúa en el mismo nivel donde él la puso! Si ella permanece en su pedestal a pesar de las pruebas a las cuales él la sometió, esto quiere decir que ese lugar le pertenece. Antes que un hombre pueda poner a una mujer en un pedestal ella tiene que desarrollar una personalidad digna de dicha posición. La primera impresión suya en este momento será: “Este capítulo no es importante para mí, pues he sido enseñada toda mi vida a cultivar mis virtudes. ¡Tengo una personalidad merecedora! Las demás ideas que presenta este libro tienen más valor para mí que ésta. Soy honesta, amable y caritativa; como ve tengo una personalidad merecedora.” Estas afirmaciones indican que la mujer no comprende en realidad lo que es una personalidad merecedora. Las virtudes antes mencionadas son esenciales, por supuesto; pero el desarrollo de este tipo de personalidad implica mucho más. Dora era amable, honesta y caritativa; pero no se supo ganar la adoración de David Copperfield. ¡Pocas mujeres se ganan el honor de ser colocadas en un pedestal! Hay muchas virtudes, todas dignas de los esfuerzos que son necesarios para adquirirlas. Las siguientes son, sin embargo, diez de las más imprescindibles. Varias son especialmente importantes para las mujeres. CUALIDADES IMPRESCINDIBLES PARA PODER SER COLOCADA EN UN PEDESTAL 1. Dominio propio: “Quien se domina a sí mismo, así como a sus pasiones, deseos y temores, es más que un rey.” El dominio propio es la base de una personalidad merecedora No podemos aplicar los conocimientos que hemos obtenido de este libro si no tenemos la fuerza de voluntad suficiente para hacerlo.
  • 109. Mostramos nuestra falta de dominio propio cuando no podemos llevar una dieta, refrenar la lengua, mantener una confidencia en secreto, llegar a tiempo a una cita, o cumplir con nuestras responsabilidades. Cualquier fracaso al tratar de aplicar los principios en los cuales creemos indica falta de dominio propio. Conquistamos nuestros temores, dudas y pasiones—y aun llegamos a nuestras metas—sólo a través de la auto-disciplina. Tan importante es esta auto-disciplina o dominio propio para el desarrollo del espíritu que hasta el mejor ser humano que existió jamás, Jesucristo mismo, la necesitó. El ni siquiera comenzó su ministerio hasta que se fue al desierto y ayunó durante cuarenta días; en ese tiempo ganó fuerzas espiritualmente y pudo rechazar las tentaciones más duras. Hay varias formas de adquirir dominio propio. Una de las más útiles es la que el Señor nos enseñó: el ayuno. Privándonos de alimento por un período de tiempo ganamos un control sobre nosotras mismas que nos fortalece para que podamos enfrentarnos a los problemas de la vida. Por regla general un ayuno de 24 horas es beneficial y es lo que cualquier persona puede soportar. Hay otras acciones que también nos ayudan a llevar a cabo este objetivo Muchos filósofos recomiendan que “hagamos cosas difíciles con regularidad.” Tomar duchas frías, hacer tareas trabajosas, imponemos ciertas cuotas que cumplir: éstas son algunas de las cosas que fortalecen nuestro espíritu para que cuando nos enfrentemos a las tentaciones podamos resistirlas; o por otro lado, si es que estamos tratando de llegar a una meta, para que tengamos la auto-disciplina necesaria para llegar a ella. Q) Generosidad. Preocuparse por la felicidad y el bienestar de otros es indicación de generosidad “Sobrellevad los unos las cargas de los otros y cumplid así la ley de Cristo.” (Gálatas 6:2) Las mujeres son especialmente propensas a ser egoístas y a pensar en estos términos: “mis hijos, el éxito de mi esposo, mi casa, mi ropa.” Sólo pensamos en nuestros propios problemas. A menudo no nos damos cuenta de la vida tan egoísta que llevamos. Conozco una pareja que no tenía hijos. Se pasaban la mayor parte de su tiempo en casa cuidando el jardín, pues éste era precioso. Un día vendieron su encantadora casa y se mudaron a un apartamento. Inmediatamente después se sintieron aburridos e infelices pues no encontraban en qué emplear su tiempo. Por lo tanto, compraron otra casa, sembraron otro jardín y se sintieron de nuevo felices. La actitud egoísta de esta pareja muestra su falta de interés en los demás; ellos d se daban cuenta de las necesidades de
  • 110. aquellos que les rodeaban. Aunque eran buenos vecinos, honestos, y ciudadanos ejemplares, vivían una vida egocéntrica. 3. Bondad ¿Que es la bondad? ¿Consiste el llevarle a la señora Sánchez un plato de sopa porque está enferma? O acaso en hacer ropa para los pobres? Es dudoso que estas amabilidades hagan mucho bien, pues a menos que estas acciones sean llevadas a cabo en secreto, imponen una obligación sobre el que las recibe. El bien mayor proviene al ayudar espiritualmente a una persona, dándole esperanzas y propósito a su vida Algunos necesitan solamente una palabra de aliento o aprobación; mientras que otros están desesperados. Aquellos que necesitan ayuda a menudo lo demuestran con la mirada. Los jóvenes que están descorazonados se muestran abatidos y tristes. La verdadera bondad consiste en buscar a los que son infelices y reedificar sus almas. Da tus obsequios materiales en secreto pero reedifica. el espíritu de los hombres con el poder de tu alma. 4. Fuerza de Carácter A menudo nuestra fuerza de carácter nos hace fracasar cuando tratamos de vivir de acuerdo con nuestras convicciones. El miedo al ridículo así como a la crítica, nos impide llegar a la meta que nos hemos impuesto. Por ejemplo, tal vez hemos decidido pasar más tiempo con nuestros hijos, pero las circunstancias externas nos lo impiden. Dejamos que otros nos digan cómo debemos emplear nuestro tiempo porque no tenemos la fuerza de carácter necesaria para decir que no. Quizás usted ha planeado dedicar cierto día para la limpieza de la casa, pero alguien la llama por teléfono y le roba su tiempo. El miedo a ofender le impide decirle a esa persona que la conversación de ella la aburre, y que tiene mucho quehacer en la casa. De manera que usted deja que sean otros que la controlen en vez de hacerlo usted misma. Paciencia Hay cuatro circunstancias en las cuales debemos tener paciencia: a. Con las personas No hay mejor lugar donde aprender a tener paciencia que en nuestro hogar. El bebé que llora por las noches, las peleas, la confusión y el mal comportamiento de los niños nos dan una maravillosa oportunidad de aprender esta virtud. Hasta las personas que tratamos fuera del hogar prueban nuestra paciencia. La verdadera paciencia no es sólo un acto de auto-disciplina, sino la fuerza de voluntad para poder pasar por alto los errores de otros b. Con nuestras tareas Algunas mujeres se quejan amargamente de todas las obligaciones que tienen que llevar a cabo diariamente en el hogar: tres comidas diarias, lavar, planchar, limpiar, etc. son todas
  • 111. tareas agotadoras. Pero la mujer verdaderamente femenina las acepta con paciencia. ¡Qué pronto pierde su encanto ella cuando muestra una actitud impaciente! La mujer que puede sonreír mientras lleva a cabo sus tareas domésticas es la que los hombres admiran c. Nuestros anhelos sueños Se requiere mucha paciencia para esperar, trabajar y llegar a la meta soñada por nosotras. Puede ser que ésta sea una casa nueva, remodelar la antigua, muebles nuevos, o tiempo suficiente para desarrollar nuestros talentos. Algunas mujeres se vuelven impacientes y lo gran sus deseos a expensas de otras personas. A menudo es el marido quien tiene que satisfacer las demandas de una mujer que “lo quiere todo ahora.” O si ella no obtiene su deseo se vuelve amargada y quejumbrosa. Se requiere mucha paciencia para aplicar los principios de este libro y disfrutar de las recompensas. d. Para tener esperanzas en el mañana, Todos tenemos nuestros desengaños y sufrimientos pero “cuán pobres son aquellos que no tienen paciencia suficiente para saber esperar.” (Shakespeare) La paciente voluntad de comenzar de nuevo es símbolo de fuerza de carácter Podemos aprender paciencia observando los métodos que emplea la naturaleza para llegar a sus objetivos. Si usted se da una vuelta por el interior de una caverna de piedra caliza verá las bellas figuras que forman las gotas de agua al caer del techo. Se necesitan siglos para producir estas bellezas. Castidad Me refiero a la pureza sexual de pensamiento y obra. Hay una rebaja grande en los niveles morales de nuestros tiempos, aun entre aquellos que profesan el cristianismo. Existe aceptación hacia los pecados sexuales y las aventuras sexuales fuera del matrimonio. Pero una mujer no puede despertar el Amor Celestial del l si no es pura, pues él sentirá pasión por ella, no verdadero amor. A menudo algunas mujeres demuestran su falta de castidad en su apariencia, y provocan deseos sexuales en otros hombres a través de su ropa provocativa, sus acciones y maneras libertinas, su maquillaje excesivo y sus lisonjas. Tenemos también las bromas que los matrimonios intercambian porque las consideran chistosas. Comentarios tales como “Tu hijo se parece al lechero” sugieren inmoralidades. La inmoralidad sexual destruye el espíritu, la personalidad y la belleza de la mujer. Ciertamente no la hacen igual a nuestro ideal: Ángela Humana. Honestidad: Muy pocas personas se atreverían a robar, dar falso testimonio o decir mentiras grandes; pero hay otras cosas más
  • 112. comunes en las que somos deshonestas. Por regla general éstas son las siguientes: a. El miedo a la crítica Esta falta es tan vieja como Eva, la primera mujer; pues cuando Dios la acusó de comer la fruta prohibida dio la siguiente excusa: “La serpiente me engañó” en lugar de enfrentarse a la ira de Dios. Cuán a menudo damos una excusa para no tener que hacerle frente a la ira de nuestros esposos. Cuando llegamos tarde a una cita debido a nuestra haraganería decimos: “Los niños me mantuvieron ocupada,” o cuando no tenemos la cena a tiempo o la casa limpia decimos que no nos sentíamos bien. b. Con el dinero La raíz y causa. de muchos de nuestros actos deshonestos. Hay mujeres que mienten sobre la edad de un niño para ahorrarse dinero en el pasaje de un tren, el teatro o el circo. Es una práctica común el devolver ropa adquirida en las tiendas diciendo que no nos sirve cuando en realidad la razón es que cambiamos de idea. ¿Cuántos compran artículos al por mayor por medios fraudulentos? Por otro lado, tenemos aquellos que accidentalmente chocan con un automóvil parqueado y se van sin notificárselo al dueño. La mujer si ha de ser digna de ser colocada en un pedestal deberá mantener su honradez intacta Humildad: Debemos demostrar humildad de tres maneras: a. Con nuestros bienes materiales: En el libro de Proverbios el Señor menciona siete cosas que aborrece, y la primera en la lista son “los ojos altivos.” Es difícil para aquellos que tienen dinero y posesiones materiales no mostrarse excesivamente orgullosos. Las mujeres que se visten con ropa cara y elegante, manejan un automóvil último modelo y viven rodeadas de lujos, tienen la tendencia a sentirse superior a las que son pobres. En algunos casos hasta se deleitan en hacer que los que tienen menos se sientan inferiores, pues se pasean con sus lujosas pertenencias por delante de las que consideran inferiores. Una falta de humildad tal indica un defecto espiritual. b. Con los conocimientos La educación, la habilidad innata, los talentos, y lo que algunas mujeres consideran una inteligencia superior son las causas por las que ellas a veces se muestran extremadamente orgullosas. Tal vez piensan que su actitud es sólo justa arrogancia o valor merecido. ¿Cómo pueden sentirse humildes al darse cuenta de las grandes habilidades que poseen? La actitud que deberían tener es la de una persona que se da cuenta de todo lo que todavía le queda por descubrir, y de los grandes talentos que han poseído, o poseen actualmente otras personas. Esta forma de pensar indica humildad por parte nuestra.
  • 113. c. Virtuosidad Hemos aprendido que la actitud santurrona de la mujer la hace criticar a su esposo y tratar de cambiarlo. Aun poseer una personalidad merecedora y haber sido colocada en un pedestal no deberá ser causa de que la mujer se sienta superior debido a sus virtudes. “Y quienquiera se exaltare a sí mismo será humillado; y aquel que se humillare será exaltado.” Siempre hay alguien mejor con quien usted podrá compararse y la meta de ser más noble a la que podemos aspirar. 9. Una actitud digna Esta es un rasgo de personalidad que hace a la mujer. Cuando ella posee esta virtud se gana el respeto de todos los que la rodean. Ella podrá ser generosa, humilde, sumisa y obediente, pero a la misma vez deberá mantener una actitud de respeto hacia sí misma que otros podrán detectar y admirar. Esta cualidad puede ser comprendida mejor observando la forma en que actúan los que no la poseen, como por ejemplo: hay algunas mujeres que carecen de amor propio, pues son serviles o excesivamente obedientes. Sirven a sus familias desde la mañana hasta la noche. No son madres o esposas sino esclavas a petición es demasiado grande o pequeña. En su empeño por servir a sus familias olvidan sus propias necesidades humanas. No inspiran el respeto de una reina sino que se reducen a sí mismas a la categoría de una es clava; en vez de ser apreciadas por sus esfuerzos sólo logran inspirar desprecio y desacato. Sin embargo, cuando la mujer conserva su dignidad y se da a sí misma su justo valor, todos los esfuerzos que haga por su familia se convierten en un noble sacrificio por el cual es admirada. También esta falta de amor propio la encontramos en la mujer que se sacrifica valientemente por complacer a su esposo, olvidando sus propias necesidades. Accederá a todos los antojos suyos, ahorrando su dinero para comprarle a ¿1 lujos especiales; siempre recordando su cumpleaños (aunque él siempre olvida el de ella), y aprobando todos los derroches que haga su marido mientras ella carece de las cosas que necesita. Estas acciones le parecerán rasgos agradables de personalidad femenina al esposo, pero cuando los esfuerzos por complacerlo son a costa de ella, en vez de despertar la admiración masculina harán que él le pierda el respeto. Al hombre le gustan las comodidades, así como disfrutar de la consideración de su esposa; pero no le agrada ver que ésta pierda su valor como persona. Ella piensa demasiado en él y muy poco en sí misma. Lo ha malcriado; y sin embargo, las mejores relaciones existen cuando el hombre es el quien mal cría a la mujer. Otra forma de la cual la mujer pierde su dignidad es permitiendo que el esposo la maltrate. Debemos pasar por alto las pequeñas ofensas de los hombres, pero cuando él es extremada mente desconsiderado,
  • 114. insultante o injusto, la mujer deberá defenderse. Los hombres no admiran al tipo de mujer que se deja “pisotear.” Admiran a la que tiene la dignidad y el valor necesario para expresarse Si ella no se respeta a sí misma como ser humano que es, y permite que la maltraten, será difícil que su esposo le otorgue el debido respeto. Mostrar una actitud digna cuando ha sido maltratada la hará aparecer encantadora a los ojos del hombre, y él la amará más profundamente debido a esto. Cómo reaccionar a los maltratos le será enseñado en el capítulo 18. Cuando la mujer es demasiado servil, ansiosa de complacer, o cuando permite maltratos o se pone en un nivel inferior al de su esposo, pierde las majestuosas cualidades que son su amor propio y su dignidad. 10. La gentileza Hay una cualidad que es indispensable para nuestro ideal Ángela Humana, y es la amable gentileza. Es cualidad es una combinación de varias virtudes tales como la caridad, la comprensión, la compasión, la paciencia y la bondad Esta es una atractiva cualidad femenil que usted pone de manifiesto ante los demás a través de sus modales femeninos. Es difícil y hasta imposible que una mujer pueda permanecer verdaderamente femenina cuando no posee dicha cualidad; pues si es tosca, criticona o amargada esto destruye su encanto femenino. LA MUJER DE CARACTER DEBIL Las mujeres débiles de carácter pierden su encanto. Pueden tener facciones perfectas, pero hay una expresión alrededor de la boca, una frialdad en los ojos, unas líneas que arrugan su frente antes tersa, o los hombros caídos que echan a perder su belleza. La más ligera sombra de una personalidad desagradable o poco merecedora en la faz de una mujer estropea la belleza de la cara más hermosa. LA MUJER DE PERSONALIDAD MERECEDORA La belleza y la paz que una mujer adquiere cuando posee una personalidad merecedora la hacen atractiva a los hombres. Habrá reflejada en su faz una dulzura, su voz será plácida y sus maneras despertarán simpatías. “La belleza es el sello que Dios da de la virtud”. SI USTED NO POSEE UNA PERSONALIDAD MERECEDORA No se desaliente ni piense que le va a ser imposible desarrollar una personalidad merecedora. Si usted ha vivido una vida egoísta y débil, puede comenzar ahora a vivir otra vida limpia y virtuosa. Todas poseemos la capacidad de convertirnos en Ángela Humana y “nunca es tarde si la dicha es buena.” Mahatma Ghandi era de carácter débil y mundano cuando joven, pero tuvo un desarrollo espiritual tan grande que hoy en día es conocido
  • 115. como “El Alma Grande.” Una parte integrante de su filosofía de la vida es la creencia en la posibilidad que tienen las personas más comunes de convertirse en “almas grandes” en este mundo. Esto lo probó Ghandi a través de su propia vida. Confía en la capacidad que posees sin haberla puesto a prueba Como confiarías en Dios mismo, El alma no es más que una emanación procedente del todo. No puedes imaginarte las fuerzas que duermen dentro de ti, Infinitas e insondables como el inmenso mar. (Autor Desconocido) COMO CONVENCER A SU ESPOSO DE QUE USTED MERECE ESTAR EN UN PEDESTAL Permita que su luz brille: No esconda su personalidad angelical bajo una cesta donde él no puede verla. Haga buenas obras para que él vea la luz que posee su espíritu. Aprecie las cualidades espirituales de él: Si usted desea probarle que tiene una gran personalidad, reconozca este mismo rasgo en él. Si reconoce la honestidad, confiabilidad e imparcialidad de su esposo le probará que usted también posee estos mismos atributos. 3. Reconozca la rectitud de otros: Si usted aprecia a la señora García simplemente porque se hace un bonito peinado o al señor Durante porque adorna bien las vidrieras de su tienda le está demostrando a su esposo que usted no tiene gran personalidad. Pero si reconoce la generosidad, la caridad o la paciencia de ellos le prueba que usted también tiene cualidades de valor pues ha percibido todas estas virtudes en los demás. Si usted está chismeando y buscando faltas en otros ¡pronto caerá de su pedestal! Si desea que la pongan en un pedestal deberá adquirir una personalidad digna de esa alta posición CAPITULO XIII LA DIOSA DOMESTICA El término “Diosa Doméstica” implica algo más que un hogar limpio y ordenado, unos niños bien educados o unas comidas deliciosamente preparadas. Se refiere dicho término a la mujer y quiere decir que ésta ha traído gloria a su hogar, lo cual la ha convertido en una diosa. En otras palabras, una mujer podrá tener éxito como ama de casa y sin embargo no ser una diosa. Esto se debe a que ella no se considera a sí misma la figura central del hogar, cuya personalidad irradia hacia los demás.
