Chuj
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Chuj

on

  • 23,067 views

 

Statistics

Views

Total Views
23,067
Views on SlideShare
23,067
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
69
Comments
1

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel

11 of 1

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
  • yjfuyrjhf7bhfvthgs,fecdhjfgjryhfjfytsuggbvv vd fbtgmv
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Chuj Chuj Document Transcript

    • Chuj Pueblos Indígenas del México Contemporáneo
    • Pueblos Indígenas del México Contemporáneo http://www.cdi.gob.mx
    • Nota sobre el autor Fernando Limón Aguirre es candidato a doctor en sociología por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla e in- vestigador del Colegio de la Frontera Sur. Sus áreas de especialización abarcan temas de medicina tradicional, prácti- cas reproductivas, historia e identidad, especialmente entre los tojolabales y los chuj de México y Guatemala. Fotografía 1a. de forros y portadilla: Mujeres chuj vestidas con el traje tradicional, río Loma Linda, La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. Acervo personal. Fotografía página 5: Niña chuj vistiendo el traje tradicional. Nuevo Porvenir, La Trinidad, Chiapas. Fotógrafo: Óscar Hagerman Mosquera, 2006. Acervo personal. http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj Fernando Limón Aguirre http://www.cdi.gob.mx
    • CDI 972.004 C65 CHUJ Limón Aguirre, Fernando Chuj / Fernando Limón Aguirre Pérez. -- México : CDI, 2007. 55 p. : maps., retrs., tabs. – (Pueblos Indígenas del México Contemporáneo) Incluye bibliografía ISBN 978-970-753-085-0 1. CHUJ - UBICACIÓN GEOGRÁFICA 2 CHUJ - HISTORIA 3. CHUJ– CONDICIONES SOCIOECONÓMICAS 4. CHUJ – RELACIONES INTERÉTNICAS 5. CHUJ – RELACIONES INTRAÉTNICAS 6. MIGRACIÓN INDÍGENA 7. CHUJ – RELIGIÓN Y MITOLOGÍA 8. CHUJ (DE SAN MATEO IXTATÁN) – VIDA SOCIAL Y COSTUMBRES 9. CHUJ (DE GUATEMALA) – HISTORIA 10. REFUGIADOS GUATEMALTECOS 11. CHUJ (LENGUA) 12. CHUJ - ORGANIZACIÓN SOCIAL 13. CHUJ – VIDA SOCIAL Y COSTUMBRES 14. CHUJ – RELIGIÓN Y MITOLOGÍA 15. CHUJ – RITOS Y CEREMONIAS 16. IDENTIDAD ÉTNICA – CHUJ I. t. II. Ser. Catalogación en la fuente: GYVA D.R. © 2007 Fernando Limón Aguirre Primera edición, 2007 D.R. © 2007 Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas Av. México Coyoacán 343, Col. Xoco, Delegación Benito Juárez, C.P. 03330, México, D.F. ISBN 978-970-753-085-0 / Chuj ISBN 978-970-753-006-5 / Pueblos Indígenas del México Contemporáneo http://www.cdi.gob.mx. Queda prohibida la reproducción parcial o total del contenido de la presente obra, sin contar previamente con la au- torización del titular, en términos de la Ley Federal del Derecho de Autor y, en su caso, de los tratados internacionales aplicables. La persona que infrinja esta disposición se hará acreedora a las sanciones legales correspondientes. Impreso y hecho en México http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj Chuj el grupo iNdígeNa maya-chuj es uN pueblo de froNtera. Desde la firma del Tra-  tado Internacional entre México y Guatemala (1882), mediante el cual se definieron los límites vigentes, algunos integrantes del pueblo chuj se asentaron en territorio mexicano. En unas cuantas décadas, esta población se incrementó en decenas de familias en varias comunidades. Cien años más tarde ocurrió el éxodo masivo de guatemaltecos, que incluía a miles de chuj, en busca de refugio en tierra mexicana. Después de los Acuerdos de Paz en el vecino país, muchas familias optaron por “integrarse” a México; fue así como se incrementó la población maya-chuj mexicana. La concomitancia de las dos identidades —el ser chuj y ser mexicano— ha sido difícil de reconocerse y de establecerse. La esperanza de lograr su armonía se cons- truye con base en la dignidad y con los recursos de una cultura milenaria, que se re- frenda en los actos de respeto y que reconoce la trascendencia. Un pUeblo maya en la frontera de méxiCo y GUatemala El maya, después de los quechuas de Perú, es el grupo indígena más numeroso de América. De los pueblos que lo integran en la actualidad (30 reconocidos por los http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo gobiernos de los países en donde se ubi- can),1 el chuj es uno de ellos, con asen- tamientos en México y, mayoritariamen- te, en Guatemala.2 El hecho de que una frontera interna- cional fragmente pueblos indígenas está presente en todos los continentes. Méxi- co —en particular el estado de Chia- pas— y Guatemala son protagonistas de este acontecimiento, pues a la frontera política actual la rebasan culturas que “Monumento” que marca la frontera entre no cesan de estar en movimiento, que México y Guatemala. Tziscao, Chiapas. Fotógrafo: Lorenzo Armendáriz García, 1987. se manifiestan y reconfiguran de muchas Fototeca Nacho López, CdI. maneras. En esta zona destacan también en Guatemala. Los sucesivos gobiernos otros casos como el de los mam y los de ambas naciones no han sabido tratar  q’anjobales. Al momento del trazo de la este hecho adecuadamente, lo que ha frontera quedaron en territorio mexicano provocado que en esta zona se vivan si- comunidades cuyo centro cultural está tuaciones de conflicto, así como de se- gregación y discriminación. Durante el siglo xx, las políticas de 1 El Salvador, Honduras, Guatemala, Belice y México asimilación e integración en México en son los países con población maya. Es necesario un primer momento negaron las identi- señalar que, por ejemplo, en la región de San Bar- dades étnicas y la diversidad cultural. En tolomé de los Llanos o Carranza, en Chiapas, los totik defienden una identidad étnica diferenciada la actualidad y a partir de los cambios o particular, con su propio idioma. Ellos no son constitucionales, en los que se reconoce reconocidos por el Gobierno Mexicano. Es probable que haya otros pueblos con la misma situación tanto al país como una nación pluricultural, en México como en los demás países. se está trabajando para lograr la reivin- 2 Las estimaciones de la población chuj son muy dicación de los pueblos indígenas. variadas y van de los 38 mil a los 65 mil. Esta im- portante variación tiene que ver con los criterios A la comunidad lingüística chuj la in- para el conteo y la confiabilidad. Si el criterio es tegran los mateanos (cuyo centro es San exclusivamente lingüístico y quien pregunta no merece la confianza del entrevistado, el dato se Mateo Ixtatán, Guatemala) y los coata- reduce de manera considerable. necos (de San Sebastián Coatán, Gua- http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj temala), con pequeñas variantes dia- lectales entre sí. Ambos comparten su historia con el resto de poblaciones que habitan la región conocida como Sierra de los Cuchumatanes, en el norocciden- te de Guatemala. Los límites lingüísticos de la comunidad chuj son, al sur, las re- giones de habla akateko y q’anjobal; al este, la q’anjobal; al oeste, la popti’ y al norte, la tojolabal. Casi todos los chuj de México son mateanos, y se identifican a sí mismos como ket chonhab’ kob’a. En el estado de Chiapas se localizan tres subregiones donde es posible ubicar a estos grupos: la de Tziscao, con una Aspectos de las condiciones climatológicas en la altitud promedio de 1 450 metros sobre región. Cinco Lagos, Tziscao, La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2004. el nivel del mar (msnm), de clima frío y  Acervo personal. nuboso3; hacia el norte, la de Pinar del Río, a 950 metros de altura en promedio de clima templado, donde predominan (con clima templado), y al este, la de la los bosques de coníferas y mixtos de pi- Selva, a 790 metros de altura (de clima no, encino y liquidámbar, con algunos cálido). En su conjunto es una región reductos de bosques mesófilos. Pero, que abarca tres municipios constitucio- al igual que en Guatemala, la región se nales: La Trinitaria, La Independencia y extiende también hacia zonas cálidas, Las Margaritas.4 con vegetación selvática (selva media- Este territorio se ubica en las inme- na perennifolia). Es una región lacustre diaciones de las Lagunas de Montebello, con gran precipitación pluvial, por la que fluyen ríos y riachuelos, y se advier- te una flora y fauna muy variadas, don- 3 Semejante a las condiciones climáticas predomi- de destaca una gama sorprendente de nantes en la zona chuj en Guatemala y que explica orquídeas que caracterizan a la región. patrones culturales. 4 Y sólo el municipio autónomo rebelde “Tierra y Como se ha mencionado, muchas Libertad”. de las familias chuj llegaron a México http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo nal de Estadística, Geografía e Informá- tica (iNegi) reporta la presencia de per- sonas chuj en la ciudad de México y en Quintana Roo. El caso en estas dos en- tidades federativas es el de migrantes la- borales que, al igual que el de muchos otros que han migrado a Estados Unidos, no pueden considerarse —por lo nuevo del fenómeno— como emigrantes defi- nitivos.6 Hasta ahora, la mayoría migran temporalmente y mantienen sus com- Vista panorámica de las montañas desde la promisos y responsabilidades comunita- comunidad. Cuauhtémoc, La Trinitaria, Chiapas. rios con su grupo lingüístico. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. La concentración de los chuj en la Acervo personal. región de Montebello se debe lo mis- en calidad de refugiadas entre los años mo a factores como el clima y el tipo  1981 y 1996, lo que implicaba un es- de cultivos propicios, que a la cercanía tricto control estatal. Una vez concluido con familiares y hablantes de igual idio- este periodo los chuj han podido reubi- ma. Este hecho lo constatamos por el re- carse buscando su estabilidad. Actual- greso de algunas personas que habían mente se localizan en torno a las comu- sido trasladadas a Campeche y por el nidades chuj más antiguas de la región, movimiento hacia esta región de otros que integran dos ejidos fronterizos: Tzis- grupos de familias que algún tiempo se cao y Cuauhtémoc. ubicaron en tierras más cálidas al orien- Algunas familias del pueblo chuj aún permanecen en el estado de Campeche, 6 También, según tal censo, había diez personas donde fueron “reubicadas” en 1984 por mayores de cinco años y hablantes del idioma chuj el Gobierno Federal.5 El Instituto Nacio- en Quintana Roo (ocho hombres) y dos mujeres y dos hombres en el Distrito Federal. Según datos recabados en trabajo de campo se calcula que a fines de 2005 el número ascendió a 100 personas 5 El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e del pueblo chuj en la ciudad de México, algunas Informática (2001) reportó que había 322 hablantes de las cuales son parejas e incluso con hijos, pero del idioma chuj en Campeche (167 mujeres y 155 la mayoría son jóvenes que no han contraído hombres). matrimonio. http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj  Barrio chuj en Campeche. Santo Domingo Kesté, Champotón, Campeche. