(5) this side of the grave - Jeaniene Frost
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

(5) this side of the grave - Jeaniene Frost

on

  • 4,656 views

 

Statistics

Views

Total Views
4,656
Views on SlideShare
4,656
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
88
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

(5) this side of the grave - Jeaniene Frost (5) this side of the grave - Jeaniene Frost Document Transcript

  • JEANIENE FROST FORO AD’ 1
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 2 This Side of the Grave El peligro esta a ambos lados de la tumba..... La medio-vampiro Cat Crawfield y su esposo vampiro Bones, hanluchado por su vida al igual como han luchado por su relación. Pero justocuando han triunfado sobre su última batalla, las nuevas habilidades de Catamenazan con destruir el equilibrio que han conseguido... Con la misteriosa desaparición de algunos vampiros, los rumores de unaguerra entre especies. Un fanático avivando la tensión entre vampiros y ghouls,si estos dos grupos se enfrentan los humanos podrían pasar a ser dañoscolaterales. Ahora Cat y Bones se ven obligados a buscar la ayuda de unpeligroso "aliado" la reina de los ghouls de Nueva Orleans. Pero el precio de sucolaboración puede resultar más peligrosa que una guerra entre especies... porno hablar de las repercusiones que Cat nunca imaginó.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 3 Capitulo 1 TRADUCIDO POR BLAIR Y COSS (PORTUGUÉS) CORREGIDO POR REPRISSE El vampiro empujo las cadenas que lo inmovilizaban a la pared de lacueva. Sus ojos brillaban verdes, alumbrando la oscuridad que nos rodeaba. ―¿Realmente crees que puedes sujetarme?‖ Preguntó él, con su seductory desafiante acento inglés. ―Claro que sí‖ respondí. Esas cadenas fueron instaladas y probadas porun vampiro Maestro para que fueran lo suficientemente fuertes. Lo deberíasaber. Una vez yo misma había sido prisionera en ellas. La sonrisa del vampiro reveló colmillos en sus blancos dientessuperiores. No habían estado allí hace algunos minutos, cuando él todavíaparecía humano para el ojo inexperto. ―Muy bien, entonces. ¿Qué es lo que deseas, ahora que me tienesindefenso?‖ Él no sonaba como si se sintiera indefenso, al menos. Fruncí los labiosconsiderando el asunto, dejé que mi mirada lo escaneara. Nada interrumpió mivista, bueno, desde que estaba desnudo. Hace mucho tiempo aprendí que lasarmas podían ser almacenadas en varias partes del vestuario, pero en la pieldesnuda no esconde nada. Excepto que ahora, eso también era una gran distracción. El cuerpo delvampiro era, una hermosa extensión pálida de músculo, hueso y eleganteslíneas magras, todo lo que culminaba en una hermosa cara con pómulos tan
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 4finamente cincelados que podrían cortar la mantequilla. Vestido o desnudo, elvampiro era impresionante, algo de lo que era obviamente consciente. Aquellosojos brillaban verdes en los míos con una mirada de complicidad. ―¿Necesitas que repita la pregunta?‖Él preguntó con un dejo de malicia. Me esforcé por ser indiferente. ―¿Para quién trabajas?‖ La sonrisa se ensanchó, dejándome saber que mi actuación no fue tanconvincente como yo quería que fuera. Él incluso se estiró tanto como lascadenas se lo permitían, Sus músculos ondulando como las ondas de un lago. ―Para nadie.‖ ―Mentiroso‖. Saqué un cuchillo de plata y tracé la punta suavemente porsu pecho, sin cortar su piel, dejando apenas una línea rosada que desaparecióen segundos. Él miró el camino que el cuchillo había trazado. ―¿Eso deberíaasustarme?‖ Fingí que analizaba la pregunta. ―Bueno, he matado a sangre fría en elmundo de los no muertos desde que tenía dieciséis años. Incluso me gané elapodo de Red Reaper, por lo que si tengo un cuchillo al lado de tú corazón,entonces sí, deberías tener miedo. Su expresión seguía siendo divertida. ―Te gusta sonar desagradable peroapuesto que podría liberarme y tenerte sobre tu espalda antes de que pudierasdetenerme‖. Bastardo arrogante. ―Hablar es fácil. Pruébalo‖. Sus piernas se alzaron, sacándome de equilibrio. Salté hacia adelante deuna vez, pero un cuerpo rígido y frío me tiró al piso de la cueva al siguiente
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 5instante. Una mano de hierro cerrada en torno mi muñeca, me impedía levantarel cuchillo. ―Siempre, el orgullo antes de una caída‖ él murmuró con satisfacción. Intenté derribarlo, pero una tonelada de ladrillos hubiera sido más fácilde desalojar. Debería haber encadenado los brazos y las piernas antes de ser tan atrevida, mereprendí mentalmente. Aquella sonrisa arrogante regresó cuando el vampiro me miro.―Continúa retorciéndote, cariño. Frota conmigo todas las partes, hazlo‖ ―¿Cómo lograste liberarte de las cadenas?‖ Por encima de su hombro, viun agujero en la pared de la cueva, en donde solían colgar los gruesos grilletesde titanio. Increíble. Él las arrancó directamente fuera de la pared. Una oscura ceja se arqueo. ―Sabía cuál era el ángulo correcto para tirar.Tú no debes instalar restricciones sin saber cómo salir de ellas. Sólo tomo unmomento; y entonces, ya te tenía sobre tu espalda. Tal como había dicho que loharía‖. Si todavía tuviera latidos cardiacos, ahora estarían acelerados --pero loshabía perdido en su mayor parte-- cuando había cambiado de mestiza avampiro hace ya varios meses. Mis ojos se volvieron verdes brillantes y miscolmillos se deslizaron fuera de mis dientes. ―Presumido‖ Él se inclinó hasta que nuestros rostros estaban apenas a una pulgadade distancia. ―Ahora, mi adorable cautiva, cómo terminaste presa debajo de mí¿qué me impide terminar de una manera vil contigo?‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 6 El cuchillo que aun sostenía en mis manos cayó y envolví mis brazosalrededor de su cuello. ―Nada, espero‖. Bones, mi marido vampiro, soltó una baja y pecaminosa risa. ―Esa es larespuesta que quería escuchar, gatita‖. Estar en una cueva subterránea no estaría en la lista de alojamientofavorito de última hora para la mayoría de las personas, pero era el cielo paramí. Los únicos sonidos provenían del movimiento del rio subterráneo. Fue unalivio no tener que controlar el volumen de nuestras innumerablesconversaciones. Si fuera por mí, a Bones y a mí nos gustaría quedarnos aquí porsemanas. Pero teniendo un tiempo límite de nuestras vidas para obtener algo deD&R1, no eran dos tarjetas para nosotros. Lo aprendí de una manera difícil. Loque también aprendí fue aprovechar los momentos de escape, cuandopodíamos. De ahí la parada para descansar la madrugada en la misma cueva,donde hace siete años, comenzó mi relación con Bones. En aquella época, yohabía estado apresada, convencida de que estaba a punto de ser comida por unchupasangre del mal. En lugar de eso, termine casándome con el chupasangre. Mi gato me dio un maullido lastimero en la esquina del pequeñoterreno, arañando la losa de piedra que servía de puerta. ―No puedes explorar‖ le dije. ―Te perderías‖. Él maulló otra vez, pero comenzó a lamer su pata, dándome una funestamirada todo el tiempo. Todavía no me perdonaba por dejarlo con una niñeradurante meses. No culpo a mi gatito por su rencor pero si se hubiera quedadoconmigo, podría haber terminado muerto. Varias personas lo hicieron.1 R&R rest y relaxation: descanso y relajación
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 7 ―¿Descansaste lo suficiente, Cariño?‖ preguntó Bones. ―Hum hum‖ murmure largamente. Me había quedado dormida en unlargo sueño poco después del amanecer, pero no había tenido los instantes deinconsciencia que me habían atormentado durante mis primeras semanas comoun vampiro. Yo había crecido a partir de ahí, para mi alivio. ―Será mejor que te muevas, entonces‖ dijo él. Bien. Tenemos lugares para estar, como de costumbre. ―La única cosa que lamento sobre parar a dormir un poco aquí, es la faltade una ducha normal‖ suspiré. Bones resopló con diversión. ―Ven ahora, el rio es muy refrescante‖. Con cuarenta grados, "refrescante" era una manera de describir el tipo deversión de la tubería al interior de la cueva. Bones movió la losa de piedra delcamino para poder salir de la habitación, poniéndola de vuelta antes que migatito pueda saltar hacia afuera, también. ―El truco es saltar‖ él continuó, tomar las cosas con calma no significaque sean más fáciles. Disimulé mi risa. Ese consejo podría aplicarse también a navegar en elmundo de los no muertos. Bien. Saltamos hacia el helado río apareciendo.Luego llegó el momento de encontrar la verdadera razón por la que habíamosvenido a Ohio. Con suerte, nada estaba sucediendo en mi estado natal, exceptopor algunos casos eventuales de colmillos presos de la violencia. Eso esperaba, al menos. El sol de la tarde todavía estaba alto en el cielo al tiempo que Bones y yollegamos a la fuente del centro comercial Easton. Bueno, a una calle de ahí.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 8Tuvimos que asegurarnos de que esto no fuera una trampa. Bones y yoteníamos un montón de enemigos. Dos guerras recientes con vampiros locausaron, por no hablar de nuestras anteriores profesiones. No sentí ninguna energía excesiva sobrenatural, excepto un pequeñocosquilleo de poder en el aire que denotaba uno, o tal vez dos vampiros jóvenesmesclados con la multitud. Sin embargo, ni Bones ni yo nos movimos hasta queuna nebulosa, de una forma indefinida atravesó el estacionamiento hasta dentrode nuestro coche de alquiler. ―Dos vampiros están en la fuente‖ afirmo Fabián, el fantasma que decierta forma adopte. Su contorno solidificando hasta que parecía más a unapersona y menos a una nube espesa de partículas. ―Ellos no me notaron‖. A pesar de ese era el objetivo, Fabian se puso casi triste en esa últimaparte. Al contrario de los seres humanos, los vampiros pueden ver fantasmas,pero en general ellos los ignoran. Estar muerto no significa que las personasautomáticamente se lleven bien. "Gracias, compañero" dijo Bones. "Mantén la vigilancia para asegurarnosde que no tienen cualquier sorpresa desagradable esperando por nosotros‖. Lascaracterísticas de Fabian se fueron borrando hasta que todo su cuerpodesapareció. ―Se suponía que solo conoceríamos a un vampiro‖, reflexione. ―¿Quepiensas de nuestro contacto teniendo un amigo con él?‖ Bones se encogió de hombros. ―Pienso que será mejor que tenga una muybuena sangrienta razón para ello.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 9 El salió del auto. Y yo hice lo mismo, dándole a los cuchillos de plataescondidos en uno de mis guantes, un leve golpe tranquilizador. Nunca salía decasa sin ellos, era mi lema. Cierto, este es un lugar público lleno de gente peroeso no garantiza seguridad. Los cuchillos tampoco, pero inclinaban la balanza anuestro favor. Lo mismo que con los otros dos vampiros estacionados más abajode la calle, listos para entrar en acción si esto terminaba en algo diferente de unacharla. Los aromas me asaltaron cuando me acerque a la fuente del patio.Perfumes, olor corporal, y varios productos químicos fueron los más fuertes,pero en el fondo era otra cosa que yo comenzaba a descifrar mejor. Emociones.El miedo, la ganancia, el deseo, rabia, amor, tristeza… todos… se manifiestan enperfumes que varían del suavemente aromático al amargamente rancio. Nosorprendentemente, las emociones desagradables tenían los aromas más duros.Caso en cuestión: Ambos vampiros sentados en el banco de concreto tenían elolor de frutas podridas del miedo que de ellos emanaba antes de que Bones lesdiera una mirada acallándolos. ―¿Cual de ustedes es Scratch?‖, pregunto con voz nítida. El único con rayas grises en su cabello se levantó. ―Yo soy‖. ―Entonces puedes quedarte, pero él--‖ Bones hizo una pausa para dar unpequeño movimiento de cabeza al otro esquelético vampiro ―--pueden irse‖. ―¡Espera!‖ Scratch bajo la voz y se acercó a Bones. ―Calculo que estasaquí para hablar conmigo acerca de..? El podría tener algunas informacionsobre eso.‖ Bones me miro. Yo levante un hombro, en una media encogida dehombro. ―Puede que esté bien escuchar lo que nuestros invitados inesperadostienen que decir‖, comente.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 10 ―Soy Ed‖ dijo el vampiro, con una mirada nerviosa sobre el hombro deBones para mí. ―Scratch no me dijo que pensaba conocerlos a ustedes aquí‖. Por la expresión de Ed, imagine que entre mi cabello carmesí, el grandiamante rojo en mi dedo, el acento Ingles de Bones y el hormigueo del aura depoder que emanaba, Ed había descubierto quiénes éramos. ―Eso es porque él no lo sabía‖, Bones respondió fríamente. Susemociones estaban ahora atrapadas detrás del muro impenetrable que usaba enpúblico. Aún así, cualquiera podría entender por el tono de voz de Bones,cuando continuo. ―tomo eso como que las presentaciones no son necesarias? La mirada de Scratch se deslizo hacia mí, entonces soltó. ―No‖, ―tú eresBones, y ella es la Reaper‖. La expresión de Bones no se suavizo pero yo sonreí con mí mejor yo noestoy-yendo-para-matarte. ―Llamame Cat y ¿por qué no buscamos alguna sombra para hablar eh? Un restaurante francés con sillas al aire libre estaba cerca, así que loscuatro encontramos una mesa con sombrilla y nos sentamos como si fuésemosviejos amigos que pasan el rato. ―Dices que tu Maestro fue asesinado hace algunos años, y no dejo a nadiepara cuidar de los miembros de su línea― Bones declaro a Scratch, después elmozo tomo las ordenes de nuestras bebidas. ―Un grupo de ustedes se reunió para vigilarse los unos a los otros.Cuando hiciste el primer anuncio de que algo extraño estaba sucediendo?. ―Hace varios meses, alrededor del año pasado‖ Scratch respondió. ―Alprincipio, solo pensaba que algunos de los muchachos habían huido de laciudad sin avisar a nadie. Hemos mantenido un ojo en eso, pero nosotros no
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 11somos niñeras ¿sabes? Entonces, cuando más de nosotros desaparecieron,personas que normalmente decían algo antes de despegar… bueno. Hizo que elresto de nosotros nos empezamos a preocupar. Yo no lo dudaba. Como vampiros jóvenes, sin maestro, Scratch y otroscomo el estaban en la parte inferior de la jerarquía en el mundo no muerto. Yopodría tener algunos problemas con el sistema feudal vampírico no muerto,pero cuando se trata de proteger a los miembros de su línea, la mayoría de losvampiros Maestros son unos malditos vigilantes. Incluso los malos. ―Entonces, mas ghouls comenzaron a mostrarse en el área‖, continuóScratch. Me tense. Por esta razón, Bones y yo habíamos dejado nuestra casaBlue Ridge después de que apenas hubiésemos desempacado, solo para venir aOhio. ―Hey, es una zona de juegos no muertos aquí,‖ continuó Scratch,ignorando mi incomodidad. ―Muchas ‗líneas Ley‘*(campo magnético terrestre)y divertidas vibraciones, así que no pensamos nada acerca de todos loscomedores de carne apareciendo. Pero algunos actos realmente molestan a losvampiros. Asediar a los sin Maestros, seguirlos hasta la casa, comenzar peleas…eso nos hizo pensar que tal vez ellos estaban detrás de las desapariciones. Elproblema es que no le importa a nadie, ya que no pertenecemos nadie. Estoysorprendido que a ustedes les interese, francamente‖. "Tengo mis razones‖, dijo Bones en el mismo tono impasible. Él nisiquiera me miro. Siglos de fingir desprendimiento hizo de él un especialista eneso. ―Si lo que estas buscando es dinero, no tenemos mucho‖, Ed salto.―Además de eso, pensaba que estabas retirado del asesinato a sueldo desde quete mezclaste con línea del Mega-Maestro, Mencheres". Bones arqueo una ceja. ―Intenta no pensar muy seguido, solo vaslastimarte‖. Respondió amenamente.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 12 La cara de Ed se contrajo, pero cerró la boca. Escondí una sonrisa. Nomires los dientes de un caballo regalado—especialmente cuando muerde. "¿Tienen alguna prueba de que los ghouls puedan estar envueltos en losdesapariciones de sus amigos?‖ pregunte a Scratch, volviendo al asunto. "No. justamente parece más una coincidencia que siempre que uno deellos desaparece, fueran vistos por última vez en un lugar donde alguno de esosghoul estaban‖ ―¿Que lugares eran esos?‖ Pregunte. ―Algunos bares, discotecas--‖ ―Nombres‖, presiono Bones. Scratch comenzó a nombrarlos, pero de repente, su voz fue reprimidapor un diluvio de otras. ―…cuatro horas más para conseguir un descanso…‖ ―...recordaste pedir el recibo por eso? Por si no encaja, ya estoyvolviendo… ― ―…si ella mira otro par de zapatos, voy a gritar…‖ El súbito silencio de la conversación intrusiva no provenía de loscompradores a nuestro alrededor—Había sintonizado incluso antes de que nossentáramos. Eso venia de dentro de mi cabeza. Me sacudió como un golpe, mimano voló hacia mi frente. Oh mierda. No otra vez.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 13 Capítulo 2 TRADUCIDO POR GLAD CORREGIDO POR REPRISSE ―¿Qué hay de malo Gatita?‖ pregunto Bones de inmediato. Ed y Scratch también me dieron miradas preocupadas. Forcé una sonrisa,mientras luchaba para concentrarme en ellos en lugar de la gran cantidad deconversaciones que repentinamente habían aparecido en mi mente. ―Solamente, um, un poco de calor aquí‖, murmuré. Maldita fuera si fueraa contarle a dos vampiros desconocidos la causa real de mi problema. La mirada de Bones viajó sobre mi cara, sus ojos marrones oscuros no seperdían nada, mientras esas voces despiadadamente continuaron rechinando enmi mente. …nadie me vio. Espero poder quitar la etiqueta de seguridad… …Voy a darle algo que lo haga llorar pronto… …si ella no se aparece en cinco minutas. Comeré sin ella… ―Yo, ah, necesito un poco de aire‖. Barbullé antes de reconocer laestupidez dentro de esa excusa: Uno, que ya estábamos al aire libre, y dos, yoera un vampiro. Ya no respiraba, y mucho menos, ya no tenia condiciones desalud a las que le podía atribuir mi repentino extraño comportamiento. Bones se puso de pie, tomando mi codo y asintiendo un ‗Quédense aquí‘por sobre su hombro hacia Ed y Scratch. Caminé rápidamente, intentando concentrarme más en la fría presión desu mano que de a dónde iba. Mi cabeza estaba gacha, porque probablemente
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 14mis ojos se habían vuelto verdes brillantes debido a la agitación. Cállense,cállense, cállense, canté hacia la no deseada multitud en mi cabeza. El estruendo en mi mente pareció amplificar los ruidos de la gentearremolinándose a nuestro alrededor, hasta que todo se confundió en una clasede estática. Creció, abrumando mis otros sentidos, haciéndome difícil enfocar laatención en cualquier otra cosa excepto las voces implacables abalanzándosesobre mí desde todos lados. Luché por empujarlos hacia atrás, concentrándomeen cualquier cosa excepto los sonidos que parecieron crecer con cada segundo. Algo duro presionó en contra de mí al mismo tiempo que una rectabarrera, más dura se aplanó a mi espalda. Por debajo del charloteo atronadorque ahora mismo bombardeaba mi mente, oí una familiar voz inglesa. ―…Muy bien, cariño. Oblígalos a retroceder. Escúchame a mí, no aellos…‖ Intenté imaginar las incontables voces en mi cabeza como un canal deTelevisión que solo necesitaba bloquear—con mi fuerza de voluntad siendo elcontrol remoto. Sus dedos acariciaron mi cara, su toque era un ancla del quesaqué fuerza. Con gran esfuerzo, separé mi mente del bullicio, separándome amí misma del ruido que quiso consumir el resto de mis sentidos. Luego devarios minutos de obstinada concentración, el rugido mental se apaciguo en unrefunfuño molesto pero manejable. Era similar a los sonidos de los compradoresa nuestro alrededor, ajenos al hecho de que estaban cerca a mordaces criaturasque se supuestamente no existían. ―Tengo que dejar de beber tu sangre‖, le dije a Bones cuando me sentí ensuficiente control como para abrir los ojos. Una mirada alrededor demostró quenos había apoyado contra un pilar en lo que probablemente parecía un abrazoapasionado, a juzgar por las miradas inclinadas que nos lanzaban. Bones suspiro. ―Te harás más débil‖.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 15 ―Pero cuerda‖, sumé. Y más segura, también, porque si centenares devoces repentinamente se estrellaban violentamente contra mi mente duranteuna batalla, podría ser una distracción suficiente como para ser la causa de mimuerte. Tiré de los cortos y oscuros rizos de Bones hasta que él retrocedió paramirarme. ―Sabes que éstos no pueden ser los residuos de cuándo bebí la sangrede Mencheres; Están ocurriendo más a menudo, no menos‖. Dije suavemente.―Tengo que estar recibiendo esto de ti. Y no lo puedo manejar‖. Había pensado que cambiar de un híbrido a un vampiro completosignificaba un fin a mi singularidad, pero el destino pensó diferente. Medesperté al otro lado de la tumba en posesión de dos cosas sin precedentes en lahistoria de los vampiros—un latido ocasional de corazón y con un deseo porsangre no muerta. El efecto secundario de esto ultimo significaba que absorbíatemporalmente el poder de la sangre de la que había bebido, al igual que losvampiros absorbían la vida de la sangre humana. Eso estaba muy bien, pero sibebía de un vampiro Maestro, también absorbía temporalmente algunashabilidades especiales que este Maestro tenia. Esto era genial cuándo se tratabade realzar mi fuerza, pero no tan genial cuando se trataba de otras habilidadesque estaban fuera de mi profundo control. Como la habilidad de Bones de leerlas mentes humanas. ―No te das suficiente crédito, Gatita‖, él dijo, en voz baja. Negué con la cabeza. ―Hay una razón por la cual lleva siglos para que losvampiros reciban poderes especiales, y sólo si son Maestros. Es demasiadoenfrentarme a eso. Si sigo bebiendo de ti, lo que sucedió hoy sólo empeorará. Túobviamente conseguiste el poder de leer los pensamiento que heredóMencheres, por lo cual yo comencé a recogerlo de tu sangre, también‖.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 16 Y si Bones comenzaba a manifestar algunas otras habilidades comoresultado del cambio de poder que había recibido de su co-gobernante, yo enrealidad no quería ser parte de ellos. Había bebido de Mencheres una vez pornecesidad, y eso me había frito por más de una semana después. Me estremecídebido al recuerdo. Nunca más, Si podía evitarlo. Las zumbantes voces en elfondo de mi mente parecieron estar de acuerdo. ―Resolveremos eso más tarde, pero necesitamos regresar ahora, si yaestás lista‖. Dijo Bones, dándole a mi cara una última mirada. ―Estoy bien. Volvámonos, antes de que se descontrolen y escapen.‖ Bones lentamente desenrosco su cuerpo del mío. El alboroto en mícabeza ahora era lo suficientemente bajo que noté a varias hembras a nuestroalrededor chequeándolo. Sellé aun más fuerte esas voces interiores. Lo últimoque necesitaba era oír un torrente de imaginaciones lujuriosas que involucrabana mi marido y otras mujeres, eso realmente amargaría mi humor. Para ser justos, no podía culparlas. Incluso en sus pantalones negros de‗marca registrada‘ con un informal suéter blanco, Bones destacaba como unajoya entre las rocas con sus rasgos finamente moldeados y el marco de sualtura, esculpida. Cada movimiento de su cuerpo enviaba ondas a lo largo deesos delgados músculos, y su piel de cristal perfecta prácticamente desafiaba alas personas a ver si se sentía tan buena como lucia—lo cuál era. Aún cuandonos conocimos por primera vez y conspiré para matarlo, la imagen de Bones sehabía metido en mi cabeza. De esa manera, era un depredador perfecto,seduciendo a su presa para acercarse lo suficientemente como para morderla. ―Estas siendo seguido por los ojos de una docena de mujeres mientrashablamos, pero estoy segura de que ya lo sabes‖. Dije en un tono sarcástico. Su boca rozó mi cuello con el más ligero de los besos, haciéndometemblar.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 17 ―Sólo me concentro en los deseos de una mujer‖, murmuró, el aliento desus palabras cosquilleando en mi oído. Su cuerpo estaba lo suficientemente cerca como para rozar el mío, unrecordatorio tentador de qué tan completamente él podía satisfacer cada una demis inclinaciones lujuriosas, así como de unas cuantas de las cualesprobablemente no había pensado. Sin embargo, aunque el calor comenzó allenarme, teníamos que investigar desapariciones. Cualquier investigacióníntima entre lo dos tenía que esperar. Como si estuvieran de acuerdo, el grupo de voces en mi cabeza se elevonuevamente, cortando la sensualidad afectuosa que esta cercanía habíadesatado en mí. ―No sé cómo puedes estar de pie oyendo esta explosión en tu mentetodos los días‖, murmuré, negando con la cabeza como si eso pudiera aclararla. Él me dio una mirada insondable mientras se apartaba. ―Mientras esoeste siempre allí, es más fácil de ignorar‖. Tal vez fuera cierto. Puede que si no tuviera sólo mis propiospensamientos llenando mi cabeza, fuese menos abrumador escuchar lasfrecuencias mentales de otras personas. No lo sabía. Sin embargo, no quería seguir bebiendo la sangre de Bones paraaveriguarlo. ***
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 18 Ed y Scratch no hicieron ningún comentario acerca de nuestra abruptapartida cuando Bones y yo volvimos a sentarnos con ellos. Sus expresiones eranconvenientemente suaves, pero las miradas furtivas que lanzaron hacia mi lodecía todo. Ellos se preguntaban qué diablos había ocurrido. ―Creo que olí a alguien que conocía‖, ofrecí, vaciando el gin-tónic quehabía llegado junto a las otras bebidas mientras Bones y yo estábamos ausentes. Era una mentira obvia, pero Ed y Scratch hicieron ruidos placenteros yfingieron creerlo. Bones les dio una mirada que no se prestaba a más preguntassobre el tema. ―Entonces, ¿algunos nombres de los lugares que los desagradablescomedores de carne tienden a frecuentar?‖ pregunto Bones, como si no hubierahabido interrupción en la conversación. Scratch codeó al otro vampiro. ―No, pero Ed tiene algo que decirte‖. Ed lucia renuente pero luego enderezó sus hombros. ―Un amigo mío,Shayne, me llamó anoche y dijo que nuestro amigo Harris fue golpeado como lamierda por unos ghouls en un club. Shayne iba a irse a casa con Harris paraevitar alguna otra paliza más contra él. El asunto es que, he estado llamando almóvil de Shayne todo el día, pero no me ha contestado, y él no es así. Cuandose lo conté a Scratch, me dijo que viniera aquí porque él conocía a personas quepodrían ayudarnos‖. ―¿Sabes dónde vive Harris?‖ Pregunté de inmediato. ―Sí, no está muy lejos de aquí, en realidad‖ ―Sin embargo, ¿no fuiste allí para ver como estaba él?‖ pregunto Bonescon pesado escepticismo.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 19 Ed le dio a Bones una mirada cansada. ―No, e incluso aun no lo haré amenos que pueda obligar a varias personas a ir conmigo. No quiero ser elsiguiente vampiro al que nadie escuchó. Juzga todo lo que quieras, pero notengo un montón de poderes que pateen el culo para protegerme de lo que lesocurrió a Shayne y Harris—si los ghouls que lo hicieron están todavía allí‖. Simpatía fluyó de mí, opacando las voces que todavía resonaban en mimente. Ed y Scratch estaban haciendo lo mejor que podían, mirando desdefuera a sus amigos que vivían en difíciles circunstancias en un mundo dondeestaban cerca de los ciudadanos de segunda clase. Sabía por experiencia comojodía tener la impresión de que nadie cuidaba tu espalda cuando los monstruoshusmeaban alrededor. Por supuesto, técnicamente, Ed y Scratch, también eranmonstruos. No obstante, también lo era yo. Y en este caso, eso era algo ventajoso. Bones me miro y arqueo una ceja. ―Hagámoslo‖. Dije a la pregunta tácita. Él se levantó, haciendo chasquear sus nudillos rápidamente, como unexperto, y luego lanzo varios billetes sobre la mesa. ―Muy bien entonces, compañeros. Vamos a ver si el móvil de Shayne deverdad solo está descargado‖. *** Las palabras de Ed eran verdaderas. El apartamento de Harris estaba asólo veinte minutos. Lo cual encontré irónico ya que estaba a sólo una milla dedistancia del complejo de en el que yo había residido cuando fui a OSU (OhioState University), aparentemente en otra vida. Si Bones noto la proximidad conaquel viejo lugar, no hizo comentarios sobre eso. Él lucia estar más enfocado en
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 20el exterior del edificio, intentando coger cualquier vibra de peligro en suinterior. No podíamos arriesgarnos a enviar a Fabian para hacer unacomprobación. El fantasma se había colado en nuestro coche cuando nosmarchamos, inadvertido para Ed o Scratch, pero si enviáramos a Fabian pordelante, eso atraería la atención hacia nuestro amigo fantasma. Los hormigueos de poder en el aire llegaron desde nuestras espaldas enel estrecho estacionamiento. Ed y Scratch se sacudieron con fuerza pero Bonesno se sobresalto. Ni lo hice yo. Eran Tiny y Band-Aid, nuestros respaldos quenos habían seguido desde el centro comercial. ―Tiny, Band-Aid, mantengan un ojo sobre estos dos por un momento, ¿loharán?‖ Bones dijo antes de caminar a grandes pasos hacia el complejo. Fui conél, encogiéndome de hombros dentro de mi largo abrigo de cuero. No eraporque tenía frío en el último y caluroso día de verano, pero mi abrigo teniavarias libras de cuchillos de plata. Cierto, había metido cuchillos debajo de miblusa, pero estos eran más cortos y eran para lanzarlos contra los vampiros.Sólo la decapitación mataba a un ghoul, lo cual significaba que necesitaba hojasmás grandes por si alguno de estos siniestros miembros de esa especie nosesperaba dentro. Bones inhalo una vez cuando alcanzamos el segundo piso. Yo también lohice. Las puertas principales estaban en una línea frente al estacionamiento, conel aire fresco alejando la mayor parte de los perfumes delatores de susocupantes, percibí un soplo de algo inhumano llegando desde la segundapuerta. También Bones, porque sus pasos se aceleraron. Inhalé otra vez, minariz se arrugo cuando nosotros ya estábamos casi en esa puerta. Bones sedetuvo para darme una mirada sombría. Las persianas estaban bajas y aplanadas, impidiéndonos mirar dentro,pero yo ya sabia lo que íbamos a encontrar. El olor a muerte era inconfundible.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 21 ―Llegamos tarde,‖ susurré. Viendo el candado roto en la puerta, fue casiredundante. Bones empujo la puerta abierta, moviéndose inmediatamente hacia unlado en caso de que un destello de plata acompañara su entrada. Nada semovió, sin embargo. El interior del apartamento era tan silencioso como unatumba. Y justo como una tumba, tenía cuerpos en ella. ―No siento a nadie, pero mantente atenta‖ dijo Bones mientras entraba.Yo le seguí, revisando primero las esquinas, uniéndome a Bones mientrashacíamos un barrido en el interior con tanta cautela como si supiéramos quefuerzas enemigas estaban dentro. Como lo habíamos sospechado, sin embargo,el lugar estaba vacío de todo el mundo excepto nosotros—y dos vampirosmarchitos en el piso del diminuto cuarto familiar. Las malditas voces en mi mente comenzaron a alzarse de nuevo. Nohabía tantas personas en el complejo de apartamentos, como en el centrocomercial, así que no me afectó con el mismo tipo de explosión mental, pero eracomo si mi mente se llenara del zumbido de un nido de abejas enojadas. Frotémi frente, como si eso pudiera atenuarlas, pero por supuesto, eso no sirvió denada. Bones no percibió el gesto. Su atención estaba todavía enfocada en losdos cadáveres marchitos cerca de nuestros pies. ―Luce como una emboscada al amanecer‖ señaló, teniendo en cuenta lafalta de zapatos y cómo ningún cuerpo estaba completamente vestido. ―Pobresbastardos no tuvieron oportunidad de soportar una pelea‖. La falta de desorden en el apartamento era testimonio de ello. Cuándolas criaturas sobrenaturales luchaban a muerte, por lo general obtenías algunas
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 22mesas volcadas y alguna sangre embarrada sobre el tapete. Investigar lasmuertes de los vampiros aún era algo inusual para mí. Cierto, pasé muchosaños trabajando para una rama secreta de Seguridad Nacional rastreandohomicidios paranormales, pero en esas circunstancias, los vampiros usualmentehabían sido los perpetradores. No las víctimas. …si no pago la cuota del coche, tendré suficiente para la hipoteca… …le dije a ese bastardo que no permaneciera fuera de toda la noche otra vez… …estoy tan orgulloso de ella, se graduará con su clase… Frote mi cabeza nuevamente mientras las voces se hicieron más altas.Esta vez, Bones me vio. ―¿De nuevo?‖ ―Estoy bien‖, le dije, intentando un tono casual. Su mirada fija se volvió afilada. ―Y una Mierda‖ ―Lo tengo bajo control; no es nada para preocuparse‖. Enmendé. Eso eracierto. Los cadáveres tenían prioridad por encima de los refunfuños mentalesen mi cabeza. Por su expresión, Bones no iba a comerse mi acto indiferente, pero el relojseguía corriendo en el lugar de los hechos. Teníamos cuerpos que eliminar,evidencia que borrar, y asesinos que encontrar. Bones alzo su voz. ―Ed, ven aquí‖. La cara del esquelético vampiro fue aplastante cuando entró y vio loscuerpos. ―Oh, mierda‖, gimió.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 23 ―¿Son Shayne y Harris?‖ pregunto Bones, en un tono más apacible queantes. Ed se inclinó, oliendo cada cuerpo. Los vampiros nunca podían lucir undía más viejos de cuando fueron cambiados, pero todo eso terminaba en lamuerte. Después de la muerte, el cuerpo de un vampiro rápidamente sedesintegraba a su edad verdadera, lo que significaba que la mayoría de lasveces, no había nada sobrante además de restos momificados en el interior decualquier ropa con la que ellos muriesen. Estos dos cuerpos no eran laexcepción. Ed se sentó a cuclillas junto al cuerpo vestido de mezclilla. ―esos sonellos‖, dijo en una voz más gruesa. Entonces gruñó, ―¡Jodidos ghouls!‖. ―¿Por qué no sales?‖ Le dije, dándole al brazo de Ed una palmada. Nohabía nada más que él pudiera hacer, pero Bones y yo aun teníamos cosas deque encargarnos. Ed dio otra larga mirada hacia los cadáveres de Harry y Shayne antes deque se levantara y saliera. Suspiré. Esto era malo por tantas razones, y la penade Ed era sólo una parte de ella. ―¿Por qué crees que dejaron los cuerpos?‖ Le pregunté a Bonesquedamente. ―Ed y Scratch no habían escuchado acerca de cuerpos dejados niotras desapariciones. ¿Piensas que los asesinos fueron interrumpidos?‖ La mirada fija de Bones barrio los alrededores del cuarto. No tardódemasiado; el área sólo consistía en una diminuta cocina y un gran cuartofamiliar suficiente para solo un sofá tamaño completo. ―No, cariño‖, dijo al fin. ―Creo que quien fuese que haya hecho esto tuvotiempo para tomar los cuerpos, pero escogió no hacerlo.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 24 Tragué. Eso podía ser el resultado que había visto en el pasado deasesinos que dejaban los cuerpos atrás porque pensaban que eran demasiadolistos para ser atrapados. Pero desafortunadamente, no pensaba que este fuerael caso. En lugar de eso, esto parecía la afirmación de un problema mucho másgrande—asesinos que querían que supiéramos quiénes eran. Sólo un idiota noetiquetaría a los ghouls como sospechosos número uno después de habergolpeado a Harris, la tarde antes de que él y Shayne fueran asesinados. Losghouls sabían que dejando los cuerpos aquí, prácticamente firmaban susnombres sobre ellos. Sólo había una razón que pude pensar—quienquiera que estaba detrásde esto se sentía lo suficientemente fuerte como para salir desde detrás de lascortinas. Este bien podría ser un anuncio de que los ghouls comenzaban laintensificación de sus ataques, y yo no creía que eso fuera una coincidencia yaque habían elegido comenzar a exhibir los cuerpos de los vampiros en la mismazona en la que yo había crecido. No, yo estaba tomando esto como unadeclaración de No nos puedes detener. Reaper, y maldita sea si dejaba que esose interpusiera. Los vampiros podrían ir desapareciendo en otras áreas,también, pero aquí los perpetradores se anunciaban en voz alta dejando loscuerpos. Si no se trazaba una línea en la arena aquí mismo, entonces casiestábamos invitando a que las cosas se pusieran peores en algún otro sitio. ―Pero no hay mucho que cualquier otro haga al respecto, ¿no?‖ Preguntéen un torrente de frustración. ―Mi viejo equipo no se involucrara porque sólointervienen cuando los no-muertos atacan a los humanos. La comunidadvampírica sólo se encogerá de hombros porque Shayne y Harris están sinMaestro. Ed y Scratch no pueden enfrentarse a un montón de ghouls por simismos, y si vamos tras los asesinos y su líder es quién pienso que es…seremosjuguetes en las manos de ese bastardo‖.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 25 Bones se me quedo mirando sin pestañear. ―Tienes razón con respecto atu viejo equipo, la comunidad vampírica, y cómo no podemos ir abiertamentetras esos ghouls si Apollyon está involucrado‖. Apollyon. Una imagen del ghoul –con siglos de antigüedad, su cuerpoagazapado y su casi ridículo peinado—cruzó por mi mente. Aparentemente—sabelotodo Apollyon, podía estar en el fin de la mierda promedio pero el añopasado, había logrado incitar un infierno de bastantes problemas. Bones casimurió después de que los ghouls nos atacaron en París hace varios meses, yademás los ghouls apoyaron a otro vampiro Maestro en su intento de obligarmea regresar a él. Toda cortesía de Apollyon se volvió retorica. A pesar de queesperaba estar equivocada, sabía que él era el que está detrás de estos ataques,también. Por supuesto, eso significaba que todas estas terribles cosas estabanocurriendo por mi causa. ―No podemos dejar que el o los otros lleguen más lejos con esto‖, gruñí. La boca de Bones se rizo en una depredadora sonrisa. ―Gatita… dije queno podemos ir abiertamente tras ellos‖.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 26 Capítulo 3 TRADUCIDO POR ARACELI Una gran sombra se asomo cruzando el umbral, tapando el sol cuandoTiny2 entró en el apartamento. El apodo del vampiro era irónico, porque eraenorme en una forma que haría que incluso el mítico Conan se sintierainseguro. "Los policías están llegando", dijo. Yo había oído el gemido de las sirenas aumentando cada vez más cercaen los últimos dos minutos. Supongo que uno de los vecinos había conseguidoponerse muy nervioso al ver a varias personas con aspecto siniestro alrededordel camino de entrada. Ellos obviamente no habían oído la lucha a muerte quehabía tomado lugar varias horas antes o nosotros no hubiéramos sido losprimeros en la escena. "Sigue husmeando por aquí, yo voy a manejarlos", le dije a Bones. Siteníamos suerte, Bones podría reconocer el olor de uno de los asesinos. En susdoscientos veinte y tantos años como un vampiro, se había encontrado unmontón de gente no-muertos, y el olor era tan único como una huella digital. A pesar de todo, no tenía muchas esperanzas de que resolviéramos estosasesinatos tan fácilmente. Bones podía conocer un montón de gente no-muerta,pero los vampiros y ghouls cubrían alrededor de cinco por ciento de lapoblación mundial. Incluso con la extensa historia de Bones, eran demasiadospara que Bones conociera a cada uno de los sin pulso, personalmente. pequeño, pulgarcito2
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 27 Bones miró a Tiny, quien me siguió afuera. No levante mi móvil, perohabía sido mi primer instinto. Usar mis conexiones con el gobierno paraahuyentar a los policías fuera de la escena del crimen se había vuelto un habitodespués de los años en mi antiguo trabajo. Esta parte, sin embargo, era todavíarelativamente nueva. "Oigan" grité cuando los policías llegaron y salieron del coche patrulla."Me alegro de que estén aquí, estaba a punto de llamar". "¿Vive usted aquí, señora? Hemos recibido un informe sobre personassospechosas merodeando en el área" dijo el policía rubio, mirando a Tiny deuna manera cautelosa. La mano de su compañero se movió a su pistola. "Muestra esa piel de nuevo y voy a olvidar que no tengo hambre"murmuró Tiny, tan bajo que los policías no podían oírle. Ahogué una risa y me dirigí a los policías de nuevo. "Yo no vivo aquí,pero el lugar de mi amigo fue asaltado. ¿Pueden echar un vistazo?" El policía me dio otro vistazo mientras subía las escaleras al segundopiso. Me sonrió de una manera inofensiva y me asegure de que mis manosvacías estuvieran bien a la vista. Por supuesto, un policía meticuloso sepreguntaría por qué llevaba una chaqueta larga durante una tarde de verano. Cuando estuvieron a unos tres metros de mí, mis ojos grises se pusieronverde brillante. Los miré fijamente, dejando que el encierro del poder deNosferatu nublara sus mentes. ―Nada está pasando aquí", les dije en una firme y agradable voz". "Den la vuelta y váyanse, la llamada fue una falsa alarma". "Nada está pasando", entonó el oficial rubio.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 28 "Falsa alarma", repitió su amigo, su mano dejo la pistola. "Eso es correcto. Continúen. Servir y proteger en algún otro lugar". Ambos se dieron la vuelta y volvieron a su coche sin decir una palabra,comenzaron a conducir. Antes de convertirme en un vampiro, esto hubieratomado veinte minutos y dos llamadas telefónicas para obtener el mismoresultado, a menos que Bones mirara verde a los policías locales para que semarcharan. El control mental vampírico claramente hacia fácil acortar lostrámites burocráticos cuando había escenas del crimen. Bones apareció en la puerta del apartamento sosteniendo dos delgadosbultos, cubiertos por una fina sabana. Para cualquiera de aquellos curiososvecinos, él podría estar cargando persianas de forma horizontal en vez de loque yo sabía que eran- los restos de Shayne y Harris. "Tiny, pone esto en tu bota", dijo Bones. Tiny miró a sus pies en la confusión. Yo resoplé. "Se refiere a tumaletero*. El Inglés británico puede ser confuso a veces". "Eso es sólo porque ustedes los yanquis siguen cambiando el nombre delas cosas", respondió Bones con una mirada maliciosa, entregando los cuerpos aTiny. Luego salto por el balcón, aterrizando en el estacionamiento sinproblemas a su paso cuando él se acercó a Ed y Scratch. Ambos vampirosconsideraron a Bones con tristeza. "¿Qué estás haciendo con sus cuerpos?" preguntó Ed. "Enterrarlos en otra parte", respondió Bones. Scratch pasó una mano por su pelo gris-veteado. "Supongo que estasfuera ahora que has descubierto lo que quería saber".
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 29 Scratch sonó resignado. Yo atrapé una leve sonrisa de Bones cuando bajéal estacionamiento por el camino habitual de las escaleras. "Métanse en el coche", muchachos. Tenemos algunas cosas que discutir". Yo estaba luchando por el volante con Bones cuando Ed y Scratch concautela subieron a nuestro asiento trasero. Desde mi espejo retrovisor vi a Tiny meter los restos de los dos vampirosen su maletero, luego, tanto él como Band Aid estaban dispuestos a irse. "¿De regreso al centro comercial?‖ pregunté, saliendo de la entrada. "Eso está bien, Gatita" respondió. Su brazo descansado en el respaldo desu asiento a la vez que se acomodaba para descansar mientras miraba a Ed yScratch. "¿Tratarían de llevar a los asesinos de sus compañero ante la justicia situvieran ayuda?" les preguntó Bones. Una burla vino de Ed. "Por supuesto. Shayne no se merecía acabar así.No conocía muy bien a Harris, pero probablemente él tampoco. "Maldita sea" murmuró Scratch. Le lancé una mirada de reojo a Bones, preguntándome a dónde iba contodo esto y seguía sin poder conectarme a sus emociones para obtener unapista. Se tocó la barbilla, pensativo. "Podría ser peligroso, incluso con ayuda". Otra burla, esta vez vino de Scratch. "Vivir es peligroso cuando estas sinmaestro, a menos que seas uno de los fuertes afortunados, pero no creo que túsepas mucho de eso".
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 30 Una sonrisa fantasmal cruzo los labios de Bones. "Yo sé una cosa o dosacerca de vivir en peligro, de hecho, pero como ustedes no parecen estar tanbien sin maestro, ¿qué dicen de unirse a mi línea?" Mi mirada voló a Bones antes de mirar hacia el espejo retrovisor. TantoEd y Scratch miraron atónitos. Yo también lo estaba. Lo que Bones estabaofreciendo era similar a una adopción. "Piensen antes de contestar" continuó Bones. "Una vez jurado, no sepuede cambiar de opinión y obtener la libertad de nuevo a menos queformalmente lo soliciten y yo resuelva la concesión de esa petición". Ed dejó escapar un suave silbido, "¿Hablas en serio, ¿no?" "Como la muerte" respondió Bones ligeramente. "He oído que eres un hijo de puta, dijo Scratch tras una larga pausa."Pero también he oído que eres justo. Puedo hacer frente a lo mezquino y lorazonable. A estar por mi cuenta tratando de luchar contra todos los imbécilesque piensan matar a los vampiros sin maestros es una manera fácil de hacersede un nombre por sí mismo".Mi cejas se elevaron ante éste análisis contundente,pero Bones no parecía ofendido en lo más mínimo. "¿Y tú, Ed?‖ "¿Por qué estas ofreciendo esto?" le preguntó Ed, mirando a Bones conlos ojos entrecerrados. "Tu conoces nuestros niveles de poder y que nuncavamos a ser maestros. Tampoco puedes estar interesado en nuestro míserodiezmo, así que, ¿qué hay en esto para ti?" Bones encontró la mirada de Ed. "Para empezar, quiero atrapar a estosghouls, y que me ayuden con eso. También debes haber oído que las guerrasrecientes mataron a varios miembros de mi línea. Ustedes fueron leales a suscompañeros incluso después de que su Maestro murió y no tenían ningunaobligación con ellos. Luego, fueron lo suficientemente inteligente como para no
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 31caer en una trampa potencial sin tener apoyo. Podría usar mas de esosindividuos inteligentes cuya lealtad sería hacia mí, mi esposa y mi co-gobernante sin excepción". Ed encontró brevemente mi mirada en el espejo retrovisor antes de mirarotra vez a Bones. ―Muy bien‖ dijo, cada palabra medida. "Estoy dentro". Bones sacó un cuchillo de plata. Retomé mi atención de nuevo a lacarretera antes de que causara un accidente con mis frecuentes miradas portodo el coche. Además, sabía que Bones no estaba a punto de empezar aapuñalar a Ed y Scratch. Él solo lo estaba haciendo oficial. "Por mi sangre" dijo Bones, marcando una línea en la palma de su mano,"Los declaro, Ed y, a ti Scratch, miembros de mi línea. Si traiciono estejuramento, que mi sangre sea mi pena". Entonces Bones le pasó el cuchillo a Ed, su corte sanándose antes de quelas primeras gotas de sangre salpicaran contra su pantalón oscuro. Nonecesitaba mirar hacia atrás para saber que Ed hacia un corte en la palma de sumano, el nuevo aroma tentador de sangre me dijo eso. "Por mi sangre, te reconozco, Bones, como mi Maestro" dijo Ed con vozáspera. "Si voy a traicionar este juramento, que mi sangre sea mi pena". Scratch repitió las palabras y lo acompaño con otro aroma delicioso quelleno el coche. Aparte de mi incomodidad con todo lo relativo respecto a lo de‗Maestro‘, que se incluía con el linaje de vampiro, yo ahora tenía una opresiónen el estómago solo de pensarlo. No me había alimentado desde la nocheanterior y mi próxima comida podría ser difícil de conseguir ya que tenía queencontrar a alguien aparte de Bones para beber de él. Los vampiros normalestenían un montón de opciones a la hora de comer. El poder de su mirada
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 32significaba que podían merendar de seres humanos sin que sus donantesrecordaran que había sucedido o los vampiros intercambiaban alojamiento ycomida con los seres humanos especialmente seleccionados, a cambio desangre. Yo no tenía esas conveniencias. El control mental no funcionaba en otrosvampiros y no conocía de ningún hogar de no muertos que tuviera vampirosdisponibles para alimentarse. Además, todavía estábamos tratando demantener en secreto mi extraña dieta -y sus efectos secundarios- para que no seconvirtiera en conocimiento común. Por lo tanto, no podía pedirle al siguientevampiro que viera si podía tomar un bocado de él o ella. Scratch pasó el cuchillo manchado de sangre de nuevo a Bones una vezque terminó de jurar su lealtad. Resistí una urgencia repentina por lamer la hojay me concentré en la carretera, haciendo un resumen mental del modo quepodría conseguir sangre. Juan, un miembro de mi antiguo equipo, era un no-muerto justo hace un año, por lo que era una posibilidad. Tal vez podríaconseguir que me enviara algo de su sangre, aunque Juan se preguntaría paraqué la querría. Ninguno de ellos sabía de mi dieta extraña, aun. El mejor amigo de Bones, Spade, sabía de lo que me alimentaba y habíatenido antes su sangre, pero no quería hacer de eso un hábito, Spade era unvampiro Maestro, lo que significaba que él era demasiado fuerte. La mayoría delos amigos de Bones eran demasiado fuertes, en realidad. Maldita sea. No beber de Bones sin pasar hambre sería más difícil de loque había imaginado. "Por ahora, no le digan a nadie de nuestra asociación", dijo Bones a Ed yScratch, centrando mi atención en la situación actual. "Encárguense de susnegocios como si nunca nos hubiéramos conocido. Aquí hay un número en
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 33donde me pueden encontrar. A la primera vista de esos ghouls, me llaman deinmediato, pero no los enfrenten. ¿Entendido?" "Lo tengo" y "Seguro‖ fueron las respuestas. Me preguntaba si ellos dehecho lo entendían. Yo lo hice, y no estaba muy emocionada. Dejé a los vampiros cerca de la fuente Easton en la que nos habíamosreunido, esperando hasta que nos alejamos un par de millas de distancia antesde que inclinara un vistazo a Bones. "Los estás utilizando como cebo". Bones se encontró con mi mirada, su mirada de color marrón sin nadaque ocultar. "Sí""Dios", murmuré. "No les permites que digan a nadie que acaban de serascendidos de sin maestro a pertenecer a un poderoso vampiro por lo que losghouls, todavía los considerarán carne fácil. Eso es ponerlos deliberadamenteen peligro". "No más de lo que estaban antes, como dijeron ellos. Pero ahora si sondañados, voy a tener derechos en virtud de nuestras leyes para investigar",respondió con una lógica fastidiosa. "Créeme Mascota, espero que nada lessuceda, y su utilidad proviene de llevarme en dirección a esos ghouls. Pero siApollyon está detrás de estos ataques, necesitamos una manera de llegar a él sinque parezca que somos unos antagonistas irracionales. Por otra parte... " Bones no tenía que terminar la frase. Por otra parte, Apollyon tendríamás combustible para los rumores de que estoy tratando de ser una especie devampiro Stalin*3. Yo mentalmente había terminado. Cierto, porque eso era loque yo ponía en mi lista de ―Cosas por Hacer‖ cada mañana. Cepillar los3 dictador ruso-hombre de acero, causante del mayor índice de muertes en el mundo, inclusosobre Hitle.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 34dientes. Lavar el cabello. Gobernar el mundo de los no muertos con puño deacero. "No sé por qué los ghouls escuchan a Apollyon sobre que puedo ser unaamenaza de todos modos", murmuré. "Tal vez tenga una dieta loca comovampiro, pero Apollyon ya no puede decirle a las personas que combinare lospoderes de los vampiros con los de ghoul. El cambio se encargo de despotricaresa paranoia de él. La mirada de Bones era amable, pero inflexible. "Gatita, has sido unvampiro por menos de un año. Durante ese tiempo, acabaste con un vampiroMaestro a través de la pyrokinesis y congelado decenas de vampiros en unestupor a través de la telequinesis. Tus habilidades, mas el ocasional latido decorazón, obliga a algunas personas a asustarse." "¡Pero no son mis habilidades!" estallé, "Bueno, el latido intermitente esmío, pero todos los demás fueron poderes prestados. Ni siquiera los tengo ya ysi no hubiera bebido de Vlad y Mencheres, nunca los hubiera tenido en primerlugar‖. "Nadie sabe cómo los conseguiste, o si los has perdido después de untiempo", señaló Bones. "Tal vez deberíamos decirles". Pero incluso mientras lo decía, conocía elerror. Él soltó lo que podría haber sido un suspiro. "Si Apollyon conociera lafuente de tus habilidades, él podría argumentar que puedes manifestar el poderque quisieras con simplemente beber del vampiro que lo tuviera. Mejor quesólo piense que eres extraordinariamente dotada basada en tus propiosméritos".
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 35 En otras palabras, no importa la forma en que tratemos de arreglarlo,todavía doy la impresión de un monstruo peligroso, tomé una respiraciónprofunda con la esperanza de que el gesto familiar me calmara. No lo hizo.Todo lo que hice fue llevar el olor de la sangre a mis pulmones,comprimiéndome el estómago de una manera casi dolorosa. "Que pena que las visiones de tu co-gobernante aún no hayan vuelto consu máxima fuerza. Con ellas podríamos sacar las conjeturas de lo que esta o nohaciendo Apollyon". Bones se encogió de hombros en asentimiento. "Mencheres ha tenidoalgunos vislumbres más del futuro, pero nada relacionado con esto y todavía nopuede comandar sus visiones a voluntad. Con suerte, sus poderes volverán alcompleto pronto". Pero hasta entonces, estamos por nuestra cuenta. "Así que optamos porno decirle a nadie como absorbo poder de la sangre y usamos a Ed y Scratchpara conducirnos a estos ghouls y ver si Apollyon está detrás de ellos‖. "Así es, cariño". Cerré los ojos. No me gustaba el plan, pero en este momento, era nuestramejor opción. "Eso sólo deja una cosa más" dije, abriendo los ojos para dar a Bones unapálida sonrisa. ―Encontrar a alguien que no seas tú para alimentarme."
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 36 Capítulo 4 TRADUCIDO POR ARACELI CORREGIDO POR REPRISSE No reconocí a los guardias que corrieron sobre la pista de aterrizaje delhelicóptero para escoltarnos a Bones y a mí dentro del complejo controlado pormi ex jefe y tío, Don Williams. Ya que otra vez, no había regresado aquí desde elaño pasado. Tal vez debería haber llamado primero. Anunciarme a la torre decontrol una vez que ya estaba dentro de su espacio aéreo no era realmente unaviso, pero Don necesitaba saber acerca de los problemas que amenazaban. Esetipo de información merecía una actualización cara a cara, en mi opinión.Además Juan estaba aquí, y esperaba que estuviera de acuerdo ante la idea dedejarme tomar algo de su sangre. Por supuesto, si fuera del todo sincera, admitiría que el viajeimprovisado en helicóptero al este de Tenessee era por algo más de informaciónque incluso alimentarme. Los negocios habían hecho que Don cancelaranuestros últimos intentos de reunirnos, por lo que había pasado meses desdeque yo había visto a mi tío. Podríamos haber tenido un comienzo difícil ennuestra relación, pero lo echaba de menos. Este viaje era una oportunidad paramatar tres pájaros de un tiro, que Don debería apreciar. Él era todo enmultitareas. Habíamos llegado a las puertas dobles de la azotea cuando Bones sedetuvo abruptamente, uno de los guardias chocó contra él. ―Sangriento Infierno‖ murmuró Bones. Mi cabeza giro hacia los lados, pero nada inusual estaba sucediendo,excepto por el guardia que lucía avergonzado por haberse estrellado contra la
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 37espalda de Bones. Entonces, la lastima y la resolución se deslizó a través de misubconsciente. Me tensé. No eran mis emociones. "¿Qué?" Le pregunté a Bones. Su expresión pasó a ser tan controlada que el miedo se encendió en mí.Los guardias junto a nosotros intercambiaron miradas desconcertadas, pero siellos sabían cual era el problema, yo no podía decirlo. No podía escuchar lospensamientos de nadie, excepto los míos en este momento. Bones tomó mi mano. Su boca se abrió, pero antes de que pudiera hablar,se abrieron las puertas de la azotea hacia el exterior y un musculoso vampirocon pelo castaño corto se dirigió hacia nosotros. "Cat, ¿Qué estás haciendo aquí?" exigió Tate. Ignore la pregunta de mi ex primer oficial, manteniendo mi atención enBones, "¿Qué?" Le pregunté por segunda vez. Su mano apretó la mía. ―Tu tío está muy enfermo, Gatita‖. Algo frío se deslizó hacia arriba por mi columna vertebral, miré a Tate.Por la forma severa de sus hombros, Bones tenía razón. "¿Dónde está él?" ¿Y por qué no me llamaron? La boca de Tate se torció. "Don esta aquí, en Reconocimiento Médico, yno fuiste llamada porque él no quería que lo supieras". Tate no sonaba como si hubiera aprobado esa decisión, pero la ira estallóen mí. "¿Así que el plan era no decirme a menos que hubiera un funeral al queasistir? ¡Bonito, Tate!".
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 38 Lo empujé, sacando mi mano del agarre de Bones para precipitarmedentro del edificio. Reconocimiento Médico estaba en el segundo sub nivel, unpiso por encima del centro de entrenamiento y dos pisos por encima de dondesolíamos hospedar a los vampiros en cautiverio. Apuñalé el botón de bajada delelevador, golpeando mis pies con impaciencia. Unas pocas miradassorprendidas fueron arrojadas en mi camino por los guardias, pero no meimportaba que mis ojos estuvieran brillantes o mis colmillos presionando contramis labios. Si esos guardias no sabían sobre vampiros antes, Tate se ocuparía dealterar sus memorias para que no lo recordaran después. "¿Cómo infiernos sabes tú de Don?" Oí a Tate exigirle a Bones. "Por la escurridiza actividad de dejarlo presentable para ella" fue larespuesta de Bones. "Lectura de mente, ¿recuerdas?" Las puertas del ascensor se abrieron y entré, sin querer escuchar nadamás. Normalmente yo estaría preocupada de dejar a Bones a solas con Tate yaque los dos juntos, eran como el aceite y el agua. Pero ahora, todos mispensamientos estaban en mi tío. ¿Qué pasaba con él? ¿Y por qué iba a prohibirque alguien me dijera algo al respecto? Yo casi salí corriendo del ascensor cuando se abrió en el segundo piso,corriendo por el pasillo y atravesando las puertas que marcabanReconocimiento Médico. Ignore al personal y seguí el camino, no los necesitabapara decirme donde estaba mi tío. La tos de Don y su murmullo a alguien en laúltima habitación de la derecha me dijo eso. Desaceleré cuando llegué a la puerta, sin querer irrumpir dentro en casode que mi normalmente elegante tío no estuviera vestido. "¿Don?" llamé, sintiéndome vacilante ahora que tan sólo unos metros nosseparan.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 39 "Dame un momento, Cat" fue su respuesta, sonaba ronco pero no como siestuviera en peligro inminente de morir. El alivio se extendió por mí. Tal vezDon había contraído la gripe porcina o algo igualmente desagradable, peroahora se estaba recuperando. Una enfermera que no reconocí salió de su habitación, y me dio unamirada para la cual no necesitaba tener habilidades para leer la mente parainterpretarla. "Él se esta vistiendo" dijo en un tono crispado, mientras que un olormolesto a amoniaco fluía de ella. "Tomo eso como que ¿él no lo debería estar haciendo?" Le pregunté. ―No, pero eso no lo detiene‖ respondió sin rodeos. "Puedo oírte, Anne" mi tío castañeó. Ella me dio otra mirada acusadora antes de bajar la voz hasta un susurro."No dejes que se esfuerce demasiado". Una ronda de tos precedió a mi tío murmurando "todavía puedo oírte".Mis cejas se levantaron. Lo que sea que estuviera mal con la salud de Don, susoídos estaban tan agudos como siempre. Después de otra serie de topes sonidos, mi tío abrió la puerta. Llevaba unpoco arrugado la camisa de jersey combinada con pantalones de color gris ajuego con el color de sus ojos. Por un segundo, sólo parpadeé, dándome cuentade que esta era la primera vez que había visto a Don con su pelo algoalborotado y vistiendo algo que no sea un traje y corbata. "Cat, me temo que me has tomado un poco por sorpresa".