  • 116. Por supuesto que una “Diosa Doméstica” deberá ser una buena ama de casa, pero además de esto deberá dar calor y espíritu al hogar, lo cual añade una cualidad especial a su papel doméstico. La cualidad de Diosa Doméstica la encontramos en Agnes, Amelia y Deruchette. Agnes era “la ama de casa más formal y discreta que podría tener aquella antigua casa.” Amelia era “una pequeña diosa doméstica, buena, lozana, sonriente, sencilla y tierna, a quien los hombres se inclinan a adorar.” La presencia de Deruchette “ilumina el hogar, su proximidad es tibia y acariciante; ella pasa de largo y nos contentamos, se detiene y somos felices. . . su único quehacer era vivir su vida diaria.” Víctor Hugo también la compara con un pequeño pajarito, “un pajarito convertido en doncella; ¿habrá algo más exquisito? Imagínesela en su hogar y llámela Deruchette. “Las alas son invisibles pero el chirrido todavía se escucha. A veces con su voz aguda entona una ruidosa canción. . . . Revolotea de rama en rama (mejor dicho de cuarto en cuarto), va y viene, se acerca y se aleja; despluma sus alas (mejor dicho peina su pelo) y produce placenteros sonidos, murmullos de inefable placer. Al hacerse mujer, este ángel emprende el vuelo pero a veces retorna trayendo un pequeñito con ella.” Todas estas ilustraciones indican la existencia de una cualidad especial que se encuentra más allá de la interpretación que acostumbramos darle al trabajo casero. Eleva los deberes domésticos al nivel celestial, y hace que la mujer se sienta feliz y contenta. Ella transmite esta felicidad a los demás dándoles su calor y contentamiento a través de su presencia, sus canciones, sus sonrisas, sus pequeñas bondades, la manera en que se desenvuelve en el hogar y sus gentiles palabras que son “murmullos de inefable placer.” Tan importante considera ella su labor de traer felicidad al hogar que la ve como “su ocupación diaria para toda la vida,” y se alegra de haberla escogido. El ingrediente principal es que la mujer se sienta feliz en su papel de ama de casa. Esto es lo que el hombre realmente desea. ¿Existen hoy en día mujeres que se sienten felices de ser amas de casa? Hablando en términos generales, la mayor parte de ellas no son felices. ¿Cuáles son sus quejas? Dicen que no obtienen ninguna gloria, que nadie les agradece lo que hacen, y que sus faenas son pesadas y monótonas. No se sienten como diosas! Las mujeres de inteligencia superior se quejan de que ser ama de casa no requiere ningún talento especial, por lo tanto no presenta reto alguno. Algunas piensan que su vocación se halla fuera del hogar; se vuelven hacia el mundo exterior para poder sentirse colmadas, es
  • 117. decir, mujeres completas. A menudo los hombres animan a sus esposas descontentas a que trabajen, pues desean verlas felices. ¿Por qué no han encontrado felicidad las mujeres en su vida doméstica? Pues porque no han comprendido las posibilidades celestiales de dicha vida. Creen que las recompensas son las hierbas malas en vez de las flores. No comprenden lo que espera el hombre de un ama de casa; por este motivo no saben como contentarlo y esto les roba la satisfacción que pudieran experimentar. Algunas mujeres rinden solamente el mínimo que se requiere de ellas; únicamente cocinan, visten a los niños, barren y sacuden. Por supuesto esto requiere poca inteligencia y no presenta reto alguno. Sin embargo, se necesitan dotes mentales y espirituales para poder ser una Diosa Doméstica y madre ejemplar; así como para crear un remanso de paz en el hogar para nuestro esposo. Algunas mujeres infelices piensan que sus deberes domésticos son menos importantes que los de los hombres; por lo tanto dan la espalda a éstos y buscan el triunfo en el trabajo del mundo exterior. ¿Es esta actitud justificación suficiente para abandonar las responsabilidades domésticas? Alguien deberá hacer el trabajo de la mujer y cuidar los niños. ¿No es la madre la persona más indicada para hacerlo? Ella no puede confiarle esta obligación a otra persona sin sufrir cargos de conciencia. El papel de Diosa Doméstica brinda una gloria distinta de la que los hombres disfrutan. Es un honor callado, sin aclamaciones; pero es el camino hacia la verdadera satisfacción y el amor celestial. COMO SER UNA DIOSA DOMESTICA Cuando usted toma los deberes esenciales de la mujer y le añade unos toques femeninos especiales, el producto es una Diosa Doméstica ¿Cuáles son los deberes esenciales? Los de ama de casa, madre y esposa. Para desempeñarlos con éxito debemos tener en cuenta lo siguiente: B. Cómo derivar felicidad de las labores domésticas: Una cualidad esencial de la Diosa Doméstica es la habilidad que ella posee de obtener gozo y satisfacción de su trabajo. Esta satisfacción proviene de la actitud de ella hacia sus deberes, así como de su habilidad para
  • 118. saber mantener un control sobre las actividades de su vida diaria como explico a continuación: 1. Actitud hacia el trabajo penoso: Las mujeres tienen que desempeñar ciertas faenas que no les producen satisfacción. Toda ocupación tiene trabajos aburridos y monótonos y es mejor verlos por lo que son: responsabilidades necesarias. Tal vez una mujer inteligente se insultará si alguien le dice que obtendrá satisfacción al lavar pañales y limpiar el piso. La felicidad proviene no sola mente de acciones determinadas sino del cumplimiento de la suma total de los deberes domésticos. Sin embargo, muchos de estos deberes son fuentes de gran felicidad. Cuidar de los niños, cocinar comidas deliciosas y limpiar la casa pueden ser experiencias agradables. Hay mujeres que sienten deleite en limpiar pisos y lavar paredes, planchar o poner en orden los estantes. En realidad muy pocos de nuestros deberes son realmente desagradables, pero aunque a usted le parezca que lo son, es mejor enfrentarse a ellos con una actitud honesta, comprendiendo que todos los trabajos del mundo tienen faenas desagradables. 2. No se quede corta de tiempo: Algunas amas de casa juegan muchos otros papeles fuera del hogar, por lo tanto les es muy difícil disfrutar del trabajo doméstico. Quizás son las actividades especiales de ellas tales como pasatiempos favoritos, clubes, organizaciones de servicio público, etc., las que consumen una gran parte de su tiempo. No es que estas cosas no sean buenas cuando se llevan a cabo dentro de ciertos límites; sin embargo, pueden robarles el tiempo que necesitan para disfrutar de sus labores domésticas. Algunas actividades especiales dentro del hogar también les roban el tiempo que necesitan para sus deberes. Al emplear horas hablando por teléfono, leyendo revistas, mirando televisión o cosiendo, ellas se encontrarán apuradas después y les será difícil, y hasta imposible, disfrutar de sus tareas domésticas. A veces la mujer asume una parte del papel masculino y esto la priva del tiempo que necesita para desempeñar sus obligaciones. Quizás ayuda a su esposo en la oficina o trabaja todo el día en otro empleo; o hasta hace las labores que corresponden al hombre tales como jardinería, pintura, o manejo del dinero y pago de las cuentas. Cuando alguno de estos trabajos le roba el tiempo que necesita para desempeñar bien sus labores domésticas y tiene que hacerlas apurada “para salir del paso”, es difícil que ella pueda disfrutar su papel doméstico. Si usted observa a las niñas “jugando a las casitas” verá que ellas no se apuran para terminar su trabajo doméstico, ya que éste les agrada
  • 119. demasiado. Doblan la frazadita una y otra vez, cubren su muñeca con ella y al poco rato la desdoblan y comienzan de nuevo. Esto lo hacen porque lo disfrutan, y lo disfrutan porque tienen tiempo suficiente para hacerlo y no están apuradas. Si usted piensa, “Yo no tengo tiempo de jugar a las casitas como las niñas”, pregúntese, “ Qué estoy haciendo que me roba tanto tiempo? ¿Es acaso más importante que el gozo que pueda obtener de mis labores domésticas?” No quiero insinuar que vivamos una vida egoísta de placeres y comodidades y sólo deseemos nuestra propia satisfacción. Utilizar parte de nuestro tiempo para ayudar a otros es una obligación sagrada y nos produce gran satisfacción. Sin embargo, se pierde mucho tiempo en tonterías y es bueno darle a cada actividad el valor que tiene, poniendo siempre los deberes domésticos y sus satisfacciones por sobre los demás. La mujer que es feliz desempeñando sus labores trae alegría y estabilidad al hogar. Sus hijos la aman, su esposo disfruta de paz y todos la admiran por el honor que proporciona a su papel femenino. 3. La Segunda Milla: Para obtener satisfacción de sus deberes domésticos desempéñelos bien. Esta doctrina la enseñó Jesucristo diciendo: “A cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos.” Caminar esta segunda milla hace que el trabajo sea fácil y agradable. Desempeñar bien aquellos deberes que son comunes a todos demuestra grandeza y trae satisfacción y felicidad. C. Reglas fundamentales para el manejo de la casa: 1. Concentración. El manejo de un hogar requiere concentración mental. No se puede soñar o analizar problemas y a la misma vez llevar a cabo nuestras labores con eficiencia. Hay algunos trabajos como planchar durante los cuales es posible tener la mente libre para pensar en quimeras, pero la mayor parte de nuestros deberes requieren reflexión, así como trabajo manual para su mejor desempeño. 2. Organización: Para llevar a cabo las labores domésticas bien es imprescindible tener organización. Esto quiere decir tener un lugar para cada cosa, el tiempo necesario, y algún tipo de plan u horario a seguir. Yo sé que a las mujeres les desagradan los horarios rigurosos pero la falta de planeamiento puede causar desorden, prisa y pérdida de tiempo. Una de las cosas que más aprecia un hombre en su esposa (en lo que se refiere a su papel doméstico) es que sea organizada en su hogar para que de esta forma la vida allí transcurra plácidamente y esté exenta de confusiones. Hay quienes piensan que trabajar diligentemente y con rapidez las llevará a esta meta. Estas virtudes son importantes pero el
  • 120. verdadero secreto de una buena ama de casa yace en la buena organización. El tiempo que ella emplee organizando y planeando le ahorrará horas de trabajo. 3. Las cosas más importantes: Es importante tener el hábito de hacer primero las cosas que tengan mayor prioridad. Es decir, concentramos en estos trabajos primero y después los de importancia secundaria. Si usted hace una lista de las seis más urgentes responsabilidades suyas, las ordena en orden de importancia, y luego usa dicha lista como guía cada día, esto aumentará su eficiencia. Por ejemplo: El fiel desempeño de estos deberes en orden de importancia aumentará la eficiencia en el hogar. Otras cosas de menor prioridad no deberán ocupar el primar lugar; hay veces que permitimos que así sea, como por ejemplo cuando hablamos mucho rato por teléfono, nos pasamos demasiado tiempo cosiendo, o yendo de tienda en tienda. Estos son los principales motivos por los que abandonarnos nuestras obligaciones primordiales. Algunas mujeres tratan de justificar estas actividades diciendo que “las disfrutan”; sin embargo, ser una “Diosa Doméstica” requiere sacrificios personales; éste es un paso necesario para convertirse en Ángela Humana y ganar la adoración de un hombre. 3. Simplificación: Usted no puede ser una buena ama de casa si vive en un hogar excesivamente repleto. Me refiero al exceso de muebles, platos, ropas innecesarias, periódicos y revistas viejos, juguetes u otros objetos. O tal vez hay demasiadas antigüedades y tesoros viejos que se han ido pasando de generación en generación. “Objetos inapreciables” dirá usted, pero no lo son si hacen su vida más difícil. No me refiero a los objetos de verdadera belleza los cuales enriquecen nuestro ambiente hogareño, sino sólo a aquellos que no tienen utilidad ni belleza. 5. Trabajo: Aunque usted se concentre, organice sus labores y las simplifique, no podrá llegar a ser una Diosa Doméstica si no posee la voluntad necesaria para trabajar. Ser una buena ama de casa requiere esfuerzo como cualquier otro noble emprendimiento. Sin embargo, llevar a cabo este trabajo es para la mujer una dicha. ¡El trabajo es nuestra bendición, no nuestra condena! Trae beneficios espirituales, físicos y mentales al individuo. Por ejemplo, una amiga mía que tenía
  • 121. problemas emocionales fue a un psiquiatra y éste le dio el siguiente consejo: “Sra. Sánchez, le voy a decir cómo mejorarse de sus problemas mentales. Váyase para su casa, tome la escoba y barra la casa.” Aunque este consejo no puede ser aplicado en todos los casos de disturbios emocionales, sí prueba el valor que tiene el trabajo honesto. El leal desempeño de las labores femeninas le trae a la mujer felicidad interior. Son los empeños arduos los que nos llevan a la felicidad eterna; inclusive físicamente se beneficia la persona. — D. El toque femenino Al hombre le gusta ver su hogar limpio y oi pero también disfruta de los toques femeninos que proporciona la Diosa Doméstica. 1. La cocina.: He hablado con muchos hombres que recuerdan los exquisitos platos que sus madres preparaban, especial mente por el aroma. Cosas tales como el pan horneado en la casa, el olor de las cebollas friéndose o el pan dulce horneándose despiertan simpatías y aprecio. Las mujeres italianas son famosas por lo mucho que se esfuerzan en preparar los platos que más deleitan a sus esposos. A veces se pasan hasta un día entero en la cocina, pero según me han dicho, ellas reciben más regalos de sus esposos que las mujeres de cualquier otra raza. 2. Manejo de la casa: ¿Ha oído usted alguna vez la siguiente afirmación: “Se ve que aquí habita una mujer”? Símbolos de su presencia son las suaves almohadas, la cesta de tentadoras frutas, las cortinas de guinga, una cómoda alfombra colocada frente a la chimenea, los cuadros artísticos en las paredes, etc. Todos estos artículos revelan el toque femenino. 3. Póngalo cómodo: La casa del hombre es su castillo! Cuando llega desea tener la libertad para poder tirar su abrigo sobre una silla, sentarse dondequiera o recostarse en la cama sin miedo a destenderla. Una mujer que conozco era un ama de casa perfecta, los pisos de su casa estaban siempre limpios y pulidos, pero su esposo nunca se sintió cómodo en ésta. Se divorció y se casó con una mujer que lo hacía sentir cómodo cuando llegaba al hogar. Comparando a las dos dijo: “Al cambiar de mujer me sentí como si me hubiera quitado un par de zapatos apretados y los hubiera substituido por unas cómodas y suaves zapatillas.” Permítale a su esposo disfrutar de los siguientes privilegios: Amontonar papeles en el buró, colgar sus diplomas en las paredes o poner sus zapatos debajo de la cama si así lo desea. ¡Si trata a su esposo como a un rey, él la tratará a usted como a una reina!
  • 122. II. MATERNIDAD A. Deberes: Cuidado Físico Formación espiritual Desarrollo de la personalidad Formación espiritual B. Una gran responsabilidad: “La formación del alma humana para el progreso y la felicidad aquí y en el más allá requiere los mayores poderes que posean la mente y el corazón. Los psicólogos están de acuerdo en que los primeros años de la vida de un niño determinan el futuro—físico, mental y espiritual— de éste. Esta enorme responsabilidad pertenece por derecho de sexo a la mujer, quien engendra y cría a la raza humana. Con seguridad ninguna mujer en su sano juicio podría anhelar responsabilidad más inmensa ni prueba mayor de poder innato. . . A ellas pertenece el derecho de engendrar y criar hasta la madurez; así como de influenciar para bien o para mal las valiosas almas de los hombres.” (Leah D. Widstoe) Ser buena madre es mayor gloria que ser una famosa cantante de ópera, escritora o artista. La una es grandeza universal y eterna, la otra simplemente fenomenal. Desde luego, una buena madre puede llegar a ser una gran artista; pero si esta grandeza secundaria no se añade a la que es fundamental, es sólo un honor vano. Un día mi pequeño hijo me dijo: “Mamá, los varones son más importantes que las hembras ¿no es así? ¡Ellos pueden ser presidentes, generales y personajes famosos!” Yo le contesté, “Pero son las madres quienes engendran a los presidentes, los estadistas y los músicos. La mano que mece la cuna es la que domina el mundo.” C. Lo que un hombre desea: El hombre desea tener una esposa que se deleite en darle hijos varones y hembras. Puede ser que se queje o se oponga a tener más hijos; pero a él le gusta ver que la mujer respete su función materna y no la deshonre nunca. Sin embargo, cuán a menudo oye el hombre la quejosa frase:“Hay qué infeliz soy, estoy encinta de nuevo !“ Recuerde, Mum taz-i-Mahal le dio a su esposo catorce hijos. Para el hombre no sólo es importante que la mujer esté dispuesta a tener hijos sino también a cuidarlos amorosamente. La Diosa Doméstica se preocupa del cuidado físico de sus hijos para que éstos siempre estén bien alimentados y limpios. Se enorgullece de su apariencia y nunca permite que pasen hambre, frío o abandono. Ella es una madre tierna, sonriente, gentil y benévola que enseña a sus hijos a
  • 123. ser felices dándoles elogios y comprensión; alimento para sus almas así como para sus cuerpos. ¡Esta es la Diosa Doméstica! D. Cómo derivar gozo de su papel materno: La mujer halla felicidad en su papel materno haciendo más de lo mínimo que se requiere de ella. O sea, ¿cuál es la necesidad básica del cuidado de un niño? Alimentarlo y vestirlo. La Diosa Doméstica va más allá, dándole su cuidado paciente y verdadera devoción, y al hacerlo siente felicidad en su papel de madre. III. ESPOSA A. Deberes: Asistir o ayudar al esposo en su papel Ser amante compañera y esposa Ser compañera sexual Reina del hogar Los primeros dos deberes han sido explicados en otras partes del libro. El cuarto es el más esencial para la mujer en el hogar. El término Diosa Doméstica implica mucho más que el manejo de la casa y la maternidad. Sugiere que la mujer deberá ser la Reina del hogar. Hay dos cualidades que son imprescindibles para poder obtener esta alta posición y éstas son las siguientes: B. Dignidad: Aunque el papel de la mujer requiere auto- sacrificio, hay cierta cualidad que lo hace digno y no servil: la dignidad. Esta virtud es imprescindible para la mujer, sobre todo en el hogar. Hay hogares en que a la mujer le falta esta dignidad o amor propio, y a consecuencia de esto ella se convierte en la esclava de su familia, quien en vez de agradecérselo simplemente la tolera. Siempre la llaman para que haga esto o aquello y ella nunca demora en hacerlo. Cualquiera pensaría que sería más apreciada por este motivo. ¿Por qué le niega este honor su familia? Pues por su falta de amor propio. Todos tenemos la imagen mental de cómo deberá ser la mujer ideal, pero cuando vemos a esta divina criatura transformada en una esclava de los demás, no podemos por menos que sentir cierto desprecio. Al esclavizarse a otros ella parece estar rindiendo el tributo natural de un ser inferior a otro superior, por lo tanto no merece agradecimiento ni respeto. Sin embargo, si ella no permite que otros abusen de su bondad o le hagan demandas absurdas, su noble sacrificio en el hogar será visto como una muestra de su generosidad. C. Su presencia ilumina el hogar: Deruchette tenía la habilidad de iluminar o alegrar su hogar. “Su proximidad es tibia y acariciante.” Si
  • 124. la mujer ha de ocupar el lugar de Reina del hogar no deberá parecer cansada, malhumorada, seria o desinteresada. No crea que ser una Diosa Doméstica está más allá de su alcance. El Señor le asignó a usted esa responsabilidad, por lo tanto con ella le otorgó todos los talentos y los poderes que usted necesita para llevarla a cabo, si sólo los utiliza. NUESTRA DEUDA CON LA SOCIEDAD Aunque convertirnos en una Diosa Doméstica es nuestra responsabilidad primordial, estaremos viviendo una vida egocéntrica si no pensamos en los demás. Le debemos al mundo nuestras buenas acciones y es otorgar estas benevolencias lo que enriquece la vida de la mujer. Si el ama de casa puede aumentar su eficiencia en el hogar para de este modo ayudar a quienes la necesitan, se convertirá en una persona mejor y aún mejor esposa y madre. UNA CUESTION DE CARACTER Es fácil darse cuenta de que la maternidad requiere una buena personalidad, pero usted pensará que ser buena ama de casa no. Sin embargo, para ser buena ama de casa es esencial poseer fuerza de carácter. Por ejemplo: 1. Egoísmo: La mujer que no es una buena ama de casa muestra un defecto de su carácter, al pensar demasiado en la manera de emplear su tiempo y muy poco en las necesidades y sentimientos de su familia. Las horas que ella emplea hablando por teléfono, curioseando por las tiendas, o en otros pasatiempos egoístas, mientras abandona sus obligaciones domésticas, demuestran su falta de carácter. 2. Falta de organización: Dios es nuestro modelo de perfección; El demuestra la importancia del orden en todas sus creaciones, desde el cuerpo humano hasta los planetas del universo. El nos dice, “Soy el Dios del orden no de la confusión.” El no seguir su eterno ejemplo indica otro defecto de carácter. 3. Falta de conocimiento: La falta de conocimiento no justifica a la mala ama de casa. Los pocos deseos que muestra ella de aprender, buscar y tratar de obtener el conocimiento que le falta indican debilidad de carácter por su parte. El papel de Diosa Doméstica está clasificado como un papel espiritual según indica el siguiente texto citado de la Biblia: Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. El corazón de su marido está en ella confiado, y no carecerá de ganancias. Le da ella bien y no mal
  • 125. Todos los días de su vida. Busca lana y lino, Y con voluntad trabaja con sus manos. Es como nave de mercader; Trae su pan de lejos. Se levanta aun de noche Y da comida a su familia Y ración a sus criadas. Considera la heredad y la compra, Y planta viña del fruto de sus manos. Ciñe de fuerza sus lomos, Y esfuerza sus brazos. Ve que van bien sus negocios; Su lámpara no se apaga de noche. Aplica su mano al huso, Y sus manos a la rueca. Alarga su mano al pobre, Y extiende sus manos al menesteroso. No tiene temor de la nieve por su familia Porque toda su familia está vestida de ropas dobles. Ella se hace tapices; De lino fino y púrpura es su vestido. Su marido es conocido en las puertas, Cuando se sienta con los ancianos de la tierra. Hace telas y vende, Y da cintas al mercader. Fuerza y honor son su vestidura; Yse ríe de lo porvenir. Abre su boca con sabiduría, Y la ley de clemencia está en su lengua. Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde. Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba: Muchas mujeres hicieron el bien; Más tú sobrepasas a todas. (Proverbios 31) RECOMPENSAS Aunque convertirse en una Diosa Doméstica requiere esfuerzos, no es un sacrificio; pues al igual que en otros aspectos, la Mujer Encantadora recibe amplias recompensas por el desempeño de su
  • 126. papel. Está especialmente bendecida la mujer en su papel femenino, pues es a través de éste que ella encuentra su verdadera felicidad. Las siguientes historias le ilustrarán: HISTORIA DE UN EXITO “Ahora sé lo que hago en este mundo y la felicidad que puede provenir de ser mujer. Antes yo creía que ésta no era más que un maniquí que sólo sirve para decir “Sí, mi amor.” Yo no podía ser feliz de esta forma y mi actitud me hacía competir con los hombres, en especial mi esposo. Tomaba todas las decisiones por ¿1, hacía por ayudarle y a la misma vez trataba de convencerlo de que yo era inteligente. Todo esto me alejó más de lo que yo en realidad deseaba: su amor. “Ahora es muchísimo más fácil; ¡qué divertido es emplear el día en hacer cosas para él! Sentí mucho que se fueran los días románticos de nuestro noviazgo y nuestra luna de miel; pero al fin han vuelto corno usted me dijo. Ahora disfruto siendo mujer; ¡en realidad es muy divertido! HISTORIA DE UN EXITO Yo creo que la mayor parte de las mujeres pasan crisis en sus vidas o llegan al punto en que se dan cuenta de que no se sienten colmadas ni completas como mujer. En mi opinión éste es probablemente el motivo por el cual tantas cambian su hogar por el hechizo que ejerce sobre ellas el mundo del trabajo. Yo no pensaba de esta forma, pero sí me sentía fatigada. Anhelaba hallar la verdadera finalidad de la mujer. ¿Era acaso sólo procrear y llevar a cabo las interminables labores domésticas? Sentía que yo era algo indispensable, sin embargo no estaba convencida de que este papel inferior debía ser mi suerte en la vida. “La Mujer Encantadora” me ha enseñado las gloriosas posibilidades que están deparadas para la mujer. ¡Me siento conmovida por los resultados! HISTORIA DE UN EXITO En el pasado yo creía que la maternidad era el único gozo verdadero que ser mujer traía consigo. Envidiaba a los hombres, así como al papel que tienen en la vida y en la sociedad. Me sentía atrapada en mi hogar y resentida por el hecho de que las mujeres deben obediencia a los hombres. El nuevo concepto y respeto por mi sexo que aprendí es una de las cosas más maravillosas que me ha sucedido jamás. En este momento mi matrimonio es más feliz de lo que nunca creí posible. Mi esposo tiene una nueva alegría de vivir y una autoridad en su voz que conmueve verlo; a1 fin estoy realmente satisfecha y feliz de ser mujer!” Su TAREA
  • 127. Haga una lista en orden de importancia de sus seis más importantes responsabilidades. Si no está segura del orden en que deberá ponerlas, consulte con su esposo pidiéndole su interpretación.