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2006. Acervo personal. te, en los municipios de Las Margaritas, mo “mexicanos”). Con ellos, sobre to- Maravilla Tenejapa y Marqués de Comi- do con los q’anjobales, conviven en las llas. También se constató en los criterios mismas localidades.7 La diversidad cul- de la actual búsqueda de tierras de los tural que caracteriza la vida de los chuj grupos ya situados en la región. en México no es un hecho de equidad; generalmente, su posición es de desven- la Cotidianidad vivida en taja y permeada de prejuicios, motivo ComUnidad es más llevadera La región ocupada por los chuj en Chia- 7 La relación de los chuj con los q’anjobales, aunque pas también la comparten indígenas perseverante, no es fácil. Hay francas actitudes entre ambos grupos de organizarse de manera indepen- q’anjobales, mames y tzotziles, y familias diente cuando cohabitan en la misma localidad, de habla castellana (identificados co- aunque se celebran matrimonios entre sí. http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo ficaciones8 por familia, origen, grupos organizados, asentamientos e idioma, la población chuj en México es de al- rededor de 6 mil personas (poco más de 500 viven en Campeche). De este total, 90 por ciento habita en localidades con menos de 500 personas y dos terceras partes con menos de 2009; hecho que establece condiciones para una fuerte cohesión comunitaria. Las localidades más antiguas de los chuj (previas al refugio) son los ejidos, lo que ofrece mejores condiciones en la Niñas “escuelantes” jugando. posesión de tierras. En ellos se mantiene, Nuevo Porvenir, La Trinitaria, Chiapas. mediante las asambleas y sus decisio- Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. nes, un muy fuerte control comunitario Acervo personal. 10 de los elementos más importantes de la por el cual la discriminación se vive co- vida cotidiana, independientemente del mo algo cotidiano; muchas de las prácti- número de familias que viven en ellos. cas culturales de este grupo, sobre todo En situación diferente se encuentran las rituales, se circunscriben al ámbito las familias que en fechas más recientes privado y doméstico. se han establecido para conformar nue- El censo oficial del iNegi en el año vas comunidades, pues tienen proble- 2000 reportó 1 796 hablantes de chuj mayores de 5 años, de los cuales 60 por ciento es menor de 15 años. La Comisión 8 La identificación la fuimos haciendo en trabajo de campo mediante el mecanismo de “bola de nieve”, Nacional para el Desarrollo de los Pue- donde unas personas nos presentaban a otras y nos blos Indígenas (cdi) indica que en 2002 indicaban los sitios de ubicación. la población total chuj era de 2 719, con 9 El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, en el Censo de 2000, indica que en sólo 78.8 por ciento de hablantes de su Chiapas habría algunas personas y familias chuj lengua materna. en otras regiones, a saber: tres en Comitán, nueve en Frontera Comalapa —ocho de ellas hombres—, Según nuestras estimaciones al vi- uno en Huitiupán, uno en Reforma, uno en Tila y sitar las localidades y hacer las identi- http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj Niños “escuelantes” jugando. Nuevo Porvenir, La Trinitaria, Chiapas. 11 Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. Acervo personal. mas con respecto a la posesión de terre- caso, al perder poder en la toma de de- nos; algunos únicamente cuentan con cisiones, lo refuerzan con sus dinámicas el espacio ocupado por el sitio domésti- organizativas y al unirse en torno a gru- co, en tanto que otros no son dueños ni pos organizados que viven las mismas de este pedazo de tierra. En este último condiciones y que hacen gestiones (co- mo la búsqueda de tierras) para benefi- cio de todos. La población chuj en México La vida de todas estas familias trans- curre en comunidades a las cuales se es de aproximadamente tiene acceso por la carretera que va a las 6 mil personas, de las lagunas de Montebello o su continua- que más de 500 viven ción, la llamada Carretera Fronteriza. en Campeche. Esta vía de comunicación parte del en- tronque con la Panamericana a la altura http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo de La Trinitaria (15 kilómetros adelante A las demás localidades que no se de la ciudad de Comitán y 185 al este ubican en el trayecto de esta carretera de Tuxtla Gutiérrez, capital del estado), se accede por caminos de terracería y, y fue asfaltada en su tramo posterior a en algunos casos, sólo se llega caminan- la entrada al Parque Nacional Lagunas do. Se cuenta con transporte público en de Montebello poco tiempo después del los tramos de las carreteras asfaltadas. alzamiento armado de los zapatistas, en El tiempo para llegar de Comitán, 1994. En tanto, la desviación hacia Pi- centro rector de la región al que se acu- nar del Río se asfaltó en 2004. de para atender asuntos de trámites ofi- 12 Anciana desgranado maíz. San Lorenzo, La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. Acervo personal. http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj 13 Anciano rajando leña. San Lorenzo, La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. Acervo personal. http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo Familia trabajando en el campo. Tziscao, Chiapas. Fotógrafo: Lorenzo Armendáriz García. 1987. Fototeca Nacho López, CdI. ciales o de mercado y de salud, a las damentalmente la misma. Los chuj que primeras comunidades (ubicadas a 50 no cuentan con tierras suficientes, las al- 14 kilómetros) es de casi una hora, o de quilan a otros campesinos de la región, cuatro horas para llegar a las más leja- ya sean terrenos ejidales o propiedades nas (a 100 kilómetros). particulares. De este modo pueden sem- Por tradición, el chuj es un pueblo brar la milpa (que por lo general no in- campesino de tierras frías, que establece cluye sólo maíz, sino también frijol y una relación muy importante con la tie- calabaza, y a veces otras plantas que rra, en particular con la milpa y con el utilizan como complemento alimenticio bosque. Por lo general, la posesión de la o para curarse). También cultivan café. tierra es de los hombres, y aunque difie- Acostumbran cortar leña para el fogón y ran en magnitudes10, la relación es fun- el baño de temascal, así como para usos domésticos diversos. 10 Algunas comunidades están constituidas como En caso de no contar con tierra para ejidos; otras cuentan con terrenos en propiedad la cría extensiva de ganado (como es el colectiva, ya sea con tierras para laborar o sin ellas, según sea el caso; otras tienen tierras en propiedad caso de los ejidos de la región), las fa- dentro de ejidos de “mexicanos” para ubicar su milias crían en el traspatio gallinas, bo- asentamiento poblacional, y otras están estableci- rregos, conejos o puercos. Como com- das dentro de ranchos propiedad de otras personas o viven “posaditos” dentro de ejidos. plemento para la alimentación se acude http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj a la pesca y a la recolección en las lagu- prendas de vestir son actividades asig- nas, ríos y bosques de la región, en tan- nadas principalmente a las mujeres. El to que la caza cada vez es menos co- cuidado de la milpa, las huertas o cafe- mún. Lo que en otro momento ocupaba tales y la cría extensiva de ganado son un lugar importante en la economía, co- responsabilidad de los hombres. El corte mo la elaboración de cestería o de alfa- del café, como la tapizca y los trabajos rería o de prendas tejidas de vestir, ha comunitarios de limpia y deshierbe del pasado a ser algo excepcional. espacio urbano, la mayoría de las veces La cría de animales de traspatio, al son efectuadas tanto por hombres como igual que el cultivo de hortalizas en di- por mujeres. cho espacio, la recolección, la carga de El Estado mexicano ofrece, sobre to- la leña y la fabricación de alfarería y de do en las localidades más grandes, ser- 1 Secado de café y vivienda. El Horizonte, La Independencia, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. Acervo personal. http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo costos y, en algunos casos, a la distancia física, son factores que provocan que la evaluación de dichos servicios sea muy negativa. Lo problemático no radica en la simple evaluación negativa, sino que en el contexto de los pueblos y comu- nidades indígenas en Chiapas ha ocasio- nado que estos servicios se organicen de manera autónoma y paralela al Estado. Por otro lado y desde otra perspec- tiva, cuando se ejecutan los servicios estatales hay afectación cultural. Las per- sonas con mayor conciencia de los dere- Mujeres y niñas despulpando café. chos culturales ven a la educación como Tziscao, Chiapas. factor adverso a la identidad y causante Fotógrafo: Lorenzo Armendáriz García, 1987. del desinterés de las nuevas generacio- Fototeca Nacho López, CdI. 1 nes por mantener el idioma y los recur- vicios de salud y de educación básica, sos propios de su cultura. pero en ninguno de estos casos se con- Las autoridades municipales hacen sideran las formas culturales propias de caso omiso y, en ocasiones, muestran su cada grupo. Este hecho también se ex- ignorancia acerca de la condición cultu- perimenta en la administración guber- ral de los chuj, pese a que algunos hom- namental de justicia. Todas estas dife- bres de las comunidades más antiguas rencias culturales, que se suman a los han ocupado cargos en el Ayuntamien- La localidad de Gracias a Dios, en Guatemala, es un espacio importante de relaciones intraétnicas transfronterizas, en tanto que la ciudad de Comitán, en Chiapas, es el lugar donde pueden comprar cualquier mercancía y vender algunos de sus productos. http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj Vivienda chuj construida con remesas. San Lorenzo, La Trinitaria, Chiapas. 