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 40 La ironía en su voz era familiar, aunque su apariencia no. En los mesesdesde que yo no había visto a mi tío, parecía haber envejecido diez años. Lasarrugas alrededor de la boca y los ojos eran pronunciadas, el pelo gris casiblanco, y su impecable postura estaba un poco inclinada, me tragué el nudo quese abrió camino en mi garganta. "Me conoces" alcancé a decir. "Siempre soy un dolor en el culo". Don alcanzó a apretarme el hombro. "No, no lo eres. Ni siquiera cuandoestás tratando de serlo". La forma en que lo dijo, combinado con la tristeza que se dibujó en suexpresión, casi me hizo perder el control. Justo entonces supe que su condiciónera terminal. De lo contrario, Don me hubiera dicho con cariño sarcástico que sí,que era un dolor descomunal en el culo y siempre lo sería. No aferrándose a mihombro con un apretón que temblaba mientras él intentaba destellar unasonrisa. Todas las cosas que antes había descartado volvieron en un nítidoenfoque. La tos recurrente de Don las últimas veces que había hablado con él,restándole importancia como "un simple resfriado". Los planes de cancelaciónen el último minuto, reprogramándolas sólo para ser canceladas otra vez... Envolví mis brazos alrededor de él, sintiendo la pérdida de peso que suropa ocultaba, tomando una respiración profunda llené mis pulmones con elolor de los antisépticos, el sudor, y la enfermedad. Más lágrimas quemaban misojos así que parpadee para atrás. Cualquier cosa que estuviera mal en él, la sangre devampiro lo curará, me recordé a mí misma, tratando de obtener un control sobremis emociones. Don probablemente solo estaba siendo obstinado y se negababeber, a pesar de que de toda la gente sabía de los poderes increíbles de lasangre de los no muertos. Bueno, me gustaría llevarlo a reconsiderar esa estúpida decisión.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 41 "Así qué, he oído que no querías que supiera que estabas enfermo" dije,logrando un leve sonido de reprimenda en lugar de preocuparmehistéricamente. Punto para mí. "Has tenido suficiente con que lidiar últimamente", respondió Don. Me desprendí de él y arrastré mi mirada por la habitación. Su cama erauna de esas ajustables donde podrías tener la cabeza y los pies levantados, perocarecía de los rieles normales de hospital a cada lado de ella. Cerca, una laptopestaba abierta sobre una bandeja móvil, junto a varias carpetas apiladas, suteléfono celular, un beeper*(localizador de personas), y un teléfono interno delas instalaciones. "Que típico de ti no dejar de trabajar incluso cuando te ves como si lamuerte estuviera llamándote", dije medio en broma, medio censura. Mi tío me dirigió una mirada perversa."Puede que luzca como si lamuerte me estuviera llamando, pero eres tu quien fue llamada, recuerdas?" Yo podría haber sonreído a su chiste, pero estaba demasiado preocupabapor el tono grisáceo de su piel y la forma lenta y dolorosa en que se movíacuando dio un paso lejos de mí. Mi tío siempre había tenido una presenciaimponente, no importaba las circunstancias, pero ahora, parecía frágil. Eso measustó más que enfrentar a fuerzas enemigas estando desarmada. "¿Qué está mal para que te haya traído aquí?" Le pregunté, de nuevocontrolando mi voz más alta de lo normal. "Tengo una fuerte gripe" respondió Don, sus palabras haciéndoseásperas por la tos. "No le mientas a ella".
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 42 La voz de Bones fluyo dentro de la sala, y unos pocos pasos adelante élapareció. Con su oscura mirada de color marrón enfocada en Don, quienvisiblemente se puso rígido. "Tus habilidades no te dan el derecho a---" "Mi linaje lo hace", interrumpí a Don, apretando los puños. "Eres mifamilia. Eso significa que tengo derecho a saber‖. Y si no me lo dices, soloenverdeceré mis ojos a tu enfermera hasta que ella lo haga. Añadí mentalmente. Don se quedó en silencio durante un largo rato, mirando Bones y a mi.Por último, su hombro se levantó en un gesto débil. ―Tengo cáncer de pulmón". Su sonrisa era forzada, pero su ingenio, suaguda ‗marca personal‘ aun estaba a la altura de la ocasión. "Parece que esasadvertencias en los paquetes de cigarrillos son correctas". Todo en mí se tensó tan pronto como él dijo la palabra ‗C‘. "Pero nunca tehe visto fumar". Solté, sorprendida ante la negación. "Lo dejé antes de conocernos, pero por treinta años antes de eso, teníacomo habito un paquete al día‖. Cáncer de pulmón. Avanzado, demasiado para que luciera de esta formay obligarse a sí mismo a permanecer en el recinto de Reconocimiento Médico.Decir que Don era un adicto al trabajo era decirlo suavemente. En todo eltiempo que lo conocía, mi tío no había tenido tiempo libre para vacaciones,feriados o cumpleaños y mucho menos días por enfermedad. Luego, en mediode mi pasmada asimilación de esta noticia, una seria mentalidad empresarialme invadió, piadosamente bloqueando el dolor, que me hizo sentir como si mehubieran dado un disparo en el estómago.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 43 "¿Supongo que los médicos van a operar? ¿O hacer quimioterapia?¿Ambos? ¿Qué plan de tratamiento te han dado? Suspiró. "Es demasiado avanzado para la cirugía o la quimioterapia, Cat.Mi plan de tratamiento es sacar el máximo provecho del tiempo que me queda". No. La palabra resonó en mi cabeza tan fuerte como esas vocesindeseadas que había tenido antes. Entonces estiré mis manos desde puñoscerrados que había apretado a mis lados, tratando de mantener mi voz muyserena. Llorar y el pánico no ayudarían, pero la calmada lógica lo haría. "Tal vez tu condición ha pasado lo que la medicina tradicional puedetratar, pero hay otras opciones. La sangre de vampiro curaría tus pulmones desufrir un daño mayor, tal vez incluso la remisión del cáncer---" "No" Don interrumpió. "¡Maldita sea!" -Exclamé. Demasiado para un enfoque tranquilo, racional."Estás dejando que la intolerancia estorbe en el camino de tu sentido común. Tuhermano era un idiota antes de convertirse en un vampiro, Don. Cambiar enuno no me hizo malvada, y beber sangre de vampiro para ayudar a tucondición no te volverá malvado". "Lo sé‖ dijo, sorprendiéndome. "Comencé a beber sangre de vampiropoco después de que fui diagnosticado por primera vez hace siete años. Tú lohiciste posible con los vampiros cautivos que traías de vuelta de las misionescuando estabas trabajando para mí. Tienes razón, esta puso al cáncer enremisión, pero el tiempo alcanza a todo el mundo, y lo hizo, por fin, mealcanzo". ¡Siete años! Mi mente se tambaleó. "¿Ocultaste esto todo el tiempo quenos hemos conocido? ¿Por qué?‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 44 El suspiro de Don se sacudió en la garganta. "No confiaba en ti cuando teuniste al equipo, como recuerdas. Entonces, yo no quería distraerte de tutrabajo. Después descubriste que eras mi sobrina... en fin. Cosas sucedieron.Has tenido mucho con que lidiar en los últimos dos años, más que la mayoríade la gente tiene en toda su vida. Yo iba a decirte al respecto, pero quería darmetiempo para ordenar algunas cosas primero". Sabía que mi boca colgaba abierta, pero no lograba reunir la fuerza devoluntad para cerrarla. Bones se me acercó y me tomó la mano, sin palabras,apretándola. "Debes de haber tenido una razón importante para venir aquí sin llamar"dijo Don. "¿Qué está pasando?‖ No podía creer que él esperara que yo solo cambiase el tema, como si eltema de su inminente muerte no valiera la pena discutirlo. "La quimioterapia, la cirugía, y la sangre de vampiro puede que no seancapaz de ayudarte, pero yo todavía puedo". Las palabras se derramaronimprudentemente. "Soy un vampiro ahora y puedo hacerte uno también. No medebes ninguna lealtad o nada de esa basura y cambiando todo se curara--" "No"La única palabra era suave pero contundente. Mi farfullante argumento,instantáneamente se desvaneció cuando Don fue preso de una atormentada tos. ―Pero no puedes... tú no puedes solo morir ", le susurré. Se enderezó, controlando la tos. La misma voluntad feroz que habíaordenado a Tate a dispararme el día que nos conocimos aún estaba en sus ojosgrises. "Sí puedo. Se llama ser un humano".
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 45 Tragué saliva duramente. El mismo argumento que había utilizado unavez con Bones para racionalizar por qué una relación entre nosotros no podríafuncionar acababa de ser arrojado en mi cara. Ahora sabía la frustración queBones debió haber sentido en ese momento, porque tenía una urgenciarepentina de sacudir a Don hasta que la ciega terquedad saliera de su cabeza. Pero como no podía hacer eso, probaría con otra táctica. "Eresindispensable para este operación. Si te vas, yo no seré la única que sufrirá.Piensa en el equipo". "Ellos tienen a Tate," me interrumpió Don. "Ha llevado estedepartamento durante los últimos tres meses y está haciendo un trabajoexcelente". "Tate se necesita en el campo, no para la administración", discutíamientras que aun me tambaleaba por esta nueva información. "Sólo tienes unvampiro mas y un ghoul en el equipo además de Tate. Eso no es suficientecuando vas detrás de los no muertos. Además, una grave mierda se estápreparado con los ghouls en este momento." Una tos hizo que Don pausara antes de responder. "Puede que prontotengamos otro vampiro en el equipo". Debe ser Cooper. Él era el siguiente en la línea de perder su pulso. Pareceque un montón de cambios habían sucedido. Incluso si no fuera un ex miembrodel equipo, yo pensaba que ser un amigo y familia significaba mantener unlazo. Hombre, estaba equivocada. "Cristo Todopoderoso", murmuró Bones. Don le lanzó una mirada. "Hablaremos de eso más tarde. Ahora dimequé problemas se están fomentando con los ghouls, Cat‖.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 46 La expresión de mi tío dijo que proseguir discutiendo las razones obviaspor las que debía salvar su vida sólo sería un sin sentido ahora. Traté demantenerme lo suficientemente completa para centrarme en el por qué habíavenido, pero me sentía como si el suelo acabara de abrirse debajo de mí. "¿Recuerdas que el año pasado un líder ghoul, Apollyon, fue quien dio aconocer la posibilidad de que yo posiblemente cambiaría en un híbridovampiro-demonio? Bueno, no se ha calmado...‖ *** Varios minutos más tarde, yo le había dado a Don todos los detalles quenosotros conocíamos. Él tiraba de su ceja como escuchaba. Cuando hubeterminado, dejó escapar un profundo suspiro. "Esos vampiros reportándose ante ti es un buen comienzo, pero no creoque sea suficiente. Si aumentan las hostilidades entre los vampiros y ghouls, losseres humanos se llevan la peor parte de la lluvia radiactiva. Necesitamos aalguien infiltrado en el grupo de Apollyon. Averiguara todo lo que nosotrosestamos sólo tratando de adivinar". Dejé escapar un gruñido. "Eso sería genial, pero hay un problema.Cualquier ghoul en el que nosotros confiemos para espiar, sería asociado aBones y lo matarían en el acto. Encontrar a alguien fuerte y confiable queApollyon no reconozca será difícil... " Mi voz se fue apagando hasta que Bones enarcó una ceja. Don me dio uncorto asentimiento. "Dave". Cerré mis ojos, odiando la idea de mi amigo en esta situación, pero Donestaba en lo cierto. Dave era inteligente, fuerte, con experiencia y ya muerto.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 47Bones había resucitado a Dave como ghoul hace más de dos años después deque Dave había sido asesinado en una misión, pero pocas personas en el mundono-muertos había conocido a Dave. Había estado demasiado ocupado comomiembro del equipo de Don para pasar el rato en fiestas de colmillos ocomedores de carne. "Vamos a preguntarle a él" decidí. "Permitámosle que decida si quierehacerlo. Ir encubierto siempre es peligroso, pero ir de incógnito para infiltrarseen un grupo de asesinos fanáticos no-muertos es demasiado arriesgado paraordenarlo". "Ve por él" dijo Don. "Él está en la sala de la ruina". Enfrente la mirada de mi tío intratable, con una igualmente obstinada."Voy a ir por él y vamos a hacer frente a la situación ‗ghoul‘, pero no estoyrenunciando a ti. Piensa en mi oferta. Acerca de todos los cambios positivos quepodrías hacer en el mundo si todavía estuvieras vivo". Él me dio una leve sonrisa. "Yo siempre voy a morir, Cat. Ya sea en unosmeses o unos años, es inevitable. Ya deberías haber aceptado eso, pero no es así.Has pensado con la mente de un vampiro desde el día en que nos conocimos.Tus colmillos son nuevos, pero esa es la única diferencia que veo desde quecambiaste". Me mordí el labio, negándome a reconocer que podría tener razón. "Voya buscar Dave."
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 48 Capítulo 5TRADUCIDO POR ARACELI Bones siguiéndome, tratando de concentrarme en nada, pero la tristezade mi tío, la mirada obstinada. Click-click-click iban mis zapatos en la baldosa.Cáncer de pulmón. Click-click-click, llevándome cerca del ascensor. Más allá del dela cirugía, la quimioterapia o la sangre de vampiro. Click-click-click. Sabido por sieteaños. Una vez dentro del ascensor sin embargo, mi control se agrietó y laslágrimas empañaron mi visión. Aparte de mi madre, Don era la única familiareal que me quedaba. Mis abuelos habían sido asesinados hace varios años y mipadre estaba cumpliendo una nueva definición de "tiempos difíciles" debido aque en varias ocasiones trató de matarme. A pesar de que nuestra relaciónestaba en ninguna parte cerca de lo normal, en los últimos años, Don se habíaconvertido en lo más parecido a un padre que yo hubiera tenido nunca. Y pronto se iría. Para siempre Bones me recogió entre sus brazos. Con su altura, mi cara fue presionadaa su clavícula, su fría chaqueta de cuero contra mi mejilla mientras su manoalisaba mi pelo. Me aferré a él, hundiéndome en el oasis de sus brazos, sentía sufuerza no sólo en la musculatura de la pared de su cuerpo, sino también en elpoder que me envolvía como una nube espesa como si dejara caer el escudo desu aura. Entonces lo alejé, limpiando el rosa de mi visión con varios parpadeos. Siahora permitía que esto se alojara en mí, no sería capaz de manejar lasimportantes tareas que se venían. No estaba renunciando a Don, pero tenía que
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 49mantenerme unida y concentrarme en lo que se necesitaba hacer. Este no era elmomento para caerme en pedazos. "Estoy bien" le dije a Bones, sosteniendo en alto una mano cuando éldebió hablar. "Vamos a buscar a Dave. Una crisis a la vez, ¿verdad?‖ Las puertas del ascensor se abrieron para revelar un oscuro apuestovampiro en el otro lado, el pelo negro recogido en una coleta suelta y sunormalmente expresión traviesa controlada. "Oye, Juan‖ dije, dirigiendo una sonrisa residual. "Querida*" murmuró, abriendo sus brazos. A pesar de que estaba molestacon él, entré en ellos, dándole un abrazo breve. "Lo siento4” susurró cuando lo dejé ir. "Sí, yo también lo siento‖ le respondí con frialdad. "Tu, Tate, Dave--todosUstedes deberían habérmelo dicho" "Don nos hizo prometer que no hacerlo. No quería preocuparte‖. Estaba demasiado molesta para reírme de la ironía de eso. "Ahora esdemasiado tarde" "Bones, mi amigo como está usted?5", dijo Juan de inmediato. Bonesrespondió en el mismo idioma, pero yo estaba demasiado distraída paramolestarme en traducir su español mientras me dirigía a la Sala de la Ruina. Apesar de mi promesa de no pensar acerca de la condición de Don, una parte demí todavía estaba ocupada planeando la manera de salvarlo. Tal vez la sangre devampiro que Don utilizaba para tratar su cáncer no era lo suficientemente fuerte. Si4 En español5 En español
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 50comenzara a ingerir la sangre de un vampiro Maestro---como Bones o de Mencheres--tal vez sus resultados serían diferentes. Más al fondo del pasillo, las puertas dobles para el área de formación seabrieron y Tate salió. Se dirigió directamente hacia mí, pero yo ni siquiera lomiraba mientras me dirigía a grandes zancadas por el pasillo hacia la habitaciónque él acababa de dejar. Tate me tomó del brazo cuando empatamos uno con el otro. "Cat, hayalgo que necesito---" "Guárdatelo" respondí, empujando fuera su mano, "No podías correr losuficientemente rápido para contarme cuando pensabas que Bones me estabaengañando el año pasado, pero cuando se trataba de Don y algo que esrealmente verdad, entonces eres todo respeto y silencio". "Eso no es---‖ empezó, alcanzándome una vez más. Bones agarró a Tate antes de que su mano pudiera rozar mi piel,apareciendo más rápido que si se hubiera materializado del aire que nosrodeaba. "Si te apetece conservar esto‖ dijo en un gruñido, mientras que sus dedosse apretaban en el brazo de Tate. "No trates de tocarla otra vez". En cualquier otro momento me hubiera opuesto, a sabiendas de queBones nunca alardeaba y que él podía rasgar el brazo de Tate, pero hoy no meimportó. Fuera del silencio de todo el mundo acerca de la salud de mi tío. El deTate me lastimaba más. Sí, las cosas habían sido tensas entre nosotros desde queBones volvió a entrar en mi vida, pero durante mucho tiempo antes de eso, Tatehabía sido mi mejor amigo. Enfrentando la muerte juntos en innumerablesmisiones, forjando fuertes lazos entre nosotros pero esto fue el colmo para mí.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 51 "Mejor aún, trata de tocarme de nuevo y seré yo quien va a rasgar tubrazo" chasquee, dando un paso en torno a él para continuar por el pasillo. "Heaguantado mucho de ti a pesar de tu animosidad hacia Bones y tu negativa aaceptar que tú y yo nunca seremos más que amigos. Pero después de esto,hemos terminado, así que se mantente lejos de mí". Detrás de mí, Juan se aclaró la garganta. "Ah, querida.*." "No te molestes defendiéndolo" respondí, abriendo de un tirón laspesadas puertas de la zona que habíamos llamado Sala de la ruina debido alintenso entrenamiento que teníamos. "Yo no---" Mi voz se desvaneció mientras mis ojos se desorbitaban. Allí, en mediode la habitación, estaba una vampira morena corriendo a través de lo queparecía ser una carrera de nuevos obstáculos, fácilmente esquivando losbloques de cemento que se balanceaban hacia ella. "¿Qué?" jadee. La vampiro no me oyó. Tate murmuró algo que sonó como ‗Intentéadvertirte‘, pero no me di la vuelta. Ella esta usando un uniforme, mi mentevagamente señaló, inmediatamente seguido de ¿Por qué INFIERNOS ella estáusando un uniforme? "¡Mamá!" Le grité. "¿Qué estás haciendo aquí? Su cabeza dio vuelta-y entonces fue golpeada lejos de sus pies por elsiguiente oscilante bloque de cemento. Incluso desde la distancia, Atrapé laagraviada mirada que mi madre me echó mientras volvía atrás. "¡Crawfield descuidada!" Cooper le ladró desde su posición desupervisión en la carrera de obstáculos. "Catherine está aquí" ella respondió, señalando.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 52 Él se dio la vuelta, una mirada culpable cruzo sus rasgos moca. Misorpresa se desvaneció lo suficiente para marchar hacia el interior, apenasdándome cuenta que Bones murmuraba en voz baja que ellos estabansangrientamente con suerte de que mi temperamento ya no se manifestara enfuego. Él estaba en lo cierto. Si hubiera sido hace tan sólo seis meses antes, elfuego hubiera sido disparado de mis manos por esta nueva sorpresa a mis yavolátiles emociones. Tres meses antes y hubiera enterrado toda actividad en laSala de la Ruina con un apretón furioso de mi mente. Pero con esas habilidadesprestadas ya idas, todo lo que podía hacer era atacar con mi voz. "Tu tienes que estar bromeando" escupí a la sala en general". Pensé que erauna mierda que nadie me dijera acerca de la condición de Don, ¡Pero quiensabría que tenían mas secretos aún bajo la manga!" "Todo el mundo, tómense diez" Dave hablo en voz alta. La docena demiembros del equipo habían parado la extenuante actividad en la que estabaninvolucrados, marchando de la habitación---tomando la puerta opuesta a la queyo estaba más cercana, advertí. En cuestión de minutos, la sala de entrenamiento estuvo vacía de todo elmundo, pero Cooper, Dave Tate, Bones, Juan y mi madre quien era la únicaaparte de Bones que no tenía una expresión avergonzada. "Catherine, deja dereaccionar exageradamente", dijo en una forma de reprimenda mientrascaminaba hacia mí. "Después de todo, no estoy haciendo nada que tu no hayashecho por más de una década". "Y he sido casi asesinada más veces de las que puedo contar" replique,resistiendo la tentación de sacudirla.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 53 Su mirada azul endurecida. "Fui asesinada", respondió rotundamente."Esconderme de la maldad en este mundo no hizo nada para protegerme. Noentonces y, no las otras veces antes de esto tampoco". La culpa me apuñalo a través de sus palabras, quitando parte de mi ira.Aparte de la noche en que ella conoció a mi padre, cada otra vez que había sidomaltratada por vampiros y ghouls fue por mi culpa. Los monstruos no luchanlimpio, y cuando fueron detrás de mí, también fueron detrás de aquellos queeran cercanos a mí. El último vampiro con el que me había enredado pensabaque forzar el cambio de mi madre sería la cosa justa para darme una lección. Yosolo lamentaba no poderlo matarlo más de una vez. "Grande es la diferencia entre ocultarse del peligro y correr de cabeza asus brazos" señaló Bones en un tono más razonable del que yo había usado. "Nopuedes deshacer el mal que te causaron por tener dominio sobre tu cabeza,Justina". ―Tienes razón, yo estoy más allá del arreglo‖ dijo, una desolaciónintermitente cruzo los rasgos que parecían de unos treinta años en vez decuarenta y seis. "Pero otras personas no", prosiguió. "No puedo cambiar lo quesoy, pero matar a ese vampiro hace unos meses me mostró que al menos puedousarlo para asegurarme de que otros no terminen de esta manera". Es como escucharme a mí cuando era más joven, pensé con incredulidad.Durante mucho tiempo, odie lo que era y descargaba mi ignorancia y odio enotros vampiros, pensando que sería equilibrar la balanza en contra de mi padre.Si no fuera por Bones que me mostró que el mal era una decisión, no unaespecie, puede que aun estuviera atrapada en ese círculo vicioso deautodestrucción. Y esta fue la segunda vez en el día que había estado en el extremoreceptor de los mismos argumentos obstinados que alguna vez había utilizado.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 54Lancé una mirada rápida y suplicante hacia arriba. En cualquier momento en quedesees suspender los reembolsos, Dios, sería genial. "Podrías matar a cientos de vampiros y ghouls deshonestos, pero aun asíno hará que el dolor desaparezca" dije finalmente, mi sensación de déjà vucrecía mientras repetía algunas de las mismas cosas que Bones me dijo en aquelentonces. "Créeme, lo sé. Sólo aceptándote a ti mismo hará que el dolordisminuya, y eso significa aceptar incluso las partes que no te gustan o noelegiste". Mi madre miró hacia otro lado, parpadeando con un repentino brillorosado en sus ojos, "¿En serio?" Rodney me aceptaba. Mira a dónde lo llevó. "Rodney no sólo te aceptaba, él te amaba", dijo Bones en voz baja. "Deotro modo no habría muerto tratando de salvarte". Ella se giró hasta que su espalda estuvo frente a nosotros, pero a pesar deque su columna estaba recta. Vi temblar sus hombros. Quería abrazarla, perosabía que la simpatía sólo sería sal en la herida. Un abrazo no traería de vueltaal único hombre con el que ella había tenido una relación real."Voy detrás de cada sucio chupasangre que pueda" dijo después de un largomomento, aparentemente ajena al hecho de que se había ofendido así mismapor lo de su comentario de ‗sucio chupasangre. Cuando se dio la vuelta, sumirada estaba desprovista de color rosa y en su lugar se iluminó de verdevampírico. "No tienes control sobre esto. Lo único que puedes controlar es si lohago con el apoyo de tu antiguo equipo, si es que lo hago a través de su versiónde formación básica, o por mi cuenta". "Incluso con su apoyo, probablemente aun conseguirás ser asesinada. Nosabes lo peligroso que es". Dejé escapar un suspiro de pura frustración. "Porfavor, no hagas esto". Su mandíbula apretó hasta que crujír. "Lo estoy haciendo".
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 55 "¡Dios, eres tan terca como Don!" dije harta. "Así de terca como alguien que conozco, también" murmuró Tate en vozbaja. "Cierra la boca, Tate‖ le espeté. "Gatita", Bones puso una mano sobre mi brazo. Las olas de calmaparecían arrastrarse sobre mi subconsciente, calmando mis emocionesretorcidas como un bálsamo aplicado en una quemadura. "Algunas cosas no sepueden enseñar, sólo se aprenden. Pero hay una cuestión que podemos cambiar;detener a estos ghouls radicales6. Si sus números crecen, cada vampiro estará enpeligro, incluyendo a tu madre". Bien. Ese problema no me esperaría para que intentara hacer entrar enrazón a mi obstinada familia sin sentido. Tenía que centrarme en lasprioridades. En primer lugar: Detener la letal propaganda fascista7 en lacomunidad ghoul que había dejado ya un rastro de cuerpos de vampiros sinMaestro. Entonces podría continuar intentando hablar con mi madre y mi tío desus deseos de muerte recién descubierta. Algo cínico en mí se preguntaba si los fanáticos ghouls podrían llegar aser más fáciles.6 La radicalidad en el área política se refiere a cualquier postura política que en su prácticaintente a la consecuencia lógica de sus premisas, o que sus propuestas pretendan un cambioprofundo de las estructuras sociales o políticas vigentes. Puede aplicársele en teoría a cualquiermovimiento o ideología. No debe confundirse con extremismo ni purismo.7 Fascismo: El concepto de «régimen fascista» puede aplicarse a algunos regímenes políticostotalitarios o autoritarios de la Europa de entreguerras y a prácticamente todos los que seimpusieron por las potencias del Eje durante su ocupación del continente durante la SegundaGuerra Mundial.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 56 Me quedé mirando a los miembros de mi antiguo equipo. "Ustedeschicos están en mi lista de mierda, tanto por ocultar esto y por ocultarme lacondición general de Don, pero tenemos problemas mucho más grande. Venconmigo para enseñarte lo que es velocidad. Mamá". Negué con la cabeza.―Vamos a hablar más tarde." Ella rehízo su cabello oscuro en una tirante cola de caballo mientras sealejaba. "Mucho más tarde. Tengo entrenamiento por las próximas horas".
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 57 Capítulo 6 TRADUCIDO POR PARGULIN Don se sentó en la cama, había una máscara de oxígeno sobre la mesajunto a él. Por las débiles líneas alrededor de su rostro, la había tenido puestaantes de que entráramos. Le habría dicho que siguiera usándola, pero porsupuesto, esa lógica sólo habría caído en oídos sordos. Cerré la puerta detrás denosotros seis y luego procedí a explicar resumidamente la situación con losghouls como la conocíamos. ―Como le dije a Cat, necesitamos a uno de los nuestros en este grupo,‖declaró Don una vez que terminé. ―Es lo suficientemente importante por lo quete pido a ti, Dave, que tomes una licencia de larga duración del equipo parainfiltrarte con estos fanáticos. Nuestro país tiene suficientes problemas con losterroristas humanos. No podemos darnos el lujo de dejar que los no-muertosganen poder. Los resultados podrían ser catastróficos.‖ Dave se pasó una mano por el pelo. ―Eso es jodidamente cierto. Lo haré.‖ Sabía que esa iba a ser su respuesta. Dave nunca rechazaba una misiónpeligrosa. Ni siquiera después de que había resultado muerto en una. Una satisfacción se dibujó en mi subconsciente por un instante antes deque se hubiese ido. Le di una mirada a Bones, justo a tiempo para coger susonrisa antes de que, también desapareciera. Entonces comprendí todo degolpe. Él había previsto esto todo el tiempo. Bones sabía lo que Don haría si lehablaba de los ghouls, y también sabía que lo habría rechazado si hubiera sido
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 58él quien sugiriera que Dave fuera el operativo encubierto. Maldición, ni siquierame gustaba usar a Scratch y Ed como cebo, y acabábamos de conocerlos. No era de extrañar que hubiese estado tan interesado en venir aquícuando abordé el tema de dejarnos caer donde mi tío. Yo quería esperar hastamañana, pero Bones dijo que deberíamos ir de inmediato. Pensé que era sóloporque quería estar de regreso en Ohio rápidamente en caso de que Scratch yEd se toparan con los ghouls esta noche, pero había tenido otro plancompletamente diferente. ―Tú y yo tendremos una charla más tarde," le dije en voz baja, medida. Arqueó una oscura ceja, pero Bones no pretendió ignorancia en cuanto alo que sería el tema. ―¿Por qué eres el punto focal en la retórica de este ghoul de nuevo, Cat?‖Preguntó Tate, su mirada añil parpadeando entre mí y Bones. ―Creí que laparanoia de Apollyon contigo había terminado cuando te convertiste en unvampiro completo.‖ Me moví, incómoda. Este era un tema que esperaba evitar, pero si Daveestaba arriesgando su vida y mi viejo equipo estaba en desventaja por perder auno de sus miembros en una misión extendida, merecían saberlo. ―Okey, tengo algo así, como una especie de desorden alimentario...‖comencé antes de dar los detalles de mi dieta inusual y sus posteriores efectossecundarios. *** El silencio descendió sobre la sala. Mi tío se veía demasiado sorprendidocomo para toser incluso, mientras el resto de los chicos me miraban condiversos grados de asombro.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 59 ―¡Comes vampiros y absorbes sus poderes?‖ espetó Juan. “¡Madre deDios!”8 ―Y pensaba que te habías ganado el premio al fenómeno como unamestiza, Comandante,‖ murmuró Cooper. Luego lanzó una mirada a Bones.―Aunque supongo que él te mantiene bien alimentada.‖ Dave movió lentamente la cabeza. ―Siempre tienes que hacer las cosasdiferentes, Cat. Supongo que esto no debería ser la excepción.‖ Tate aún no había hablado, pero su mirada me rastrillaba. ―Parece que nosomos los únicos que mantuvieron secretos,‖ dijo al fin. ―Eso ni siquiera es lo mismo,‖ le contesté bruscamente. ―Por supuesto que no,‖ dijo en un tono que gritaba mierda. ―Hemos estado manteniendo lo que causa mis habilidades en secretoporque no queríamos dar a Apollyon otra herramienta para incitar paranoia,‖dije con exasperación. ―Bajo circunstancias normales, no creo que a nadie leimportara si me alimentara de sangre no-muerta en lugar de humana, pero esevidente que algunos ghouls no están pensando normalmente. ¿Por qué echarmás leña al fuego?‖ El silencio encontró a esta pregunta, pero era más retórica por lo que noesperaba una respuesta. ―Ahora que todos conocemos el plan, Bones y yo nos vamos,‖ continué.―Tenemos que volver en caso de que nuestros espías vampiros llamen, por nohablar de que dejé a mi gato en una cueva con sólo un fantasma para velar porél.‖8 En español
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 60 ―No nos podemos ir aún,‖ declaró Bones. Le lancé una mirada cautelosa. ¿Qué más tiene bajo la manga? ―¿Porqué?‖ Su boca se curvó. ―Porque todavía tienes hambre, Gatita.‖ Oh, cierto. En medio de todo lo que había sucedido en el último par dehoras, me había olvidado de eso. Me aclaré la garganta, la incomodidadestableciéndose. ¿Cuál era la etiqueta adecuada para preguntarle a un amigo sipodía beber su sangre? ―Um, Juan, ¿Estarías dispuesto a–‖ ―Bebe de mí,‖ me cortó Tate. Esmeralda tiñendo su mirada. ―Eso era loque estabas a punto de preguntarle, ¿no?‖ ―No tú,‖ dije mientras Bones se ponía rígido como una serpiente decascabel lista para atacar. ―Ya te lo dije antes, estoy perdiendo la pacienciacontigo.‖ Algo así como un resoplido se le escapó. ―No me estoy ofreciendo porrazones personales. Después de ver cómo te ibas con el Príncipe de lasTinieblas9 en lugar de mí cuando pensabas que Bones te estaba engañado, porfin lo entendí. No me quieres y nunca lo harás. Ni siquiera si Bones no estuvieseen el cuadro.‖ Mis ojos se ampliaron aún cuando Bones murmuró, ―Pensé que nuncasangrientamente lo ibas a entender.‖ Cooper y Juan fingieron de pronto sersordos, pero mi tío le dio una mirada pensativa a Tate. ―Entonces, ¿Por qué quieres que Cat tome tu sangre?‖ preguntó Don.9 se refiere a Vlad
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 61 Tate cuadró los hombros. ―Porque yo soy el líder de este equipo, así quesi la sangre de cualquier persona es derramada, será la mía.‖ La más extraña forma de nostalgia se apoderó de mí. Este era el Tate, quehabía roto mi fría reserva cuando por primera vez me uní al equipo hace variosaños. Una persona fuerte que nunca dudaba en ponerse a sí mismo en laprimera línea, ya sea por sus amigos o por su unidad. No la persona terca,cáustica que había intentado varias veces abrir una brecha entre Bones y yo. Laamistad que acababa de jurar estaba muerta entre nosotros dio un pequeñosuspiro de vida. ―No voy a morderte. Una aguja y una bolsa, así es como vamos ahacerlo,‖ establecí. Tate se encogió de hombros. ―Como quieras.‖ Don pulsó un botón. ―Anne, ¿Puedes traer en una jeringa, un catéter, yuna bolsa vacía?‖ La enfermera le respondió con una afirmación y trajo los elementosrequeridos en dos minutos. Tate se puso la aguja él mismo, agitándole unamano a Anne, y pronto la bolsa de plástico comenzó a llenarse con líquidocarmesí. Mi estómago soltó un ruido sordo que estaba segura de que cada personaen la habitación pudo oír, para mi vergüenza. ―¿Vas a decirnos por qué no estás bebiendo de él?‖ preguntó Tate,señalando con la cabeza hacia Bones. ―Él es demasiado fuerte. Estoy recibiendo más capacidades de las quepuedo manejar,‖ contesté, tratando de no mirar fijamente a la bolsa que estabaahora medio llena.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 62 ―Y alguien como yo es agradable y débil.‖ Tate dejó escapar unresoplido. A pesar de que Tate se merecía recibir varios cortes por toda la mierdaque había sacado los últimos dos años, no me atreví a echar sal en la herida. ―Túno eres débil, eres sólo un vampiro joven. Si tuvieras la edad de Bones, estoysegura de que sería demasiado fuerte para beber de ti.‖ La diversión de Bones revoloteó en mi subconsciente, incluso mientrasTate murmuró, ―PTI10, la lástima es peor, así que la próxima vez, no trates delevantarme el ánimo.‖ Levanté mis manos. Hombres. Era imposible razonar con ellos. ―¿Cómo pretendes que Dave se ponga en contacto mientras esté deencubierto?‖ preguntó Bones a Don, cambiando de tema. Mi tío frunció el ceño. ―De la forma habitual. Reportándose cada vez quepueda hacerlo de forma segura.‖ ―Demasiado arriesgado, eso,‖ declaró Bones. ―Su móvil puede sermonitoreado, sus mensajes de texto e e-mails copiados... necesita un método decomunicación del que los ghouls no sospechen, mientras que él siguaganándose su confianza.‖ ―¿Y qué método es ese?‖ preguntó Don, escepticismo pesado en su voz. La sonrisa de Bones era astuta. ―Correo fantasmagórico.‖ ―¡Por supuesto!‖ exclamé, repentinamente sintiéndome mejor sobre lasposibilidades de Dave. ―Los otros ghouls, si es que llegan a notar a Fabian,10 Para tu información
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 63simplemente lo ignorarán. Además, Ohio está lleno de líneas Ley, por lo que sepodrá viajar más rápidamente si hay problemas y Dave tiene que ser extraído.‖ Don se veía intrigado. ―¿El fantasma estará de acuerdo con todo esto?‖ ―Le preguntaremos, pero apuesto a que dirá que sí‖. Mi estado de ánimose alivianó aún más mientras consideraba esto. ―Fabián me dijo que por encimade todo, echa de menos sentirse útil. Ser incorpóreo limita un montón de cosasen las que puede participar, ¿sabes?‖ Fabián también extrañaba la compañía, que era la forma por la que habíaacabado conmigo y Bones. La soledad no se limitaba a los vivos, después detodo. ―¿Por qué no podemos simplemente enviar a Fabian a espiar a los ghoulsy reportarse, en lugar de enviar a Dave como infiltrado con Fabián comocontacto?‖ preguntó Cooper. Apreté los labios. Por mucho que esa opción me atrajera por representarla menor cantidad de peligro, no era práctico. ―Los fantasmas son generalmente ignorados, pero para que Fabián recojala misma cantidad de intel11 que Dave podría haciéndose pasar por un nuevorecluta, tendría que ir a caballito con los ghouls. Si suman dos y dos sobre queel mismo fantasma siempre está cerca, podrían alimentarnos con informaciónerrónea a través de él.‖ A veces hacer las cosas a la antigua es la mejor opción, incluso si esosignificaba un riesgo mayor. Tate sacó la aguja de su brazo, y el pequeño orificio se curó antes de queme entregara la bolsa ahora llena.11 Intelligence (información)
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 64 ―Hay alguien más que podría ser útil en esta operación,‖ dijo lentamente.―Un reportero independiente que sigue revelando información clasificadaparanormal al público.‖ ―¿Cómo puede un reportero ayudar a rastrear a un grupo de ghoulsfanáticos? Dudo que anuncien sus manifestaciones anti-vampiros en elperiódico.‖ ―Este tipo tiene buenos instintos,‖ respondió Tate con un toque deseveridad. ―Es tan bueno que ahora tenemos un empleado cuya única funciónes encontrar formas para desacreditarlo cada vez que su revista on-line UglyTruth12 publica demasiadas cosas que el público no está preparado para saber.‖ No estaba convencida de que un reportero pudiera ayudar.Especialmente no uno que cargara Internet con sensible informaciónsobrenatural, pero nada estaba más lejos de mí como para dejar cualquierpiedra sin voltear. ―¿Así que van a detener a este Morfeo moderno y hablar con él para queayude a nuestra causa?‖ La boca Tate se curvó. ―No, Cat. Tú lo harás, porque para empezar, pasaque está en Ohio.‖12 La Horrible Verdad
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 65 Capítulo 7 TRADUCIDO POR PARGULINMiré a la estrecha carretera frente a nosotros, gruesos árboles en ambos ladosdándole al área una sensación de estar aislada natural. ―De todos los lugares, supuse que él vendría aquí,‖ murmuré. ―Si somospermitidos en la puerta, estaré sorprendida.‖ Bones me dio una sonrisa inclinada mientras dirigía el coche desde lacarretera al camino de grava. Una puerta abierta a un kilómetro por delante erael único indicador de que este camino llevaba a algo más que un callejón sinsalida. ―Vamos a conseguir entrar. Confía en mí.‖ Una vez que pasamos la puerta tipo cadena, un gran almacén apareció ala vista. Desde fuera, parecía abandonado, ventanas tapiadas, y sólo algunosrestos de basura en el estacionamiento vacío. Si no tuviera oído sobrenatural, nohabría escuchado la música flotando fuera de las paredes insonorizadas, perofragmentos de canciones montaban en el viento mientras puertas invisibles seabrían. Bones dio la vuelta por la parte de atrás. Una vez detrás del almacén, otrazona de estacionamiento apareció a la vista, está llena de coches. Debido a suclientela inusual, la verdadera entrada al club estaba aquí, la imagen decrépitadel frente del almacén fue creada sólo para disuadir a los automovilistas quepasan por casualidad.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 66 ―¿Por qué no simplemente pasamos el rato aquí hasta que salga delclub?‖ le pregunté. ―Si vamos adentro, podríamos ser reconocidos.‖ Había dejado mi anillo de bodas en el hotel en el que nos registramos,pero no había teñido mi pelo o hecho cualquier otra cosa para disimular miapariencia. Y la apariencia de Bones significaba que se destacaría sin importarde qué color tuviera el pelo. Se encogió de hombros. ―Es mejor si nos reconocen. Sólo vamos a estaren Ohio unos días más, pero si somos vistos frecuentando pubs, hay menosposibilidades de los esos ghouls vayan a pensar que estamos tras ellos.Esperarían que permaneciéramos ocultos si lo estuviéramos.‖ Tenía un punto. Yo había esperado que permaneciéramos ocultos,después de todo. ―Además.‖ Algo frío brillaba en los ojos de Bones a pesar de que su vozseguía siendo ligera. ―Si piensan que no somos conscientes de cualquier peligro,algunos de ellos podrían ser lo suficientemente estúpidos como para tratar algocon nosotros. Sólo necesito mantener con vida a uno para comprobar que esApollyon quién está detrás de estos ataques.‖ Me moví en mi asiento. Ponme en modo lucha directa y no tenía reparosen volverme letal, pero cuando se trataba de la clase de interrogatorios de losque Bones estaba hablando, deseaba que hubiera una mejor manera. No lahabía, por supuesto. No cuando se trataba de los no-muertos, y si las cosastenían que ponerse problemáticas para detener un levantamiento potencial deghouls... bueno, llámame Hannibal Lecter13. Con escote.13El Dr. Hannibal Lecter es un célebre personaje de ficción de una novela, aunque es másconocido por la película ―El silencio de los Inocentes‖, le gusta comer gente
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 67 Unos faros brillaron en el espejo retrovisor mientras otro coche entrabaen el estacionamiento. Tiny y Band-Aid mantendrían un ojo aquí fuera. Esosignificaba que no habría ninguna emboscada sorpresa más tarde, cuandosaliéramos del club, lo que hizo que me relajara. Bones estacionó el coche y yo salí, sacudiendo algunas motas de pelusade mi falda color carbón. Era más apretada de lo que prefería, además de losuficientemente baja como para exponer mi ombligo y varias pulgadas de miestómago con mi top halter, pero el objetivo era verse más interesados en ladiversión que en lucha. Las botas hasta la rodilla se podría esperar quecontuvieran una hoja o dos, pero sólo una persona muy cuidadosa notaría latextura de mis tacones como algo más que madera. O los débiles contornos demi espalda debajo de mi top como algo más que un sujetador sin tirantes. Bones también estaba vestido como si el entretenimiento fuera su únicamotivación. Su camiseta de manga larga estaba hecha completamente de mallanegra, su piel de cristal estaba más expuesta de lo que estaba cubierta con elmaterial. Pantalones de cuero colgaban bajos en sus caderas, apretados losuficiente como para insinuar sus bienes, pero suficiente para no obstaculizarsus movimientos. El conjunto todo negro combinado con su pelo oscuro sólohacía a su piel pálida aún más llamativa en comparación, atrayendo al ojo a lacarne musculosa que esos cientos de pequeños agujeros revelaban. Captó mi persistente mirada donde el peep show 14de su piel terminabay la parte delantera de sus pantalones empezaba – y me deslumbró con unasonrisa maliciosa.14Peep Show, es una exposición de fotografías, objetos o personas vistas a través de un pequeñoagujero o lente de aumento. Esto puede no ser una demostración del sexo, aunque este últimoconcepto sea el uso más común. Cat lo utiliza para explicar su acto de ―desnudarlo u otras cosascon la imaginación‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 68 ―Mantén ese pensamiento, cariño. Con suerte, estaremos de vuelta ennuestra habitación de hotel entrando en el jacuzzi antes del amanecer.‖ Si hubiera sido todavía humana, podría haberme ruborizado. La lógicadecía que debería estar más allá de la etapa en que era obvio que estabamentalmente desvistiendo y abusando sexualmente de mi propio marido. Ya noestábamos en el florecimiento de nuestra relación, después de todo. Perocuando Bones se acercó, sus oscuros ojos brillantes con toques de verde, se mepuso la piel de gallina, como si se tratara de una primera cita. Entonces, todo enmí se tensó con la expectativa cuando estuvo de pie tan cerca como le eraposible sin tocarnos, sólo su respiración golpeando mi piel mientras me hablabacerca del oído. ―¿Te he dicho lo hermosa que luces esta noche?‖ Una ola de calor se volcó en mi subconsciente, como si mis terminacionesnerviosas acababan de ser tocadas con la más cálida de las caricias. Mis manoslentamente se convirtieron en puños mientras me resistía a la tentación detocarlo, de disfrutar de la tensión que se construía entre nosotros. Sí, esto eradiferente de la primera etapa vertiginosa de la atracción que había sentido porél, pero eso no disminuía su efecto en mí. En cambio, el deseo que sentía eramás rico, más fuerte y mucho más embriagador cuando se combinaba con laposesión que tenía Bones de mi corazón. Su aroma se hizo más profundo, esa mezcla de azúcar quemada yalmizcle tentándome con la evidencia de que él sentía lo mismo que yo.Anoche, después de salir del recinto, había estado demasiado heridaemocionalmente por la condición de Don y las nuevas aspiraciones mortales demi madre para haber estado de un humor más amoroso. Además, teníamos queinformar a Fabian, cambiarlo de la cueva, y llevar al fantasma de vuelta conDave en Tennessee antes de regresar a Ohio otra vez. Eso dejó poco tiempo para
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 69algo más que dormir algunas horas antes de dirigirnos a las actividades de estanoche. Ahora, sin embargo, deseaba que hubiéramos podido pasar una hora omás de vuelta en nuestra habitación de hotel antes de salir a este club. Sucomentario acerca del jacuzzi hizo que algunas imágenes explícitas bailaran enmi mente. De cómo de devastador se vería Bones con nada más que espuma – yluego con nada más que mi cuerpo. Otro pensamiento siguió su camino a mi mente. ¿Por qué esperar? Elasiento trasero de nuestro coche estaba tan sólo unos metros de distancia… ―Sabes, además de tus habilidades para leer la mente, puede que hayaabsorbido algo de sluttiness15 de tu sangre,‖ le dije, dando a mi cabeza unapequeña sacudida. Tenía que ser. Yo normalmente no pensaría en follar en unestacionamiento cuando había un reportero que teníamos que enganchar en elinterior y dos amigos no-muertos sólo una docena de metros de distancia. Una risa suave me hizo cosquillas en el cuello, mientras que la cariciainvisible de su aura se intensificaba. ―Sigue siendo mi corazón aunque no late.‖ El pecado en su tono, decía que estaría demasiado encantado con la ideade retrasar nuestra aparición dentro del club – y provocar ampollas en los oídosde Tiny y Band-Aid – ¿Debería sugerir la opción del asiento trasero? Di un pasoatrás, decidiendo que era por el mejor interés de mi rápidamente menguantedecoro no tocarlo hasta que estuviéramos a salvo dentro del club. Aunque las posibilidades acechaban allí, también… ―Vamos a, um, ir a buscar a nuestro amigo reportero‖ dije, las palabrastropezando mientras una brisa hizo que su aroma pasara sobre mí en un oleaje15 prostitución
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 70con el aire impregnado de fragancia lujuriosa. No pude resistir dar una rápidamirada de anhelo al coche antes de que me diera una bofetada mental. ¡Saca tumente fuera de la cuneta, Trampzilla16! Gente que ver, malos ghouls que detener, ¿te acuerdas? Bones tomó un largo suspiro, por lo que me pregunté si el aire se tiñótambién con mi excitación. Probablemente. El olor era el indicador más obviodel deseo de los vampiros de lo que un hombre con una erección levantandouna carpa en los pantalones era para los humanos. ―De acuerdo‖ dijo, la sola palabra con un toque de aspereza. Luegoreplegó su aura, la energía invisible a su alrededor disminuyendo hasta quesólo el hormigueo leve de un vampiro promedio se mantuvo. Al mismo tiempo,mi enlace con sus emociones cesó, tan abruptamente como un movilterminando una llamada. Sólo los vampiros muy viejos o Maestros tenían lahabilidad para camuflar sus niveles de potencia, lo que los hacía aún máspeligrosos. Bones podrían querer que finalmente se nos reconociera, peroparecía que íbamos a ir en bajo perfil para empezar. Caminamos hasta la entrada de Bite. La línea de humanos a la espera deentrar era menor de lo habitual, pero apunté que eso se debía a que eramiércoles por la noche en lugar de un fin de semana. No esperamos en la parteposterior, nuestra falta de pulsos era lo mismo que estar en la lista VIP aquí.Pero una vez que estuvimos lo suficientemente cerca para que la alta, ymusculosa mujer gorila se fijara en nosotros, levantó una mano. ―Quédense ahí. Verses está molesto con ustedes dos.‖ Bones le dio a la vampiro su sonrisa más encantadora. ―Ahora, Trixie, nopuede estar aún dolido por ese insignificante incidente.‖16 juego de palabras tramp y godzilla, refiriéndose a la ―mujerzuela mas grande‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 71 Su boca se abrió en incredulidad, mostrando sus incisivos chapados enoro. ―¿Insignificante? ¡Ustedes demolieron el estacionamiento!" ―Por lo menos búscalo para que pueda decirnos que nos vayamos a lamierda el mismo, si eso es lo que siente al respecto ", respondió Bones, aun conesa sonrisa descarada―. Trixie dejó escapar un ruido exasperado, pero gritó un comentariodiciendo a alguien a quien no podía ver que fuera por el dueño. Después deunos momentos, un gran ghoul negro apareció, con una expresión muy pocoacogedora en su rostro. ―Tienes un montón de agallas para volver aquí-–‖ Verses comenzó. ―Vamos, compañero, eso no fue nuestra culpa y lo sabes,‖ Bonesinterrumpió, dándole una palmada en la espalda. ―Podría haberle pasado acualquiera, pero sólo estamos aquí ahora para beber y bailar un poco.‖ Si fuera posible, los rasgos moca del ghoul se volvieron más oscuros. ―Nocreas que porque hemos sido amigos desde hace ochenta años soy losuficientemente estúpido como para creer eso. Este lugar está destinado a serun tiempo-fuera para todas nuestras especies. Sin violencia en elestablecimiento ¡Y el estacionamiento sigue siendo parte del establecimiento!‖ ―Siento mucho lo que pasó antes, pero ni siquiera doblaremos mal unapajilla en un trago esta vez,‖ intervine, dándole a Verses mi sonrisa másganadora. ―De hecho,‖ agregó Bones, su propia sonrisa ampliándose. ―Por mihonor, compañero.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 72 ―Y tu tarjeta de crédito, si algo sólo resulta dañado siquiera,‖ disparóVerses de vuelta antes de soltar un gruñido. ―Muy bien. Entren, pero no mehagan lamentarlo.‖ A primera vista, incluso la gente que no podía sentir las vibraciones quelos clientes no-muertos despedían podrían adivinar que Bite no era un clubtípico. Por un lado, las explosiones al azar de las luces en el techo eran muchomás moderadas que en un club normal, además el interior era más oscuro de loque las directrices legales permitían. La música tampoco era dolorosamentefuerte para mis oídos, otra concesión para los agudizados sentidos quevampiros y ghouls tenían. Pero la diferencia más notable era que la barra no era el único lugardonde los clientes podían pedir bebidas. En cabinas, en la pista de baile, eincluso en los rincones, las parejas se sostenían en abrazos que, tras una miradamás cercana, eran más depredadores que apasionados. El olor de la sangre ledaba al aire un sabor débil, de cobre penetrante, probablemente cosquilleandolas papilas gustativas de Bones, pero sin hacer nada por la mías, porque erasangre humana, no de vampiro. ―¿Cuánto tiempo quieres esperar antes de que nos separemos?‖murmuré a Bones una vez que estuvimos lejos de Verses. Si el dueño de Biteseguía observándonos, no podíamos dejar que sospechara si nos separábamosinmediatamente después de que habíamos hecho hincapié en que estábamosaquí sólo por la recreación. ―Vamos a empezar con un par de copas. Entonces, tal vez puedes ir aempolvar tu nariz y tomar el largo camino de regreso. Después de eso, voy aencontrar a alguien de quien tomar un trago, y voy a ser muy exigente con mielección,‖ respondió en un tono igualmente suave.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 73 A mí me sonaba como un plan. Después de todo, ambos reconoceríamosal reportero de vista, si estuviera aquí. Deje a Bones llevarme a la barra,contenta de que hasta el momento, sólo mis pensamientos sacudieran mi mente.Esperaba que con el alto porcentaje de clientes no-muertos en este club, no mesintiera tan abrumada si empezaba a recoger pensamientos perdidos como en elcentro comercial. Supongo que habían beneficios en frecuentar lugares llenos demi propia especie en lugar de tener sobre todo humanos a mí alrededor. Mi propia especie. Qué extraño que me sintiera de esa manera ahora.Había pasado los primeros dieciséis años de mi vida sin saber de mi herenciamestiza, y luego, los próximos seis años odiando a los vampiros hasta queconocí a Bones. Ahora, a los veintinueve, era un vampiro completo por menosde un año, pero casi no podía recordar cómo había sido pensar en mí mismacomo una humana. No me había sentido así desde que mi madre me dijo porqué era diferente de todos los demás. ―Gin and tonic, y whisky, solo,‖ dijo Bones al cantinero. Por extraño que parezca, me hizo sonreír. Algunas cosas no cambian,después de todo.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 74 Capítulo 8 TRADUCIDO POR PARGULIN Estaba de regreso de mi tercer viaje al baño, pensando que mi nariz nopodría estar menos brillante y me sentía alegre de que los baños públicos ya nofueran un mal necesario para mí, cuando un gritó me hizo volver la cabeza. ―¡Déjenme ir!‖ Incluso por encima de la música y los otros ruidos, las palabras erandistinguibles. Cambié de dirección y me dirigí hacia la fuente de ese grito,dándome cuenta que provenía de las cabinas en una esquina lejana en dóndeme había encontrado la primera vez con Bones17. Un grupo de vampiros estaban reunidos en círculo, de espaldas a mí.Tenían a alguien en medio de ellos, y por los sonidos, quienquiera que fuese noestaba feliz. ―¡Quítenme las manos de encima!‖ llegó otro grito, demasiado estridentepara saber si podría reconocer quién estaba hablando. ―Conocen las reglas. Llévenlo fuera del recinto,‖ tronó el DJ. No parecíademasiado preocupado por lo que pasaría después de eso, me di cuenta. Llegué a los vampiros justo cuando empujaban al hombre gritando fuerade mi línea de visión. Por el golpeteo frenético en el interior de su pecho, erahumano.17 Se refiere a la historia corta 4.5, donde utilizaron la cabina del dj para follar
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 75 ―¿Qué pasa, chicos?‖ Mi voz era casual y dejé mis manos lejos de la plataatada a mi espalda. Después de todo, había prometido a Verses que no serompería sus reglas en esta ocasión. Uno de los vampiros me dio una mirada hostil. ―No es asunto tuyo,Pelirroja.‖ Bones llegó al lugar, obviamente después de haber oído la interrupción ymi participación en ella. Le sonrió al grupo de vampiros, pero eso no fue lo queles hizo detenerse para darle toda su atención. Fue el poder que Bones liberócuando dejó caer su escudo y todo el peso de su aura explotó como un géiser,girando en el aire a su alrededor como corrientes invisibles. ―Creo que mi esposa les hizo una pregunta,‖ señaló en un tonoaparentemente ligero. Fue muy poco feminista de mí, pero las expresiones de cautela que seasentaron en sus rostros hicieron que me mordiera las mejillas para no reír.Acaban de notar que tener a varios de sus amigos alrededor no significa quetengan la ventaja ¿eh, muchachos? ―El humano es un espía,‖ dijo el que me había respondido bruscamente aBones de una manera mucho más respetuosa. ―Lo he visto venir antes aquí,hacer preguntas acerca de nuestra especie… ahora lo sorprendimos tomandofotografías. Sabes que no podemos permitir eso.‖ Todavía no podía verle detrás de la pared de vampiros, pero apostaba aque este era el reportero que estábamos buscando. Y tan pronto como se lollevaran del recinto, estaría metido profundamente en la mierda. Vampiros yghouls harían cualquier cosa para asegurar que todos, excepto unos pocos, yseleccionados humanos, estuviesen felizmente inconscientes de que compartíanel planeta con criaturas que se suponían eran un mito.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 76 ―Déjamelo a mí,‖ le dije, pensando rápido. ―Voy a limpiar su mente ydestruir todos sus artefactos. Sin daño, no hay castigo.‖ ―Pero tengo hambre,‖ protestó uno de ellos. Oh sí, el control de daños que ellos habían previsto era mucho máspermanente. ―Mucha gente aquí sería feliz de ayudar con eso, pero de él no lovan a conseguir,‖ dije, mis palabras suaves pero inflexibles. El aparente líder del grupo me ignoró mientras sacaba un cigarrillo,poniéndolo entre sus dientes. ―No hay necesidad de pelear. ¿Lo quieres?Negociaré,‖ dijo a Bones. Ya había pasado de mi diversión inicial sobre cómo estos vampirosestaban tan centrados en Bones que yo parecía ser invisible para ellos. Además,Bones había dicho que sería mejor si fuéramos reconocidos. Bueno, dejemos queesto sirva como mi introducción. ―Tengo una idea. ¿Qué tal unas vencidas? El ganador se queda con elhumano.‖ Eso llamo su atención hacia mí. Risas estallaron entre el grupo y lamirada del líder se convirtió en rosa con lágrimas de alegría. ―Tienes que estarbromeando,‖ logró decir. Le di una sonrisa dulce. ―No, en lo absoluto.‖ Su mirada se desvió hacia Bones. ―No vas a dejarla hacer esto, ¿verdad?‖ Bones resopló. ―¿Dejarla? Compañero, si crees que puedes controlar auna mujer, debes ser soltero – y mil libras a que ella vence tu culo.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 77 ―Podemos usar esta,‖ continué, acercándome a una mesa alta que topabacontra la media pared que separaba la zona de cabinas de la pista de baile.―Vamos. La luz de la luna está quemando.‖ Una pequeña multitud comenzó a formarse. No me fijé en ellos,reservando mi atención al líder mientras le arqueaba una ceja en invitación.Podría haber sugerido que saliéramos del recinto para esto. Subiendo la apuestaa una pelea en lugar de una simple prueba de fuerza, pero aunque no estaba apunto de ser despedido como un brazo de caramelo18, yo no estaba buscandohacer nuevos enemigos, tampoco. El vampiro entregó su cigarrillo a uno de sus amigos antes de acercarse.Se arremangó la manga derecha con una mirada de confianza a mi constituciónpromedio. Si estaba midiendo mi aura para conocer mi nivel de energía, no ibaa encontrar nada intimidante allí, tampoco. Bones me había dicho que estasentía como de un vampiro nuevo, lo que era en su mayor parte un disfrazcomo los latidos de mi corazón lo habían sido cuando era mitad humana. En comparación, el vampiro era casi tan alto como Bones, pero con elpelo negro y corpulento, lo que hablaba de músculo grueso debajo de una capade grasa bien compacta. Su apariencia no fue a lo que le presté más atención, sinembargo. Fue a su aura, resaltando en él como una gran cicatriz y él mismoacarreando su gran forma con gracia. No era un oponente imposible de vencer, pero tampoco uno con el queiba a usar la mitad de mi fuerza. Puse el codo sobre la mesa, sin necesidad dehacer ninguna preparación porque mi top no tenía mangas. A nuestroalrededor, se estaban haciendo apuestas. Me divirtió oír mis bajasprobabilidades.18Es un juego de palabras, arm candy se refiere a un ―trofeo-algo que enseñar‖ puede sercuando un hombre x lleva del brazo a una mujer hermosa, y como aquí hay una lucha defuerzas-brazo, es coherente en ingles
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 78 El vampiro enroscó su mano en torno a la mía mientras ponía su brazosobre la mesa, teniendo que inclinarse un poco debido a su mayor altura. Suapretón era firme, pero no extenuante, levantando mi opinión de él un poco. Unidiota hubiera apretado mis dedos en su puño tratando de demostrar un punto. Por el rabillo del ojo, vi el hombro de Verses de camino hacia el frentedonde habían más espectadores. Probablemente estaba deseando no habernosdejado entrar, después de todo. ―¿A la cuenta de tres?‖ le sugerí al vampiro. Ojos azules teñidos con esmeralda se reunieron con los míos. ―¿Por quéno?‖ Gritos de ―¡Muéstrale de lo que estás hecho, Nitro!‖ y ―¡Golpéala en subonito culo!‖ sonó cuando empecé a contar, sin apartar los ojos de mi oponente.Tan pronto como la palabra tres salió de mis labios, el antes firme agarre setensó y Nitro martilló su mano hacia abajo, yendo por una victoria rápida, conuna explosión de fuerza sobrehumana. Salvo que nuestros brazos se quedaron en la misma posición vertical. Losbíceps de Nitro se abultaron casi tanto como su mirada cuando sus esfuerzos nomovieron mi brazo ni si quiera un centímetro. Le dediqué una sonrisa alsostener mi posición, contando mentalmente hasta diez antes de empezar bajarsu brazo en un lento y constante arco. Después de todo, no quería avergonzarloal estrellar su mano sobre la mesa antes de que se diera cuenta de lo que habíapasado. No era culpa de Nitro que no tuviera idea que había nacido con unafuerza inusual, o que todavía tuviera algo del poder de Bones por beber susangre. Pobre vampiro corpulento, no tenía ninguna posibilidad. Murmullos se elevaron de la multitud, ahogando incluso la músicamientras el brazo de Nitro se acercaba más a la mesa. Líneas se formaban en sucara y un gruñido áspero se le escapó mientras ponía más empeño en
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 79sostenerme. Dejé que levantara el brazo unos centímetros – el ego masculino erauna cosa frágil, después de todo – antes de enviarlo hacia abajo sobre la mesacon un golpe lo suficientemente fuerte para romper la Formica19. Vamos a tener que pagar por eso antes de salir, pensé en medio delestallido de exclamaciones de sorpresa de los observadores que nos rodeaban. Nitro se quedó mirando su brazo con incredulidad. Luego su miradavolvió de nuevo a mí mientras desenredaba mi mano y sacudía eladormecimiento temporal. Él había ido realmente con todo aquellos últimossegundos. ―¿Cómo diablos has llegado a ser tan fuerte?‖ exigió. ―¡No puedes tenermás de un año de no-muerta!" ―Adivinaste,‖ comenté. ―Va a ser un año este otoño, en realidad, pero tediré un secreto – He tenido fuerza de vampiro desde mucho antes.‖ Sus cejas se unieron en un ceño fruncido. Luego, cayó en cuenta y Nitrocomenzó a reír. ―Cabello rojo, hermosa, y ruda. Debes ser la Reaper.‖ Le sonreí. ―Llámame Cat.‖ Luego le echó un vistazo a Bones, elaborando la conexión obvia encuanto a quién tenía que ser. Bones no se dio cuenta, estaba muy ocupadorecogiendo sus ganancias. Comentarios como ―¡Ah, eso es espléndido,‖ y ―Mejor suerte la próximavez, muchachos‖ venían de él. En el momento en que se acercó, tenía un gruesofajo de billetes en sus manos. La mayoría de los vampiros eran lentos en seguirlo que ellos consideraban la ―nueva‖ tendencia de tarjetas de crédito y aúnllevaban dinero en efectivo.19 material plástico, utilizado como la cubierta de la mesa
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 80 ―Había que dejarte a ti buscar una manera de hacer un beneficio de esto,‖señalé en diversión. Su boca se curvó. ―La fortuna favorece a los audaces.‖ Nitro negó con la cabeza cuando volvió a mirar hacia nosotros.―Supongo que es hora de que pague, también.‖ Entonces se acercó a dondeestaban sus amigos, tirando del reportero que estaba detrás de la pared de losvampiros. Le dio un suave empujón, que sin embargo le hizo aterrizar en unmontón desgarbado cerca de mis pies. ―Todo tuyo, Reaper,‖ dijo arrastrando las palabras. Puse mi mano en mi frente en un saludo alegre. ―Un placer hacernegocios contigo, Nitro.‖ Eso me ganó una risa. ―La próxima vez, lo sabré mejor antes de caer entu pequeño e inocente acto femenino.‖ ―No te sientas mal compañero,‖ respondió Bones. ―Ella me engañó con lomismo cuando nos conocimos, justo hasta que la vi matar a un vampiro sieteveces su edad.‖ Entonces Bones se acercó al bar más cercano y golpeó el paquete dedinero en efectivo en el mismo. ―Las bebidas van por mí hasta que esto seacabe,‖ anunció, despertando una ronda de aplausos. Cogí su guiño a Verses yel ghoul agitó irónicamente su cabeza. Probablemente no se acercaba acompensar el daño que habíamos causado la última vez que estuvimos aquí,pero era un comienzo. Con otra risa ahogada, Nitro y su grupo se alejaron para hacer susórdenes de bebida. Alrededor de nosotros, los espectadores se desvanecieroncuando la gente volvió a bailar, beber o lo que fuera que habían estado
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 81haciendo antes de que todo esto comenzara. Miré al hombre que poco a poco selevantaba del piso, el pelo rubio revuelto de su lucha anterior. Síp, este era por el que habíamos venido. ―Hola, Timmie,‖ dije en voz baja. Levantó la cabeza, revelando un rostro con sombras en la mandíbula ylíneas débiles alrededor de los ojos y boca. Se veía diferente del muchachodesgarbado que había sido mi vecino hacía siete años, cuando era unaestudiante universitaria de día y cazadora de vampiros por la noche. Ademásde la barba en su rostro, las líneas de risa y su cabello más largo, su cuerpotambién se había llenado en un físico más musculoso. Envejecer se veía bien enél, reflexioné. ―¿Cómo supiste…?‖ comenzó. Entonces su voz se apagó al mismotiempo que sus ojos se abrieron más. ―¿Cathy?‖ consiguió decir. Me miró dearriba abajo, cambiando su expresión sorprendida a una sonrisa que llenó surostro. ―¡Cathy! ¡Sabía que no estabas muerta!‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 82 Capítulo 9 TRADUCIDO POR YSSIK CORREGIDO POR REPRISSE Timmie continuó mirándome con una mezcla de alegría e incredulidad.Sonreí, feliz de ver indicios del joven que había sido mi amigo en medio de lasdiferencias con el hombre frente a mí. Cuando Tate me dijo que Timmie era elreportero problemático al que teníamos que recoger esta noche, había estadoaturdida, pero alegre ante la idea de volver a verlo. "No lo puedo creer", Timmie se maravilló. "Te ves exactamente igual,excepto, eh, que no solías vestir así antes", añadió mientras desorbitaba los ojosante mi atuendo. Entonces hizo el ademán de abrazarme, pero se detuvocuando vio al hombre que daba zancadas hacia mi lado. "¡Tú!" Timmy estallo, perdiendo la sonrisa mientras palidecía. "Dios,Cathy, ¿sigues con él?" Ahogue una risa por la incredulidad en su voz. ―Síp. Me casé con él,también." Bones le dio a Timmie una sonrisa que logró ser depredadora a pesar deque no mostró sus colmillos. "En efecto, luce despampanante, pero si continuas con esa línea depensamiento, te neutralizo de verdad esta vez20".20 se refiere a esta amenaza del 1-libro: ‗Fue un placer conocerte amigo, y aquí un consejo: ni siquieralo pienses. Intenta algo con ella y te castrare con mis propias manos‟.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 83 Las mejillas de Timmie enrojecieron. ―Y-yo no. . . Quiero decir, yo no loharía. . . "Entonces sus ojos se estrecharon. "Espera un minuto. No te vesdiferente tampoco, excepto por tu cabello oscuro ahora. Ninguno de los dosparece un día más viejo que la última vez que los vi". El miedo emano de él al mirar hacia atrás y adelante entre mí y Bones,juntando las piezas con lo que había aprendido acerca de este club. Lo vi másde cerca mientras esperaba. El Timmie que había conocido había sido de menteabierta y amable, aunque sea ignorante sobre los no-muertos como todos losdemás. ¿Cuánto del que solía ser quedaba aún en la persona delante de mí? Eltiempo no solo había cambiado su apariencia, pudiera ser que su tolerancia,tambien? "Estoy en lo cierto, ¿verdad?", preguntó al fin, en voz muy baja. "Algunasde estas personas. . . no son humanos. " "No, no lo son," respondí en un tono firme. Su rostro palideció aún más mientras miró alrededor, hacia la gente delbar más cercano. En apariencia, nada de ellos se veía distinto a los clientes quese reunían en cualquier otro bar, sobre todo porque Timmie no podía ver elpuñado de fantasmas dando vueltas sobre el último asiento de la izquierda.Pero de vez en cuando, el brillo esmeralda de una mirada. O alguienmoviéndose con una rapidez que Timmie subconscientemente registraba,incluso si sus ojos no podían. Por último cuadro los hombros mientras nos devolvía la mirada a Bonesy a mí. "Ustedes dos no son humanos, tampoco." una declaración, no unapregunta. "No," dije suavemente. "No lo somos".