  • 128. El hombre desea poseer un ángel pero también quiere una mujer que sea humana. El es humano; por lo tanto, ciertas de estas cualidades le atraen y despiertan su admiración. El lado humano de la mujer es lo que ella hace; incluye su apariencia, sus modales, sus acciones, su carácter juvenil, su de pendencia del hombre, su fragilidad y su feminidad; así como su jovialidad, su vivacidad y sus juguetonas maneras. Añada a todo esto el rosado candor de una salud desbordante, una pizca de genio y descaro y una actitud fundamental de confianza y ternura; y habrá comenzado a construir una criatura humana completamente encantadora, la cual habrá de ganar el corazón del hombre. Las cualidades humanas fascinan a los hombres. Los encantan, cautivan y divierten y despiertan en ellos un sentimiento tierno, el deseo de proteger y cobijar. Encienden una llama y los llevan a hacer cosas que parecen tontas. Es en ese momento que el amor es ciego, es este loco apasionamiento lo que los lleva a las cumbres de la felicidad o a la destrucción total. Las cualidades humanas en algunos casos hacen que un hombre de inteligencia y personalidad se case con una chica de inferiores cualidades, quizás una muñeca tonta a quien él encuentra irresistible. Uno esperaría que un hombre escogiera como compañera una mujer
  • 129. más adecuada para él pero la atracción humana que posee este tipo de mujer hace al amor ciego. La fascinación que Dora ejercía sobre David Copperfield se debía a sus características humanas y lo llevaron a dejar a la angelical Agnes para casarse con Dora. Las cualidades humanas poseen una atracción fantástica; podemos decir que tienen más poder sobre el hombre promedio que las angelicales. Sin embargo no son difíciles de adquirir ni son extrañas a su naturaleza, pues en realidad forman parte de los instintos naturales de la mujer. Si usted no las posee en este momento es porque han sido reprimidas. Estas cualidades no son “profanas”, pues enriquecen la vida del hombre y cuando se combinan con las angelicales hacen que él sienta Amor Celestial por la mujer. CAPITULO XIV FEMINIDAD LA CUALIDAD TIERNA Y GENTIL La feminidad es una cualidad enternecedora y gentil que se demuestra en la apariencia, las maneras, las acciones y la actitud general de una mujer. Ninguna otra cualidad posee una atracción mayor para los hombres, pues hace un contraste perfecto con la fuerza y la firmeza que caracterizan a la masculinidad. El contraste, al captar la atención del hombre, lo hace sentirse viril, y este conocimiento de su propia masculinidad es una de las sensaciones más placenteras que él pueda experimentar. La mujer extremadamente femenina encanta al hombre y la que carece por completo de feminidad hasta le puede inspirar la repugnancia. La feminidad se adquiere acentuando las diferencias entre la mujer y el hombre, no las analogías; y este principio se aplica a través de la apariencia, las maneras, las acciones e inclusive la actitud. Mientras más distinta de los hombres usted parece, más femenina será. 1. LA APARIENCIA FEMENINA Para ser encantadora a los ojos del hombre la mujer sólo deberá ponerse aquellas modas o estilos que sean menos parecidos a los de él, y por lo tanto que hagan contraste mayor con el vestuario masculino. 1. Telas: a. Tejidos: Las que deberá evitar son las lanas a cuadros, ci punto espigado y las telas de acabado áspero y consistencia dura. Las telas que sugieren feminidad son la gasa, la seda, el encaje, el terciopelo, el satín, la piel de angora y el organdí. Estas se usan para todas las oportunidades en que la mujer quiere parecer más femenina; pero no son apropiadas para todas las ocasiones. Los algodones, las lanas
  • 130. suaves y las telas sintéticas pueden ser femeninos también pero depende del tejido. b. Los colores: Los colores más femeninos son los tonos brillantes y los pasteles; otros podrán ser usados también si el tejido, el diseño o el estilo son femeninos. c. Diseño: Los estampados de flores y los puntos o lunares son estrictamente femeninos. Otros varían; los que deberá usted evitar son las pintas escocesas o ligeramente obscuras, las de rayas finitas, las de cuadritos y ciertas figuras geométricas. Sin embargo, todas éstas podrán ser utilizadas si el estilo básico y el color son femeninos. 2. Estilo: a. Estilo básico: Evite los vestidos de corte severo o tipo sastre así como los que sugieran masculinidad, tales como los puños abotonados y las solapas. Estos estilos pueden ser utilizados junto con un color o una tela extremadamente femenina, tal como el terciopelo o el encaje; entonces el efecto puede en este caso llegar a ser encantador. Los estilos extremadamente femeninos son los siguientes: las faldas amplias, los vuelos, las conchitas, las mangas bien rizadas, los pliegues, las colas y muchos otros. Estos estilos no están siempre de moda ni son prácticos para todas las ocasiones; sin embargo, hay estilos femeninos que siempre lo están y se prestan para todos los momentos. El vestido de por sí es una prenda de ropa femenina puesto que los hombres no lo usan. Es difícil recomendar un tipo de vestido que sea apropiado para todas las mujeres puesto que todas tienen distinta figura. Una buena norma a seguir sería evitar todo lo que parece masculino. Cuando desee un estilo bien femenino escoja exactamente el opuesto de uno masculino. Una mañana vi en el mercado a una señora luciendo un vestido que yo consideré extremadamente femenino. Era de lino negro, corte simple, y escote en forma de y sobre el cual estaba súper impuesto un cuello de gasa blanca doble y bien rizada. Me pareció ella delicada, encantadora y muy apropiadamente vestida para sus compras mañaneras. ¿Deberían de usar pantalones las mujeres? No son femeninos, pero si se usan, deberán de tener un color o una tela femenina y estar acompañados por una blusa que suavice su efecto masculino. b. Adorno: El adorno puede dar un efecto femenino a un vestido simple. Las cintas, los encajes, los lazos, los vuelos y los bordados así como muchos tipos de galones denotan feminidad. 3. Accesorios: Evite las carteras que se asemejen a los maletines de los hombres así como los zapatos de estilos masculinos. Utilice pañueletas, flores, joyas y cintas.
  • 131. Lo más importante que debe tener en cuenta es su apariencia general o la impresión que usted da. Trate de parecer suave, delicada y vivaz, presentando un contraste con la masculinidad de él; el efecto lo fascinará. Una madre comentó conmigo que cuando su joven hijo vio a una mujer extremadamente femenina le dijo emocionado, “ mamá! Esa muchacha parece tan suave y delicada !“ LA FEMINIDAD DE UNA NIÑA La apariencia que presenta una niña de cuatro años vestida con ropa simple, sucia, medias rotas y cabello en desorden es muy diferente de la de la misma niña los domingos cuando se viste con su suave vestido de organdí, su encantador sombrerito rosado, medias rosadas, zapatos brillosos y una cinta en el cabello rizado enmarcando su alegre carita. Puede ser que usted mire a la primera niña con indiferencia pero no podrá resistir el impulso de abrazar a la segunda y darle un lugar en su corazón. Ahora, si esta misma niña dominguera en vez de estar ataviada con el encantador conjunto descrito tuviera puesto un traje negro de sastre, un sombrío y simple sombrero negro y el pelo pegado a la cara, es dudoso que tuviera atracción alguna. Lo que usted debe hacer es poseer un vestuario que nunca le permita olvidar que es mujer. Deberá recalcar este hecho lo más posible durante el día, y aplicar este principio a cada detalle de su vestuario, desde los zapatos hasta el peinado; e inclusive igual en los vestidos caseros que en los de noche. Las tendencias modernas afectan a los hombres, por consiguiente prefieren que usted se vista conservadoramente en público; pero por regla general tienen un anhelo secreto de verla vestida en cierta forma en su hogar o en ocasiones especiales. Mi abuelo quería que mi abuela se pusiera un vestido de terciopelo rojo, pero ella era demasiado conservadora para acceder a sus deseos. 2. MANERAS FEMENINAS He señalado los principios fundamentales del vestuario y la apariencia femenina pero si no añadimos a éstos las maneras femeninas el efecto total puede ser irritante o hasta cómico. Todos hemos visto mujeres que usan ropas femeninas pero las llevan como si no fueran de ellas; no se comportan generalmente de una forma que armonice con su ropa. Son “catedráticos vestidos de gasa, osos vestidos de encaje o palos vestidos de organdí” ¿Qué son las maneras femeninas? Son los movimientos del cuerpo de una mujer, la forma en que coloca las manos, su forma de hablar o caminar, el sonido de su voz, las expresiones de su cara y su risa. Todos éstos parecen ser más importantes que su apariencia pues hacen mayor contraste con la masculinidad del hombre.
  • 132. A David Copperfield le fascinaban las encantadoras maneras de Dora. La forma en que daba palmaditas a los caballos, castigaba a su perrito o colocaba las flores lo atraía. “Ella tenía la más encantadora vocecita, una alegre risa, y las más agradables y fascinantes maneras.” UN VISTAZO A LA FEMINIDAD En “El Convento y el Hogar” de Charles Reade encontramos una ilustración de los excitantes sentimientos que despiertan las maneras femeninas de una mujer en el hombre: “Entonces hubo un pequeño tropiezo; Gerardo no pudo atar su lazo nuevamente como Catherine (su madre) lo había atado. Margaret, después de ojear disimuladamente sus intentos durante algunos momentos, le ofreció su ayuda; pues a la edad de ella a las niñas les encanta ser esquivas y tiernas, insolentes y gentiles por turnos. . . entonces una cabeza coronada de rojos cabellos rizados, lustrosos y brillantes como la plata, se inclinó hacia él, y mientras ésta acaparaba su atención, dos flexibles manos blancas jugaban delicadamente con la cinta, moldeándola con suaves y airosos movimientos. Entonces un divino estremecimiento sacudió al inocente joven dejándole entrever en sí mismo un mundo nuevo de sentimientos y sensaciones. Y Margaret prolongaba inadvertidamente estas nuevas y exquisitas sensaciones, pues no es natural para las de su sexo apresurar cosa alguna que forme parte del dichoso tocado. Cuando los delgados dedos por fin ataron el nudo, aún desatisfecha, con una maniobra típica de la mano femenina, ella aplicó presión con la palma de la mano sobre el centro del nudo con un dulce y engatusón movimiento cual si dijera, ‘Sé un buen nudo y permanece así...’ ‘Ahí tienes, así es como era antes!’ dijo Margaret, y se echó hacia atrás para tirar un último vistazo al fruto de su labor; entonces alzando los ojos, buscó aprobación en premio a su destreza, y recibió en ellos una mirada de adoración que la hizo bajar los suyos rápidamente y sonrojarse.” COMO ADQUIRIR MANERAS FEMENINAS Usted adquiere maneras femeninas acentuando las diferencias entre la mujer y el hombre, no las analogías. Puesto que los hombres en su manera de actuar son rudos, fuertes, recios y duros, usted deberá ser delicada, tierna, gentil y frívola. Estas cualidades las demuestra en la forma de caminar, hablar, cómo utiliza sus manos y se comporta en general. 1. Las manos: Hemos visto como Dora y Margaret hechizaban a los hombres utilizando las manos. Usamos nuestras manos con tanta frecuencia que como es natural son una parte muy importante de nuestra feminidad. La manera en que usted estrecha la mano de un
  • 133. hombre es importante también; debe de haber gentileza, nunca firmeza o fuerza en el apretón. Aunque usted sólo está tratando de fascinar a su propio esposo, debe procurar que la feminidad siempre sea una parte imprescindible de su personalidad. El se sentirá orgulloso de la impresión que usted haga en los demás, pues inspirará respeto. Y cuando usted se cuelgue del brazo de un hombre, hágalo con suavidad; no lo utilice como soporte o muleta 2 El modo de andar: Entre todas las maneras o modales femeninos el más importante es la forma de caminar. Deruchette “tenía la reposada gracia de la mujer nativa de las Indias Occidentales.” Imagínese que usted sólo pesa 43 kilos! Los puntos que más son recalcados en las lecciones de modelar (tales como procurar que los dedos de los pies apunten hacia adelante al caminar y hacerlo en línea recta con la cabeza erguida) añaden encanto, pero no son tan importantes en lo que concierne a la feminidad como tener ligereza, suavidad y gracia en los movimientos. 3. La voz: Dora tenía “una encantadora vocecita”. La voz femenina es gentil, tierna y variable. Puede ser aguda y burbujeante o suave y melosa, a veces hasta susurrante; pero nunca es ruda, alta o áspera. 4. La risa: Hay mujeres que se ríen de una forma muy poco femenina. Abren mucho la boca, cierran los ojos y ríen estrepitosamente. Si se evitan estos extremos la risa probablemente será por lo menos más aceptable. 5. La cualidad de saber arrullar: Esta es una cualidad extremadamente femenina que está reservada solamente para el esposo. Deruchette “producía sonidos, murmullos de inefable placer para ciertos oídos.” Es dicha cualidad un tipo de conversación íntima que amansa y apacigua al hombre, y se revela en la voz de mujer felina y engatusadora. 6. Expresiones faciales: Las expresiones de amargura, fiereza o aspereza y los labios fuertemente apretados revelan un carácter malsano y destruyen el encanto femenino. Por otro lado, una mirada tierna, una sonrisa gentil una expresión serena denota las cualidades buenas de espíritu, por lo tanto son señales de feminidad. 7. La conversación: Su conversación y sus expresiones faciales son las demostraciones humanas de su espíritu gentil y compasivo. Estas cualidades provienen del alma y salen a la superficie a través de sus maneras. Son la gloria que corona a la mujer típicamente femenina y son importantes no sólo para el esposo y los hijos sino para todas las personas con quien ella trate. CONVERSACION FEMENINA PARA LOS NIÑOS
  • 134. La madre gentil, tierna y paciente es la más femenina. No espere que exista una emergencia para demostrarles ternura a sus hijos. Cuando su niño pase por el lado suyo déle una palmadita en la cabeza y dígale: “Mi niño querido.” O tome a su niña en los brazos y dígale: “Tú eres precisamente la niña que yo siempre deseé tener.” O ponga sus manos sobre el hombro de su hijo mayor y dígale: “Eres un buen muchacho, estoy muy orgullosa de ti.” ¡Estas cosas no deberán ser dichas ocasional mente sino diariamente! Sea bondadosa, comprensiva y benévola con ellos a través de todos sus problemas especiales y asegúrese de que reciban de usted una dosis constante de ternura. Esto evitará que se aparten del buen camino y a la misma vez desarrollará la feminidad suya más que ninguna otra cosa que usted pueda hacer. Ser mandona, malhumorada o áspera no es un comportamiento aceptable y destruye el encanto femenino. EL ENFOQUE CON SU ESPOSO La actitud tierna y femenina de una mujer puede domar al hombre más difícil. La siguiente historia se lo ilustrará: Los BIGOTES DEL TIGRE (UNA VIEJA FABULA COREANA) Esta es la historia de Yun Ok, una joven esposa que fue a la casa de un viejo sabio a pedirle consejo. Su problema era el siguiente: “‘Se trata de mi esposo, sabio señor,’ dijo ella. ‘Yo le quiero mucho. Durante los pasados tres años él estuvo ausente peleando en la guerra. Ahora que volvió apenas habla conmigo ni con nadie. Si le dirijo la palabra parece no escucharme. Cuando habla es con rudeza. Si le sirvo una comida que no le gusta la echa a un lado y deja la habitación enfurecido; a veces cuando debería de estar trabajando en los campos de arroz lo veo sentado ociosamente en lo alto de la montaña mirando hacia el mar. Quiero que usted me dé una poción que lo haga tan gentil y amoroso como era antes.’ “El viejo sabio le dijo a la joven que consiguiera los bigotes de un tigre vivo, con los que él haría la poción. “Por la noche cuando el esposo dormía se escurrió de su casa con un plato de carne en la mano. Fue al lugar en la montaña donde habitaba el tigre y parada frente a la entrada de la cueva, sosteniendo en sus manos el plato, llamó al tigre pero éste no acudió. “Cada noche ella volvía, hacía lo mismo y se paraba cada vez más cerca de la cueva. Aunque el tigre no salía, se acostumbró a verla allí. “Una noche, al detenerse ella a pocos pies de la cueva, el tigre dio unos cuantos pasos hacia adelante y de pronto se detuvo.
  • 135. Ambos se miraron de cerca a la luz de la luna, y cuando ella volvió la próxima vez estuvieron tan cerca uno del otro que ella pudo hablarle en un amansador y suave susurro. “De nuevo volvió Yun Ok a visitar al tigre, y éste después de mirarla cuidadosamente ingirió el alimento que ella le brindaba. Pasada otra noche más el tigre esperó a su visitante parado en el camino. Habían transcurrido casi seis meses de la primera visita. Al fin la última noche, Yun Ok le dijo al tigre después de acariciar su cabeza: ‘Oh, generoso animal, debo poseer uno de tus bigotes. ¡No te enojes conmigo!’ Seguidamente le arrancó uno. “El tigre no se enojó como ella pensaba, y sosteniendo el bigote fuertemente apretado en la mano corrió en dirección a la casa del sabio. Este al tomarlo en las manos lo examinó para ver si era legítimo y a continuación lo tiró al fuego, sorprendiendo a la pobre muchacha. Entonces dijo: ‘Yun Ok, ¿es el hombre más fiero que el tigre? ¿Responde menos a la bondad y la comprensión? Si tú pudiste ganar el amor y la confianza de un animal salvaje y sanguinario con gentileza y paciencia, seguramente podrás hacer lo mismo con tu esposo.’” Es sorprendente ver cuán pocas mujeres se dan cuenta del poder de su feminidad. A menudo vemos hombres y mujeres entablando viciosos combates como si fueran animales sanguinarios; pero con una arma tan poderosa como lo es la feminidad, la mujer es tonta si utiliza las uñas y los colmillos. HECHIZANTE LANGUIDEZ La languidez es una característica femenina y da a la mujer un aire de calma y relajación similar al de un gato que reposa echado delante de una chimenea. La languidez ejerce un efecto tranquilizador sobre el hombre y despierta sus simpatías. “Deruchette tenía a veces un aire de hechizante languidez.” Esta cualidad es un modo de variar las maneras femeninas y el opuesto de ella lo encontramos en la mujer nerviosa que siempre se está comiendo las uñas, sonando el llavero o retorciéndose el pelo o el pañuelo.