1 Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2006. Acervo personal. to de La Trinitaria. El origen cultural de espacio importante de interacciones in- los grupos más antiguos se reconoce con traétnicas transfronterizas, en tanto que dificultad; a su vez, a la gente de comu- la ciudad de Comitán es el lugar donde nidades nuevas se les llama “asimilados” pueden comprar cualquier mercancía y o “guatemaltecos” sin distinción, en sen- vender algunos de sus productos. tido peyorativo y sin reconocer sus dife- Solamente quienes están afiliados a rencias idiomáticas, étnicas, históricas o alguna organización de cafeticultores ne- de cualquier otra índole. gocian su producto en mercados nacio- En la localidad fronteriza guatemal- nales o extranjeros. Pero el trueque con- teca de Gracias a Dios (punto de co- tinúa siendo una práctica frecuente que nexión terrestre con las comunidades permite el intercambio de productos. chuj del país centroamericano), cada se- Frente a todos estos hechos, la co- mana se coloca una plaza, a la cual asis- munidad trata de dar respuesta a sus ne- te mucha gente. Este sitio constituye un cesidades y requerimientos con sus re- http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo la migración, iniciada hace poco más de un lustro11, conformada en su mayo- ría por hombres que se desplazan hacia diversos puntos de Estados Unidos, la ciudad de México, Ciudad del Carmen, Campeche, y Cancún, Quintana Roo. Este fenómeno ocurre tomando en cuenta las responsabilidades con la co- munidad. Cuando alguien migra, consi- dera los periodos y la lógica de cambio de autoridad. Si le toca ocupar algún cargo o se está en la eventualidad de ello, por lo general no migra y espera Vista panorámica de la comunidad Nuevo hasta que concluya ese lapso. Además, Porvenir, La Trinitaria, Chiapas. incluso desde fuera se sigue participan- Fernando Limón Aguirre, 2005. do en las dinámicas que se desprenden Acervo personal. 1 de los acuerdos de asamblea, ya sea cursos culturales. La producción para mediante contribuciones económicas, la subsistencia, el intercambio de pro- el pago de un “reemplazo”, o también ductos y mercancías, la atención a los existe la posibilidad de que algún fami- problemas más comunes de salud y en- liar lo represente. fermedad, la respuesta a los conflictos Esto se hace así no porque sea una entre particulares, la toma de decisio- simple obligación para poder gozar de nes sobre la conclusión de la formación los derechos establecidos y positivos, si- escolar (por lo general, sin terminar la no porque la comunidad es el referente educación básica), son situaciones que forman parte de la dinámica cotidiana 11 Son varios los aspectos correlacionados que entre los chuj. La comunidad, por tanto influyeron para que a partir de 1998 se detonaran y en todo momento, es el sustrato en el los procesos migratorios: unos fatales incendios que afectaron toda la región, el huracán Mitch, que que se desarrolla la vida de cada cual y provocó graves devastaciones, la caída del precio del de todos a la vez. café, y la decisión entre ex refugiados de quedarse definitivamente en México con la terminación de los Un ejemplo de lo anterior se refie- apoyos nacionales e internacionales anteriormente re al hecho creciente y generalizado de http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj Mujer chuj acarreando agua. Tziscao, Chiapas. Fotógrafo: Lorenzo Armendáriz García, 1987. Fototeca Nacho López, CdI. de vida más importante, el espacio vi- mientos migratorios laborales proviene tal de la familia; puesto que en los mo- la influencia de modos culturales aje- mentos más trascendentes de la vida es nos; en cambio, el contacto con parien- la comunidad la que ofrece el marco de tes y amistades de Guatemala permite la 1 posibilidad para bien vivirlos, para en- renovación y fortalecimiento de sus pro- frentarlos y para salir venturosos. Es la pios modos culturales. comunidad la que refrenda el sentido con el que se vive la vida. el territorio: “onde pende Los movimientos realizados por la nUestro pUeblo” población chuj de Chiapas son seme- Al hablar del territorio nos referimos al jantes a los de otros grupos, indepen- espacio en el cual y desde donde es po- dientemente de la antigüedad de las lo- sible entenderse como pueblo y proyec- calidades y de la condición económica tarse en la historia. Este espacio no es de la familia. Por un lado está la referi- sólo físico, ambiental y geográfico, sino da migración laboral con impactos eco- también imaginario y simbólico. Es don- nómicos diferenciados, según las condi- de habitan los seres con los que interac- ciones y estructuras receptoras; y, por el tuamos y en el que se da sentido a todos otro, existe el contacto frecuente con los los acontecimientos que son la razón de chuj guatemaltecos. Las consecuencias nuestra forma de actuar y de ver la vida de ambos son diferentes: de los movi- y el mundo. http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo 20 Altar en la cima del cerro Zacatepec, conocido como “Cerro Poderoso”. La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2006. El territorio también nos ofrece el En 2005, la presencia chuj se mani- marco de posibilidad para el despliegue festó en 36 localidades chiapanecas por de nuestras potencialidades colectivas en lo menos —en algunos casos fue el total comunidad. Este marco “del ser pueblo” de la población— de la región de Mon- —sobre el que construimos nuestra iden- tebello, con una prolongación hacia el tidad— es un espacio de relaciones sim- norte y otra hacia el este, en un espacio bólicas y significativas; relaciones entre contiguo a la zona chuj guatemalteca, un nosotros comunitario —con quienes que permite reconocer la existencia de construimos y compartimos una iden- este sustrato que entendemos como te- tidad— y los otros. Dicho en palabras rritorio chuj en dos espacios nacionales. sencillas, palabras indígenas, el territorio Nos hemos referido a los datos eco- “es ‘onde’ pende nuestro pueblo”. geográficos de las localidades chuj chia- http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj panecas y a las interacciones socioeco- nómicas de su población, permitidas por las condiciones ambientales, las dinámi- El territorio es algo más cas productivas y de mercado. Pero el que un espacio físico donde territorio es algo más que un espacio fí- se dan relaciones sico donde se dan relaciones políticas y políticas y económicas; económicas; es también el ámbito de lo simbólico, en donde lo vivido adquiere es también el ámbito significación cultural. de lo simbólico, El centro cultural de los chuj matea- en donde lo vivido adquiere nos lo constituye San Mateo Ixtatán12 ,en significación cultural. la frontera del lado guatemalteco, un lu- gar cercano a los 3 mil metros de altura sobre el nivel del mar, al que es posible llegar caminando desde las comunida- vias: “Es San Mateo el que manda las des chuj mexicanas en una travesía de lluvias; por eso le tenemos que pedir a dos días, o también en transporte públi- él.” Los riachuelos, las pequeñas cas- 21 co, en un tiempo de seis horas desde el cadas, las lagunas y las minas de sal puesto fronterizo de Gracias a Dios. San que dejaron los chuj para ir a ubicarse Mateo Ixtatán es un sitio con gran signi- en Atitlán y Montebello, refuerzan este ficación simbólica, pues en las cimas de sentimiento, que es refrendado por los esos cerros se encuentran el templo y la tzapalutas (tojolabales), quienes en ro- imagen de San Mateo, el santo chuj. mería año con año llegan desde Méxi- La mayor parte del año entre nu- co para pedir este líquido “que da vi- bes, San Mateo resulta el espacio más da”. propicio para pedir la gracia de las llu- Ahí también está Wajxaklajunh, cen- tro precolombino de los chuj mateanos; lugar en donde se encuentran sus raí- 12 Colindante con San Mateo se encuentra San Se- ces –además de las mencionadas minas bastián, el otro municipio de los chuj en Guatemala; espacio de los coatanecos. Entre ambos hay algunas de sal, que desde tiempos inmemoriales diferencias dialectales, consecuencia también de les han brindado a los chuj una po- diferencias en su devenir histórico y variaciones organizativas, pero la visión tradicional del mundo sición económica– las cuales les han es muy semejante. proporcionado autonomía en ciertos http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo momentos de la historia, además, se ex- Independientemente de que San Ma- trae la sal negra, de reconocida utilidad teo está en otro lugar, incluso en otro medicinal. Otro centro es el Kajonado: país, es de fácil acceso. Los vasos co- es una especie de cofre de madera — municantes y los lazos de relación no bajo la custodia de las autoridades cul- se pierden. Existen diversas formas pa- turales tradicionales—, que contiene ra mantener esa relación y “acudir” a las representaciones de los nawales del San Mateo y a su sitio; una de ellas es pueblo, destacando lanhb’at, que es mediante “el respeto” a su día y la cele- uno de los “Oras del Calendario Sagra- bración de la fiesta, pero también puede do” y el responsable de las lluvias. ser con rituales de oración ante altares Así, San Mateo Ixtatán, el Chon- de piedra en las puntas de algunos ce- hab’, se refrenda como el lugar mí- rros propicios para ello (o desde el altar tico de origen de los ket chonhab’, dentro del hogar). El Cerro Poderoso es ofreciéndoles un sitio para adscribir- uno de estos lugares. “Acá venimos por- se como parte de un pueblo nuclear, que el dueño —su espíritu— de este ce- bendecido y privilegiado, de milena- rro se pone de acuerdo con San Mateo y 22 ria presencia. Aun con la dispersión con el Padre Eternito [la Santísima Trini- de las múltiples aldeas y comunida- dad, que es patrona de La Trinitaria, co- des chuj hace más de un siglo, esta nocida por los chuj como Zapaluta] pa- adscripción se acredita por medio de ra que nos mande lluvias y que no sean la memoria, de la fiesta. Los mismos muchas ni tan pocas.” coatanecos, a pesar de su reposiciona- Ya sea en San Mateo Ixtatán o en miento, dan cuenta de esto. cualquier parte donde habite su gente El Zacatepec, o Cerro Poderoso, es un lugar propicio para rendir culto a San Mateo: “Acá venimos porque el dueño de este cerro se pone de acuerdo con San Mateo y con el Padre Eternito para que nos mande lluvias y que no sean muchas ni tan pocas.” http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj 23 Mujeres chuj con el traje tradicional, río Loma Linda, La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. Acervo personal. dentro de su territorio, en los cerros del tando. Las lagunas tienen su propia al- entorno está el “dueño de la montaña”, ma, el alma de sus dueños, a los que se que convive con otros seres a quienes se identifica y respeta. La dueña de la mil- les reconoce y se les puede seguir respe- pa y el maíz puede ser respetada y aten- http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo chuj (poco más de 500 personas); todas ellas conviven en espacios extraordina- En Campeche se han mantenido rios de relaciones interculturales. Aun alrededor de 80 familias desde estas lejanas tierras, las familias del pueblo chuj, dedicadas al cultivo buscan la manera de mantener y refren- de cacahuate, sandía, papaya dar sus relaciones, no sólo de parentes- y