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 84 Sacudió la cabeza como si estuviera tratando de aclararla. "Esos tipos, losque me agarraron. . . ¿me iban a comer?" No solía mentir sobre eso tampoco. "Oh, sí. Definitivamente". Miró a Bones. "Pero tú no lo harás." Bones arqueó una ceja, como si se lo pensara. Le di un codazo mientrasdecía: "No, Timmie, no lo hará. Ninguno de los dos te hará daño". "Tim" respondió, luego me dio una sonrisa irónica. "Nadie me hallamado Timmie en años." Yo le devolví la sonrisa. ―Claro. Y es Cat, por cierto". "Cat". Mantuvo esa sonrisa irónica. "Supongo que te va mejor queCathy". "No" dijo Bones. La sonrisa de Timmie-Tim se desvaneció. Mire a Bones confundida."¿No qué? ¿Crees que luzco como una Cathy?" "No a lo que está a punto de preguntarte," respondió Bones. "Ya le debespor salvarte de esos tíos. No le agradezcas pidiéndole otro gran favor." Tim coloco sus brazos alrededor de su cabeza. "Dios mío, realmentepuedes oír...? Bueno, detenlo! Bones se echó a reír. Tenía que admitir que Timmie lucia divertidoagarrándose la cabeza, pero no me uní a las risas de Bones. "Trata de envolverla con papel de aluminio la próxima vez, a ver sifunciona mejor" le sugirió diabólicamente.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 85 Le di una mirada aguda a Bones, lamentando que no pudiera leer mimente y escuchar mi reprimenda mental. "Basta. Puede que hubiese estadotentada de hacerme lo mismo cuando supe que cierta gente podía espiar en micabeza". Tim dejó sus brazos caer. "No me importa lo que el diga, tienes queayudarme," dijo de prisa. Bones rodó los ojos y luego le dio una mirada a Tim que habría dejado ala mayoría mudos de terror. "Eres duro, ¿no? Veamos si no puedo hacerteentender afuera". ¿Fuera del local, donde la violencia estaba permitida? "Ni siquiera lopienses" dije en advertencia. "No es para eso", contestó, aunque su boca tembló de una manera quedijo que el pensamiento había cruzado su mente. "Créeme, gatita, hubierasperdido tu tiempo salvándolo si los otros oyeran lo que él quiere preguntarte‖. Eso no sonaba prometedor. Pero necesitaba a Timmie -maldita sea, ¡Tim!-para algo, también, así que me gustaría escuchar su solicitud. No garantizabaque estuviese de acuerdo con lo que quisiera, pero me gustaría escuchar. "Está bien. Vamos a salir y hablar." Timmie nos dio a Bones y a mí una mirada especulativa. "Antes de ir,tengo que saber: Si la capacidad para leer la mente es real y hay otra cosa queme preguntaba si la ficción tiene razón acerca de que los vampiros—" "Pregúntame si brillo y te mato en donde estas21," Bones le interrumpiócon mayor seriedad. "No eso". La boca de Timmie se arqueó antes de que su21 se refiere a Edward Cullen
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 86expresión se volviera grave y, curiosamente, esperanzada. "Cuando vuelvo a miapartamento, ¿es cierto que, eh, los de tu tipo no pueden entrar?". Odiaba destruir su sentido de seguridad, pero creer eso sólo seríapeligroso para él. "Lo siento, eso es un mito. Los vampiros no tienen que serinvitados para ir a cualquier lugar que quieran". No mencione que ya habíamosestado en su departamento, averiguando de su compañero de habitación dondeestaría Timmie esta noche. No es que el joven recordara a Bones y a mipreguntándole una vez que le dimos algunos destellos de nuestra mirada, peropensé que era más información de la que Timmie podía manejar en estemomento. Se quedó en silencio. "Mierda", dijo Timmie por fin, con sentido énfasis. Asentí. A veces, esa palabra resumía las cosas mejor de lo que yo jamáspodría. "Vamos, antes de que la gente empiece a preguntarse por que estamoshablando de tonterías", dijo Bones, inclinando la cabeza hacia la puerta. Caminamos por delante del atestado estacionamiento hacia un vacio.Estaba lo suficientemente lejos de la entrada real del Bite por lo que nadiedebería ser capaz de escuchar, además de Tiny y Band-Aid, que todavíavigilaban en su coche. No podía oír sus pensamientos, pero el aroma de Timmieera una mezcla de emoción, miedo y determinación. Lo que sea que queríapreguntar significaba mucho para él. "Mira, si tu novia se desvaneció después de husmear en busca depruebas acerca de los vampiros, lo más probable es que esté muerta" Bones dijouna vez que llegó a la puerta. Hice una mueca a su franqueza. Timmie también parecía agitado, peroluego levantó la barbilla. "Nadia no es mi novia, y no creo que esté muerta. No
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 87la conoces. Ella es mi mejor periodista independiente porque puede encantar acualquiera para hacer lo que ella quiera". Bones resopló. "No me importa si era Helena de Troya y Scheherazadecombinadas, evidentemente, alguien la cogió y no le agradó su espionaje. Elhecho de que no haya regresado con su memoria borrada y un nuevo deseo desalir de la presentación de informes no presagia nada bueno para ella". Me estremecí de nuevo, pero Bones probablemente tenía razón. Habíauna razón para que el mundo no supiera nada de los no muertos y eso se debíaa que los vampiros y demonios eran celosos de mantener su existencia ensecreto. Algunos de ellos demasiado celosos, como los vampiros que habíanestado a punto de hacer de Timmie una merienda nocturna. "Podemos echar un vistazo" le dije, dando a Bones un ligero movimientode cabeza cuando parecía que estaba a punto de objetar. Sí, teníamos unmontón de asuntos urgentes, pero la expresión suplicante de Timmie me hizoincapaz de decir que no. "Discretamente, por supuesto" añadí. "Empezaremos por preguntar aVerses si recuerda haberla visto, luego mostraremos su foto a tu gente,Mencheres, algunos de tus aliados. . . tal vez uno de ellos sabe dónde está". No tenía muchas esperanzas de que Nadia estuviera viva, pero por lomenos de esta manera, Timmie podía sentir que no abandonaba a alguien quele importaba. Por el aspecto de su cara, el hecho de que Nadia no hubiese sidosu novia no se debía a una falta de interés por parte de Timmie. "¿En serio?", dijo. Luego Timmie me abrazo. "Gracias, Cathy!" Nunca conseguiríamos decir nuestros nombres bien.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 88 "No estoy prometiendo que podemos encontrarla, pero buscaremos" ledije, dándole un apretón de regreso. Timmie me dejó ir, torciendo una sonrisa a Bones. "¿No vas aamenazarme con destriparme por eso?" Una ceja oscura se arqueo. "No por el momento". "Cathy, ¿qué ocurrió hace siete años?", preguntó Timmie. "¿Por qué lasautoridades federales afirman que fuiste asesinada tratando de escapar despuésde ser arrestada por matar al gobernador y a toda tu familia? Sabía que eramentira. Tu nunca podrías matar a nadie". Algo entre una carcajada y un gruñido escapó de Bones. Me movíincómoda. Aquí estaba esperando nunca tener que explicar a Timmie la razóndetrás de mi apodo de Red Reaper. "Bueno, la parte acerca del asesinato del gobernador... es verdad, pero élse lo merecía totalmente. Estuvo involucrado en una mierda muy mala y misabuelos fueron asesinados por su causa. Luego, esta unidad secreta delgobierno me reclutó para trabajar para ellos--" "¡Los hombres de negro!" Timmie me interrumpió triunfante. "Sabía queexistían. Esos perdedores han estado saboteando mis historias de lo paranormalpor años!" Me detuve antes de voltear los ojos. "Uh, sí, pero ¿por qué te sorprendeeso? No podían solo sentarse mientras asustas como el infierno a la gentediciendo cosas que no están listos para escucha". Timmie se erizo. "No puedo creer que dijeras eso. El público tienederecho a saber--"
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 89 "Huevadas" Bones interrumpió secamente. "Los gobiernos pueda quemientan a su pueblo por razones egoístas la mayor parte del tiempo, pero enesto están en lo cierto. ¿Piensas que no se desataría la histeria de las masas entodo el mundo si supieran que comparten este planeta con criaturas de suscuentos de dormir? Una bomba nuclear causaría menos estragos". "Podríamos manejarlo" dijo Timmie, su barbilla sobresaliendo aún más. Bones dejó escapar un ruido burlón. "El día en que tu raza deje dematarse unos a otros por el color de la piel o a que Dios le reza alguien, podríacreer eso". Me aclaré la garganta, la actitud defensiva de mi primera especieaumento dentro de mí. "Teniendo en cuenta lo que está pasando ahora con losvampiros y ghoul, diría que los seres humanos no tienen el monopolio de laintolerancia letal". "Sí, pero han pasado 600 años desde que nuestra raza se enfrento en esosasuntos" murmuró Bones. "¿En serio? ¿Qué ocurrió hace 600 años?" Timmie preguntó, haciéndoseeco de la misma pregunta que me vino a la mente. La expresión de Bones se aclaro, convirtiéndose en inescrutable. Yo loconocía lo suficientemente bien para saber que esa reacción significaba que se lehabía escapado algo que no pretendía, aun cuando no sabía cual era el granproblema. Seiscientos años era mucho tiempo. Lo que haya sucedido en aquelentonces no debería tener incidencia hoy en día en el potencial problema entrevampiros y ghouls… La premonición deslizó un camino frío por mi columna. En los últimosdías, escuchar de mi madre y tío los mismos argumentos sin fundamento quealguna vez utilicé, me recordaron una y otra vez de cuando conocí a Bones.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 90Algo bromeó al borde de mi mente desde entonces. Un recuerdo olvidado sobrelo que Bones dijo la segunda noche que nos conocimos, cuando creyó que otrovampiro me envió tras él porque no podía creer que fuera una mestiza. „Supón que creo que eres la descendencia de una humana y un vampiro. Casidesconocidos, pero regresaremos a eso...‟ "Bones, ¿qué pasó con el otro mestizo? Dijiste que los mestizos eran casidesconocidos, y Gregor menciono a uno antes que yo ¿no?" Dejó escapar un silbido lento, algo que no haría si no estuviera molesto oexcitado, y no se trataba de circunstancias excitantes. "Gatita, ahora no es realmente tiempo—" "Mi culo‖ lo corté, endureciendo mi voz mientras mis sospechas seconfirmaron. "Habla". Timmie nos dio una mirada interesada, pero no dijo nada. Bones se pasóuna mano por el pelo de una manera frustrada antes de encontrar mi mirada. "Vamos a dar una vuelta. Necesitas llevar a tu amigo a casa de todosmodos". Así que estaba siendo realmente cauteloso acerca de ser escuchado. Nohabía forma de que condujéramos hacia el apartamento de Timmie y dejáramosantes de explicarle como era que necesitábamos su ayuda con los ghouls. Di uncorto asentimiento antes de llamar a Timmie. "Vamos, nuestro auto esta por este camino". "Traje el mío‖ comenzó, deteniéndose ante la mirada de Bones le lanzo."Pero siempre puedo volver y recogerlo más tarde," termino Timmie sinconvicción.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 91 "Sabia elección", comentó Bones. "Después de ti, compañero."
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 92 Capitulo 10 TRADUCIDO POR PAU24 CORREGIDO POR REPRISSE Estábamos a varias millas de distancia, desplazándonos por laInterestatal 70 con la usual indiferencia de Bones por el límite de velocidad,antes de que hablara nuevamente. ―Una vez en el pasado, en mil cuatrocientos, una mujer era extensamenteconocida por ser medio vampiro. Pudo haber habido otros en la historia, peroconsiguieron permanecer anónimos. Ella no. Su nombre era Jeanne d‘Arc, peroustedes la conocen como Juana de Arco.‖ Por un segundo, pensé que Bones estaba bromeado, aunque él no era deltipo que hacia bromas tontas. Entonces esa misma parte aturdida de mi cerebrose dio cuenta que él miraba al frente hacia la carretera con una seria expresiónmortal, así que esto no era una broma. ―¿Juana de Arco?‖ repetí. ―¿Santa Juana? ¿Ella es la única mestizaconocida?‖ Hablando de dejar la vara alta! ―Esto fue antes de mi tiempo, pero repetiré la historia como Mencheresme la contó. En su época, Juana era bien conocida por los humanos por sushabilidades de batalla y convicciones religiosas. Para los vampiros, ella eratambién conocida como una mestiza después de que uno viera sus actos en elcampo de batalla. Apollyon aprovechó su inusual estatus para sembrar lassemillas de la rebelión entre los ghouls de Europa. El afirmaba que Juana podríaser la más poderosa criatura no muerta en el mundo si sus habilidades
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 93vampíricas eran combinadas con las de un ghoul, y así, Juana uniría a todos losvampiros contra los ghouls.‖ ―En otras palabras, la misma mierda que ha soltado sobre mí.‖ Misorpresa inicial desapareció bajo una capa de rabia. ―No creo que ella tuviera laintención de hacer nada de eso, tampoco.‖ ―Apollyon no tenía ni la más minina prueba en esa época—y ninguna hasido encontrada desde entonces—pero sin embargo estaban aquellossuficientemente temerosos o crédulos para ser influenciados. Los ghoulscomenzaron a retirarse de la sociedad de los no muertos, atacando a vampirossin maestros. Después atacaron abiertamente pequeñas líneas de vampiros,cargándose a los más débiles y menos conectados primero. Comenzaron acircular los rumores de que estaban acumulando un ejército para un ataque agran escala contra todos los vampiros. Un enfrentamiento entre especies parecíainevitable, pero una vez que Juana fue ejecutada por la Iglesia, se negoció unatregua entre los vampiros y los ghouls. Apollyon ha estado relativamentetranquilo desde entonces…hasta recientemente.‖ Claro, cuando apareció otra mestiza para que él la use como chivoexpiatorio para sus tendencias genocidas. Y ahora el mismo escenario parecíaestar sucediendo de nuevo con los recientes ataques a los vampiros sin Maestro. Timmie abrió la boca de una manera casi cómica, pero yo solo sentí rabiaatravesándome. ―No fue solo la Iglesia la que se aseguró que Juana fueraquemada en la estaca, cierto?‖ Bones cerró sus ojos brevemente. ―No, amor. Incluso después de sumuerte, algunos de los ghouls de Apollyon todavía le temían. Removieron sushuesos y los convirtieron en polvo para asegurarse que Juana no pudiera serrevivida.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 94 ―Y los vampiros dejaron que ardiera,‖ dije. Mi voz se elevó. ―Fue elcordero de sacrificio, su muerte el precio por su tregua.‖ Su mirada era tan oscura e insondable que casi me sentí tragada por esosorbes café22. ―Sí y no. Se le ofreció a Juana la posibilidad de convertirsecompletamente en vampiro en vez de enfrentar la estaca. Escogió morir.‖ El más extraño tipo de pena serpenteó a través de mí. Aunque Juanahubiese muerto siglos antes que yo naciera, una pequeña parte de mí aun asísentía como si hubiese perdido una amiga. Ella era la única otra persona quehabía sabido lo que era vivir como yo lo había hecho—sin encajar ni en elmundo humano ni el de los vampiros. Había sido castigada por su singularidadno deseada como yo, también, pero incluso si hubiese escogido el vampirismosobre la muerte, la persecución de Juana por Apollyon podría no haberterminado. No todos los mestizos que cambiaban terminaban tan extrañoscomo yo. Era tan vampira como podía, pero por mis rarezas, el líder ghoulestaba tratando de usarme como astillas para los fuegos de guerra. En ese momento tomé la decisión de matar a Apollyon. No habíamosquerido hacerlo para evitar fortalecer su causa al convertirlo en un mártir, peroincluso si tenía que hacerlo parecer un espantoso y doloroso accidente, eseghoul iba a morir. No era suficiente detenerlo o desacreditarlo. El simplementeesperaría hasta que otro mestizo apareciera en la historia y después usaría a esapersona como un niño símbolo para conseguir apoyo comprado con miedo enotra búsqueda de poder. No permitiría que sucediera eso. ―Con razón estás tan nervioso por que Apollyon esté detrás de estosrecientes ataques,‖ dije tranquilamente. ―Y debiste haberme dicho todo estoantes.‖22 orbe, globo ocular
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 95 ―¿Ese fenómeno aun está vivo?‖ soltó Timmie, sonando horrorizado. ―Iba a decírtelo, Gatita.‖ Su boca se torció. ―Aunque admito una granaversión por el tema, como puedes imaginar.‖ Ciertamente podía. Me permitía saber cuan altas eran las apuestas siApollyon había vuelto a sus viejos trucos—y todo apuntaba a que ese era elcaso. Si no lo deteníamos antes que las cosas alcanzaran un punto de inflexión,la nación vampírica podría simplemente ofrecerle a Apollyon el mismo tratoque había evitado la guerra la ultima vez: la vida de la mestiza. O en mi caso, la vida de la anormal vampira en su mayor parte muertacon el ocasional latido de corazón y ciertamente rara dieta. No me habrían dadootra alternativa como a Juana, considerando que ya había cambiado. Si lanación vampírica hacia ese trato, el mundo no sería suficientemente grandepara que me escondiera. No cuando el noventa y cinco por cierto de todos losvampiros estuviera gritando repentinamente por mi cabeza para prevenir unconflicto general entre especies. Y Bones moriría defendiéndome de los de su clase, sin importar quenuestra situación fuera imposible. Sabía eso, porque haría lo mismo por él.Ahora su crueldad con Ed, Scratch e incluso Dave, al cual Bones consideraba unamigo, tenía mucho más sentido. Detener a Apollyon de que instigara unaguerra entre especies no era suficientemente bueno. Teníamos que detenerloantes de las cosas incluso se acercaran demasiado a ese punto. Si no, estabatostada, y Bones junto a mí. ―Bien, entonces.‖ Mi voz era muy calmada. La situación era tan seria queme sacaba de mi frescura usual. ―Tendremos que trabajar más rápido, ¿no esasí?‖ ―¿Hay algo que pueda hacer para ayudar?‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 96 La voz de Timmie era un graznido ronco, pero me giré hacia él con unasonrisa agradecida, aunque de alguna manera forzada. ―Estoy tan contenta de que hayas preguntado.‖ Las luces de la ciudad se filtraban borrosas mientras Bones pasabazumbando por la carretera. Tenía mis brazos alrededor de su cintura más porcomodidad que por temor a caer de la motocicleta. Aunque ya no tenía miedode andar en ellas—estar muerta tiende a curar un montón de fobias—todavíano creía que pudiera tomarles cariño como Bones lo hacía. Además, no meatraparías andando sin casco como él lo hacía. No con todos los insectos que sejuntaban en el calurosos aire de verano. Asqueroso. Habíamos pasado los últimos diez días parrandeando inútilmente,esperando haber parecido tan ignorantes y relajados que algunos ghoulsagitadores no serian capaces de resistir atacarnos. No tuvimos tanta suerte,como resultó ser. Ed y Scratch no habían visto a ninguno de esos ghoulsrecientemente, tampoco. Timmie, quien había estado de acuerdo en ayudarnos,tampoco había encontrado ninguna pista prometedora a través de sus fuentes.Dave, rondando los lugares que Ed y Scratch habían dicho que frecuentaban losghouls, había igualmente fallado mientras se hacía pasar por un ghoulbuscando un grupo de intolerantes para pasar el tiempo. Hasta el momento, lapuntuación era Apollyon, uno; nosotros, cero. Mi parte lógica sabía que podíamos esperar esto. Que Apollyon erademasiado inteligente para ser engañado tan fácilmente, pero aun así me sentíafrustrada. Cada día que pasaba persiguiendo los esbirros de ese extremista eraun día menos que tenía para convencer a mi tío y madre de no hacer elequivalente de ‗ir a toda velocidad a la muerte‘, como ambos parecíandeterminados a hacer. Por una vez, ¿no podían ser más complacientes los chicosmalos?
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 97 Obviamente no, así que era tiempo de cambiar de tácticas. Quizás mipresencia y la de Bones en Ohio había hecho que los ghouls de Apollyon semovieran a otra ciudad. Tal vez estaban esperando para atacarnos cuandotuvieran más efectivos. ¿Quién sabia? Todo lo que era aparente era que nuestraactual estrategia no estaba funcionando, y no teníamos tiempo para esperar yver si otros diez días de la misma actividad producirían mejores resultados. Había tenido una idea para un potencial Plan B: pasearme en públicovarias veces sin Bones. Mencheres siempre podría reclamar necesitar a su co-gobernante para algún inventado negocio urgente de manera que Bones tendríauna excusa para no estar ahí. Sin embargo Bones se había rehusado de planohacerlo. Demasiado peligroso, había dicho, y era dejar el tema, o hacer lo quehabía jurado nunca hacer nuevamente—ir a sus espaldas y tomar el riesgo decualquier manera. Ese había sido mi modus operandi varias veces en el pasado, pero sinimportar como pareciera ser la única manera de manejar las cosas en esemomento, siempre me había salido el tiro por la culata. Estaba determinada amostrar que había aprendido de mis errores, pero mi parte rebelde sabía que sino fuese su esposa, Bones habría estado de acuerdo en que usarme comocarnada era nuestra mejor opción. Aun así, habíamos prometido pelear nuestrasbatallas juntos en vez de uno de nosotros—generalmente yo—saliendo pitandoa la lucha dejando a la otra persona al margen, y pretendía cumplir esapromesa. Detener a los chicos malos sería difícil, aunque a veces, el trabajo de teneruna relación entre dos personas tercas parecía una igualmente desafiante meta.Por supuesto, si Bones tuviera una personalidad dócil y pudiera convencerlo dehacer cualquier cosa, no lo amaría como lo hago. La misma implacabledeterminación que me frustraba ahora era lo que me había atraído de Bones en
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 98primer lugar. El había dicho casi lo mismo sobre mí una vez. Supongo queambos éramos masoquistas en adición a ser testarudos. Salí de mis reflexiones cuando Bones salió de la autopista. Con lo rápidoque conducía, no nos había tomado mucho llegar a los suburbios de Chicagodonde Mencheres se estaba quedando para que su novia pudiera estar cerca desu familia. Aun era extraño pensar que el Mega Maestro vampiro tuviera unarelación, pero Mencheres estaba perdidamente enamorado de Kira. Parecía seruna persona agradable, también, en vez de una perra homicida como suanterior esposa. De otra manera, el mundo debería temer. Cuando Mencheresse enamoraba de una mujer, se enamoraba locamente. Si Kira pedía su propiocontinente como regalo de cumpleaños, Mencheres conquistaría uno para ellaantes de que soplara las velas. Después de pasar por algunos ventosos caminos y anunciarnos ante lacámara de seguridad en el portón, nos detuvimos en frente del hogar deMencheres. La casa de tres pisos era mucho menos grande que sus otrasresidencias, siendo capaz de alojar a sólo quince en vez de cincuenta. Pero otravez, esta residencia reducida era debida a la influencia de Kira. ―Esto no es una casa; es un hotel‖ había comentado ella acerca del lugarque Mencheres había escogido inicialmente, y el antiguo faraón consintió envivir en algún lugar más pequeño sin una sola palabra de protesta. ―¿Ves?‖ le susurre a Bones, dándole un codazo con una sonrisa. ―Élnunca discute con ella. ¿No es dulce?‖ Un bufido precedió su respuesta. ―Sigue soñando, mascota.‖ ***
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 99 Bones estacionó la Ducati justo cuando se abría la puerta del frente yGorgon, una versión Nórdica de Alfred para el Batman de Mencheres, salía. Mesaqué el casco, sacándome los audífonos de mi iPod al mismo tiempo—oye, notenía que tomarle atención al tráfico como pasajera—solo para tener algo másque el último CD de Norah Jones asaltándome mis oídos. Los rasgos de Gorgon estaban perfectamente compuestos, como si nohubiera una sinfonía de gemidos y gruñidos llegando desde una de lashabitaciones superiores de la casa tras él. ―Bones, Cat. Mencheres está retenido lamentablemente por el momento,pero por favor, entren.‖ Era sólo mi nuevo control vampírico el que me permitía mantener unrostro serio, pero Bones simplemente se rió. ―Claramente no tiene su habitación a prueba de sonido todavía, así queestamos al tanto de que no está lamentando su ‗retención‘ en absoluto.‖ Un sonido estrepitoso seguido de un prolongado chillido femenino mehizo mirar hacia arriba desconcertada. ¿Qué le estaba haciendo? Gorgon parpadeó incluso mientras la risa de Bones se volvía perversa.―No lo sé, pero me aseguraré de preguntarle después.‖ Ups. Debo haber dicho eso en voz alta. Me aclaré la garganta, luchandonuevamente por parecer indiferente, a pesar de lo que todos aun podíamosescuchar en detalle grafico. ―Em, que encantadores jardines traseros,‖ tartamudee. ―Creo que notuvimos oportunidad de verlos la última vez que estuvimos aquí, Bones.‖ ―Volveremos alrededor de una hora,‖ le dijo a Gorgon, elevando su vozpara que más que el rubio vampiro pudiera oírlo. De los continuos ruidos
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 100arriba, dudaba que Mencheres recibiera el mensaje, pero no me quedé losuficiente para averiguarlo. Caminé hacia el prado detrás de la casa, volviendoa ponerme los audífonos de mi iPod. Con mi ritmo y unos cuantos clics delvolumen, pronto no podía oír nada salvo a Norah cantando suavemente sobresangre joven y fantasmas yendo a casa. Mucho mejor que escuchar al co-gobernante de Bones y su novia haciendo sus cosas raras. Bones me alcanzó en unas cuantas zancadas largas, sin decir una palabra,aunque sus labios crispados decían todo sobre como lo divertía miincomodidad. Nada lo avergonzaba a él, por supuesto. Trabajar como un gigolópara las adineradas, aburridas esposas de Londres había matado cualquiervergüenza en él mucho antes de que convertirse matara su humanidad. Esta noera la primera vez que había oído por casualidad a gente teniendo sexo, debidoa la audición supernatural desde que era una niña. Pero este era Mencheres, elsolemne vampiro algo terrorífico cuyos extensos poderes me ponían nerviosadesde la primera vez que lo conocí. Así que esto era otra cosa de totalmenteextraño, escucharlo reír y gritar como, bueno, una persona normal. ―Al menos estará de buen humor cuando hablemos finalmente con él,‖ ledije a Bones sin sacarme los audífonos. Me tiró hacia él en respuesta, su boca cubriendo la mía antes de quepudiera siquiera formular una palabra. Un largo, hambriento beso parecióencender llamaradas a lo largo de mis terminaciones nerviosas mientras sulengua acariciaba la mía con profundos ataques y tentadores movimientos. Lalujuria llenó mis sentidos desde mi conexión a él y mi propia respuesta, ungolpe doble a mis emociones que me hicieron arquearme contra él a pesar de misorpresa. ―Nosotros estaremos de buen humor, también,‖ murmuró después desacarme los audífonos, después comenzó a abrir mis pantalones mientras suboca quemaba un sensual camino por mi cuello.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 101 Mi cabeza cayó hacia atrás incluso mientras farfullaba una protesta. ―Nopuedes ir en serio. Alguien podría ver.‖ La casa estaba a cerca de cien yardas de distancia desde dondeestábamos parados. Seguro, estaba oscuro y el pasto a nuestro alrededor eraalto, pero no tan alto! Cualquier no muerto mirando esta dirección sería capazde ver lo que estábamos haciendo, sin mencionar que serian capaces de oírnos. La risa de Bones era oscura y decadente. ―Por supuesto que voy en serio.Por qué piensas que dije que volveríamos en una hora?‖ Su boca se deslizó hacia la mía nuevamente, besándome con incluso máspasión mientras me bajaba los pantalones lo suficiente para meter la manodentro. Solo tomó unas cuantas caricias de esos expertos, hábiles dedos paraque me olvidara de nuestros alrededores y me hundiera en el piso con él,tirando de sus pantalones con una impaciencia que bordaba en la urgencia. De cualquier manera no había querido ver los jardines.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 102 Capítulo 11 TRADUCIDO POR DAMA OSCURA CORREGIDO POR REPISSE Una hora y media después, me senté en el sofá de la sala, acariciando alMastiff23 que creía que pertenecía a mi regazo en vez de a mis pies. Si el perropesara cincuenta libras menos, lo dejaría allí, pero era más grande que yo. Kira entro en la sala luego de algunos minutos, con su cabello colorámbar aun mojado probablemente debido a un baño apresurado. Como nuevovampiro, no se ruborizó por lo que obviamente les había impedido saludarnosla primera vez que llegamos, pero se mostró casi efusiva al ofrecerse a traernosalgo de beber. Bones tomo un Whiskey pero yo decline su invitación muyeducadamente escondiendo una sonrisa. Era bueno saber que no era la únicaque carecía de una actitud despreocupada, que muchos vampiros parecíantener respecto a sus actividades sexuales. ―Mencheres bajará enseguida,‖ dijo Kira por segunda vez, metiendo unhilo de cabello detrás de sus orejas mientras alzaba la vista hacia las escaleras. ―¿Cómo va el entrenamiento de Enforcer?‖ le pregunté. Ella sonrió alegremente. El proceso que eventualmente la convertiría enla versión Vampírica de un policía era el tema favorito de Kira. ―Bien,‖ Entonces rió. ―Pienso que iría mejor si Mencheres dejara delanzar personas a través del cuarto con el pensamiento cada vez que megolpean demasiado fuerte. Él dice que es un desliz accidental de sus poderes,23 Tipo de Raza canina, originario de Gran Bretaña
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 103pero tendré que excluirlo de mis prácticas de combate, o nunca pasare laprimera etapa.‖ Esos pobres bastardos tienen suerte de tener aun sus cabezas, pensé,incluso mientras le devolvía la sonrisa. Mencheres golpeándolos alrededor delcuarto era casi una palmadita amorosa comparado con lo que haría si realmentecreyera que Kira estaba siendo maltratada en exceso por sus entrenadores. ―Bones, Cat. Mis disculpas por hacerlos esperar.‖ Mencheres entró en la habitación con su cabello negro húmedo. Teníapuesto una prenda de vestir larga y blanca que en una mujer ‗yo‘ llamaríavestido sin forma, pero que en cierta forma, en el lucia como una prendamasculina usada en tiempos de esparcimiento. Se las arregló para sonar sincerorespecto a lo de hacernos esperar, aunque yo sabía que no estaba en absolutoapenado. No era que me importara. De hecho, estaba muy feliz por su recienteretraso, teniendo en cuenta en lo que había terminado. ―Grandsire.‖ Bones se levantó, dándole a Mencheres un gran abrazo de saludo. Yotambién lo hice, aunque con menos afecto que mi esposo. Los hechos recienteshabían hecho que Bones perdonara los pecados de omisión de Mencheresreferente a mi pasado, pero yo no había podido superar todo mi rencor contraél. Aunque siendo honesta, había que admitir que incluso si lo hiciera,Mencheres todavía me intimidaría un poco. A pesar de que Bones lo habíallamado ‗Abuelo‘ porque Mencheres cambio al vampiro que más tardeconvirtió a Bones. Con apariencia sensata, Mencheres lucia como si estuviera aprincipios de los veinte. Sin embargo, las apariencias engañan. Menchereshabía vivido más que la mayoría de las civilizaciones existentes, y sushabilidades eran verdaderamente escalofriantes. Yo debería saberlo; había
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 104absorbido brevemente algo de esas habilidades después de beber su sangrepara ayudar a mis amigos en una pelea. Eso me dejo fuera de combate por unasemana, mi cuerpo se tostó debido a una sobrecarga de energía. Así que ciertacautela con Mencheres no era muy irracional, en mi opinión. ―Por favor, tomen asiento.‖ Mencheres hizo una señal hacia el sillón querecientemente habíamos dejado libre, interpretando el papel de amableanfitrión. El perro se escabullo más cerca tan pronto como me senté una vezmás, poniendo su cabeza en mi regazo logrando un mejor acceso para rascarlo.Mencheres tomo asiento junto a Kira, arrastrando su mano sobre su hombroantes de devolver su atención hacia nosotros. ―¿Asumo que están acá porque tienen nueva información acerca deApollyon?‖ Una parte de mí se divertía con la forma seria y adecuada en la quetodos lucíamos justo ahora, sentados al borde nuestros sillones contrarios conexpresión sobria. Simplemente un grupo de vampiros discutiendo una situaciónsobrenatural peligrosa con toda la solemne y horrible dignidad del caso, apesar de las recientes indulgencias sexuales. ―La única novedad, es que no hay nada nuevo,‖ Bones gruñó, tomandoun gran trago de whisky antes de continuar. ―Estamos de camino a NuevaOrleans para hablar con Marie. Con suerte, podremos convencerla de queApollyon es una amenaza tanto para los miembros racionales de la nación delos ghouls como lo es para nosotros.‖ Mencheres asintió pensativamente. ―Marie Laveau realmente sería unaaliada poderosa para aquel que pueda influir su lealtad.‖ Esa era una subestimación. La Reina del voodoo no solo era la jefe de unalarga línea de ghouls; también gobernaba una ciudad entera, una hazaña queninguna otra persona no viva que yo conociera había realizado. Por
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 105consiguiente, el pensamiento de cualquiera ‗influyendo‘ su lealtad me hizosoltar un bufido. ―La principal lealtad de Marie es para ella misma, y si yo fuese una mujerde apuestas, habría dicho que ella ya tomo una decisión respecto a respaldar ono a Apollyon. Nuestra única oportunidad es el hecho de que la guerra seríamala para todos los involucrados, no solo para los vampiros. Si Marie noinsistiera siempre en las reuniones cara-a-cara, podríamos ahorrar tiempopreguntándole por teléfono. O enviándole un mensaje.‖ La potencial imagen mental de recibir un mensaje de texto de Mariediciendo ―I kill U‖ me hizo reír. Marie no desmenuza las palabras una vez quedeterminaba un curso de acción, así que no pondría nada más. Bones me dio una mirada inquisitiva, pero yo moví una mano. ―Olvídalo. Es simplemente mi retorcido sentido del humor. Entonces,Mencheres. Debo suponer que no has tenido visiones recientes acerca de dondeestá la base de operaciones de Apollyon, no? ¿O si azotara a los demonios en elmismo frenesí histérico de la última vez?‖ El abrió la boca, pero Kira se le adelanto, con su aura chispeante y susojos destellando verde. ―No lo presiones. Aun se siente culpable por no poderver nada al respecto.‖ Me trague la risa que se alzaba en mi garganta, sintiendo una onda dediversión similar arrastrándose sobre Bones a pesar de que nada habíacambiado en su expresión. Los pelos de punta de Kira en actitud protectora porun vampiro que podría matarnos a todos sin siquiera levantarse de su silla erademasiado gracioso. Mientras que la acusadora mirada de Mencheres nosgolpeaba antes de murmurarle algo relajante a ella, obviamente recogiendoalgo del humor de Bones a través de la conexión poderosa que compartían, sino es que la mía también.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 106 ―Tienes razón, Kira. Perdóname, Mencheres,‖ dije, logrando que mi vozsonara arrepentida a pesar del dolor de mis costillas debido a la supresión de larisa. ―Um, de cualquier forma, queríamos darles el dato acerca de a dónde nosdirigimos y por qué. Ya saben, en caso de que nunca más escuchen noticias.‖ Dije la última parte en tono de broma, pero la triste realidad era queaquello era verdad. Marie Laveau prometía un paso seguro desde y hastacualquier reunión con ella, pero siendo la reina de los ghoul de Nueva Orleans,estas circunstancias con Apollyon cambiaban un poco las cosas. Ella podríadecidir qué lo mejor para su especie era retractarse de su palabra solo por estavez y hacer que nuestro viaje a la Big Easy24 un viaje de ida… definitivo. ―Iremos con ustedes‖ declaro Mencheres. ―No,‖ respondió Bones suavemente. ―Se quedaran aquí protegiendo lalínea en caso de que algo suceda. De esa forma nuestra gente seguirá estandosegura.‖ Una débil sonrisa fantasmal cruzo por los labios de Mencheres. Bonesacababa de repetir el mismo argumento que el vampiro Egipcio había usadocon él dos meses atrás, cuando había sido Mencheres quien había rechazado laayudar de Bones en una situación peligrosa. ―Muy bien,‖ dijo, con una elegante inclinación de cabeza. ―Me quedare.Tal vez Spade pueda acompañarlos en mi lugar.‖ ―Hay un problema con eso,‖ señale. ―Uno, sé que es el mejor amigo deBones, y Spade no querrá que Denise vaya si resulta ser algo peligroso, y asíserá. Dos, conozco a mi mejor amiga, y por el infierno que ella no estará deacuerdo en quedarse atrás. Además, todo lo que necesitamos es que Apollyon24 se refiere al apodo de nueva orleans
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 107se dé cuenta que Denise es ahora una Cambiaformas para que el realmentetenga algo por lo cual volverse loco.‖ No agregue la cuestión de que si alguien descubría lo que había en laalterada sangre demoníaca de Denise, ella tendría incluso menos oportunidadde sobrevivir que yo si la nación de vampiros decidía ofrecerme a Apollyon.Mientras que Mencheres ya lo sabía y yo no pensaba que Kira no fuera de fiar,no sabía cuántos oídos no muertos habían en la casa a parte de Gordon. ―¿Qué hay de Vlad?‖ pregunto Kira. ―Él es rudo y aterrador.‖ ―No, el perro de exhibición,‖ se quejó Bones, al tiempo que dije, ―Buenaidea.‖ Sus cejas se elevaron mientras se volteaba a verme. Aclare mi garganta,retorciéndome un poco bajo la lacerante mirada color café. ―Bueno, lo es,‖ respondí, enderezándome. ―Solo porque no te cae bien nosignifica que no sea nuestra mejor apuesta, mientras que él puede rehusarse ahacerlo solo porque vas tú, las probabilidades son que el dirá que si porque yoestaré ahí.‖ La boca de Bones se retorció de una forma que me advirtió que ese nohabía sido el mejor argumento que pude haber usado. ―Porque somos amigos,‖agregue rápidamente. ―Vlad es generoso estando allí para sus amigos.‖ ―No cuestiono el gusto de Tapesh en relación a ti como amiga. Solo eltuyo por sentir lo mismo hacia él.‖ Murmuro Bones. No pude resistir una pequeña sonrisa. ―Tal vez porque el me recuerda aalguien que amo.‖ Bones resoplo en desacuerdo, pero por el rabillo del ojo, capte algo que élno —Mencheres me guiño. Eso me sorprendió tanto que azote mi cabeza para
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 108voltear a mirarlo, para el momento en que lo hice, la expresión del vampiro eratan suave e impenetrable como un estanque a la media noche. ―Tepesh no necesita ir con nosotros,‖ Dijo Bones al fin. ―Su presenciapodría ser interpretada como una amenaza por Marie ya que ella sabe muy bienque él y yo no nos caemos bien el uno al otro. Sin embargo, si él estuviera en unciudad cercana, sería lo suficientemente cerca para proveernos ayuda, en casode que así lo requiramos.‖ Considerando que Vlad puede volar… pero de no estar losuficientemente cerca, estaríamos perdidos de todas formas entonces. No lo dijeen voz alta. Todos los presentes ya lo sabían.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 109 Capítulo 12 TRADUCIDO POR PARGULIN CORREGIDO POR REPISSE El hotel Ritz-Carlton se encontraba en el borde mismo del Barrio Francés,frente a Canal Street. Su exterior era una hermosa combinación de arquitecturamoderna y la influencia del antiguo estilo del sur, con yeso blanco y gárgolascon la forma de leones tallado que adornaban el edificio. Mientras nosregistrábamos el personal fue amable hasta el punto del servilismo, provocandoque me dieran ganas de decirles que se relajaran, que yo no era tan difícil decomplacer. Sólo cuando me quedé en casa de Vlad mi culo había sido tanmeticulosamente besado, y la gerencia de aquí no tenía la reputación deexpresar su descontento empalando a su gente en largos postes de madera. Almenos, no que yo supiera. Una vez dentro del elevador que conducía hasta nuestro piso, entendí larazón por la cortesía más allá del tope de los trabajadores. Si la mujer vestida depiel a mi lado tuviera la nariz más arriba en el aire, se pondría enferma por laaltitud – y realmente, ¿Quién usa un abrigo de piel largo en verano, de todosmodos? El hombre con ella, su marido, deduje por sus anillos a juego, parecíacomo si un palo hubiese establecido su residencia permanente en su culo. Ellame dio una mirada fría, su mirada viajó por mi pelo despeinado por el viento ycon un desdén que me llevó de vuelta a mis días como marginada de un pueblopequeño. Hey, para montar directamente a través de Chicago a Nueva Orleansen una motocicleta, me veía muy malditamente bien. Ni un solo bicho en losdientes ni nada.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 110 Un ligero oler la acompañó mientras se volvía para susurrar, ―Laclientela aquí parece haber decaído,‖ a su marido, lo suficientemente fuerte que,incluso sin oído sobrenatural, la habría escuchado. Mis dientes se apretaron,cuando al mismo tiempo me recordaba que hipnotizarla en la creencia que suculo justo había crecido cinco tallas no era algo muy maduro. Las puertas del elevador se abrieron en el momento siguiente, gracias adios en el piso de la pareja. A medida que salían, Bones le dio el marido unasuave sonrisa. ―Ella llama el fontanero todos los jueves mientras estás en el club. ¿Deverdad crees que tu baño necesitaba repararse cuatro veces el mes pasado?‖ La mujer dejó escapar un sorprendido jadeo incluso cuando la cara de sumarido se puso moteada. ―¡Me dijiste que estaba por las tuberías, Lucinda!‖ Bones gruñó. ―Tienes razón, amigo.‖ Las puertas se cerraron justo cuando la mujer empezó a farfullar unanegación indignada, pero poco convincente. Mi mandíbula se abrió a todo elintercambio. ―¡Bones!‖ finalmente logré decir. ―Sembré la semilla adecuada por lo que ella estaba pensando de ti, y élno fue mejor,‖ fue su respuesta sin arrepentimiento. ―Ahora van a tener algomás para ocupar su tiempo, aparte de mirar por encima del hombro a la gente.‖ Una parte de mí estaba horrorizada por lo que había hecho, mientras queotra parte menos caritativa rió descaradamente. Dios, ¡La mirada en el rostro deesa mujer! Ella tenía ―pillada‖ escrito en toda su expresión antes altiva.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 111 ―Tampoco es como si hubiese roto el corazón de algún pobre e inocentetipo‖ siguió Bones. ―Él está follando con su abogado. El par se lo merecía.‖ ―Esto sólo refuerza mi opinión de que no quiero poderes para leer lamente,‖ le dije, sacudiendo la cabeza. ―No tengo la necesidad de recoger esetipo de cosas de las cabezas de los demás.‖ Las puertas del elevador se abrieron de nuevo, en nuestro piso esta vez.La mano de Bones se apoyaba ligeramente en mi espalda mientrascaminábamos hacia la habitación. Una vez dentro, mi boca se abrió de nuevo.Esta no era una habitación de hotel, era del tamaño de una casa. Lentamentemiré a los pisos de madera, alfombras orientales, elegantes muebles antiguos,un comedor completo con un candelabro de cristal, sala de estar adornada conuna chimenea dorada, puertas de cristal del techo al piso que ofrecían vistas delrío Mississippi y del patio al aire libre – y no había llegado aún a la habitación.La otra vez que habíamos venido a Nueva Orleans, nos habíamos quedado en lacasa de la ciudad de Bones en el Barrio Francés, pero sabíamos que ese sería elprimer lugar en que alguien nos buscaría, así que registrarse en un hotel parecíamás seguro. Aunque mucho más caro, a juzgar por todas la finura a mi alrededor. ―¿Ganamos la lotería y se te olvidó decírmelo?‖ Él me dedicó una sonrisa cuando lanzó su chaqueta en una silla cercana.―¿Conoces una de las ventajas de ser compañero de un vampiro que obtienevisiones regulares del futuro? Dos palabras, cariño. Asesoramiento deinversión.‖ Me reí mientras me encogía de hombros en mi propio abrigo de cuero.―Ahora tengo otra razón para esperar que las visiones de Mencheres vuelvancon toda su potencia.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 112 ―Aun así.‖ Él se paseó más cerca, alejando el pelo de mi cara. ―Tenemostiempo para limpiarnos y cambiarnos, pero no te pongas demasiado cómoda.Vamos a salir.‖ Fruncí el ceño. ―Pensé que no veríamos a Marie hasta mañana por lanoche.‖ ―No, no la veremos hoy.‖ Bones rozó mis labios con el más elemental delos besos. ―Esta noche, tenemos otros planes.‖ **** Miré al río, varios pisos debajo de mí, preguntándome si esto era unaespecie de broma. El puente en el que estaba de pie ahora – en construcción ypor lo tanto vacío de personas – se balanceaba ligeramente en la brisa, o tal vezera sólo una consecuencia de que hubiese agarrando la viga a mi lado muyduro. ―Dilo de nuevo,‖ Le dije a Bones. Estaba de pie en la parte inferior delpuente, había volado allí después de dejarme caer en una viga saliente con unasola palabra de explicación que debí haber oído mal. ―Salta,‖ repitió. No, no lo había oído mal antes. Miré de nuevo en el remolino de las aguas del Mississippi. ―Si esta es tumanera de decir que quieres el divorcio...‖ ―No puedes ahogarte aunque lo intentaras‖ él contestó, divertido. ―Nohas respirado por necesidad en casi un año. Ahora deja de vacilar y salta. Es lamejor manera de aprender a volar.‖ ―A mí me suena como una muy buena manera de aprender a caermientras gritas, en su lugar.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 113 Cogió dos de las vigas de soporte de metal debajo de mi sección y lassacudió. Las vibraciones posteriores fueron tan fuertes que dejé escapar un gritomientras mis manos se apretaban más fuerte a la barra junto a mí hasta quecrujió. Maldito. Él sabía que no me gustaban las alturas. ―Los ghouls no pueden volar, dándoles a los vampiros que pueden unagran ventaja sobre ellos,‖ gritó hacia arriba. ―Quiero que seas capaz de volarantes de que nos reunamos con Marie mañana por la noche, en el caso de quetengamos que hacer un escape rápido. Has volado dos veces antes, lo quesignifica que tienes la capacidad. Sólo tienes que afinarla.‖ ―No volé, sólo salté muy alto,‖ lo corregí, aún sosteniéndome por la vidadespués de la muerte. ―Ni siquiera sé cómo lo hice.‖ ―Tus instintos dan una patada bajo coacción. Caer desde esa alturadebería hacerte experimentar una coacción similar, permitiendo que tusinstintos tomen el poder otra vez,‖ respondió con más calma de lo que era justo.―Vamos, Gatita, salta. O te haré caer.‖ ―Me tiras de este puente, Bones, ¡Y tendrás un montón de celibato en tufuturo!‖ Sus labios se curvaron en una forma que decía que no estabapreocupado. ―Sólo significa que tendré que trabajar más duro para cambiar tuopinión, y sabes cómo me encanta mi trabajo. Ahora sal de ese estancamiento.Si todavía estás allí en cinco minutos, voy a lanzarte.‖ Poco a poco solté mi abrazo de muerte a la viga. Haría justamente lo quedijo, y conociendo a Bones, ya había comenzado la cuenta atrás. Aunque elsentido común me decía que tenía razón sobre sus razones para que aprendieraa volar – además, es cierto, el salto no me podría matar incluso si cayeraestrepitosamente en el Mississippi – aún así lo maldije mientras me alejaba de laviga.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 114 ―Tramposo, manipulador, chupasangre sin piedad...‖ Una risa fue a la deriva hacia mí. ―¿Conversación de almohada ya? Medejarás duro antes de que estemos de vuelta en nuestra habitación.‖ ―¡Bueno, espero que disfrutes tu dureza azotando esta noche al obispo!‖Espeté. Su risa sólo aumentó. ―Realmente, cariño, estoy impresionado. ¿Dóndehas aprendido una expresión tan picante?‖ Estaba a pocos metros de la viga a la que me había aferrado, no habíanada más cerca de lo que agarrarse y sólo mi balance me impedía caer en lasoscuras aguas abajo. Vaya, realmente era un largo camino hacia abajo. ―De Spade. Él estaba ayudando a Denise a mejorar su argot Inglés.‖ ―Ah, por supuesto. Sólo tres minutos para el final, Gatita.‖ Miré a las luces de la ciudad parpadeando al otro lado del puente,tratando de calmar mis nervios. Incluso en la oscuridad, podía ver los edificiosque bordean el agua clara. De vez en cuando, formas espectrales me llamaban laatención, fantasmas sin problemas entrando y saliendo de ellos y otrasestructuras, mientras se dedicaban a sus negocios fantasmales. Nueva Orleansera verdaderamente uno de los lugares más embrujados en el mundo, con másfantasmas que en cualquier otro lugar que hubiese visto jamás. Demonios, aquíera donde había adoptado a Fabián. ―Último minuto, cariño. No más demoras,‖ dijo Bones despiadadamente. Hijo de puta. Enderecé mis hombros, tomé una respiración profundapara darme valor, y luego salté fuera de la cornisa del puente, como si se tratarade un trampolín.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 115 Al instante mis ojos se humedecieron con el aguijón de airegolpeándolos. A pesar de que sabía que esto no me iba a matar, una oleada depánico todavía me llenaba mientras nada pasaba, excepto que iba cayendo másrápido hacia el río. Casi locamente, empecé a sacudir mis brazos, como si alhacerlo de repente me brotaran plumas y me llevaran lejos. ¡Su estrategia nofuncionaba! No estaba volando, caía como un ladrillo. Dios, golpearé el agua encualquier momento... Mi cuerpo entero se preparó para el impacto cuando sentí un zumbido yla distancia bruscamente comenzó a crecer entre mí y el río. Por una fracción desegundo, pensé que me había cogido Bones, decidiendo en el último momentoque no me dejaría caer en el agua después de todo. Pero con la misma rapidez,me di cuenta que no sentía una presión fuerte de los brazos. No, no sentí nada,sino la más extraña sensación de amortiguación del aire, como si avionesinvisibles hubieran aparecido por arte de magia que me impulsaran haciaarriba. Una mirada hacia abajo demostró que me encontraba ahora a decenas demetros sobre el río, moviéndome hacia arriba con cada momento que pasaba,nada me apoyaba, salvo las corrientes de aire pulsante. Una sonrisa salvaje dividió mi cara. ¡Mierda, lo estaba haciendo! ¡Enrealidad estaba volando! El pánico anterior de una vez se volvió en euforia. Yovolaba y era la sensación más increíble. Mucho más superior a los ocasionalessueños que había tenido en los que podía volar sin explicación o práctica. El airecontinuaba sintiéndose diferente, también. Como si tuviera forma que pudieramoldear y manipular. No había más espacio vacío, sino un lienzo deoportunidades y regocijo en su lugar. Miré a mí alrededor, tratando de ver donde estaba Bones, cuando tanrepentinamente como había subido, empecé a caer. Mis brazos comenzaron ahacer ese loco batir de nuevo, pero esta vez, no pasó nada. La resignación mellenó mientras veía desaparecer la distancia entre el río y yo. Qué bueno que
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 116Bones tenga mi chaqueta de cuero fue mi último pensamiento antes de aterrizaren el río con un gran chapuzón. La sacudida fue a través de mi cuerpo como una patada giratoria. Miimpulso me hundió varios metros bajo el agua y salí escupiendo el montón deagua que había absorbido accidentalmente cuando quedé sin aliento por elimpacto. La cara de Bones fue lo primero que vi cuando reaparecí. Estaba apocos metros por encima de mí como una hermosa aparición, mirándome conuna sonrisa. ―Te dije que saltar de ese puente haría estallar tus instintos lo suficientecomo para que pudieras volar.‖ Le dirigí una mirada apuntando al río menos-que-aromático en el queestaba flotando ―Sí, pero todavía estoy en el agua, por lo que no funcionó tanbien como pensabas que lo haría.‖ Su sonrisa se amplió. ―Nunca dije que no se necesitaría práctica antes deque aprendieras a evitar estrellarte.‖ Me abalancé sobre él, decidida a sumergirle en el agua conmigo, peroevitó cuidadosamente mi agarre, riendo entre dientes. Luego me sacó del ríopor los hombros. Un experto planeo controlado después– fanfarrón – y estabade vuelta en la parte superior del puente, empapando el borde de metal con laropa goteando. ―Muy bien. Una vez más,‖ declaró Bones. Miré hacia abajo al río y luego a él, notando que estaba losuficientemente lejos para evitar cualquier otro intento que pudiera hacer paraagarrarlo. Antes de que terminara esta noche, prometí en silencio, ‗estarástomando un baño en el agua conmigo‟. La necesidad podría ser lo que lo llevó ainsistir en esta forma extrema de lección de vuelo, pero su sonrisa, decía que
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 117Bones estaba demasiado divertido viéndome caer al río, mientras luchaba porencontrar mis alas de vampiro. ―Había olvidado lo mucho que disfrutabas darme un ‗tiempo duro‘ enlos entrenamientos. Toma cada golpe bajo, ¿no?‖ Su sonrisa se hizo más malvada, lo que confirmaba mi suposición. ―Serémás duro para estresarte y que vueles, ahora que ya has saltado una vez. Puedeque tenga que lanzarte para elevar tu sangre lo suficiente esta vez.‖ ―Ni siquiera pienses en ello,‖ le advertí. Arqueó una ceja. ―¿Es eso un desafío, Gatita?‖ Estaba de alguna manera al otro lado de mí, moviéndose con la rapidezde un rayo que me dejó sin defensas. Sentí un fuerte golpe un instante, unempujón – y luego estaba cayendo del extremo hacia el río, mis maldicionesfluyendo tan rápido como el viento mientras me acerca rápidamente al agua. ―¡Maldita sea, me voy a vengar por esto! Sólo espera hasta que tenga mismanos sobre ti–-‖ ―Palos y piedras, cariño,‖ le oí decir en respuesta. Luego me estrellécontra el río, cortando más de mi furioso alboroto. Salí farfullando de nuevo,viendo a Bones cerniéndose sobre mí, esta vez sin molestarse siquiera encontener su risa. ―Te ves como una rata ahogada. Tal vez deberías intentar batir menos yconcentrarte más la próxima vez.‖ ―Vas a pagar con creces,‖ juré, abalanzándome sobre él. ―Si quieres tu venganza, ven y cógela,‖ se burló, volando justo fuera demi alcance, mientras seguía nadando hacia él.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 118 Mi mirada se redujo. Quería jugar, ¿eh? Bueno, tal vez me había olvidadolo mucho que le gustaba ser rudo en el entrenamiento, pero, obviamente, habíaolvidado que yo era una aprendiz rápida. Has volado dos veces antes, lo quesignifica que tienes la capacidad. Sólo tienes que afinarla, había dicho hace unrato. Oh, la afinaría. Ahora mismo. Canalicé todos mis planes para la venganza imaginando el aire porencima de mí como una escalera que podía subir, podía hacerla sólida en mimente. Bones continuó volando en círculos por encima de mí, preguntándomesi había disfrutado de mi baño por la noche y observando que no tenía que serverdad que a los gatos no les gustaba el agua. No hice caso de sus graciosasocurrencias, y continué imaginando el aire como algo que era maleable. Energía comenzó a empujar contra mi piel, creciendo hasta que vibrabacon la misma firmeza que una vez habían pulsado los latidos de mi corazóndentro de mí. Recuerda cómo el aire se sintió antes. No es un espacio vacío. Esalgo que puedes formar y moldear, impulsándote hacia arriba y detrás de él, site concentras lo suficiente... Cuando sentí el aire por encima de mí pulsando a tiempo la energía enmi cuerpo, salté hacia arriba fuera del agua. Bones se encontraba en medio desu nuevo paseo junto a mí y me lancé como un cañón detrás de él, aunque setiró hacia atrás en el último segundo. Ese sentimiento exultante volvió, comouna descarga de adrenalina en mi sistema, mientras sentía el aire doblarse a mivoluntad, permitiéndome impulsarme y apoyarme para taclearlo en el aire quenos dio la vuelta a los dos. Y luego, con una risita victoriosa, apreté mis manos a su alrededor ycaímos en el río, su respuesta fue risa, y fue lo último que oí antes de que elagua se cerrara sobre nosotros.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 119 Capítulo 13 TRADUCIDO POR PAU24 ―Ahora sé porque escogiste un cuarto ubicado en el techo,‖ comentémientras Bones nos bajaba en un elegante aterrizaje en el patio exterior denuestra suite. Después de varias horas de practicar, probablemente habríaconseguido aterrizar por mí misma, pero habría destrozado algo del mobiliariode hierro forjado en el proceso. ―Puede ser muy útil,‖ dijo, con una mirada significativa a sus pantalonesy camisa, rasgados, victimas de cuando lo agarré en aire. Entre eso, nuestraropa mojada, y nuestro cabello empapado, le habríamos dado a cualquiercliente presumido del hotel un ataque cardiaco si entrabamos por el vestíbulo. Sonreí. ―Te dije que me vengaría.‖ Su risa era una caricia para mis sentidos. Incluso mojado y oliendo comoun rio apestoso, Bones todavía conseguía atraerme. Su ropa podría estardestrozada y su chaqueta de cuero chorreando agua, pero hacia que se vierasexy. Tal vez porque estar empapado significaba que su pantalón y camisa seaferraban a todas las líneas de su cuerpo explícitamente ajustados, resaltandolos magros músculos y planos duros como si hubieran sido moldeados sobre él. El se inclinó. ―¿Me atrevo a tener la esperanza de que esa venganza fuerasuficiente para hacerte olvidar tu otra promesa de castigo?‖ Mis manos se deslizaron por su pecho, deteniéndose cerca de sus tetillas,las cuales estaban rígidas debido a la ropa mojada—o porque él sabía como esoscapullos apretados prácticamente gritaban por ser tocados. Sin pensarconscientemente, me lamí los labios.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 120 ―¿Y dejarte faltar a tu promesa de trabajar duro para hacerme cambiarde opinión?‖ No pude evitar el tono ronco de mi voz. ―Eso no sería inteligentede mi parte, ¿no es así?‖ Se acercó más, presionando su pecho más firmemente contra mis manoshasta que pude sentir todos sus músculos cuando sus brazos se elevaron pararodearme. ―No, no sería inteligente en absoluto,‖ murmuró, su respiraciónaterrizando exactamente en el punto cercano a mi oreja. Cerré mis ojos, saboreando las sensaciones que se elevaban en mí.Entonces lo empujé y comencé a buscar en mi pantalón. A sólo una cortadistancia de nosotros había un dormitorio. Ahí es donde necesitábamos estar, ymientras más rápido mejor. ―Espero que la tarjeta de la habitación no se haya caído…ah, gracias aDios por los bolsillos con botones,‖ dije, sacando mi tarjeta. El patio exteriortenía acceso de entrada con llave electrónica, aunque apuesto que nunca habíasido usada como primera vía para entrar a la habitación. Pero cuando me dirigí a la puerta exterior, Bones siguiéndomesuficientemente cerca para que su energía vibrara en mi espalda, no sucediónada cuando introduje la tarjeta en la ranura. Lo hice nuevamente, chequeandodos veces que la flecha estaba en la posición adecuado. Lo estaba, pero aun asíno mostraba luz verde. ―Prueba la tuya,‖ dije frunciendo el ceño. Después unos cuantos momentos, Bones había sacado su tarjeta y latenía en la posición correcta, pero varios intentos después, la puerta todavía nose abría.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 121 ―Mojarlas debió hacer cortocircuito en la banda magnética,‖ dijo,encogiéndose de hombros. ―Espera aquí. Volveré por el lobby y te dejaré entrarcuando me den las tarjetas nuevas.‖ ―¿Vestido así?‖ Pregunté riéndome. ―Debería dejarte sólo porque mepartiría de la risa imaginándome las expresiones de las personas. Pero iré yo.Podré estar igual de mojada que tu, pero al menos mi ropa no está desgarrada,y mi chaqueta está seca porque la dejaste sobre el puente antes de que te lanzaraal rio.‖ ―No me importa lo que piensen esos encopetados,‖ respondiódesdeñosamente. Sin importar que había hecho cosas muchas más cuestionables en losmeses recientes, parte de mi rígida educación insistía que uno no aparecía enpúbico con agujeros indecentes en su ropa si podía evitarlo. Traté otra táctica. ―Vamos, ten piedad de cualquier mujer mayor que pudiese verte en elvestíbulo. No quieres darles un ataque al corazón si alcanzan a ver tus bienes,‖bromee, deslizando mis dedos por la parte frontal de sus pantalones rasgados. Su mano se cerró alrededor de la mía, llevándola hacia arriba contra losbienes en cuestión. Cosas abajo en mi interior se apretaron en respuesta,emitiendo un corto gemido. Dios, sentirlo volverse más grueso y duro en mimano casi terminó con mi control ahí mismo. Era todo lo que podía hacer parano ponerme de rodillas y reemplazar mi mano con mi boca. ―Me voy,‖ dije, las palabras roncas por la fuerza de voluntad que metomó sacar la mano. ―No me demoraré mucho.‖ Sus ojos eran verde brillante, concordando con el hambre en su mirada,sus colmillos tentándome desde debajo de aquellos labios perfectamenteesculpidos.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 122 ―Apúrate.‖ Salté del techo sin siquiera mirar para asegurarme que no hubiera nadieabajo mío hasta que casi había alcanzado el piso. Era algo bueno que fueran casilas cuatro de la mañana, tarde para que la mayoría de los residentes de estaciudad anduvieran de un lado para otro. Entonces rodee la esquina y entré al Ritz, dándole una breve inclinacióncon la cabeza al portero. Un corto viaje en ascensor después y estaba en elvestíbulo, pretendiendo no darme cuenta de las miradas sorprendidas que losempleados le daban a mi cabello mojado y zapatos. Saqué mi licencia deconducir—falsa, pero registrada con el mismo apellido con el que Bones reservóesta habitación—y expliqué que la llave de mi habitación de alguna manera noestaba funcionando. Mientras esperaba mis tarjetas nuevas, un hombre seregistró, sosteniendo una niña pequeña en un brazo mientras firmabatorpemente los formularios con la otra. Por su voz silenciosa, era obvio queesperaba acostarla antes de que despertara, y después de escuchar suscomentarios hastiados sobre los retrasos del aeropuerto, era obvio que estabaigual de cansado. Obtuve mis nuevas tarjetas al mismo tiempo que el empleado terminó deregistrar al hombre, así que esperamos juntos el ascensor. Miró parpadeando lasgotas de agua que se reunían a mis pies cuando entramos en el ascensor, perono dijo nada. ―Me tropecé y caí en un charco grande,‖ susurré. ―Ah‖ fue su igualmente silenciosa respuesta. Al menos no me había dadola misma mirada de desprecio que la vieja mujer vestida de pieles. Habíamos subido cerca de diez pisos cuando de repente un sonidoretumbante precedió al ascensor sacudiéndose como si estuviéramos atrapadosen un terremoto. El hombre se tambaleó y lo agarré para que no botara