  • 136. CAPITULO XV DEPENDENCIA FEMENINA La dependencia femenina es la actuación femenina de una mujer. Se puede describir mejor al decir que “es su falta de habilidad masculina.” El papel del hombre, como hemos aprendido, es guiar, proteger y proveer a la mujer. La necesidad que ella tiene de su cuidado masculino se llama dependencia femenina. Yo no creo que proteger a una mujer que dependa de él sea una imposición para el hombre. La sensación más placentera que pueda experimentar un verdadero hombre es darse cuenta del poder que tienen su cuidado y su protección masculina. Si usted le niega esta sensación de fuerza y habilidad superior le roba virilidad. A él le produce deleite proteger y cobijar a la mujer que de él depende. Mientras más grande, masculino y sensible sea el hombre, más le atraerá esta cualidad de dependencia en la mujer. COMO SE SIENTEN LOS HOMBRES EN PRESENCIA DE MUJERES COMPETENTES ¿Qué sucede cuando el hombre promedio se encuentra con una mujer que es evidentemente hábil, intelectual y competente, y que se muestra independiente, sin necesidad de la ayuda de hombre alguno y capaz de enfrentarse a éste hasta vencerlo en su propio territorio? Pues simplemente deja de sentirse como un hombre. En presencia de tal despliegue de fuerza y habilidad por parte de una simple mujer, él se ve a sí mismo como la inútil e ineficaz imitación de un hombre. Es la sensación más desconfortante y humillante que él pueda experimentar; por lo tanto, la mujer que se la haga sentir le repugnará. Un hombre no puede derivar gozo o satisfacción de proteger a una mujer que aparentemente puede valérselas muy bien sola. El solamente se deleita en proteger a aquella que necesite de su cuidado masculino; o por lo menos que parezca necesitarlo. COMO SE SIENTE EL EN PRESENCIA DE LA MUJER DEPENDIENTE Cuando un hombre se halla en presencia de una mujer tierna, gentil, confiada y dependiente, inmediatamente siente un sublime aumento de poder que lo hace brindarle protección a esta frágil y delicada criatura. Ante debilidad como la de ella, se siente más fuerte, más competente, grande y viril que nunca. Esta sensación de fuerza y poder es la más placentera que él pueda experimentar. La necesidad aparente que existe en la mujer de ser protegida, en vez de despertar el desprecio del hombre al verla desvalida, despierta sus más nobles sentimientos. AMELIA
  • 137. Una ilustración perfecta de la dependencia femenina de una mujer la hallamos en el personaje llamado Amelia, de la novela La Feria de las Vanidades. La siguiente es una descripción de esta joven y del encanto que tenía para los hombres. “Aquellas que formaban el pequeño círculo de las amistades de Amelia estaban muy enfadadas por el entusiasmo que ésta despertaba entre los del sexo opuesto; pues casi todos los hombres que se le aproximaban la amaban; aunque sin duda no sabrían decir porqué. Ella no era una joven brillante, ingeniosa, extremadamente lista ni extraordinariamente hermosa; pero donde quiera que iba, enternecía y encantaba a todos los del sexo masculino invariablemente, e igualmente despertaba el desdén y la incredulidad de las demás mujeres. Yo creo que su encanto principal era su debilidad, una especie de dulce sumisión y suavidad que parecía despertar simpatía, así como el deseo de protegerla en todos los hombres que la conocían.” LA SEÑORA DE WOODROW WILSON La señora Wilson era una mujer tierna y subordinada pues su esposo escribe sobre ella: “Qué fuente tan inmensa de fortaleza y estabilidad es para mí en épocas como ésta de duda interior, tener un punto fijo de confianza y certeza—esa inmutable, invicta y excelente perfección que es mi esposa, con su serenidad, su capacidad para la acción, su inagotable valor, su modo de pensar rápido y eficiente—y el encanto que la rodea; su dulzura y gracia femenina, sin ninguna de las acostumbradas penalidades de la eficiencia; ni dureza, ni mordaz agudeza, ni aire mandón u opiniones inexorables. ¡La mayor parte de las mujeres que son eficientes son espantos! LA MUJER EFICIENTE QUE LOS HOMBRES ADMIRAN Ocasionalmente vemos a algunos hombres que parecen admirar a ciertas mujeres que son eficientes y capacitadas. No deje que esto la confunda. Aunque el hombre sienta una genuina admiración por una mujer como ésta, no quiere decir que la considere atractiva. Indudablemente que la admirará como admira a cualquier otro hombre, con aprecio debido a su habilidad. ¿COMO PODEMOS ADQUIRIR DEPENDENCIA FEMENINA? 1. Manera Y actitud: Usted no deberá nunca mostrar un aire de fuerza y habilidad o competencia e intrepidez; sino por el contrario adquirir uno de fragilidad y subordinación. Parecer capaces de defenderse solas es precisamente lo que destruye el en canto de tantas mujeres de carrera; y es la ausencia de este aire de competencia lo que hace que muchas “muñecas tontas” conquisten hombres capacitados y
  • 138. extremadamente inteligentes, de quienes uno esperaría que escogieran una compañera más adecuada. Las mujeres a menudo despliegan una actitud competente a través de las cosas que dicen. Por ejemplo, hay algunas que se oponen a los seguros de vida con la excusa: “ si algo te sucediera a ti yo sabría cuidarme sola !“ O al planear un viaje o una mudada, no piensan en la necesidad de la protección y el cuidado masculino. 2. Pruebe su dependencia de las siguientes maneras: a. Deje de hacer trabajos y quehaceres masculinos. b. Cuando no le quede más remedio que hacerlos, hágalos “de manera femenina.” a. Eliminando el Trabajo Masculino Para poder adquirir la cualidad de dependencia femenina es esencial que usted deje de hacer trabajos masculinos. Si durante años ha estado asumiendo estas responsabilidades, le parecerá difícil hacer un cambio total; pero elimine cuantos trabajos le sea posible, especialmente las más arduas tareas. Me refiero a cosas tales como cortar la hierba, pintar, levantar objetos pesados, carpintería, ganar parte del sustento, tomar decisiones importantes, manejar el dinero y los problemas económicos, hacer un viaje largo sola, desafiar la oscuridad, enfrentarse a los acreedores y reparar la estufa. Es importante que usted deje de llevar a cabo esas difíciles faenas masculinas. Tal vez usted piensa: “OH! yo traté de hacerlo pero no pude. Dejé de cortar la hierba y ésta creció un pie de alto. Y si yo no hubiese pintado la cocina nadie lo hubiera hecho. El no hace estas cosas, por lo tanto tengo que hacerlas yo.” Esta respuesta es muy común. El problema está en que la mujer no deja de hacer estos trabajos completamente, sino temporalmente. Ella en realidad no renuncia a las responsabilidades masculinas. “Pero,” dirá usted, “si dejo de hacer estas cosas y él tampoco las hace, ¿qué sucederá? Alguien tiene que hacerlas.” ¿Pero es así en realidad? ¿Debe la hierba ser cortada, la cocina pintada y las batallas ganadas a expensas del encanto femenino? Las mujeres deben de aprender a darle la espalda por completo a estas faenas a menos que por viudez les sea necesario hacerlas. Tampoco debe usted criticar a su esposo por no cumplir con sus obligaciones masculinas; es de él hacerlas o no, según desee. Si esta falla o defecto de su esposo le es difícil de aceptar, elimine su actitud crítica preguntándose a sí misma: “ He llevado a cabo mis obligaciones satisfactoriamente hoy? ¿Estaba bien vestida y peinada a la hora del desayuno? ¿Le serví a mi esposo hoy comidas puntuales y bien preparadas? ¿Está mi casa limpia y ordenada? ¿He sido paciente
  • 139. con mis hijos? ¿Soy una esposa amante y comprensiva en todo momento?” Después que usted responda todas estas interrogaciones, pregúntese: “Tengo derecho a estar resentida porque él abandona sus deberes?” “Pero,” de nuevo se preguntará usted, “no puedo tolerar ver el techo gotear, la puerta caerse de las bisagras y la hierba sin cortar.” Si usted no puede hacer estos sacrificios temporales no podrá convertirse en Ángela Humana ni podrá despertar la caballerosidad del hombre. ‘Todos estos objetos materiales se convertirán algún día en polvo, pero su matrimonio, si usted construye la base necesaria, podría durar toda la eternidad. Para tomar el primer paso y ceder las responsabilidades masculinas a su esposo, es mejor y más justo que se dirija a él y le exprese sus sentimientos. Dígale que siente pérdida de feminidad al hacer estas cosas y que desea ardientemente ser una mujer femenina y desempeñar bien su papel. Entonces pregúntele dulcemente si él puede hacerlas por usted. Esta forma de pedir agrada al hombre e indudablemente le dará su cooperación. Cuánto mejor es esto que quejarse continuamente y abochornarlo por haber olvidado sus obligaciones o ejercer presión sobre él para que las cumpla. Después de hacer la petición, no espere milagros ni siga insistiendo sobre el mismo punto. Si él todavía es negligente con sus deberes, hágale frente a la situación con la misma actitud antes descrita. b. Tareas Masculinas Llevadas a Cabo de “Manera Femenina” Volviendo a la cualidad de dependencia, hay veces en que usted tendrá que enfrentarse a algunas labores masculinas. Si no tiene más remedio que hacerlas, pruebe su dependencia haciéndolas de “manera femenina.” Con esto quiero decir que las haga como las haría una mujer realmente femenina. Nadie espera que usted desempeñe estas labores masculinas con la misma destreza conque lo hacen los hombres. Si tiene que pintar, reparar la estufa, arreglar el automóvil o el techo o administrar el dinero, no se empeñe en hacerlo con eficiencia masculina. Sea usted misma, mantenga su personalidad femenina y su esposo pronto se dará cuenta de que necesita su asistencia. Se supone que las mujeres son inferiores en el desempeño de estas labores. Si usted no lo es, es porque ha desarrollado una aptitud que no es natural. A través de los siguientes ejemplos le mostraré cómo deberá actuar: EL PORTA-VASOS Una joven que había estado haciendo muchas labores masculinas dio el primer paso para demostrar su dependencia femenina de la siguiente forma: puso un porta-vasos en la pared al revés. Cuando el esposo llegó del trabajo dijo: “Oye, ¡eso no está bien puesto! ¿Por qué lo
  • 140. pusiste al revés?” Entonces ella dijo: “Ay, ¿cómo sabes tú cuál es el lado que va hacia arriba?” Inmediatamente él sacó el destornillador y lo puso bien. EL PLANTERO Otra mujer construyó un plantero pero no colocó bien las tablas. El esposo se divirtió mucho al ver esto. ¿Acaso se sintió avergonzado de ella por su falta de habilidad? No! Por el contrario, le agradó, pues le hizo sentirse superior. HISTORIA DE UN EITO Una ama de casa que trabajaba fuera del hogar fue despedida de su puesto y dijo: “Ay, es que yo no puedo salir de nuevo a la calle a obtener otro empleo; podrían despedirme de nuevo. ¿Qué haré?” El esposo desarrolló su verdadero potencial, fue a su jefe y le dijo: “Mi esposa acaba de ser despedida y voy a tener que buscar otro empleo que me remunere lo suficiente como para mantenerla a ella y a los niños.” El jefe le preguntó: “ Cual era el salario de su esposa?” El hombre se lo dio a conocer y éste a su vez le aumentó el sueldo para cubrir la diferencia. Esta es sólo una de las muchas soluciones que usted encontrará a sus problemas cuando hace que el hombre se sienta más hombre. SUMARIO Le he dicho que el hombre desea una esposa que sea femenina y que dependa de él, pues una mujer así le hace sentirse más hombre. También le he dicho que se siente incómodo en presencia de una mujer competente, pues ella le hace sentirse menos hombre. Le he explicado que usted adquiere esta cualidad (la dependencia) a través de su actitud y lo prueba dejando de hacer labores masculinas y desempeñando solamente los trabajos más ligeros. Si usted verdaderamente desea ser una mujer femenina, si quiere convertirse en Ángela Humana, deberá eliminar todas estas faenas excepto cuando se trate de una emergencia. RECOMPENSAS 1. Hará que su esposo se sienta más viril. 2. Despertará su caballerosidad y él a su vez le ofrecerá su protección. 3. Usted adquirirá parte de encamo de Ángela Humana el cual la pondrá un paso más cerca del Amor Celestial del hombre. Cuando él protege a una mujer que es femenina, es natural que la quiera más. Lo mismo pasa en lo que concierne a cualquier individuo que proteja a un animalito que lo necesite. Tomemos por ejemplo a nuestros animales domesticados. ¿Acaso no aprendemos a quererlos cuidándoles? Y mientras más desvalidos sean y más dependan de nosotros más ternura sentimos por ellos. Como por ejemplo el canario.
  • 141. ¿No lo ama por depender con fiadamente de usted para su sustento, porque se siente tan feliz cuando le da alimento, porque es tan tímido, porque tuerce su cabecita con un aire de simpatía y viveza, y porque con toda su importancia depende tan por completo de usted que no le con fiaría su cuidado a nadie más? Este sentimiento aumentado mil veces es lo que sienten todas las personas cuando protegen a alguien, ya sea el niño que protege a su perrito, la madre que protege a sus hijos o el esposo que protege a su mujer. ¿DEBERIAN DE SER ENTRENADAS PARA EL TRABAJO LAS MUJERES? Puesto que a los hombres les encanta que las mujeres de pendan de ellos surgirá la interrogación: ¿Deberán ser entrenadas las mujeres para poder trabajar? Muchos padres creen que deben de preparar a sus hijas para la vida en caso de que enviuden, se divorcien o tengan que enfrentarse a cualquier otra emergencia. Pero veamos la seriedad de este paso desde los siguientes puntos de vista: 1. Si ella es independiente estará menos dispuesta a hacer las adaptaciones que muchos matrimonios tienen que hacer. El trabajar le parecerá la solución más fácil. 2. No parece lógico que la mujer pase por alto la adquisición de cultura, las clases que la harían mejor esposa, madre y ciudadana, entrenándose en lugar de ello para una rara emergencia. Si esta lógica es buena, entonces más vale que el hombre también se entrene para ser ama de casa y madre. 3. La mujer que posee más cultura está más dispuesta a incrementar su creatividad, su inteligencia y su sabiduría. Estas habilidades especiales le ayudarán a abrirse paso en el mundo del trabajo cuando surja la necesidad. En caso de ella demostrará más ingeniosidad. 4. Los conocimientos requeridos para los trabajos varían de año en año. La mujer que antes estuvo capacitada para cierta ocupación quizás ya no lo esté unos años más tarde y deberá volver a ser entrenada para poder ser apta. 5. El entrenarse para una carrera hace que la mujer desee trabajar. Los esfuerzos que ella ha hecho por aprender parecen perdidos si no se utilizan. Teniendo en cuenta todos estos hechos, parece más lógico que la mujer se entrene para ser esposa, madre, ama de casa y ciudadana ejemplar, antes que para una carrera específica. Este tipo de entrenamiento no le restará encanto femenino sino que se lo aumentará. LA DULCE PROMESA
  • 142. Aunque el hombre desea que la mujer dependa de él, también le gusta saber que si ella quedara viuda tendría suficiente fortaleza para continuar su vida y no dejarse vencer por la situación. Este conocimiento se llama “la dulce promesa.” Es la seguridad de que el lado angelical ayudará a balancear la dependencia del lado humano de ella; así como la convicción de que si es necesario será valiente y se enfrentará a las mayores emergencias con valentía femenina. Aunque es delicada, nunca dejaría que sus pequeños carecieran de lo más imprescindible y los protegería con su propia vida si fuera necesario. UNA ILUSTRACION Tomemos por ejemplo el caso de una joven viuda con niños pequeños que criar. ¿Qué hace ella? Pues se dispone a vencer sola todas las dificultades; trabaja, lucha, se arriesga y sufre al esforzarse por proveer lo necesario para sus niños. Cuando se enfrenta cara a cara con el fracaso ni siquiera emite un quejido sino que, aceptando las muchas situaciones inevitables de la vida de la mejor forma posible, “se aprieta el cinturón” y hace frente a la tempestad. No importa lo cansada que esté por el exceso de trabajo, siempre tiene en los labios una sonrisa para confortar a sus pequeños; aun el agotamiento no le impide salir en defensa de sus hijos cuando algún peligro los amenaza. Esta dulce promesa es una cualidad que debe relucir en la personalidad de una mujer ¿le manera que el hombre pueda verla, y proviene del desarrollo de las cualidades angelicales. 1. Elimine las faenas y labores masculinas. 2. Si no le queda más remedio que hacer algún trabajo masculino, pruébele a su esposo que depende de él haciéndolo de manera femenina. 3. Diga: “Estoy muy contenta de tener a mi lado un hombre que hace por mí todas las cosas que yo no puedo hacer.” Si usted necesita que le muevan un objeto pesado diga: “Por favor, ¿me puedes prestar tu fuerza muscular? Yo creo que no puedo mover esto.” Recuerde que debido a su naturaleza usted no está capacitada para las labores duras. Si posee alguna capacidad masculina la ha adquirido en contra de su naturaleza. Dios no creó a la mujer para enfrentarse a estas arduas responsabilidades. La cualidad de dependencia femenina es el equivalente del sentimiento de superioridad en el hombre. Estos dos sentimientos van atados; en otras palabras, usted hace que el hombre se sienta superior en su papel dependiendo de él. SU TAREA CAPITULO XVI
  • 143. FELICIDAD RADIANTE He dicho que la profunda felicidad interior es una cualidad espiritual y debe ser adquirida. ¿Qué es entonces la felicidad radiante? La felicidad radiante es una cualidad humana; por lo tanto es voluntaria. Es alegría, risa, canto, regocijo, sonrisas, ojos brillantes, actitud placentera, esperanzas, optimismo, y la habilidad de irradiar gozo a los demás. DERUCHETTE, AMELIA Y DORA Deruchette “derramaba gozo e iluminaba los días nublados,” “su presencia ilumina el hogar, su proximidad es tibia y acariciante, pasa de largo y nos contentamos, se detiene y somos felices.” Amelia tenía “tal bueno, alegre y generoso corazón.” Dora tenía “la más encantadora vocecita y la más alegre risa.” La señora de Woodrow Wilson también tenía esta cualidad pues su esposo decía: “ era tan radiante, tan feliz!” A los hombres no les gusta ver a las mujeres sobrias, demasiado serias o melancólicas. Desean una mujer que sea vibrante, feliz y llena de vida; ésta es una parte esencial del verdadero en canto femenino que fascina a los hombres. Muchas de nosotras somos felices en el fondo, pero nunca se nos ha ocurrido pensar lo importante que es irradiar esta felicidad a otros. Escondemos nuestra felicidad “bajo un cesto” en vez de mostrársela a otros. Puesto que la felicidad radiante es voluntaria puede ser adquirida como se adquiere un hábito cual quiera. COMO ADQUIRIR FELICIDAD RADIANTE 1. Haga esfuerzos por poseer felicidad interior. Es difícil irradiar felicidad a otros si usted misma no es feliz interiormente. Podrá sonreír, pero cualquier otro gesto que haga para demostrar felicidad parecerá artificial si usted es básicamente infeliz. La felicidad interior se obtiene a través del desarrollo de la personalidad; por lo tanto es necesario (hasta cierto punto) construir una base, para poder adquirir felicidad radiante. 2. La sonrisa. Deruchette y Amelia no eran muchachas hermosas pero ambas tenían una sonrisa que era la mayor fuente de su encanto. “Deruchette poseía una sonrisa que sin saber cómo tenía el poder de aligerar esa pesada cadena de la vida diaria que todos los mortales arrastran tras ellos; una peligrosa sonrisa, que era ella misma.” Amelia era “una sonriente diosa de alegre corazón; en sus labios se dibujaba la más fresca de las sonrisas.” 3. Los ojos. Thackeray nos dice que Amelia también “tenía unos ojos donde brillaban la honradez y el buen humor.” La sonrisa por lo tanto no se reflejaba sólo en sus labios sino en todo su semblante.
  • 144. Otro modo de irradiar felicidad es a través de las palabras, las expresiones, las actitudes y perspectivas optimistas, e inclusive cantando. La mujer que canta en su hogar le transmite a éste el jovial mensaje de que todo anda bien en su corazón. EL VERDADERO ENCANTO La felicidad interior combinada con la radiante es una parte esencial del encanto verdadero que los hombres hallan tan fascinante en la mujer. Esta felicidad interior, como hemos aprendido, produce una paz y una tranquilidad espiritual de apacible belleza. La felicidad interior es como el agua clara de un estanque, pero la radiante es como los lirios que flotan en la superficie añadiéndole una hermosa belleza. Bajo las flores podemos ver las apacibles aguas pero el encanto está en el efecto total. No hay en este mundo función más importante que la de ser encantadora—derramar gozo, iluminar los días nublados y ser el espíritu mismo de la gracia y la armonía. ¿No es esto prestar un servicio? CAPITULO XVII SALUD FRESCA Y REBOSANTE Una apariencia fresca es esencial para la belleza de la mujer; la que parece marchita o paliducha no es atractiva a los hombres. La apariencia, al igual que las maneras, debe producir un efecto total de frescura y aseo. Amelia irradiaba esta saludable belleza pues “su sonrisa era fresca, su voz era dulce y pura, sus ojos brillantes y su cara mostraba el rubor de una salud rebosante.” Deruchette era “lozana y alegre como una alondra.” LA BUENA SALUD La base de la belleza fresca es una salud realmente buena, no sólo por la salud en sí sino por el espíritu alegre y sano que produce ésta en la mujer, el cual se refleja en su apariencia, sus acciones y sus actitudes. Cuán atractivos son unos ojos chispeantes, unos lustrosos cabellos, una voz clara, unas alegres maneras y la vivacidad que la buena salud pone en la cara así como la que comunica a los pensamientos! Por lo tanto, es imposible recalcar demasiado la importancia que tiene este requisito. Todos conocemos lo importante que es la buena salud. El problema está en que creemos que ésta consiste en no enfermarse; pero la salud perfecta en la mujer consiste en algo más que en dejar de enfermarse. Un semblante fresco y radiante es el resultado de una salud abundante.