caña de azúcar. co y amistad con su gente en Guatema- la y en Chiapas, sino también con “San Mateo” (su santo), y renovar su relación, dida para que no llore, para que no esté al menos, con “la dueña de la milpa”. triste. Vivir y experimentar significa que Sobre todo en Santo Domingo Kes- se está en el espacio propicio; es decir, té (además de quienes se mantuvieron en el territorio de su propio pueblo. en las localidades Maya Tecún 1 y 2), Lo fundamental y el sustento de todo así como en Los Laureles, municipios lo anterior es la “tierrita”, la santa tierra: de Champotón y Campeche, respecti- “la tierrita es santa; para nosotros es to- vamente, se encuentran dichas familias, 24 do”; madre tierra: “la madre tierra es lo ahora aclimatadas a “tierra caliente”, más. Por eso, qué vamos a decir de la tie- comiendo pescado, tostadas y panu- rra”. Dios es Corazón del Cielo-Corazón chos, y dedicadas al cultivo de caca- de la Tierra; en él o ella estamos, en él huate, sandía, papaya y caña de azúcar. o ella vivimos; de él o ella dependemos. En tales regiones, junto con sus cote- No hay más. Así que tierra, territorio y rráneos ex refugiados, “estos guatemal- divinidad son una tríada inseparable. tecos” (como les dicen autoridades y Mención particular merecen los chuj muchos vecinos), son un ejemplo de ca- que se han alejado de su territorio. Co- pacidad organizativa y de convivencia. mo se indicó, en 1984 debido a la apli- Ellos, como ket chonhab’ que son, han cación de una política del Gobierno sabido perseverar en su unidad; la ma- Federal, centenares de familias de refu- yoría conservan su idioma y reconstru- giados guatemaltecos de diversas etnias yen su identidad, atendiendo y reprodu- fueron trasladadas a los estados de Cam- ciendo los consejos de sus abuelos y sus peche y Quintana Roo. Más de 20 años abuelas, siendo respetuosos de las ense- después, en Campeche se han manteni- ñanzas, con su entorno y con los demás, do alrededor de 80 familias del pueblo y sabiéndose comportar dentro de la co- http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj munidad “sin hacer bulla en la calle, ni La tradición oral relata que mucho gritando y sin hacer parejitas”. antes de la Conquista española, los ma- En consecuencia, la reterritorializa- teanos, los coatanecos y los tojolabales ción significa la cohabitación y concen- convivían en el mismo espacio territo- tración en una misma zona, la posibili- rial. Las pugnas por asentar la autoridad dad de intercambios y la comunicación de alguno y el control de las minas de con toda clase de seres significativos, sal fueron las causas por las que final- en particular, con los dueños de los ele- mente los mateanos se quedaron y los mentos del entorno y los antepasados otros migraron. Los coatanecos se asen- difuntos. Es el territorio el que da las ma- taron en un espacio aledaño, mientras yores posibilidades de que la vida cultu- que los tojolabales, identificados por los ral se reproduzca, de que la vida sea y chuj como tzapalutas, se distanciaron y se verifique como lo cuentan las “histo- modificaron su habla. rias verdaderas” que narran los abuelos Con los coatanecos, no obstante las y las abuelas. tensiones existentes, mantuvieron no só- lo la familiaridad lingüística y una re- las memorias. Historias lación de vecindad que tocaba las ru- 2 verdaderas qUe nos tas de tránsito y mercado, sino también reCUerdan y refUerzan alianzas ante enemigos comunes, de La historia en la memoria de los chuj es contacto y alimentación recíproca a su antiquísima; es una memoria colectiva sabiduría de pueblo, expresada a través de muy largo cuño y, por ende, de gran de sus rezadores, adivinos y ceremonias complejidad y riqueza. Muy diferente a en los espacios de ambos. lo que ocurre entre los tojolabales, sus Con los tojolabales estableciero con- vecinos, con quienes tienen la más es- tactos con fines comerciales y de visitas trecha relación idiomática, en los que predomina una conciencia histórica in- mediata, que no va más allá del periodo La tradición oral relata que histórico de las haciendas decimonóni- mucho antes de la Conquista, cas. Sobre los chuj se han realizado de- los mateanos, coatanecos bates académicos para conocer sus orí- y tojolabales convivían genes y su localización en tiempos de la en el mismo territorio. Conquista. http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo para hacer frente común a los intentos de conquista y expropiación, mantuvie- ron mayor autonomía y un control muy limitado desde los distantes centros de poder en Huehuetenango y Totonicapán. Los mateanos reconocían sus terre- nos utilizando las tierras en una lógica no comercial, alternando y complemen- tando la producción de la zona fría con la templada, lo que implicaba estancias temporales en las áreas de trabajo de zo- na templada. Hasta mediados del siglo xix, décadas después de la Independen- cia y de la anexión de Chiapas a Méxi- co, los mateanos vivían concentrados en su Chonhab’; no obstante, en el último 2 cuarto de siglo llegó el tiempo de la Re- Felipe Pérez, uno de los diez fundadores forma y dio inicio una fuerte dispersión. de la colonia de Tziscao. Chiapas. La reforma liberal trajo consigo to- Fotógrafo: Robert Hall. do un paquete de cambios vertiginosos, Acervo personal de Fernando Limón Aguirre. adversos a la cohesión de los chuj, co- ceremoniales periódicas, sobre todo en mo la inducida presencia ladina en su San Mateo, pero su lógica de relación pueblo con responsabilidades nodales con el territorio se modificó y, sobre to- en las estructuras del gobierno munici- do, la lógica y dinámica de relación con pal; la expropiación de tierras; la crea- los centros hegemónicos de poder, co- ción de nuevos municipios (Nentón menzando con las autoridades colonia- y Barillas) que afectaron su territorio; les. Los tojolabales fueron controlados la demarcación de la frontera interna- con más facilidad por las organizaciones cional (en 1882); la promoción para la eclesiásticas, municipales y territoriales instalación de propietarios ladinos que chiapanecas, mientras que los mateanos buscaran una economía agroexportado- y coatanecos, protegidos por la fortaleza ra centrada en el café; leyes de reforma que significaba la sierra y con alianzas amañadas contra los indígenas, que re- http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj sultaron una garantía de mano de obra la ley, y nuevas formas de relación en- para los finqueros enganchadores. tre los chuj e indígenas en general, con Todo lo anterior generó tensiones in- las autoridades de los centros urbanos ternas que propiciaron la fragmentación departamentales o federales, pero sobre y la creación de nuevos centros de po- todo con su propio territorio. blación, los cuales comenzarían a gra- Todo lo anterior se encaminaba a vitar en torno a la economía agrícola la producción para el mercado (princi- comercial, con el cultivo de nuevos pro- palmente exterior) y la acumulación del ductos y bajo leyes instituidas en una ló- capital, al fomentar la lógica de explo- gica de privatización de la tierra. tación laboral y el control de la fuerza De esta reforma liberal se originaron de trabajo chuj permanente o estacional cinco modelos de relación con la tierra: e injustamente pagada; de igual modo, ladinos expropiadores, nuevas comuni- al incrementar la presión de la frontera dades establecidas en torno a patrones y agrícola sobre las áreas naturales (hasta bajo su control, nuevas colonias consti- ese entonces muy bien conservadas). tuidas por remisos (en muchos sentidos, Fue así como, en ese contexto, se fun- el caso de Tziscao), territorios defendi- daron varias comunidades: B’ulej, Kan- 2 dos por sus originales dueños indígenas kintik y Subojasun, por mencionar algu- (el caso de todo San Mateo) y nuevas nas del lado guatemalteco, y Tziscao13, colonias interculturales con gente pro- que a la postre quedaría ubicada dentro veniente de diversos pueblos. En con- del territorio mexicano. A los niños y jó- clusión, se introdujo la presión sobre la venes “escuelantes” de Tziscao, que año tierra, bajo la lógica de su posesión en con año preguntan a los mayores la histo- propiedad privada; cambios ad hoc en ria de su comunidad, se les responde con orgullo: a la comunidad la fundaron 10 familias provenientes de San Mateo Ixta- La reforma liberal tán y los primeros pobladores “constru- yeron” el “Puente de Piedra” que separa trajo consigo todo un paquete a la laguna Yichén (conocida como In- de cambios vertiginosos y adversos a la cohesión de la población chuj. 13 Los nombres originales de estas comunidades son B’ulej, Kant’atik, Xub’ojasun y Tz’isk’a’aw http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo 2 Puente de Piedra y las lagunas Yichén dan nombre a Tziscao, aparecen las boyas que marcan la línea divisoria entre México y Guatemala. Tziscao, Chiapas. Fotógrafa: Ana Luisa López Noriega, 2006. Acervo personal. ternacional, por tener una mitad en cada cido versiones erróneas al hacer la tra- uno de los países) de la laguna Tziscao; ducción desde vocablos tojolabales. Sin la gente hacía sus propios instrumentos embargo, al adentrarse al idioma y cono- de utilidad cotidiana, se alimentaban de cer a la gente de San Mateo queda claro yerbas silvestres, los techos de sus casas que Tziscao (Tz’isk’a’aw) es precisamen- eran de palma y su ropa era de manta. te aquel puente (k’a’aw en chuj), motivo Paradójicamente, no existe contun- de orgullo, porque, a diferencia de otros dencia en cuanto al significado del nom- puentes de troncos de palo o de tablas, bre de su lugar, y los muchachos cada éste es un puente que se fue “construyen- año escuchan siete interpretaciones dis- do” —tz’is— con piedras, que además es tintas. Quizá por desconocimiento del largo y delgado, segunda acepción del chuj, algunos investigadores han ofre- vocablo tz’is. http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj Después de unas décadas, cuan- como consecuencia de una política de do Tziscao empezó a crecer de mane- Estado de despojarlos de todo tipo de re- ra notable al recibir no sólo más pobla- miniscencia étnica, marcar los límites te- ción chuj, sino también a q’anjobales y rritoriales de los mexicanos y poner en a familias de habla castellana, identifi- prácica los planteamientos de mestizaje. cados como vaqueranos, varias fami- Estas políticas fueron aplicadas por todas lias mateanas salieron a fundar una nue- las instituciones mexicanas a lo largo del va colonia, en un lugar conocido como siglo xx, hecho que sigue sucediendo . El Sumidero (hoy Cuauhtémoc). Poste- La negación de la identidad chuj es riormente, constituidas estas dos colo- una situación que no se olvida. Por el nias como ejidos, se conformaron cin- contrario, refuerza la memoria histórica co nuevas localidades como anexos de de discriminación que, a la vez, ha sido los mismos ejidos; lo que da cuenta del de resistencia: “hicieron que quemára- crecimiento poblacional de los chuj en mos nuestros huipiles y el kapixay; ahí México hasta antes de 1980. está el fuego… Algunos lo enterraron”. No obstante el incremento poblacio- “Estamos como enterraditos; si quere- nal, los chuj mexicanos fueron ignora- mos hablar la idioma (el chuj), debe ser 2 dos por el Gobierno Federal. Unas veces dentro de nuestras casas. Nadie lo debe a causa fue su desconocimiento, y otras, saber. Ese tiempo [en sentido genérico], Niñas y niño chuj. Tziscao, Chiapas. Fotógrafo: Lorenzo Armendáriz García. 