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 123accidentalmente a la niñita, que despertó con un grito. Tuve medio segundo deconfusión antes de que el miedo se deslizara por mi columna. Energíasobrenatural llenó el aire, proviniendo de la parte superior del ascensor, dondehace unos momentos, había sonado como si una roca hubiese caído sobrenosotros. Excepto que las rocas no caen desde los hoteles bonitos sobre losascensores, y tampoco hacen siniestros sonidos de gruñidos. Oh mierda, pensé, justo antes de escuchar romperse al primer cable. ―¡Quédate en la esquina!‖ Ordené, empujando al hombre cuando elsimplemente se había quedado parado. ―¿Qué sucede?‖ Gritó. Su niñita comenzó a gemir. El elevador seestremeció nuevamente, esta vez acompañado de un horrible sonido de unlatigazo que sonaba como si hubiesen arrancado otro cable. Al mismo tiempo,comenzaron a aporrear el techo del vagón. Ignoré eso, introduciendo mismanos en la parte que se unían las puertas del ascensor con suficiente fuerzapara que mis dedos sangraran antes de retirarlos. Vi un bloque de concreto yhierro, no espacios abiertos por los cuales escapar. El ascensor estabasuspendido entre pisos, pero no por mucho tiempo, juzgando por el últimochasquido. ―Oh Dios, ¿qué es eso?‖ Gritó el hombre. Metal, yeso y vidrio cayeron sobre nosotros cuando apareció un agujeroen el techo donde no había habido uno antes. El rostro de un ghoul apareció a lavista, una sonrisa salvaje iluminando sus rasgos mientras me veía. ―Reaper,‖ siseó.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 124 Empujé al hombre a un lado justo a tiempo de sacarlo de las manos delghoul de un golpe mientras se abalanzaba hacia mí. ―¡Quédate abajo!‖ grité, tratando de rechazar al ghoul mientras meparaba bajo el agujero que había abierto. Si el ghoul entraba, tanto el padrecomo la hija estarían muertos en segundos, y eso solo si eran suficientementesuertudos para que el ascensor no se cayera antes. Dolor atravesó mis brazos y rostro, el rojo inmediatamente coloreandomi visión. Tiene un cuchillo. Un cuchillo de plata, me di cuenta, juzgando por elardor que dejó en mi piel. Traté de evitar la destellante cuchilla mientrastodavía evitaba que el ghoul bajara al ascensor. Otro chasquido y el vagón cayóunos cuantos pies antes de detenerse bruscamente, el metal crujiendo bajo latensión del último freno tratando de mantener el ascensor. Pero algo bueno había resultado de la caída del ascensor. Ahora, lasbrillantes puertas de acero ocupaban parte de la pared de metal y concreto. Elvagón había descendido a medio camino de la apertura a un nuevo piso. ―¡Tira de esas puertas para abrirlas y sal ahora!‖ grité. Una mirada llenade rojo reveló que el hombre estaba agachado en el mismo lugar que antes,agarrando a su hija mientras nos miraba con la boca abierta. Todavía no podía desviar la mirada. Maldición, estaba en shock, y notomaría mucho antes de que o el ghoul entrara al ascensor o la tensión de dosseres sobrenaturales luchando probara ser demasiado para ese último freno deemergencia. Apoye mis brazos en las barandillas de soporte que revestían elvagón, usándolas como palanca mientras me volteaba boca abajo y pateaba alghoul con todo lo que tenía. Las barandillas se rompieron, haciéndome aterrizarsobre mi trasero con suficiente fuerza para hacer que el ascensor se sacudierapeligrosamente de nuevo, pero por el momento, el ghoul se había ido delagujero en el techo.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 125 Abrí las puertas de un tirón y arranqué a la pequeña niña lloriqueandode los brazos de su padre, arrojándola a través del espacio. Aterrizó en el pisocontiguo con una llanto que me llenó de alegría, porque aunque estuvieramagullada, ahora estaba segura. Sin embargo, antes de que pudiera arrojar a supadre a través de la misma apertura, un rugido llenó el aire mientras el ghoulsaltaba a través del agujero en el techo y aterrizaba en el ascensor con nosotros. El ascensor se sacudió suficientemente fuerte para que estuviera seguraque se caería. No tuve tiempo de buscar mis armas en mi abrigo, sino que corríprecipitadamente hacia el ghoul arrojándolo lejos del hombre. Entre el chirridodel metal, los gritos del hombre, y los sólidos sonidos del ghoul y yogolpeándonos en el ascensor enzarzados en una batalla a muerte, escuché algomás. Un enfurecido gruñido Ingles. ―¡Vengan aquí malditos bastardos!‖ Tuve una fracción de segundo de vertiginoso alivio. Bones estaba aquí,así que el padre y yo saldríamos de esto. Si no estuviese preocupada acerca demantener lejos al ghoul del hombre acurrucado—un pisoteo descuidado ogolpe del comedor de carne podría romper su cuello como una ramita—podríahaber ido por mis armas e igualar las posibilidades un poco. Pero mi aliviodesapareció en el siguiente instante cuando el sonido de un crujido fuerteprecedió al suelo cayendo bajo mis pies. Oh Jesús. ¡El ascensor se estaba cayendo! Todo a mi alrededor se sacudió con horribles vibraciones mientras lavelocidad nos levantaba unos cuantos centímetros antes de la gravedad tuvieramis pies de vuelta sobre el piso. El ghoul me dedicó una sonrisa llena de odioincluso mientras el hombre gritaba tan fuerte que brevemente ahogó todos losruidos de la caída libre del elevador. El ghoul y yo podríamos sobrevivir elchoque, aunque sin duda el ghoul haría su mejor esfuerzo para asegurarse que
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 126mi supervivencia no durara mucho más. El padre, sin embargo, estaría muertoen instantes. El ghoul arremetió contra mí, lanzando su cuchillo de plata a través delaire hacia mi corazón. No levanté mis brazos para bloquearlo, sino que me movíhacia la izquierda en el último segundo. La hoja se clavó en mi pecho, lanzandollamas de angustia a través de mi carne, pero sin perforar mi corazón. Al mismotiempo, empuje al ghoul hacia abajo y hacia un lado, apuntando hacia losdestellos de luz* que aparecían entre las puertas del ascensor parcialmenteabiertas mientras caíamos a incluso mayor velocidad. Un crujido acompañó el cuerpo del ghoul quedándose flojo, cuando lospisos pasando rápidamente y el apretado espacio actuó como una toscaguillotina. No desperdicié ni un momento en saborear mi victoria, sino quesaqué el cuchillo de mi pecho y agarré al hombre, metiendo lo más que podía sucabeza en mi torso sangriento. Entonces, todavía doblada sobre él, salté haciaarriba con toda mi fuerza. La candente agonía deslizándose a través de mi cuerpo me hizo darmecuenta apenas del crescendo de los ruidos que siguieron. Polvo, vidrio, y sangrellenaron mi mirada, haciéndome casi imposible ver. Arriba era mi pensamientoprimario, seguido de cerca por ¡No lo sueltes! Varios objetos pesados megolpearon y parpadee furiosamente, tratando de aclarar mi visión mientrasmantenía mi agarre en el hombre. Esos crujidos podían ser más ghouls tratandode matarme, o partes del ascensor que se estrellaban contra mí mientras nosimpulsaba a ciegas lejos de la explosión de escombros cuando el ascensor sedestrozó con el impacto. ―¡Gatita!‖ El grito de Bones me dio un marco de referencia. Entonces las sombras sevolvieron objetos sólidos cuando mi visión se aclaró con rapidez nosferatu. El
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 127rojo todavía coloreaba mi visión, pero no necesitaba ver en mas colores que esopara saber que nos había sacado fuera del elevador con probablemente solo unsegundo de sobra. Mi espalda aun ardía mientras sanaba, pero al menos podíaenderezarla ahora, incluso si se sintiera como si me hubieran reajustado lacolumna con un bulldozer25. ―Estoy bien,‖ grité, sin ver a Bones, pero juzgando que estaba luchandopor los sonidos de arriba. La última cosa que necesitaba era estar distraídopreguntándose si había muerto en el choque. Mi velocidad en ascenso comenzóa disminuir mientras buscaba cualquier lugar seguro para dejar al hombre. Ahí. Un pequeño borde entre dos pisos señalando donde se deberíadetener el ascensor, si no estuviera hecho pedazos abajo. Ajusté mi agarre en elhombre, llevándolo con un brazo mientras alcanzaba esa pequeña cornisa con laotra. La agarré, balanceándonos un par de pisos sobre los restos del elevador.Estaba fláccido, pero su corazón aun latía, menos mal. Continué agarrándolo aél y la estrecha cornisa mientras balanceaba mi pierna hacia arriba, metiendo mipie entre la división de las puertas que protegía a aquellos que esperaban unascensor de los peligros del hueco al otro lado. Entonces, apretando los dientesante la incómoda posición, eche una patada, empujando aquellas paredes demetal hasta que se abrieron. Cuando fueron suficientemente grandes para que las atravesara elcuerpo del hombre, lo balancee hacia arriba, empujando suavemente boca abajoa través de la apertura. No había nadie en los alrededores, pero no tardaríamucho en que alguien lo encontrara. Con los ensordecedores ruidos delascensor estrellándose, el hotel tendría todas las manos a la obra tanrápidamente como sea posible para ver si había alguien herido. Ser expulsado através del techo del ascensor lo dejó con huesos rotos y cortes en todos lados,25Bulldozer, máquina que se utiliza principalmente para el movimiento de tierras, deexcavación y empuje de otras máquinas
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 128incluso con mi cuerpo tomando la mayor parte de los daños. Pero estaba vivo, ytambién lo estaba su niñita. Eso era lo mejor que podía hacer por ellos. Entonces me paré en puntillas y cerré las puertas a la fuerza nuevamente.Tan pronto como estuvieron cerradas, salté de la estrecha cornisa hacia losrestos del cable del ascensor colgando, moviéndome rápidamente ahora que notenía a un hombre que proteger y mis heridas habían terminado de sanar. ―¿A dónde crees que vas?‖ la voz de Bones siseó antes que resonara másruido a través del hueco del elevador y escombros ligeros llovieran sobre mí.Entonces un cuerpo salió volando hacia mí desde arriba, distanciándose cercade cuatro metros de su cabeza suelta. Ninguna de las piezas era Bones, así queenvié una rápida oración de agradecimiento mientras me balanceaba a laizquierda para evitar que me golpeara. No lo llamé de nuevo, no queriendoalertar de mi presencia a más ghouls que pudieran estar esperando en estehueco. Con la furiosa energía de Bones llenando el lugar, era difícil sentir sihabía algún otro no muerto aquí. Escalé incluso más rápido, no queriendo tratar de volar nuevamente.Primero, podría haber sanado, pero me sentía débil por usar mi cuerpo parahacer una escotilla de emergencia lo suficiente grande para que pasaran dospersonas, y todavía no había dominado el arte de no estrellarme cuando volaba.Me fui disparada hacia Bones mientras él estaba en medio de una batalla, quepodría tener espantosas consecuencias. Incluso si no pudiera oír los sonidos dela batalla, que si podía, aun así sabía que estaba enzarzado en un combate. Unfurioso y mortal propósito se apoderó de mi subconsciente, mezclado condestellos de dolor seguidos por euforia. Lo que sea que estuviera sucediendo,Bones estaba ganando, porque no sentí miedo emanando de él. Otra serie de fuertes ruidos sordos después y entonces me llegó su vozdesde la parte superior del hueco.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 129 ―¿Gatita?‖ ―Estoy casi ahí,‖ grité, redoblando mis esfuerzos. Llegué al nivel superiordonde estaba Bones en menos de un minuto, lanzándome a través del agujerocon forma de hombre en la pared que tenía manchas de sangre a su alrededor.Probablemente hecho por el ghoul sin cabeza justo antes la de caída libre através del hueco del elevador. Ese debió hacer sido el estruendo que habíaescuchado antes que el cuerpo saliera volando. La espalda de Bones estaba hacia mí. Su abrigo había desaparecido, loque mostraba que su ropa estaba incluso más rasgada que la última vez que lohabía visto, y estaba de rodillas conteniendo al ghoul bajo él. Sus rostrosestaban cerca mientras las piernas del hombre pateaban a ambos lados de lascaderas de Bones en una macabra parodia de la pasión. A pesar del estrés de losúltimos minutos—o quizás debido a eso—me eché a reír. ―¿Necesitan unos minutos solos?‖ conseguí decir. ―Oh, tendremos tiempo a solas muy pronto. ¿No es así, amigo?‖ soltóBones en una voz que destilaba a amenaza. ―Gatita, necesito ambas manos paraeste tipo, así que pon tus manos alrededor de mi cuello y agárrate bien.‖ Lo hice, cerrando mis brazos firmemente bajo su barbilla. Bones giró sucabeza para depositarles un solo beso antes que el aire se volviera más espesocon poder y se lanzara hacia arriba, llevándonos volando a través del recibidorde servicio dañado y fuera del hotel. Menos de treinta minutos después, volábamos hacia una casa de dospisos que estaba ubicada a cerca de medio kilometro de la carretera principalque limitaba con un denso pantano. Francamente, no sabía cómo Bones habíaencontrado el lugar, pero él nunca dudaba en su dirección. Podía ver a mediadocena de personas paradas en formación de guardias fuera de la casa, y todosnos miraron cuando nos acercamos.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 130 Bones no se molestó con su usual aterrizaje elegante. Nos bajósuficientemente duro para dejar una grieta en la entrada para autos. Losguardias formaban un círculo abierto a nuestro alrededor, habían sacado susarmas pero no estaban disparando, claramente esperando instrucciones. Esollegó en forma de la puerta del frente abriéndose y un delgado vampiro conbarba saliendo a grandes zancadas. Su largo cabello castaño se balanceaba porsus rápidos pasos, mientras llamas azules se arremolinaban en sus brazos, dealguna manera sin quemar ni un punto de su ropa. Entonces el vampiro se detuvo cuando nos vio. ―Bones. Cat.‖ Una sonrisa sardónica arqueó la boca de Vlad Tepeshmientras asimilaba el estado parcialmente vestido de Bones, el agarre que teníaalrededor de la garganta del ghoul, y mi propia ropa manchada con sangre.―Qué agradable de su parte haber venido.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 131 Capítulo 14 TRADUCIDO POR ARACELI CORREGIDO POR REPISSE Solté a Bones, permitiéndole un mayor rango de movimiento paracontrolar al ghoul. Probablemente estaba contento de que yo no lo limitaramás, a pesar de que él no necesitaba respirar. "Esta bestia tiene respuestas que necesito" declaró Bones resueltamente aVlad cuando arrojó al ghoul de bruces en el suelo de hormigón, saltando sobresu espalda antes de que pudiera intentar pelear de vuelta. Le di a Vlad una pequeña seña con la mano cuando Bones procedía ahacer más abolladuras en el camino de la entrada usando la cara del ghoul."Nosotros, ah, fuimos asaltados por los ghouls en nuestro hotel y él es el últimoque quedaba con vida", le dije a modo de explicación. "¿Los atacaron dentro de la ciudad?" Vlad le dio al ghoul una miradaintrigada, aparentemente no relacionada por el daño infligido al suelo, a pesarde eso, me hice una nota mental de darle un cheque. "Marie no respeto supalabra de paso seguro, ¿no?" "Esa es mi primera pregunta" dijo Bones, moliendo la cara del ghoulcontra de un borde dentado de hormigón. "¿La reina de Nueva Orleans te envió?" "Vete a la mierda", el ghoul escupió.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 132 ¿Por qué tenía que decir eso? Ahora las cosas iban a ser realmentedesagradables. "¿Quieres hacerlo de la manera sangrienta, o la rápida?" le preguntóVlad, examinando con frialdad mientras Bones reanudaba agujerear la entradacon la cara del ghoul. "No puedo decir que me preocupe cómo consigo mis respuestas, siemprey cuando lo haga" respondió Bones secamente, golpeando otra vez la cara delghoul para dar énfasis. ―Hmm. Sostenlo, pero no demasiado cerca" Bones se apoderó de los brazos del ghoul en un agarre que el acero norompería aunque saltó fuera de su espalda. Vlad se acercó al ghoul y le alborotóel cabello, casi como un gesto amistoso. Luego regresó a mi lado. En los pocospasos que le tomó, las llamas comenzaron a lamer las piernas del ghoul,ennegreciendo su ropa y la piel. El ghoul gritó. No pude reprimir un gesto porel recuerdo. Había sido quemada antes, y dolía aún más que ser apuñalada conplata. "¿Te sientes más hablador ahora?" preguntó Vlad, apenas perceptible porencima de los gritos del ghoul. "Continúa en silencio y cocinaré tu salchicha yfrijoles después‖. El ghoul tiró de su brazo en un intento desesperado por huir, pero comohabía sospechado, el apretón de Bones no se movió siquiera. Lo que mesorprendió fue que el ghoul lanzara el resto de su cuerpo en la direcciónopuesta con tanta fuerza que más que su camisa se rasgó. Bones no compartía ninguno de mis reparos acerca de sostener derepente un brazo que no estaba unido a un cuerpo. Él simplemente agarró alghoul por el otro brazo y comenzó a golpearlo en la cabeza con la extremidad
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 133suelta. Yo había oído a Bones amenazar con golpear a alguien con sus propiasextremidades antes, pero siempre había asumido que era una forma de hablar.Al parecer no. "¿Te envió Marie?" Bones gruñó, manteniéndose alejado de las llamasque subían más arriba de las piernas del ghoul. Ahí van la salchicha y frijoles,pensé con una mueca de dolor. "¡Majestic no sabe nada de esto---- aarrrghhh!" "Está siendo cooperativo ahora, disminuye la llama‖, le dije a Vlad. El hombre cuya historia inspiró la más famosa novela de vampiros en elmundo me dio una mirada cansada. "¿Tu llamas a eso cooperativo? Yo lo llamo apenas conseguir su atención" "Vlad..." Solté. "Aguafiestas", murmuró él El fuego disminuyó en la parte inferior del cuerpo del ghoul en la mismaproporción en que desapareció de las manos de Vlad. Me estremecí, recordandolo que se sentía tener ese poder después de haber bebido la sangre de Vlad. Sifuera honesta, admitiría que había sido tentador y aterrador. Para que derepente toda tu ira fluyera en arroyos de fuego, había sido tan abrumador paramis sentidos como mi nueva capacidad de volar. El problema era que, al igual que todos los poderes que tomabaprestados a través de la sangre, yo no podía controlarlos. Podría haber voladoen pedazos a un enemigo feroz, pero también había puesto a Bones en el fuegopor accidente.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 134 "Me haces incendiarte otra vez y voy a olvidar que me importa la opiniónde ella", Vlad le dijo al ghoul tan a la ligera que él podría haber estadocomentando sobre el clima. "¿Marie no te envió detrás de Cat?" preguntó Bones, dándole al ghoul ungolpazo final con el brazo roto antes de arrojar la extremidad marchitada a unlado. Los ojos azules del ghoul se encontraron con los míos. Él podría no lucirmás viejo que yo en años humanos, pero para ser lo suficientemente fuertecomo para no balbucear su nombre, rango y número de serie tan pronto comoBones comenzó a trabajar en él, tenia que ser viejo. "Majestic no conocía nuestra intención", dijo él, llamando a Marie por elnombre ostentoso que ella prefería. Bones echó una mirada al cielo. "Pronto será el amanecer. Si no estoy enla cama con mi esposa para entonces porque todavía estoy tratando con tu culosin valor, tendré un estado de ánimo muy malo. Así que será mejor quereconsideres mentirme. Además voy a enviarla adentro y hacerte cosas que serándemasiado horrorosos para querer sobrevivir". De hecho, palidecí ante la frialdad en el tono de Bones, por no decir detoda la parte de "enviarla a adentro", pero la boca de Vlad se curvo en lo queparecía una aprobación a regañadientes. "Majestic no lo sabia", repitió el ghoul, con mayor énfasis esta vez."Nosotros planeamos dejar la ciudad después para evitar su ira por atacar a uninvitado sin su permiso." "Oh, ella tendría razón de estar decepcionada de ti, si estás diciendo laverdad‖ asintió Bones. Luego apretó su puño amenazante. "Pero todavía noestoy convencido. Si tú no está haciendo su mandato, ¿Quien te envió?"
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 135 "Nosotros nos enviamos a nosotros mismos", jadeó el ghoul. "Gatita". La voz de Bones era tan plana que era terrible. "Entra". "Espera un minuto" yo comencé, aun cuando el ghoul gritó, "¡Es cierto!¡No podemos permitir que Apollyon incite a nuestra especie a la guerra!" Mis cejas se elevaron ante eso. Había asumido que si Marie no lo habíaenviado, él debería ser uno de los ghouls de Apollyon, pero él no sonaba comosi fuera un admirador. "¿Quiénes son nosotros?" preguntó Bones, trazando sus dedos casidelicadamente sobre la piel que se regeneraba en el ghoul donde Vlad lo habíaquemado. Incluso ese toque suave generaba un grito estridente al comedor decarne antes de hablar. "Aquellos que como yo, saben que Apollyon busca la guerra para supropio beneficio, no para el beneficio de nuestra especie." El ghoul lanzó unadura mirada en mi dirección. "A Apollyon se le negó su golpe siglos atrás,cuando la otra mestiza de tu clase fue asesinada, por lo que ahora prohíbe a susseguidores dañarla. Si lográramos detenerlo antes que su locura infecte a mipueblo, ella debe morir. Bones estrelló el cráneo el ghoul en el suelo lo suficientemente fuertepara que un trozo del mismo saliera volando con un estrépito espantoso comoun mini disco volador no muy lejos de mis pies. Aparté la vista, frotándome lasien con un cansancio repentino que no tenía nada que ver con el amanecer. Nodebería sorprenderme que no solo la nación de vampiro pudiera buscar mimuerte para evitar la guerra, pero no había previsto que las cosas progresaranasí tan rápido. Yo también había asumido que Apollyon quería verme muerta.Tonta de mí que no me había dado cuenta que mi muerte no encajaba en sugran esquema de dominancia de las especies. No es de extrañar que sus ghoulsnos evitaran a Bones y a mí, cuando estábamos en Ohio. Si Apollyon había
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 136prohibido a su pueblo el hacerme daño, nosotros éramos los vampiros másseguros en el estado. "¿Por qué Apollyon está tan convencido que los ghouls ganarían en unaguerra contra los vampiros, de todos modos?" pregunté, todavía frotándome lasien. "Sin ánimo de ofender, pero por lo que he visto, los colmilludos tienenalgunas ventajas sobre los comedores de carne." El ghoul todavía parecía un poco aturdido por el golpe reciente en lacabeza, pero se las arregló para contestarme. "Los ghouls son más difíciles de matar que los vampiros por sufragilidad a la plata. Pero lo más importante, desde que su señor está muertoMajestic no tiene lealtad al mundo de los vampiros. Si la nación ghoul fuera a laguerra, ella estaría ahora del lado de su pueblo en lugar de los vampiros". Vlad dejó escapar una breve carcajada. "Tu cerebro no debe haberseregenerado por completo si piensas que un solo ghoul puede ganar la guerra". "No sé si la ayuda de Majestic puede hacernos ganar", respondió elghoul, sonando tan cansado como yo me sentía en ese momento. "Apollyon creeque puede. Pero mis hermanos creen que ambas partes sufrirían pérdidasinimaginables si hacemos la guerra, y después de eso, ¿cómo podría alguien serconsiderado como un ganador?" Una parte de mí se solidarizó con el ghoul. Él entendía lo que muchagente aún no hacia, que si tenias que casi destruir todo el mundo en amboslados para ganar una guerra, entonces eso no era una victoria. No estaba siendoconducido a ciegas por la lujuria del poder como Apollyon, de hecho, a supropia manera retorcida, este ghoul y los del resto del hotel habían estadointentando salvar sus vidas. A mí no me preocupaba su estrategia, pero susmotivaciones eran mucho mejores que las de los otros asesinos a sueldo quehabían estado detrás de mí.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 137 "Aparte de tus compañeros muertos en el hotel, ¿cuántos otrosconforman este grupo de vigilantes?" preguntó Bones, su expresión seguíasiendo dura como siempre. Una mirada a Vlad reveló la frialdad equivalente.Parecía que yo era la única que sentía lástima por mi presunto asesino. El ghoul sonrió. Con el rasgón aun no sanado en la cabeza, no era unavista agradable. "Fuimos asignados a pequeños grupos, nunca conociendo anadie de fuera de la división de manera que si uno de nosotros era capturado,no podía traicionar a nuestros hermanos." Genial. Una persona inteligente había planeado que este grupo deasesinos fueran por mi cabeza. Tal vez debería agregar la compra de lapidas ami lista de tareas pendientes. ¿Fue Kennedy quien dijo que si un asesino estabadispuesto a dar su vida por una muerte, no había manera real de defenderse encontra de eso? Si es así, él tristemente tendría su propia teoría probada,también. "¿Cómo sabías dónde estábamos?" continuó Bones. La mirada del ghoul se deslizó a mí otra vez. "oímos que se reunirían conMajestic. Nosotros vigilamos el aeropuerto, los muelles, la estación de tren ypuentes. Hay un número limitado de formas para entrar a Nueva Orleans. Losseguimos hasta el hotel cuando entraron. Sin tu casco tú eras reconocible, aunsi ella no lo era". "Te dije que los cascos eran más seguros," no pude dejar de murmurar. Bones me dio un vistazo antes de tirar al ghoul a sus pies. "Bien,entonces. Si no tienes nada más útil que decir me--" "Deja que se vaya", le dije a Bones, quien ya había enroscado un brazoalrededor del cuello del ghoul con un obvio propósito mortal. "No hay razónpara matarlo".
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 138 Su brazo dejo de apretar, pero levantó ambas cejas. "¿Me la estasmontando?" ―No‖ llegué más cerca, dándole un vistazo medido al ghoul. "Noqueremos la guerra, tampoco. Es por eso que vamos a detener a Apollyon antesque las cosas lleguen a ese punto, pero vamos a hacerlo sin ofrecer mi cabeza.Tal vez tú puedas encontrar a los otros grupos y decirles que estamos delmismo lado". Entonces volví mi atención hacia Bones. "Matarlo no va a ayudar ennada. Mientras yo estaría encantada si nunca lo volviera a ver, a su manera, élsólo estaba tratando de proteger a su pueblo". Bones dejó ir al ghoul con un murmullo "Te mueves y estás muerto",antes de cerrar los últimos centímetros que nos separaban. Sus manos seestablecieron suavemente en mis hombros. "Mira, cariño, tu puedes simpatizar con las motivaciones de los idiotas26todo lo que quieras, pero lo cierto es que--" Yo olí humo justo antes de escuchar el "pop" al igual que un petardo queestalló. Salpicaduras de algo grueso recubrían mi espalda incluso cuando unruido sordo resonó detrás de mí. Me di la vuelta boquiabierta a lo que quedabadel ghoul. Su cuerpo cayó hacia adelante en el camino de entrada, nada másque un desastre latente, donde su cabeza había estado. Mucho más lento, me di la vuelta para ver a Vlad examinando sus uñas,como si sus manos no estuvieran todavía ardiendo en las llamas que habíanarruinado la cabeza del demonio unos momentos antes. "¿Qué demonios fue eso?" jadeé.26Plonkers, Un juego similar al Conkers, involucra a hombres y sus genitales, cada hombre llevaa su vez para golpear las bolas de los oponentes con su pene
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 139 "Combustión espontánea‖ respondió. "A veces sucede. Muy vergonzoso,no me gusta hablar de ello". Un resoplido de diversión vino de mi derecha. Me oscilé en esa direcciónpara ver Bones conferirle la mejor mirada de aprobación a Vlad que nunca lehabía dado. Luego su expresión se puso seria cuando encontró mi mirada. "¿Esta es una especie de broma para ustedes dos?" preguntébruscamente, señalando el cuerpo aun humeante del ghoul. "Tuvimos tal vez laoportunidad de difundir algo de buena voluntad entre las personas que odian aApollyon tanto como nosotros. Ya sabes, el enemigo de mi enemigo es miamigo ¿y todo eso? Pero no, ustedes chicos, piensan que una barbacoa ¡Es lamejor manera de hacerlo!" "Si lo dejaras libre, él no hubiera contado historias alabando tugenerosidad", dijo Vlad, su implacable mirada verde cobriza. "Él hubiera vueltocon sus amigos fanáticos con la feliz noticia de que tú eras una tontasentimental, incitándolos a que redoblen sus esfuerzos en matarte. Deja deaplicar las normas humanas a los juegos de poder de los no-muertos, Cat. No tegustarán los resultados." Bones no dijo nada, pero un vistazo a su rostro confirmó que él estaba deacuerdo con cada palabra. Mis puños cerrados cuando la ira por ladesesperación brotó en mí. Maldita sea, ¿Por qué siempre tienen que aterrizaren la más sangrienta carretera o correr riesgos de muerte y de la derrota? ¿Nopodrían los problemas por una vez ser resueltos mediante la negociación, enlugar de solo ver quién puede matar a mas oponentes? "No siempre será así", dijo Bones en voz baja, detectando la fuente de mifrustración. "Todavía eres muy nueva en este mundo, pero una vez que bestiascomo Apollyon vean que no pueden quebrarte, ellos se cambiaran a un juegomás fácil‖.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 140 Vlad se encogió de hombros en acuerdo. "Yo raramente soy cuestionado,a pesar de que tengo mi parte justa de enemigos. Cuando respondes con ladureza suficiente las primeras veces, esto hace que otros adversarios esténmenos dispuestos a probar tu valía más tarde". Solté el aire en un apretado suspiro sin hacer la lógica preguntadeclarada, ninguno de ellos podría responder de todos modos. ¿Cuántosenemigos tengo que matar antes que el resto de ellos decidan que no vale lapena encargarse de mí? Y la pregunta mas aterradora -¿Qué clase de personasería yo para el momento en que llegara a ese punto? ¿Aun me reconocería a mímisma? Realmente valía la pena la supervivencia renunciando a tantas piezasde mi alma? Bones se acercó, tomando mi rostro entre sus manos fuertes, pálidas y memiraba como si yo fuera la única persona alrededor de varios kilómetros. "¿Crees que soy un hombre malvado? ¿Un tipo miserable que habría sidomejor nunca haber conocido?" "Por supuesto que no‖ -le dije de una vez, dolía que él tan solo hubierapreguntado tal cosa. "Te amo, Bones. Tú eres lo mejor que me ha pasado, y yono soy ni la mitad de honorable de como tú lo eres". Una ligera burla sonaba detrás de mí. Ignoré eso, concentrándome en lososcuros ojos de color marrón que perforaban los míos. "Sin embargo, tú sabes que soy un asesino. Así que si tú crees que soy unhombre bueno a pesar de eso, entonces sabes que aun podrás ser una buenapersona a pesar de que, a veces, las circunstancias te requerirán actuar másduro de lo que preferirías".
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 141 "Eh, voy a estar adentro", dijo Vlad con otra suave burla. "Por algunarazón, siento la necesidad de ver a Hitman seguido por el Sr. y la Sra. Smith27". Ignoré eso también, sin dejar de mirar a los ojos de Bones, sintiendo elrepiqueteo constante del poder procedente de sus manos. Sí, Bones era unasesino, pero eso no era lo que yo veía cuando lo miré. Yo vi a la persona queme había enseñado a aceptarme a mí misma cuando nadie más me quería.Quien me amó sin ninguno de los temores o condiciones que yo le había puestoprimero a nuestra relación, y quien se había arriesgado hasta la muerte variasveces por mi vida, mi madre, mis amigos y un sin número de otras personasque nunca había conocido, incluso cuando tomó un caso de trata de blancas deno-muertos. Todo eso había sido sólo en la última década, también.Probablemente nunca conocería todas las cosas que Bones había hecho por otrosen el tiempo antes de que él me conociera, o aun los siglos antes de que yonaciera. Asesino, sí, pero esa era la parte más pequeña de él a mis ojos. Yo era unaasesina, también, pero él me dio la esperanza de que podía aprender a hacerlala más pequeña parte de mí, incluso si fuera necesario en el mundo que yohabía elegido para vivir. "Mientras estés conmigo, puedo manejarlo", le dije, llegando hasta tocarsu cara. "Puedo manejar cualquier cosa contigo". "Yo siempre estaré contigo, Gatita. Siempre‖ dijo Bones con voz ásperaantes de sus labios se acercaran sobre los míos. A pesar de que estaba dentro de la casa, todavía podía oír el murmullosardónico de Vlad "¿Dónde está un pañuelo desechable cuando lo necesito?"27 Peliculas de acción/asesinos/armas.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 142 Volví mi cara lejos de Bones después de un largo rato, poniendo fin anuestro beso, y grité: "Si no estás demasiado ocupado mirando Hitman, escucheque Drácula 2000 28es una buena película". "Viciosa", fue la respuesta de Vlad, clara diversión en su tono. "Sóloasegúrate de mantener esa actitud despiadada hasta que Apollyon haya sidoderrotado, Catherine." No pude evitar mi sonrisa por su énfasis en el nombre con el que yohabía nacido, pero rara vez iba por más. Bones rodó sus ojos, poniendo su brazoalrededor de mi cintura mientras caminábamos hacia la casa. "Si no es mucha molestia, Tepesh, podríamos usar algo de ropa nueva,sangre y un lugar para dormir. No presumo regresar a Nueva Orleans hastaque sea el momento de reunirme con Marie, en el caso de que más compañerosdel ghoul estén merodeando‖ Vlad salió de una habitación por el pasillo. "Yo sólo llegue ayer, por loque esta casa no tiene mucho, pero tiene todas esas cosas. Maximus". El vampiro de pelo moreno que yo recordaba de mi estancia en el hogarde Vlad en Rumania salió, haciendo una reverencia de una vez a Vlad antes degesticular a Bones y a mi. "Por favor, vengan conmigo".28 Película sobre Drácula donde se dice que este es el primer vampiro y a la vez es judas.La explicación larga: En esta película, Drácula es Judas Iscariote, condenado a caminar en latierra como un inmortal por su traición a Jesus, siendo expulsado del Infierno y del Cielo. Estoexplica algunas de las bien conocidas debilidades de los vampiros, principalmente iconografíacristiana y plata, debido a que Judas fue pagado con plata por entregar a Cristo a lasautoridades romanas.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 143 Capítulo 15 TRADUCIDO POR PAU241 Ver las formas espectrales enroscándose alrededor de las criptas de cal enel interior del Cementerio Número Uno de San Luis me hizo extrañar a Fabian.¿Quién sabría que me volvería tan apegada a un fantasma? Pero sólo porqueFabian era tranparente no significaba que no era un gran amigo. La mayoría delos fantasmas en el cementerio no eran sensibles como él. Eran sólo sombras desus anteriores seres, sin pensamientos, sin sentimientos, simplementerepitiendo las mismas acciones unas y otra vez como una fotografía de unabanda de Moebius29. Ocasionalmente, veía a algunos espectros que claramentetenían toda su cordura ectoplásmica como Fabian. Nos daban miradas a Bonesy a mí variando entre curiosas a desdeñosas mientras esperábamos fuera de laspuertas del cementerio. Estaban cerradas, una advertencia a los visitantes quenadie salvo los muertos o quienes querían estar muertos deberían estar dentrode las paredes del cementerio de noche. Dudaba que fuéramos atacados por ningún ghoul tan cerca al lugarpreferido de reunión de Marie Laveau, pero Bones estaba suficientementerígido para hacerse añicos mientras pasaba una mano por su brazo. ―Mi pobre gato me va a odiar por desaparecer de nuevo,‖ comenté sólopara romper la tensión. Habíamos dejado a Helsing en Ohio ya que sería‗crueldad animal‘ tratar de llevarlo en la parte trasera de la Ducati. Quisedejarlo en un agradable resort para mascotas, pero por extraño que parezca, Ed29 Es una teoría que habla de lo que empieza y acaba vuelve a comenzar o algo asíhttp://www.youtube.com/v/xUHQ2ybTejU&color1=0xb1b1b1&color2=0xcfcfcf&feature=player_embedded&fs=1
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 144y Scratch insistieron en cuidarlo. Parece que consideraban que hacer de niñerasdel gatito Helsing era lo mínimo que podían hacer para demostrar su nuevalealtad hacia Bones como su Maestro. Considerando lo que había sucedido en elRitz, estaba contenta de que no hayamos intentado llevar a mi gato con nosotrosa Nueva Orleans. Si la administración del hotel hubiera descubierto quehabíamos sido parte de la destrucción del ascensor ayer, podrían haber tomadoa Helsing en represalia. Tate ya había hecho algunas llamadas para que le llevasen a él loscuerpos de los ghouls del hueco del ascensor, en vez de la morgue local. Nadahace que los policías hagan un montón de preguntas como tener cadáveres dedécadas o incluso siglos de antigüedad apareciendo en una escena del crimen.Tate manejó todo con perfecta competencia, pero hablar con él en vez de Donsobre la contención de la escena del crimen era sólo otro recordatorio de cuanserio era la condición de mi tío. Me moví impacientemente. No podía pasar tiempo con mi tío hasta quese resolviera esta situación con Apollyon, y a Don no le quedaba mucho tiempo.También estaba la brillante idea de mi mamá de pintarse un blanco en el traserouniéndose al equipo. Familia. Los villanos no tenían nada del estrés que misparientes podían causarme. Hablando de eso, ¿dónde estaba el ghoul que siempre acompañaba a losinvitados de Marie al cementerio para verla? Debería haber estado aquí diezminutos atrás. Como si lo hubiera convocado, un ghoul familiar de tez oscura dobló enla curva de la esquina opuesta, viéndose casi desconcertado de vernosesperando en las puertas. ―Jacques,‖ Bones saludó al ghoul, dándole una mirada mordaz al reloj desu celular. ―¿No interrumpimos tu diversión, cierto?‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 145 El rostro del ghoul se despejó para cuando Bones terminó de hablar,hasta que era suave como la obsidiana pulida en vez de registrar sorpresa. ―Majestic no sabía que habían regresado a la ciudad. Asumió que suausencia significaba que habían cancelado su reunión de esta noche.‖ Una sonrisa mostrando dientes revoloteó en la boca de Bones. ―Reciénhemos llegado hace solo unos minutos.‖ Si, y no por avión, bote, tren ni auto, tampoco. No después de que elghoul ahora sin cabeza nos dijera que sus amigotes estaban vigilando todosesos lugares. Bones nos trajo volando con su propio poder hacíaaproximadamente diez minutos, aterrizando en el techo de la Catedral de SanLuis en la Plaza de Jackson antes que saltáramos y camináramos un par decuadras al cementerio. No había querido que pruebaramis alas de nuevo paraesta excursión a la ciudad. Algo acerca de conservar mi energía para después.Bajo otras circunstancias, habría pensado que quería decirlo de una maneratraviesa, pero sabía que se refería a la posibilidad de luchar por nuestras vidasmás tarde, si las cosas salían mal. Sabía para qué actividad preferiría conservarmi energía, si tuviera control de mi propia vida, pero eso no había sucedidomucho últimamente. ―Notificaré a Majestic,‖ dijo Jacques, quedándose al otro lado de la calle.Sacó un celular, hablando en voz baja, sus palabras indiscernibles entre otrosruidos del cercano Barrio Francés. El Festival de Jazz iba a ponerse en Marcha aldía siguiente más o menos, pero por el aumento de turistas, la ciudad estabacomenzando la fiesta antes. ―¿Por qué habrá venido, si pensaba que no estaríamos aquí?‖ Le susurréa Bones. ―Porque Marie se aseguraría que nada quedara al azar‖ fue suigualmente suave respuesta.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 146 Eso sonaba como la infame reina vudú. Ella podría verse como unamezcla entre la Sra. Butterwort30 y Angela Bassett31, emitiendo una actitud deama de llaves o no-tomen-prisioneros dependiendo de su humor, pero MarieLaveau no era nada sino meticulosa. Suponía que nos veríamos bajo las mismascircunstancias que la primera vez—yo tratando de averiguar si ella respaldaríaa un imbécil en su reclamación contra mí. Esta vez, sin embargo, las apuestaseran mucho más altas que determinar con quien me había casado según la leyde los vampiros. Había terminado resolviendo ese asunto volándole la cabeza ami ex esposo. Si solo pudiera hacer lo mismo con Apollyon pronto, habíaconsiderado la reunión con Marie como un augurio de buena suerte. ―Estará aquí en veinte minutos,‖ anunció Jacques, volviendo hacianosotros. Bones soltó un bufido. ―Ya lo creo, después de los problemas que hemos atravesado para hablarcon ella.‖ Jacques no respondió a eso. No había sido muy conversador la últimavez que lo había visto, tampoco. Después de esperar la cantidad de tiempofijada, Jacques abrió las puertas al cementerio y yo entré, sabiendo a donde nosdirigíamos pero dejándolo tomar la delantera. El ghoul comenzó a cerrar lapuerta detrás de mí, pero la mano de Bones salió disparada a detenerlo. ―Voy con ella.‖ Frunció el ceño. ―Majestic dijo que se encontrará con la Reaper primero ycon usted después.‖30 Sra. Butterwort: un frasco de miel con forma de mujer afroamericana31 Angela Bassett: actriz, uno de sus papeles mas conocido fue representar a Tina Turner.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 147 Bones sonrió. Una fácil extensión de su boca que hacía a sus rasgosincluso más sorprendentemente espléndidos, peros su voz no concordaba consu buena apariencia de mujeriego. ―Tal vez no me escuchaste bien. Voy con ella, y si crees que puedesdetenerme, pronto estaré decorando una de las estacas del portón con tucabeza.‖ Jacques era al menos dos veces el ancho de Bones y de la misma altura,así que para un espectador, si ellos peleaban, seria obvio quien ganaba. Pero elghoul no podía igualar el poder bullendo de Bones cuando bajó sus escudos.Salía de él y se diseminaba para abarcar el cementerio, haciendo que lossensibles fantasmas le dieran más de una mirada interesada mientras pasaba através ellos. ―Por aquí,‖ dijo Jacques al final, dándonos la espalda. Tomamos el camino rodeando las criptas desmoronadas y tumbasreformadas mientras Jacques nos guiaba hacia la bóveda de Marie Laveau.Sabía que este cementerio era una atracción turística popular, pero no me veía ami misma viniendo aquí por diversión. El aire era más espeso con toda laenergía residual de los fantasmas, haciéndome sentirme como si caminara através de telas de araña invisibles con cada paso. El cementerio podía no sergrande, pero por la historia de Nueva Orleans con extremadamente alta tasa demortalidad en comparación con su espacio para entierros, cada cripta quepasamos albergaba los restos de docenas sino cientos de residentes—algunos deellos nos observaban cuando pasábamos a su lado. También tenía una vibra diferente a la sensación de capsula del tiempodel Barrio Francés. Ahí, en el fondo de las calles hechas para caballos en vez deautos y faroles de gas iluminando las aceras, de alguna manera no parecíaextraño ver una persona transparente adornada con ropa de un siglo diferente
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 148mezclándose entre los residentes vivos. Aquí, sin embargo, la melancolía estabaen el aire en olas casi palpables, haciéndome imaginar que cada cripta quepasaba o centímetro de suelo que pisaba suspiraba con pesar sobre una vidaque nunca se iba a experimentar nuevamente. Jacques se detuvo cerca de la blanca y alargada cripta que llevaba elnombre de Marie Laveau, fecha de supuesta muerte, y una apenas visibleinscripción en francés que no podía leer. Dijo algo que sonaba en Criollo, y labase donde eran dejadas varias ofrendas para la reina vudú, emanó un sonidochirriante. Entonces algunas de las piedras viejas y de aspecto decrepito sedeslizaron sin problemas hacia atrás para revelar un agujero dentro. Marie podría ser calculadora y meticulosa, pero también tenía sentidodel humor, haciendo que la gente viaje bajo su cripta para encontrarse con ella. Jacques saltó por el agujero sin dudarlo. Bones me dio una mirada a míantes de hacer lo mismo. Lo seguí después de un segundo o dos, dándoletiempo para moverse para no aterrizar sobre él, y aterricé chapoteando en unoscentímetros de agua de olor salobre. Impresionante escondite mecánico, sí, peronada se quedaba totalmente seco bajo tierra en Nueva Orleans, y esta áreaestaba inundada la mayor parte del tiempo. Marie debía tener un mejor sistemade bombeo aquí abajo que el Cuerpo de Ingenieros. Sobre nosotros, los bloques crujieron nuevamente mientras se cerraban.Sumergiendo al túnel en lo que habría sido completa oscuridad para alguien sinvisión supernatural. Bones y yo la teníamos, así que no estaba preocupada deque algo nos saltara encima sin verlo. También ambos estábamos usando botas,así que cosas asquerosas chapoteando a través de mis pies mientras avanzamospor el túnel no eran una preocupación tampoco. Aun así, cuando miraba lasapretadas paredes a nuestro alrededor, era incapaz de reprimir un temblor.Había visto lo que Marie había instalado como trampa en este túnel, y solo
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 149digamos que involucraba suficientes cuchillos para convertir a cualquiera queallane el lugar en ensalada de repollo salpicada de rojo. Después de unos cuarenta metros, Jacques abrió una puerta de metal alfondo que revelaba unos estrechos escalones de escalera. Nuevamente Bonessubió primero, yo lo seguía detrás. En la parte superior de las escaleras habíauna pequeña habitación sin ventanas que podría estar localizada en un hogarcercano, o podríamos estar posiblemente dentro de una de las criptas másgrandes del cementerio. No tenía idea, estaba segura que era como Majesticquería que fuera. ―Majestic,‖ saludó Bones a la mujer sentada en una silla reclinable defelpa, asintiendo con su cabeza respetuosamente. Pero cuando salí desde detrás de él y vi a Marie más claramente, mieducado saludo desapareció bajo una explosión de risa. Sobre el piso al lado desus pequeños talones había una pálido recipiente con carne envuelta enplástico, y no tenia que mirar la etiqueta para adivinar de que tipo. ―Una gallina sin cabeza,‖ dije una vez que había controlado mi risa.―Muy genial.‖ Bones me arqueó una ceja, sin saber que en mi primer encuentro con lareina ghoul de Nueva Orleans, había comentado que estaba segura que ellatendría una gallina sin cabeza considerando su aterradora reputación vudú.Aparentemente, ella recordaba eso, otro ejemplo más del astuto humorescondido bajo su comportamiento de Reina de los Condenados. ―Es lo mejor que pude hacer en tan poco tiempo,‖ respondió Marie conun elegante encogimiento de hombros. Su voz era como caramelo acústico, eseacento Criollo Sureño endulzando cada palabra. Su chal se movía mientras ellase levantaba, rizos negros tocando ligeramente sus hombros con cadamovimiento. Entonces entrecerró los ojos mientras fijaba su mirada en Bones.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 150 ―No entregó Jacques mis instrucciones de que esperes mientras mereunía a solas con Cat primero?‖ Bones no cambió su postura, pero sentí tensión que no era mía rozandomis emociones. ―Estoy seguro que escuchaste del incidente en el Ritz ayer, y tambiénestoy seguro que sabes que el ataque estaba dirigido hacia ella. Así que meperdonarás, Majestic, si soy sobreprotector por la seguridad de mi esposa por elmomento.‖ ―Si, escuché.‖ Ni una insinuación de emoción apareció en sus rasgos.―¿Puedo asumir que los cuerpos recuperados del hotel pertenecían a tusatacantes?‖ ―Todos salvo uno,‖ respondió Bones. ―Lo llevamos con nosotros cuandonos fuimos.‖ Ahora teníamos toda la atención de Marie. Se inclinó hacia delante, suoscura mirada intensa. ―Dime que trajiste a esa persona contigo.‖ ―Lo siento, está muerto ahora,‖ declaró Bones sin inmutarse. ―¿Lo mataste?‖ Marie no se veía contenta, y no creía que fuera porque ledeseaba una larga y feliz vida al ghoul. De hecho, si el hombre estuviera vivotodavía, estaría agradecido que Vlad le ahorrara lo que sea que Marie tuvierapreparado. Por su reputación, ella era el infierno para cualquiera que violarasus reglas del pasaje seguro. ―Vlad lo hizo,‖ dije antes de que Bones pudiera responder ―El no sabíatodo los detalles.‖ Parcialmente verdad de todos modos. ―Hablaré con él sobre eso después,‖ murmuró Marie, casi para mímisma.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 151 Le di una mirada a la única silla vacía frente a la de ella. ―¿Te molesta?‖ Ella hizo un gesto con la mano. ―Por favor.‖ ―¿Bones?‖ Pregunté, asumiendo que me sentaría en su regazo. ―Me quedaré parado, Gatita.‖ Me acomodé en la silla. Hasta ahora, las cosas estaban yendo mejor de loque esperaba. Marie no había atacado porque Bones estuviese aquí o por elghoul muerto. Tal vez pensaba como nosotros que Apollyon era tanta amenaza. ―Puedes quedarte, pero permanecerás en silencio mientras hablo con Cat,o te sacaré,‖ le dijo Marie a Bones en un tono que lo retaba a discutir. Mis esperanzas cayeron en picada con esa sola frase. Bones cruzó losbrazos por su pecho y se reclinó en la pared, viéndose como si estuvieracompletamente relajado. No podía sentir sus emociones—las había cerradofirmemente desde que entramos en el túnel—pero podía apostar que supequeña sonrisa a medias escondía un montón de pensamientos pococaritativos hacia Marie. No pude evitar admirar su interpretación displicente.No podría fingir indiferencia tan bien cuando estaba enojada. Me aclaré la garganta en el repentino incomodo silencio. ―Así que…¿quéhay de los Saints32, hah?‖ La aguda mirada de Marie no se movía de la mía. ―La última vez que tevi, aun eras una mestiza. Dime, Cat, como encuentras ser completamentevampira?‖32 Equipo de futbol americano de Nueva Orleans
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 152 ―Es genial,‖ dije, sabiendo que tenía algo bajo la manga, peropretendiendo que era una pregunta informal. ―No he extrañado que me llegueel periodo ni una vez, y oye, no hay que contar más calorías. ¿Qué no hay queamar, cierto?‖ Me sonrió, revelando hermosos dientes blancos que contrastaban muybien con su labial rojo mate. ―Olvidas mencionar tu habilidad para matar a tuprimer esposo con una bola de fuego.‖ Mi sonrisa en respuesta se congeló en mi cara. Esperaba hablar deApollyon, no Gregor. El había sido el vampiro cuya sangre fue combinada conel corazón de ghoul para levantar a Marie desde los muertos hace casi cientocincuenta años atrás, pero Marie lo había querido muerto también, así que nohabía anticipado recriminaciones por haberlo matado. Marie es una aliada valiosa, no pierdas el control y le des excusas parairse al lado e Apollyon, me recordé a mí misma. Mira a Bones. Casi pareceaburrido aunque tiene que estar tan sorprendido como tú de que Marie hayamencionado a Gregor. ―Porque hizo trampa en su duelo con Bones, el Consejo de Guardianesde los Vampiros me absolvió de cualquier delito,‖ dije, orgullosa de que mi vozsonara tan calmada. Marie se recostó en su silla, ociosamente acariciando la tela. Parte de mise preguntaba dónde estaba la puerta secreta en esta habitación. Esa silla no erauna parte permanente o estaría enmohecida por el aire húmedo, sin mencionarque no creía que Marie se dejaría a si misma sin una vía alternativa de escape. ―Hacer trampa, eso no me sorprende,‖ comentó. ―La arrogancia deGregor siempre fue su talón de Aquiles. Como llevarte a Paris cuando teníasdieciséis. Le dije que viniera a aquí. Que su ciudad natal sería el primer lugar en
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 153el que cualquiera lo buscaría si sus acciones eran descubiertas, pero noescuchó.‖ Todo en mi se congeló. No me atrevía a mirar a Bones de nuevo. Eldestello de rabia que atravesó mi subconsciente antes de que re-encubriera susemociones me dijo que estaba muy cerca de perder la calma ante estarevelación. ―Así que.‖ No pude mantener la rabia fuera de mi voz ni si mi vidadependiera de eso. ―¿Gregor te dijo sobre sus planes de secuestrarme en eseentonces?‖ Continuó acariciando el brazo de la silla, como si la tensión en lahabitación no se hubiese vuelto suficientemente espesa para cortarla. ―Gregorme dijo muchas cosas. Confiaba en mi lealtad hacia él como mi único Sire vivo.No traiciono a aquellos que he jurado lealtad. Esto no debería sorprenderte. Tedije el año pasado que si los alegatos de Gregor eran probados, estaría de sulado.‖ ―También me contaste una estupenda historia acerca como asesinaste atu esposo cuando te presionó demasiado,‖ respondí bruscamente. ―Bueno, diríaque engañarme para que me casara con él cuando era adolescente, asesinar a miamigo, cambiar a mi madre a la fuerza en vampiro, y tratar de matar a Boneshaciendo trampa en el duelo, todo cae bajo la categoría de ―demasiado‖ paramí. Qué malo para Gregor que la visión que tuvo cuando tenía dieciséis nomostrara la parte acerca de mi usando todos esos geniales poderes que él queríacontrolar para matarlo.‖ ―Subestimarte fue el error de Gregor.‖ Marie no movió ni un musculo,pero de repente, me sentí como un ratón mirando a una lechuza hambrienta.―No será el mío. Pero‖—se encogió de hombros—―nadie se puede esconder dela muerte para siempre. Nadie, ni siquiera los de nuestra clase. La muerte viaja
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 154por el mundo y atraviesa hasta las más gruesas paredes con las que nosprotegemos. Deberías recordar eso.‖ ¿Era eso una amenaza? ―No es por ser mal educada, Majestic, pero suenacomo si me estuvieras diciendo que me cuide la espalda de ti.‖ Marie gruñó. ―Cuando realmente entiendas lo que significa, sabrás comovencer a Apollyon.‖ Al final, estábamos llegando al tema. Ya me había dado cuenta que teníaque matar al ghoul para detenerlo, pero si Marie quería sentirse como siestuviera siendo toda impasible y criptica con el consejo, le seguiría el juego. ―Está bien. Recordaré eso.‖ Sonrió, genial y de alguna manera terrífico al mismo tiempo. ―Deberías.Si no lo haces, el ganará.‖ ―Simplemente podrías decirlo claramente y ahorrarnos un poco detiempo,‖ dije, incapaz de mantener todo mi exasperación fuera de mi voz. Estarmuerto por más de un siglo convertía a todo el mundo en maestros de acertijosen vez de gente que podía simplemente decir lo que querían decir? ―No me uniré a tu causa contra Apollyon. El año pasado, mi Sire pudohabérmelo ordenado, pero Gregor ha muerto, mi lealtad es sólo para mi gente.‖ Me empecé a enojar. ―¿Incluso a expensas de miles de personasmuriendo por razones tan estúpidas como quien tiene colmillos versus dientesplanos?‖ Le di una mirada mordaz a su piel café latte. ―Pensé que serias másinteligente que ponerte de lado de un intolerante absurdo. ―No tiene nada que ver con la intolerancia,‖ respondió con dureza. ―Peroel alcance de Apollyon ha crecido. Si me opongo a él abiertamente, seré vistacomo una traidora de mi raza. Cada ghoul que esté en desacuerdo con
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 155Apollyon podría ponerse de su lado por lealtad a la especie. Habrá guerra civil.Durante eso, ¿debo creer que la nación vampira no descenderá en picada paraaplastarnos mientras estamos débiles por nuestra batalla interna?‖ Marie medio una pequeña sonrisa. ―No confío tanto.‖ ―Oh vamos,‖ resoplé. ―Los vampiros no sueñan con subyugar a losghouls. Sabes que eso es solo una cortina de humo que está usando Apollyon.‖ ―Hay algunos entre los de tu raza que tomarían ventaja de los ghoulsigual de despiadadamente como lo que Apollyon está buscando hacer con losvampiros. Si no eres suficientemente inteligente para prestarle atención a mipalabras y ser más lista que él, entonces mereces perder,‖ respondió con unabrutal franqueza antes de inclinarse hacia delante y estirar la mano detrás de susilla. Todo en mi se tensó, lista para saltar por los cuchillos en mis botas, perotodo lo que ella hizo fue sacar una copa de vino vacía. Esa tensión previacomenzó a desaparecer. Jacques nos había servido tragos la última vez queestuve aquí, aunque por mi vida no sabía como había conseguido un gin tonicfrio en esta área subterránea húmeda y fría. Pero en vez de llamarlo, Marie dejoel vaso sobre el brazo de la silla sin decir una palabra. Después abrió un anillocon su dedo, revelando que escondía una diminuta punta afilada, y la deslizópor su muñeca antes de sostener la copa de vino bajo el corte. Oh mierda no, pensé, conteniéndome de salir disparada de mi silla concada pedazo de mi fuerza de voluntad. Su mirada perforó la mía mientras un oscuro liquido purpura comenzó allenar el vaso. ―Reaper,‖ dijo tranquilamente. ―¿No quieres algo para beber?‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 156 Capítulo 16 TRADUCIDO POR DAMA OSCURA CORREGIDO POR REPISSE Una vez más no podía arriesgarme a mirar a Bones para ver si parecíatan consternado como yo me sentía. Serénate, puede estar engañándote,canturreé para mí misma, controlándome para no inmutarme cuando ella meextendió un vaso medio lleno. ―Que oferta tan inusual, pero sabes que prefiero el gin-tonic‖ dije,rogando que mi corazón no empezara a latir de pánico. Si estaba enterada acerca de mis hábitos alimenticios retorcidos, ¿Quién podría habérselo contado?¿Esa persona había metido la pata de alguna forma y había informado que bebosangre de demonio en vez de vampiro para alimentarme? ―Hace más de doce años, Gregor me contó de su visión a cerca de unajoven mestiza, quien un día ejercería el poder de la piroquinesis,‖ dijo Marie.―Después de su Sire, Tenoch, fallecido, solo otro vampiro existente podía hacermanifestaciones de fuego y doblegarlo según su voluntad y como sabes, VladTepesh no era aliado de Gegor. Gregor había asumido que obtendrías esepoder luego de un siglo de haber sido trasformada en vampiro, y pretendiótenerte bajo control por mucho tiempo antes de que sucediera eso. Con todo yeso, lo mataste usando fuego, habiendo sido trasformada hace un mes.‖ No me moví, temerosa de que mi menor gesto pudiera delatarme. ―Todoel mundo lo sabe,‖ tan calmada como pude. ―Es Suerte de principiante.‖ Una fuerte risa provino de ella. ―Entonces, curiosamente, no se hareportado que hayas usado fuego otra vez, incluso cuando estuviste en