  • 145. La salud al igual que la felicidad está basada en leyes y es el resultado de la comprensión y la aplicación de éstas. Las siguientes son las fundamentales: Leyes Fundamentales Para la Buena Salud 1. Corregir desarreglos internos. 2. Dormir suficiente tiempo. 3. Hacer ejercicios. 4. Tomar bastante agua. 5. Respirar aire fresco. 6. Comer bien. 7. Descansar (lo mismo al trabajar que al divertirse) 8. Poseer una actitud mental sana. 1. Corregir desarreglos internos: Es imposible tener buena salud si hay desórdenes internos. A menudo las mujeres sufren durante años por cosas tales como muelas u órganos internos infectados, desarreglos en la sangre, las glándulas u otros malos funcionamientos del organismo que les privan de buena salud. Muchas de estas dolencias pueden ser curadas atendiéndolas apropiada mente. 2. Dormir lo suficiente: Todos conocemos lo importante que es dormir lo suficiente, pero las mujeres casadas a menudo descuidan esta necesidad esencial poniendo otras cosas en primer lugar de importancia. Si usted tiene demasiadas labores que llevar a cabo y éstas le roban horas de sueño, pregúntese a sí misma si estos deberes son más importantes que usted. ¿Es el vestido más importante que la costurera? ¿La casa más importante que la ama de casa? Aunque al hombre le gusta ver la casa limpia no quiere que sea a costa del encanto femenino. Muchas de nuestras actividades son pérdidas de tiempo cuando las comparamos con la importancia de la salud. 3. Hacer ejercicios: Usted pensará que ya tiene suficiente ejercicio con las actividades caseras, tales como agacharse, hacer esfuerzos por alcanzar y caminar. Sin embargo, estos ademanes no hacen que todos los músculos entren en movimiento y como resultado las mujeres casadas tienen mala postura, músculos flojos, depósitos de grasa y pérdida de salud. Si el ejercitarse le parece sólo una labor más añadida a su ocupado día, recuerde que el ejercicio en realidad hace que la persona cansada se relaje. Poner en juego un grupo completamente distinto de músculos refresca y estimula el cuerpo. 4. Tomar bastante agua: El cuerpo es agua en un 66%, más de dos tercios de su peso y varios litros en total. Si usted no toma suficiente agua el cuerpo se verá forzado a utilizar sus propios líquidos una y otra vez. Su organismo sufrirá a menos que lo refresque
  • 146. frecuentemente abasteciéndolo de agua. Si toma el equivalente de tres litros diarios puede estar segura de que está ingiriendo suficiente. 5. Respirar aire fresco: a. Aire puro: El aire puro y saludable contiene oxígeno y humedad. Muchos de nosotros nos damos cuenta de la importancia que tiene el respirar aire fresco día y noche; pero la mayor parte de las personas no se dan cuenta de lo esencial que es el contenido de humedad. Muchos sistemas modernos de calefacción secan el aire, lo cual causa irritación al sistema respiratorio, produciendo resfriados, dolor de garganta y hasta irritación en los pulmones. Hay varias soluciones: (1) Apague la calefacción de noche y abra las ventanas, (2) Mande a instalar un humedecedor, y por último, (3) ponga un vaporizador o cuelgue toallas mojadas en los cuartos por las noches. El mismo procedimiento deberá ser seguido si los calentadores se utilizan también de día. b. Respire profundamente: Aunque usted tenga un buen abastecimiento de aire tal vez sus pulmones no se llenan bien a menos que usted respire profundamente. La mala postura y la falta de ejercicios pueden hacer que esto suceda, por lo tanto es importante hacer un esfuerzo consciente para que los pulmones se llenen bien de aire. El oxígeno es nuestro alimento más importante; lo que la buena comida es para el estómago el oxígeno es para la sangre. El cuerpo que está falto de oxígeno no puede ser sano. 6. Comer bien: ¿Cuál es una guía apropiada para la buena alimentación? Nuestro apetito no lo es, pues aun los alimentos perjudiciales tienen buen sabor. Hay muchos productos alimenticios en el mercado; ¿cuáles son beneficiales y cuáles son perjudiciales? Muchos de los estudios que conciernen a los alimentos son confusos y algunos hasta contradictorios. La naturaleza nos revela los secretos del buen comer. No podemos comer algo más alimenticio que una manzana pues ésta crece en árboles; o un plátano o una patata, pues provienen de la tierra. Ingiera alimentos que sean lo más naturales posibles; esta es la mejor regla. Hay alimentos frescos que están disponibles en todas las estaciones del año. El verano nos trae frutas, vegetales y melones; el otoño manzanas, calabazas y patatas las cuales duran hasta la primavera. A principios de ésta tenemos las naranjas y después otras frutas y vegetales frescos. Todos estos son mejores cuando se ingieren durante la temporada que están disponibles. La naturaleza también nos da granos que permanecen frescos durante varias temporadas. Los alimentos frescos caen dentro de cinco categorías: Las frutas frescas Los vegetales frescos
  • 147. Las nueces Los granos La carne Hay muchos alimentos procesados y refinados en el mercado hoy en día; muchos de ellos contienen químicos para preservarlos y vienen envasados en cajas, latas o paquetes. Algunos de sus elementos vitales han sido quitados, y haciendo un esfuerzo por suplir esta falta, el hombre les añade vitaminas y minerales artificiales. Los alimentos que nos da el Creador han sido corrompidos; ¿puede el hombre acaso mejorar lo que la naturaleza ha hecho? 7. Descansar: Poseer el secreto de saber descansar lo mismo trabajando que divirtiéndose es esencial para la buena salud y el encanto femenino; y es una habilidad relativamente fácil de adquirir. La mente controla al cuerpo y este control puede ser causa de tensión o relajamiento, según sea el caso. Si usted sola mente le da la orden a su cuerpo de descansar inmediatamente sentirá menos tensión. La misma técnica puede ser aplicada al tratar de dormir cuando se sienta nerviosa. 8. Poseer una actitud mental sana: a. El efecto de las actitudes dañinas: La preocupación, el miedo, la ansiedad, el pesimismo, el odio, los resentimientos, la impaciencia, la envidia, el mal genio o cualquier otra imagen mental que sea irritante puede tener un efecto perjudicial sobre el cuerpo. A través del sistema nervioso su influencia destructiva llega a todo el organismo. Conozco dos casos en los cuales dos hombres murieron como resultado directo .de su mal genio. Aun después que la emoción temporal desaparece, el daño físico permanece. Una actitud mental sana es el resultado del buen carácter.- Si usted tiene actitudes nocivas, es señal de que hay un defecto o debilidad en su carácter y necesita desarrollar más su lado angelical. b. El efecto de las actitudes mentales sanas: Los pensamientos alegres y benévolos tienen exactamente el efecto opuesto. La fe, el optimismo, el amor, la bondad, la jovialidad, la simpatía y el entusiasmo armonizan con las funciones del cuerpo; por lo tanto tienden a fortalecerlo, así como a ayudar a obtener la buena salud. SI LA BUENA SALUD ESTA MAS ALLA DE SU ALCANCE Hay algunas mujeres que debido a una enfermedad incurable no pueden llegar a disfrutar por completo de esta salud abundante. Sin embargo, si mantuvieran una actitud mental sana aparentarían ser más saludables de lo que en realidad son. Elizabeth Barrett Browning era inválida, sin embargo fue una de las mujeres más encantadoras de la historia. Su esposo Robert Browning la adoraba! Su debilidad física
  • 148. no era uno de sus atractivos pero poseía otras cualidades femeninas en abundancia que eclipsaban esta debilidad suya. La salud radiante es sólo una de las cualidades de Ángela Humana. Si usted tiene una actitud mental sana todavía podrá ser una mujer encantadora. ASEO Y ARREGLO Una buena salud no es el único requisito esencial para pre sentar una apariencia lozana; el aseo y el arreglo también son importantes. Los dientes, el pelo, las uñas, los pies y el aseo general del cuerpo son elementos vitales para lograr un efecto de frescura. Parecería contraproducente pensar que nuestro ideal Ángela Humana no estuviera inmaculadamente limpio y bien arreglado. EL VESTUARIO Un vestuario de apariencia fresca es especialmente atractivo a los hombres. Cosas tales como los cuellos limpios y almidona dos, las flores (reales o artificiales), las cintas limpias y brillantes, los zapatos limpios, la ropa bien planchada, etc. con tribuyen a la apariencia fresca. Ciertas telas y colores parecen frescos mientras que otros son poco atractivos. Las rayas, las telas de lunares, las guingas y los diseños de flores dan aspecto de frescura. EL MAQUILLAJE Los hombres no se oponen a los métodos artificiales de embellecimiento si éstos hacen lucir a la mujer fresca y lozana. En realidad el hecho de que usted preste la debida atención a estos detalles le demuestra a su esposo que quiere darle gusto. El maquillaje de los ojos y la pintura de labios especialmente hacen que el semblante luzca fresco y reluciente; esta fue la razón para la cual fueron creados, para cautivar a los hombres. CAPITULO XVIII EMOCIONES “Si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.” ¿Qué significa la afirmación que nos hace la Biblia: “Si no os volvéis y os hacéis como niños?” ¿Acaso no significa que los niños pequeños poseen cualidades preciadas que haríamos muy bien en copiar? Una de las más fascinantes cualidades que enseña la filosofía de la Mujer Encantadora es el candor infantil. No hay cualidad alguna que pueda reafirmar más el lado humano de la mujer; por lo tanto, encanta a los hombres. El candor hace que el comportamiento de la mujer sea extremadamente juvenil e incluye impertinencia, coraje, inocencia, confianza y ternura, todas mezcladas. Es la habilidad de intercambiar
  • 149. las emociones, de la jovialidad al inocente enojo, por ejemplo. Todas éstas son las encantadoras cualidades de una niñita. En nuestros estudios sobre Dora, Amelia y Deruchette encontramos leves sugerencias de esta adorable cualidad. Dora era “cautivadora, juvenil y de brillantes ojos.” Amelia tenía las tiernas emociones de una niña, pues sus ojos se llenaban de lágrimas muy a menudo. Deruchette era “vivaracha, variable y juguetona como una niña” y Víctor Hugo también nos cuenta sobre ella: “La que un día ha de ser madre permanece largo tiempo una niña.” Hay cuatro aspectos o formas en las que necesitamos mostrar candor infantil: 1. Al comunicar nuestras emociones a nuestros esposos. 2. Al pedir las cosas. 3. En nuestras maneras. 4. En nuestra apariencia. CANDOR EN LAS EMOCIONES ¿Cuáles son las emociones que le comunicamos a nuestros esposos? Pues la cólera, los resentimientos, los desengaños, la simpatía, la ternura y el gozo o alegría. Si usted desea ser encantadora y a la misma vez resolver muchos de los problemas que se le presentan diariamente en su matrimonio, deberá aprender este infantil arte de comunicación. IRA INFANTIL—IMPERTINENCIAS ¿Qué es la ira infantil? Es la encantadora y chillona ira, la impertinencia o desmandamiento de una niña pequeña. No hay forma mejor de aprender ira infantil que observar las peripecias de los niños, especialmente las niñitas que están malcriadas por haber recibido demasiado cariño. Son tan con fiadas, sinceras e inocentes, sin embargo, a la misma vez mordaces y contestonas, que a menudo si las mortifican un poquito se enojan. Son demasiado inocentes para sentir odio, resentimientos, celos u otras emociones desagradables. Cuando alguien mortifica a una niña ella no responde con sarcasmo; en lugar da una patadita, sacude sus rizados cabellos y hace pucheros. Se enoja consigo misma adorablemente, pues fracasa en sus intentos de responder a la ofensa. Finalmente cambia de actitud, advierte que no va a dirigirle la palabra jamás y mirando a hurtadillas para ver si usted la creyó, da una patadita de impaciencia en el suelo cuando comprueba que no se ha dejado engañar. Uno siente el irresistible impulso de tomar a esta niña en los brazos y abrazarla. Seríamos capaces de hacer cualquier cosa con tal de que ella no sufriera daño alguno o careciera de nada; y cuidar de tan encantadoramente humana criaturita es un placer.
  • 150. Este es el mismo sentimiento que la mujer inspira en el hombre cuando es adorable aun cuando está enojada. Este comportamiento extremadamente juvenil y a la misma vez femenino lo hace sentirse en contraste tan fuerte y hombruno; y es el motivo por el cual las mujeres a menudo aun siendo pequeñas fierecillas, independientes e impertinentes son buscadas por los hombres. Esta ira sin embargo debe ser la de una niña, no la huraña testarudez de la mujer “capaz de matar sus propias serpientes.” La ira infantil no disgusta a los hombres, por el contrario los divierte y evitará que la perfección extremada de su lado angelical lo empalague. Sin embargo, no crea que debe dejar de tratar de evitar la ira; para desarrollar nuestro lado angelical debemos constante mente hacer esfuerzos por ser comprensivas, benévolas y tolerantes; pues así adquiriremos una actitud bondadosa hacia nuestros esposos. Pero durante el proceso de convertirnos en ángeles seguimos siendo todavía seres humanos y como tales somos propenso a sentir ira. Cuando nos la provocan ahí está; ¿qué hacer con ella? LA IRA La ira es un sentimiento muy real. Es un tumulto interior que se asemeja al vapor acumulándose en una olla de presión. Si es intensa puede ser nociva, anuladora y hasta dolorosa. ¿Qué hacer cuando sentimos este molesto sentimiento dentro de nosotras? Hay cinco alternativas: 1. Reprímala: Desde luego que podemos cometer el error de reprimir nuestra ira, pero las emociones reprimidas pueden ser sumamente dañinas como aprendimos en el capítulo titulado “El Orgullo del Hombre.” Las personas que reprimen sus emociones tienden a insensibilizarse al dolor para no sentirlo. Sin embargo, al convertirse en seres insensibles al dolor, también lo serán a las sensaciones placenteras tales como la risa, un bello paisaje o los placeres sexuales. Le apagamos el fuego a la olla y al hacerlo ésta se enfría. 2. Déle salida: Podemos dejar salir el vapor de la olla quitándole la tapa de repente y hacer lo mismo con nuestra ira utilizando palabras hirientes, expresiones duras y desplegando violen tas emociones. Esto sólo añade más leña al fuego y puede hacer que nuestro amor se convierta en cenizas. No es éste nuestro ideal de “La Mujer Encantadora.” 3. Domínese a sí misma: Podemos mantener la tapa puesta sobre la olla o sea, controlar nuestra ira contando hasta diez y reprimirla después, pero esto sólo hace que el vapor aumente por dentro. Puede que usted parezca calmada en la superficie pero en su interior habrá un tumulto. Controlar las emociones suyas de esta forma hará que los
  • 151. resentimientos que siente hacia su esposo aumenten y permanezcan por largos períodos de tiempo. 4. Podemos expresar lo que sentimos: Podemos bajarle un poco el fuego a la olla y decir lo que sentimos, pero ésta es una invitación al hombre para que se defienda y si es más listo que nosotras (lo cual a menudo sucede) tendrá éxito en culparnos por todo lo que ha sucedido. Muchas veces este método no es más que una disputa serena y civilizada. Ninguno de los métodos expuestos de expresar ira elimina las frustraciones de la mujer sin causar daño a ésta, a su esposo o a su matrimonio. La única forma de actuar es: 5. Demostrando ira infantil, impertinencia o desmandamiento: Este método hace que la válvula de la olla de presión suba y baje dejando salir el vapor suavemente. Esta es la única forma de actuar que hace a la mujer parecer encantadora y la única que la puede unir más a su esposo. ¿Qué causa la ira de una mujer? Usualmente es el esposo quien la provoca, pues a menudo es desconsiderado. A veces la maltrata, es injusto o la critica sin motivo. Le he enseñado que usted deberá aceptar al hombre por su valor nominal y tratar de comprenderlo mejor, ¿pero puede la comprensión hacernos olvidar nuestra ira y frustración? ¿Debemos soportar el maltrato sin reaccionar? ¡No! LO QUE UN HOMBRE DESEA Un hombre no desea una mujer a la cual pueda “pisotear” o maltratar. El quiere que ella tenga dignidad, fogosidad y orgullo suficiente para defenderse. Preferiría ver fuego en sus ojos que una mirada de resentimiento, frustración, enfado u odio. Aprendimos en el capítulo sobre la personalidad que la dignidad es una cualidad angelical; pero el desmandamiento es la forma humana a través de la cual usted trata de conservar esta dignidad. Cuando no reacciona a los maltratos del hombre, es porque le falta la cualidad angelical de la dignidad o respeto, así como la humana de saber expresarse con feminidad. Yo conocí una• joven que no tenía respeto de sí misma; su esposo la maltrataba continuamente, hasta el punto que ella se sentía como si fuera una alfombra donde él se limpiaba los pies. Le mostré la importancia que tiene el amor propio enseñándole este principio, el cual ella aplicó con éxito. Más adelante el esposo me dio las gracias por haberla ayudado y me contó que durante todo el tiempo que estuvieron casados hasta el momento en que comencé a ayudarla, ella había sido “como una perrita, siempre lista a lamerle la mano.” COMO ADQUIRIR IMPERTINENCIA INFANTIL
  • 152. 1. Pretensión: La clave de la ira infantil es la siguiente: su ira o desmandamiento debe ser más que nada fingido. Cuando digo fingido quiero significar que sus fogosos despliegues de emociones deberán tener lugar en la superficie, no en lo más profundo; usted parece no estar verdaderamente enojada; es sólo actuación o pretensión por su parte. Aunque existe un rimbombante despliegue de emociones en el exterior, habrá una calma interior presente (o por lo menos parecerá haberla). Pruebe a actuar igual que una artista de teatro. 2. Pureza de carácter: No debe haber amargura resentimientos ni sarcasmos en usted. Si los hay debe desarrollar su lado angelical hasta que desaparezcan. Usted no puede parecer como una criatura mientras estas feas emociones estén presentes. 3. Haga y memorice una lista de adjetivos para ocasiones durante las cuales desee ser atrevida. Dora poseía este encanto; tenía ciertas frases favoritas (tales como “eres un viejito gruñón,” “un hombre de duro corazón” y “un cabeza dura”) las cuales utilizaba a menudo. Asegúrese de que las palabras que utilice complementen la masculinidad del hombre. Algunos adjetivos apropiados son: bruto, rudo, grandullón, testarudo, incontrolable, porfiado, inflexible, terco, invencible, duro, difícil, impertinente y fastidioso. 4. Exagere: Usted puede exagerar al quejarse de la forma en que la trató y amenazarlo a la misma vez. Por ejemplo, dígale: “ Eres el hombre más desconsiderado del mundo !“ o “ Así es como tratas a tu pobre mujercita que trabaja tanto para ti todo el día?” Sus amenazas también deberán ser exageradas como hacen los niños pequeños cuando dicen: “Jamás volveré a dirigirte la palabra,” o “No quiero saber más de ti,” o “Se lo voy a decir a mi mamá.” Una buena ilustración del uso apropiado de los adjetivos y las exageraciones lo hallamos en los siguientes párrafos, extraídos de la historia de David Copperfield: LA IRA DE DORA David había criticado a Dora porque no sabía mandar a los sirvientes y debido a esta falta de cuidado suyo, uno de ellos le había robado su reloj de oro y causado otras dificultades. David culpó a Dora, pues el sirviente era un muchacho joven, un paje, como se les llamaba en aquella época. “Comienzo a temerme” dijo David, “que la culpa no está de un solo lado sino que estos sirvientes salen malos porque nosotros no somos muy buenos que digamos.” “ qué acusación tan horrible !“ exclamó Dora abriendo mucho los ojos. “ que alguna vez me viste robar relojes de oro! ¡Ay, hombre cruel, comparar a tu querida esposa con un paje trastornado! ¿Por qué
  • 153. no me dijiste la opinión que tenias de mí antes de casarnos? ¿Por qué no me dijiste, hombre de corazón duro, que estabas convencido de que yo era peor que un paje trastornado? ¡Ay, qué opinión tan horrible tienes de mí! ¡Ay de mí!” Como usted habrá notado ella exagera, y utiliza sus adjetivos favoritos. RECOMPENSAS Esta encantadora ira infantil divertirá al hombre y despertará en él un sentimiento de ternura debido a la juvenil feminidad de la mujer; jamás lo disgustará. Otra de las recompensas por este tipo de comportamiento la recibirá usted. Se encontrará conque las ocasiones que antes provocaban su ira ahora sólo la disgustan levemente; ya el vapor no se acumula en la olla, pues sabe que tiene una salida. Usted se dará cuenta de que si continúa así llegará a dejar de sentir verdadera ira; entonces tendrá que fingirla para poder defenderse y reaccionar a los maltratos, mostrando el lado humano suyo que tanto fascina. CUANDO TIENE USTED DERECHO A ESTAR BRAVA O SER ATREVIDA Solamente cuando usted personalmente ha sido maltratada está justificada en responder o reaccionar a los maltratos, como por ejemplo en las siguientes situaciones: 1. Cuando la tratan injustamente. 2. Cuando la ignoran demasiado. 3. Cuando la insultan. 4. Cuando la critican dura e injustamente. 5. Cuando abusan de usted indebidamente. 6. Cuando la desatienden o arrinconan demasiado. Sin embargo, sólo cuando usted personalmente ha sido demasiado maltratada tiene derecho a ser contestona. Debemos desarrollar nuestro lado angelical para no ser demasiado sensibles y estar siempre dispuestas a ser magnánimas y pasar por alto las ofensas pequeñas. CUANDO USTED NO TIENE DERECHO A PONERSE BRAVA Cuando el hombre ha fracasado en algún aspecto de su papel masculino, usted no tiene derecho de expresar su desaprobación. Cualquier cosa que se relacione con éste es asunto de él y tiene el privilegio de desatender sus obligaciones si así lo desea. El es responsable por sus propias acciones y posee una conciencia para que lo guíe. Usted no tiene derecho a intervenir a menos que el descuido de él tenga un efecto extremadamente injusto o per judicial sobre usted, ¡y esta ocasión es rara! ¡Cualquier intento suyo de utilizar ira infantil en los asuntos que conciernen a su esposo fracasará!