1987. Fototeca Nacho López, CdI. http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo 30 Detalle de un huipil chuj, río Loma Linda, La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. Acervo personal. si se enteran nos maltratan; hasta aho- intolerables, como fue la política de tie- ra, nos burlan.” “Si queremos quemar rra arrasada, responsabilidad del gene- copal ha de ser de noche, que nadie lo ral Ríos Montt. En la aplicación de esta vea.” “Nos dicen que acá es México, política como plan de guerra, el ejército que los indios son de Guatemala, pero arremetió contra los indígenas y arrasó nosotros sabemos que no es así, que es aldeas enteras, muchas de ellas chuj. nuestra herencia y es nuestro derecho, Resalta entre los chuj el llamado julio ‘onde sea que estemos’.” negro de 1982. El día 1 de ese mes ha- El refugio de los guatemaltecos ini- bía concluido una amnistía del gobierno ciado en 1981 se debió a una guerra guatemalteco. El día 2, el destacamento fratricida y etnocida que llegó a niveles de Barillas ocupó San Mateo y ese mis- http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj mo día mató a 10 personas. Del 13 al establecerse en México. En consecuen- 19 se vivió una pesadilla perpetrada por cia, se incrementó el número de pobla- grupos de militares, encabezados por ción chuj y, por ende, se reforzó su pre- un capitán de apellido Castillo. Asesina- sencia en México, pues hasta entonces ron a 467 personas en Sebep, Yocultac, se había negado que hubiera refugiados, Petanac, Bulej, San Francisco, Yalambo- en los que había estado puesta la mirada joch y Yaltoyá. El 17 de julio de 1982 de instituciones internacionales. en San Francisco tuvo lugar una de las masacres más atroces. Ese día el Ejérci- CHUkiti’, “nUestra palabra” to guatemalteco ejecutó a 302 personas para pronUnCiar la Historia identificadas. Las masacres y muertes de Un pUeblo continuaron registrándose. El idioma chuj, identificado por algu- Ante estos actos violentos, miles de nos académicos como kotí –tomando personas de los pueblos chuj y de otros en cuenta la clasificación de Swadesh pueblos mayas se refugiaron en Chiapas. y Arana– pertenece al grupo maya-toto- Durante casi 15 años intentaron hacer y naco, tronco mayense, familia mayen- rehacer sus vidas dentro de campamen- se, subfamilia Yax (Schumann; 1981). 31 tos. Pero no fue fácil continuar con su Según Kaufman, la división o subfami- vida social y cultural en condiciones de lia, desprendida del protomaya hablado libertad y de dignidad. desde hace 6 mil o 7 mil años, es la oc- Una vez concluido el tiempo oficial cidental, que incluye a las ramas tselta- del refugio —tras la firma de los Acuer- leana mayor y q’anjobaleana mayor; de dos de Paz en 1996—, muchas familias esta última se desprenden el chuj y el regresaron a Guatemala; otras decidieron q’anjobal hace aproximadamente 2 mil Ante los actos violentos perpetrados por los militares guatemaltecos, miles de personas de los pueblos chuj y de otros pueblos mayas se refugiaron en Chiapas. Durante casi 15 años intentaron hacer y rehacer sus vidas dentro de los campamentos. http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo 500 años y, finalmente, hace unos mil o 1 500 años se dividieron el chuj y el to- Para los chuj defender jolabal. y promover su idioma Otto Schumann (1981) intenta forta- es reivindicar un derecho lecer la hipótesis de que la relación idio- y fortalecer una cultura mática más inmediata del chuj es con milenaria. el tojolabal, aunque también reconoce la estrechez con el chuj y el q’anjobal, provocada por su cercanía geográfica, ra, /·/, para los lingüistas, único fonema sus muchos intercambios e intercomuni- más que tiene el chuj respecto del to- caciones y por el hecho de estar ubica- jolabal, y que se usa en la mencionada dos no sólo dentro de un mismo territo- palabra ket chonhab’, por ejemplo) es rio nacional, sino en la misma región de una característica protomaya, cuya cu- los Cuchumatanes, compartiendo situa- na se ubica en los Cuchumatanes; con ciones semejantes desde hace 500 años. esto tratan de remarcar la antigüedad no Existen dos variantes dialectales que sólo de la lengua, sino la de su pueblo. 32 corresponden a los dos pueblos de ha- Para ellos defender y promover su idio- bla chuj:14 la de los mateanos y la de los ma es pronunciarse por el futuro de su coatanecos. Prácticamente la totalidad pueblo, es reivindicar un derecho y es de los chuj mexicanos son mateanos. fortalecer una cultura milenaria. Los chuj estudiosos de su lengua, a la que denominan chukiti’, ejemplificando la resistenCia: base diGna la memoria y la búsqueda de mecanis- para proyeCtarse en la Historia mos de resistencia, refuerzan la idea de En el estado de Chiapas, las autoridades que la consonante “nh” de su idioma, y funcionarios de los gobiernos locales, con su sonido nasal (nasal velar sono- estatales y federales, a lo largo del siglo xx, han “exigido” a la población indíge- 14 No existen versiones teóricas del significado de na que abandone su identidad, su cul- la palabra chuj. Tampoco tiene traducción literal o tura. Por desgracia, estas actitudes de etimológica identificada por mateanos o coatanecos. Sin embargo, me he encontrado un par de referen- discriminación constante no sólo las cias o alusiones al término, traduciéndolo como “su- manifiestan los agentes del Gobierno, cio”. En idioma quiché, idioma maya hegemónico sino también los habitantes de la región en la región, chuj sí tiene su traducción etimológica y proviene de chú, “hediondo”, y uj, “juntar”. y algunas personas de origen chuj. http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj 33 Mirando por la ventana. Santa Rosa, La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. Acervo personal. La presencia chuj en México y sus territorio mexicano ha estado marcada actuales condiciones han sido producto por dinámicas y políticas discriminato- de medidas gubernamentales adversas rias y proclives a ciertas lógicas mercan- no sólo a su pueblo, sino a los indíge- tilistas, que no sólo les fueron impues- nas en general. La vida de los chuj en tas, sino que les resultan desfavorables. http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo El mensaje, en muchos casos explícita- ya conformada. Así ocurre con los nom- mente expresado a los chuj, ha sido que bres de lagunas y lugares dentro de su “ser mexicano” es sinónimo de “no ser territorio que representan puntos de re- indígena”. ferencia en su vida cotidiana. Este caso, Los nombres de sus localidades ha- como hemos relatado, es sólo un ejem- blan por sí solos y reflejan las tensio- plo de que los nombres en chuj se ha- nes y el deseo del olvido. A diferencia llan repletos de sentido. de los nombres en chuj de las aldeas y Pero la resistencia no sólo es ante las cantones en Guatemala, en México to- instrucciones y prácticas gubernamenta- das las comunidades, excepto Tziscao, les; también se requiere para sí mismos. tienen nombres castellanos vinculados a Esto se verifica en las disposiciones fren- la historia patria (Benito Juárez, Cuauh- te a su propio idioma. Se pueden reco- témoc), nombres de santos (San Loren- nocer tres tipos de posicionamiento al zo, San Vicente, Santa Rosa), referencias respecto: rechazo y negación; refrendo a elementos del entorno (El Horizonte, y reproducción; y, por último, lamento Linda Vista, río Loma Linda) o denomi- por la pérdida, con eventuales deseos de 34 naciones vinculadas con la memoria y recuperación. En las comunidades más la esperanza (El Recuerdo, Nueva Espe- antiguas se presentan los tres puntos en ranza, Nuevo Porvenir). porcentajes muy equiparables; mientras El caso de Tziscao es singular, pues que en las comunidades de creación re- fue la única colonia que el Gobierno ciente ocurre con mayor frecuencia el mexicano tuvo que reconocer estando refrendo y reproducción, el rechazo y la Lo que pasa con el idioma es similar a lo que ocurre con las diversas prácticas culturales, sobre todo con las rituales. Al final de cuentas éstas se llevan a cabo, pero para librarse de las burlas casi siempre se realizan “en lo oscurito”, en la penumbra de la noche, en lo oculto a las miradas inquisidoras, dentro de la privacidad del hogar. http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj negación se experimenta más entre las familias de mayor contacto con las es- La vida cultural del pueblo chuj tructuras del Estado o con los partidos se halla estrechamente relacionada políticos. con una espiritualidad Lo que pasa con el idioma es similar a lo que ocurre con las diversas prácti- que convoca e invita a pensar cas culturales, sobre todo con las ritua- en la divinidad les. Al final de cuentas éstas se llevan a cabo, pero para librarse de las burlas ca- si siempre se realizan “en lo oscurito”, y forma de pensar, por identificarse a en la penumbra de la noche, en lo ocul- través de relaciones de parentesco o por to a las miradas inquisidoras, dentro de el modo manifiesto de relacionarse con la privacidad del hogar (aunque resulte el entorno. contradictorio y hasta paradójico). Los chuj han vivido una “mexicani- alGUnas de las práCtiCas zación forzada” con resultados lamenta- y aspeCtos qUe CaraCterizan bles pero que no lograron ser devasta- a la CUltUra CHUj 3 dores. Así, a pesar de ubicarse y vivir en La vida cultural del pueblo chuj está “otro país”, de padecer cierta merma del muy vinculada a una espiritualidad que idioma, de la fragmentación de las co- convoca e invita a pensar en la divini- munidades y los imbricamientos al dar- dad y a establecer una estrecha relación se la interculturalidad prejuiciada y des- con ella, como fuerza creadora, susten- ventajosa referida, la gente del pueblo to de toda vida y continuamente pre- chuj tiene la posibilidad de proyectarse sente y cercana. Esta espiritualidad está en la historia de una manera dignificada sustentada en la relación estrecha con y afirmativa de su