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 157circunstancias terribles. Se ha reportado que has usado telequinesis contra ungrupo de vampiros en Mónaco hace unos meses. Así que son dos poderesincreíbles, manifestados en menos de un año luego de haber sido trasformada.¿Es más Suerte de Principiante?‖ ―Soy una chica afortunada,‖ dije, pensando que si aún fuera en partehumana, ya estaría vomitando del estrés. Marie miro el vaso de sangre en sus manos antes de encontrar mimirada. ―descubrámoslo‖ dijo, su acento sureño cambiando hasta sonar comocientos de voces hablando repentinamente por medio de ella, ninguna de ellasera amable. Bones se movió al mismo tiempo que yo, pero una ráfaga helada depoder me empujo de vuelta a mí asiento lo suficientemente fuerte para caerme.Saque dos cuchillos en ambas manos, solo para ser arrancados de miempuñadura por algo que sentí como garras afiladas. Increíblemente vi a Bonessuspendido en medio del aire, con sombras arremolinándose alrededor de él,su boca se abrió con un rugido que aun así no pudo ahogar los horribles ruidosde lamento que llenaron la sala. Marie no se había movido de su posición, el vaso de sangre aundescansaba al lado de su silla. Mire directo hacia ella una vez más, solo paraencontrarme con una pared de demonios disparados desde el suelo, sus rasgosno se distinguían debido a su enorme cantidad. Cuando trate de apartarlos,sentí como si me acuchillaran el cuerpo con miles de navajas, peor que eso, mienergía fue absorbida tan abruptamente como si hubiese sido de madrugada lavez que fui trasformada. El dolor se irradio en mí desde mis botas hasta miscejas. Baje la mirada, esperando estar cubierta de sangre, pero solo una manchatenue de suciedad estropeaba mi frente aunque sentía como si me fuera adesmayar.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 158 ―Para,‖ jadee hacia Marie. Se encogió de hombros. ―Oblígame, Invoca el fuego o tumba esta bebidade mis manos con tu mente, y lo haré‖ ¡Perra! La ira me lleno mientras Bones era arrojado contra el muroconstruido por sombras malévolas. No volvió a gritar. Parecía, espantosamente,como si estuviera tratando de hablar pero no pudiera. Sus rasgos se retorcíanmientras luchaba, un dolor más agudo centelleo a través de mí, pero no era míoesta vez. ¿Cómo podían ser capaces de infligir daño estos fantasmas? Nisiquiera Fabián podía manifestarse en una floja versión de un apretón demanos. Mis ojos se estrecharon mientras miraba a Marie. Tenía que haber sido supoder el que le permitiera a los fantasmas hacer esto, por la forma en que suvoz sonó como un micrófono de una tumba y las ondas heladas vibrando fuerade ella. A pesar de que no había manifestado recientemente más que unachispa, aun así trate de convertir mi ira en llamas, imaginando a Marie, a esamullida silla e incluso el paquete de pollo ubicado a sus pies estallando dentrode un fuego infernal. Ardan. Ardan. Nada. Ni siquiera un indicio de humo se filtró por mis manos, por nohablar del fuego. Trate de concentrarme en la copa de vino de al lado,imaginado que se rompía y salpicaba su sangre por todos lados. Un golpemucho más duro provino de mi izquierda, audible incluso por encima delasqueroso y agudo gemido que emitían los fantasmas. Una mirada reveló quetenían los brazos y piernas de Bones extendidos en línea recta, las sombrasaparecían y desaparecían desde su carne. Fragmentos de agonía rebanaron miconciencia, haciendo más intensos los breves periodos de impasibilidad entreellos. Maldita sea, Bones estaba tratando de protegerme de su dolor. Incluso enmedio del proceso de convertirse en puré de adentro hacia afuera por losmonstruos espectrales.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 159 Mire hacia otro lado, derramando las lágrimas de mis ojos, paraconcentrarme de nuevo en aquel vaso lleno de sangre. No habían pasadodemasiados meses desde que había bebido la sangre de Mecheres. ¡Parte de supoder debía estar aun dentro de mí! ¡Rómpete, rómpete vaso! O simplementecáete de su mano, por lo menos. Mas destellos rápidos y luminosos de dolor revoloteaban entre misemociones, el periodo entre uno y otro era cada vez más corto. No pude evitarmirar a Bones una vez más. Su espalda estaba arqueada, los ojos estabancerrados, sus músculos se contorsionaban cada vez que las sombras sezambullían dentro de él. La agonía que se filtraba dentro de mí no era nadacomparado con el ardiente dolor que rasgaba mi corazón viéndolo en eseestado. Arrastre mi mirada lejos y mire hacia el vaso con suficienteaborrecimiento, que debió haber explotado convirtiéndose en arena. No ocurrió.Ni siquiera un temblor de movimiento lo perturbo. Tal vez era porque no habíabebido la misma cantidad de sangre de Mencheres como lo hice con Vlad laprimera vez. Tal vez porque había parado de beber la sangre de Bones, ahoraestaba más débil y era incapaz de convocar algún poder residual detelequinesis que quedara en mí. En última instancia, la razón no importaba.Todo lo que sabía era que el hombre al que yo amaba estaba siendoatormentado y a pesar de que yo estaba en la misma maldita habitación, nopodía ayudarlo. No me sorprendí cuando un repiqueteo sordo poco a poco empezó asonar dentro de mi pecho. La ceja de Marie se elevó, aunque parecía máscuriosa que sorprendida. El odio se apodero de mí al ver con que tranquilidadella estaba sentada allí, dirigiendo todo este alboroto como si creyera que era unespectáculo de marionetas. Saque dos cuchillos de mis botas y los arroje haciaella incluso antes de planear la acción, solo para dejar salir un grito de
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 160frustración cuando fueron bateados lejos del muro de fantasmas sin siquierarozarla. Me lance contra la barrera espectral contigua, decidida a hacerle pagar,pero no importo cuantas veces golpee fuertemente contra la torcida paredhecha de guardaespaldas de otro mundo, no pude abrirme paso entre ellos.Peor aún, parecía debilitarme, sustituyendo la rabia con el mismo letargovertiginoso que solo había sentido el día en que Bones agotó toda mis sangrepara transformarme. Después de lo que parecían horas pero probablementesolo eran minutos, ni siquiera pude mantenerme en pie. La desesperación meahogaba mientras mis piernas se agotaban. El lamento sobre natural de la salaparecía hacerse más fuerte debido al triunfo. ―No puedes ganar contra ellos‖ dijo Marie, su voz aun hacía eco deforma horripilante. ―Estos no son fantasmas, Son Remnants33, astillas de lasemociones más primarias que quedan luego de que alguien cruza hacia el otrolado. Cada vez que los tocas, se alimentan de tu energía y dolor justo como unvampiro se alimenta de sangre, y se hacen más fuertes.‖ Casi aturdida, mire fijamente hacia el piso de concreto. Nada loestropeaba excepto las grietas y las manchas de moho, pero yo había visto algosimilar a estos Remnants, cuando Mencheres levanto espectros en represalia porun hechizo vicioso en su contra. A pesar de que aquellos lucían comofantasmas, también, eran completamente letales, cortando una docena devampiros como un cuchillo caliente entre la mantequilla. Y estos Remnants lucían igual de fuertes.33 Remnants: restos, lo dejo en ingles porque suena más lindo
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 161 ―¿Trabajaste en el embrujo antes de que llegáramos?‖ me forcé apreguntar, a pesar de que hablar pareciera succionar los restos de mi fortaleza.―¿Dónde has escondido los símbolos?‖ Su risa resonó alrededor del cuarto. ―No necesito embrujos. No practicomagia negra; soy magia negra.‖ Normalmente habría dicho algo mordaz a cerca de como el orgullosiempre precedía la caída, pero considerando que estaba casi inconsciente en elsuelo, no creí que el insulto tuviera el mismo efecto. ―¿Que estas esperando, Reaper?‖ pregunto Marie calmadamente,mirando hacia Bones. ―Si continúan alimentándose de él por más tiempo,eventualmente lo mataran. Si quieres liberarlo de los Remnants, desata tusgrandiosas habilidades. Muéstrame el fuego, o mueve este vaso aunque sea uncentímetro, y los enviare de vuelta a sus tumbas.‖ La mire, con el corazón aun crepitando latidos esporádicos debido almiedo y a la furia, evaluando cada aspecto de su apariencia mientras pensabaen los detalles que pudieran ayudarme a derrotarla. Esos grandes ojos oscuros,su piel suave anti edad y su boca muy ancha enmarcada por su cabello negroque apenas rozaba el chal de encaje que cubría su vestido azul marina hecho ala medida. Todo respecto a Marie lucia moderno y normal orientado hacia sussensibles talones y aun así con estilo, esta mujer era la adversaria más peligrosaque hubiera encontrado jamás. Pensé que solamente Mencheres podía ejercer el suficiente poder paradarnos una paliza a mí y a Bones sin siquiera pararse de su silla, pero aquíestaba Marie, haciéndolo muy bien. Su habilidad para controlar a los Remnantsdebía ser con lo que Apollyon contaba para hacer la diferencia entre demoniosy vampiros en una batalla, y tenía que admitirlo; era un maldito espectáculoaterrador.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 162 Mire a Bones. Su rostro aún estaba contorsionado, el dolor estallaba através de mi subconsciente como disparos de ametralladora, aunque su boca semovió, ni una palabra salió de él. Marie no solo podía dirigir a los Remnantspara que lo mantuvieran contra la pared, sino que también podía hacer queellos no lo dejaran hablar. La rabia trajo consigo una llamarada de energía sobremis extremidades, haciendo que me arrastrara para ponerme de pie mientras laenfrentaba. ―Las dos sabemos que si tuviera algún residuo de esas habilidadesdentro mí, habría decorado las paredes con tu sangre, y tus Remnants estaríanardiendo justo ahora‖ dije, deseando que hubiera tenido la fuerza para sonarmucho más amenazadora. ―solo adquirí esos poderes por corto tiempo cuandobebí de Vlad y Mecheres.‖ La satisfacción revoloteo a través de las facciones de su rostro antes deque se suavizaran otra vez. ―Como un Mambo,‖ dijo, mencionando la palabradesconocida. ―en mi secta de vudú, selectos Mambos beben sangre rociada conesencia de zombi para absorber los poderes de los dioses sobre la muerte—temporalmente. Cuando me convertí en un ghoul, los poderes se convirtieronen algo permanente, e incrementaron mucho más de lo que cualquiera podíaimaginar.‖ ―Aleja a esas cosas de Bones y podrás contarme todo al respecto,‖rechine. Marie había confirmado sus suposiciones respecto a la fuente de mipoder, y aun estábamos vivos, lo que sugiere que quería algo de nosotros. Nonecesitaba una Bola 8 Mágica34 para saber que si ella nos quisiera muertos, noseriamos más que un montón de cenizas en este cuartucho. Bola 8 Magica, Juguete usado para echar la fortuna o buscar consejo diseñado por la marca34Mattel.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 163 Su mirada color avellana se encontró con la mía, sin piedad alguna en elfondo mientras sostenía una copa llena con su sangre. ―Bebe esto, o el morirá.‖ Mire dentro de sus ojos y supe, muy dentro de mi alma, que no estabafanfarroneando. No importaba que estuviera aterrorizada por lo que sucedieracuando bebiera de esa copa, la vaciaría hasta secarla para salvar a Bones. Golpee mi mano indicando el muro de Remnants entre nosotras. ―Déjamepasar.‖ Su frente se arrugo hacia arriba, y luego apareció un camino entre lamasa de cuerpos transparentes. Atravesé la grieta, rehusándome a mirar Bonesen caso de que hiciera gestos o mímica tratando de decirme que no hiciera loque estaba a punto de hacer. Si no te afecta, no te afecta, repetí como una letaníamientras tomaba la copa de la mano de Marie y luego la voltee en mi boca,tragando profundamente. Consuelo se extendió a través de mí con el amargo y empalagoso sabor,tan diferente al de la sangre de un vampiro. Si no me gusta, entonces no tendráel mismo efecto que el de la sangre de vampiro, ya que esa sabía a ambrosíapara mí. Deje que la copa cayera de mi mano una vez que estuvo vacía,sintiendo una sensación de satisfacción pequeña e insignificante al ver que sehabía destrozado el momento del impacto. Estaba lo suficientemente enojadacon Marie para querer verla hecha trizas en el suelo, pero justo ahora, meconformaría con imaginar que los fragmentos brillantes de cristal eran trozosde su cadáver. ―Has obtenido lo que has querido. ¡Ahora aléjalos de él!‖ dije,sintiéndome más fuerte por el momento. El efecto de drenaje al contacto con losRemnants debe haber desaparecido. Genial. Eso significaba que Bones nosufriría ningún daño permanente, tampoco. No sabía si el abuso espectralpodría arruinar de alguna forma las habilidades naturales para sanarse de un
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 164vampiro, pero este no debía ser el caso, así que Bones estará bien tan prontocomo esta mugrosa energía se vaya al infierno. Levante la cabeza alrededor para mirar ferozmente hacia las sombras queaún se canalizaban a través de su cuerpo. Será mejor que recen cuando finalmentemuerda el polvo y que permanezca del todo muerta, o volveré a patear sus traseros poresto. Las sombras cayeron de Bones tan abruptamente que cayó al piso antesde darse cuenta, encogiéndose en un montón. Corrí hacia él, acunándolo,mordiendo mi labio tan fuerte de rabia que sangro debido a la lentitud con la seimpulsaba a sí mismo para ponerse de pie. Entonces lacere con la mirada aMarie. Nos observó con una mirada de extrañeza en su rostro, los Remnants querecientemente habían atormentado a Bones aparecieron alrededor de ella. ―Puedes enviar a tus pequeños amigos de vuelta a las tumbas, o puedesjugar con ellos toda la noche. No me interesa, nosotros nos vamos,‖ le dije deforma cortante, notando que Bones miraba entre Marie y yo con una especie derabia incrédula. El muro de Remnants surgió frente Marie, hasta que estuvorodeada por la diáfana horda giratoria por encima, por debajo, y por todoslados. Aun enseñando su poder, note con desprecio, como si no hubiésemosrecibido el mensaje antes. ―Les ordené volver a sus tumbas en el mismo momento en que lo puseen libertad a él,‖ dijo Marie, cada palabra poseía el dulce sabor de su acento envez del eco de las tumbas. ―Patrañas,‖ espete, sintiendo una nueva oleada de ira desgarrándome,seguido por un hambre casi abrumadora. ―Aún están aquí, ¿verdad?‖ ―Gatita, tu voz…‖ dijo Bones con incredulidad.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 165 Algo me golpeo con tanta fuerza que mi visión se volvió negra. Meprepare para el dolor, pero extrañamente, no apareció. Los sonidos seconvirtieron en algo sordo, desorganizado. Creí escuchar a Bones gritando, perono pude concentrarme en lo que estaba diciendo o incluso a donde iba. El airese precipito sobre mí como un silbido cada vez más grande, recordándomecomo me sentí cuando caí del puente; pero no podía estar cayendo. Aún estabaen la habitación bajo el cementerio, ¿verdad? Destellos llenaron mi visión; reflejos de plata y blancos iban muy rápido,eran casi indistinguibles. Pude ver a través de ellos tenuemente, pero era comosi estuviera viendo cosas desde muy lejos. Un gemido salió de mi boca, parte demí noto que sonó como si estuviera llena de voces de gente muerta hacía yadécadas, siglos, incluso milenios. Como si estuviera en un sueño, vi a Bonesbajándome suavemente al suelo de concreto y entonces empujo a Marie tanfuerte que se estrelló contra la esquina lejana de la habitación. ―Te lo concedo como un strike‖ dijo ella, las palabras parecían hacer ecoen mi mente, ―pero solo uno. Ahora, ¿vas a escuchar lo que tienes que hacerpara ayudarla, o harás que te mate y dejarla a merced de la tumba?‖ Pude escuchar a Bones contestar y Marie responder, pero en cierta formasus palabras se me escapaban en medio del lamento de otros, mucho másfuertes que cuando me metí en los pensamientos de los humanos. Sin embargola sensación de su toque no se perdió, cuando se arrodillo junto a mí y meacogió en sus brazos. Sentir su piel sobre la mía era un ancla al que trate deconcentrarme en medio del vertiginoso caos que me superaba. Estaba tan fría. Tan vacía. Tan HAMBRIENTA. Mientras me cargaba fuera de la sala, Marie lo detuvo, presionando suboca contra mi oreja. Murmuro algo, pero era una sola voz entre muchas, suspalabras me arrancaron lejos del estruendo dentro de mi mente antes de que
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 166pudiera registrar plenamente su pregunta. Bones me tiro lejos, pero aun asípude sentir el fuego de sus labios contra mi piel. Sus largas zancadas mecondujeron a la negrura del túnel, rozando a Jacques como si el demonio nohubiera estado allí. Mis dedos se arrastraron a lo largo de las paredes mientraspasábamos, ligeramente desconcertada por el rastro de luz que parecía alejarse.La luz se incrementó, tirando por si misma de las paredes para alcanzarme,buscándome con tentáculos, pero no estaba asustada. Estaba triste. Habíamuchos de ellos, pobres cosas y estaban tan hambrientas… El sonido del metal rechinaba adelante, luego un espeso rayo de luzplateada centelleo al final del túnel. Bones incremento su ritmo, saltado dentrode ella bañándonos en su esplendor, luego todo a mí al redor estallo. Las vocesse volvieron ensordecedoras, el frío entumecimiento mental, el hambreinsaciable. Esas sensaciones se incrementaron, hasta sentirme forcejeando enmedio de una gran red sedosa para alejarme, pero al mismo tiempo misesfuerzos solo hacían que la jaula a mí alrededor se apretara.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 167 Capítulo 17 TRADUCIDO POR PARGULIN CORREGIDO POR REPISSE Lo primero que registré fue el olor a humo, curvándose alrededor de minariz como si pidiera a gritos ser inhalado. La próximo fue que mis brazos sesentían tiesos y mis muñecas doloridas. Abrí los ojos, el gris suave del cielo deconcreto encima de mí, la pálida, carne desnuda de Bones a mi derecha. ―¿Qué?‖ Empecé a decir, tratando de incorporarme, sólo para que algotirara de mis brazos. Incliné la cabeza hacia atrás, sorprendida al ver que estabaesposada a una pared, cuando otra mirada reveló que Bones y yo estábamos enuna cama estrecha. Mi mirada voló hacia él una vez más, notando el cigarrilloque bajó mientras exhalaba una larga columna de humo color blanco. ―¿Por qué estás ahí tirado fumando mientras estoy encadenada a unapared?‖ Exigí. La mirada que me dio fue una mezcla de alivio y cinismo. ―Dado queparece que no recuerdas nada de los últimos dos días, permíteme asegurarte,cariño – me gané este cigarrillo‖ ¿Dos días? Lo último que recordaba claramente era a Bones llevándomefuera de esa habitación subterránea con Marie. ¿Eso fue hace dos días? Ydurante ese tiempo, ¿Se había convertido de algún modo necesarioencadenarme a una pared? ―Oh, mierda,‖ dije en voz baja, la memoria de mi voz sonando como lapuerta de entrada al infierno reverberaba a través de mi mente. ―La sangre deMarie... absorbí algunos de sus poderes, ¿no?‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 168 Gruñó mientras sacaba una llave de debajo de la cama. ―Gatita, esa esuna descripción insuficiente.‖ Me golpeé la cabeza contra la cama un par de veces, más enojada queasustada. Maldita Marie. ¿Por qué demonios había tenido que insistir en quebebiera su sangre? ¿No era suficiente que hubiese descubierto de dónde sacabamis habilidades? Supongo que no. Tuvo que añadir más a mis problemas alobligarme a beber de ella. Ahora, además de enloquecer a la gente una vez quese supiera que podía absorber los poderes de vampiros a través de laalimentación, Marie se aseguró de tener pruebas de que podía hacer lo mismocon los ghouls. La gente acudiría al lado de Apollyon una vez que estas cositasfueran reveladas. ―Ella debe querer la guerra,‖ dije, frotándome las muñecas cuando Bonesabrió las esposas. ―Si no, nos habría matado. Una vez que la noticia de estogolpeé, nada más que mi ejecución pública calmara los ánimos con los ghouls.‖ ―Eso no va a suceder,‖ dijo con frialdad. Gruñí. ―No estoy a favor de morir, tampoco, pero cuando la genteescuche acerca de esto, Apollyon va a combatir contra los conversos con unpalo–‖ ―Me refiero a que Marie no va decirle a nadie, aunque también estás enlo correcto en que no voy a dejar que ninguno de esos fanáticos cabrones tetoque.‖ Me senté, preguntándome brevemente por la humedad que había debajode mí, pero me centré más en lo que él acababa de decir. ―¿Marie no se lo dirá a nadie?‖ repetí. ―Eso no tiene sentido. ¿Por quésino habría utilizado medidas tan drásticas para hacerme beber su sangre, si nocreía que pudiera beneficiarse de alguna manera? ¿Y qué otra manera de
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 169beneficiarse, excepto decirle a todos que puedo absorber los poderes de losvampiros y los ghouls? No creo que lo haya hecho para que pueda ser su nuevacompañera de vudú.‖ Su boca se torció. ―No lo creo, tampoco, pero lo último que me dijo fueque si revelábamos a alguien que eras capaz de absorber poderes de los ghouls,o que habías bebido su sangre, nos mataría a los dos. Dijo también, que sabría sise lo contábamos a alguien. Debe significar que ya tiene unos cuantos hijos deputa fantasmales espiándonos. Me dan ganas de contratar a un experto paradesterrar a todos los carne-vaporosa con los que me encuentre, y va el doble conlos Remnants.‖ ―No digas eso.‖ Gracias a Dios que Fabián estaba con Dave o el fantasmahabría estado inconsolable por escuchar a Bones hablar con tanta frialdad de losde su clase. ―No son lo mismo que Fabián u otros fantasmas,‖ continué, mi vozalcanzando una repentina oleada de memoria. ―Marie dijo eso, pero yo tambiénpodía sentirlos. No son conscientes de lo correcto e incorrecto, de lo que estánhaciendo, nada de eso. Los Remnants son... como enormes agujeros denecesidad que gravitan hacia cualquier fuente de energía a las que se les dirija.No podían evitar lo que te hicieron –‖ ―Dulce Cristo sangrante,‖ Bones me interrumpió. ―Trata de no dejar queesto te convierta en una Ghost Whisperer35, ¿ok? Adoptar a Fabián es una cosa,pero ya estamos alejando fantasmas por docena. Si deseas otra mascota, vamosa conseguir más gatos.‖ ―Hablando de mi gato,‖ comencé.35Ghost Whisperer: es el nombre de una serie de televisión. Donde la protagonista puede hablarcon los fantasma y los ayuda a resolver sus problemas para que puedan descansar en paz.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 170 ―Él está aquí,‖ dijo Bones, levantándose de la cama. "No en estahabitación, por razones obvias, pero Ed lo trajo ayer.‖ Dejé que mi mirada viajara por su desnudez, uno, porque ¿Quién no loharía? Y dos, era casi una costumbre admirarlo cada vez que se levantaba de lacama. Pero algo me llamó la atención cuando me quedé mirando por encima desus musculosos muslos, haciendo que la incredulidad pasara como unaserpiente a través de mí. Una mirada a la humedad debajo de mí mientras medeslizaba a un lado sólo lo confirmó, por no hablar de las manchas de color rosaa juego en mis propios muslos. ―Bones, ¿En serio?‖ Jadeé. ―¿No pudiste esperar tener sexo hasta queestuviera consciente?‖ Claro, él era una persona muy sexual. Casi insaciable,algunos podrían decir, y estaría tentada de estar de acuerdo, pero esto eracruzar los límites– Él se echó a reír de una manera que era más irónica que divertida. ―Talvez no quieras tener esta conversación hasta que estés un poco menos...agitada,‖ dijo, pareciendo elegir sus palabras con cuidado. Crucé los brazos sobre el pecho, no golpeando el pie contra el suelo sóloporque aún estaba sobre la cama. ―No vas a usar esa pobre excusa de macho ‗tuve que hacerlo o iba aexplotar,‘ ¿verdad? Porque es una mierda para los humanos, pero más aún paraun vampiro, especialmente para uno tan viejo como tú.‖ Sus cejas se arquearon en desafío. ―¿Realmente crees que te cogería siestuvieras fuera de combate? ¿No tratamos esto hace mucho tiempo, inclusoantes de que estuviéramos juntos?‖ Di un vistazo hacia abajo, a las manchas de color rosa en la cama,evidencia de su clímax debido a la relación de sangre/agua que hay en los
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 171cuerpos de vampiros. ―¿Así que te hiciste esos... por ti mismo?‖ ¿Y frotaste algosobre mí para hacerlo mejor? Añadí mentalmente, pero no lo dije en voz alta. ―No, cariño, definitivamente fuiste parte de esto, pero no estabasinconsciente,‖ respondió de manera uniforme. ―Estabas enloquecida de hambrepor los efectos de la sangre de Marie, y no quiero decir hambre en el sentidonutricional.‖ Oh. Mis mejillas realmente se estremecieron con la necesidad desonrojarse. Eso no se me había ocurrido, a pesar de que una de las últimas cosasque recordaba con claridad era la sensación de un hambre increíble. Supongoque había juzgado mal qué tipo de hambre. Forcé más mi mente, tratando de pensar más allá de ese momento en elcementerio. Después de una corta espera, imágenes dispersas bailaron en mimemoria. El cuerpo pálido de Bones que se elevaba sobre el mío, su boca abierta enun gemido... gotas carmesí de su sangre sobre su piel que lamí antes demorderlo otra vez... su pelo, tan oscuro contra mis muslos cuando bajó lacabeza entre ellos... las esposas enterrándose en mis muñecas mientras que olasde placer y necesidad rompían dentro de mí... Síp, había estado involucrada, está bien. Y mordiendo, también, alparecer. ―Bueno, eh... lo siento por acusarte de, ah...‖ ―¿Aprovecharme de mi propia esposa mientras ella estaba fuera decombate?‖ agregó él. Hice una mueca. ―Estoy empezando a vislumbrar algo de lo sucedido –aunque ¿Por qué me encadenaste a la pared? No me digas que la sangre deMarie me convirtió temporalmente en una adicta al sadomasoquismo,también.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 172 Si era así, daba una excusa a la pregunta de qué era exactamente lo que lareina del vudú pensaba que era diversión, si hubiera absorbido eso de ella,también... Bones realmente tomó una respiración antes de hablar. ―Gatita, déjalopor ahora. Sólo te alterara, y no fue tu culpa.‖ ―¿Qué?‖ exploté, pavor sustituyendo el calor persistente que esassensuales imágenes habían evocado. Se sentó, tomando mi mano, con sus dedos acariciando mis nudillos. Elhecho de que estaba tratando de reconfortarme me puso aún más nerviosasobre lo que estaba a punto de decir. ―En los rituales por los que Marie era famosa en el siglo diecinueve,llevaba a sus seguidores a los bosques del lago Pontchartrain‖ dijo, aúnsonando como si estuviera escogiendo sus palabras. ―Allí cantaban, veían aMarie hacer trucos con una serpiente por mascota, y bebían de una cuba convino salpicado con la sangre de ella. Debido a la posición de Marie comosacerdotisa del dios vudú Zombi, su sangre se suponía daba a los participantesalgo de los poderes de Zombi sobre los muertos, un efecto secundario era unalujuria incontrolable, si tienes en cuenta todas las orgías que se llevaban acabo.‖ El alivió surgió en mí. ―¡Pero eso es una gran noticia! Entonces no tengola capacidad de absorber los poderes de los ghouls como con los vampiros,porque la sangre de Marie puede afectar a cualquier persona de esa manera–‖ ―Los rituales eran una farsa,‖ me cortó. ―Le daban a la gente una excusapara fingir que cualquier depravación a la que se entregaban no era por supropio placer, pero ninguno de ellos realmente recibió el poder de Zombi sobrelos muertos de su sangre. Lo qué pasó contigo fue real, sin embargo. Marie dijo
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 173que nunca lo había visto antes, excepto muy rara vez con otras sacerdotisasvudú.‖ ―Mambos,‖ dije con tristeza, mi alivio convirtiéndose en cenizas mientrasrecordaba las palabras de Marie. Yo soy la magia negra, había dicho acerca detransformar un Mambo en un ghoul, así que era lógico que su sangre fueramagia potente, también. ―¿Así que fue por eso por lo que tuviste queencadenarme? ¿Debido a que al absorbe los poderes de Marie me convertí enuna puta violenta? No es de extrañar que dijeras que te habías ganado esecigarrillo.‖ Eso hacía que incluso los poderes que había absorbido de Vlad yMencheres parecieran un leve inconveniente en comparación. ¿Disparar unpoco de fuego de mis manos cuando estaba molesta? No era gran cosa, y bueno,era muy útil a veces. ¿Accidentalmente destrozar varios muebles en nuestracasa por medio de telequinesis? Bueno, necesitábamos un nuevo sofá ytelevisión de todos modos, y eso también había ayudado en contra de los malosen un momento crítico. ¿Pero esto? No era útil en absoluto, a menos que Bonestuviera una veta profunda sadomasoquista. ―La buena noticia es que dijo que este tipo de hambre ciega no deberíaocurrirte de nuevo,‖ respondió Bones. ―Eso fue sólo la respuesta inicial, unarespuesta abrumadora a la apertura de la puerta entre tú y los muertos. Similara la locura de sangre que los nuevos vampiros experimentan, pero que seríascapaz de controlar futuros impulsos una vez que fueras tú misma, comoclaramente lo eres ahora". Esa era una buena noticia, pero había evitado responder a mi pregunta,me di cuenta. ―¿Las cadenas?‖ empujé, mi voz endureciéndose para que supieraque no iba a dejar el tema.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 174 ―Muy bien, cariño, si no vas a dejarlo ir,‖ señaló él. ―Como dije, estabasenloquecida por el hambre, y mucho más jodidamente fuerte de lo quenormalmente eres. No parecías reconocer a nadie, tampoco, lo que significabaque no estabas siendo selectiva sobre con quién tratabas de calmar el hambre.Tuve que encadenarte, porque de lo contrario, tratarías de encontrar a alguienpara aliviar tus necesidades si yo no estaba contigo, y tuve que hacer pausaspara alimentarme un par de veces.‖ Me quedé boquiabierta al ―no estabas siendo selectiva‖ y mi mandíbulacaía más abajo con cada palabra subsiguiente, hasta que estaba vagamentesorprendida de que no estuviese descansando en mi regazo para el momento enque terminó. Agarré la sábana, tirándola a mí alrededor en una súbita ehirviente vergüenza. ―Oh. Mi. Dios. Por favor, dime que no hice –‖ ―No lo hiciste,‖ dijo Bones, con un rastro de una sonrisa triste. ―A pesarde que en el Barrio le habías dado a un tipo afortunado bastante caricias a fondocuando te encontré después de que te liberaras de mí en el cementerio. Sinembargo no estabas a un cien por ciento en ese punto, y no esperaba que fuerastan fuerte. Fui capaz de volar de regreso con Tepesh después de alimentarme,pero para entonces, estabas bien y verdaderamente perdida en el hambre. Marieme advirtió que estarías así, y debo admitir, que no exagero.‖ ¿Tuve que ser arrastrada lejos por tratar de agredir sexualmente a unaturista? ¿Por qué? oh ¿Por qué no escuché cuando Bones me dijo que nosiguiera con el tema? Pero ahora que lo sabía, tenía que saber el resto. ―Así que, traté de violar a un turista y te convertí en un esclavo sexualdurante dos días.‖ Mi voz era neutra, porque la vergüenza era tan profunda,que trascendía la reacción. ―¿Cualquier otra cosa que de la que debería obtenerun aviso? Como, ¿De quién más esperar una orden de restricción? ¿Estamos
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 175todavía en casa de Vlad? No me digas que tuviste que arrastrarme lejos de él,también‖ Bones hizo un sonido como una tos delicada. ―No, y no estamos en lacasa de Tepesh. Era una residencia temporal, por lo que no tenía los mediospara contener a un vampiro en ella. Marie se ofreció a recibirnos, pero como tepuedes imaginar, quería estar lejos de ella. Mencheres tenía un lugar con unacelda para vampiros en el oeste de Virginia. Contrató un avión con destino aLouisiana y ayudó a contenerte mientras viajamos aquí.‖ Su voz cambió muy levemente cuando dijo ―contenerte,‖ casi me hizochillar cuando exigí, ―¿Qué fue exactamente lo que Mencheres hizo?‖ ―Sostenerte inmóvil con su poder mientras te follaba en la parte traseradel avión,‖ respondió sin rodeos, con un medio encogimiento de hombros comopara decir, Tú querías saber. ―No podía arriesgarme a que te liberas yestrellaras el avión, y tratar de conducir hasta West Virginia contigo en esacondición no hubiera sido prudente.‖ Mencheres. Co-gobernante de Bones, Grandsire, maestro vampiro deincreíble poder, y el aliado que más me ponía de los nervios, ¿Me habíasostenido telequinéticamente para que Bones pudiera montarme en sumisiónmientras íbamos de camino a una celda de contención para vampiros? ¡Dulce ySanto Jesús, déjame haber alucinado oír eso! ―Tráeme algo de plata,‖ me las arreglé para croar. ―Voy a suicidarme.‖ ―No te preocupes, estuvo de espaldas todo el tiempo,‖ dijo Bones sininmutarse. ―Aparte de saber que te habría molestado tenerlo mirando, a Kiratampoco le habría gustado.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 176 ―¿Kira estaba allí, también?‖ ¡Dios mío, apenas la conocía! ¿Y habíaestado sólo a una fila o dos de distancia, mientras todo eso estaba pasando? Sitodavía tuviera la capacidad, me hubiera desmayado de humillación. ―Te dije que te sentirías mejor si no conocías los detalles,‖ respondióBones con una mirada mordaz. ―Nunca voy a dudar de tu palabra de nuevo.‖ O poner un pie fuera deesta habitación, si Mencheres y Kira siguen aquí. Él me llevó a sus brazos a pesar de que estaba rígida de mortificación. ―No tienes que estar tan avergonzada. Todo lo que hiciste fue follar a tumarido, ¿Quién puede estar en shock por eso? No puedo decir que haya sidouna experiencia que me gustaría repetir, pero eso es sólo porque no erasrealmente tu misma‖ Sus labios rozaron mi oído. ―De lo contrario, encadenartepor más de un día y medio y tener sexo desenfrenado suena terriblementeatractivo.‖ Sabía que estaba tratando de animarme, pero todavía estaba helada deescuchar que había abusado de un turista, que me volvía loca cada vez queBones no estaba follándome vigorosamente, y como golpe de gracia, Menchereshabía – en una forma de decir – participado cuando Bones y yo habíamos tenidosexo. Y aquí yo jurando que nunca tendría un trío, la idea se me ocurrió enmedio de mi incredulidad persistente. ―Pensé que habías dicho que fueron dos días,‖ dije, finalmenteregistrando la última parte de lo que había dicho. ―Has estado dormida durante nueve horas consecutivas. No estabaseguro de si todavía estarías atrapada en el mismo hambre cuando tedespertaras, así que no te quite las esposas.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 177 No lo culpaba. Dios, no lo habría culpado si me hubiera pegado con cintaadhesiva un vibrador y se hiciera cargo de toda la pesadilla sórdida de esamanera. ―¿Sabes lo que dicen acerca de ser cuidadoso con lo que deseas? Solíadesear que hubiera algo que pudiéramos hacer, ya sabes, íntimamente juntosque no hubieras hecho antes, pero nunca creí que fuera a suceder‖ Le di unamedia sonrisa. ―Aunque dudo que alguna vez te hayas visto obligado a cogersin parar a una mujer promocionado la versión vudú no-muerta de la moscaespañola*36, ¿verdad?‖ Su risa fue suave. ―No puedo decir que lo haya hecho, Gatita.‖ ―Sí, bueno, considérame una original.‖ Esta vez, cuando sus labios rozaron mi piel, duró más de un momento.―Siempre lo he hecho.‖ Cómo podía ser cariñoso conmigo después de esta cogida en grupo–¡literalmente!– estaba más allá de mi comprensión. Debía agradecer a mi buenaestrella que, si bien este escenario era un once en mi escala de perversidad dediez, la ex vida humana de Bones como un gigoló, combinado con su pasadopromiscuo como vampiro significaba que esto probablemente era sólo una trespara él. Gracias a Dios que era un tres, también. Me hubiera horrorizadoengañar a Bones si hubiera recibido el golpe de puta inducido por la sangre deMarie si él no hubiese estado cerca. La idea me hizo estremecer. Ya estaba echando humo porque Mariehabía dejado a esos Remnants sueltos sobre Bones, si hubiera dañado nuestro 36 *poderoso afrodisíaco
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 178matrimonio, también –y aunque Bones hubiese entendido, dadas lascircunstancias, sería algo que jamás olvidaría – entonces realmente ladespreciaría. La pregunta que eclipsó incluso mi vergüenza abrasadora sobre misacciones de los últimos dos días era por qué razón Marie me había obligado abeber su sangre. Si no lo utilizaría como combustible para el belicismo deApollyon, ¿Por qué iba a querer ver si podía absorber sus poderes? Marie erademasiado calculadora para obligarme a hacerlo sólo para satisfacer sucuriosidad sobre si la sangre de ghoul me afectaría de la misma manera que lohacía la de vampiro. Me podría haber hecho beber de otro ghoul a parte de símisma para obtener la misma prueba. ¿Qué estaba tramando? ¿Y esa debería ser una mayor preocupación quelo que Apollyon estaba haciendo? ―Si has, ah, estado ocupado tratando conmigo la mayor parte de los dosúltimos días, podría haber habido algunos avances,‖ dije, bajando las piernas dela cama. ―Esperemos que hayan habido, y que sean buenas noticias.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 179 Capítulo 18 TRADUCIDO POR PAU24 Para mi desgracia, las primeras dos personas que vi cuando subí lasescaleras fueron Mencheres y Kira. Estaban sentado el uno al lado del otro en loque suponía era la sala de estar, mi gato reposaba enroscado en el regazo deKira. Ambos levantaron la mirada, así que era demasiado tarde para correr.Por una vez, estaba agradecida por el estoicismo marca registrada deMencheres cuando vi su impenetrable expresión. Si él hubiera movido sus cejascon complicidad, o cruzado sus muñecas en una mímica del bondage37, podríahaber saltado de la ventana más cercana. ―Déjenme decirles ya mismo que si pudiera evitarlos por la próximadécada, lo haría,‖ solté apresuradamente. ―Pero como no puedo disfrutar unpoco de tiempo para el rescate de mi modestia, sólo ofreceré mis más sincerasdisculpas y espero que nunca mencionemos lo que sucedió nuevamente. Dehecho, ¿Recuerdas ese hechizo de amnesia que me pusiste cuando teníadieciséis, Mencheres? Amaría otro de esos.‖ ―¿Borraste su memoria cuando era una adolescente?‖ Preguntó Kirasorprendida. ―Esa es una historia para otra ocasión,‖ le contestó suavemente antes devolver esa mirada carbón de vuelta hacia mi. ―Desafortunadamente, Cat, mihabilidad para borrar tu memoria estaba basada en tu estado medio-humano.37 Práctica sexual en la que se ata a una persona por placer.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 180Los recuerdos de los vampiros no pueden ser alterados. Al menos, no que yosepa.‖ ―Así es mi suerte,‖ murmuré. ―Bien, entonces volvamos al Plan A:Pretender que nunca sucedió.‖ ―¿Pretender qué cosa nunca sucedió?‖ Respondió Kira con énfasisdeliberado mientras me daba una mirada inexpresiva. Le di una sonrisa agradecida. ―Exactamente.‖ Vi algo nebuloso por el rabillo del ojo. Me di vuelta para ver a Fabianflotando en la entrada, mirando con una mezcla de felicidad y cautela. ―Hola,‖ dije sorprendida. ―¿No se supone que estás con Dave? ¿El noestá aquí, no es así?‖ ―Todavía está en Ohio.‖ Fabian se acercó, casi retorciéndose excitado oagitado. ―¿Estás bien, Cat? Puedo…¿hacer algo por ti?‖ Ahí estaba ese hormigueo en mis mejillas antes que me recordara a mimisma que Fabian no pretendía decir nada sugerente con su pregunta. No erasólido, lo que era definitivamente un requisito para lo que lo habría necesitadoantes, a pesar de mi indecente falta de preferencia por quien lo proveyera. ―Estoy bien,‖ dije, tratando de cubrir mi persistente vergüenza con unamentalidad formal. ―¿Pero por qué dejarías a Dave? ¿Sucedió algo?‖ Tal vezDave haya dejado de tratar de infiltrarse en los ghouls de Apollyon por algoque estaba sucediendo con Don o el quipo?
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 181 Fabian parecía moverse incomodo incluso aunque sus pies no tacaran elpiso. ―Pensé que me necesitabas,‖ farfulló. ―Así que te encontré. Dave todavíano se ha topado con los ghouls y me pareció bien dejarlo—― ―¿Qué quieres decir, me encontraste?‖ lo interrumpí, tratando de hacerque mi voz sonara calmada en vez de acusatoria. Fabian ya se veía como si sefuera a echar a llorar, si eso fuese posible para un fantasma. Aun así, si algo lehabía sucedido a Dave por que no había sido capaz de enviar a Fabian porayuda… ―Quiere decir que ahora pareces ser un imán para los fantasmas,‖proporcionó Bones, entrando en la habitación. ―Docenas de fantasmas tesiguieron desde Nueva Orleans hasta la casa de Tepesh e incluso aquí.Sospecho que Mencheres ha estado enviándolos lejos últimamente, o habríasdespertado con algunos posados cerca de ti en la celda de abajo.‖ Mencheres se encogió de hombros aun cuando Fabian se veía másmiserable. ―¿Así que tu sólo…me encontraste sin que nadie te dijera dóndeestaba?‖ le pregunté al fantasma incrédula. Asintió, casi de aspecto juvenil en su desanimo a pesar del hecho queFabian había tenido cuarenta y cinco cuando murió. ―No te enojes. Dave tratóde llamarte pero termino en el buzón de voz, y yo sentía como si me estuvierastratando de contactar. Me fui por algunas Líneas ley, sin saber a dónde iba, perode alguna manera terminé aquí.‖ Líneas Ley. Las autopistas de los fantasmas, Bones las había llamado asíuna vez. Todavía no entendía completamente con funcionaban, pero sabía quelos fantasmas las usaban para llegar a lugares muy rápido porque conteníanalgún tipo de energía magnética en la que se podían montar. Como trenes balapara los muertos, pero invisibles.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 182 Y estas Líneas Ley habían llevado a Fabian hacia mí porque él sentía queyo estaba ―contactándolo‖. A él y a un montón de otros fantasmas, por lo queBones había dicho. La sangre de Marie era un regalo que continuaba dando, alparecer, y cada nueva revelación sobre sus efectos solo me enredaba más enproblemas. Si era un imán para fantasmas, no tomaría mucho antes de que muchosfantasmas me encontraran, pensé consternada. A pesar de que no me gustabaque alguno de ellos fueran espías de Marie, esto presentaba otro problematambién. Para el letal equipo de ghouls que querían detener a Apollyonmatándome antes de que el conflicto alcanzara el punto de ebullición, me acabade hacer un blanco mucho más fácil. Nada decía, ―¡Ella esta aquí!‖ como unalínea de fantasmas siguiéndome dondequiera que fuera. ―Fabian, no estoy enojada conmigo,‖ dije tranquilizadoramente, porqueestaba revoloteando obviamente agitado y no había sido su culpa. ¿Cómo podíasaber él que ahora tenía la versión fantasmal de un silbato para perros en misvenas? ―Pero voy a necesitar tu ayuda. ¿Están esos fantasmas cerca todavía?‖ Miró hacia las ventanas, por las cuales era difícil para mi ver, debido alreflejo de las luces de adentro y la oscuridad de afuera. Especialmente ya queestaba buscando a personas que eran transparentes de todos modos. ―Si.‖ Y estando tan cerca, podían escuchar todo lo que yo decía. No habíamotivo para que Fabian entregara un mensaje para mí. ―Muy bien entones…‖ suspiré, dejando la habitación para dirigirme a lapuerta delantera. Después de vivir con Fabian por casi un año, sabía quemostrarle a los fantasmas el mismo respeto que le habría mostrado a unapersona viva---o no muerta—era muy importante para anotarme puntos conuna especie que era rutinariamente ignorada.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 183 Bones me siguió, señalando hacia la izquierda con una mirada resignadaen su rostro. Al menos no discutió sobre lo que obviamente había adivinadoque iba a hacer. Salí por la puerta del frente y vi las muchas formas diáfanasrevoloteando alrededor de los árboles al final del camino de entrada. No podíaver ninguna de las casas cercanas, pero habiendo estado en varios de loshogares de Mencheres, reconocí esta como una de sus típicas, grandes,locaciones retiradas. De hecho, con las colinas empinadas, rocas aisladassobresaliendo a través del paisaje, y los árboles cerca, me recordaba a mi hogaren Blue Ridge. Como Bones y yo, Mencheres no quería incrementar lasposibilidades de tener vecinos entrometidos que se metieran en sus asuntos. ―Hola,‖ le dije al grupo. Una oleada de actividad comenzó cuando almenos dos docenas de difusas apariciones pararon lo que estaban haciendo y sefueron a toda velocidad a la terraza del frente, flotando por los alrededorescomo la más genial decoración de Halloween de todos los tiempos. Estabaimpresionada por el rango de épocas que los fantasmas representaban, comouna fotografía de la historia en una mirada. Por la ropa que pude reconocer, vi auno que tenían un uniforme del ejército de la Unión mientras otro usaba el grisy azafrán de la Confederación. Uno estaba sin camisa con calzas de gamuza,otro era una mujer con un completo atavío victoriano, dos usaban trajes demarineros, otro usaba un vestido de los años veinte, unos cuantos se veíansalidos directamente de una película de los cincuenta, y unos cuantos máspodrían haber sido vaqueros. Solo dos se veían como si fueran de mi tiempo,juzgando por el corte y estilo de su ropa. Todo lo que necesitamos es alguna música espeluznante, una luna llena,y unos cuantos murciélagos para que esto sea perfecto, pensé irreverentemente. ―Hola,‖ repetí, tratando de mirar a cada fantasma a los ojos al menos unavez para que se sintieran incluidos en mi discurso. ―Mi amigo Fabian me diceque algunos de ustedes han…terminado aquí aunque no estén seguros por qué
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 184o cómo,‖ continué. ―Normalmente diría que eso está bien. Mientras más mejor,pero están sucediendo algunas cosas que hace que, emm, que si pasan el ratoaquí pueda ser problemático para mí. Estaba comenzando a dudar en mi sabiduría detrás de esta idea, viendocomo algunos de los fantasmas intercambiaban miradas confusas los unos conlos otros. Fabian apoyó su mano sobre la mía, la silueta de su carne no-existentefundiéndose con mi piel en la manera más cercana que podía darme a unacaricia alentadora. Cuadré los hombros. Había llegado hasta aquí, bien podíalanzarme adelante y ver si el poder que no había querido absorber de Mariepodía ser usado para ayudarme ahora. ―Así que aunque me encantaría verlos nuevamente en el futuro, ahoramismo, necesito que se vayan,‖ dije, poniendo fuerza en las palabras parahacerlas más que una petición. ―Por favor no me sigan, incluso si sienten quedeberían. También necesito que no repitan nada de lo que acabo de decir, ocualquier cosa que pudieran haber escuchado por casualidad antes. Sé queharán esto por mí, porque los fantasmas son una especie honorable, y--‖ Ohmierda, sólo estaba parloteando, y no estaba funcionando. Ninguno de ellos sehabía movido siquiera. ―—y realmente me ayudaría‖ finalicé pococonvincentemente. Ghost Whisperer, mi trasero, una voz interna parecía burlarse de mí. Nada más que silencio de los espectros. Silencio, y completainmovilidad. Mis esperanzas se hundieron. Lo que sea que haya absorbido delos poderes de Marie sobre los muertos, no parecía ser la capacidad de hacerque los fantasmas se fueran si no querían hacerlo. O no sabía cómo canalizarsus poderes adecuadamente cuando se trataba de fantasmas regulares versusRemnants, o tal vez había una palabra clave especial que ella sabía que yo no—
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 185 Todos a la vez, los fantasmas simplemente se desvanecieron en el aire.Había visto a Fabian hacer lo mismo varias veces, pero se veía mucho másespeluznante cuando eran docenas de ellas desmaterializándosesimultáneamente. Incluso su energía desapareció del aire, dejando atrás sólo lasuave caricia de la brisa nocturna sobre mi piel.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 186 Capítulo 19 TRADUCIDO POR PAU24 ―Bastante impresionante,‖ dijo Bones detrás de mí. Me di vuelta para sonreírle, aliviada de que haya resultado, sólo paradarme cuenta que Fabian, también, se había ido. ―¡Fabian!‖ exclamé. Se materializó en frente de mí momentos después, una miradaexpectante en su rostro. ―¿Qué puedo hacer por ti?‖ La culpa me atravesó. Si estuviera haciendo esa oferta por su propiavoluntad, estaría bien, pero la sangre de Marie había cambiado el balance entrenosotros. Los amigos no deberían ser capaces de obligar a sus amigos a hacercosas tanto si quieren como si no. ―Fabian, no tienes que hacer nada por mí,‖ le dije. ―Puedes tomar tuspropias decisiones sobre lo que quieres hacer o no.‖ ―Lo que sea que digas,‖ respondió, mirándome todavía expectante. Un bufido reprimido llegó de Bones. Está bien, así que esto no era tanfácil como se veía. Maldita Marie por hacerme beber su sangre vudú mágica. ―Te ordeno hacer sólo lo que quieras hacer,‖ traté nuevamente, másfuertemente esta vez.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 187 Ahora frunció ligeramente las cejas. ―Te he enojado. Dime qué puedohacer para hacerte feliz de nuevo.‖ Levanté las manos incluso mientras el bufido de Bones se convirtió enuna carcajada descomunal. ―Gatita, estoy seguro que hay alguna manera dearreglar esto en el futuro, pero ahora mismo tenemos preocupaciones másapremiantes,‖ dijo una vez que había controlado sus risitas. ―Pregúntale anuestro amigo que ayuda a repeler fantasmas. No puedo tenerte deteniéndote ahacer el mismo discurso cada par de horas, y mientras Nueva Orleans puedeser una de las ciudades con más apariciones, no es el hogar de cada espectro enel planeta.‖ Me sacudí la culpa y frustración por la repentina falta de voluntad deFabian, para absorber el punto de Bones. Nueva Orleans tenía una población defantasmas inusualmente alta, lo cual siempre lo había atribuido a su historia deenfermedades, guerra, desastres naturales, y depredadores locales. Pero Bonestenía razón. Si la sangre de Marie atraía a los fantasmas—y obviamente lo hacía,juzgando por mi nueva popularidad con los discapacitados para vivir—entonces Nueva Orleans debería tener montones de espectros más de los quetenía. Eso esperando que el amortiguador para la canción de sirena de Marie nofuera solo una ventaja geográfica natural, como una sobre abundancia delagartos. Eso sería motivo para incluso más atención que una enorme pandillade fantasmas siguiéndome a todos lados. Incluso aunque Fabian había escuchado a Bones, no ofreció ningunainformación sobre el tema. Sólo continuó mirándome con una expresiónansiosa. Suspiré, pensando que Dominatrix de Fantasmas me quedaría mejorque Ghost Whisperer con mi nueva condición. ―Fabian, ¿si quisiera tratar de evitar que los fantasmas me sigan a todoslados, que podía usar?‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 188 Se veía preocupado. ―¿Te quieres librar de mi?‖ ―No, por supuesto que no,‖ respondí, maldiciendo mentalmente a Marieuna vez más. ―Siempre tendrás un hogar con nosotros; te dije eso. Esto es sólopor un corto periodo hasta que se arregle la situación con Apollyon. De todasmaneras, tienes que volver con Dave mientras tanto. Está en peligro sin ti.‖ Apacigüé a mi subconsciente recordándome que Fabian hacia accedido aacompañar a Dave antes, cuando tenia control sobre sus propias acciones. Estono era ordenarle hacer algo en contra de su voluntad; era solo ceñirse al plan. Aun así me sentía como un canalla. ―Ah, entiendo,‖ dijo Fabian, sonriendo nuevamente mientras acariciabauno de sus patillas meditando. ―Puedo pensar en dos cosas que, cuando soncombinadas, es difícil para mucho fantasmas acercarse porque hacen que el airese sienta malo. Una de ellas es el ajo. No sólo unos cuantos dientes, sinomuchos.‖ Mi boca se abrió ante esa ironía. ¿La planta más legendaria por repeler alos vampiros era realmente parte de la kriptonita de los fantasmas? ―La otra es la planta que algunas personas fuman,‖ continuó Fabian. ―Sihay grandes cantidad de eso y ajo en las proximidades, la mayoría de losfantasmas apenas pueden soportar estar cerca.‖ ―Quieres decir tabaco.‖ Wow, supongo que los cigarrillos no sonsaludables para nadie, vivos o muertos. ―No esa planta,‖ dijo Fabian, frunciendo el ceño. ―La otra que hace quelas personas actúen como tontas cuando la fuman.‖ ―¿Hierba?‖ solté. ―¿Estás diciéndome que la marihuana es la partenúmero dos de la formula repelente de fantasmas?‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 189 No podía estar más choqueada, pero Fabian asintió serenamente. ―Si. Sitienes un montón de ajo y marihuana sobre ti todo el tiempo, debería ayudar amantener a la mayoría de los fantasmas lejos de ti, aunque yo soysuficientemente fuerte para soportarlo,‖ añadió con obvio orgullo. No podía parar de sacudir mi cabeza. ¿Quién habría adivinado que el ajomás marihuana dieran como resultado un repelente para fantasmas?Reflexionando, había olido un montón de hierba y ajo en mis estadías en NuevaOrleans, pero pensaba que lo último provenía de la cocina Cajún y Criolla, y loanterior era sólo la reflexión de la atmosfera de fiesta de la ciudad. ¿Quiénsabía que era la manera de Marie de evitar que la población de fantasmas fueratan grandes que los vampiros y ghouls se dieran cuenta que algo sucedía? Elladebía tener hierba y ajo rodeando donde sea que viva. ―Fantástico, iré a conseguir ambas cosas,‖ dijo Bones, sin parecercontento con la idea. ―Gatita, dile que debe reportarse con Mencheres de ahoraen adelante. No debería hacerlo más con nosotros, no con todas las hierbas queestarás llevando pronto. Dice que es suficientemente fuerte, pero no podemosarriesgarnos a la posibilidad de retrasar un mensaje importante.‖ Le repetí eso a Fabian, sintiéndome todavía extraña por cómo parecíaesperar a que diga lo mismo antes de reaccionar. Ahora sabía como se debíahaber sentido el personaje de Sigourney Weaver en Galaxy Quest*38.―Computadora, ¿tenemos una esfera de berilio a bordo?‖ murmuré en voz baja. ―Qué es eso?‖ preguntó Bones. 38 *Héroes fuera de Órbita, película de comedia-ciencia ficción, donde una computadorarespondía la pregunta formulada por una mujer y después eran repetidas cada vez por estamisma mujer de forma innecesaria.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 190 ―Nada.‖ ―Regresaré con Dave ahora. No debería ser difícil ubicarlo. Dijo que nocambiaría de hotel hasta que volviera,‖ dijo Fabian. Lo miré fijamente, deseando poder darle un abrazo de despedida y unavez más odiando como todo lo que yo decía violaba su libre albedrio. ―Esto nodurara mucho,‖ le dije, acariciando su cara con mi mano aunque lo atravesabadirectamente. Una mano incandescente cubrió mi mano, sin peso o presión en el gesto. ―No te fallaré,‖ dijo Fabian, y entonces desapareció de la vista. Me quedé mirando el lugar donde él había estado con algún tipo desombría determinación. Maldita fuera si le fallaba, también. Encontraría unamanera de devolverle el libre albedrio a Fabian, vencer a Apollyon sin hacermeuna mártir—lo cual también me sacaría a los asesinos a sueldo de encima—ydespués hacer entrar en razón a mi inconsciente familia obstinada. Sólo que no tenía idea como iba a hacer todas esas cosas. ―No te preocupes, Gatita,‖ dijo Bones tranquilamente. ―Además de sabercómo evitar que la mayoría de los fantasmas acudan a ti, podríamos tener otrogolpe de buena suerte. Revisé mi celular y Timmie me mandó un mensaje estamañana. Piensa que un grupo grande de ghouls de Apollyon podría estarreunido en Memphis, según acontecimientos curiosos que sus fuentes lecomunicaron.‖ Esas eran buenas noticias. Simplemente apestaba que necesitáramospillar a uno de los subordinados de Apollyon ahora más que nunca, pero segúnel ghoul sin cabeza del hotel, habían desaparecido a la primera señal de mí. Quémalo que no pudiera clonarme y tener un Cat falsa para que fuera un señuelo
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 191en alguna parte, haciendo que los ghouls se sintieran seguros, mientras la yoreal me escabullía detrás de ellos. Eso resolvería un montón de problemas, perola clonación había sido conseguida científicamente sólo con ovejas, que yo sepa,así que tenía muy mala suerte. Aun así, una modificación de lo mismo no era completamenteinverosímil. Tal vez uno de los científicos de Don pudiera diseñar una réplicade mi rostro y pegarla en una mujer de estatura y constitución similar.Funcionaba en las películas, después de todo… ―¡Por supuesto!‖ dije, sintiendo una renovaba oleada de optimismomientras se me ocurría otra idea. ―Llamaremos a Dave y le diremos donde tieneTimmie el dato de los ghouls, además tengo que decirle que Fabian va encamino de vuelta. Enviaremos a Ed y Scratch a Memphis, también. Entre ellostres, alguno tendrá que toparse con los subordinados imbéciles en poco tiempo.Después necesitamos comprobar esta combinación de ajo y hierba paraasegurarnos que es suficiente para mantener la mayoría de los fantasmas a raya.Una vez que sepamos eso, nos dirigiremos a Memphis, también.‖ Arqueó las cejas. ―Suena como que tienes un plan, amor.‖ ―Si, lo tengo,‖ dije, las ruedas continuaban girando en mi cabeza. ―Laprimera parte involucra que beba tu sangre de nuevo. Necesito todo el poderque pueda obtener. En cuanto a la parte numero dos…bueno necesitaré hacerun par de llamadas telefónicas.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 192 Capitulo 20 TRADUCIDO POR YSSIK CORREGIDO POR REPISSE Barón Charles DeMortimer, quien es ‗Spade-Pala‘, por lo que él nuncaolvidaría que fue llamado así por la herramienta que un capataz le habíaasignado, era el mejor amigo de Bones. Se habían conocido hacía más de dossiglos, desde que eran prisioneros humanos en una colonia penal de NuevaGales del Sur. En este momento, yo estaba bastante segura de que su largahistoria era la única razón por la que Spade no había ido por mi gargantaapenas me vio. La mirada que me lanzó cuando Bones desvió la mirada, dijoalto y claro que estaba fantaseando con estrangularme. "¡Me alegra que llamaras!" Denise, mi mejor amiga, dijo mientras meabrazaba. "Estoy muy contenta de finalmente poder ayudarte por una vez." Por encima de su hombro, Spade me miró fijamente de nuevo cuandoBones se volvió para ver si habían traído más bolsas con ellos. Ignore eso,apretando de vuelta a Denise mientras me maravillaba con su nueva fuerza.Esto reforzaba mi opinión de que este era nuestro mejor curso de acción,aunque puede ser que a Spade le tome unos años perdonarme por sugerirlo. Ély Denise se acababan de casar, y era muy protector con ella. Yo también lo era, y si Denise todavía fuera humana, no estaría aquíahora. Pero ella ya no era realmente humana. Un demonio se aseguró de esocuando marcó a Denise con su esencia hace unos meses. Ahora que el demonioestaba muerto, lo que le había hecho nunca podría ser deshecho, lo que hacía aDenise quizás la persona más indestructible en el planeta. Diablos, si le cortara
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 193la cabeza en este momento, el único resultado sería un gran desastre en el suelohasta que otra cabeza volviera a crecerle. Esa no era lo única cosa increíble que Denise podía hacer, y por eso leshabía pedido que vinieran. Me cogí del brazo con ella mientras entramos en lasala de estar, dejando escapar una risa Denise dijo: "No que quiera se grosera,Cat, pero. . . ¿Por qué hueles como si estuvieras bañada en ajo?" "Alégrate que tu nariz no es lo suficientemente fuerte como para oler estapeste, también", contesté con ironía. "Es un, eh, remedio casero para mantener aciertos elementos indeseables alejados de mí." "Vas a tener bastantes elementos lejos de ti con ese aroma en particular ",dijo Spade, arrugando la nariz con un gesto tan refinado, que era como teneruna vista de él cuando era un noble del siglo XVIII. ―See, bueno, buena cosa es que ya no esté tratando de matar vampiros, loque lograría con mi nuevo apestoso perfume", dije, ocultando una sonrisa.Spade debe estar muy molesto conmigo. Normalmente su caballerosidadinnata le hubiera hecho responder con una mentira galante acerca de cómo elajo era lo último en nuevas fragancias, o que la nube de hedor que brotaba demi hacia brillar mi cabello. Bones le dio una mirada que dijo que la falta de calor de Spade no lehabía pasado desapercibido, tampoco. Sirvió dos whiskies de la jarra sobre elaparador, le entregó uno a Spade con menos gracia de la normal. "Corrígeme si me equivoco amigo, pero me parece recordar a mi esposaarriesgando su vida en tu nombre dos veces justo este mismo año. Y aun así nopuedes soportar el dolor de tenerla pidiéndole un favor a tu esposa que no lapondrá en peligro, ¿no?"