  • 154. EL PROPOSITO DE HABLAR CON IMPERTINENCIAS El único propósito de portarse con impertinencia es: 1. Ventilar las emociones desagradables. 2. Expresar sus pensamientos cuando ha sido ofendida. 3. Ser encantadora. Usted no puede utilizar este método para reformar a su es poso, ni tan siquiera impedir que continúe maltratándola, pues deberá aceptarlo por su valor nominal; sólo podrá hacerlo para resguardar su propia dignidad humana lo cual logrará suma mente bien. No volverá a sentirse pisoteada si reacciona de esta forma. Si él continúa maltratándola lo único que usted puede hacer es seguir tratándole con impertinencia; peto no es probable que así sea. Si aún así él continúa haciéndolo, examine la situación más detenidamente y mire a ver si lo que usted considera un maltrato no es más que su falta de comprensión por las responsabilidades que él tiene como hombre en su hogar. Cuando aprenda a contestar con impertinencia, se encontrará conque esperará las oportunidades en que él la ofenda para practicar este fascinante arte. Pronto se sentirá como las niñitas: enfadada exteriormente, sin ningún tumulto interior. Puede ser que él hasta la mortifique por gusto, pues disfruta viéndola brava. EL DAÑO QUE USTED OCASIONARA SI NO RESPONDE La mujer que no expresa su enojo sino que lo retiene por dentro, sentirá resentimientos y malhumor. Estos son sentimientos que disgustan al hombre pues le hacen ver que algo anda mal; puede ser que inclusive hasta lo hagan sentirse como un canalla por haberla maltratado. Puesto que este sentimiento es tan desagradable para él, la mujer provoca su aversión al inspirárselo. LA CURA PARA EL MAL CARACTER DEL HOMBRE Algunos hombres admirables tienen muy mal genio pero si usted pudiera comprender lo que él sufre y porqué, se mostraría más comprensiva. Su esposo no se enoja con usted sin motivo; puede ser que usted haya herido su amor propio, pisoteado su libertad o le haya quitado el derecho de gobernar a sus propios hijos. Cualquiera que sea la razón, él está disgustado con usted y éste es un sentimiento sumamente frustrante. También los sentimientos de él son como el vapor adentro de la olla de presión; igualmente tiene varios caminos a escoger. Puede reprimir su ira, pero esto lo enfermará haciendo que se resienta contra usted. El sabe que si la trata con dureza la herirá y usted se sentirá dolida y
  • 155. vencida. Cuando él utiliza este método de ventilar su ira se siente corno un canalla después y la odiará por ello. ¿Qué deberá hacer él c sus emociones reprimidas El conocimiento de que no hay ningún modo aceptable de ventilarlas hará que aumenten como el vapor en una olla y suban la presión. Este es el motivo por el cual algunos hombres despliegan mal genio, pero si usted reacciona éste con impertinencias, él no dudará en venir a usted y desahogarse. Este pensamiento, la seguridad de que al dar escape a su tensión no perjudicará a ninguno de los dos, hará que su mal genio desaparezca rápidamente. Dos mujeres me contaron que cuando ellas se pusieron impertinentes, el mal genio de sus esposos desapareció inmediatamente. Por lo tanto, usted debe compensar por el maltrato de su esposo reaccionando de esta encantadora forma; se lo debe a él y a sí misma. COMUNICACION Hay algunas mujeres que dicen que no pueden adquirir este hábito infantil de expresión; han tratado de hacerlo y sienten una especie de temor. Si usted encuentra que le es imposible hacerlo, lo mejor es poner “las cartas sobre la mesa” y ventilar las cosas con su esposo. Pero trate por todos los medios de encontrar algún modo de desahogarse; las emociones reprimidas son perjudiciales para su matrimonio. Continúe esforzándose por comprender a su esposo. Muchas veces cuando la mujer ha sido ofendida o abandonada en alguna forma es debido a que no comprende lo que el hombre tiene que soportar en el mundo de los negocios. Sea cual sea el método que usted emplee, trate de expresarle a su esposo sus sentimientos ofendidos; siempre debe existir cordialidad en el matrimonio ideal. LA MUJER QUE “EXPLOTA” A menudo las mujeres que tienen un genio explosivo lo ad quieren de la misma forma que los hombres antes descritos. Es una frustración que proviene debido a la incapacidad de encontrar un medio aceptable de expresión. Cuando este tipo de mujer aprende a contestar con impertinencias como si fuera una niña, se vuelve encantadora y sus frustraciones desaparecen como las de la mujer que reprimía sus emociones. Sin embargo, si ella no puede erradicar sus hábitos viejos, deberá hacer los esfuerzos necesarios para poder mejorar su lado angelical. LA CRITICA CUANDO SE ES CULPABLE Si su esposo la critica y usted es culpable, no hay nada más justo que reconocerlo. Déle las gracias inclusive por mostrarle su error. El hombre como guía suyo que es, tiene la responsabilidad de enseñarla.
  • 156. Por otro lado, usted está en distinta posición cuando lo critica a él. Si la critica y usted lo torna bien, él se siente como un rey; pero si dicha crítica es dura o injusta, usted necesita proteger su dignidad humana defendiéndose. Hay una cualidad de espíritu que algunas mujeres poseen la cual las hace encantadoras y es la invulnerabilidad. Las que poseen esta cualidad tienen tanto respeto y amor propio que las críticas no hieren su sensibilidad. Por ejemplo: Yo estaba en compañía de una dama y su esposo cuando él la criticó severamente. Le dijo que ella nunca cocinaba, cosía o limpiaba la casa; por lo tanto él tenía que pagarle a una sirvienta para que lo hiciera. Después continuó diciendo que ella ni siquiera sabía enseñar a los niños. La mujer sin embargo se quedó tranquilamente sentada, y sonriéndose le contestó que él tenía razón y que pronto ella trataría de mejorar. SENSIBILIDAD HERIDA Hemos estado hablando sobre la ira; pero hay veces que ella se siente profundamente herida en su sensibilidad. Un insulto puede ser tan hiriente como un cuchillo y cuando ella lo recibe, ¿qué debe hacer? Puede si lo desea responder con impertinencias; pero en ciertas ocasiones la herida es demasiado profunda para utilizar este método. ¿Qué hace una niñita cuando la hieren? Si está desilusionada, triste o herida, sólo hace pucheros, o quizás sus labios tiemblan y alguna que otra lágrima rueda por su mejilla. O puede que incline la cabeza, retuerza sus manitos y refunfuñe; y si por casualidad llora, lo hace exageradamente, sacudida por los sollozos. Este espectáculo es gracioso y encantador e inspira ternura; y la inspirará en el hombre también cuando sea la mujer adulta quien se comporte así. El llanto de una criatura es encantador; el de una mujer profundamente disgustada puede hacer que el hombre se sienta frustrado. Si el llanto de ella está demasiado recargado de emoción, él se desespera pues no sabe como consolarla; en su desesperación, tal vez hasta se ausentará de la casa para no verla. Sin embargo, si es como el inocente, ruidoso y sollozante llanto de una niña, el hombre se sentirá conmovido y lleno de ternura. Por el contrario, si la mujer está bajo un tumulto emocional, esto es indicación de que debe desarrollar más su lado angelical. RECOMPENSAS Usted recibirá abundantes recompensas si aprende a desahogar sus sentimientos de infelicidad con candor infantil. Dar salida a estos sentimientos la hará una persona más feliz; recuerde que la dignidad humana es una característica de la personalidad y
  • 157. mediante el candor infantil usted podrá expresar esta cualidad espiritual. Por lo tanto, el hacerlo contribuye a su felicidad interior así como a su serenidad. Además, recibirá otra recompensa que es la ternura que su esposo le dará al expresarse. Usted le ha hecho un gran favor, ha aliviado su tensión; por lo tanto, lo ha hecho más feliz y como es natural, él sentirá más ternura por usted. La siguiente experiencia me fue relatada por una amiga y le ilustrará el punto: IMPERTINENCIAS “Una noche, mientras me hallaba visitando a mi hermana, dos amigas vinieron a verme. Puesto que era sumamente tarde mi esposo se retiró cuando se dio cuenta de que la conversación sería larga y yo me disculpé para ir a preguntarle si le importaba que me quedara levantada un rato más. “Cuando entré en el dormitorio él estaba furioso y me dijo: ‘Caray, ¿qué rayos sucede en los bajos?’ Yo pensé que esta actitud era muy desagradable, por lo tanto levanté bien la cabeza, enderecé bien los hombros y volviendo la vista hacia otro lado le dije: ‘Pues, yo subí por consideración a ti para saber si te importaba que me quedara levantada un rato más; pero puesto que eres tan rudo y descortés, ahora sí que voy a bajar y no volveré a subir hasta las dos de la mañana.’ Entonces me viré rápidamente y eché a andar. Cuando estaba llegando a la puerta lo miré de reojo y vi que se había incorporado en la cama y sonreía. Volví la cabeza súbitamente, bajé y permanecí hasta las 2 a.m. “Cuando retorné a la habitación a esa hora me sentía bondadosa hacia él pues había ventilado mis sentimientos y sabía que habían sido bien recibidos. Si no lo hubiera hecho así me hubiese sentido maltratada. La parte más impresionante de la historia sucedió al otro día cuando él tomó mi mano en la suya y la mantuvo allí durante todo el camino de regreso a nuestra casa (unas 250 millas). Además ese día fue particularmente bueno y cariñoso conmigo.” Muchas de las mujeres a quienes he enseñado esta filosofía conocen el valor que tiene expresarse candorosamente. No es sólo un método apropiado para desahogarse, sino que encanta a los hombres y propicia el desarrollo del amor. Debido a dicho método los niños no guardan rencores. Las siguientes experiencias le ayudarán a aprender el arte de saber expresarse como las niñas: 1. EL HOMBRE CRITICON Una joven pareja fue invitada a cenar en casa de unos amigos. Puesto que él tenía que llegar allí directamente desde el trabajo, la esposa llegó primero. Cuando él la vio le dijo: “Porqué no te arreglaste bien el pelo? Te ves horrible.” Entonces, al caminar ella de un lado a otro de la habitación, su esposo hizo el comentario: “Yo creí que ibas a recogerle de cintura a ese vestido. Deberías cuidar más de tu
  • 158. apariencia.” La pobre muchacha se sintió terriblemente herida. Yo conozco a este hombre y puedo decirle que no es malo. No es más que un hombre normal. ¿Qué podría haber hecho ella en estas circunstancias? Era difícil de llevar a cabo en presencia de sus amistades; pero podía haberle respondido en una de las dos siguientes formas: Con impertinencia: Podía haber abierto mucho los ojos, levantado la cabeza y dejando rápidamente la habitación, tirar la puerta tras de sí esperando que él la siguiera. Ella no debe nunca sentir rencor. Cuando se hallara sola con él podría haberle vuelto la espalda y asegurado: “No tengo deseos de hablar contigo.” Herida: Podía haber aparentado sentirse sumamente herida, estar cabizbaja, y con los labios temblorosos derramar una o dos lágrimas. Después, secándoselas con el pañuelo dejar la habitación esperando que él la siguiera. Cuando tratara de consolarla, de primera intención debía darle la espalda, aún secándose las lágrimas. 2. EL COMPRADOR DESCONSIDERADO Una pareja planeaba la compra de una casa. La única condición que puso la esposa fue que estuviera en una calle que no tuviera demasiado tráfico y cerca de la escuela. Sin embargo, cuando él dio con la casa soñada ésta se hallaba en una calle céntrica y a bastante distancia del colegio. La esposa se disgustó tanto que no pudo siquiera expresar sus sentimientos. El hombre compró la casa y la señora tuvo que reprimir todas sus emociones; poco le faltó para sufrir una crisis de nervios. Yo conozco al hombre de la historia y sé que es razonable, pero ella no supo cómo tratarlo. ¿Qué debería haber dicho? Debería haber dado “una patadita” en el suelo diciendo a la misma vez: “ Si compras esa casa tendrás que vivir en ella tú solo !“ Una revelación tan directa de sus sentimientos hubiera sido bien acogida por el esposo. 3. Los ZAPATOS Sucios Una señora limpió y enceró el piso de la cocina y cuando terminó, su esposo lo pisó con los zapatos llenos de lodo. ¿Qué podía haber dicho ella? Pues con una vocecita infantil podía haberlo recriminado como la niña a quien le han roto su muñeca:“ mira lo que has hecho!” ,Una buena actuación artística produce muy buenos resultados! 4. EL PERFECCIONISTA Muchos hombres critican la forma en que su esposa limpia la casa, prepara las comidas o maneja su presupuesto. ¿Qué puede hacer ella? 1. Si es culpable es mejor que lo admita. Podría decir: “Tienes razón, merezco tu desaprobación. En realidad estaba preguntándome cómo podías tolerarlo; pero por favor, ten paciencia conmigo y te prometo
  • 159. que trataré de mejorar.” Estas palabras harán que él sea paciente y comprensivo, pero no deje de tratar de mejorar. 2. Si usted no es culpable pero encuentra que se casó con un hombre perfeccionista o poco comprensivo, entonces dígale: “Trabajo muy duro todo el día sólo por hacerte feliz pero tú nunca estás satisfecho. Ay, ¿qué voy a hacer? Tu esperas de mí perfección absoluta !“ 5. LAS LLAVES DEL ATOMOVIL Cuando se disponía a salir, una mujer accidentalmente cerró las puertas con el seguro y dejó las llaves del automóvil adentro. El esposo le dijo con aspereza: “Porqué cometes siempre errores tan estúpidos?” ¿Qué podría haber hecho ella? 1. Podría temblar debido a la aspereza de su esposo, como Amelia hacía; pues Thackeray nos dice que ella “temblaba cuando alguien la trataba con brusquedad.” Además podía bajar los ojos y suspirar. 2. 0 podría haber dado “una patadita”, sacudido la cabeza, y dicho: “ qué gruñón eres! ¡Eres tan perfeccionista que crees que yo nunca debo cometer errores!” 6. CUANDO NO LE HACEN CASO Una señora comenzó a contarle algo sumamente interesante a su esposo y se encontró conque éste miraba por la ventana sin atenderla. ¿Qué debería hacer ella? Pues pararse justamente delante de él como las niñas y darle una palmadita en la mejilla o jalarle las orejas para obtener su atención. Podría decirle: “Mi amor, tú no me estás escuchando.” O también podría sentarse sobre su regazo. 7. HISTORIA DE UN ÉXITO (BRUSQUEDAD) Cuando salía de una estación de servicio, una joven esposa chocó contra la pared con su automóvil. El empleado se enfureció pero el esposo aún más y la criticó duramente en presencia de aquél. ¿Qué hizo ella? Cuando estuvieron solos sacudió la cabeza diciendo: “ ¡Me Enfureces! ¡Tu debías de defenderme y cuidarme, sin embargo te pusiste en mi contra! ¡Te odio, te odio! ¡Jamás volveré a dirigirte la palabra !“ El esposo (divertido) respondió: “ creo que mereció la pena que chocaras para poder verte actuar de esta forma !“ 8. HISTORIA DE UN EXITO (EL BROMISTA) Cuando una joven pareja estaba ofreciendo una fiesta para sus amistades, al esposo se le ocurrió traer unas fotos viejas de su señora para mostrárselas a los invitados. A ella no le gustaba como había quedado, por lo tanto se opuso. Trató de quitárselas pero como él era más grande y más fuerte, fracasó; entonces él la levantó en peso, la
  • 160. llevó cargada hasta su habitación y ‘la dejó allí encerrada con el propósito de mortificarla. ¿Qué hizo ella? Pues golpeó fuertemente en la puerta y gritó exageradas amenazas. Le dijo que no le volvería a hablar jamás, ni a prepararle desayuno por las mañanas. Además añadió: “ Se lo voy a decir a tu mamá! Iré a las tiendas y gastaré todo tu dinero !“ El esposo se rió, por supuesto, muy divertido. Los hijos de ambos estaban presentes y se reían al ver a sus padres peleando de esta manera; después inclusive se lo contaron a sus amigos. Recuerde, los únicos propósitos de la impertinencia infantil son: 1. Ventilar las emociones. 2. Ser encantadora. 3. Expresar sus sentimientos heridos. Usted no puede utilizarla para reformar al hombre ni para obligarlo a tratarla bien. Si él continúa maltratándola, usted necesita aprender mejor la filosofía de La Mujer Encantadora. Usted inspira respeto y buen trato a través del poder que conlleva ser una Mujer Encantadora. ¡CUIDADO! 1. Sus impertinencias deberán ser más que nada fingimiento. 2. No debe haber odios, amarguras o resentimientos presentes en usted. 3. ¡Exagere! 4. Utilice adjetivos que complementen la masculinidad de él. Asegúrese de que su ira no es la de una mujer armada de un rodillo sino la de una inocente niña. MALTRATOS EXCESIVOS Los maltratos que utilicé como ejemplo en las ilustraciones que acabo de darle son de poca importancia, pues generalmente se deben a la impaciencia o la desconsideración del hombre. Sin embargo, hay otras formas a través de las cuales el hombre a veces maltrata a la mujer. Hay inclusive algunos que hasta le pegan. Unas veces ellos no les prestan suficiente atención; otras veces no las llevan a ningún lado, son agarrados con el dinero, o rehúsan darle libertad suficiente. Hay hombres que son tiranos, toman a la mujer por sentado, le exigen demasiado o hasta le son infieles. Cuando los maltratos de un hombre son excesivamente severos, la impertinencia infantil no es la solución. La filosofía total de La Mujer Encantadora deberá ser aplicada para derretir lo que parece ser “un corazón de piedra.” A menudo las acciones crueles o desagradables de los hombres se deben a la falta de comprensión de sus esposas; su falta de aprecio y
  • 161. admiración por él, su inhabilidad de aceptarlo por su valor nominal o ponerlo en primer lugar, así como muchas otras razones más. Cuando la mujer pisotea los derechos del hombre o menosprecia su dignidad, hace que surja el lado malo de él a la superficie. Este capítulo está dedicado en su totalidad al estudio de las emociones infantiles, y hasta ahora le he explicado como debe de expresar sus sentimientos de infelicidad (tales como la ira y el amor propio herido). Pero hay otras emociones que necesitamos ventilar infantilmente también. SENTIMIENTOS DE TERNURA Los sentimientos de ternura y simpatías son especialmente aparentes en las jóvenes. Estas emociones normalmente están presentes cuando la niña se hace una mujer adulta, y se convierten en características femeninas. Usted recordará que en los ojos de Amelia “brillaban la honradez y el buen humor, excepto al llenarse de lágrimas lo cual era muy a menudo, pues la muy tonta lloraba por un canario que falleciera, un ratón que hubiera atrapado el gato, o el final de una novela por estúpido que fuera.” La mujer adulta nunca deberá reprimir esta ternura, pues este sentimiento encanta al hombre. ¿Se ha sentido usted a punto de llorar durante una película y conscientemente ha tratado de reprimir su intensa emoción por pena? Las mujeres pierden esta encantadora cualidad porque tratan deliberadamente de reprimirla. VELEIDAD EN LAS EMOCIONES He visto alguna que otra niña correr hacia su casa con lágrimas en los ojitos, y al besarlas su mamá, sonreír aunque todavía tengan los ojos húmedos. Ellas no permanecen tristes por mucho tiempo; nunca guardan rencores ni se mantienen enfadadas. Si usted observa a los niños (especialmente las niñitas pequeñas), verá que al oír una historia interesante demuestran distintas emociones. Fíjese cuán absortas están en los detalles y cómo se emocionan imaginándose lo que va a suceder próximamente. Pueden simpatizar con los personajes de la historia, horrorizarse y encantarse por turnos; y actuar a la misma vez como si no pudieran esperar lo suficiente para saber si todo sale bien. Esta misma veleidad en la mujer la hace interesante al hombre y le evita ser monótona. GOZO INFANTIL Otra emoción que encanta a los hombres es el gozo infantil. Se necesita muy poco para hacer feliz a un niño, y al hacerlo, éste demuestra su alegría con placenteros arranques. Yo tengo una niña que aplaude y da saltos a la menor señal de agradable placer infantil.