identidad étnica: de la naturaleza, los cerros, los bosques, una manera colectiva, afirmándose co- las cuevas, el viento, el agua, el fuego mo pueblo dentro de su territorio chuj. y, principalmente, con la tierra, que es Algunos lo están haciendo de este mo- la estructura material sobre la que exis- do, reconociéndose como ket chonhab’ timos y da soporte y ubicación a toda por su idioma, por saberse descendien- actividad, como una reproducción de la tes de personas que así hablaban, por vida en familia y en comunidad, así co- afirmarse herederos de un modo de ser mo el cultivo de la milpa. http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo 3 Ika baño chuj. San Lorenzo, La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. Acervo personal. Esta espiritualidad invita a pensar bra clave en cualquier momento y que siempre en el “Creador y Formador” y a denota la actitud propicia es ”respeto”. hacer oración en todo momento, princi- Un aspecto cultural a destacar es el palmente en los acontecimientos fami- baño en temascal (ika). En la región es liares (la reproducción familiar y socio- conocido como baño chuj.15 No es difícil cultural) y en aquellos que tienen que comprender que al ser los centros recto- ver con el maíz. En todo lo realizado se espera que se tome en consideración 15 El vocablo en q’anjobal y en mam para referirse a la divinidad, se cuente con su bendi- al temascal, en ambos casos, es chuj. Se trata de los dos grupos más cercanos a los chuj y que ción, se pida perdón por las acciones y comparten el mismo espacio territorial de los Altos se obtengan buenos resultados. La pala- Cuchumatanes. http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj Las familias, sobre todo las de tipo patrilocal, viven como familias extensas, donde todos los miembros habitan en el mismo espacio doméstico. En dichas viviendas las cocinas se hallan separadas de las casas. Las construcciones rectangulares amplias de las casas permiten colocar en toda la periferia las camas, divididas por un telar que les da privacidad. res de los chuj lugares sumamente fríos, Las familias, sobre todo las de tipo el ika se haya culturizado, de manera tal patrilocal, viven como familias extensas, que algunas mujeres acostumbran parir donde todos los miembros habitan en el dentro de estos baños, o al menos se dan mismo espacio doméstico. En dichas vi- el baño inmediato al parto, que tiene ca- viendas las cocinas se hallan separadas rácter obligatorio para que “la mujer pro- de las casas. Las construcciones rectan- duzca leche”. De no hacerlo, se dice, las gulares amplias de las casas permiten co- 3 mujeres pueden enfermar. locar en toda la periferia las camas, divi- En todas las comunidades se cuen- didas por un telar que les da privacidad, ta con este tipo de baños en casi todas además de una atmósfera más cálida pa- las casas.16 Estos baños se utilizan tam- ra mitigar el frío. De esta manera, el cen- bién como tratamientos para la cura de tro de la estancia, amplio y desocupado, varias enfermedades; por ejemplo, pa- se puede utilizar como espacio de con- ra aquellas calificadas como “frías” el vivencia al acercar algunas sillas, o co- ika es el único remedio, según se afirma mo lugar donde se enciende el fuego pa- con frecuencia. ra celebraciones. En este mismo espacio muchas de las casas cuentan con altares. 16 Los nuevos ika, si se cuenta con dinero, comien- La ropa, en particular la de las muje- zan a ser construidos con cemento y block. De lo res, es un signo distintivo muy recono- contrario, si no se puede hacer una oquedad en la tierra, se edifican con adobe y se cubren con un cido y aceptado. Sin embargo, debido a techo de paja. La significación cultural del ika es que los altos costos de la confección de los al entrar en él se penetra “en el seno de la madre atuendos, pero sobre todo por las políti- tierra”, y, conjuntamente con el hecho de que “ahí nacemos”, se le confiere un carácter sagrado. cas padecidas, el uso de la indumenta- http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo 3 Niña chuj vestida con el traje tradicional. Nuevo Porvenir, La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Óscar Hagerman Mosquera, 2006. Acervo personal. http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj ria maya chuj ha disminuido de manera considerable. Son pocas las comunida- El uso de la indumentaria des en las que todavía es común que porten algunas de las prendas de estos maya chuj ha disminuido trajes, como son las faldas o cortes de mucho. En pocas comunidades las mujeres (niñas o adultas), aunque las es todavía común que la referencias a sus vestidos tradicionales porten, aunque las son muy recurrentes y denotan no un referencias a sus vestidos aspecto de identidad, sino de añoranza. tradicionales suelen ser El huipil (nip) femenino, hecho de muy recurrentes. manta, manifiesta a qué grupo de ads- cripción o a qué aldea pertenece la mu- jer. Su confección puede ser sencilla o compleja. Esta prenda cubre los brazos los animales criados, en conjunto con la y las piernas hasta las rodillas. El huipil flora silvestre y la fauna salvaje, que re- sencillo (kolob’ nip) tiene pocos borda- quieren respeto y cuidados y que identi- dos alrededor del cuello, mientras que fican a los nawales. 3 los complejos (k’apak nip), de muchos Las fiestas de San Mateo (del 18 al 21 estilos, están cubiertos casi en su tota- de septiembre), la de la Candelaria (2 de lidad por los bordados. En ellos el co- febrero), la de la Santa Cruz (3 de mayo) lor rojo es el más destacado. Por lo ge- y la de Todos Santos (del 31 de octubre neral sobresalen tres estrellas a la altura al 2 de noviembre) son las más comunes. del pecho y otras tres en la espalda, las Por su parte, San Mateo es recono- cuales están rodeadas de sus fulgores. Y, cido como el santo patrono, al cual se en la parte más baja, se dibujan diver- le identifica como si fuera una perso- sos animales y flores. na más del pueblo chuj, vestida con su Las estrellas significan los Oras o kapixay17, quien trabajó como campesi- días que marcan la vida de la persona: no y continuamente se encontraba sucio el día del nacimiento, de la fecundación y del futuro; y los fulgores simbolizan 17 Otro uso más de la palabra chuj en los pueblos de la sabiduría del pueblo, nunca perso- la región —llegando hasta los Altos de Chiapas— es para nombrar el kapixay. Esta prenda es la camisola, nal, en tanto que las flores y los anima- túnica o chamarra que usan los hombres. Es de lana les representan las plantas cultivadas o de una sola pieza. http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo Detalle de las estrellas representadas en el huipil de las mujeres chuj. Río Loma Linda, La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. Acervo personal. 40 como consecuencia de su trabajo en el o amistades más cercanas a compartir el campo. Existe cierta añoranza respecto a “medio vaso”, comer juntos y escuchar la forma de celebrar estas fiestas en to- música grabada. Los rezos o celebracio- da la comunidad, en las que se mataba nes religiosas no faltan, pero cada grupo una res en kokta’in18 (es decir, todos co- los realiza con los de su congregación o operan para pagar el animal, lo que les filiación religiosa en algún momento del da derecho a recibir pedazos de la car- día. Si bien las familias que participan ne), preparaban atole de maíz, rezaban a en algunas de las iglesias evangélicas o diario (durante nueve días), comenzando protestantes no reconocen a los santos por el lesalum (rezador), compartían “un y, por tanto, no celebran estas fiestas, sí medio vaso” de aguardiente, tocaban so- reconocen el día de San Mateo y la cele- nes en la marimba y bailaban. bración de los difuntos como “días gran- Ahora, en algunos casos, se mantie- des”. Si durante la fiesta se hace cambio ne el kokta’in, invitando a los familiares de autoridades (agentes municipales, co- misariados ejidales y comités diversos, 18 Kokta’in es utilizado por los chuj en México como ya sean de salud, escolares o cualquier regionalismo. La palabra chuj es mol chib’ej. otro ad hoc), como sucede en la cele- http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj 41 Músicos chuj tocando sones con la marimba en la fiesta de Todos Santos en el camposanto. San José Montebello, La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. Acervo personal. bración de la Candelaria para Tziscao, mana se congregan en sus templos pa- todos se congregan por ese motivo. ra “celebrar la palabra de Dios” con la En cada una de las comunidades hay conducción de estas personas. Así, con- catequistas o predicadores, según la for- vocados por los catequistas en el caso ma de organización religiosa, siendo la de los católicos, se organizan para las católica la mayoritaria, y los fines de se- celebraciones de los distintos santos pa- http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo 42 Al ritmo de la marimba. Tziscao, Chiapas. Fotógrafo: Lorenzo Armendáriz García, 1987 Fototeca Nacho López. CdI. tronos de las comunidades, o para hacer animales cazados. El Sábado Santo o el las fiestas correspondientes a las imáge- Domingo de Resurrección, por lo regu- nes que hay en el templo. lar, se buscan lugares cercanos, donde Otras celebraciones comunes son haya agua, para pasear, bañarse y diver- las de la Semana Santa, Navidad y Año tirse con la familia. Nuevo. Antes de la Semana Santa, el cuarto y quinto viernes de Cuaresma son muy respetados; durante estos días El cuarto y quinto viernes se consumen exclusivamente alimentos de Cuaresma se consumen no producidos por las familias, de tal exclusivamente alimentos manera que sólo se comen alimentos re- colectados, como son caracoles o algu- no producidos por las familias. nos frutos y flores silvestres, pescados o http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj aproximaCiones a los ConoCimientos El Hoye K’u, festividad de cinco días, CUltUrales entre los CHUj se considera muy sagrado; se ofrendan A diferencia de las fiestas de los santos, que se inician con rezos nueve días an- candelas e incienso para los cultivos tes, las celebraciones de las fechas que de la milpa y los huertos. marca la cultura maya —siguiendo el propio calendario maya— empiezan con rezos y preparativos espirituales 20 Según el calendario maya, los me- días antes. Destacan entre estas fechas el ses son 18 (wajxaklajunh winhk’inh o jun Pixanil y el Hoye K’u. El Pixanil (Día del hab’il), cada uno de los cuales tiene 20 Corazón) dura los 20 días, tiempo en el días (winhk’inh o jun k’inh) y se com- que el corazón sale del cuerpo y después pletan con otros cinco (Hoye K’u) para de viajar regresa a él. Cada año “los que la transición. Este