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 194 "Por supuesto que estará en peligro", dijo Spade inmediatamente. "Si tansolo una gota de la sangre de Denise se derrama en un lugar donde otrosvampiros pueden probarla-–" "Maldita sea, Spade, hemos hablado sobre esto," ella lo interrumpió, susojos color avellana se estrecharon de una manera que advertía las repercusionesde esto. "Voy a vivir un muy, muy largo tiempo, y me niego a vivir temerosacomo lo hice antes. Si te sirve de algo, que tal vez no, vas a estar conmigo todoel tiempo, ¿ok?. Y detengamos a este demente líder ghoul antes de que consigamucha gente fuera de quicio… lo que significa más seguridad para todos,¿verdad? Así que termina con la sobreprotección. Tu no me querrías actuandode esa manera contigo". "Esto suena familiar, ¿no?" le susurré a Bones, sintiendo como siestuviera viendo actores interpretar la parte de él y la mía. Él soltó un gruñido. "Mucho". "Si pensara que Denise estaría en peligro, no le preguntaría," le dije aSpade. Desde que había sido marcada, sólo el hueso de un demonioatravesando sus ojos podría matar a Denise, y eso era tan raro como una bola denieve en el infierno. "Tú quieres mantenerla a salvo", continué. "Yo también,para eso debemos detener a Apollyon. Incluso si me estacan con plata mañana,no creo que de repente Apollyon desaparezca. Ha esperado 600 años paraintentar este golpe, y apuesto a que no quiere esperar otros seiscientos o máspara que otro mestizo aparezca de nuevo". Spade no dijo nada durante unos instantes, su mirada viajó de Denise,Bones, y a mí. Por fin, extendió sus manos. "Tienes razón, por supuesto. Mis disculpas. Parece que la lógica me fallacuando se trata del bienestar de mi esposa".
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 195 Bones resopló. "Sé cómo te sientes. Pero no te preocupes. Estoy seguro deque Denise recordará alguna falla en tu lógica las mismas veces que mi esposame recuerda las mía". Yo no podía dejar de reírme por la sequedad de su tono. "Lo mismo digo,cariño. Eres muy bueno señalando cuando actuó con mis miedos y no con micerebro. Así que supongo que todos somos culpables de aquí". La tensión en la sala se evaporo, lo que resultó en unos momentos deagradable silencio. Luego, Denise se aclaró la garganta. "Así que. . . vamos a empezar. No he comido en todo el día para tratar deprepararme para esto, y me estoy muriendo de hambre. Si esto funciona, merecompensare con comida suficiente para ahogar a un caballo". Y diciendo esto, se levantó y se puso un poco más lejos del sofá. Meacerqué a ella, no muy segura de si debía decir algo o si eso sería romper suconcentración. Mencheres y Kira se habían ido, por lo que la casa estaba vacía aun lado de nosotros. No había fantasmas cerca ni alrededor de la casa gracias alilegal olor a remedio en mí, las cortinas estaban puestas a pesar de que el vecinomás cercano estaba a un buen par de cuadras de distancia. No estábamostomando ningún riesgo de ser observados por nadie, a menos que contara migato, que se acicalaba mientras lanzaba miradas de vez en cuando hacianosotros. Denise me miró de arriba a abajo, su frente se arrugo por laconcentración. Luego cambió su olor, agriándose desde su base de jazmínnatural a un aroma más fuerte por la agitación. Su pulso se aceleró, conrespiraciones cada vez más cortas, más nítidas. El aire alrededor y su olor sevolvieron aún más densos, ahora teñidos de un tenue trasfondo de azufre. Apesar de que había visto esta reacción en ella antes, no pude reprimir una
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 196punzada de inquietud cuando sus ojos color avellana lentamente se llenaron deprofundo carmesí. Entonces Denise gritó, duro y fuerte. Su piel parecía tensarse sobre susfacciones en una deforme y derretida manera, como cera demasiado cerca de lallama. Más gemidos provenían de ella, sonidos casi animales en su intensidad.Se inclinó, se estremeció arruinando su cuerpo tan brutalmente, que parecía quesus músculos estaban siendo arrancados de su lugar. Inesperadamente, mimano llegó a mi boca, ahogando un grito. Spade tenía razón. No deberíahaberle pedido que hiciera esto. ¿Qué demonios había estado pensando? Denise cayó de rodillas, con el pelo cayendo sobre su cara mientras ungrito horrible salía de ella. Spade estaba a su lado, incluso antes que yo,tomándola en sus brazos y susurrándole. Le toqué el hombro, colmada derecriminaciones hacia mí misma. "Detente Denise, no vale la pena. Encontraremos otra manera––" No podía hablar mientras su cabeza se agito de repente, sus ojos ahorade un bronce gris en vez de púrpura o color avellana, su cabello castaño oscurocambiado a rojo, enmarcando la misma cara que veía al mirarme en el espejo. "Mierda, lo hizo," Bones silbó. Una sonrisa se extendió lentamente en el rostro de Denise, excepto queya no era su cara. Era la mía. "¡Eso fue mucho más fácil que la última vez!" dijo, dándole a Spade unrápido beso antes de ponerse en pie. Incluso su cuerpo ahora se veíaexactamente como el mío, observe con asombro. Ella había crecido unas
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 197pulgadas más y ahora exhibía pechos y traseros más grandes en un espacio detres minutos. "Cariño, ¿estás bien?", preguntó Spade, levantándose y mirándola conmucha más objetividad de la que yo sentía. Mirando a la imagen en el espejo demí misma en mi mejor amiga era. . . extraño, a pesar de que era lo queesperábamos que sucediera. La esencia del demonio la había hecho casiimposible de matar. La había convertido también en una Denise cambia formascomo él. Coloco la mano en el pecho de Spade. "No te preocupes, estoy bien. Enrealidad se ve y suena mucho peor de lo que es… Ahora, ¿dónde está la cocina?¿He mencionado que estoy muriendo de hambre?" *** Acababa de salir de la ducha, cuando Bones cerró la puerta de lahabitación detrás de él, su mirada sombría. Después de la cena que todoscomimos, así Denise no era la excepción, habíamos finalizado los detalles denuestro plan. Todos estuvimos de acuerdo que era nuestra mejor opción, cortarla cabeza de Apollyon, pero Spade no era el único que tenía dudas sobre laseguridad de su conyugue. Yo estaba nerviosa por Bones, así como él lo estaba por mí, pero ambossabíamos que no actuar era un peligro mayor. Sin embargo, ahora queestábamos solos, sentía su inquietud creciendo en mis emociones. Suembriagador aroma natural, azúcar quemado, era más una reminiscencia de lacocina por el Crème brûlée ahora mismo. Dejé caer la toalla con la que secaba mi pelo y me acerque a él,deslizando mis brazos alrededor de su cuello, puse mi cabeza sobre su pecho.Pronto, tendría que volver a aplicarme ajo, pero por ahora, podría sostenerlo sinmalolientes impedimentos.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 198 "Todo saldrá bien‖ dije, mis palabras soplaron sobre la tela de su camisa."Funcionara".Duros brazos encerraron mi espalda cuando me sostuvo más cerca. ―Lo sé.Simplemente no me apetece estar separado de ti". Dejé escapar un pequeño resoplido. "No me gusta, tampoco, pero Denisees la trampa final. La viste. Es mi gemela ahora, incluso en la talla del brasier. Sila vieras en un bar, incluso tú jurarías que soy yo". "No mientras me acerque‖ me respondió, bajando la cabeza hasta que suboca rozó mi mandíbula. "Olvida los latidos del corazón, no huele como tú, suvoz no es la tuya, su postura es diferente y mira a la gente de distinta maneraque tu." "¿Cómo miro a la gente?" pregunté, perpleja. Todas las otras cosas quehabía mencionado tenían sentido, pero pocos, salvo Bones me conocían losuficientemente bien como para notar las diferencias. Los latidos de corazón deDenise eran la mayor preocupación, pero teníamos una forma que funcionarasalvo estuvieran muy cerca de ella –y dudaba que Spade dejara a nadie llegar aesa distancia. Bones retrocedió, mirándome a los ojos, incluso cuando sus dedostrazaban mi rostro. "Tienes la mirada de un luchador. Me di cuenta apenas nosconocimos. Tú me miraste. . . y me di cuenta que estabas mentalmenteevaluando mis puntos fuertes y débiles antes que nada. En el momento penséque era extraño, porque esa mirada no encajaba con la chica ingenua quetropezaba con sus palabras cuando me preguntó si quería follar. Me reí. "Estaba tratando de llevarte fuera, así podría matarte, pero a diferenciade todos los vampiros que había conocido hasta ese momento, no estabascooperando. Debería haber sabido en ese momento que estaría en problemas".
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 199 Sus labios se curvaron, un toque de verde apareció en su mirada. "Ah,pero eso sólo me hizo más tentador para ti. No pudiste resistir el desafío. Es poreso que viniste a buscarme la noche siguiente, y el por qué accediste a que teentrenara a pesar de que aún planeabas matarme las primeras semanas". Estaba en lo cierto. En aquel entonces, creyendo que todos los vampiroseran sanguijuelas del mal, estaba decidida a matar a Bones a pesar de que él eramucho más fuerte que yo. Y estaba en lo cierto, la tentación de derrotar a unpoderoso vampiro era un desafío para mí. O imprudencia, dependiendo de aquién le preguntes. "¿Y tú?" susurre, poniéndome de puntillas para tocar su boca con la mía."Si hubiera caído con las piernas abiertas, como todas las otras mujeres que tecruzabas, me habrías dado la noche de mi vida, y luego olvidado mi nombreantes del desayuno. Pero yo era inmune a tus encantos y belleza. Debió habertesorprendido". No podía quitar mi sonrisa mientras mordía ligeramente su labioinferior. "Así que no soy la única que no pudo resistirse a un desafío." "No fuiste inmune a mis encantos por mucho tiempo, por lo querecuerdo", respondió, arqueando una ceja con un significado pecaminoso. "Admito haber sido testaruda resistiendo tu encantos‖. Hablaba mientrasdesenrollaba mi toalla para dejarla caer al suelo. "Pero tendría que haber estadomuerta para no quererte". Sus ojos estaban completamente verdes ahora, y sus colmillos sobresalíande sus dientes superiores. Me encantaba la forma en que su mirada relucíasobre mí. Como si fuera la primera vez que me viera de esta manera, y él nopudiera dejar de mirar. Conocía mi cuerpo, era muy consciente de sus defectos,pero Bones me hacia olvidar eso cuando me miraba. Debajo del hambre en sumirada y la creciente lujuria en contra de mi subconsciente, me sentía hermosa,fuerte y sexy.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 200 Libre para hacer cualquier cosa sin temor o vergüenza. Sus manos se deslizaron por mi piel desnuda, poder acariciando missentidos al mismo tiempo. Abrí la boca mientras su cabeza se sumergía,sintiendo las chispas interiores encendiéndose con su beso. Se incrementaronmientras su lengua acariciaba a la mía con deliberada e intima minuciosidad. Élusaría la misma lentitud, y profundos movimientos cuando su boca estuvieseen otra parte, y el pensamiento hizo que mis entrañas se apretaran conanticipación. Bones sólo precipitaba las cosas cuando yo quería eso, cuando laimpaciencia hacia mi necesidad tan aguda que no podía soportar la maneradeliciosa que él llevaba los juegos previos. Esta noche, sin embargo, quería quefuera él el que se sintiera drogado con la pasión, y si lo dejaba besarme, prontoestaría más allá del punto de tener la suficiente capacidad mental como parahacer eso. "Sube a la cama", le dije, arrancando mi boca de inmediato. Él me llevó allí, regando más besos en mi nuca al mismo tiempo, pero meresistí cuando me empezó a poner sobre el colchón. "Sólo tú", le dije, me desenrede de sus brazos. Lanzó una mirada significativa al bulto creciendo en sus pantalonesantes de mirar hacia mí. "No te has convertido en una calienta huevos. ¿No?‖ Sentí el roce de mis colmillos contra mi lengua, dos recordatorios queseñalaban el calor quemando dentro de mí, pero aleje mi deseo. Lo que eradifícil de hacer con Bones apoyado sobre los codos, las piernas extendidascasualmente aún tentadoras, la camisa desabrochada en una V que revelaba unapiel de cristal en contraste a la extravagante tela oscura. Por un momento lemire fijamente, dejando que su belleza me llenara los ojos. "Los ángeles desearían ser tan hermosos como tú‖ le dije con convicción.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 201 "Estoy muy lejos de ser angelical, pero gracias por el cumplido." Las palabras fueron ligeras –su expresión no. Era intensa, sus ojosbrillantes con esmeraldas, y ese bulto sobresaliendo entre sus piernas enviadocorrientes de lujuria a hacia mí. Si me quedaba mirándolo fijamente, dejando mimente ahondar en el hecho de que se sentía mucho mejor de lo que lucía, melanzaría sobre él y perdería todos mis pensamientos en medio de la felicidad desu carne fundiéndose con la mía. Pero tenía una agenda, y en este momento, no se trataba de mí saltandosobre él. Habíamos tenido tanta tensión, peligro y violencia últimamente, conmás viniendo en el horizonte, que nuestras circunstancias no se prestaban parael romance, pero no me importaba. Claro, podríamos sentarnos, revisar nuestraestrategia de batalla una vez más, o ahogarnos con amonestaciones sobre tenercuidado, pero si yo he aprendido algo en estos últimos años, era a tomar losmomentos de felicidad cuando llegaban. O fabricarlos yo misma, si las circunstancias no eran suficientes paraacomodar una oportunidad a mi manera. "Después de mañana, no nos veremos por un rato", le dije, con voz baja yronca. "Así que quiero asegurarme de que tengas algo para recordarme."
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 202 Capítulo 21 TRADUCIDO POR PARGULIN Me acerqué a Bones con una lentitud deliberada, golpeando sus manoslejos cuando trató de tirar de mí de nuevo. ―No‖, dije, empujándolo contra la cama. ―Esta noche, yo estoy a cargo.Tu único trabajo es descansar, relajarte, y‖ – el recuerdo de las palabras quehabía dicho una vez hizo que una suave sonrisa se me escapara –―déjarmetrabajar.‖ Sus cejas se arquearon, incluso cuando una sonrisa malvada tiró de suboca. ―Te diría que fueras suave, pero ambos sabemos que realmente no seríaen serio.‖ No, no lo sería, y el saberlo sólo alimentó mi deseo. Bones podrían ser unmaestro del control, pero una vez que lo empujabas más allá de su límite, hacíael amor de la misma manera que luchaba, feroz, salvaje e inagotable. No podíacontar el número de marcos de camas que habíamos arruinado durante nuestrotiempo juntos, y esperaba que muchos más fuesen rotos en nuestro futuro. ―Cierra los ojos,‖ le dije. Lo hizo, y presioné sus párpados ligeramentepara acentuar mi siguiente punto. ―Mantenlos cerrados hasta que te diga locontrario.‖ Esa pequeña sonrisa todavía estaba en su boca mientras accedía. ―¿Tegustaría que te llame ama también? Puede castigarme si me olvido y me dirijo ati como Gatita.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 203 ―No me llames ‗ama,‘ y no hables más, tampoco,‖ dije, mordiéndomeuna sonrisa a pesar de que no podía verme. Luego, con mucha más lentitud de la que solía utilizar, le desabotoné lacamisa, dejando que mis nudillos rozaran su piel. Una vez que se la quité, memoví a sus pantalones, controlando mi deseo de alcanzar el interior de ellos yen su lugar bajé la cremallera con la misma lentitud. Con sus pantalonesdesabrochados, les arrastré a una pulgada a la vez hasta que se deslizaron másallá de sus pies. Entonces, por fin, me permití mirarlo. El cuerpo de Bones erapálido, un paisaje suave de belleza, las únicas interrupciones oscuras eran lalínea delgada de vellos en su estómago que estallaba a un parche de oscurosrizos acunando lo única grasa en él. Su piel brillaba con la incandescencianatural de un vampiro, enfatizando los músculos duros, líneas magras yatractivas curvas. Todo su cuerpo invitaba al tacto, y acepté la invitación. Mis dedos le rozaron el pecho, midiendo su reacción por laprofundización de su esencia y el latido de poder en el aire. Sus ojospermanecían cerrados, los brazos cruzados bajo la cabeza para mayorcomodidad – o tal vez porque sabía que mostrar su pecho le daría mayorbeneficio. Probablemente era lo último. Bones habían dominado el arte de laseducción, incluso antes de que este país eligiera a su primer presidente. Seguípasando de mis dedos por su pecho, disfrutando de la sensación de tenerlodebajo de la punta de ellos. Él podría tener mucho más experiencia en hacer quealguien se debilitara con deseo, pero yo tenía una ventaja, también. Sabía todolo que le gustaba, e iba a explotar ese conocimiento para una mayor ventaja. Puse mis manos extendidas a lo largo de sus costillas y las trasladélentamente hasta sus brazos en alto. Su poder se estremeció contra mis palmas,enviando agradables vibraciones a través de mí. Luego, coloqué las dos manossobre su pecho y froté los pulgares contra sus pezones. Se endurecieron paraigualar el resto de su cuerpo.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 204 ―Me encantan tus manos,‖ suspiró. ―¿Crees que parezco un ángel?Bueno, Gatita, tus manos son mi cielo y tus ojos mi hogar.‖ Sus palabras fueron cálidas, pero su voz era en sí misma una tentacióncon su suave acento Inglés y sensual tempo. Si lo dejaba seguir hablando,podría seducirme para hacer lo que él quisiera en lugar de lo que habíaplaneado. ―Shhh...‖ dije. Bones podría no ser capaz de ver mi sonrisa, peroprobablemente la sintió cuando rocé mi boca con la suya en un beso suavecomo una pluma. ―Mmm, mi error,‖ murmuró, estirándose de una manera que hizoondular los músculos de su cuerpo. Me lamí los labios, obligando a descender mis ganas de seguir esas ondascon la lengua. En cambio, deje que mis manos vagaran a su antojo, acariciandoy tocando desde su cara hasta sus pies y viceversa. Honestamente, no habíapasado tanto tiempo sólo tocándolo. La lujuria solía cortar en poco tiempo unaexploración a fondo ya que carecía de paciencia y control. Esta noche eradiferente, sin embargo. Sentirlo de esta manera, deteniéndome en las curvas desu cuerpo y disfrutando de los bajos sonidos de placer que hacía, era másexcitante, afirmante. Bones era mío, y no importaba lo que el futuro nosarrojara, iríamos a su encuentro juntos, contra viento y marea. Rodó sobre su estómago cuando le dirigí, revelando sus anchos hombros,la curva de su cintura estrecha, y los montes gemelos duros de sus nalgas. Estavez, no era suficiente para mí simplemente acariciarlo. Me agaché sobre él,dirigiendo mi boca hacia abajo por su columna vertebral y lo sentí temblar bajomis labios. El sabor de su piel y su olor era como un afrodisíaco. Me subí en la cama,dejando que mi pelo tentara su carne a medida que continuaba arrastrando mi
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 205boca sobre él, lamiendo y mordisqueando en todas partes. Empezó a hacerruidos bajos, guturales con cada centímetro de espalda, culo y piernas al que lededicaba la misma minuciosa atención. ―Maldito dulce infierno, cariño, esto fue una idea sensacional.‖ Su voz era tensa, y sus manos estaban ahora cerradas en puños. No hiceningún comentario para que hablara esta vez, pero mordí suavemente unamusculosa nalga, sin romper la piel con mis colmillos, sólo aplicando presión.Entonces mi lengua se deslizó hacia fuera para una larga lamida mientraspresionaba mis pechos desnudos contra la parte posterior de sus muslos. Suestremecimiento reverberó por debajo de mi boca y mi subconsciente mientrassu excitación me conmovía, aunque sus manos se quedaron donde estaban. ―Más.‖ La palabra fue casi dura en su vehemencia. Sonreí en su piel mientrasllevé a mi cuerpo más abajo por sus piernas. ―No te preocupes, no he terminado todavía.‖ Le di la vuelta, mis labios se arrastrándose a lo largo de su cadera hastasu plano estómago. Sus músculos se tensaron debajo de mi boca en expectación,pero sólo soplé por la dura carne donde sobresalía su ombligo antes desentarme de nuevo. La habitación estaba iluminada por velas en la mesa denoche y armario, la luz natural es más amigable para los ojos de vampiro enlugar del resplandor de las bombillas eléctricas, pero ahora, esas velas serviríana un propósito diferente. Me deslicé fuera de la cama, deteniéndome cuando la mano de Bonessalió disparada para posarse en mi brazo, aunque sus ojos permanecíancerrados.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 206 ―¿Dónde crees que vas?‖ Empujé su mano con una risa gutural. ―Estás teniendo dificultades paraser obediente, ¿verdad? Si no te comportas, no voy a hacer lo que pretendía, yconfía en mí, te gustaría que lo hiciera.‖ La curva malvada estaba de vuelta en su boca, incluso mientras dejabacaer el brazo. ―Mis más sinceras disculpas, ama, por mi vergonzosadesobediencia. Si usted desea continuar, le prometo mi completa sumisión.‖ Sabiondo. A pesar de la promesa, sabía que Bones era tan sumiso comoGenghis Khan39, pero eso estaba bien. Lo haría contar como cumplimientotemporal. Tomé una de las velas de la mesa de noche, viendo a Bones a la luz de lallama vacilante. Su cuerpo estaba estirado, con los brazos una vez más detrás dela cabeza, las extremidades completamente relajadas a pesar de que todavíaestaba duro como un bate de béisbol en un lugar muy notable. Toda estaabundancia, era mía para disfrutar. Me lamí los labios. Que me aspen si sabíacómo había llegado a ser tan afortunada, pero era una pregunta para otromomento. Ahora era el momento de la acción, no de contemplación. Me acerqué hasta que mis piernas estuvieron apretadas contra un ladode la cama. ―¿Recuerdas la primera vez que me mordiste aquí?‖ pregunté,trazando de mi dedo sobre el botón apretado de su pezón. ―Sí.‖ Una palabra, siseada con todo el peso del deseo que podía sentir através de sus emociones.39Genghis Khan, fue un aristócrata mongol que unificó a las tribus nómadas de esta etnia delnorte de Asia, fundando el primer Imperio mongol, el imperio contiguo más extenso de laHistoria.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 207 ―Se sintió como si tus colmillos me estuviesen quemando.‖ Mi voz no fuemás que un susurro al estremecerme con el recuerdo, y apagué la vela con unsoplo inestable. ―No puedo duplicar eso contigo porque no eres humano,‖continué. ―El jugo en mis colmillos no se sentirá igual, pero tal vez esto seacerca.‖ Entonces vertí un poco de la cera caliente que quedaba en la veladirectamente sobre el pezón Bones. Todo su cuerpo se arqueó, mientras que un gemido ahogado fuearrancado de su garganta. No esperé a que la cera se endureciera, la cubrí con laboca, mordiendo su piel y lamiendo la mezcla ardiente al mismo tiempo. Suespalda se arqueó de nuevo, sus manos enredándose en mi pelo parapresionarme con la fuerza suficiente para conducir mis colmillos másprofundamente en él. El placer explotó a través de mi subconsciente,incitándome a morderlo de nuevo, empujando a un lado la cera de mi boca paratragar el embriagador sabor de su sangre. Entonces, antes de que la cera se enfriara demasiado, vertí los restos ensu otro pezón, siendo recompensada por otro gemido gutural. Esperé unsegundo antes de cambiar mis colmillos ahí, alternando, lamer y chupar el picoduro, caliente. Una vez que me había tragado un bocado decadente de susangre –y, posiblemente, algunos pedacitos de la cera – me eché hacia atrás,secándome la boca de las gotas de más y viendo su fija y verde mirada ardiente. Su poder latía debajo de mis manos, el olor de su lujuria pesado en elaire. Se mezclaba con el humo y el olor de mi propia excitación, creando unambiente erótico. Sin quitar mis ojos de él, me incliné hacia delante, rozandocon un pecho a lo largo de su costado y me estiré para poner la vela apagada enla mesa de noche... y apoderarme de la otra que aún estaba prendida.Muy lentamente, pasé la mano libre por su cuerpo, dejando a un lado lospedazos restantes de cera en su pecho antes de seguir esa línea delgada de
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 208cabello oscuro hacia donde se ampliaba en su ingle. Los ojos de Bones no secerraron mientras mi mano se cerraba a su alrededor, pero sus labios sesepararon, revelando esos dos colmillos afilados. Me humedecí los labiosmientras miraba hacia abajo, a la carne dura en mi mano. Se desbordaba de mimano, pulsando con un tipo diferente de poder, la punta mojada con una gotade color rosa pálido mientras lo acariciaba con firmes, suaves movimientos dela mano. Luego miré a la vela en mi otra mano antes de reunirme con su miradasin pestañear. ―Hazlo,‖ dijo, su voz tan áspera que casi no la reconocí. Soplé la vela suavemente lo que todavía la dejó ardiendo lentamente,entonces vertí el quemante contenido en toda la carne dura en mi mano. Todo su cuerpo se sacudió, mientras que destellos de dolor y placerasaltaban mi subconsciente. Apreté la parte superior de la vela para asegurarmede que estuviese apagada antes de tirarla a un lado, haciendo caso omiso de lafugaz quemadura en mi mano. Entonces, antes de la cera tuviera la oportunidadde enfriarse, puse mis labios alrededor de la cabeza de su polla. Un gemidoprimitivo salió de su garganta cuando le tomé más profundamente, lamiendosu carne, tomando todo lo que pude con dos colmillos afilados, en el camino. Sesentía como mármol esculpido, la carne más caliente por el contacto con la ceraque se adhería entre mis dedos. Le acaricié mientras continuaba trabajando sulongitud en mi boca, chupando su carne como si quisiera rasgarla la piel. Sus manos se apretaron convulsivamente, rompiendo las sábanas por losruidos de que algo se rasgaba. No me detuve a ver, sino que continué moviendomi lengua a lo largo de su carne, quitando la cera. Sólo placer inundaba a travésde nuestra conexión desde que ya se había curado desde el primer contacto quela cera había causado. Incluso si no pudiera sentir eso a través de susemociones, lo sabría porque mi mano ya no escocía. Además, sabía que, enocasiones, a Bones le gustaba un poco de dolor combinado con la pasión. Y
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 209después de que me convertí en un vampiro, me enteré de una de sus formasfavoritas para recibirlo. Levanté la vista para mirarle mientras lo tomaba tan profundamente enmi boca como pude, mis colmillos presionando contra la dureza de las venaspor debajo de ellos. Sus ojos se cerraron y arqueó la espalda – otra invitación que tomé. Hundí mis colmillos, deleitándome en el estremecimiento que le atravesóel cuerpo y el grito que pareció surgir de su garganta. La ambrosía de su sangreprovocó a mi lengua mientras, con mucho cuidado, sacudí mi boca en su contra,tomando su polla más profundamente sin ampliar los pinchazos que habíahecho en él. Esto había tomado práctica para perfeccionarlo. Esa mezcla de éxtasis y dolor invadieron de nuevo mis emociones. Élgimió, levantando las caderas a tiempo para el movimiento rítmico de mi boca.Saqué mis colmillos para hundirlos de nuevo en la base de su ingle, sólo por míla falta de reflejo nauseoso vampírico me era posible tomarlo por completo. Entonces, chupé una vez más, corriendo mi lengua a lo largo de sulongitud, mientras que tragaba las gotas de sangre que se filtraban pasando miscolmillos de los pinchazos. ―Date la vuelta,‖ dijo con voz ronca Bones, mientras sus manos meimpulsaron arriba hacia él. Me resistí, sabiendo lo que quería y también sabiendo que perdería todosentido si se lo permitía. ―No. Sólo tú, o voy a parar,‖ dije, las palabras un tanto confusas, pero laspuntualicé con otro deslizamiento de mis colmillos en su carne.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 210 Se movió quedando de costado, su cuerpo curvado hacia el mío, su manoalcanzando entre mis muslos. Un ahogado gemido se me escapó mientrasfrotaba mi hendidura, con el pulgar haciendo círculos sobre mi clítoris hastaque sus dedos penetraron en mis profundidades. ―Estás tan mojada,‖ murmuró. "Quiero ahogarme en tu sabor y cubrirmecon tu olor.‖ Las imágenes gráficas hicieron que más cosas dentro de mí se tensaran,pero tenía una razón para no querer que me hiciera sexo oral, aunque no podíarecordarlo en este momento. ―No,‖ dije de nuevo, tomándolo de nuevo dentro de mi boca yrasguñando su longitud con mis colmillos. Él gimió. ―Pronto. No te detengas, Gatita. Más profundo. Más.‖ Lo tomé hasta su base de nuevo, chupando con más fuerza. Su mano sequedó donde estaba, moviendo los dedos sobre mi carne con mayor insistencia,por lo que mis caderas se arqueaban con cada golpe. Un dolor comenzó aconstruirse en mí, una tensión familiar que hablaba de una necesidad que nopodía ser negada. Cada frote me hería con más fuerza, inflamándome. Seguírecorriendo su dura longitud, lamiendo y mordiendo en los lugares que sabíaque le gustaba más, tratando de no ceder a la tentación de darme un festín consu sangre. Su mano se movió más rápido, hasta que gritos se derramaron de miboca a pesar de que eran amortiguadas por su carne. ―No puedo esperar más,‖ gruñó Bones. Apenas tuve tiempo de sacar mis colmillos de su piel antes de que mediera un tirón para arriba, deslizándose hacia abajo al mismo tiempo. Susbrazos se ubicaron alrededor de mi cintura, sosteniéndome con fuerza, su bocapegándose en la suave, hormigueante carne entre mis piernas.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 211 El placer se estrelló contra mí como si una represa hubiese reventado.Sus dedos se enterraron en mis caderas, acercándome. Lengua y colmillos ylabios se convirtieron en un torbellino de sensaciones que me azotaban conéxtasis, robándome todos los pensamientos en la caótica inundación. Cuantomás me movía, más alto me llevaba. Duros gritos tomaron la cadencia de la respiración, alimentados por unmillón de terminaciones nerviosas que me impulsaban para más. Si sus manosno me hubiesen estado sujetando, me habría caído por los temblores quecomenzaron a expandirse a través de mí. Culminaron en un orgasmo que sentícomo si fuese arrancado de mí. Cierto grado de coherencia regresó, suficiente para ponerme ligeramenteavergonzada de cómo su cabeza se comprimía ahora varios centímetros en elcolchón. Finalmente me soltó y caí de nuevo en la cama. Cuando se agachósobre mí, sus ojos todavía eran un feroz fuego verde. Una cortada inhalación seme escapó cuando vi rastros de sangre alrededor de su boca. ¿Mía? ¿O de él? ―Bones–‖ ―No.‖ Algo se escondía en su voz que me estremeció. ―No digas nada,sobre todo ‗detente‘. Es tu turno ahora.‖ Me reunió con él, poniéndome de rodillas y dándome la vuelta. Un brazopálido se curvó alrededor de mi cintura, sosteniéndome con firmeza. En elsiguiente momento, empujó dentro de mí, envainándose a sí mismo en un golpeduro. Me hizo gritar, al igual que el siguiente y el siguiente, tan duro y rápidoque sentí lágrimas derramándose de mis ojos. Pasó la boca a lo largo de miespalda antes de acercarse a mi oído.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 212 ―No te resistas.‖ Su tono estable desacorde con sus movimientos,conduciéndose dentro de mí con más fuerza de la que pensé podía soportar.―Grita para mí.‖ ―Demasiado.‖ Mi respuesta fue un jadeo por su ritmo frenético. ―Como el infierno,‖ gruñó, lamiendo mi cuello. "Te atravesaste tú mismacon mis colmillos y lo amaste. Siento tu cuerpo, y no tienes dolor. Déjate ir,como lo hiciste antes. Cede.‖ Me inclinó hacia adelante, las manos en mis caderas lo único que meapoyaba. Fiel a su directiva anterior, empecé a gritar por la incesante,devastadora pasión de su cuerpo hundido en el mío más duro de lo que nuncaantes lo había hecho. Su agarre me inmovilizó, su voz acentuada murmurabapalabras cariñosas entre sus propios gemidos y la intensidad creció hasta ungrado impresionante. Cuando llegó hasta un punto abrumador para mí, seinclinó y enterró sus colmillos en mi cuello, bebiendo mi sangre, con fuertes,casi salvajes succiones de su boca. Me dejé caer sobre el colchón, sin fuerzas, sin sentido, mi liberacióngolpeándome en fuertes oleadas. Fue tan intenso que sólo tuve una vaga ideadel grito de Bones antes de que un profundo espasmo me dijera que se habíaunido a mí en éxtasis. Después de unos momentos que parecían suspendidos enel tiempo, cayó a mi lado como si alguien cortara una cuerda, ambos tomandounas pocas irregulares, aunque esporádicas, respiraciones. ―Si tengo que rogarte, vas a hacer eso de nuevo,‖ Bones finalmente dijocon voz tensa. ―No puedo sentir mis malditas piernas.‖ Ni podía yo, pero hablar estaba fuera de mis capacidades en estemomento. Podía oír y pensar, pero sólo vagamente. Incluso con la capacidadregenerativa rápida como un relámpago por ser un vampiro, todavía sentíapunzadas de dolor mezclado con el hormigueo residual de un orgasmo muy
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 213explosivo. Si hubiera sido humana y Bones me hubiese tomado tan duro, nohabría podido caminar en una semana. No, espera, en un mes. ―Creo que con esto definitivamente me las arreglaré mientras estemosseparados,‖ le dije, girándome para quedar sobre mi espalda. Y un poco más,mi mente agregó. Bones rió, arrastrándome a sus brazos con fuerza y mucha más rapidezde lo que era justo, teniendo en cuenta que aún tenía problemas para hacerfuncionar mis miembros. ―Oh, Gatita,‖ murmuró mientras sus labios se arrastraban por migarganta. ―Realmente no crees que hemos terminado, ¿verdad?‖ Él será mi muerte, fue mi pensamiento, pero no me atreví a pronunciaruna palabra de queja. O protesta mientras su boca se deslizaba por delante demi cuello y continuaba hacia abajo. Después de todo, y aunque tuviera razón, había cosas mucho peores quela muerte – y no podía pensar en una mejor manera morir, de todos modos.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 214 Capítulo 22 TRADUCIDO POR MAJO CORREGIDO POR REPISSE El avión aterrizó justo cuando los cielos se abrieron y las fuertes lluviascayeron sobre el aparato. Incluso aunque estaba ansiosa por empezar, una partede mí lamentaba el hecho de que muy pronto, tendría que volver a aplicarmemi apestoso repelente de fantasmas. La seguridad del aeropuerto habríatomado medidas si hubiera intentado abordar un vuelo cubierta de hierbas, yno creía que mi sincera explicación de: ―¡Pero tengo que mantener a losfantasmas lejos!‖ hubiera funcionado con ellos. Cogí la maleta del compartimento -echando de menos mi arsenalhabitual- e hice el ritual esperar-parar-esperar de salida del avión con los otrospasajeros. Una vez en el pasillo, pude caminar libremente, y no me tomó muchotiempo llegar a la zona de espera de pasajeros. Una mirada alrededor no mostróla cara que estaba buscando, y no hubo un aumento revelador de energíasobrenatural en el aire. Frunciendo el ceño, miré mi reloj. No, no era temprano.De hecho, el avión había llegado con unos quince minutos de retraso. Entonces,¿dónde estaba Mencheres? ―Cat, bienvenida.‖ Me volví, parpadeando por un segundo ante el extraño alto de peloleonado, y luego reí. "Dios, esto es increíble." El ligero toque de una sonrisa en la cara de Mencheres me resultabafamiliar, pero no mucho más. Su pelo negro medianoche y las cejas eran ahora
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 215rubio dorado y su mirada color carbón azul celeste, además en vez de lospantalones normales de apariencia cara y camisas de manga larga que prefería,Mencheres llevaba una camiseta Ed Hardy40 y pantalones cortos. Lo más sorprendente para mí, sin embargo, fue su aura. O la falta de ella.Aparte de la falta de latidos de corazón, casi juraría que era humano, porquecasi nada de energía sobrenatural agitaba el aire que nos rodeaba. Teniendo encuenta que estar cerca de Mencheres normalmente se sentía como un paraguasde metal volando en un rayo tormenta, me sorprendió lo bien que se las habíaarreglado para ocultar su nivel de poder. "Y yo pensaba que era buena en estas cosas de capa y espada‖ -continué,acompañándolo con un gesto vago hacia mi nuevo pelo negro, lentillasmarrones y mi piel artificialmente oscurecida por cortesía de una de esascremas bronceadoras. Incluso había adelgazado y oscurecido mis cejas y teñidola pelusa de mis brazos de dorado-rojizo a castaña. Antes un vampiro me habíaidentificado debido a un toque de rojo en las axilas41, a pesar de que me habíaafeitado esa mañana. Engáñame una vez 42 y todo eso. ―He tenido algo más de práctica que tú,‖ replicó Mencheres consarcasmo, cogiendo mi bolsa. Aunque podría haberla llevado fácilmente, nodiscutí. Él no estaba siendo chauvinista; simplemente venía de una épocadiferente. Una época muy diferente, considerando la diferencia de cuatromilenios y medio en nuestras edades.40 Línea de ropa ―fea‖. Es una marca que utiliza logotipos de calaveras, serpientes y corazones.41 Libro 342 si me engañas una vez, la culpa es tuya. Si me engañas dos veces, la culpa es mía.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 216 Salimos del aeropuerto sin decir nada más, sin querer llamar la atenciónsobre nosotros por si acaso el lugar estuviese siendo vigilado por ghoul deApollyon o de otra secta. No se puede ser demasiado cuidadoso, a pesar de queBones ya había salido las últimas tres noches con Denise en Ohio. Con suhabilidad para cambiar de forma a una réplica exacta de mí, dudaba quealguien, excepto él, Spade, Mencheres o Kira tuviera ni idea de que la verdaderaRed Reaper estaba en Memphis en vez de sacudir los bares y clubs con Bones. Aún así, para alejar más la sospecha, Kira no se uniría a Mencheresmientras peinábamos el área de Memphis. Iba a seguir con sus asuntos como decostumbre, haciendo más fácil mantener la farsa de que Mencheres todavíaestaba en casa con ella. Me sentí mal por ser la razón por la que se encontrabanen Estados separados tan temprano en su relación, pero también sabía queambos entendían la necesidad de hacerlo. Kira había sido investigadoraprivada, por lo que sabía todo sobre vigilancias y Mencheres había estadojugando a coger a los chicos malos desde los tiempos de las pirámides. *** Una vez que estuvimos en el coche, Mencheres me entregó una bolsa delasiento de atrás, ni siquiera necesitaba abrirla para saber lo que contenía. El olorprecedió a su contenido, pero las dos hierbas habían sido tan efectivas comoFabian prometió. Sólo había tenido un par de fantasmas rastreándome en lospasados cuatro días, y los envié de viaje con una nota de cortesía. Mantuve la bolsa en mi regazo, diciéndome que no necesitaba ponerlobajo mi ropa todavía. Solo retrasaba lo inevitable, lo sabía, pero el ‗eau de ajo‘no era mi perfume favorito. Me subí las gafas oscuras sobre la cabeza, sinnecesidad de esconderme ya, y me instalé cómodamente en el asiento. Esperaríauna hora o así antes de llamar a Bones. Eran las once de la noche,probablemente estaría llegando al que fuera el último club de Ohio con Denisey Spade.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 217 *** Estábamos a unas cuantas millas del aeropuerto cuando una ráfaga deenergía golpeó el coche como una bomba invisible. Instintivamente alcancé miscuchillos, olvidando que no tenía cuchillos entre mis pocas armas, cuando medi cuenta que sólo era Mencheres desechando sus escudos. ―La próxima vez, ¿qué te parece un aviso antes de hacer eso?‖ dije,exasperada. ―Creía que estábamos siendo atacados.‖ ―Mis disculpas,‖ replicó a la vez que plegaba su aura de vuelta hasta queya no se sentía como un explosivo. ―No quería alarmarte.‖ Me has alarmado desde la primera vez que nos conocimos, oh antiguoespeluznante fue mi sardónico pensamiento, pero no lo dije en voz alta y él ya nopodía leerlo de mi mente. Sólo una de las muchas razones por las que mealegraba de haber hecho el cambio de medio humana a mayormente muerta. Entonces, igual de abruptamente que su poder me había golpeado hacíaun momento, la culpa me abofeteó. El poder extraordinario de Mencheres, laedad y las visiones del futuro me habían dado escalofríos, pero él no podíadejar de ser como era. Al igual que yo no había podido dejar de ser mestizaantes, o de alimentarme de vampiros y absorber sus poderes ahora. En la escalade rarezas, probablemente superaba a Mencheres, incluso aunque aún mostrabami disconformidad en la forma atípica en la que pensaba de él. Si Bones viviera unos cuantos miles de años más – y Dios sabía queesperaba que lo hiciera- podría acabar con muchas de las inusuales habilidadesde Mencheres también.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 218 Mencheres compartió su legado de poder con Bones, permitiéndole leerla mente y una fuerza superior durante la noche, y no sabíamos cuántas cosasmás podrían surgir con el tiempo. ¿Cómo me sentaría que las personas tratarana Bones suspicazmente porque sus poderes le hicieran diferente de la mayoríade los otros vampiros? Sólo la idea me hacía arder de rabia. Sí, sabía cómo mesentaría; me gustaría patear culos por todo el lugar. ―Soy yo la que te debe una disculpa,‖ dije, mirando fijamente el perfildrásticamente alterado de Mencheres. "Incluso antes de estar enfadada contigopor no decirme que habías hecho desaparecer un mes de mi vida cuando teníadieciséis años, siempre me hiciste sentir incómoda, y fue sobre todo porqueestaba siendo una hipócrita." Él me miró con la expresión más extraña en su rostro. "Me temo que noentiendo, Cat." "Los secuaces de Apollyon no son los únicos culpables de asustarse dealguien sólo porque es diferente", le contesté en voz baja. "Uno pensaría que porla forma en que crecí, debería haberlo entendido mejor, pero acabé haciendo lomismo contigo. Lo siento, Mencheres. Merecías algo mejor que eso". El coche desacelero mientras él lo ponía a un costado de la carretera,esperando hasta estar detenidos para mirarme fijamente. ―No me debes ninguna disculpa‖. Cada palabra dicha como si fuera supropia sentencia. ―Ni de palabra ni de obra me has explotado alguna vez paratu propio beneficio, y no puedo decir lo mismo de mis acciones contigo.‖ Hace ocho meses, habría soltado, ―¡Eso es cierto, colega!‖ pero muchascosas habían cambiado desde entonces. ―No sé cómo es mantener a una enorme línea sobrenatural unida durantecuatro milenios. Lo máximo que hice en mi antiguo trabajo fue liderar un grupo
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 219de sesenta soldados durante cinco años. Aunque no hay comparación entre losdos, aún así tuve que tomar algunas decisiones ―por el bien mayor‖ que fueronrealmente duras, así que mientras estaba enfadada contigo por lo que hiciste,una parte de mí lo entendía. Además--‖ sonreí con ironía ―--ya que con tumanipulación nos uniste a Bones y a mí, me resulta duro justificar el guardarterencor.‖ Mencheres cogió mi mano y la frotó contra su frente en un viejo gestoformal. ―Me honras con tu perdón.‖ ―Y tú puedes honrarme aceptando mi disculpa, porque no importa loque hicieras, aún así estaba equivocada, también,‖ contesté. Soltó mi mano, una expresión divertida revoloteando en sus faccionesantes de volverse impenetrables de nuevo. ―Eres una mujer testaruda. Disculpa aceptada.‖ ―Gracias.‖ Entonces esbocé una pequeña sonrisa, consciente de mímisma. ―De acuerdo, suficiente de confesiones íntimas, ¿verdad? Vayamos aencontrar algún ghoul intolerante y golpearlo hasta que nos lleve ante su jefe.‖ La falsa mirada azul de Mencheres brilló con un toque del pateador deculos jodidamente letal que había bajo su voz suave y su conducta correcta. ―Sí.‖ dijo, sacando la palabra. ―Vamos. Ed y Scratch ya han llegado a laciudad. Vlad se reunirá con nosotros esta noche en la unifamiliar que healquilado. Una vez que estemos todos aquí, comenzará la caza.‖ *** De nuestro grupo, Dave fue el primero en chocar con la suciedad enMemphis. Una semana después de llegar, reportó a Fabián que habíacontactado con algunos ghoul que tenían una inclinación contra los vampiros.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 220No estábamos seguros si estaban directamente afiliados a Apollyon, o eran sólounos fanáticos imitadores, pero según Dave, había pasado una noche llena dediversión escuchándoles despotricar sobre como ghoul y vampiros deberíanllevar vidas separadas y sin mezclar. Esas citas/matrimonios interraciales eran una contaminación de lasespecies, y sólo a través del separatismo se podría mantener la ―fuerza ypureza‖ real. Sonaba como la clase de mierda que los esbirros de Apollyon predicaban,considerando que él era como la versión no-muerta del Gran Dragón del KKK43.Dave tenía una reunión tentativa con el mismo grupo mañana noche, y yo noiba a interferir. No había necesidad de mostrar nuestra mano siendo impacientey acaparando los peones si la espera podía significar tener al rey en nuestrasmanos. Esperaba que después de un par de reuniones más, confiaran en Davelo suficiente para llegar más lejos en el grupo de los retorcidos ghoul. En cuanto a Vlad, Mencheres y yo estábamos en nada. Las fuentes deTimmie apuntaban a algún tipo de actividad extraña en los bares, le habíapasado la información a Tate y verificó que la tasa de crimen en Memphis habíaaumentado recientemente, añadiendo también credibilidad a que esta era elárea donde Apollyon estaba más centrado. Pero incluso aunque entramos a losbares locales buscando sospechosos los pasados siete días, volvimos sin nadaexcepto una apreciación por los muchos sabores de barbacoa de la ciudad. Oquizás esa fui sólo yo. Alimentarme de las bolsas selladas con sangre de Bonesme mantenía alimentada, pero aún me gustaba dar un poco de variedad a mipaladar.43Gran Dragon, es el máximo puesto que se puede ocupar dentro del KKK (los miembros son:‗Los Caballeros‘ del ku klux klan)
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 221 Mi móvil vibró en el bolsillo lateral de mis vaqueros. Lo saqué,reconociendo el número antes de contestar. ―Red Reaper.‖ La voz de Ed, lo suficientemente baja como para que mecostara oírle. ―¿Tienes algo?‖ pregunté mientras me enderezaba. Scratch y él estaban alotro lado de la ciudad inmersos en otro popular hoyo; ojalá más fructífera quela inmersión en la que Mencheres, Vlad y yo estábamos. ―Quizás.‖ dijo Ed, todavía tan bajo que tenía que hacer un esfuerzo. Lehabía dicho que texteara si le preocupaba ser escuchado, pero como habíadescubierto antes, esa era una habilidad moderna que Ed no había controladotodavía. ―Han venido algunos traga-huesos antes,‖ continuó. ―Había unavibración desagradable viniendo de ellos. Escuché a uno de ellos mencionar elauto-cine Falcon, y hace unos diez minutos, se fueron todos.‖ ¿Un auto-cine44? ―Te refieres a un cine, ¿verdad?‖ pregunté, sólo paraestar segura que no era argot para otra cosa. Ed soltó un bufido. ―Naturalmente. Lo busqué antes de llamarte. Está enla Avenida Summer cerca de la I-40.‖ Ed podría no ser capaz de textear, pero por suerte, la búsqueda en unmapa no le sobrepasaba. ―Bien. Vayan hacia allí, pero no en al menos otros diezminutos por si están siendo vigilados. Yo salgo ahora.‖ ―Nos vemos allí,‖ gruñó, y colgó.44DRIVE-IN: auto-servicio de un restaurante o auto-cine, por eso precisa preguntando si serefiere a un cine.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 222 ―Estamos en el sitio equivocado,‖ anuncié a Mencheres y Vlad haciendouna seña al camarero. ―Paguemos y salgamos de aquí.‖ Vlad alzó una ceja. ―Explícate,‖ dijo arrastrando la palabra. Bajé la voz. Textear podía ser más silencioso, pero también era unsinsentido con los dos justo ahí. Ed ha oído sobre una actividad extraña en elauto-cine Falcon, como si el uso de las palabras actividad y auto-cine en lamisma frase no fuera suficientemente extraño.‖ Mencheres me dirigió una mirada inquisitiva. ―¿Por qué?‖ Estaba a punto de decirlo. Porque estaban obsoletos, pero entonces merecordé a mí misma que para alguien tan viejo como Mencheres, los auto-cinespodrían verse todavía como una nueva forma de entretenimiento. ―Porque el progreso es una perra sin piedad‖ fue lo que dije, seguido por―Las malas noticias son; que si el sitio está todavía abierto, no abandonado,tendremos espectadores humanos de los que preocuparnos si Ed está en locierto y algo está pasando.‖ ―Auto-cines,‖ dijo Vlad, sus labios curvándose de un modo que decíaque no había sido su fan ni siquiera cuando eran populares. ―Supongo que esmejor que una sala de cine normal. Menos gente en los auto-cines, y si son tal ycomo los recuerdo, la mayoría de los humanos no estarán concentrados en nadamás que fornicar de todos modos.‖ Su tono despectivo casi me hizo reír. ¿Quién diría que el reputadoflagelador del inframundo miraría por encima del hombro el sexo en los auto-cines? ―No todo el mundo tiene su propio castillo donde volver cuando sonjóvenes y están cachondos,‖ dije, mis labios temblando.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 223 La mirada que me dirigió no podía ser más cínica. ―Mi juventud la paséen constante guerra, no persiguiendo tiernas seducciones.‖ Para mí misma pensé que ‗tierno‘ era la última palabra que asociaría aVlad, pero teníamos sitios en los que estar, ghoul que rastrear, y todo eso. Mirémi reloj. Las diez cuarenta y cinco. Eso ayudaba, pero era viernes por la noche,así que sería cuando más lleno estaría el auto-cine. ―Bien, chicos,‖ dije, poniendo algunos billetes sobre la mesa. ―Vamos alcine.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 224 Capítulo 23 TRADUCIDO POR PAU24 El autocine no estaba abandonado, como daban fe los autos que sealineaban frente a las cuatros pantallas gigantes al aire libre. Suspiré inclusomientras me movía con sigilo alrededor de la parte trasera del primerproyector. Por supuesto que no tendríamos tanta suerte para que este lugarestuviese clausurado. Diablos, por el número de personas aquí, o habíasubestimado el atractivo del autocine, o estaban regalando palomitas de maíz ycondones en cada espectáculo. Me agaché mientras me movía furtivamente a lo largo de los arbustos,abriéndome paso hacia la menos atestada proyección de una película de terror,por lo que parecía. Con todos los faros, resaltaría tanto como un perro en misasi me parara y simplemente caminara por ahí, pero no íbamos a pasar por laentrada principal. Incluso con nuestros poderes ocultos, si este era algún tipo delugar de reuniones secretas de los ghouls, que aparecieran tres vampiros seríasuficiente para comenzar problemas, sin importar que pensaran que estábamosaquí solo para ver películas. Por eso estaba caminando a hurtadillas mientras intentábamos descubrirsi éramos las únicas personas sin pulso aquí. Nos habíamos separado paracubrir más terrero. No podía ver o sentir a Vlad o Mencheres, así que estabanhaciendo un buen trabajo en ser sigilosos. Esperaba estar siendo igualmentefurtiva. Entonces me detuve. Eso era extraño. Una furgoneta estaba demasiadoalejada del área de visión de la pantalla más cercana para siquiera ver lapelícula. No se movía de una manera reveladora tampoco, dejando dudosa la
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 225posibilidad de estar fuera del rango de visión de la película por una razónromántica. Aun así podría no ser nada malicioso, es verdad, pero solo había unamanera de averiguarlo. Me acerqué sigilosamente, manteniéndome baja y haciendo un malditoesfuerzo por no hacer crujir las hojas caídas que pisaba. Cuando mi celularvibró con un ruido que parecía un chillido para mis tensos nervios, apretéignorar aunque vi con una punzada de dolor que era Bones el que llamaba. Notenía tiempo para conversar con él, y además del ruido que alguien conaudición de no-muerto podría captar, necesitaba mantener mi celular libre encaso de que Vlad o Mencheres me mandaran un mensaje con algo importante.Como ―necesito ayuda‖ o ―¡corre, nos sobrepasaron!‖ A cincuenta metros de la furgoneta, escuché voces que no eran de lapelícula o del interior de mi cabeza, gracias por regresar a la sangre de Bones.Me detuve, tratando de sentir el aire con mis sentidos para detectar cualquiervibra supernatural, además de tomar una inspiración profunda para ver sicaptaba el aroma a tierra de los ghouls. Nada. Tendría que acercarme para asegurarme con seguridad. La furgoneta estaba estacionada cerca donde un grupo de arbustos seconvertían en una colina bordeada por árboles. En la oscuridad, con lapendiente y las luces de las películas brillando en la dirección opuesta, el áreadetrás de esa parte era prácticamente invisible para cualquiera que mirara.Diablos, yo podía ver en la oscuridad, pero con la pendiente, la luzdeslumbrante, y los arbustos, aun así era difícil para mí ver si había alguien enel área, o si eran sólo árboles todo lo que estaba viendo. Estaba casi arrastrándome ahora para evitar ser vista y aguzando misoídos ante cualquier sonido que no viniera de las películas, la genteobservándolas, sus pensamientos, o la autopista cercana. Ahí. Una voz
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 226masculina, definitivamente, seguida de otra, ambos en el área boscosa dondeningún cinéfilo tendría razón para estar. Podría ser un par de vagabundossimplemente conversando, pero de cualquier manera saqué dos de miscuchillos más grandes. Maldita fuera si me dejaba capturar si no era unainofensiva reunión de humanos. Podría ser la única mujer en el grupo, pero esono me hacia una damisela en apuros. Después de unos cuantos minutos más de arrastrarme en silencio, pudesentir las punzadas de poder en el aire, demasiado bajas para hacermedevolverme, demasiado altas para ser de Vlad o Mencheres, como ellos estabanocultando sus auras. Apreté mis cuchillos más fuertemente y continué haciaadelante, feliz de no tener más un latido, o estaría disparándose. Salgan, salgan,donde quiera que estén. ―…matar a más. Mostrarle a nuestros hermanos que vamos en serio,‖murmuró alguien. Un crescendo de música particularmente alta cortó la primera parte de loque sea que la otra persona contestara, pero alcancé a escuchar ―…hasta quecada sanguijuela este muerta,‖ y realmente no necesité escuchar nada más. Estaba cerca ahora, a apenas nueve metros de distancia. Suficiente paraver que había cuatro ghouls parados en un circulo abierto, uno de elloscasualmente removiendo la tierra con la punta de su bota. Dos de ellos se veíanbastante normales, usaban pantalones de mezclilla y camisetas manga corta enla calurosa noche de verano. Los otros estaban vestidos como una malaimitación de Ángeles del Infierno45 con sus chaquetas de cuero, guantes sindedos, jeans negros, y accesorios de cadenas.45Ángeles del Infierno, es una banda de Hard Rock y Heavy Metal fundada en Lasarte -Guipúzcoa ( España ) en 1978 por el guitarrista Robert Álvarez y el bajista Santi Rubio
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 227 Sobre compensando algo, ¿cierto? Fue mi pensamiento desdeñoso. ―¿Sintieron eso?‖ preguntó uno, mirando a su alrededor. Los otros ni siquiera tuvieron oportunidad de responder antes de que elpoder golpeara a través del aire, sintiendo como un látigo sobre mi piel antes deque me saltara para aterrizar sobre ellos. Me paré, aun sosteniendo miscuchillos aunque ninguno de los ghouls era capaz de luchar ahora. Por susexpresiones horrorizadas, ni siquiera se podían mover lo suficiente para gritar. ―Ciertamente sabes cómo hacer una entrada, Mencheres,‖ comenté. El vampiro Egipcio apareció desde el lado opuesto de los ghouls,mientras ruidos de crujidos acompasados desde atrás me dijeron donde estabaVlad. ―Hay una furgoneta blanca cerca, ¿alguno de ustedes la revisó?‖Pregunté. ―Apesta a estos ghouls, pero está vacía,‖ respondió Vlad mientras seacercaba. Miré a los ghouls, pensando que si abrían más los ojos, podrían salirse desus cuencas. Apuesto a que nunca esperaron que aparecieran colados comoMencheres a su fiesta. Vlad y yo los podríamos matar fácilmente, pero soloMencheres los podía congelar completamente inmóviles sin siquiera poner undedo sobre ellos. ―Este grupo es demasiado pequeño para justificar juntarse aquí de estamanera. Deben venir más,‖ dije, bajando la voz. Por el destelló de emociones de cruzó por las caras de dos de los ghouls,había adivinado correctamente.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 228 ―Aun los tengo,‖ dijo Mencheres, retrocediendo. ―Escondámonos.‖ Había visto su poder en acción antes, así que no dudé en darles laespalda a los ghouls y meterme más profundamente en los bosques. Lasprobabilidades eran, que sus amigos llegarían desde la otra dirección, y si olíana vampiros, con un poco de suerte pensaría que era de una matanza recienteque había hecho el grupo. Mencheres y Vlad desaparecieron también en el bosque. Una vez quehabía alcanzado un punto de vista privilegiado, agachada detrás de unaformación rocosa a cerca de cuarenta metros de distancia, miré nuevamente adonde habíamos dejado a los ghouls. Había un montón de árboles en micamino, así que no pude verlos exactamente, pero se veía como si los cuatroghoul todavía siguieran en donde los habíamos dejado, sin siquiera poderhablar, y segurísimo menos correr. Sacudí mi cabeza. Malditamente práctico elpoder que tenía Mencheres—si fueras suficientemente fuerte para controlarlo,lo cual yo no había sido. No tuvimos que esperar mucho. Menos de veinte minutos después,escuchamos a otro vehículo detenerse muy cerca de donde estaba la furgoneta,por lo que escuchaba. Después el informal y genial parloteo de sus ocupantescuando se felicitaban el uno al otro por matar a dos vampiros jóvenes esamañana. ¡Hijo de perra. No había que preguntarse si este era el resto del grupo! Me acerqué más, porque hacían suficiente ruido para cubrir los sonidosque hacía. Claramente no sentían ningún peligro. Una oscura satisfacción mellenó cuando escuché a uno de ellos preguntando en broma que estabanmirando los otros. ―¿Qué pasa, Brent?‖ se rió una voz. ―¿Un gato te cortó la lengua?‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 229 Esa era una apertura demasiado divertida como para dejarla pasar. ―Todavía no, pero puedo hacer una excepción,‖ dije, estirándome a micompleta estatura mientras daba zancadas hacia ellos. El poder de Mencheres me sacudió, pasando a mi lado y pegándolos ensus lugares antes de que pudieran siguiera gritar por que aparecían vampirosdesde los bosques. Aunque apreciaba el sentido práctico, parte de mi estabadecepcionada. Luchar con ellos sería una manera genial de liberar algo delestrés que había estado acumulando, pero no sería una pelea real a menos quepudieran defenderse. Cuando me acerqué a una distancia en la que podía tocar al grupo quehabía crecido a siete, algo blanco llamó mi atención, distrayéndome de milamentación porque el poder de Mencheres me había quitado la diversión decapturarlos. ―¿Estás usando colmillos alrededor de tu cuello?‖ Solté, sacando el collarque colgaba de uno de los aspirantes a Ángeles del Infierno. Efectivamente,ocho colmillos ensartados en una cadena de plata, y verlos me molestódejándome temporalmente sin palabras. Vlad no parecía tan perturbado. Apareció a la izquierda del grupo,meneándoles los dedos casi juguetonamente. ―Y yo que siempre habíaencontrado aburridos los autocines, pero van a hacer este divertido para mí, ¿noes así? Mencheres, dales la habilidad de hablar, aunque si alguno de ustedesgrita, será el último sonido que harán.‖ Nadie necesitaba decirme que esto se iba a volver sucio, y habíademasiado de ellos para que los llevemos a nuestra casa rentada en la ciudad. ―Tenemos que sacar a todas estas personas de aquí,‖ dije, añadiendo,―algo que no llegue al noticiero de las once,‖ como una importante idea de