  • 162. ¿No le agrada al hombre que la mujer reaccione igual cuando él le trae un regalo, le da una buena noticia, o es particularmente amable con ella? ¿Desea acaso que ella responda apaciblemente: “Eres muy bueno, te estoy muy agradecida.”? ¡No! ¡El prefiere que a ella se le iluminen los ojos, abra la boca y demuestre gozo! Hace años conocí a una mujer cuyo esposo la abandonó por otra. En aquel tiempo muchas cosas salieron a luz (las cuales a él le desagradaban) siendo una de sus quejas que ella no apreciaba nada de lo que su esposo hacía por ella. En una ocasión él le trajo un lujoso juego de comedor, el cual ella aceptó como si su esposo hubiera estado obligado a regalarle. Cuando una amiga le preguntó porqué no había demostrado más agradecimiento, le dijo: “Pues, ¿no está el hombre obligado a hacer cosas como éstas por su mujer?” La reacción vehemente de la mujer es la única recompensa del hombre y las mujeres que saben mostrar placer usualmente tienen maridos que las miman. A menudo les hacen regalos y hacen cosas por ellas sólo con el propósito de verlas reaccionar con placer; inclusive hasta les compran regalos que no necesitan. Sin embargo, hacer por la mujer provee un motivo para que el hombre la quiera más. COMO RECIBIR UN REGALO Saber cómo recibir el regalo que nos ofrece un hombre es un arte imprescindible a la feminidad; no saber hacerlo es imperdonable. La forma correcta: La forma correcta de aceptar un regalo es con exuberancia infantil o con profunda apreciación, depende de las circunstancias. La calidad o valor del regalo en sí no tiene gran importancia; es sólo la acción del hombre. La consideración demostrada por él es lo que la mujer necesita reconocer y apreciar. Lo imperdonable: Un problema muy real surge cuando el hombre le hace a la mujer un regalo que no es de su agrado. Debido a esto quizás ella cometa el error de devolverlo, cambiarlo, no utilizarlo o hasta ponerle defectos. Esta manera de actuar es imperdonable. El hecho de que el regalo no nos guste se puede contrarrestar apreciando la acción en vez del objeto material. El regalo no tiene mayor importancia; ¡el hombre sí! El objeto que él le obsequió algún día se convertirá en polvo pero la reacción suya vivirá en la memoria de su esposo para siempre. Por lo tanto es sólo la bondad y la consideración de él lo que usted necesita agradecer. Sea lo que sea el regalo, quédese con él. Si no le asienta bien, póngaselo de todos modos. Si es un perfume poco fragante, úselo; si no le es útil, utilícelo igualmente y continuamente recuerde lo amable que fue él al dárselo. Si le asienta demasiado mal o no le sirve, él mismo le pedirá que deje de usarlo; entonces podrá hacerlo. Pero
  • 163. mientras a su esposo le guste, póngaselo o utilícelo, según sea el caso. Las opiniones de otras personas no son importantes. ¿Que sucede si él no le regala nunca nada? ¿Debería usted sentirse ofendida y pensar que no la quiere? Examine bien el asunto: puede ser que no le regale nada porque en el pasado usted no mostró apreciación por un obsequio que le hizo. Por lo tanto, quizás sea culpa suya. También es importante comprender que es una característica masculina el ser negligente en dar obsequios. Algunos hombres no saben “qué comprar”, y si usted les hace una pequeña insinuación son propensos a olvidarla. Ellos confían en que de algún modo usted comprenderá, pasará por alto su olvido y no lo interpretará como una falta de amor por su parte. Además, los hombres tienen la tendencia de odiar dar regalos sólo por tradición (tales corno cumpleaños, pascuas y aniversarios). Preferirían comprar algo cuando lo desean en vez de cuando dicta la costumbre. Es mejor que usted trate de comprender la actitud de su esposo hacia los regalos, y si a él se le dificulta recordar las ocasiones, recuérdelas usted y pase por alto su olvido. Dígale que esas formalidades no son importantes para usted. Probablemente él se sienta sumamente aliviado y estará más apto a comprarle algo impulsivamente. Hemos llegado al final de la sección que trata sobre el candor infantil, la cual le enseña “cómo expresar sus sentimientos y comunicárselos al hombre.” Sin embargo, hay otras tres cualidades que son importantes para usted si ha de convertirse en Ángela Humana; y ésas las discutiremos en el próximo capítulo. RECOMPENSAS Aunque poseer el candor de las niñas puede que sea difícil para algunas mujeres, ésta es una de las reglas más importantes de la filosofía de La Mujer Encantadora, pues nos ayuda a controlar nuestras debilidades humanas (las nuestras y las de nuestros esposos). A veces las pequeñas irritaciones que son sólo lomitas pueden llegar a crecer al tamaño de montañas. El candor impide que esto suceda y convierte lo que podía haber sido dolor en placer, como en el siguiente ejemplo: CANDOR INFANTIL (IMPERTINENCIA) “Mi esposo regresó a casa a la hora de la cena, y aunque yo había terminado de cocinarle una maravillosa comida, no había preparado la salsa todavía para que estuviera caliente cuando nos sentáramos a la mesa. El me dijo con brusquedad: ‘Tú has estado en la casa todo el día; lo menos que podías haber hecho es tener lista la cena.’ Yo me sentí sumamente ofendida pero controlé mi mal genio y le contesté con: ‘Eres un grandullón bruto y cruel. Jamás prepararé otra cena para
  • 164. ti mientras vivas!’ Entonces él contestó: ‘Pues, eso es privilegio tuyo.’ Le dirigí otra mirada altanera y continué haciendo la salsa, pero antes que hubiera terminado me abrazó. “Anteriormente yo hubiese dejado de hablarle, me hubiese enfurecido y él hubiese abandonado la casa por el resto de la noche. Mi reacción convirtió lo que podría haber sido una desdichada experiencia en una noche agradable.” CUANDO DEBEMOS MOSTRAR CANDOR: 1. Al expresar los sentimientos 2. Al pedir las cosas 3. En nuestras maneras 4. En nuestra apariencia. CAPITULO XIX CANDOR INFANTIL Cómo Hacer Peticiones— Modo y Apariencia COMO HACER PETICIONES Nuestro ideal, Ángela Humana, depende del hombre y honra el derecho que éste tiene de gobernarla y guiar su hogar; por lo tanto es importante que ella conozca cuál es la forma apropiada de pedir las cosas. No quiero decir los antojos egoístas, sino los justos deseos que toda mujer tiene, los cuales son importantes para ella y para los que depende totalmente del hombre. Me estoy refiriendo en particular a las cosas que ella desea tener, hacer o que hagan por ella, así como a los lugares que desea ir. LA MUJER ABNEGADA Durante una emergencia el hombre aprecia enormemente que su esposa tenga suficiente fortaleza de carácter para renunciar a sus deseos personales, en favor de una necesidad perentoria o un propósito noble. Pero cuando no hay urgencia alguna el hombre no desea que la mujer sea abnegada; ella es su reina y es importante que se comporte como tal. El no desea que ella ponga las comodidades y los caprichos de sus hijos y ni aun los de él mismo por encima de los suyos. Sin embargo, muchas mujeres reprimen sus deseos durante años, pensando que están siendo angelicales al hacerlo, sin darse cuenta de que están privando a sus esposos de una ocasión para aumentar su amor. ¿Acaso no amamos a aquellos a quienes servimos? Este hecho es notable aun en otras formas inferiores de vida. Si descuidamos un animal doméstico, dejamos de amarlo; a las mujeres que abandonan a sus hijos les es más difícil amarlos después. Teniendo todo esto en mente, usted tiene la obligación hacia su esposo y para su felicidad
  • 165. conyugal de asegurarse de que obtiene sus más legítimos anhelos; pero debe pedirlos, pues él no es adivino. LA MUJER QUE PIDE Y ES REHUSADA Es importante saber que a menudo el hombre le rehúsa algo a su esposa porque ella no sabe cómo pedírselo. Aunque la petición estaba completamente justificada y no era señal de egoísmo por parte de ella, el esposo no accedió. Debido a esto ella le guarda rencor. METODOS INCORRECTOS 1. A través de indirectas: Puede que ella le pida lo que desea a través de indirectas o leves sugerencias; creyendo que al hacerlo el esposo (quien se supone la adora) estará ciertamente ansioso de complacerla y sorprenderla. Si ¿1 pasa por alto sus sugerencias (como hace muy a menudo) ella lo interpreta como una falta de amor por su parte. Esto la hace sentirse desdeñada y resentida. Se dirá a sí misma: “Si él realmente me ama, ¿por qué entonces no conoce mis anhelos?” 2. Tratando de convencerlo: O quizás antes de hacer la petición ella medita, tratando de encontrar todas las razones por las cuales sus deseos están justificados. Después de convencerse a sí misma de que sus razones son válidas, se las recuenta al esposo tratando de convencerlo a su vez. A veces él accede, pero no de buena gana ni alegremente; su actitud es la del hombre moralmente atrapado, sin ninguna otra alternativa. Pero más a menudo en vez de concederle lo que ella desea, él pone argumentos en contra; y si la mujer insiste arremete con doble fuerza. 3. Exigiendo: Debido al fracaso de estos dos métodos algunas mujeres se sienten frustradas, se propasan y exigen lo que desean. Este no es nuestro ideal de La Mujer Encantadora, y los hombres en estas circunstancias se sienten pisoteados. EL PORQUE ESTOS METODOS NO SON EFECTIVOS 1. Exigiendo: Este enfoque usurpa autoridad, por lo tanto es natural que sea ofensivo para el hombre, el cual es el legítimo jefe. Puede ser que ceda una y otra vez, pero no de buena gana. 2. Convenciéndolo: Este fracasa porque usted se pone al nivel de un socio a partes iguales. Esta falta de respeto hacia su autoridad hace que el hombre diga que No sólo por demostrar su poder. Puede ser que en realidad esté en favor suyo pero automáticamente se niega. Rara vez el se da cuenta de que el motivo por el cual negó su petición es por conservar su puesto de líder. 3. A través de indirectas: Este método fracasa porque los hombres están demasiado preocupados con sus propios problemas para notar siquiera las mansas peticiones de las mujeres que aparentan estar
  • 166. solamente antojadas; a menudo ni siquiera recuerdan estas sugerencias de un día para el otro. LA FORMA ADECUADA DE PEDIR Copiamos la forma adecuada de hacer peticiones de los niños; es tan fácil que usted tendrá dificultad en creerlo. Los niños sólo piden las cosas; ellos no tratan de justificarse, dar explicaciones ni discutir. Solamente piden lo que desean; así es de simple el asunto. Una niñita acude confiada al padre (de quien depende) sabiendo que tiene potestad sobre ella para decir que no. La forma en que pide, “ hacerlo, “¿Puedo hacerlo, por favor?”, “¿Podrías dármelo, por favor?” etc., indica su actitud dependiente y a la misma vez hace que el hombre se sienta líder. Cuando este método verdaderamente femenino es utilizado, el hombre queda colocado en su lugar como la máxima autoridad que es y esto lo hace sentirse más viril. Cuando él se da cuenta del respeto y la libertad que usted le otorga, así como del hecho que usted depende de él, esto lo pone psicológicamente en posición de acceder a sus deseos. Es más: probablemente decirle que No a usted lo haría sentirse como “un canalla.” COMO NO PEDIR LAS COSAS Trate de no utilizar expresiones tales como: “Vamos a hacer esto o aquello” o “Yo creo que sería bueno que hiciéramos tal” o “No sería bueno que pudiéramos construir un librero en una esquina de la sala?” o “ crees que deberíamos agrandar el patio?” Si usted está realmente buscando la opinión de él, este método es apropiado. Pero si está ansiosa de lograr sus deseos, no es ésta la forma de hacerlo, pues dicha actitud la hace parecer como si estuviera en igual o mejor posición que él; por lo tanto, invita la oposición. SI EL DICE QUE NO Si usted utiliza el enfoque femenino y él se niega, puede estar segura de que su petición es injusta o egoísta. En dicho caso necesita desarrollar más su lado angelical y tratar de descubrir en lo que está equivocada. Puede ser que usted no haya comprendido las obligaciones que su esposo tiene como guía del hogar o su impelente deseo de obtener una posición relativa en el mundo. Quizás su petición esté más allá del alcance de él, en cuestión de finanzas. A veces los deseos de la mujer están en conflicto directo con los deberes masculinos del hombre y tiene que negarse a concederlos para poder ser justo con su familia y consigo mismo. Otro momento en que él podría negarse es cuando usted no ha cumplido con sus responsabilidades matrimoniales. Si usted es
  • 167. egoísta, descuida su hogar o su apariencia personal, no prepara las comidas de su esposo puntualmente o no ha tratado de ser encantadora, él no se sentirá inclinado a otorgarle sus justas peticiones. USTED NO TIENE DERECHO A PEDIR ALGO: 1. Cuando su petición está en conflicto directo con el papel de su esposo como líder. 2. Cuando los recursos de él no se lo permiten. 3. Cuando ha fracasado como esposa. 4. Cuando su deseo es egoísta. CUANDO TRIUNFA Si usted es como Ángela Humana, con toda seguridad él le otorgará su deseo si éste se encuentra a su alcance. El hombre hace cualquier cosa por la mujer que se convierte en la esposa ideal: éste es el poder de La Mujer Encantadora. Muchos hombres casi “se han roto las espaldas” buscando la manera de satisfacer los caprichos femeninos de sus esposas, y como resultado de esto las aman más. Por el bien suyo y el de su esposo, asegúrese de que él le dé lo que usted genuinamente desea (dentro de lo justo) y él la amará más por ello. Además, a él le encantará su petición, pues ser puesto en posición de dar algo lo hace sentirse más viril. La infantil feminidad suya lo fascinará y despertará su ternura. La siguiente experiencia le ilustrará: HISTORIA DE UN EXITO Después de haber aprendido esta filosofía, una señora me contó lo siguiente: “Mi esposo siempre me negaba todo lo que yo le pedía. Un día recordé una promesa que él me había hecho voluntariamente, la cual por descuido nunca había cumplido. Siempre me había. Sentido un poco disgustada por esta causa, pues era algo que todavía deseaba con ardor. “Fui a él confiadamente, como haría una niña. Le recordé su antigua promesa pero a la misma vez le aseguré que reconocía el derecho suyo de negármela; entonces le dije: ‘Para todo lo que poseo en esta vida dependo de ti y no puedo lograr este deseo sin tu consentimiento. Por favor, ¿podrías otorgármelo ahora?’ “Una mirada agradable se reflejó en su semblante y soltó la pluma que tenía en la mano, pues había estado escribiendo. Me hizo señas para que fuera a sentarme sobre sus rodillas, entonces me besó afectuosamente diciéndome después: ‘ sabes cómo me siento? Como si yo fuera un poderoso juez y tú una pobre criaturita que ha venido ante mí a promover su causa.’ Entonces dijo cariñosamente: ‘Cualquier cosa que tú desees en la vida la tendrás.’
  • 168. Cuando una mujer tiene a su alcance un método tan efectivo de obtener lo que desea como lo es su infantil feminidad, es tonta si utiliza cualquier otro. OTRA MANERA MÁS DE PEDIR: ESPERANDO RECIBIR LAS COSAS Hay otro método más de pedir lo que se desea, y aunque no es infantil es a menudo hábil y bien definido. Este es a través de una actitud de expectación; pero dicho método debe ser llevado a cabo correctamente. Un ejemplo lo encontramos en la madrastra de Abraham Lincoln, Sarah. La verdadera madre de Lincoln, Nancy Hanks, vivió durante años con su familia en una pequeña cabañita de piso de tierra. Ella era una dócil damita y su esposo TOM era negligente y haragán. Nunca llegó a construir un piso de madera para la cabaña. Al morir ella, Tom se casó con Sarah. Ella era muy buena pero completamente distinta que Nancy. Cuando su esposo la llevó para la cabaña suya, ella trajo consigo varios carretones cargados de hermosos muebles y avios domésticos. Al llegar a ésta, dirigió una mirada hacia el piso de tierra y dijo: “Caramba, Tom, yo no puedo pensar siquiera en traer todos mis lindos muebles para ponerlos sobre este piso de tierra! Los dejaré amontonados en las carretas y mañana podrás construirme un piso de madera.” Tom Lincoln hizo lo que ella le pidió al día siguiente. Era descorazonador pensar que Nancy había vivido todos esos años en un piso de tierra porque no sabía motivar a su esposo a la acción. Fíjese que Sarah era agradable pero decidida, y puso un límite de tiempo a la tarea. Con los muebles esperando afuera, su pedido ganó énfasis. Ella estaba por completo dentro de sus derechos; pero no siempre se presenta una situación tan oportuna para hacer nuestra petición. La actitud candorosa e ingenua de la mujer mantiene al hombre en su posición de autoridad como líder que es y le permite disfrutar del gozo que produce dar; por lo tanto está en completo acuerdo con nuestro ideal de La Mujer Encantadora. LO QUE USTED NOPUEDE EXIGIR Nuestro ideal, La Mujer Encantadora, no exige amor, afecto o apreciación ni ser colmada de atenciones. Estas cosas deben ser ofrecidas voluntariamente o tendrán poco valor. El objetivo es despertar en el hombre el deseo de ofrecerlas y la manera de hacer esto es convirtiéndose en Ángela Humana. CANDOR
  • 169. Las maneras infantiles son las acciones o movimientos de una mujer que se manifiestan en su voz, sus expresiones faciales o cualquier otro movimiento del cuerpo. Dora tenía unos fascinantes manerismos; su encantadora vocecita y sus adorables maneras no sólo eran femeninas sino también infantiles. A veces sacudía sus cabellos rizados y señalaba hacia su perrito como hacen las niñitas. Su actitud y sus maneras eran iguales que las de una niña. David describe estas maneras a través de la siguiente observación: “Al rato ella nos preparó té de forma que era encantadora verla (como si jugara a las muñecas); inclusive ni siquiera me preocupé por la calidad de la bebida.” Estas maneras las copiamos de las niñas. Si usted observa a una niñita jugando “a las casitas” encontrará muchas cosas interesantes. Por ejemplo, ella no apresura sus tareas sólo por terminar pronto, como hacen las mujeres. Juega a ser ama de casa por puro gusto. Barre, cocina y atiende a su muñeca porque le gusta hacerlo; usted no puede imitarla si no disfruta estos deberes igual que ella. Muy a menudo cuando la mujer termina una labor doméstica o finalmente pone la cena sobre la mesa, suspira aliviada. Esta es justamente la opuesta forma en que Dora servía el té y las niñas disfrutan su papel imaginario de ama de casa. El placer conque una mujer cuelga cortinas nuevas, le hace un vestidito a su niña, cocina su plato favorito, limpia los gabinetes o hasta da brillo a los pisos, demuestra la naturaleza doméstica innata que encontramos en la pequeña niña, cuya naturaleza está tan a menudo tristemente ausente en la mujer adulta. CONFIANZA INFANTIL El respeto suyo hacia el hombre como guía que es, su con fianza en la habilidad que posee de cuidarla así como su actitud general, demuestran su confianza infantil y su dependencia de él. Esta actitud la despliega usted en sus maneras, el tono de su voz y las palabras que le dirige; y es precisamente esta cualidad infantil lo que lo hace sentir en contraste más capacitado y viril. DESPLIEGUE DE EMOCIONES Aunque ya hemos hablado suficientemente sobre las emociones, es importante que nos demos cuenta de que es a través del candor (en la voz, las expresiones, etc.) que desplegamos estas emociones de niña. JUGUETONERIA En la admirable descripción de Deruchette hecha por Víctor Hugo, él menciona que dicha joven era “juguetona corno una niña.” Sin embargo, muy a menudo cuando pensamos en el significado de la palabra fastidiar recordamos que ésta es una característica odiosa que
  • 170. poseen los niños la cual molesta a los adultos. Por el contrario, la fastidiosa juguetonería de la mujer añade a su personalidad un encanto que divierte al hombre. ¿Por qué fastidian o mortifican los niños pequeños? Pues lo hacen para ahuyentar la seriedad en los demás. Los niños son juguetones por naturaleza; según ellos, el mundo entero debería ser una continua diversión, pues odian la seriedad. Los fastidios que enojan a los adultos son para ellos más agradables que la silenciosa seriedad de ciertas ocasiones. La razón tras los fastidios de la mujer es la miseria; Lila es juguetona con el hombre para ahuyentar su seriedad. Cuando Dora sospechaba que David Copperfield iba a ponerse serio con ella, colocaba su perrito de forma que su hocico estuviera cerca de la nariz de él y exclamaba: “ con el propósito de ahuyentar su seriedad. En la novela El Pequeño Ministro, la heroína Babbie conocía el encantador arte de mortificar a los hombres. El pequeño ministro era a veces demasiado serio y puesto que Babbie sabía varias formas de provocarlo (las cuales él consideraba que necesitaba ella eliminar), a veces la sermoneaba severamente. Pero Babbie mañosamente lograba cambiar el tema cuando esto ocurría, pues juguetonamente “lo hacía pararse de espaldas a ella para ver cuál de los dos era el más alto.” Esto lo divertía a él tanto que era incapaz de proseguir sus censuras. La fastidiosa juguetonería es un buen modo de reaccionar cuando el hombre está malhumorado, es criticón o desagradable. Si estas acciones masculinas son demasiado severas, enojarán a la mujer, en cuyo caso ésta se verá obligada a expresarse por medio de las impertinencias infantiles. Sin embargo, es a menudo un ligero mal humor o una leve crítica lo que un hombre des pliega después de haber tenido un día particularmente difícil, por lo tanto es fácil disipar su desagradable actitud mortificándolo juguetonamente. Las mujeres deben ser como los niños pequeños y no permitir que el ambiente hogareño sea innecesaria mente sombrío. La vida debe ser siempre alegre y juguetona y de la mujer depende que así sea. Fíjese que Dora y Babbie jugueteaban tratando de cambiar el tema; de esta forma ahuyentaban el mal humor y la seriedad. Si el hombre tiene algo importante que decirle lo cual es un asunto serio, es mejor dejar que lo haga; pero si usted percibe en él actitudes innecesariamente sobrias, rompa el hechizo tenebroso mortificándolo juguetonamente. Sin embargo, que la mujer sea fastidiosa o embromadora no quiere decir que tenga el derecho de hacerle jugarretas al hombre; esta característica es de los niños varones, no de las hembritas. Una actuación como ésta será apropiada para el hombre, pero jamás para la mujer, pues la priva de su feminidad.