calendario, junto con saben”, los ajchum o los chumanwum, el tzolkin (el calendario sagrado de los establecen la fecha de inicio de la cele- mismos 20 días, pero con 13 repeticio- bración, de acuerdo con la interpreta- nes), marca la pauta para la relación con 43 ción del calendario. el tiempo y los acontecimientos entre los El Hoye K’u corresponde a los “cin- chuj. Cada día tiene un Ora, que es su co días” con que se complementan los responsable (“entregarle a Dios es su ta- 18 meses de 20 días de su calendario, y rea”); posee un significado particular (así que se preparan realizando cuatro ja’at como su nombre y su emblema), y re- (rogancias), una cada cinco días. La res- clama atención y respeto. Cada Ora, de ponsabilidad de estos ja’at es de los re- acuerdo con su función u oficio, da la zadores, aunque son días de guardar razón de cada día para hacer las cosas. para todos. Es un tiempo que se consi- Los ajchum son los únicos conocedo- dera muy sagrado, en el que se estira a res a profundidad de los Oras; sin embar- los niños para que crezcan y sean fuer- go, su nombramiento y reconocimiento tes, se les pega a los árboles frutales pa- son del dominio popular. Sus nombres ra que den abundantes y buenos frutos son: Chinhax, Chawok, Ajaw, Himox, Ik’, y se ofrendan candelas y pom (incienso) Wotonh, K’ana’, Ab’ak, Tox, Kej, Lanhb’at, para los cultivos de la milpa, las parce- Mulu, Elab’, B’ahatz’, Eyub’, B’e’en, Hi’ix, las y las huertas. Tz’ikin, Chab’in y Kixkab’. Comenzando http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo 44 Lagunas Patianú y Tziscao. La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2004. Acervo personal. con Chinhax cada cinco (Wotonh, se les identifica como malos y traviesos Lanhb’at y B’e’en) son Alkal Oras (alcal- (como B’ahatz’, Tz’ikin, Chab’in); en des), que significan los cuatro cargadores éstos es propicio reconocer las fallas y del mundo; y junto con Chawok y Ajaw corregirnos (como Elab’, Hi’ix), en tan- son también los cargadores de años (esto to que en otros se puede pedir por los es, que los años siempre comienzan con animales domésticos y por los cultivos uno de tales Oras). (como Eyub’). Dentro de ellos están el A algunos de estos días se les reco- día del maíz (B’e’en), de la tierra (Himox), noce como buenos, en tanto que a otros del viento (Ik’), del dinero (Tox), por men- http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj cionar unos cuantos. Algunos de estos es sagrada, como lo es la tierra (cuevas, días son mujeres y se consideran días cerros, parcelas y huertos en que se tie- tranquilos (K’ana’, Ab’ak, por ejemplo). nen los cultivos, los espacios donde se El pueblo chuj está muy atento para crían los animales, el sitio en el que se identificar en la vida y en la naturaleza vive). También son sagrados el fuego y elementos y situaciones sagrados. La llu- el maíz; la luna y el sol. Esta diviniza- via (k’inal nhab’) es “agua que da vida”, y ción se vincula con la dependencia que la tierra (lum k’inal), “tierra que da vida”, se tiene de todos y cada uno de ellos. por lo que se le considera Madre Tierra. La leyenda compartida entre los chuj Ambas dan lo necesario para la subsis- de que las lagunas de Montebello pro- tencia de los seres existentes. En éstas y vienen de San Mateo Ixtatán, al igual en cualquiera otra relación, los difuntos, que la de Panajachel (Atitlán, Guatema- considerados como “abuelos y abuelas”, la), refiere a la vida del agua y a sus po- se presentan como mediadores. sibilidades de movilidad. Las lagunas se La mediación de los abuelos y las movieron de lugar y sólo quedaron las abuelas y, por ende, su vida, es lo que minas de sal en aquel sitio. “El agua tie- se celebra de manera especial en Todos ne, pues, vida. Su propia vida”, se con- 4 Santos. Por consiguiente, los nietos e hi- cluye. Esta afirmación ubica, demanda y jos deben visitar la tumba, llevarles ali- exige una relación respetuosa respecto mentos y conversar con ellos para pe- de dicha vida y da la pauta para esta- dirles sus consentimientos e implorar la blecer una relación de tipo intersubjeti- bondad en sus mediaciones. vo con el agua. El agua en todas sus manifestaciones Más aún, las lagunas tienen espíritu, (manantiales, ríos, lagunas, entre otras) tienen su dueño; la sal también lo tiene. El pueblo chuj está muy atento para identificar en la vida y en la naturaleza elementos y situaciones sagrados. La lluvia es “agua que da vida”, y la tierra, “tierra que da vida”, por lo que se le considera Madre Tierra. http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo 4 Leyendo una revista chuj donde se explica la simbología de su traje tradicional. Santa Rosa, La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. Acervo personal. http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj En un relato de la “Historia de la sal” Las relaciones entre los chuj, (Maxwell; 2001), de los textos chuj de San Mateo Ixtatán, se afirma: “La sal tie- con su entorno, con su historia, ne su Ora; también tiene su espíritu; por con su territorio, dan cuenta eso es sagrado: hace que nazca la sal.” de su manera de entender De hecho, su dueña es una bella seño- y conocer la vida y al mundo. rita quien pidió a la dueña del lago que la dejara allí; por eso la sal está ahí, y cultural. Desde las primeras palabras del si alguien ve a su dueña debe respetarla Popol Vuh (libro sagrado de los mayas), para no morir. se hace referencia (en su segundo párra- La noción de que algo tiene su espí- fo) a los nombres del “Creador y Forma- ritu le da condición de sagrado. Por eso dor”. Uno de ellos es U Qux Cho (el Co- no es que las lagunas o la “salita” de las razón o el Espíritu de la Laguna). 19 Este minas, o el fuego o la milpa demanden dato se puede leer en perspectiva jun- una relación de tipo intersubjetiva por to con las primeras palabras del capítu- su propia vida, sino que, además, re- lo ii de la primera parte y del capítulo quieren el trato de lo que es sagrado. xiii de la segunda parte, en los que se 4 La inmanencia divina en los elemen- dan a conocer los seres creados que ha- tos básicos de la naturaleza y de la cul- bitan los bosques, como “los genios de tura, como seres vivientes con espíritu, la montaña”, y el relato de que “al quin- exige respeto. Este hecho se da en me- to día volvieron a aparecer y fueron vis- dio de una relación, puesto que, por tos —Hunahpú e Ixbalanqué— en el ejemplo, las lagunas distinguen, tienen agua por la gente. Tenían la apariencia la capacidad de conocer y reconocer de hombres-peces”. a su gente. Y es mediante esta relación Las relaciones entre los chuj, con su como surge el reclamo de determinados entorno, con su historia, con su territo- comportamientos y actitudes hacia las rio, dan cuenta de su manera de enten- lagunas, pero también sobre sus recur- der y conocer la vida y al mundo. Esto sos y su entorno, incluyendo a la gente, los hace diferentes y da cimiento a su es decir, al pueblo, su pueblo. La apreciación y significación en 19 Según la versión del Popol Vuh, editada por el torno a las lagunas, para seguir con el Fondo de Cultura Económica, México, 2003, con ejemplo, tiene su sustento histórico y anotaciones de Adrián Recinos. http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo 4 Carpintero. San Lorenzo, La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. Acervo personal. http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj cultura, que se refrenda a pesar de las tensiones y pervive más allá de la igno- La condición de ser chuj es una cuestión minia y las animadversiones a su idio- cultural, de herencia, de nacimiento. ma, a su vestimenta y a su origen. Pese Esta condición se asocia a Guatemala, a todo ello, su cultura se reproduce y se renueva en medio de las injusticias. donde tienen sus centros culturales. Una dialéCtiCa neGativa porque allá tienen sus centros culturales de las identidades y porque padres y madres o abuelos y La población mexicana-chuj o chuj- abuelas de los chuj nacidos en México mexicana hace pensar en un hecho con han tenido nacionalidad guatemalteca. una tensión que se encuentra muy a flor Éste es uno de los factores principa- de piel. La “condición mexicana” es un les y de difícil asimilación para el siste- asunto de nacionalidad (de “pertenen- ma educativo mexicano, que no ha sa- cia” a una nación), que en este caso pa- bido cómo vincularse o tomar en cuenta ra muchos de los chuj es por nacionali- estas situaciones para impulsar una edu- zación, naturalización o, en palabras de cación con principios culturales diferen- 4 los ejecutores de los programas de go- ciados. La escuela pretende que se cons- bierno, por asimilación. Esta condición, truya sólo una memoria: la nacional. Los dicha en pocas palabras, se plantea co- chuj, en cambio, refrendan otras memo- mo cambio de “pertenencia”.20 rias, como la de sus orígenes étnicos, la La “condición de ser chuj”, en cam- de la “mexicanización”, la historia pa- bio, es una cuestión cultural, de he- decida por la guerra en Guatemala y la rencia, de nacimiento no fortuito, que condición de refugio, en la actualidad, implica una memoria colectiva. Esta la discriminación. Los chuj refrendan lo condición está asociada a Guatemala, chuj. ¿Pero qué significa lo chuj? Lo chuj entre los ket chonhab’ es to- do lo que caracteriza a quienes son del 20 Esta noción de pertenencia es muy compleja y mismo pueblo y se manifiesta espontá- se experimenta de muchas formas, desde imposi- ciones y controles hasta adscripciones y filiaciones neamente: el habla, el comportamiento, conscientes, con muchos puntos intermedios. El las convicciones y los temores, las aten- sugerente texto de Benedict Anderson caracteriza ciones y los cuidados. Algunas personas muy bien este hecho de la pertenencia a una co- munidad imaginada. se plantean que lo chuj es su forma par- http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo 0 Muchachas chuj cargando agua. Río Loma Linda, La Trinitaria, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. Acervo personal. ticular o específica de vivir “lo maya”, la existencia humana, la proclama del que hoy por hoy es una conjunción de equilibrio entre el ser humano y la na- lo cultural, lo histórico y lo político, te- turaleza, el reconocimiento de los seres niendo a la espiritualidad como sopor- que animan el mundo, las maneras de te y sustento de su visión del mundo o contar y numerar, los colores y las fuer- cosmovisión. zas que sostienen el orbe en los puntos Lo maya compartido es una forma cardinales, las dinámicas propicias de común de narrar el origen del mundo y interacción con la naturaleza sacraliza- http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj Lo maya