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 230último momento. Claro, Mencheres podría despejar este complejo de teatro alaire libre en cosa de segundos. Pero la gente se podría detener a preguntarseporque su auto estaba volando repentinamente a través del aire, o porque cadapantalla gigante del cine se desmoronaba en una pelota, y no necesitábamosese tipo de publicidad. Mencheres me dio una mirada mordaz. ―Sé cómo ser discreto," dijo,antes de desaparecer en un borrón de velocidad. Contuve un resoplido con mucha dificultad. No había sido hacedemasiado tiempo que Mencheres había demolido una sección de Disneylanden frente de testigos aturdidos, o transformó a Kira en vampiro en un video quedespués fue subido a internet. Si, esas cosas eran la esencia de la discreción. ―Así que, chicos…‖ Me di vuelta para ver a Vlad dando zancadas a lo largo del irregularcírculo de ghouls, todavía en su lugar por el poder de Mencheres aunque elvampiro estuviera fuera de vista. Los tocó a todos ellos, y yo sabía la razón.Vlad podía quemar cualquier cosa que tocara. ―El que me cuente todo acerca de su pequeña pandilla vivirá,‖ continuó.―El que no hable…bueno, pueden deducir lo que sucederá, estoy seguro.‖ Salieron llamas alrededor de sus manos para dar énfasis. Unos de losghouls hicieron muecas de dolor, dándose cuenta quien era Vlad. Sólo unvampiro macho era infame por manejar el fuego, y la reputación de Vlad habríasido de todo menos tranquilizador para ellos. ―Hay demasiado gente cerca‖ le recordé. Quemar en una hoguera aalgunos de los ghouls iba a atraer demasiada atención, incluso a través de losarbustos y árboles.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 231 ―Entonces que Mencheres se apure,‖ respondió Vlad, su tonoendureciéndose. ―Estos sujetos todavía no hablan, y que ignoren mis órdenes esalgo que me choca como podrías llamarlo.‖ Uno de ellos hizo gruñidos, abriendo y cerrando sus labios de la maneramás extraña, pero los otros se quedaron en silencio. Vlad suspiró. ―Nadie cree que vas en serio hasta que comienzan a caer cuerpos.‖ Entonces se movió tan rápido que no estaba segura de que estabahaciendo… hasta que vi los nuevos cuatro collares carmesí que algunos de losdel grupo estaban llevando. Sus expresiones quedaron abruptamenteinexpresivas, sus ojos quedaron en blanco, pero sus cuerpos permanecieronverticales y sus cabezas sobre sus cuerpos, aunque nada salvo el poder deMencheres las mantenía pegadas. Parpadee ante la eficiente brutalidad de Vlad, pero no con conmoción.Bones habría hecho lo mismo. Me podía desagradar matar a combatientesenemigos si no podían defenderse, pero estos ghouls estaban involucrados entratar de provocar un conflicto entre dos especies que dejaría al menos miles demuertos si eran exitosos. Eso significaba que tenía que dejar a un lado mispreferencias personales. ―Esos tipos tuvieron suerte. El resto de ustedes no la tendrá,‖ dijetranquilamente. ―En caso de que no se hayan dado cuenta, es Vlad Tepesh alque están mirando, y ¿yo? Soy la Red Reaper, y apuesto que han oído de mi.‖ Dos de ellos escupieron insultos, los más desagradables del ghoul queusaba colmillos de trofeos. No le di a Vlad oportunidad de actuar, sino queatravesé la garganta del ghoul antes de que pudiera decir cualquier cosa más.Ahora tenía dos collares; uno hecho de colmillos, el otro hecho de la últimasangre que iba a derramar.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 232 El otro ghoul que me había maldecido estalló en llamas que quemabantan ferozmente, que sus gritos fueron interrumpidos en segundos. Miré hacia elcine, esperando que ninguno de los cinéfilos decidiera revisar el repentinoresplandor de fuego, si es que lo vieron. Pero antes de que pudiera bajar misescudos mentales para captar cualquier pensamiento de ―¿qué es esa luz ahí?‖,las llamas del ghoul desaparecieron, dejando solo humo elevándose desde susrestos. Así es, no hay que preocuparse de un incendio forestal con Vlad a tulado. Mi propio control sobre el fuego había sido mucho menor durante elbreve periodo de tiempo que había tenido prestaba la habilidad de él. Mi cadera vibró. Salté, tensa por las circunstancias, antes de darmecuenta que era solo mi teléfono móvil. Lo saqué, viendo el número de Bones, ehice una mueca de dolor mientras presionaba ignorar nuevamente. Por muchoque quisiera hablar con él, parlotear o enviar mensajes durante unainterrogación fogosa no era apropiado. ―Mientras sus números disminuyen, también lo hace mi paciencia,‖ dijoVlad en un escalofriante y frio tono. ―¿Todavía no me van a decir lo que quierosaber? De tín, marín, de dos pingüé…‖ En ―fue,‖ el ghoul al cual Vlad señalaba explotó como un petardo,arrojando pedazos de cosas en llamas que ni siquiera quería identificar sobre losdos ghouls a cada lado de él. Tomó toda mi fuerza de voluntad no desviar lamirada. Asqueroso no comenzaba a cubrir como se veía eso. En vez de haceralgo completamente femenino, como decir, ―Qué ascoooo,‖ me concentré en loque había escuchado hablar a los ghouls, y en cuántas vidas serian destruidas silos planes de Apollyon eran autorizados a seguir adelante. ―Nos mataran de cualquier manera, sin importar si les decimos lo quequieran saber,‖ dijo finalmente un ghoul con cicatrices en su cuello. El otro
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 233ghoul, el que parecía estar en la adolescencia, todavía movía su boca de unamanera extraña, como si estuviera imitando un pez fuera del agua. ¿Qué pasacon eso? Me pregunté. Vlad se encogió de hombros. ―Si tu información prueba ser valiosa,después de un periodo de tiempo, te dejaré ir. Antes de eso, serás mi prisionero,pero estarás vivo, lo que es más de lo que tus amigos pueden decir,‖ finalizócon una inclinación de su cabeza hacia los otros cuerpos. El ghoul gruñó. ―¿Por qué debería creer que realmente me dejarás vivir?‖ Vlad se quedo muy quieto, pero sus ojos brillaban con una luz peligrosa.―Llámame mentiroso una vez más,‖ dijo, cada palabra llena de desafío. Incluso aunque no era yo la que estaba siendo amenazada, me atravesóun temblor. Esta era una de las veces en las que estaba contenta de ser amiga deVlad. El ghoul más joven movió sus labios nuevamente, abriendo y cerrandosu boca incluso más frenéticamente. Le di una mirada irritada. A nadie legustaba una reina del drama en medio de una interrogación. Pero entoncesestreché los ojos, y lo tenía agarrado de la camisa antes de que Vlad pudiesehablar. ―Abre tu boca nuevamente,‖ dije, porque la había cerrado por la sorpresauna vez que lo había agarrado. ―No lo hagas,‖ ordenó el ghoul con cicatrices. Le di una patada de lado, rompiéndole la rodilla sin sacar mis ojos ni unavez del ghoul que sostenía. Lentamente, con una mirada que ahora reconocíacomo suplicante, el ghoul abrió su boca. Ampliamente. ―Jesús, María y José,‖ dejé escapar.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 234
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 235 Capítulo 24 TRADUCIDO POR DAMA OSCURA Continúe mirando la boca del ghoul. Solo un trozo de tejido cicatrizadopermanecía en el lugar donde debería estar su lengua. La mutilación no pudohaber sucedido después de ser un no muerto. Cualquier cosa que lo corteposteriormente crecería, al igual que a los vampiros. El tejido cicatrizadotambién demostraba que la ausencia de su lengua no era un defecto congénito.A juzgar por el aspecto crudo de la cicatriz, alguien se la había cortado y pocodespués lo había convertido en ghoul. Si se hubiese sanado poco antes de habersido convertido en no muerto, el área podría haber sido mucho más suave. Y no conozco a mucha gente que hubiese accedido de buena gana asemejante cosa. Especialmente alguien tan joven como lo era este chico cuandosucedió todo. Pero solo para estar segura… Me di la vuelta, agarrando al otro ghoul, clavándole el cuchillo dentro desu boca para mantenerla abierta. ―¿Tuviste algo que ver con eso?‖ pregunte, clavando la hoja. ―Miénteme,y te juro por Dios que haré que Vlad vomite con lo que te voy a hacer.‖ ―Yo no le hice eso,‖ dijo el ghoul a toda prisa. Su mirada se movió detrásde mí. ―No estoy mintiendo. Estaba así cuando fue asignado a nuestro grupo.‖ ―¿Y quién lo hizo?‖ pregunte, clavando el cuchillo hasta que debió haberraspado la cavidad nasal, pero no me importo. Mutilación. Conversión forzadade un adolescente. Pudo no haberlo hecho, pero fue parte de ello.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 236 ―Tú sabes quien fue,‖ dijo el ghoul con voz áspera. No parpadee. ―Di su nombre. Convénceme de que debo creerte.‖ El móvil vibro contra mi cintura una vez más, pero lo ignore, con elánimo de no desviar ni un ápice mi atención del demonio que estaba frente amí. ―Apollyon.‖ La palabra fue casi un suspiro. ―Él tiene a mucha gentecomo Dermont en su línea. Toma a chicos jóvenes, no muy brillantes, luego lossilencia y los convierte. Desarrollan buenos músculos. No tienen otro sitio adonde ir, no pueden hablar, no pueden escribir bien, así que sabemos que nopueden traicionarnos.‖ Creí haber estado furiosa anteriormente, pero aquello no se comparabacon la rabia que me llenaba justo ahora. Mis manos temblaron y el cuchillo seclavó aún más dentro de la cabeza del ghoul. Grito tanto como pudo con la hojaen medio. ―Cat.‖ La voz de Vlad era baja pero resonante. ―Detente. Lo necesitamosvivo.‖ Me di cuenta de la sabiduría en eso. Supe que si mataba al demonio, nopodríamos descubrir si sabía el lugar donde se encontraba Apollyon, y esa erainformación de vital importancia. Sentí mi mente congelada por la urgencia dedestruir a cualquiera que hubiera sido parte de tan horrible práctica, y micuchillo continuo su camino dentro del cráneo del ghoul. Dermont no podíatener más de diecisiete años cuando fue convertido, asesinado y luego forzado aesta existencia. El ghoul frente a mí lo sabía. permitió que continuara. Tendríaque pagar. ―¡Cat!‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 237 Mi mano tembló otra vez… y saque el cuchillo bruscamente, dándolevueltas, saboreando el grito que emitió el ghoul. Me aleje de él, tomando unprofundo y largo respiro para recordarme a mí misma que había tomado ladecisión correcta. La información era mucho más importante que la venganza.Grite aquello en mi mente como una letanía hasta que empecé a sentirmeestable. ―¿No se supone que deberías estar quemándolo para obtener másdetalles?‖ le pregunte a Vlad, mi voz sonaba casi normal a pesar de la rabia quetodavía se alzaba dentro de mí. Vlad me dio una inescrutable mirada, con una tenue sonrisa asomandoen sus labios. ―Si vives lo suficiente, Reaper, un día serás capaz de asustarmeincluso a mí.‖ ―Las chicas tienen que tener metas,‖ respondí brevemente. ―Además aúnno ha filtrado la información de la ubicación de Apollyon.‖ ―¿No, no lo ha hecho, verdad?‖ luego Vlad hizo una serie demovimientos extraños con las manos, pero el fuego no emanó de ellas. ―¿Estas teniendo problemas de rendimiento?‖ pregunte sorprendida. ―Muérdete la lengua,‖ dijo Vlad, con un gruñido. ―Estaba viendo siDermont entendía lenguaje de señas, pero por el aspecto de su cara, parece queno.‖ Mire al joven goul, quien había estado viendo las manos de Vlad con unaespecie de fascinación mórbida. Escoge a chicos que son jóvenes, y no muybrillantes… había dicho el otro ghoul respecto a Apollyon. ¿Dermont estabaenterado de que existía un lenguaje entero que podría aprender y que norequería de palabras verbales o escritas? Cuan atrapado debe sentirse, forzado a
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 238estar en esta clase de vida, y sin oportunidad de acceder a cualquier medio realpara poder siquiera comunicarse. ―Vas a estar bien,‖ le dije a Dermont. ―No te haremos daño, y no tendrásque vivir con estas personas nunca más, lo prometo.‖ Una pequeña voz dentro de mí me advirtió que a Bones no le iba a gustarlo que pretendía, pero la empuje de vuelta. Puede que no le guste, pero loentenderá. El ruido de docenas de autos en combinación abrupta con múltiplesgemidos, los diálogos procedentes de cuatro películas —y las luces delexterior— se apagaron. No me tomo más de un segundo bajar mis escudosmentales para captar el gruñido interno de los cinéfilos frente a la repentinafalta de luz en el Auto-Cine. Incluso si no hubiera escuchado eso, la voz ruidosa de alguien con unmegáfono disculpándose por el inconveniente, prometiendo un tiquete para lanoche siguiente. Debe ser el gerente. Por la forma en que sonaba calmado,supuse que Mencheres había tenido una pequeña charla con él usando el poderde su mirada. De otro modo, creo que estaría mucho más abatido por todo eldinero conduciendo fuera del teatro y la promesa de reembolsarlo más tarde. Tal vez haga una donación anónima a este teatro. El gerente no deberíasufrir un golpe financiero solo porque unos bélicos y asesinos ghoul escogieroneste lugar para celebrar su encuentro. ―Alguien viene, y no es Mencheres,‖ dijo Vlad, señalando con la cabeza. Saque otro cuchillo mientras me dirigía en la dirección que el indicaba,agachándome para usar los arbustos como camuflaje una vez más. Pero cuandoestuve a veinte metros de distancia, capte olores familiares en el aire, y latensión en mi disminuyo.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 239 Mire a los vampiros, uno tenía rayos grises en su cabello, el otro era tandelgado que los huesos de su hombro sobresalían por entre su camisa, soloconfirme quienes eran. ―Ed, Scratch‖ los llamé, sin levantar la voz. ―Por aquí.‖ Me di la vuelta sin esperarlos, no quería dejar a Vlad solo por largotiempo con los ghoul. Por supuesto, las posibilidades contra Vlad eran cero,pero las posibilidades de que pudiera decidir incendiar a alguno — o a ambos— en mi ausencia era mucho más grande. Para mi tranquilidad, ambos, Dermont y el otro ghoul estaba con vidacuando trote de vuelta hacia donde Vlad, aunque en los pocos minutos que mehabía ausentado, el demonio de las cicatrices parecía como si hubiese pasadopor entre un volcán. Mencheres debió haber dejado caer su poder, porqueestaba en el piso, con la bota de Vlad en su boca. Debe ser por eso que no lohabía escuchado gritar, a pesar de que obviamente había sido quemado. ―Parece no saber dónde está Apollyon,‖ dijo Vlad. ―No me sorprende.Apollyon tendría que ser un idiota para contar el lugar en donde se encuentra aalguien en un grupo como este. Ellos solo reportan y reciben órdenes vía e-mail.Tengo la dirección y la contraseña.‖ Ed y Scratch aparecieron detrás de mí al momento siguiente, uno de ellosdejando salir un lento silbido mientras asimilaban los cuerpos sin vida queestaban aún en posición vertical, además del aún vivo y quemado ghoul queestaba bajo del pie de Vlad. ―Parece que nos perdimos la fiesta,‖ observo Ed. La sonrisa de Vlad se arqueo. ―Pero llegaron justo a tiempo paralimpiar.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 240 ―¿Cómo es que no me sorprende escuchar eso?‖ murmuro Scratch,sacudiendo su cabeza. ―Que desperdicio, pero mejor ellos que nosotros.‖ ―Sabia actitud,‖ comento Vlad. El ghoul golpeo el pie de Vlad, parpadeando varias veces hacia él. Vladlo movió una pulgada hacia el lado, lo cual fue aparentemente suficiente paraque pudiera hablar. ―Hay más de los nuestros aquí. En esta ciudad, quiero decir. Se suponeque estamos reclutando, sumando miembros a los nuestros, matando a algunosvampiros, y luego extendiéndonos a otra ciudad. También se suponía queteníamos que irnos si veíamos a la Reaper o a Bones. Esa es buena información.Suficientemente buena a cambio de mi vida, como estarás de acuerdo.‖Concluyo. Vlad removió su pie por completo, pero el fuego empezó a bailar en susmanos. ―Ya sabíamos más que eso, así que la información no es losuficientemente buena.‖ ―Vlad‖ dije, y sus cejas se alzaron ante la nitidez de mi voz. ―Estáhaciendo lo mejor que puede al decirte todo lo que sabe, así que debes dejarloir.‖ Abrió su boca, a punto de discutir… y luego sonrió. ―Por supuesto‖. El ghoul se levantó, echando una rápida mirada entre Vlad y la promesade libertad detrás de él, antes de empezar a retroceder un paso a la vez. ―No. Tan. Rápido.‖ Dije, dibujando cada palabra con veneno. ―¡Él prometió dejarme vivir!‖ farfullo el ghoul. ―Vlad lo prometió. No yo,‖ dije, saltando sobre su espalda cuandointentó correr.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 241 El poder de Mencheres no intento retenerlo, así que se volvió y luchoconmigo con golpes furiosos, pero estaba agradecida. Quería apalearlo hasta lasumisión. Para mostrarle lo que era ser un desvalido sin importar lo duro quese luchaba. Era lo menos que podía hacer por Dermont y por los otros que erancomo él. ―Un vampiro cometió ese mismo error una vez, olvido que yo estaba allíy solo se quedó con la promesa de Bones de no matarlo,‖ continúe unosmomentos más tarde. Múltiples lugares de mi cuerpo aun heridos por losgolpes del ghoul, estaban curándose cada segundo. No pare de hablar, mientrasdeslizaba mi cuchillo por el cuello del ghoul con un limpio y feroz corte,sintiendo la fría forma de la satisfacción mientras su cabeza rodaba de su sitio. ―No le gusto la forma en que eso termino, tampoco.‖ Culmine,limpiando la hoja sobre la camisa del ghoul. ―Ya sabes lo que dicen. El Demonioesta en los detalles.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 242 Capítulo 25 TRADUCIDO POR ARACELI CORREGIDO POR REPISSE Nos quedamos un par de horas más en el Auto-cine sólo paraasegurarnos de que ningún otro ghoul tardío apareciera y que todas lasevidencias de lo que ocurrió fueran borradas de la escena. No era sólopreocupación por la policía. No queríamos que ningún ghoul descifrara lo quesucedió, por si había más de ellos utilizando esto como un punto de reuniónaparte de este grupo disidente. Mencheres insistió en que Dermot no volviera con nosotros a la casa dela ciudad. Su punto era que no importaba cómo hubiera sido abusado porApollyon y los otros ghouls, Dermot aún podría ser una amenaza, erademasiado lógico como para ignorarlo. El síndrome de Estocolmo 46 era unaclara posibilidad, y no sería correcto sólo asumir que Mencheres pondría elgolpe de poder en Dermot si este enloquecía y trataba de matar a uno denosotros. Además, no podíamos llevarlo con nosotros en nuestras vigías. Por lotanto, con garantías de que ni siquiera yo estaba segura de creer en Dermot, loenvié con Ed y Scratch, quienes juraron bajo pena de muerte que lo trataríanbien y lo llevarían a un lugar seguro. Una vez que esta cosa con Apollyonhubiera terminado, sabía que tendría un nuevo tema en mi lista de pendientes:Encontrar un terapeuta de no-muertos para el ghoul traumatizado, y tener aalguien que le enseñara el lenguaje de señas a Dermot.46Síndrome de Estocolmo, El síndrome de Estocolmo es una reacción psíquica en la cual lavíctima de un secuestro, o persona retenida contra su propia voluntad, desarrolla una relaciónde complicidad con quien la ha secuestrado. En ocasiones, dichas personas secuestradas puedenacabar ayudando a sus captores a alcanzar sus fines o a evadir a la policía.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 243 Llame a Bones de vuelta tres veces, pero en cada caso, sólo conseguía sucorreo de voz. Pensando que ahora podía hablar y él no. La preocupación memolestaba, pero la empujé hacia atrás con todas las otras cosas que no mepermitía pensar. Antes, no había podido responder a las llamadas de Bones,pero eso no significaba que estuviera en peligro de muerte. Él era fuerte. Élpodía cuidar de sí mismo. Debía parar con las imágenes paranoicas de sucadáver seco relampagueando por mi mente. Como una precaución adicional, en caso de que alguien observaranuestras actividades en el Auto-cine, Mencheres dio vueltas varias veces ennuestro camino a la casa de la ciudad, entonces estacionó a media milla dedistancia y me cargó cuando él y Vlad volaron el resto del camino. No memolesté en decirles que ahora podía volar, también. Uno, estaba cansada. Dos,todavía no podía volar muy bien, y si me estrellaba contra un poste de teléfonoo algo similar frente a Vlad, él nunca me dejaría superar la vergüenza. Aterrizamos alrededor de la parte trasera, en la parte más oscura delcésped, y luego dimos la vuelta al frente de la casa. Era casi del mismo tamañodel lugar en el que había crecido, pero apuesto a que Mencheres no habíadormido en ningún lugar tan pequeño en los últimos mil años. Él Dormía en elsofá cama, mientras que Vlad y yo ocupábamos las dos habitaciones superiores.Me acababa de sacar las botas en el patio, restos de mi educación --cuandoavanzar con la suciedad dentro de una casa se asemejaba a un crimen capital--cuando de repente Mencheres volvió la cabeza para mirar al cielo. "¿Aliens47?" Bromeé, pero tensa de todos modos, alcanzando miscuchillos. Los ghouls no podían volar, pero ¿qué si alguien más amenazantehabía logrado de alguna manera seguirnos desde el estacionamiento? Nuestrosenemigos no sólo eran de la variedad comedores de carne. . .4747 Aliens, extraterrestres
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 244 Mis sentidos empezaron a sentir un hormigueo como si hubieran sidoinyectadas con esteroides incluso cuando Mencheres decía, "Bones". Vlad apenas tuvo tiempo de murmurar: "Y esta había sido una tardeagradable", antes de que el vampiro en cuestión cayera del cielo, aterrizando apocos metros de distancia con su abrigo negro que giraba alrededor de él.Alegría y nostalgia me acuchillaban a través de mi subconsciente cuandonuestras miradas se cruzaron. Fui a él, lanzando mis brazos a su alrededor,deleitándome con la fuerza y la vehemencia de su abrazo en respuesta. "Te extrañé, Gatita", gruñó. Entonces su boca se aplastó sobre la mía, subeso más lleno de cruda necesidad que de romántica bienvenida. Eso estaba bien; yo me sentía de la misma manera. Aparte de micompulsión de correr mis manos sobre él para asegurarme de que estabarealmente aquí, el alivio, la felicidad y la sensación más profunda de rectitudcorría a través de mí, depositándose hasta la medula. No me había dado cuentade lo mucho que había extrañado a Bones hasta ese momento, no me habíapermitido reconocer como todo empeoraba, cuando estaba separada de él. Enalgunos niveles, daba miedo ver en cuanta parte de mí se había convertido. Estome dejaba saber lo mucho que me desmoronaría si le ocurriera algo. "¿Por qué antes no contestabas tu teléfono?" Bones murmuró una vez quelevantó la cabeza. "Intente varias veces. Traté con Mencheres, también. Incluso con Tepesh.Ninguno de ustedes respondió. Me asuste, por lo que viaje de polizón en unavión de FedEx para asegurarme de que estabas bien". "¿Viniste desde Ohio porque yo no te contestaba el teléfono?" Estabadividida entre la risa y la incredulidad. "Dios, Bones, eso es algo loco."
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 245 Y lo era, a excepción de la parte de mí teniendo imágenes de su lápidabailando en mi cabeza porque él antes no había contestado el teléfono, asentícon la cabeza en la completa mutua comprensión. A pesar de todas nuestrasprotestas, nosotros éramos tan parecidos cuando temíamos por la seguridad delotro, y yo dudaba que alguna vez cambiáramos. "Loco", repetí, mi voz áspera con la oleada de emoción en mí. "¿Y te hedicho últimamente que tu lado loco... es tu lado más sexy?" Él se rió entre dientes antes de que su boca se abalanzara de nuevo sobrela mía en otro vertiginoso beso. Entonces él me levantó, rozando a Vlad y aMencheres sin ni siquiera un "hola", aunque dudaba que cualquiera de ellosestuviera sorprendido. *** Lo habíamos hecho en el dormitorio, de inmediato rasgando las ropasdel uno del otro, cuando una tos discreta me hizo girar alrededor la cabeza.Bones instantáneamente tenía un cuchillo en la mano, mi corpiño colgando desu muñeca. Yo había conseguido mi propia daga cuando me di cuenta de quela persona en la sala no podía hacernos daño si lo intentaba. "De algún modo terminé aquí, pero puedo ver que este es un malmomento, así que vendré de nuevo con ustedes más tarde", dijo el fantasmadesconocido antes de desaparecer en la pared. "No en un corto plazo si valoras tu vida después de muerto", Bones dijodetrás de él. Dejé escapar un sonido ahogado. Si esto era lo que tenía que esperarhasta que la sangre de Marie estuviera fuera de mi sistema, seriamentenecesitaba invertir mucho más en ajo y marihuana.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 246 Bones entonces dejo caer el cuchillo y me arrastro de nuevo a sus brazos,y olvidé preocuparme sobre cualquier potencial voyeurs fantasmal. *** "¿Debes irte ahora?" murmuré, parpadeándole a Bones a través de lascuñas brillantes de sol que se asomaba desde los huecos de las cortinas. "Pero, siapenas dormiste." La sonrisa que Bones me destelló era la típica de ‗gato-que-consigue-lacrema‘, sin embargo, esa probablemente era la expresión más adecuada para míen este momento. ―Ya lo sé‖ dijo, las palabras trazadas con el calor del recuerdo. Me senté, arrastrando la sabana conmigo. "Lo digo en serio." "Gatita" --Bones hizo una pausa al ponerse su camisa-- "cuatro horas desueño, mientras te sostengo es mucho más beneficioso para mí que ocho horasde interminables vueltas en la cama porque tú no estás allí." No pude decir nada por un momento. Su tono era completamenteprosaico, ningún indicio de exageración romántica o bromas juguetonas.Después de todo este tiempo, debería estar acostumbrada a la descaradafranqueza de Bones acerca de sus sentimientos, pero aún así me impresionaba.El no dudaba en poner al descubierto las partes más vulnerables de sí mismo,sin cuidado de que yo no fuera la única que pudiera oírlo. Yo, cubierta de capasen las redes de la seguridad emocional la mayor parte del tiempo, utilizaba elhumor o la ironía para ocultar cuán profundamente ciertas cosas me afectaban. Bones no. Cabrón como el asesino de no muertos que debía ser, perodesde que empezamos a salir, él nunca había ocultado sus emociones hacia mí,o se hacia el muy macho restandole importancia a lo que yo significaba para él
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 247delante de los demás. No sólo era más fuerte que yo físicamente o enhabilidades de poder. Bones también me dejaba en el polvo cuando se tratabade fuerza interior, atreviéndose a mostrar sus más profundas vulnerabilidadessin temor alguno, red de seguridad o racionalización. Y ya era hora de que yo hiciera lo mismo. Claro, yo había desnudado micorazón a Bones en el pasado, pero no lo suficiente. Él sabía que yo lo amaba,sabía que iba a luchar hasta la muerte a su lado si era necesario, pero había másque eso. Tal vez alguna parte oculta, fragmentada de mí había temido que si leadmitía a Bones lo mucho que él realmente significaba para mí, entonces estaríareconociéndome a mí misma que él tenía el poder para destruirme más a fondoque nadie, ni siquiera Apollyon o el consejo de vampiros, podría. Todo el restodel mundo podía solo matarme o devastar mi mente y mi cuerpo. Bones por símismo tenía el poder de demoler mi alma. "Una vez me dijiste que podías soportar muchas cosas". Mi voz era roncapor todas las emociones golpeando contra aquellas bien afiladas defensasinternas. "Entonces, yo también puedo. Puedo soportar cualquier cosa que lanceApollyon, puedo aceptar el fanatismo de otros por lo que soy, el freaky poderfantasmal de Marie, toda la locura que mi madre pueda sacar de mí, e incluso eldolor por mi tío moribundo. Pero la única cosa de la que yo nunca, nunca merecuperaría sería de perderte. Antes me hiciste prometer continuar en el casode que eso ocurriera, pero Bones" --aquí se rompieron mis palabras y laslágrimas rodaron por mis mejillas—―Yo no querría." Él había estado cerca del lado de la cama cuando empecé a hablar, peroestaba en mis brazos antes de que la primera lágrima cayera. Muy suavemente,sus labios rozaron los vetas húmedas, volviéndose rosa por las gotas brillantesaún en ellos. "Pase lo que pase, nunca me vas a perder", susurró. "Soy por siempretuyo, Gatita, en esta vida o en la próxima."
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 248 Una especie de dolor punzante fluía sobre mí, porque sabía lo que élestaba prometiendo con esa declaración, y lo que no estaba. Bones no podíajurar que nunca seríamos separados. Ser no-muertos no nos daba a ninguno denosotros una reclamación de inmortalidad, eso sólo nos hacía más difícil dematar. A menos que Bones y yo fuéramos asesinados en el mismo momento, undía, ya sea él o yo, conocería el dolor de estar sin el otro. Lo dije en serio cuandodije que no quería seguir si Bones estaba muerto, pero las duras lecciones delpasado mostraron que debía hacerlo. O Bones tendría que seguir sin mí. Sinimportar cuántos enemigos nosotros derrotáramos, o que apasionadaspromesas nos hiciéramos el uno al otro, esta era la dura realidad. Y tal vez de esa realidad era de lo que mi últimos pocos escudos habíanestado tratando de protegerme. Admitir que estaría irremediablemente rota sinBones significaba aceptar que sucedería. Un día, estaríamos separados. No pornuestra voluntad, o incluso por alguna falla potencial de nosotros mismos, sinopor la fría y despiadada barrera de la muerte. A menos que muriéramospeleando espalda con espalda, eso iba a suceder. Expuse todo siendo tanhonesta como Bones era acerca de cómo él residía en cada grieta de mi corazón,porque nada me asustaba más que reconocer la dura e inevitable realidad.Ahora que por fin tenía la extraña especie de alivio fluyendo en mí, cubriendoincluso el dolor. Retenerlo no había hecho nada para cambiar la verdad de cómo mesentía, o de nuestras inevitables circunstancias. Yo sólo me había estadoengañando, pero aún peor que eso, yo también estaba engañando el tiempo queBones y yo teníamos juntos. Nadie sabía su propio destino. Podríamos tenercientos de años juntos. Miles. O sólo diez minutos antes de un meteoritogolpeara la casa vaporizándome a mí pero perdiéndolo a él, por todo lo quesabía. Nuestro tiempo junto era finito, y eso era todo lo que había de ello.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 249 Pero ahora, finalmente también comprendí lo que Bones ya sabía. Elhecho de que eventualmente la muerte nos separaría no significaba quedestruiría lo que teníamos. Yo siempre seré suya, en esta vida o en la próxima.Algunas cosas pueden incluso penetrar hasta la formidable barrera de la muertey el amor era uno de ellos. Incluso si la muerte me impedía estar con Bones porun tiempo --o él de mí—eso no podría mantenernos separados para siempre. Alfinal, nada podría, y por fin, lo entendía. "Tú nunca vas a deshacerte de mí, tampoco", le dije, y mi risa salió másgruesa por las lágrimas. "No importa de qué lado de la tumba estemos. Teasediare, te perseguiré por todo la eternidad, lo que sea necesario, pero es: tú yyo hasta que las estrellas se quemen. Apenas tuve tiempo de ver su sonrisa antes de que su boca se movierasobre la mía con una lenta y abrasadora intensidad. No era la manera hábil enque él me besaba lo que hizo que mi pecho se apretara como si mi corazón sefuera a poner en marcha de nuevo en cualquier momento. Fue la última paredcayendo entre nosotros. "Bones", respiré, largos momentos más tarde cuando él levantó la cabeza."Hay algo que quiero hacer una vez que este lío con Apollyon haya terminado". La gravedad de mi tono lo hizo retroceder un poco. ―¿Qué es eso,cariño?" Se lo susurré, viendo sus cejas subirse, su ceño levemente fruncido, yentonces por fin, asintió. "Si eso es lo que quieres." Lo miré, más de esa opresión hinchándose en mi pecho. ―Lo es‖.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 250 Capítulo 26 TRADUCIDO POR ARACELI CORREGIDO POR REPISSE Fabián se acercó a mí. Él no podía haber sonreído mas ampliamente quesi yo estuviera ofreciendo un plato de galletitas ectoplasmáticas, que porsupuesto, no hice, porque para mi conocimiento tal cosa no existe. Le devolví lasonrisa, dando Fabian una versión abreviada de un abrazo, que más o menosquería decir que había puesto mis brazos en un semicírculo alrededor del áreageneral donde él flotaba. Desde mi visión periférica, vi a Vlad con los ojos enblanco, pero no me importaba. Yo abrazaba a los amigos cuando no los habíavisto en un tiempo, y Fabián puede no ser sólido, pero aún era un amigo. "¿Guardas uno para mí también?", preguntó Dave, apareciendo detrásdel fantasma. Me reí cuando le di un abrazo después, en esta ocasión sintiendo lapersona entre mis brazos. Dave encrespo un puñado de pelo cuando me dejabair, con una sonrisa mientras apreciaba mi último disfraz. "Con el nuevo cabello negro, ojos oscuros y piel morena, casi pareces unpoquito Latina. Juan necesitaría ser reducido si te viera así‖. Dejé escapar un resoplido. –―Lo dudo‖. Juan actúa mucho másrespetuoso desde que se convirtió en un vampiro. Apenas trata de agarrarme elculo ahora. Supongo que como Bones ya lo mató una vez, Juan no quiereprovocarlo para que se repita". Sólo hablar de Juan me hizo extrañarlo, pervertido sin arrepentimientoasí era él, y eso me hizo extrañar de nuevo a todos los demás del departamento,
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 251también. Eso me hizo pensar en mi tío y en mi madre con una ráfaga fresca deansiedad. Eso era una pequeña ofensa en comparación con lo que Apollyonintentaba hacer, pero lo odiaba más que por solo usarme para tratar deprovocar un enfrentamiento entre demonios y vampiros. También odiaba aApollyon por robarme el pasar tiempo con Don en lo que podría llegar a ser losúltimos meses de su vida, y por negarme más oportunidades de hablar con miirracional madre, tentadora de la muerte madre. Sacudí mi cabeza, aclarando mis pensamientos antes de que comenzara alamentarme por mi obstinada familia. Dave le dijo hola a Vlad y Mencheres, acontinuación, se dejó caer en el sofá, con aspecto cansado. No le quedabamucho tiempo antes de que tuviera que volver, pero dijo que éste mensaje eraalgo quería entregar en persona. "La reunión a la que fui la noche pasada fue más como una manifestacióny un seminario combinados" Dave comenzó sin preámbulos. "Apollyon noestaba allí, pero el orador principal era un ghoul llamado Scythe 48 quien sonabajusto como un fanático. Predicó acerca de cómo los vampiros habían estadosubyugando a los ghouls por milenios, bla, bla, bla, los vampiros son malos,bla, bla, bla. Entonces comenzó con como habías cambiado pero que todavíatenías un latido ocasional, por lo que aún podrías convertirte en un híbridovampiro-ghoul. Y una vez que eso ocurriera, tú estarías a la cabeza de un cargovampírico para someter a los ghouls a la esclavitud". "¡Eso es una mierda!" espeté, incapaz de contenerme. Entonces conseguídetenerme a mí misma. Aquí todo el mundo ya sabía eso. "Continua" le dije a Dave, en un tono menos estridente que antes.48 Scythe: guadaña
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 252 "No estoy seguro qué tan cierto es esto, pero Scythe, dijo que elmovimiento ghoul iba a recuperar su legítimo lugar ganando terreno en todaAmérica. Por eso comenzaban la guerra aquí, porque los vampiros tenían undominio más débil aquí que en Europa. Luego, una vez que hubieran tirado losgrilletes de los vampiros en Estados Unidos, seguirían adelante con el resto delmundo". "Si Cat aun está siendo utilizada como punto central detrás de esta‗opresión retórica‘ del colmillo, tu pensarías que la mayoría de sus seguidoresse preguntarían por qué Apollyon no sólo se une a ellos para matarla", señalóVlad, como si estuviera discutiendo un aplastante error. Si él no hubieraprobado ser un buen amigo muchas veces, yo estaría insultada. "Oh, ellos tienen una respuesta para eso", dijo Dave con sequedad."Scythe, esta declarando que si alguien mata a Cat, entonces la nación vampirosabrá que los ghoul están en ello. Es por lo que los ghouls tienen que levantarseahora, mientras que los vampiros no lo esperan y la balanza se inclina a nuestrofavor. Entonces, el primer acto de Apollyon una vez que gane la guerra será lamuerte de Cat públicamente. De esta forma, tendrá el máximo efecto deaplastamiento en la psique de los vampiros sobrevivientes‖. Verga asesina intrigante Scheming murderous pricks, pensé con furia,pero guardándolo para mi esta vez. Un bajo gruñido sonaba a mi derecha. Me volví, sorprendida al ver queprovenía de Fabián. "Ni una sola vez se pregunto lo que mi gente haría durante todo este adebate, ¿no?" Preguntó Fabián, su voz en alto.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 253 Dave parecía tan sorprendido como yo me sentía hacia eso. "Uh, no,nadie ha mencionado fantasmas", respondió, sonando tanto incómodo comoapologético. Los rasgos transparentes de Fabián estaban tan enojados como yo nuncalos había visto. "Puede que no tengamos las mismas capacidades que el resto deustedes, pero los fantasmas no están sin poderes, y nosotros. Somos. Muchos",dijo, haciendo hincapié en las tres últimas palabras. "Con Remnants y espectros puedo ver la posibilidad de inclinar labalanza en batalla, pero ¿qué puede hacer el espectro promedio?", preguntóVlad, que sonaba un poco impaciente. "Es cierto que tu especie puedeproporcionar valiosa información de inteligencia y llevar mensajes antes de queel conflicto inicie, pero una vez que la lucha comienza, tu utilidad termina‖. Una parte de mí quería castigar a Vlad por ser tan frío en su evaluaciónde los fantasmas, pero la otra parte culpable concordaba con él. ¿Los Remnants?asustaban. ¿Los Espectros? Asustaban. ¿Los Fantasmas? No asustaban, a menosque tal vez fueras un humano y te apareciera uno en un cementerio. O fuerasun niño y alguien gritara, "Boogie woogie woogie49!", mientras aparecía pordebajo de su cama. "Hay algunos de mi clase que son más poderosos que otros", insistióFabián. "¿Por qué crees que los humanos que no son psíquicos han sido capacesde ver fantasmas? ¿Por qué algunos son filmados u oídos en grabadoras devoz? ¿Por qué algunos incluso han llegado a atacar a la gente, dejando visiblesarañazos y otras lesiones? Algunos fantasmas son lo bastante fuertes paramanifestarse en forma sólida, a veces durante varias horas. Aparte de eso,49 un monstruo que espera en los cuartos de los niños hasta que las luces se apagan.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 254cuando tienes a varios de mi pueblo, unidos en un propósito común, puedemanifestarse la energía suficiente para convertirlo en un arma eficaz". Me sorprendió. Dave frunció los labios en el pensamiento. La expresiónde Mencheres fue su máscara con capucha de costumbre, pero Vlad miraba aFabián con el desafío abierto. "Si los fantasmas pueden hacer todo eso, ¿por qué pierden el tiempofrecuentando antiguas casas y cementerios, o asustando a los humanos al azarcon ruidos extraños e inútiles zonas frías? Están malgastando su tiempo". "Vlad, suficiente" le dije cortantemente. Sea cual sea su opinión sobre lospeculiares hábitos de los fantasmas, Fabián seguía siendo mi amigo. Yo noaguantaría allí, mientras que toda su raza estuviese siendo menospreciada. Fabián no se estremeció bajo el duro análisis de Vlad. "Tú no tienes idealo que es, existir entre mundos", dijo él, flotando cerca en vez de retroceder. "Nosomos ni vivos ni no-muertos. Toma años hacer frente al hecho de que a pesarde que el noventa y nueve por ciento de todo el que muere cruza al siguientelugar, tu eres dejado atrás. Años para aceptar que todo por lo que trabajaste entu vida se ha ido y la cáscara de la memoria es todo lo que queda. Años parareponerte de intentar desesperadamente comunicarte con tus seres queridos,sólo para fallar una y otra vez porque nadie, excepto los psíquicos locos, los no-muertos, u otros fantasmas puede verte. Años para aceptar --incluso si tu noentiendes por qué-- esos vampiros y ghouls te tratan peor de que lo hacen conparásitos, a pesar de que no son más humanos de lo que tú eres". Fabián avanzó otra vez, hasta que su dedo desapareció dentro del pechode Vlad. "Yo desafiaría al más fuerte de tu raza o a cualquier otro a decir queellos han conquistado las mismas dificultades que mi pueblo ha superado. ¡Asíque piensa de nuevo antes de preguntar sobre el valor de un fantasma, o de
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 255juzgar a aquellos más jóvenes que todavía están en el proceso de volverse másfuerte que cualquier otra persona atada a la carne nunca será!" El silencio atronador llenó el aire una vez que Fabián hubo terminado.Yo quería romper en disculpas y aplausos todo al mismo tiempo, pero todavíame estaba recuperando de mi shock de cómo mi afable, amigo estilo Casperhabía descargado sólo un camión lleno de me-atrevo-a-ti, con uno de losvampiros más aterradores de la existencia. Maldita fuera si alguna vezsubestimaba el descaro de un fantasma otra vez, o cuestionara su fortaleza. Serincorpóreo claramente no equivalía a no tener un par de pelotas. Yo no fui la única sorprendida. La boca de Dave estaba abierta, yMencheres le dio a Fabián un vistazo que demostraba que lo estabaconsiderando, como una nueva luz. En cuanto a Vlad, su expresión habíacambiado de aburrido desprecio a interés especulativo como si él todavíamirara fijamente el dedo clavado a través del medio de su pecho. "Si hay más fantasmas como tú, que pueden canalizar la mismaimpresionante ira en algo tangible, entonces estás en lo cierto. Los fantasmasserían un activo valioso para tener en una pelea" dijo Vlad, inclinando lacabeza. Fabián reconoció el gesto con una inclinación de su parte, tirando de sudedo y luego el resto de sí mismo flotó de nuevo hacia mí. Yo no le daba un―dame cinco*‖—porque no funcionaba muy bien con los fantasmas—pero ledestelle un discreto pulgar hacia arriba. Tanto por mí necesidad de defenderlo aél o a su especie. Yo no hubiera hecho ni la mitad de un trabajo tan bueno comoel que Fabián había hecho. *Dame cinco, es una expresión para chocar las palmas en señal defelicitaciones.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 256 ―Muy bien. Si las cosas van aún más al sur con Apollyon, es bueno saberque potencialmente podemos añadir a nuestra lista a los fantasmas comoaliados, si Fabián puede actuar como embajador entre su pueblo y el nuestro",le dije, trayendo las cosas de nuevo al tema original. "¿Dave, donde fuecelebrada esta pequeña y divertida reunión, de todos modos?" Él hizo una mueca. "A ti realmente no te va a gustar esta parte. De lostrozos de conversación que escuché, Apollyon es el dueño de un puñado degrandes cadenas funerarias y cementerios, usa a los seres humanos comotestaferros para los inversores y miembros de la junta. La reunión fue detrás deuna funeraria que bordeaba un cementerio. Mucho espacio allí, y teníanguardias en todo el área para mantener alejado a cualquiera que no estuviera enla lista de invitados". Maldito Apollyon. El enano, calvo de mierda era inteligente. Nadie sepreguntaría dos veces sobre un gran grupo reunido en un cementerio. Ellos soloasumirían que alguien rico o de una gran familia estaba siendo enterrado. Lamayoría de las personas no visitan los cementerios, por razones alegres, por loque no era el lugar donde la norma era entablar conversaciones improvisadas.Sin mencionar que se necesitaría de una persona muy valiente y temeraria50para envolver a un grupo reunido en torno a una tumba con la línea deapertura de ‗¿Y de lo que estamos hablando, de todos modos?‘ Vlad dejó escapar una carcajada. "Ha encontrado una manera de hacerdinero por comer, por no hablar de una red de lugares seguros para lasreuniones". "Hacer dinero por. . . Oh, "dije, cuando el resto de lo que estaba haciendoApollyon se hizo evidente. "Él no está enterrando todos los cuerpos que sontraídos a él, ¿en su lugar se está comiendo algunos?"50 Ballsy: persona muy dura o valiente con imprudencia temeraria
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 257 "No sólo algunos," Dave suministró sombrío. "Muchos. Si eres miembrode la línea de Apollyon, ya sea por consanguinidad o pertenencia a través de sugrupo extremista, entonces, la comida que se te entrega es de forma gratuita. Sino, Apollyon tiene un supermercado subterráneo de ghouls que prefierencomprar sus propios alimentos en vez de ir a la caza y recogerlo". No podía vomitar más, pero pensé que podría darme un seco tirón. Lamayoría de las veces, los ghouls comían carne cruda de una variedad de razasde animales, como carne cruda o asado de cerdo. Pero por lo menos un par deveces del año, tenían que añadir un poco de Homo sapiens a su dieta paramantener su fuerza. Don suministraba a Dave los requerimientos extra de sudieta de los cuerpos donados a la ciencia o los dejados sin reclamar en loshospitales. No tardaba mucho. Un cadáver en el hielo empaquetado enpequeñas cantidades podía durarle a un ghoul de un año o dos, fácilmente. Pero tomar el dinero del duelo a las familias que enterraban a sus seresqueridos, entonces dar la vuelta y vender esos seres tan queridos como la carnedel deli, mientras que… ¿enterraban un ataúd vacío en su lugar? Eso era tan. . .injusto. "Apollyon hace que esos ladrones de jubilaciones de Wall Street51parezcan amateurs" dije, sacudiendo la cabeza. "Eso es condenadamente correcto", murmuró Dave. "Eso nos da una nueva forma para tratar de dar con él", señalóMencheres, lógico, como siempre. "Hare que algunos ghouls de nuestra líneaempiecen a investigar los lugares donde se rumorea que venden carne humana.51 Wall Street, mercado de valores, (la bolsa)
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 258Tal vez podamos encontrar una relación con Apollyon. Mientras tanto, Dave,dime dónde está la funeraria. Quiero ir allí". "¿Por qué?" le pregunté. "Hare que Tate lo comience observar desde elsatélite y pinche sus líneas de teléfono y de Internet para ver si podemos tenersuerte y enganchar a Apollyon de esa manera, pero si todos nos aparecemosahí será demasiado arriesgado". Mencheres me dio una leve sonrisa. "Estoy de acuerdo. Es por eso que irésolo‖. "¿No has tenido suficiente de arriesgar tu vida para jugar al héroesolitario últimamente?" Le preguntó Vlad, haciendo un ruido exasperado. "Un vampiro tiene más oportunidad de evitar que lo noten en vez quetres", advirtió Mencheres. "Estoy de acuerdo en que todo lo que Cat indicó debehacerse, pero eso no es suficiente. Si estoy cerca, puedo escuchar lospensamientos de cualquier humano que ellos puedan emplear, así como laesencia de la zona para ver si Apollyon ha estado allí --y antes de que me digasque tu puedes hacer todas estas cosas… de nosotros tres, yo soy el mejorpreparado para escapar si mi presencia fuese detectada". Me gustaría discutir con él, pero tenía razón, y la línea ajustada en laboca de Vlad dijo que él también lo sabía. "¿Cuando intentaras hacer esto?" Le pregunté, mirando por la ventana.Estaría oscuro en un par de horas, y se suponía que estaríamos haciendoexcursión en el bar y club como de costumbre, con la esperanza de queApollyon o uno de sus colaboradores cercanos estuviera con ánimos de fiesta. "Ahora‖-dijo Mencheres, asintiendo hacia Dave. "Guíame."
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 259 Dave le dio la ubicación de la funeraria/cementerio, y Mencheres se alejósin decir más, subiendo las escaleras para armarse, supuse. "¿Nos llamaras cuando hayas terminado, ¿verdad?" "Sí," su voz flotó hacia abajo. Dave miró su reloj. "Tengo que volver. No quiero que oscilen por miapartamento temprano y se pregunten por qué no estoy allí". Le di un abrazo final, resistiendo la tentación de decirle que tuvieracuidado. Era un soldado inteligente, duro, y él ya sabía eso. "Nos vemos pronto chicos" fue lo que le dije a Dave y Fabián, con laesperanza de mostrarme confiada y no como si fuera una oración. Fabiánpodría ser capaz de escapar indemne para advertirnos si el espionaje de Daveera descubierto, pero incluso siendo lo más rápido que pudiéramos, noseriamos capaz de rescatar a Dave a tiempo, y él lo sabía. "Saluda a Tate y al resto de los chicos", dijo Dave. "Lo haré." Mantuve la sonrisa hasta que ellos se fueron, y luego la dejé caer por micara como un puente caído. Vlad se alejo, diciendo algo acerca de comprobar asu gente. No era el único que tenía que hacer una llamada telefónica. Suspiré,entonces tomé mi móvil para llamar a Tate y darle la ubicación del último lugarpara poner bajo vigilancia --y esperando que no tuviera noticias terribles quetransmitir sobre mi madre o mi tío.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 260 Capítulo 27 TRADUCIDO POR ARACELI Y MAJO Miré a través de la ventana, perdida en mis pensamientos, sin apenasnotar los edificios borrosos por los que pasábamos. La mayoría de Memphis sehabía recuperado de las terribles inundaciones del año pasado, pero aquí y allá,todavía podías ver signos de los estragos del agua. Sin embargo, la gente sehabía recuperado, reabriendo los negocios y reconstruyendo las casas. Losfantasmas podrían haber probado ser un grupo sorprendentemente resistente,como apuntó Fabian, pero mi especie – o antigua especie, supongo – erabastante resistente también. Fruncí el ceño cuando Vlad giró la esquina y bajó una larga calle que noparecía ningún sitio cerca del bar donde se suponía que teníamos que ir. ―No te has perdido, ¿verdad?‖ Me miró fijamente, un lado de su boca se agitó en una débil sonrisa.―Trabajo de campo,‖ dijo, cogiendo la siguiente a la derecha. Eché una mirada al arco de hierro forjado al final de la calle y sacudí lacabeza. ―¿Un cementerio? Estuvimos de acuerdo en que Mencheres haría lavigilancia sobre Apollyon, ¡no nosotros!‖ ―No estamos aquí para buscar a Apollyon u otro ghoul,‖ replicó Vlad sinalterar la voz. Aparcó en el punto más lejano de la entrada antes de girarsehacia mí.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 261 ―Estamos aquí porque vas a intentar ese nuevo truco que aprendiste deMarie.‖ Por algunos segundos, me quedé sin habla, dividida entre mentir y decirque no sabía de qué estaba hablando, o preguntarle quien se lo había dicho, nopodía imaginar que Bones hubiera dicho nada a Tepesh. Desde luego no erancercanos. ―¿Qué crees que sabes sobre eso?‖ dije al final, lanzándole una miradadura. De ninguna manera empezaría a balbucear una confesión, incluso si meperforaba con la vieja mirada de conocimiento de Drácula. ―Sé que no empezaste a llevar ajo y hierba para crear una nueva moda, ytu repentina popularidad con los fantasmas no empezó hasta después que vistea Marie,‖ dijo Vlad, retorciendo su boca. ―No terminé de unir todas las piezashasta esta mañana, cuando te oí mencionar que eras capaz de soportar el freakyamuleto anti-fantasma de Marie durante la cursi conversación que tuviste conBones. Entonces me di cuenta de lo que pasaba. Muy impresionante, ser capazde absorber poderes de los ghouls también.‖ ―¿Estás loco?‖ susurré, mirando alrededor. ―¿Y si este cementerio estáplagado de la gente de tú-sabes-quién y te oyen?‖ Él bufó. ―No lo está. Sentiría si hubiera demonios aquí. Soy muchomayor que tú, así que mi rango es más fuerte. Las únicas cosas muertas en unamilla a la redonda somos tú, yo, y los que están enterrados bajo tierra.‖ Eso me tranquilizó, pero todavía recordaba la advertencia que Bones mehabía transmitido de Marie sobre lo que ocurriría si le decíamos a alguien quehabía bebido la sangre de ella. ―No son sólo los muertos o los no-muertos sobrelos que nos tenemos que preocupar que nos oigan,‖ dije, señalando con lacabeza hacia la ventana.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 262 ―Si ves un fantasma, sólo ordénale que no diga nada,‖ replicó Vladinexorablemente. ―Y no pienses que vas a desviar mi atención, Reaper.‖ Aw, mierda. Bien, ¿qué esperaba? A pesar de la armadura de ajo yhierba, algunos de ellos todavía encontraban la forma de llegar a mí y tenía queenviarlos lejos con la firme instrucción de no volver. Estando bajo el mismotecho que Vlad durante la semana anterior, tenía que haber escuchado algo,incluso aunque hubiera intentado dar mis órdenes realmente bajo. ―Esto no puede ser de conocimiento público,‖ dije finalmente. Vlad dejó escapar una sonrisa. ―Para usar una frase de tu generación, ‗nojodas‘.‖ ―Creo que esa expresión es más vieja que mi generación,‖ murmuré, perolo dejé pasar. Vlad lo sabía y eso era lo que había. Al menos no era del tipocotilla, así que todavía tenía una oportunidad decente de que no se supiera porahí. Pero lo que él quería que hiciera estaba fuera de duda. ―No entiendes lo que me estás pidiendo. No es tan fácil como sosteneruna postura52. Es demasiado peligroso.‖ Esos ojos verdes cobrizos miraron aburridos los míos. ―Sé muy bien loque Marie puede convocar, y si tú ahora puedes llamar también a talescriaturas, eso daría a los vampiros una ventaja importante si fuéramosincapaces de matar a Apollyon y prevenir que estallara la guerra.‖ ―Invocarlos no es lo que me asusta,‖ dije, con un escalofríorecorriéndome al recordar. ―Controlarles una vez que estén aquí, o enviarles devuelta, ese es el problema.‖52 Stance: posición, postura pero tb tiene connotación sexual.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 263 ―Esto es demasiado importante para que te niegues simplemente pormiedo,‖ replicó Vlad. ―Simplemente no lo entiendes.‖ Señalé con una mano el cementerio paraenfatizar. ―Esas cosas -Remnants, les llamó Marie- son como minas* de tierrafantasmales, ¡y me estás pidiendo que las pise y vea si puedo dirigir el radio deexplosión! No es miedo por mí por lo que digo no. No me hirieron la última vezy probablemente no lo harán de nuevo. Es miedo por ti si lo hago y fallo.‖ *minas, explosivos al interior de la tierra o el mar. Vlad alzó su mano. Las llamas la cubrieron, índigo y naranja saliendo através de su piel sin chamuscar ni un sólo pelo. ―El poder que tengo sólo es valioso porque puedo y lo usaré si esnecesario. Apollyon tiene razón; la nueva alianza de Marie con los vampirospuede cambiar el juego, y ahora tenemos la habilidad de contar con el arma másdevastadora de la nación ghoul a través de ti, pero no si te niegas a ejercer esepoder.‖ Recordé la sensación helada y voraz de los Remnants, la vorágine mentalde sus voces en mi cabeza, y me estremecí. ―Lo ejerceré, o lo intentaré, sólocomo último recurso. No sabes lo fuertes que son los Remnants. Podríalevantarlos, perder el control sobre ellos, y entonces terminar viendo como secomen a los aliados y enemigos por igual. Sólo un tonto arriesgaría unAvemaría en el primer cuarto del partido.‖ La ceja de Vlad se arqueó insolentemente. ―No, sólo un tonto esperaría aver si su mejor arma funciona durante una batalla en lugar de antes.‖ ―Hay días en los que realmente me pones a prueba, Tepesh,‖ le espeté.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 264 ―Y hay días en los que me pregunto cómo has sobrevivido tanto tiempo,‖contestó. ―No tendrás una oportunidad mejor de probar tus habilidades quejusto ahora. Bones no está aquí, así que tu mayor preocupación se ha ido, ypuedes arriesgar mi vida porque acepto el peligro, y porque los amigos puedenser escasos, pero no son irreemplazables. Ahora, entremos al cementerio yempecemos. Antes de que Mencheres llame y nos dé una conferencia sobre unamuerte temprana y lo peligrosa que es la idea.‖ La cara de Vlad había estado dura como el granito durante la primeramitad de la charla, pero entonces su boca se curvó casi con picardía con laúltima frase. Yo estaba llena de rabia por su despectivo comentario sobre mishabilidades de supervivencia, a pesar de lo casual con lo que asumía mireacción a su muerte, y la diversión con la que podía sonar un maestro vampirode más de seiscientos años, como un niño travieso planeando burlar a su niñera. ―Debes ser una de las personas más inusuales que he conocido, yconsiderando lo extrañas que son algunas, eso es decir mucho,‖ logré decir,sacudiendo la cabeza. Su sonrisa era descarada. ―Si te acabas de dar cuenta de lo original quesoy, Catherine, llegas incluso más tarde al juego de lo que imaginé.‖ ―Tu arrogancia merece su propio código postal, Drac,‖ dije, riendo apesar de mí misma. ―Y tú te estás entreteniendo. Salgamos y empecemos.‖ Mi flash de buen humor se desvaneció bajo una capa de nerviosismo.―Quizás deberíamos esperar a Mencheres. Con su poder, podría ayudar si lascosas se nos van de las manos-‖ ―No cuando es por algo que sale del suelo,‖ me cortó Vlad. ―La magia delas tumbas es inmune a la telequinesis de Mencheres. Es por lo que no pudo
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 265hacerles nada a los zombis en Nochevieja excepto empuñar una espada ymandarlos lejos como el resto de nosotros.‖ Buen punto. Nunca me había preguntado porqué Mencheres no habíaintentado parar el ataque con su poder. Probablemente porque estabademasiado ocupada pensando, ¡Dios Santo, vamos a morir! Y algunos de mis amigos han muerto. Nada bueno viene de alzarmágicamente a criaturas desde su tumba, según mi experiencia. Eso trajo otrapreocupación, una menos mortal pero mucho más embarazosa. Aclaré migarganta, mirando lejos de Vlad. ―Sabes, Marie dijo que no sería tan malo la siguiente vez, pero sólo por siacaso... si hago esto y pongo a los Remnants de vuelta, y entonces de repenteempiezo a ir hacia ti, no es adrede. Sólo son los efectos posteriores de estarconectada al hambre de la muerte. No es que de repente me vuelva loca dedeseo por saltar sobre ti.‖ Vlad echó la cabeza hacia atrás y soltó una carcajada. Lágrimas rosasbrillaban en sus ojos antes de que se controlara y mostrara sólo una ligerasonrisa. ―Me aseguraré de frustrar cualquier intento de acoso que puedas tenersobre mí o alguien más,‖ replicó al final, sus labios todavía temblando. Respiré profundamente y eché el aire, intentando centrarme antes de darel salto al otro lado, metafóricamente hablando. No tenía ni idea de cómolevantar a los Remnants, pero asumía que empezaría por intentar establecer laconexión que sentía con los fantasmas y trabajar a partir de ahí. ―¿Estás seguro de que quieres estar cerca mientras hago esto?‖ pregunté,lanzando una mirada preocupada a Vlad. ―A lo mejor, sales herido. A lo peor,no seré capaz de impedir que te maten.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 266 Su expresión era una mezcla de crueldad absoluta y desafío imprudente,haciéndome preguntarme si había mirado de esa manera en las cargas a caballodurante la batalla hace tantos siglos. ―He vivido al borde de la muerte la mayor parte de mi vida. Deja tusmimos para los niños, Cat; lo malgastas en mí.‖ Maldito príncipe rumano arrogante. Esperé que esas no fueran susúltimas palabras. ―De acuerdo.‖ Comencé a arrojar todos los paquetes de ajo y hierba quehabía metido dentro de mis ropas. ―Intentémoslo.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 267 Capítulo 28 TRADUCIDO POR PAU24 Los grillos chirriaban en una cadencia continua a nuestro alrededor, lamayoría de ellos escondidos en el pasto. Aunque a los mosquitos los podía verzumbando cerca, nos dejaron solos a Vlad y a mí. Supongo que no les gustabala sangre de los no muertos, lo que era algo bueno probablemente. El mundotenía suficientes problemas sin hordas de mosquitos inmortales añadidos alcaos. Vlad estaba repantigado sobre una lápida, observándomesilenciosamente. Había elegido ir a la sección más antigua del cementerio, nosólo porque era la más lejana a la calle y de cualquier transeúnte. Era tambiénporque, aunque irrelevante, pensaba que era más bonita. Las simples lápidascon forma de U invertida y cruces me recordaban a los cementerios alrededorde los cuales había crecido. Fueron los primeros lugares en los que traté cazarvampiros cuando era adolescente, pero nunca encontré ninguno en ellos. No metomó mucho darme cuenta que los vampiros tendían a pasar el rato en lugaresdonde se reunían los vivos, en vez de rodearse de los muertos no comestibles. No había otro vampiro o ghoul aquí excepto nosotros, pero no éramoslos únicos seres supernaturales acechando en la oscuridad. Sentí zumbidos en elaire, colgando como una niebla invisible, marcando la presencia de energíaresidual de fantasmas no sensitivos. Cada cierto tiempo, un pulso mayoratravesaría el aire, y yo miraría hacia su fuente justo a tiempo para alcanzar avislumbrar una apenas visible silueta antes de desaparecer. Este cementeriotenía más que sólo fantasmas residuales, pero me preocuparía de ellos después.Después de descubrir si podía hacer lo que había venido a hacer aquí.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 268 ―Mientras aun sea joven...‖ dijo Vlad. ―No has sido joven desde mil cuatrocientos, unos cuantos minutos másno van a hacer ninguna diferencia,‖ murmuré, pero después traté deconcentrarme en ese zumbido de energía en el aire. Tal vez esa era la puerta queguiaba hacia el lugar donde los Remnants dormían, cuando no eran arrojados aesta realidad. Traté de bajar todos mis escudos emocionales, dejándome abiertaa la magia que sabía que todavía residía en mi sangre de Marie. Destellos de plata aparecieron a toda velocidad, tan rápido que no habríatenido tiempo de sacar mi cuchillo incluso si hubiese servido de algo. En elinstante siguiente, estaba mirando a cinco fantasmas, dos de ellos hombres, lasotras tres mujeres, una de las cuales era una niña. Todos me mirabanexpectantemente. ―¿Si?‖ preguntó el fantasma con el bigote tupido a la antigua, como si seestuviera impacientando porque yo no había dicho nada. ―Ah, disculpen por molestarlos,‖ comencé, sintiéndome extraña por lapequeña niña fantasmal. Tenía una gorra con cintas y un vestido nebuloso quecaía hasta sus pies. Un camisón, me di cuenta, uno cuyo estilo no había sidocomún por cien años o más. Nunca había visto un niño fantasma antes, y mehizo sentir insegura de cómo responder. Me parecía incorrecto ordenarle a unniño pequeño que se vaya sin una explicación, especialmente cuandoprobablemente la había despertado. Detrás de las figuras espectrales, Vlad agitó su muñeca en el gestouniversal de apúrate. ―No quise llamarlos,‖ continué, antes de que él les dijera algo grosero.―Yo, eh, estoy aquí por otra cosa. Disculpen haberlos molestado. Por favor,vuelvan a lo que sea que estuviesen haciendo, y no mencionen que estuvimosaquí esta noche.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 269 Sin decir una palabra, los fantasmas se dispersaron, la niña pequeñadesapareció tan rápidamente como los otros. Luché contra la necesidad depedirles que volvieran y preguntar si alguien cuidaba de ella. Teníamos unaagenda, y Vlad podría prender fuego a mi ropa si comenzaba a preguntar si laniña había flotado hasta aquí sola, o con un apropiado tutor fantasmal. Pero después de diez minutos parada ahí con mis ojos cerrados,abriéndome a la energía sobrenatural en el aire y tratando de ordenarlesaparecer, los abrí con un suspiro. ―No está funcionando. Necesitamos tratar otra cosa.‖ Vlad arqueó una ceja. ―¿Nosotros? No puedo ayudarte con esto, Cat.‖ ―Si puedes,‖ respondí, acercándome a él. ―La ansiedad, rabia, o lucharparecen reagudizar mis poderes prestados. Estoy nerviosa por esto, peroclaramente no suficientemente nerviosa. Así que pégame. Fuerte. Para ver si esome enoja lo suficiente para hacer esto.‖ Bones había puesto en marcha mi habilidad para volar arrojándome deun puente—pero no había puentes aquí. Si Vlad y yo tuviéramos una sesión deentrenamiento justa, eso podría resultar contraproducente porqueprobablemente disfrutaría probándome contra un Maestro vampiro. Pero nodefenderme mientras me daban una paliza iría contra todos mis instintos comoluchadora, y apuesto que el dolor instintivamente gatillaría mi enojo incluso sisabía la lógica detrás de él. Había estado parada cuando hice la declaración, pero estaba sobre mitrasero al segundo siguiente, mi pecho ardiendo por un golpe que se sentíacomo si hubiera aplastado todas mis costillas. ¡Parecía que Vlad no necesitabaque lo convenza de dejar de lado su caballerosidad el tiempo suficiente paraobedecer!