  • 171. FRANQUEZA Quizás una de las mejores formas de mostrar candor o ingenuidad es siendo franca. Esta cualidad también la copiamos de las niñitas (no de cualquier adulto desenfrenado). No deseo insinuar que tengamos “lenguas irrefrenables” o hablemos con demasiada franqueza sin importarnos los sentimientos de otros (falta notable en muchos adultos). Me refiero a la cualidad de los niños de hablar claro, no en evasivas; es decir, al expresar nuestras opiniones no debemos dar una serie de excusas, sino por el contrario “ir al grano” y “dejarnos de rodeos”. Por ejemplo, si usted le pregunta a una niñita si le gustaría ir con usted a visitar a la señora Fernández (vive en la próxima calle) y ella en realidad no desea hacerlo, le dirá: “No quiero ir.” No le dará una serie de excusas ni le pedirá que lo posponga. Los niños son honestos y directos; este tipo de respuesta es la que un hombre desea recibir de labios de su esposa. Si él la acompaña a escoger los muebles nuevos que piensan adquirir y le sugiere algunos que a usted le desagradan, no es necesario que le explique sus objeciones. Sea honesta y franca, y dígale: “Mi amor, me temo que esos muebles no me gustan.” Este comentario no sólo salvará la situación sino que será mejor recibido y apreciado y a la misma vez insultará menos el gusto de su esposo, que si usted le explicara el porqué le desagradan. Por supuesto que es importante complacer a nuestros esposos en lo que respecta a la decoración del hogar, pero esto no quiere decir que al hacerlo tengamos que aceptar la presencia de artículos mobiliarios que choquen con nuestros gustos. La primacía del hombre siempre deberá ser respetada y si él es firme en sus decisiones, (aun en cosas tales como los muebles) es mejor seguirle la corriente y ceder. Sin embargo, la mayor parte de los hombres desean complacer a sus esposas, quieren en realidad proporcionarles las cosas que ellas desean, y aprecian el que expresen sus gustos abiertamente. APARIENCIA INFANTIL La cuarta y última cualidad de niña que quiero enseñarle es la apariencia. Al decir apariencia, me refiero en especial al atavío y hasta cierto punto al arreglo. Por supuesto que usted no necesita presentar una apariencia infantil continuamente, pero en algunas ocasiones es bueno que lo haga pues ésta añade briosidad y placentera variedad a la mujer. El opuesto de la apariencia infantil es el de “la mujer mayor.” Es importante que evitemos esta apariencia en todos los momentos. ¿Cuáles son los estilos “de matrona” o “mujer mayor”? Nuestras
  • 172. costumbres los definen bien y usted los podrá detectar fácilmente si observa la ropa que llevan por regla general las mujeres “entradas en años”. Los estilos “de matrona” son los vestidos demasiado largos, los abotonados hasta la cintura, los de mangas tres cuartos; las blusas demasiado anchas (que casi siempre tienen puños), etc. Los colores de las telas que visten las personas ya mayores son poco atractivos y los diseños son pequeñitos e insignificantes. Estas mujeres tienen la tendencia a usar zapatos de cordones y gruesos tacones; sin embargo, a veces éstos son necesarios, pero aún así los zapatos de estilos juveniles podrían ser utilizados cuando se va a estar sentada la mayor parte de la noche. Los peinados “de matrona” son aquellos que están pasados de moda. Las muchachas jóvenes siempre se mantienen al corriente de la moda; las mujeres mayores tienen tendencia a ser anticuadas en sus peinados, por lo tanto aparentan haber perdido su apariencia juvenil. Sea cual sea la edad que usted tenga, no parezca mayor de lo que en realidad es ni pierda su apariencia juvenil usando vestidos o peinados “de matrona.” Conozco algunas mujeres que andan cerca de los setenta años y se visten tan juvenilmente como las de treinta y cuarenta; esto las hace parecer encantadoras. La apariencia juvenil también tiene un efecto psicológico en la mujer, pues la hace sentirse más joven. Para poder presentar una apariencia juvenil en su vestuario, visite una tienda de vestidos de niñas y observe bien la ropa. Por ejemplo, verá que abundan las faldas amplias o las angostas rematadas debajo con vuelos rizados. También observará los “jumpers”, las faldas plegadas, las mangas rizadas y las enaguas. Se dará cuenta de que los vestiditos están adornados con encajitos, margaritas, botones y lazos. Verá cuellos blancos, cintas de terciopelo negro, colores vivos y brillantes, así como contrastes fuertes que ocasionalmente sugieren humorismo. Admirará atrevidas telas de cuadros, escocesas y de rayas; pero también verá refinadas y delicadas telas adornadas con satín y encaje. Los sombreros estarán exquisitamente adornados con flores y cintas o serán tipo gorra de marinero con cintas que cuelgan en la parte posterior. Toda la ropa de las niñas es linda. Otro lugar donde podemos hallar ropa de niñas es en la sección infantil de los figurines que muestran patrones o moldes de vestidos. Muchos de estos modelos infantiles se encuentran repetidos en la sección de patrones para mujeres. A usted no le faltarán ideas si estudia la forma como se visten las niñas. Si cree que es un poquito ridículo que las mujeres maduras se pongan este tipo de ropa, pruebe usándolas en su propio hogar y deje que su
  • 173. esposo sea el juez. Puede ser que a él no le guste que las lleve en público pero le encantará vérselas puestas en su hogar y en ocasiones informales. Aunque los zapatos de tacón alto son femeninos, no sugieren las modas de niñas; por lo tanto, para variar añada algunos otros a su vestuario, tales como balerinas negras (las cuales se asemejan a zapatillas de ballet), algunos de correas o cualquier otro estilo que sea parecido a los de las niñas. Los estilos de peinados más juveniles son, como he mencionado antes, los que están más en boga. Para estar en la casa usted puede hacerse un peinado que sea extremadamente juvenil (si le queda bien). Podría, por ejemplo, dejarse su pelo largo suelto, recogido en coletas o en una “cola de caballo.” Si lo tiene corto, podría recortarse un cerquillo o hacerse unas sortijitas con su pelo que estén bien pegadas al rostro. Las cintas y las flores así como las hebillitas y los lazos añaden encanto juvenil a los peinados. Al concluir la descripción de esta encantadora cualidad de lucir como una niña, déjeme recordarle que no hace mucho tiempo cuando era pequeña y todas estas cosas eran naturales para usted. Podrá volver a aprender estas maneras, emociones y apariencia haciéndolas parte de usted misma; pues no sólo la harán parecer encantadora sino que la ayudarán a llegar a un mejor entendimiento con su esposo. Su candor hará que él se sienta más grande y poderoso, inmensamente más viril y superior como hombre; es este hecho lo que hace que la mujer sea encantadora a los ojos del hombre. Recuerde, si usted desea ser amada y tratada como la mujer que es, debe hacer que él se sienta como un hombre. PUERILIDAD El candor infantil o ingenuidad no deberá ser confundido con la puerilidad, la cual es un defecto, no una cualidad. Ser aniñada es desplegar las faltas o los defectos de los niños; mientras que cuando una mujer muestra candor, pone de manifiesto las virtudes de éstos. Una mujer aniñada aparentará tener falta de madurez y ser egoísta. Quizás hasta culpe a otros por sus actuales circunstancias, se enoje si no “se sale con la suya” o ponga demandas excesivas sobre los que la rodean. Cuando éramos pequeños pensábamos que nuestros padres podían hacer cualquier cosa por nosotros, sea lo que fuera, por la sencilla razón de que eran nuestros padres. Sin embargo, proyectar este pensamiento irreal hacia nuestra vida adulta es esperar demasiado de nuestros seres queridos y nuestras amistades. Esto no es confianza
  • 174. infantil sino una actitud aniñada. La puerilidad no es atractiva y puede ser hasta ofensiva. SUMARIO Ahora usted tiene la imagen en su mente de lo que el hombre considera “La Mujer Ideal.” Puede ser que existan otras cualidades femeninas que encanten a los hombres pero ningunas tan importantes como las que yo he descrito; pues son ésas las cualidades esenciales para poder despertar Amor Celestial en el hombre. VARIABILIDAD Usted no tiene que mostrar todas estas cualidades femeninas a la misma vez; de hecho, es la variabilidad de la mujer lo que la hace encantadora. El hombre no desea que ella sea siempre igual, pues si lo es le causa aburrimiento. Unas veces usted deberá ser vivaracha y alegre; otras gentil y femenina. Hay momentos en que debe mostrar seriedad (especialmente al ofrecerle comprensión a su esposo). En otras oportunidades debe poseer la volubilidad, vivacidad y fastidiosa juguetonería de una niña y ocasionalmente un aire de hechizante languidez o hasta inclusive la cualidad felina que describí en el capítulo 14. Si el hombre es rudo o grosero con usted, responda de la forma paciente y femenina que describo en la fábula “Los Bigotes del Tigre.” Si está malhumorado porque ha tenido un día difícil, utilice el sistema de “fastidiosa juguetonería.” Pero si él lleva las cosas demasiado lejos, la maltrata o usted piensa que la han pisoteado o tratado injustamente, entonces reaccione con impertinencia infantil. Cualquiera de los métodos antes mencionados podría ser cansón o aburrido para el hombre si se utilizan continuamente; él necesita un cambio ocasionalmente y usted se convertirá en una mujer más interesante y fascinante si es variable e impredecible. Según comenta el autor Charles Reads, “A las niñas les encanta ser esquivas y tiernas, impertinentes y gentiles por turnos.” En sus esfuerzos por ser encantadora, no olvide el lado angelical, el cual es igualmente esencial para poder ganar el amor total de su esposo. Su personalidad admirable, la cualidad suya de saber ser una Diosa Doméstica así como su profunda comprensión del hombre y sus problemas, balancean su lado humano y la hacen la mujer ideal. CAPITULO XX 224 LA MUJER ENCANTADORA Quizás no haya cualidad más imprescindible que “saber aceptar al hombre por su valor nominal.” Cualquiera otra cualidad podrá descuidarla por un tiempo usted, y aún así su esposo la amará tiernamente; pero si no lo acepta tal como es, dejará de ser
  • 175. encantadora. No puede ignorar este ingrediente esencial para el amor, pues todo lo demás que haga fracasará sin él. A Lo QUE RENUNCIAMOS Usted deberá dejar de tratar de cambiar a su esposo y otor garle la libertad que necesita para ser tal como desea ser, ya que de todos modos no lo podrá reformar. Y si la maltrata sólo podrá ventilar sus sentimientos utilizando impertinencia infantil. Usted no le puede robar al hombre su derecho de ser el líder de su hogar y gobernar a sus hijos. La mujer ideal es la que honra a su esposo aun en contra de sus propios sentimientos y deseos. Hasta los sueños de ella deberán ser limitados para poder coincidir con el papel que corresponde a su esposo. Le parecerá que hay que dar demasiado y esto no siempre nos parece justo; pero es rindiéndole honor y homenaje al hombre como la mujer gana un extraño poder sobre él. Este es el poder de la Mujer Encantadora. Al renunciar a su libertad usted la obtiene y cuando cede lo que parecen ser sus derechos, los gana. El poder de la Mujer Encantadora es tan enorme que cuando usted lo obtiene se pregunta a sí misma, casi dudando, silo sabrá utilizar sabiamente sin traicionar la confianza depositada en usted. Sin embargo, si usted trata de utilizar este poder injustamente o para mal, lo perderá. Por lo tanto, ¿a qué renunciamos? A nada que sea imprescindible o esencial. Seremos ampliamente recompensadas por lo que demos, pues mientras más ciemos más recibiremos a cambio. Las únicas cosas a las que renunciamos son los desengaños, los pesares, el trabajo duro, las frustraciones y los desalientos. Y qué ganamos a cambio? El Amor Celestial del hombre; disfrutamos de las flores en vez de la mala hierba. Cuando usted aplica esta filosofía y se convierte en la clase de mujer que el hombre desea poseer, se transforma en una persona feliz y bien equilibrada. E este propósito el que la naturaleza tenía en mente para usted; 1 es su gloria! PUNTO FE VISTA La mujer puede hacer feliz un matrimonio o destruirlo. El hecho no es que todas las culpas caigan sobre nosotras; sino que poseemos suficiente poder para mejorar nuestro matrimonio. Esto nos hará pensar: “No es tanto con quién nos casamos sino quienes somos lo que es importante.” Con todo el énfasis que pone la sociedad en “escoger un cónyuge apropiado” a menudo olvidamos cuán grande es la contribución de la mujer al matrimonio bien ajustado y feliz, y cuántas son las dificultades que podremos vencer si sabemos como hacerlo.
  • 176. Desgraciadamente, muchas mujeres no saben cómo hacer de su matrimonio un éxito y tienen la falsa idea de que si son honestas y amables, así como buenas amas de casa y madres, serán buenas esposas. Por lo que podemos ver y comprobar, esto no es necesariamente cierto. Conozco muchas que llenan estos requisitos, sin embargo no son buenas esposas. Sus cónyuges no las aman ni las aprecian lo suficiente, consecuentemente ellas son sumamente infelices. Como le he indicado, hay muchas jóvenes que cometen el error de empeñarse demasiado o esforzarse por ser buenas esposas. Son serviles y están demasiado dispuestas a complacer a sus esposos; por consiguiente ellos no las aprecian lo suficiente. Si ellas pensaran más en sí mismas y adquirieran un poco de dignidad y amor propio, serían mejores esposas. LA PRINCIPAL FINALIDAD Le he dicho que la base de la felicidad de la mujer en el matrimonio es ser amada, y que el amor puede ser despertado en el hombre aplicando ciertos principios fundamentales y eternos. El principio básico que deberá aplicar para poder ganar el amor total de un hombre es hacerlo sentirse como tal. Esto lo lleva usted a cabo admirando sus cualidades masculinas, haciéndolo sentir superior en su papel y desempeñando bien a su vez su papel femenino (por ejemplo, siendo buena madre para sus hijos, ama de casa eficiente en su hogar, etc.). También deberá adquirir ciertas cualidades tales como feminidad, de pendencia y candor infantil, las cuales hacen que el hombre se sienta más viril debido al contraste. Este conocimiento de su masculinidad despierta amor en el corazón del hombre y la convierte a usted en la única mujer para él, la más perfecta y hermosa; la mujer ideal y la mejor que existe, no importe su edad o su belleza. Si usted aprende el arte de saber hacer que el hombre se sienta como un verdadero hombre, podrá convertirse en la Mujer Encantadora y ganar el amor profundo de su esposo. También es importante recordar que la necesidad más esencial del hombre en el matrimonio es la admiración de su esposa. Por lo tanto, si usted le da continuamente lo que él más desea—— admiración por sus cualidades masculinas, logros e ideales—éste estará más apto a devolverle ese bondadoso obsequio otorgándole más amor a cambio. AYUDA PARA PODER APLICAR Lo APRENDIDO Le he dado lo que es la filosofía de la mujer en la vida y le parecerá como si una avalancha hubiese caído sobre usted. ¿Cómo podrá
  • 177. absorberlo todo, recordarlo todo, organizarlo en su mente, y aplicarlo a su propia vida? Un modo efectivo es hacer un diagrama similar al que tengo aquí trazado, para que pueda tener continuamente en su mente la imagen de cómo usted deberá ser. Guárdelo en un lugar secreto; entonces tome cada cualidad a la vez y estudiándola a fondo, practíquela durante una semana poco más o menos. Durante este tiempo observe la forma en que reacciona su esposo a los esfuerzos suyos. Es interesante comprobar lo distinto que reacciona él cuando usted se concentra en cierta cualidad específica. Esto sucede porque cada una despierta en él diferentes sentimientos o sensaciones. Algunas lo divierten, otras lo fascinan y aún otras más inspiran profundos sentimientos de amor y adoración. Cuando usted haya cubierto toda la materia, trate de trazarse una imagen mental de lo que está tratando de llevar a cabo, observando el diagrama antes mencionado regularmente. Hay algunas ideas que necesitará discutir con su esposo, tales como el papel masculino de él como guía del hogar que es, el suyo de sostén y apoyo, y las finanzas familiares. Es mejor que él no conozca el resto de la filosofía que encierra este libro, pues será una prueba más convincente para usted del poder y la veracidad de dicha filosofía si así es. Usted podrá ver las recompensas debidas a sus esfuerzos inmediatamente, y le parecerá increíbles; sin embargo, no se sienta descorazonada si “reincide” o retrocede de vez en cuando o si comete errores continuamente. Se necesita un año completo por regla general para formar hábitos que sean duraderos. Pero una vez que usted haya disfrutado del “pedacito de cielo” que es ser la Mujer Encantadora, jamás volverá a disfrutar de la mala hierba. Quizás se hallará detenida entre dos caminos por un tiempo, sin poder llegar por completo a la meta pero desconforme con su pasado infeliz. Sin embargo, finalmente avanzará hacia adelante y jamás volverá “a comer migajas.” También es importante que usted comprenda que a la vez que el hombre la ve como “La Mujer Encantadora”, no estará satisfecho con su “antiguo yo”. “A la vez que haya probado la miel no estará satisfecho con la hiel.” Aunque a usted le parezca que esto es un problema más, no es así en realidad; por el contrario, esto es un incentivo que la induce a mejorar en vez de impedírselo. También se dará cuenta de que a la vez que usted comienza a caminar por la senda de la Mujer Encantadora no podrá volverse atrás. Quizás el mejor estímulo para ayudarla a convertirse en la Mujer Encantadora es el relato de los éxitos experimentados por otras
  • 178. mujeres. Le he contado muchos a través del libro; sin embargo miles más han sido escritos. He aquí unos cuantos más que le podrán servir de estímulo: HISTORIA DE UN EXITO “Había estado en primera línea de ataque en el campo de batalla del matrimonio por doce años. Diariamente había lucha do por lo que deseaba y esto había dejado huellas en mí. Tenía neurosis de guerra, excitación mental, tensión nerviosa y estaba amargada y resentida; pues no había ganado ni la más pequeña escaramuza. Continuamente perdía terreno. Sabía que yo era la que llevaba todas las preocupaciones, las pérdidas e inclusive las responsabilidades en esta guerra, y lo que es peor, nuestros niños (los pobres inocentes) eran los que estaban sufriendo todas las consecuencias. Después de doce años decidí que no podía continuar así por más tiempo y fue entonces cuando fui invitada a asistir a una de las clases que se dan para aprender a ser la Mujer Encantadora. “Ahora he cambiado la guerra por la paz; la tensión y la fatiga han desaparecido y me siento feliz y segura. Nuevamente he podido hacerle frente a mis responsabilidades domésticas con gozo en mi corazón, pues he renunciado a aquellas que no me pertenecían. Tratar de ser la Mujer Encantadora me ha traído más victorias en cuatro meses de las que había obtenido en doce años y ni siquiera tuve que pelear para poder ganarlas. Me fue ron dadas sin siquiera pedirlas. Me siento amada y adorada ¡y es una sensación maravillosa! Hasta mi apariencia ha cambiado; mi semblante refleja una luz nueva, mis ojos un nuevo brillo y la felicidad verdadera irradia desde lo más profundo de mi ser. Mis amistades me lisonjean, diciéndome lo bonita que estoy. “Antes mi esposo estaba trazando grandes planes para añadir a nuestra casa un apartamento ‘de soltero’ donde él pudiera refugiarse. Estos planes incluían una chimenea, puertas de correderas de cristales que mostrarían una hermosa vista, una mesa de billar, un bar, un televisor en colores, etc. Después que yo tomé las clases de cómo ser la Mujer Encantadora, él comenzó a trazar planes nuevos con el propósito en mente de remodelar nuestra casa. Inclusive piensa construir un enorme cuarto de estudios familiar con una chimenea, una nueva habitación para nosotros dos (él hacía seis años que estaba durmiendo en el sofá); y un cuarto de desahogo para mí con lavadora, secadora y espacio suficiente donde puedo yo coser y planchar.” HISTORIA DE UN Éxito “Me complace poder decir que el curso de la Mujer Encantadora ha tenido tanto éxito conmigo, que como resultado de él y a través de mis
  • 179. oraciones mi esposo fue bautizado y se hizo miembro de nuestra iglesia la semana pasada. He visto como se ha transformado de un hombre ateo y encerrado en sí mismo a un cristiano afectuoso y desprendido. Hace seis meses él era un cínico insensible; inclusive yo a través de mi actitud farisaica y santurrona había hecho que odiara a la iglesia. Ahora sé cómo buscar el lado mejor de él y veo en éste una bondad que nunca pensé existiera. Ahora se arrodilla conmigo a orar todas las noches con mis manos entre las de él. ¿Hay acaso algo que se asemeje más a la gloria? Nuestros hijos son felices ahora y en nuestro hogar hay alegría.” HISTORIA DE UN Éxito “soy tan feliz! He estado poniendo en práctica la filosofía de la Mujer Encantadora durante casi un año y no puedo siquiera recordar lo miserable que era antes mi vida. En esta semana pasada mi esposo mandó a alfombrar toda la casa, ahorrando él mismo el dinero y pagándola al contado. Estoy tan orgullosa de él porque hacía años que él estaba malgastando el dinero en lo que le parecía (más que nada en bebida), y en realidad no sé cómo sucedió, pero ahora está sumamente interesado en nuestro hogar y en mejorarlo por tal de complacerme a mí. Esta noche está sentado afuera cuidando a nuestra perrita, la cual está por ser madre de un momento a otro. ¡Estoy tan contenta de ver el cariño y la atención que le da ahora hasta a los animales! Además es tan maravilloso saber siempre dónde está por las noches.” HISTORIA DE UN ÉXITO “Desde que aprendí a ser la Mujer Encantadora he estado cantando en mi hogar de nuevo. Ha vuelto a mí la costumbre automáticamente. Me parece que es contagiosa, pues mi esposo estaba tratando de cantar a la par del radio el otro día, lo cual nunca le había oído hacer. ¡El ni siquiera sabe cantar!” HISTORIA DE UN EXITO “Había estado casada durante doce años, casi todos desdicha dos. Tenía el marido más “raro” del mundo; hacía las cosas más horribles y tenía los hábitos más extraños que existen. Nadie podía llevarse con él; ¡hasta su propia madre me había aconsejado que lo abandonara! “Entonces un día tenebroso, cuando yo pensaba que no podría soportarlo más, mi hermana me invitó a asistir a un curso de la Mujer Encantadora. Poco a poco empecé a darme cuenta de que las maneras extrañas y los hábitos de él eran sólo una re acción a la forma tan horrible en que yo lo trataba. Llegué a mi casa y le dije que al fin me había dado cuenta de lo mal que lo había estado tratando todos estos años. Le afirmé que deseaba intensamente poder cambiar y ser una
  • 180. verdadera esposa para él. Pues, desde aquel día en que empecé a aceptarlo tal como es, encontré mucho que admirar y él comenzó a ser nuevamente “humano.” Mi suegra vio el cambio inmediatamente y estaba casi segura de que yo había utilizado algún tipo de magia o puesto un hechizo sobre él.
  • 181. No hay en este mundo función más Importante que la de ser encantadora — Derramar gozo a su derredor, iluminar los días nublados. ¿No es esto acaso prestar un servicio —VICTOR HUGO

×