compartido es una forma común de narrar el origen del mundo y la existencia humana, la proclama del equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, las dinámicas de interacción con lo sagrado, el reconocimiento de los seres que animan el mundo. da, los rituales de celebración en tor- a los chuj? No hay claridad, pero lo que no al sagrado fuego, las raíces idiomá- sí se les expone a los chuj con insisten- ticas, el territorio, el cultivo de la milpa, cia y contundencia es que no es com- la dieta que tiene como base al maíz, el patible ser chuj y ser mexicano. La sor- culto a los muertos, entre otros. presa, al paso del tiempo para muchos Nacionalizarse mexicana o mexica- de los chuj, es cuando atestiguan que no es un hecho político y administrati- en México hay muchos pueblos indíge- vo, que los encargados de los distintos nas en todo el territorio nacional y que 1 despachos hacen acompañar por una además les asiste el derecho de ser pue- “oferta” cultural que se presenta en con- blo, ser pueblo indígena con una cultura tra y en detrimento de la otra membresía propia; en tanto, lo que no les sorpren- cultural: para ser mexicanos tienen que de son las limitaciones de su poder fren- dejar de ser chuj. Mexicanizarse (dejan- te a los gobiernos y las carencias econó- do de ser chuj) aparece como requisito micas comúnmente experimentadas. para acceder a una situación deseable La “cultura mexicana” en esta con- de vida, para “mejorar”. Es la aplicación dición de frontera se ha ofrecido como a ultranza de la política del mestizaje, diferenciación de lo guatemalteco, en ante personas en situaciones comprensi- una dicotomía sin sustento: lo mexica- blemente carentes de poder. no asociado a lo positivo que se dife- ¿Qué es lo que incomoda de la cul- rencia de lo negativo, representado por tura chuj? ¿Acaso lo que incomoda es lo guatemalteco indígena. El castellano, lo indígena? ¿Qué hecho o forma cultu- lo “moderno”, lo ”no indígena”, lo “no ral caracteriza al ser mexicano?; o bien, sucio” (al no ensuciarse por el trabajo ¿cuál es la “cultura mexicana” ofrecida campesino) se plantea como lo bueno. http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo 2 Vivienda y solar. Pinal del Río, La Independencia, Chiapas. Fotógrafo: Fernando Limón Aguirre, 2005. Acervo personal. http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj Por el contrario, el idioma chuj, lo tradi- los chuj que fueron refugiados, la po- cional (las costumbres), lo indígena, lo blación del entorno que no es de ori- “sucio” (consecuencia lógica del traba- gen chuj los designa como guatemalte- jo en la tierra),21 se expone como malo, cos. Por su parte, los chuj que ya tienen como lo negativo. Estas cuestiones, re- cuatro y hasta cinco generaciones como marcadas por los trabajadores de los go- mexicanos, algunos de los cuales man- biernos y los maestros que tienen cierta tienen el idioma y otros no, terminan re- influencia, ni se constatan ni tienen sus- frendando y hasta dignificando su con- tento alguno, y por más influencia sobre dición de ser pueblo al autoasignarse este grupo, no logran desaparecer todos cierta identidad guatemalteca. los elementos cotidianos y profundos de Ser chuj y ser guatemalteco, aunque la cultura chuj; así que tal demarcación no sean sinónimos, se refrenda de una no corresponde con la realidad y es un forma casi natural. ¿Por qué? Porque si a desacierto por demás infortunado. la gente chuj se le asigna este calificati- Se trata de un discurso basado en vo de manera estigmatizada o peyorati- la diferenciación con claros matices de va, al asumir una posición de dignidad, discriminación. Tal discriminación, que con conciencia histórica y sabiéndose 3 en parte ha sido aceptada, en parte re- descendientes de personas con nacio- chazada y en parte introyectada e inte- nalidad guatemalteca, ya no duda en le- riorizada, es un telón de fondo de la vi- vantar el rostro y afirmarlo con orgullo. da cotidiana y de las relaciones que se Además, independientemente de los he- viven entre los chuj. chos de violencia y de precariedad eco- Esta perspectiva provoca que la cul- nómica que expulsaron de su país de tura chuj se reidentifique continuamen- origen a los fundadores de las diversas te con la nacionalidad guatemalteca. A localidades, del lado guatemalteco, los chuj viven su condición étnica mucho más natural y sin resquemores que como 21 En el contexto de las interacciones sociales y lo hacen en territorio mexicano; en par- étnicas de la región, los chuj son calificados e te por la alta proporción de indígenas en identificados por ser “sucios”. Así lo refieren tanto los popti’ como los q’anjobales y los mestizos. ese país centroamericano o por su ubi- Por su parte, los chuj se reconocen como un cación geográfica en el extremo noroc- pueblo campesino, muy trabajador y cuyo santo patrono, San Mateo, es uno de ellos y también está cidental de dicha nación, enclavados en sucio, por el mismo hecho de ser trabajador. una serranía de muy difícil acceso. http://www.cdi.gob.mx
    • Pueblos Indígenas del MéxICo ConteMPoráneo biblioGrafía AcAdemiA de LenguAs mAyAs de guAtemALA, spaxti’al~slolonelal chuj, Academia de Lenguas mayas de guatemala / comunidad Lingüística chuj, guatemala, 2003. AnÓnimO, Popol Vuh, Adrián RecinOs (trad.), Fondo de cultura económica, méxico, 2003. BARtOLOmé, g., P. nicolás; L. sAntizO, s. diegO y PéRez, O. diegO, toponimias maya chuj, Academia de Lenguas mayas de guatemala / comunidad Lingüística chuj, guatemala, 2001. cOmunidAd chuj de BuLej, el derecho indígena chuj, coordinación de Organizaciones del Pueblo maya de guatemala saqb’ichil, guatemala, 1999. cRuz B., jorge L., “tziscao”, en cuadernos de la casa chata, núm. 162, centro de investigaciones y estudios superiores en Antropología social del sureste, méxico, 1989, pp. 35-122. heRnández c., Rosalva A., “del tzolkin a la Atalaya: los cambios en la religiosidad en una comunidad chuj-k’anjobal de chiapas”, en cuadernos de la casa chata, núm. 162, centro de investigaciones y estudios superiores en Antropología social del sureste, méxico, 1989, pp. 123-224. , “Recordando la historia olvidada: tziscao y cuauhtémoc, dos comunidades fronterizas”, en cuadernos de la casa chata, núm. 162, centro de investigaciones y estudios superiores en Antropología social del sureste, méxico, , 1989, pp. 225-266. heRnández, Francisco, “spichul heb’ chuj - La indumentaria maya chuj”, en ch’anh nab’en, Academia de Lenguas mayas de guatemala / comunidad Lingüística chuj, guatemala, 2004, pp. 2-14. institutO nAciOnAL de estAdísticA, geOgRAFíA e inFORmáticA, Xii censo general de Población y Vivienda, 2000, instituto nacional de estadística, geografía e informática, méxico, 2001. KOBRAK, Paul, huehuetenango: historia de una guerra, centro de estudios y documentación de la Frontera 4 Occidental de guatemala, guatemala, 2003. LA FARge, Oliver, La costumbre en santa eulalia, cholsamaj / editores yaxte’, guatemala, 1994. LOVeLL, W., george, conquista y cambio cultural. La sierra de los cuchumatanes de guatemala 1500-1821, centro de investigaciones Regionales de mesoamérica / Proyecto de manejo sostenible de Recursos naturales, guatemala, 1990. mAXWeLL, judith m., textos chujes de san mateo ixtatán, Fundación yax te’, estados unidos, 2001. mineduc, historia y memorias de la comunidad étnica chuj, universidad Rafael Landívar / Fdig / Fondo de las naciones unidas para la infancia (uniceF), guatemala, 2001. PiedRAsAntA h., Ruth, “tierras y territorio de los chuj de san mateo ixtatán. Representaciones y dinámica histórica local y regional. énfasis 1880-1940”, mecanoescrito, Asociación para el Avance de las ciencias sociales en guatemala, guatemala, 2002. schumAnn, Otto, “La relación lingüística chuj-tojolabal”, en mario humberto Ruz (ed.), Los legítimos hombres. Aproximación antropológica al grupo tojolabal, universidad nacional Autónoma de méxico, méxico, 1981, pp. 129-169. tAViRA, Lourdes de, “Formación histórica de la comunidad de tziscao en la frontera chiapaneca (1886-1986)”, tesis de licenciatura en antropología social, universidad Autónoma de chiapas, méxico, 1988. , “Las migraciones guatemaltecas y el poblamiento de la Frontera sur. el caso de la Región de montebello”, en P. j. hernández y juan m. sandoval (comps.), el redescubrimiento de la frontera sur, universidad Autónoma de zactecas / universidad Autónoma metropolitana, méxico, 1989, pp. 391-404. tejedA B., mario, historia social del norte de huehuetenango, centro de estudios y documentación de la Frontera Occidental de guatemala, guatemala, 2002. http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj características de la poblacióN eN hogares chuj, méxico 20001 total % Hombres mujeres población en hogares 2 719 1 342 1.377 Población de 0 a 4 años 440 1.2 21 22 Población de  a 14 años  3.2 4 41 Población de 1 a 24 años  20.4 24 21 Población de 2 a 44 años 1 1.1 24 20 Población de 4 a 4 años 11 .0 103  Población de  y más años 3 1. 32 21 Población de edad no especificada 4 0.1 3 1 población de 5 años y más hablante de 1 785 877 908 lengua indígena2 población de 15 años y más 1 318 658 660 Sin instrucción escolarizada 4 3. 11 32 Con algún grado de primaria 4 . 43 310 Con posprimaria  .2 4 20 No especificado  0.4 3 2 población ocupada 756 638 118  Ocupados en actividades agropecuarias3  . 00  Ocupados sin ingresos 4 23 3.4 221 2 viviendas habitadas 448 Con agua entubada 14 34.4 Con drenaje 2 1.3 Con electricidad 233 2.0 notas 1 Se refiere a la población en hogares en donde el jefe, el cónyuge o algún ascendiente declaró ser hablante de lengua chuj. 2 Incluye hablantes de chuj y de otras lenguas indígenas de 5 años y más. 3 La diferencia entre la población ocupada y la población agropecuaria está distribuida en otras actividades económicas. 4 La diferencia entre la población ocupada y la población sin ingresos está distribuida entre otros rangos de ingresos. fuente: Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas / Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, “Sistema Nacional de Indicadores sobre la Población Indígena de México”, 2002, con base en XII Censo General de Población y Vivienda, Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, México, 2000. http://www.cdi.gob.mx
    • Chuj, de Fernando Limón Aguirre, se terminó de imprimir en diciembre de 2007 en los talleres de Impresora y Encuadernadora Progreso, S.A. de C.V., San Lorenzo 244, Col. Paraje San Juan, Deleg. Iztapalapa, C.P. 09830, México, D.F. El tiraje fue de 6 000 ejemplares. Las tareas de digitalización y retoque de imágenes, composición tipográfica, diagramación y cuidado de edición estuvieron a cargo de la Coordinación Editorial de la CdI. http://www.cdi.gob.mx