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 270 ―Ese fue bueno,‖ conseguí decir, haciendo una mueca por el dolor de mishuesos volviendo a soldarse juntos. ―Hazlo de nuevo.‖ El cabello café de Vlad cayó sobre sus hombros mientras se inclinabahacia abajo para ayudarme a pararme. ―Como desees.‖ Esta vez, estaba preparada, pero sólo significó que me quedé de pie envez de aterrizar sobre mi trasero cuando Vlad soltó otro mazo, este en el áreamás suave de mi estómago. Técnicamente, golpes al cuerpo eran más fáciles derecuperar que uno a la cabeza, así que él estaba siendo cortés en ese aspecto,pero las tecnicalidades perdieron importancia ante el dolor atravesándome. Almenos no fue seguido por el dolor de mis costillas quebrándose esta vez. ―Mierda, eso dolió,‖ murmuré, inclinándome como reflejo. Un bufido despeinó mi cabello. ―Asumo que no estabas buscando algoque te haga cosquillas.‖ Y diciendo esto, Vlad disparó otro golpe, éste a mi costado. Me tambaleehacia atrás, la rabia explotando. ―¿No me puedes dar un segundo para recuperarme entre medio? ¡Es unmilagro que todavía estés soltero Tepesh!‖ ―Aunque ya te estás enojando, ¿no es así?‖ respondió, sin la mas mínimaseñal de remordimiento. ―Para de refunfuñar, Reaper. Te he visto en batalla.Puedes tomar mucho más que esto.‖ Sí, bueno, en la batalla era matar o ser matado, así que empezaba a hacerefecto la adrenalina, actuando como morfina contra el dolor. Esto, por otro lado,sólo dolía más que la mierda. Pero tenía razón. El dolor y la frustración por nodejarme a mi misma defenderme me estaba enojando. En el pasado, eso era unbuen signo cuando se refería a acceder a mis poderes prestados.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 271 ―Si esto es lo mejor que puedes hacer, supongo que tendrá que sersuficiente,‖ dije, para incitarlo. Necesitaría un ataque más brutal que esto paradejarme lista. ―Solo pensé que deberías saber—Bones golpea mucho más fuerteque tu.‖ Soltó una carcajada antes que otro golpe me enviara volando hasta otroárbol antes de caer al piso. Ahora dolía completamente mi frente y espalda.Definitivamente me estaba enojando, aunque todavía nada sucedía en cuanta ala actividad de los Remnants. O esto no estaba funcionando o tenía queenojarme mucho más, rápido. Me sacudí mientras saltaba para pararme, observando a Vlad acercarsecon mucha más lentitud que si estuviéramos luchando de verdad. ―Ese último fue mejor, pero dejar de golpear como una niña,‖ dije.―Sácate la correa. Sólo no me golpees contra ninguna de las lapidas. Este es uncementerio agradable. Romperlas seria irrespetuoso.‖ Vlad soltó algo que sonaba como un suspiro. ―Tú lo pediste.‖ Luché contra el impulso instintivo de defenderme cuando lo vi levantarel brazo. Ni siquiera me deje prepararme, el pensamiento revoloteado en micabeza que era malditamente bueno que Bones no nos pudiera ver ahora mismoo estaría furioso. Entonces todas las reflexiones mentales aclararon mi cabeza al mismomomento exacto que el puño de Vlad aterrizaba ahí. Estrellas explotaron en mimente, seguidas por un destello de un dolor abrazador y oscuridad. Cuandopude ver de nuevo, estuve vagamente sorprendida que la primera cosa queviera no fueran pequeños pajaritos azules haciendo un lento circulo sobre micabeza.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 272 ―De nuevo,‖ dije, preguntándome si era realmente posible para mivomitar. Por el latido en mi cabeza, podría serlo. El siguiente golpe me llegó a lo largo de la mandíbula. Mis dientes seapretaron suficientemente fuertes para sorprenderme de no habérmelostragado. Sangre caía por mi boca. Vlad la vio, hizo un ligero y desdeñosoencogimiento de hombros que me hizo querer golpearlo, y levantó su puñopara dar otro golpe. Nunca llegó. Sentí como si hielo recorriera mis venas incluso cuando unescudo de cuerpos transparentes se formaron sobre mí, desviando el golpe deVlad como si estuvieran hechos de diamantes en vez de sólo aire vaporoso. Éllos miro con un sombrío triunfo mientras el escudo de Remnants crecía a unapared—y después cayeron sobre él. ―Bien, funcionó,‖ dijo Vlad apretando los dientes aunque todo su cuerpoestaba cubierto por ellos. ―Magnifica arma. Esto duele…absolutamente en todoslados.‖ Las voces hicieron eco a mi alrededor, algunas tan bajas como gruñidos yotras en tonos tan altos que sonaban como uñas sobre una pizarra. Vlad teníarazón; obviamente había funcionado. Ahora venia la parte realmente difícil. Loshabía levantado, pero tenía que sacárselos de encima. Era difícil concentrarsecon ellos bombardeando mi mente con más voces de las que podía contar. Sitenía alguna esperanza de controlarlos, necesitaba usar las mismas técnicas quehabía desarrollado mientras aprendía evitar que los pensamientos de loshumanos me inundaran. Concéntrate en una voz. Sintonízala. Haz que todo lodemás desaparezca en el fondo. ―Vlad, habla,‖ le pedí. Era mejor estar concentrada en su voz en vez deperderme en la gran cantidad de susurros de ultratumba. Me puse de pie, sólo
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 273en ese momento dándome cuenta que había quedado en el suelo con su últimogolpe. ―Estoy bastante ocupado… por el momento,‖ escuché en medio deltorbellino de sonidos. ―Necesito tu voz,‖ insistí, temblando convulsivamente. Tenía tanto frio.Estaba tan cansada. Tan hambrienta. Vlad comenzó a cantar, las palabras roncas por su obvio dolor. Me tomóvarios segundos sentirme en control de mi misma lo suficiente paraconcentrarme en él—y para quedar asombrada que Vlad supiera la letra de‗Run This Town‘53. Me saqué eso de la cabeza mientras lo miraba. Su cuerpoestaba completamente cubierto por Remnants, y trataba de ignorar el lazo quesentía con ellos. La gélida, voraz hambre que amenazaba con cegarme de todolo demás. ―Aléjense de él,‖ le dije a las sinuosas formas retorciéndose. Nada sucedió. Ni uno de ellos siquiera se detuvo en su ataque contra élni para mirarme. ―Aléjense de él,‖ repetí, poniendo todo el miedo de lo que sucedería si nolo hacían en mi voz. Aun así los Remnants se deslizaban sobre Vlad, enrollándose a sualrededor y atravesándolo. Su cuerpo se arqueó de una manera que erademasiado familiar, diciendo su agonía incluso aunque él no se permitieragritar. Llamas brotaron en sus manos, pero los Remnants no se movieron paraevitarlas, ni tampoco parecía hacerles ningún daño el fuego cuando sedeslizaron sobre ellas. ¿Por qué lo haría? Suministró mi mente con miedo53canción de jayz con rihanna http://www.youtube.com/watch?v=yVA-xTBeHyM&feature=youtube_gdata
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 274creciente. Los Remnants estaban hechos de energía y aire. Dos cosas que nuncahan sido lastimadas por el fuego. ―Vuelven a sus tumbas ahora mismo,‖ intenté nuevamente, esta vez ladesesperación notándose en mi tono. Aun así, ni siquiera ralentizaron susmovimientos, o parecieron oírme en absoluto. Los había sacado desde el otrolado, pero como temía, no tenía control sobre ellos. Mi peor de los casos estabasucedieron justo en frente de mi mientras miraba a Vlad retorciéndose en untrivial esfuerzo por deshacerse de los Remnants que simplemente seguíandevorándolo, haciéndose más fuertes por su dolor y energía mientras él sedebilitaba. Entonces una idea se apoderó de mí mientras miraba las llamas en susmanos. No hacían nada para lastimar a los Remnants, pero seguro como elinfierno me iban a lastimar a mí. ―Vlad, golpéame con un bola de fuego,‖ dije en voz baja. ―Desmayarmefue lo que corto mi conexión con los Remnants la última vez, creo.‖ Valía la pena intentarlo. Si ya no estaba conectada a ellos, tal vezautomáticamente volverían por donde vinieron. Tenía que intentar algo. Misórdenes eran inútiles y Vlad no duraría mucho de esta manera. ―No.‖ Esa sola palabra estaba llena de dolor, pero no menos enfática.―Aprenderás…cómo controlarlos…aunque me mate.‖ ―Te matará, maldición,‖ solté con el pánico creciendo. ―Menos quejas…más aprender,‖ rechinó Vlad. Entonces cerró sus ojos,como si me estuviera despidiendo. ―Lo sé, soy delicioso. Ñam… ñam,‖murmuró a los Remnants alimentándose de él. El fuego continuó saliendo de susmanos, pero no envió ninguna de sus llamas en mi dirección. Terror y rabia seelevaron en mí ante la visión de los Remnants moviéndose incluso más rápido a
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 275través de su cuerpo. Se estaban haciendo más fuertes, ganando la energía quenecesitaban para matarlo, y él se los estaba permitiendo. ―¡Vas a morir si no me haces arder hasta dejarme fuera de servicio!¡Piensa en tu gente!‖ grité, desesperándome cuando nada de lo que hacía,incluso tirar de los Remnants con mis manos, parecía hacer que dejaran a Vladen paz. Ante eso, abrió sus ojos, verde esmeralda y brillando con tanto agoníacomo resolución. ―Lo hago…así que aprende,‖ dijo con un tono áspero. Solté un grito de pura frustración. Nada de lo que decía convencería aVlad de lastimarme. No si él pensaba que estaba protegiendo a su gentesacrificándose a si mismo. Bien. Si Vlad no me daba el golpe que me dejara fuera de servicio, loharía yo misma. Curvé mi puño y embestí lo más fuerte que pude contra un costado demi cabeza. Vi pasto cuando me derribé a mí misma, pero una mirada a Vladreveló que los Remnants todavía no se habían movido de él. Hijo de perra.Necesitaba algo más duro que mis propias manos. Una amplia lápida llamó mi atención, un ángel tallado en su superficie.Envié una disculpa mental a quienquiera que cubriera la tumba inclusomientras hacia una oración hacia arriba para que por favor funcionara esto. Entonces corrí hacia la lapida lo más rápido que podía, doble mi cuerpo,dirigiéndome con la cabeza como si fuera una bandera roja y yo fuera un toro. El dolor explotó en mi mente. Esa no era la única cosa destrozada,juzgando por los fragmentos de granito que vi cuando abrí los ojos. Me habíaabierto camino a través de la lápida para aterrizar en el pastó más lejos. Sacudí
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 276mi cabeza para aclararla, sintiendo sangre corriendo en algunas delgadas líneasdesde mi coronilla, y giré para buscar a Vlad nuevamente. Un grito agudo de alivió salió de mi cuando vi que todos los Remnantshabían sacado sus cabezas de él. Estaban mirándome, su ataque mortal sobre élsuspendido. Vlad comenzó a retroceder y ellos no se movieron para lanzarsesobre él nuevamente, sino que siguieron mirándome con una heladaexpectación. Por un momento aturdida, no estuve segura que era lo que lohabía conseguido. No fue desmayarme; estaban todos aun aquí. ¿Fue destruiruna lápida con mi cabeza de alguna manera la palabra mágica para ellos?Entonces, cuando sentí aquellos rastros húmedos descendiendo por mi rostro,me di cuenta. Sangre. Ese era su control remoto. Los Remnants habían aparecido solodespués que Vlad me hiciera sangrar el labio, igual como sólo habían aparecidodespués que Marie se había cortado su muñeca con esa pequeña mini daga ensu anillo. Debió haberse cortado con eso nuevamente para echarlos cuando noestaba mirando. Eso habría sido fácil; yo había estado mirando más con horrora Bones que enfocándome en ella. La sangre fresca de mi cabeza era suficientepara hacerlos parar de masticar a Vlad, pero pronto sanaría como lo habíahecho mi labio. No podía permitirles volver a atacar a Vlad. El no soportaríamucho más. No me molesté en sacar uno de mis cuchillos, sino que golpee mi manocontra los dentados y afilados restos de la lápida, haciéndome otra laceraciónprofunda. ―Muy bien, ustedes pequeños fantasmitas mortíferos,‖ murmuré. ―Mamádice que vuelvan a la cama!‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 277 Capítulo 29 TRADUCIDO POR PAU24 Cerré la puerta del auto, apoyándome contra ella por un segundo,pensando que si la vida fuese justa, podría ir arriba y tomar la más larga ycaliente ducha de la historia para ayudar a sacarme de encima el frio quetodavía impregnaba cada célula de mi cuerpo. En cambio, estábamos de vueltaen la casa sólo para poder cambiarme de ropa rápidamente. No podíadisfrazarme de fiestera feliz si iba cubierta con mi propia sangre ―Volvieron temprano,‖ declaró una voz seca. Miré hacia arriba para ver a Mencheres parado en la puerta de la casa.Vlad salió, cerró su puerta un poco más fuerte de lo necesario, y le dio alvampiro Egipcio una mirada hastiada. ―Problemas con el auto,‖ dijo, en una voz que retaba a Mencheres apreguntar algo más. ―Tú, sí que volviste temprano. ¿Encontraste algo interesante?‖ pregunté,tratando de distraer su atención del hecho obvio que estaba cubierta en sangremientras el auto se veía y sonaba bien. ―Nada que Dave no haya confirmado ya,‖ respondió Mencheres, con unligero encogimiento de hombros. No suspiré, pero sentí ganas de hacerlo. Supongo que era esperardemasiado que la dirección de Apollyon estuviera pintada al estilo grafiti enuna de las paredes como un gesto de sosiego del Destino después de la nocheque habíamos tenido—y todavía era temprano, para los estándares vampíricos.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 278 ―No te decepciones, Cat. No esperada encontrar nada. No es por eso quefui,‖ dijo Mencheres, abriendo la puerta del frente para nosotros. Levanté las cejas, pero entré, imaginando que era mejor mantener estaconversación en algún lugar diferente al pequeño patio. Vlad miró a Mencherescon igual curiosidad pero también me siguió dentro. Una vez que la puertaestuvo cerrada, le di una mirada de anhelo al sofá pero me quedé parada. ―¿Vas a decirnos por que fuiste entonces?‖ pregunté. ―Porque incluso aunque no esperaba encontrar nada nuevo, sería tontono asegurarse,‖ dijo Mencheres. Se recostó contra el marco de la puerta, la vivaimagen de la indiferencia. ―Además, si no hubiera ido, entonces ustedes nohabrían intentado ejercitar tus nuevos poderes, ¿no es así?‖ añadió. ―¿Sabías?‖ dije bruscamente, sin estar segura que me aturdía más, elhecho que Mencheres estuviera al corriente de que tenia la habilidad, o que mehaya dejado usarla sin chivarse con Bones. ―Tu, em, ¿lo sabes porque lo viste?‖Sería genial si sus visiones hubieran vuelto en toda su fuerza… La mirada que me dio Mencheres—y Vlad también, me di cuenta—eramordaz. ―No. Pero yo también los escuché esta mañana, así que no necesitabavisiones para predecir lo que haría Vlad si ustedes se quedaban solos suficientetiempo. La naturaleza de las personas puede decir mucho más que las visionesalgunas veces.‖ Vlad dejó salir una risita. ―Tu, perro astuto, ¡me tendiste una trampa!Aquí estaba yo pensando que estaba engañándote, pero en realidad, estabasjugando conmigo como una pieza de ajedrez.‖ Mencheres le esbozó una sonrisa que estaba llena de malicia. Me quedémirándolo, nunca habiendo visto al normalmente reservado Mega Maestrovampiro con tal maliciosa y burlona expresión.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 279 ―Te olvidas, Vlad, que soy yo quien te entrenó en la artería. Tal vez enunos cuantos siglos más, serás capaz de burlarme, pero aun no.‖ Entonces concentró su atención en mí y su expresión regresó a su normalseriedad. ―Obviamente fuiste herida intentándolo, pero ¿funcionó?‖ Miré a Vlad antes de hablar, notando la curvatura de sus labios que decíaque prefería tratar de no pensar en lo bien que había resultado. ―Oh sí. La sangre es la llave. Lo debí haber sabido, ¿cierto? Siempre es lasangre con los no muertos. Los vampiros necesitan alimentarse, y eso juega unpapel decisivo con los ghouls, porque puede que el trasplante de un corazónghoul sea el paso número dos en hacerlos, pero la sangre de vampiro antes ydespués de la muerte es el paso uno y tres.‖ Y con sangre había sido que Marie había obtenido sus poderes en primerlugar, como una Mambo cuyos poderes se hicieron permanentes cuando fueconvertida en ghoul. Recordando, parecía obvio que la sangre debió haber sidola primera cosa que debí haber tratado. Por otra parte, ya mostrada mi lógica, Vlad no lo había pensadotampoco, y él tenía bastantes más experiencia con la sangre que yo. Tal vezdebería parar de mortificarme y simplemente aceptar que sólo la retrospecciónera perfecta, no la previsión. ―Ahora sabemos que puedo hacer, pero me siento como el infierno,‖continué. ―Tengo tanto frio que mis dientes se romperían si todavía pudiesen. Yestoy suficientemente hambrienta para que ustedes dos comiencen a verserealmente, realmente bien.‖ Los labios de Vlad se curvaron. ―¿Es esta la parte donde se supone que terecuerdo que esto es sólo por el poder residual y que realmente no quieresengañar a Bones?‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 280 ―¡No ese tipo de hambrienta!‖ exclamé, mis ojos sobresaliendo porqueVlad haya pensando que yo casualmente había sugerido que quería hacer untrió con él y Mencheres. ―Quería decir hambrienta como para beber su sangre.No hambrienta de…ustedes saben.‖ Sin pensarlo, mi mirada voló a las áreas en cuestión antes de alejarse unavez que me di cuenta lo que estaba haciendo. Entonces mis mejillas realmentehormiguearon con mortificación cuando Vlad soltó una larga y sonora risa.Mencheres, más cortés, pretendió encontrar algo repentinamente fascinante enel marco de la puerta, pero vi sus labios retorciéndose. ―Mi querida Reaper,‖ dijo Vlad, todavía riéndose. ―Acabas deinspeccionar nuestros—― ―¡No!‖ Lo interrumpí de golpe, casi, abalanzándome hacia las escaleras.―Estoy cansada y todavía aturdida por los Remnants y…mierda, voy a tomaruna ducha. Quiero decir, no una ducha fría, porque no necesito eso‖—oh Jesús,sólo estaba empeorando esto—―porque ya tengo frio, y necesito estar caliente.Quiero decir tibia. ¡Oh, solo cállate!‖ Esto mientras Vlad continuaba riéndose todo el tiempo mientras subíalas escaleras. Al menos parecía de mejor humor después de su experienciacercana a la muerte, incluso si su nueva alegría era a costa mía. Arroganterumano. Pero considerando que yo había sido responsable de su reciente rocecon la muerte, tal vez le debía un poco de burlas masculinas. Considerandotodo, sus bromas eran lo menos que podía soportar para compensarlo. En cuanto a Mencheres, bueno, esperaba que con eso quedáramos amano. Me había visto en menos que mi ropa interior antes, así que si las cosaseran justas, me debía esa mirada. Además, no tenía porque ser nada más que una manifestación de las―futuras punzadas‖ del poder, acerca de lo cual Marie ya había advertido a
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 281Bones. En mi sano juicio, nunca le daría un vistazo a los paquetes de Vlad o—que Dios me ayude!—Mencheres. Y ninguno de ellos estaba usando pantalones apretados, así que no escomo si pudiera discernir nada específico, de cualquier manera. Una vez en mi habitación, sin embargo, no salté derecho a la ducha.Saqué mi celular, pinchazos en mi conciencia molestándome todavía. ―Bones,‖ dije tan pronto como me contestó. ―Sé que acabó de verte estamañana, pero wow, ¡cómo te extraño! *** Tres días después, estaba en el sofá, rascando a mi gato en su lugarfavorito detrás de las orejas, cuando un débil cosquilleo en el aire me hizo mirarhacia arriba. Me había vuelto mejor en reconocer las señales que indicaban queiba a aparecer en las cercanías un fantasma suficientemente fuerte paraatravesar mi maloliente campo de fuerza de hierba y ajo. ―Visitante,‖ anuncié, mi nueva manera para darles a Vlad y Mencheresun aviso para que paren de hacer cualquier cosa posiblemente incriminatoria.Que yo sepa, mi orden de silencio había funcionado para otros fantasmas antes,pero no necesitaba tentar al destino parloteando a que bar nos dirigiríamos estanoche. No es que importara mucho. No habíamos visto ni por asomo ningúnghoul fanático desde la noche del autocine. Tal vez el hecho que hayandesaparecido algunos de su grupo asustó a los otros ghouls lo suficiente paraevitar los lugares de reunión populares. O tal vez la razón por la que nohabíamos visto a ninguno de ellos últimamente era mucho más simple. A todoslos subordinados de Apollyon les estaban suministrando comida, así que notenían que salir a cazar. Aun así, seguíamos saliendo noche tras noche. Dave
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 282dijo que Scythe y la manada de ghouls que los habían llevado a su grupo aunestaban ahí. Tenían que aparecer en algún momento. Una vaga forma pasó a través de la puerta minutos después, aundemasiado difusa para distinguir algún rasgo en particular. Entonces elcontorno de nebulosidad se convirtió en un hombre esbelto con cabello castañoy patillas de comienzo del siglo veinte. ―¡Fabian!‖ dije, mi felicidad inicial reemplazada por miedo al ver sulúgubre expresión. ―¿Está bien Dave?‖ le pregunté inmediatamente. ―Por el momento,‖ el fantasma casi suspiró. ―Pero está pensando enhacer algo muy estúpido.‖ Me paré, mi gato siseó al ser empujado de mi regazo. ―¿Qué?‖ ―Dejarse atrapar espiando,‖ respondió Fabian. Mencheres y Vlad bajaron las escaleras. Les di una mirada sombría, yacomenzando a ponerme las botas. ―Necesitamos ir a buscar a Dave, ahora,‖ lesdije. ―¿Piensa hacer esto en la próxima hora?‖ preguntó Mencheres, poniendouna mano tranquilizadora sobre mi hombro. ―No lo creo.‖ Fabian me dio una mirada de impotencia. ―Dave no sabeque te lo estoy diciendo. Me hizo prometer que no lo haría, y no podríatraicionar ese voto, aunque ahora lo estoy traicionando al decírtelo.‖ ―No lo estás traicionando, lo estás salvando,‖ respondí con todo elénfasis de incontables malas decisiones pasadas. ―Algunas veces, la gentepiensa que no hay otra opción además de sacrificarse a sí mismo, pero eso nosignifica que estén en lo correcto. Ahora, ¿por qué Dave repentinamente piensaque necesita saltar sobre una granada por nosotros? ¿Qué sucedió?‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 283 ―Fue llevado a una reunión no programada anoche donde Scythe le dijoa todos que iba a dejar Memphis porque su trabajo aquí había terminado. Lepidió a sus seguidores que se quedaran ahí, permaneciendo fiel a sus creencias,porque pronto, su movimiento se extendería lo suficiente para poder actuarabiertamente contra los vampiros.‖ ―Mierda,‖ gemí, Vlad estuvo de acuerdo a regañadientes. Con cadanueva ciudad a la que fueran estos ghouls, continuaban infectando a otros consu odio. Scythe podría estar en lo alto de la organización de Apollyon, pero noestaba solo en su esfuerzo por difundir la paranoia de su líder. Peor, nosabíamos que área elegirían estos grupos para instalarse hasta que cuerpos devampiros señalaran el camino, y para entonces, sería demasiado tarde. El viejodicho que la mejor ofensa era una buena defensa no hacía mucho paracalmarme cuando se trataba de un juego con apuestas tan altas. No sabía cuál era la definición de Scythe de ―pronto‖ en cuanto a unarevuelta abierta. Para los no muertos, ―pronto‖ podrían ser semanas, algunosaños o una década. Pero cualquiera fuera el periodo de tiempo, no le podíapermitir a él y Apollyon que alcanzaran ese objetivo. Dave sabía lo peligrosoque sería eso, también, lo cual era porque estaba considerando algo tan riesgosocomo dejarse atrapar a propósito ―Dave cuenta con ser llevado a un interrogador que podría saber dondeesta Apollyon. Así que cuando nos digas a Mencheres, Vlad y a mi dónde está,llegamos a tiempo para salvarlo y atrapar a los tipos malos, ¿cierto?‖ pregunté. El fantasma asintió miserablemente. ―Sí.‖ Las cejas de Vlad se juntaron reflexionando mientras yo decíabruscamente, ―De ninguna manera.‖ ―Es un riesgo aceptable,‖ insistió tranquilamente.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 284 ―No, no lo es, porque probablemente sólo le cortarían la cabeza a Dave yhuirían antes de preguntarle siquiera una cosa,‖ respondí. ―La gente deApollyon no necesita respuestas de Dave. ¿Qué no saben ya? Saben queestamos tras ellos, creen saber dónde está Bones y yo…no tienen razón paramantener vivo a Dave suficiente tiempo para que lo recatemos. Si Dave noestuviera siendo tan idiotamente noble, se daría cuenta de eso.‖ Vlad se encogió de hombros. ―Entonces Fabian debería regresar y decirlea Dave que comience su confesión con el hecho de que no eres realmente tú laque está en Ohio. Eso debería despertar su interés lo suficiente para querersaber más.‖ ―Aun así es demasiado peligroso,‖ dije con los dientes apretados. La mirada de Vlad se volvió dura. ―Arriesgar una vida para salvar amiles no es demasiado peligroso. Si eres demasiado débil para ver eso, entoncesno deberías ser responsable de ninguna de las vidas debajo de ti en la línea deBones y Mencheres.‖ ―¿En serio?‖ Moví mi mano, indicando la habitación en general.―¿Entonces por qué no estás con los ghouls que querían volarme la cabeza comoataque preventivo para terminar la guerra antes que comenzara? Sólo soy unavida, después de todo. ¿No le quitaría mi muerte un montón de fuerza a lamáquina de guerra de Apollyon?‖ Vlad dio una zancada hacia delante, luz verde derramándose de sus ojosmientras me agarraba. ―Eres mi amiga,‖ dijo a través de dientes apretados. ―Notengo muchos de ellos, aunque no presumas por un momento que no tesacrificaría si verdaderamente sintiera que es la mejor manera de evitar estaguerra.‖ Me soltó igual de abruptamente, mis hombros todavía punzando por sufuerte agarre. ―Pero creo que Apollyon seguirá a toda costa,‖ continuó, dándose
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 285vuelta para caminar lejos de mi. ―Sólo reclamó que no estabas realmentemuerta, que era un truco. Y además ahora eres más útil para la naciónvampírica con tu reciente…habilidad.‖ Me quedé mirando a Vlad. Su espalda estaba hacia mí, su largo y oscurocabello todavía agitándose por su rápido movimiento. No fue su declaradafrialdad acerca de mi vida, o la de Dave, lo que me puso triste cuando lo miré.Era porque, incluso cientos de años después de la pérdida de una vida quehabía que admitir que lo había devastado, Vlad todavía no podía admitir quesacrificar una vida debería ser siempre el último recurso. No el primero, laopción más fácil. ―Si no hubiera otra manera, estaría de acuerdo que esta cosa con Davevale la pena. Pero no hemos mirado todas las opciones todavía, así que digoque no. Y si todavía no puedes ver el valor de una vida, entonces tal vezdeberías repensar ser responsable por todas las vidas debajo de ti en tu línea,‖repliqué calmada pero con un trasfondo de acero. Vlad se dio vuelta, clavándome con una mirada que debería habermehecho retroceder varios pasos. No lo hice. Le sostuve la mirada con unaigualmente dura. Diablos no me acobardaría ni disculparía cuando sabía quetenía razón. ―Entenderás el sacrificio mucho mejor cuando seas mayor‖ fue lo quemurmuró Vlad después de varios momentos cargados de silencio. ―No es sacrificio si no significa nada, y si la vida de una amigo no esvaliosa para ti, entonces no hay perdida en el ofrecimiento,‖ contrarresté. Su mirada osciló hacia mi derecha, donde Mencheres nos observaba conuna expresión ensombrecida. Si lo juzgaba por sus acciones pasadas, sabía queMencheres era suficientemente despiadado para estar de acuerdo con Vlad deque el riesgo de Dave era aceptable sin molestarse en mirar otra opción
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 286primero. Diablos, si quería, podría forzarme a quedarme aquí mismo,esperando inútilmente mientras Dave daba ese paso irrevocable. Uno golpe desu poder telequinético, y sería incapaz de moverme, menos aun dejar la casapara ir en busca de mi amigo. Por supuesto, un golpe de mi nuevo poder prestado y podría darle aMencheres un tema completamente nuevo sobre el cual reflexionar. Fijé misojos en los del Maestro vampiro, viendo por el ligero ceño fruncido de sumirada que sabía lo que estaba pensando. El escaso espacio entre nosotrosparecía crecer a un largo, siniestro camino mientras nos mirábamos a lo largode la habitación. Mis colmillos se deslizaron fuera, ocultos por mis labios, las afiladaspuntas tocando el borde de mi lengua. Un golpe y podría convocar Remnantscon mi sangre, dejando tanto a Vlad como a Mencheres incapaces de detenermede ir a buscar a Dave. La pregunta era, ¿podría Mencheres envolver su poder amí alrededor lo suficientemente fuerte para prevenir ese diminuto movimiento?Y más importantemente, quería usar a los Remnants como un arma contra misamigos, incluso si era para ayudar a otro amigo? Después de varios momentos, Mencheres me dio una pequeña sonrisa,inclinando su cabeza. ―La vida de un amigo es de hecho demasiado valiosa paraarriesgarla a menos que sea como último recurso. Detendremos a Dave de haceresto mientras exploramos otras opciones.‖ Permanecí tensa. ¿Era esto un truco? ¿Si retraía mis colmillos, envolveríaMencheres su poder a mí alrededor mientras sonreía por lo crédula que era? Vlad obviamente no pensaba que era un ardid. Soltó un gruñidofrustrado. ―Kira te ha vuelto suave.‖ ―Abrió mis ojos,‖ refutó Mencheres serenamente. ―Y tú, mi amigo,protestas demasiado. Antes de saber de su habilidad, podrías haber secuestrado
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 287a Cat para matarla con adecuados testigos vampiros y ghouls. EntoncesApollyon no podría refutar su muerte. Bones te mataría después, y yo estaríafurioso contigo, pero tu gente estaría protegida y la guerra detenida. Así que siverdaderamente creyeras que la vida de un amigo no es suficientementepreciosa para protegerla, no estarías aquí poniéndome mala cara ahora.‖ Vlad murmuró algo en un lenguaje que no reconocí. Lo que sea quefuera, no sonaba como ―¡Buena jugada!‖ y la mirada que le dio al otro vampiroadvertía que Vlad podría hacer combustión en cualquier momento. ―Oooh, ¿quién es realmente un pequeño blandengue en el interior?‖ letomé el pelo, sintiendo algo del miedo yéndose de mi. Sería difícil, verdad, peroencontraríamos otra manera de derrotar a Apollyon, Scythe, y todos los otrosodiosos belicistas bajo su poder. ¿No me había dicho Bones repetidamente en elpasado que siempre había otra manera? ―En realidad, Reaper, el pensamiento de tu muerte no me molesta por elmomento,‖ rechinó Vlad. Ignoré eso. Podía soplar y soplar todo lo que quisiera, pero Vlad seguíaprobándome que sólo era brutal cuando las circunstancias lo requerían. A pesarde su aterradora reputación, la lealtad era el punto fuerte de Vlad, no lacrueldad. Me giré hacia Fabian, que se había quedado callado los últimosminutos. ―Primero, vamos a ir a buscar a Dave. Y después‖—miré a Mencheres—―tú y yo vamos a reunirnos con nuestros esposos, porque si Scythe y la pandillase van de Memphis, no tenemos motivos para quedarnos más.‖ Me había puesto ambas botas y estaba ocupada rellenándolas—y otraspartes de mi cuerpo—con armas cuando mi bolsillo de la cadera vibró de unamanera familiar. Saqué mi celular, respondiendo, ―¿Sip?‖ sin molestarme enmirar quien llamaba.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 288 ―Cat.‖ Sólo dijo mi nombre, pero algo en la voz de Tate me hizo congelarme tanabruptamente como si Mencheres hubiese liberado toda la fuerza de su podersobre mí. ―¿Es Don?‖ dije en voz baja, mi pecho apretándose de una maneradolorosa. No puede ser. ¡Tan sólo hablé con él hace un par de días! gritaba minegación. ―Si,‖ respondió Tate brevemente, pero su tono sonaba en carne vivacomo yo me sentía. ―Ve a la oficina de Seguridad Marítima en Memphis. Unhelicóptero te está esperando.‖ Tuve que tragar dos veces antes de poder contestar. ―Voy en camino.‖ Presioné finalizar con dedos que se sentían flojos, levantando la miradapara encontrarme con la oscura y compasiva mirada de Mencheres.Obviamente había escuchado la llamada. ―Ve,‖ dijo. ―Vlad y yo iremos a buscar a Dave y te encontraremos ahí.‖ Vlad me dio un corto asentimiento en confirmación. Paré de apilar armasy subí las escaleras. Sobre la cómoda estaba mi anillo de diamante rojo. Era tandistintivo que no había podido usarlo durante nuestras caserías de ghouls, perome lo puse ahora, consolándome con su peso familiar. Después agarré eltransportador de mascotas. Sabía que no iba a volver, y aparte de mi anillo dematrimonio y mi gato, todo lo demás era reemplazable.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 289 Capítulo 30 TRADUCIDO POR PAU24 Llegarás a tiempo. Me dije a mí misma todo el camino en auto y aéreo. Aunque el recinto noestaba muy lejos—sólo al otro lado del Tennessee, de hecho—aun así estabatiesa de miedo que fuera, en efecto, demasiado tarde. El helicóptero aterrizópoco menos de dos horas después de la llamada de Tate. Apenas un tic en elreloj, considerando todo, pero parecía como si los segundos se arrastraran condespiadada indiferencia ante mi urgencia. Un vampiro me esperaba en el techo, su cabello oscuro azotándose porlas aspas del rotor. No era Bones, aunque ya lo había llamado y estaba encamino. Era mi madre que tomó mi mano sin decir nada cuando salté delhelicóptero, manteniendo mi paso mientras caminaba a grandes zancadas alinterior del edificio. Mis escudos mentales estaban arriba tan alto como podía,porque no creía que pudiera soportar si pasaba a escuchar un pensamientovago diciéndome que Don ya había muerto. Ni siquiera podía soportar ver a mimadre mientras nos dirigíamos directamente a los ascensores, menos hacer lapregunta que quemaba un agujero en mi garganta. Estaba demasiado asustadade cual podría ser la respuesta. ―Está vivo, Catherine,‖ dijo tranquilamente. Me tragué un sollozó de alivio que amenazaba abrirse camino haciaafuera, consiguiendo asentir mientras lágrimas volvían borrosa mi visión. Laspuertas del elevador se abrieron y entré, parte de mí registrando que la últimavez que había estado en un ascensor fue cuando los ghouls me tendieron laemboscada en el Ritz.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 290 ―¿Es el cáncer que está empeorando, o sucedió algo más?‖ Más les vale que haya sucedido algo más, añadí silenciosamente. Habíallamado a Don cada pocos días para saber de él, además recibía actualizacionesregulares de su salud por Tate. Nadie había insinuado que iba de mal en peor.Si Don había estado empeorando a un ritmo constante las últimas semanas ytodos habían estado mintiendo sobre eso, dejaría de hablar con cada uno deellos, incluida mi madre. ―Tuvo un ataque cardiaco hace unas horas.‖ Cerré mis ojos, absorbiendo el oleaje de dolor que me llegó. Los ataquescardiacos eran suficientemente letales por si solos. Añádele uno a la salud yadevastada de Don, y sabía lo que significaba. Dedos fríos apretaron los míos. ―Todavía está resistiendo,‖ dijo. ―Sabeque vienes.‖ ―¿Está despierto?‖ estaba sorprendida, pero como más podría saber queestaba en camino. Miró el piso, moviéndose incomoda. ―Lo estaba la última vez que lo vi.‖ Incluso entre el miedo, preocupación, y dolor capté un tono en su vozque reconocía bien. Estaba a la defensiva. Las puertas del ascensor se abrieronen el segundo subnivel donde estaba la Clínica, pero no me moví. ―¿Qué es lo que no me estás diciendo Mamá?‖ Ella soltó mi mano para hacer un gesto hacia el transportador demascotas. ―No es estéril que un animal esté en la misma habitación que Don.Todo ese pelo. Puedo llevar a tu gato a tu antigua oficina mientras tu—―
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 291 ―¿Qué no me estás diciendo?‖ repetí, golpeando con una mano la puertadel elevador cuando se comenzó a cerrar. ―Crawfield.‖ Nuestras cabezas se levantaron, pero la mirada índigo de Tate era sólopara mi madre mientras se acercaba al ascensor. ―Sal de este piso, Crawfield. Te dije que no te acerques a cien metros deDon. Cat.‖ La voz de Tate se suavizó. ―Ven conmigo.‖ ―No hasta que alguien me diga que está sucediendo, y como todossabemos estoy apurada,‖ gruñí. ¿Estaba prohibido para mi madre acercarse acien metros de Don? ¿Qué diablos había pasado? ―Violó directamente las órdenes medicas de Don,‖ dijo Tate, su miradaahora destellando esmeralda. ―¡Y estaría muerto ahora si no lo hubiera hecho!‖ Mi madre dejó deobservar a Tate para darme una mirada de súplica. ―Esa es la única razón por loque le di la sangre—― ―Lo cual no tenías derecho a hacer. Sabías que tenía una orden de NR54,‖dijo Tate bruscamente. Nuevas lágrimas inundaron mis ojos mientras entendía lo que habíasucedido por los fragmentos de sus argumentos. ―¿Don tenía ‗no resucitar‘ ensus órdenes medicas, pero tú le diste algo de tu sangre cuando tuvo el ataquecardiaco para traerlo de vuelta?‖ dije con un tono áspero, mirando a mi madre através de una bruma rosada. Ella bajó la mirada. ―Sabía que lo querrías ver una última vez.‖54 No resucitar
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 292 Solté el transportador para envolverla en un feroz abrazo, escuchando susorprendido ―uuf‖ incluso mientras Tate soltaba un sonido asqueado. ―Puedes abrazarla todo lo que quieras, pero está suspendidaindefinidamente, así que sal de este piso, Crawfield. Antes de que te saque apatadas.‖ La solté para darme vuelta hacia Tate. ―¿No puedes dejar de ser unimbécil ni siquiera bajo estas circunstancias? ¡Qué te pasa, Tate!‖ Mi voz era alta. El equipo médico detuvo sus actividades para mirarnosantes de volver rápidamente a lo que estuvieran haciendo. ―Llevaré el gato a tu oficina, como dije,‖ murmuró mi madre, volviendoal ascensor y golpeando el botón de cerrado. Tate tomó mi brazo, guiándome por el pasillo, y fue sólo porque no sabíasi Don estaba despierto y podía oírnos que no lo envié volando por el pulidopiso estéril. ―A pesar de las circunstancias, desafía ordenes‖ declaró Tate,manteniendo baja su voz. ―Si quiere estar en el equipo, necesita aprender aobedecer ordenes incluso si no está de acuerdo con ellas.‖ ―Algunas cosas son más importantes que las órdenes,‖ sisee de vuelta,deteniéndome antes que nos acercáramos demasiado a la habitación de mi tío.―Don podrá ser nada más que un jefe para ti, pero significa un poco más queeso para mí. ¡Al menos mi madre se dio cuenta de eso, incluso si tú te rehúsas!‖ ―No te atrevas,‖ dijo Tate en voz baja. Acercándose hasta que estábamosnariz con nariz. ―No te atrevas a quedarte parada ahí y pretender que eres laúnica que pierde un miembro de su familia. Crecí pasando de casa de acogidaen casa de acogida hasta que cumplí dieciocho y me uní al ejército. Pasé los
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 293próximos cinco años tratando de olvidar todo lo que me había sucedido antesde enlistarme. Entonces Don me tomó bajo su ala cuando tenía veintitrés. Laprimera maldita persona a la que le importé una mierda, que recordaba micumpleaños y me enviaba una tarjeta. En recordar que en las vacaciones estaríasolo a menos que pasara pretendiendo hablar sobre trabajo. Todo esto fue antesque siquiera lo conocieras.‖ La voz de Tate se hizo más pesada con la emoción.―Mataría o moriría por ese hombre, nunca pienses que no lo haría.‖ ―¿Entonces por qué simplemente lo dejas morir?‖ demandé, la últimapalabra quebrada por el dolor creciendo dentro de mí. ―Oh, Cat.‖ Suspiró Tate, todo su cuerpo flaqueando como si algo dentrode él se hubiese desinflado mágicamente. ―Porque no es mi decisión. Es de Don,y ya la tomó. No me gusta, no estoy de acuerdo con ella, pero segurísimo que lavoy a respetar.‖ Y tú también, flotó pesadamente en el aire, incluso si no lo dijera. Mirépor el pasillo hacia la habitación de mi tío, escuchando pitidos del ECG que notenían el ritmo estable que deberían. ―Voy a tenerla tomada con tu madre hasta que aprenda que no puedeignorar órdenes de nuevo, pero, Cat…‖ Tate levantó su mano como si fuera atocarme, después la bajó. ―A pesar de que no debería haberlo hecho, estoycontento de que llegaras a tiempo,‖ finalizó, desviando la mirada con un brilloen sus ojos. Mi rabia se desinfló con la misma brusquedad con la cual su postura sehabía desplomado. Sería más fácil aferrarme a ella, lo sabía. Mas fácil enojarmepor eso y cada cosa que Tate haya hecho alguna vez para molestarme, pero esosería tratar de camuflar mi dolor por perder a alguien amado. Tate quería aDon, también. Lo sabía incluso aunque le había lanzado el comentario del ―jefe‖antes. Además de mi, Tate estaba sufriendo más que nadie, pero estaba
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 294manejando su dolor de la manera que siempre lo había hecho—siendo un buensoldado. Y yo estaba manejando mi dolor de la manera que yo lo hacía—huyendode él con negación y rabia. De nosotros dos, yo debería ser la que esté copiandomecanismos. Lentamente, extendí mi mano, tocando suavemente la mejilla de Tate ysintiendo una ligera barba que decía que no se había afeitado hoy; muy alcontrario de sus impecables y reglamentados hábitos de aseo. ―Don te ama también,‖ susurré. Después me alejé, dejando solo a Tate para entrar a la habitación de mitío.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 295 Capítulo 31 TRADUCIDO POR PAU24 Sabía lo crítica que era la condición de Don. Lo entendía, si no hubierasido por la intervención de mi madre, ya estaría muerto. Pero de algunamanera, no había aceptado verdaderamente que estaba muriendo hasta queentré a su habitación y los pedazos finales de mi negación fueron arrancados demí. No era la palidez azulada en las facciones de Don mientras yacíaacostado sobre la cama, con los ojos cerrados. No era el traje de hospital quehabía rehusado usar antes, ni la máquina del ECG que mostraba sualarmantemente baja presión, o el pesado aroma de lo que ahora suponía eracáncer. No fueron siquiera sus erráticos latidos que me llevaron a la realidadque esta sería la última vez que vería a mi tío. No, era la bandeja rodante en unaesquina sin su teléfono, laptop, o cualquier archivo—eso rompió mi corazóncon todo el dolor de mil dagas de plata. ¡Hablaste con él hace sólo cinco días! Gritaba una voz en mi interior.¿Cómo pudo llegar a esto tan rápido? Hice retroceder el sollozo que amenazaba liberarse y me acerqué a sucabecera, muy suavemente recorriendo con mi mano su brazo. Tenía miedo demolestarlo dejándole saber que estaba aquí, y miedo de no hacerlo. Estabaconectado a un ECG, pero además de los tubos en su nariz, respiraba por si soloen pequeños soplidos superficiales que no le daban suficiente oxigeno,juzgando por su palidez. Me senté en silencio por media hora, observándolo, recordando laprimera vez que había visto a Don, hasta la última vez que lo había visto antesde ahora. Teníamos tantas buenas y malas historias entre nosotros, pero los
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 296errores del pasado perdieron importancia bajo mi creencia de que Don siemprehabía tratado de hacer lo que pensaba que era lo correcto. Eso no lo había hechosiempre un buen tío, sino que lo hacía lo que éramos todos—personas condefectos que trataban hacer lo mejor bajo circunstancias difíciles. No teníarencores por nuestro pasado. Sólo gratitud de que él hubiera estado en mi vida,y el deseo que no tuviera que dejarla ahora. ―Cat.‖ La más débil sonrisa apareció en la boca de Don cuando despertóy me vio al lado de su cama. ―No pensé que conseguiría verte de nuevo.‖ Tomé una respiración profunda. Era eso o perdería el frágil control sobremis emociones que evitaba que rompiera a llorar incontrolablemente. ―Sí, bueno, no lo habrías hecho, excepto que escuché que estás teniendoproblemas de desobediencia con tu nueva recluta,‖ dije, consiguiendo sonreíraunque me sentía como si mi cara fuera a astillarse. Don soltó una pequeña, dolorosa risa. ―Resulta que tu madre obedeceórdenes igual de bien que lo hacías tú.‖ Su comentario irónico sirvió para subrayar nuestra historia,intensificando mi dolor ante el pensamiento de perderlo. La única emoción quemi padre y yo compartíamos era nuestro odio mutuo, pero Don habíaencontrado la manera de entrar en mi corazón incluso antes que supiera queestaba relacionada con él. ―Sabes lo que dicen sobre la manzana y el árbol55,‖ repliqué. Entonces micompostura se agrietó y unas cuantas lágrimas salieron a pesar de mi mejoresfuerzo por contenerlas. Oh, Cat, no llores.55 Se refiere al dicho que la manzana no cae lejos del árbol.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 297 Don no lo dijo en voz alta, pero lo leí en sus pensamientos tan claramentecomo si lo hubiera gritado. Su mano se movió, acariciando la mía antes que susojos se cerraran. ―Todo estará bien,‖ susurró. Y escuché otra cosa que no dijo, pero hizo eco en mi mente con másclaridad de lo que pensé podría soportar. Estoy contento porque el dolor terminará pronto… ―Don.‖ Me incliné hacia delante, acariciando su mano suplicantemente.―Dijiste que no antes, pero no es demasiado tarde si cambiaste de parecer.Todavía puedo—― ―No,‖ interrumpió, abriendo sus ojos. ―He vivido más tiempo de lo quedebería. Prométeme que me dejarás ir, y que no tratarás de traerme de vuelta.‖Estoy cansado, tan cansado, suspiraron sus pensamientos. Un pedazo de mi corazón se rompió, pero mantuve su mirada y asentímientras forzaba las palabras a salir, limpiándome otra lágrima que se deslizabapor mi mejilla. ―Lo prometo.‖ Buena chica. Estoy orgulloso de ti. Muy orgulloso. Me levanté y comencé a caminar de un lado para otro para que nopudiera ver que más lágrimas salían volando al escuchar eso. Había estado enincontables batallas antes, pero dejarlo ir tomaría un tipo de fuerza que no sabíasi tenía.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 298 ―No sabes cuánto te voy a extrañar,‖ susurré, dándole la espalda,tratando de limpiar las lagrimas que no paraban de salir sin importar cuántotratara de contenerlas. Gruñó suavemente. ―Te extrañaré también.‖ Te quiero, sobrina. Desearíahaberte conocido antes. No debí haber esperado tanto… Un sonido estrangulado escapó de mí al escuchar eso. Enterré mis uñasen mis palmas, esperando que el ligero dolor físico me distrajera lo suficientepara controlar mi aguda angustia emocional. No lo hizo. Mi corazón se encogió,doliendo por una herida que ninguna cantidad de habilidades curativassupernaturales podrían aliviar. Momentos después, escuché unas zancadas familiares de botas y sentípoder en el aire que reconocería en cualquier lado. Dios, Bones había llegadorápido. Eso sólo machacaba más mi frágil control. Había venido rápidamenteporque sabía lo devastada que estaría, y lo amé más por eso incluso aunque merecordara cuanto me dolería cuando Don se haya ido. Entonces Bones estaba a mi lado, su mirada oscura barriendo lahabitación para asimilar todo en un instante, sus duros brazos estirándose paratirarme hacia él. Me permití unos preciosos segundos para hundirme en suabrazo, sin necesitar pretender que era fuerte con él, antes de darme vuelta paradarle a Don una sonrisa forzada. ―Mira quien más logró llegar.‖ ―Veo eso.‖ Entonces una dolorosa tos se apoderó de mi tío. Bones tomómi mano mientras su corazón tenía entre latidos varias pausas siniestras.―Resultaste un hombre mucho mejor de lo que esperaba,‖ dijo con voz ásperauna vez que recuperó el control.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 299 Bones observó a mi ti tío, su mirada fija y seria. ―Tú también, viejohombre.‖ ―Bones y yo hablamos,‖ dije, tratando de sonreír para no echarme a llorarante el conocimiento que ésta era su manera de decirse adiós. ―¿Recuerdas queofreciste entregarme como novia? Bueno, nos gustaría aceptar.‖ La boca de Don se retorció en una melancólica sonrisa antes que susfacciones se tensaran, su pensamiento revelando que más dolor estallaba en supecho. Miré el ECG aunque sabía lo que mostraría. La sangre de mi madre lohabía traído de vuelta, pero no sería por mucho. Su corazón estaba fallandojusto en frente de mis ojos. ―Me temo que no estaré para tu boda, Cat,‖ murmuró, sus ojoscerrándose. ―Si lo harás,‖ dije, tan fuerte que los ojos de Don se volvieron a abrir y sequedaron así. ―Porque vamos a renovar nuestros votos aquí y ahora.‖ ―Cat.‖ Su rostro estaba lleno de tristeza. ―Estabas planeando una granboda una vez que las cosas se…calmaran. No tienes que arruinar esos planes…‖ Se detuvo para cerrar sus ojos, su respiración y ritmo cardiacodescendiendo por un momento. Me mordí el labio, apretando la mano de Boneshasta que oí un crujido que me hizo soltar mi agarre. ―Estás son difícilmente las mejores circunstancias,‖ finalizó mi tío unosmomentos después, agitando una mano vagamente a las maquinas al lado desu cama. Recordé cuando era una niña pequeña, y cómo había imaginado quesería el día de mi boda. Había imaginado usar un vestido blanco, por supuesto.Imaginado a mi abuelo preocupado por su corbata como siempre lo hacía
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 300cuando se veía forzado a usar una, y mi abuela respondiendo que sí, estabaderecha, rodando un poco los ojos. Mi madre estaría ahí, sonriendo porqueestaba demasiado feliz por mí, y tendría amigas que estarían ayudándome aprepararme para caminar por la iglesia. Mi ramo de flores tendría rosas y floressilvestres, mi cabello estaría tomado, y miraría a mi futuro esposo a través deun vaporoso velo blanco que sólo sería levantado una vez que fuéramospronunciados marido y mujer. Por supuesto, había imaginado todo eso cuando no creía en vampiros,menos me había dado cuenta que era mitad uno. Bones había querido darmeuna versión cercana a ese sueño, de alguna manera sabiendo que todavía loquería, pero la vida que llevábamos seguía interfiriendo con hacer esa fantasíade la boda blanca realidad. Mi boda nunca sería como ese sueño de cuando era niña. No sería ahora,tampoco, en el ala médica de una instalación secreta del gobierno que vigilabalas actividades de los no muertos. Mi boda había sido en un campo de batallamanchado de sangre, presenciado no por amigos o familia, sino por cientos devampiros que nunca había visto antes. Mi novio no había levantado un veloblanco de mi rostro ante la declaración de un ministro de que estábamoscasados. En vez de eso, él había cortado su mano y la había sostenido hacia mí,jurando por su sangre que seria para siempre su esposa, si decidía aceptarlocomo mi esposo. Ese era el día de mi boda. Más o menos el opuesto exacto de todo lo quehabía soñado, pero no trataría de sustituirlo por nada más, la imagen que habíatenido de mí misma cuando niña era alguien quien nunca sería, y era sólorecientemente que me había dado cuenta que estaba bien ser quien era. Lanovia podría estar usando un vestido negro de puta en vez de uno hermosoblanco, o tener sangre en sus manos en vez de sostener un ramo de flores, pero
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 301ninguna mujer había sido alguna vez tan afortunada como lo fui yo el día queBones levantó su mano y me declaró su esposa. ―‘Esto no es sobre circunstancias‖ respondí, continuando luchandocontra las lágrimas mientras trataba de resumir todo lo que había aprendidosólo recientemente. ―Es acerca de la familia.‖ Don no había estado ese día. Tampoco mi madre, y mis abuelos habíanestado muertos hace años para ese entonces. Pero ambos podrían estar aquípara esto. No era una ceremonia por mi beneficio, sino una reconstitución de laanterior para ellos. ―¿Lo harás?‖ proseguí. Los ojos de Don se empañaron. A través de sus pensamientos, escuchécuanto significaba la petición aunque sólo dijo una palabra en respuesta. ―Si.‖ ―Tate.‖ Me volví hacia la entrada, sabiendo que se había quedado todoeste tiempo en el pasillo. ―¿Piensas que podrías hacer una excepción para dejarque una desobediente recluta nueva vuelva al piso por un poco de tiempo?‖ Un gruñido se escapó de él; medio risa, medio incredulidad mientrasllenaba el marco de la puerta. ―Jesús, Cat.‖ ―En realidad esto no será una ceremonia religiosa,‖ respondí con unadébil sonrisa, ―pero no dudes en ofrecer tus bendiciones de cualquier manera.‖ La mirada de Tate se movió sobre Bones y después a nuestras manosjuntas. ―¿Desde cuando les ha importado mi bendición?‖ preguntó fríamente. ―Nunca te la pedí y no la necesito,‖ respondí en el mismo tono. ―Peroeres mi amigo, Tate, así que me importa.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 302 Observé su rostro, esperando a ver si tomaría la rama de olivo que lehabía extendido, o me la arrojaría de vuelta como lo había hecho tantas veces enel pasado. Esos oscuros ojos azules encontraron a los míos, las emocionesatravesando sus expresivas facciones como olas en un estanque. Primeroarrepentimiento, después determinación y al final, aceptación. ―Espero que sean muy felices,‖ dijo Tate las palabras sencillas perosonando sinceras. Después, para mi sorpresa, se acercó y extendió su mano,pero no hacia mí. Hacia Bones. Bones aceptó la mano de Tate y la sacudió sin soltar la mía; muyfácilmente porque yo sostenía su mano izquierda con mi derecha. Cuando sesoltaron, Tate me miró, sonrió ligeramente, y dijo, ―No te preocupes. No memolestaré en pedir besar a la novia.‖ Después miró hacia Don, cuyos ojos se habían cerrado durante esteintercambio aunque podía oír por sus pensamientos que no estaba dormido. Supecho dolía demasiado para que pudiera dormir y tenía un nuevo dolorirradiándose por su brazo que había reconocido de algunas horas atrás. Aunasí, sabía su respuesta incluso antes que Tate preguntara, ―¿Estás dispuesto ahacer esto?‖ Mi tío no sabía que podía escuchar sus pensamientos. No sabia quepercibía cada palabra de su pensamiento, que ésta era una manera de morirmucho mejor que antes, cuando había estado solo, escuchando solamente laconstante y línea monótona del ECG antes de que todo se haya vuelto negro,después despertó para escuchar a Tate gritándole a mi madre por lo que habíahecho. Escuché todo eso, y pensé que mi garganta quemaba por retener laslágrimas que venían implacablemente, no dije nada. No hice nada salvo pensarque la mismísima sangre corriendo por mis venas podría posiblemente prevenirel siguiente ataque cardiaco que sabia estaba llegando.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 303 Esta era su elección. La odiaba—¡oh, tanto!—porque me estaba quitandoal único padre real que había conocido, pero Tate estaba en lo cierto. Tenía querespetarlo. ―Hagamos esto,‖ respondió Don. Su voz sonaba áspera por el dolor, perola sonrisa que me lanzó era genuina a pesar de eso. Tate levantó el teléfono a un lado de la cama de Don, diciéndole a quienfuera que estuviera en la otra línea que ―vaya a buscar a Crawfield ahora y latrajera aquí.‖ Para distraerme de caer en pedazos mientras escuchaba los latidos deDon volviéndose más erráticos y escuchaba su mente tratando de protegerlo dela compresión que aumentaba en su pecho, comencé a explicar lascomplejidades de una ceremonia de casamiento vampírica. ―Así que, si un vampiro se quiere casar—para lo cual mejor esténmalditamente seguros, porque con los vampiros, es hasta que la muerte lossepare o nada—es como una de esas antiguas ceremonias de manos tomadas.Una de ellos, generalmente el hombre primero, toma un cuchillo, lo desliza porsu palma, después dice…‖ Para el momento en que había llegado mi madre, había repetido todas laspalabras y descrito mi anterior boda con Bones, omitiendo los detalles másespeluznantes. Ella nos miró a los cuatro con una ligera confusión, pero Tate nole dio la oportunidad de decir nada. La tomó por el brazo y la llevó por laentrada, diciéndole en una voz demasiado baja para la que escuché Don lo queiba a suceder. Estaba contenta de ver que los ojos de Don estaban cerradosnuevamente, porque eso significaba que no tenía que luchar con las lágrimasque salían de mi. A Tate le gustaba incluso menos que a mi madre la idea depresenciar mi rededicación de votos a Bones. Aun así aquí estaba, diciéndole a
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 304mi madre severamente que actúe agradable, maldición, y no arruine esto paraDon porque no le quedaba mucho tiempo. Eso era dolorosamente evidente. La respiración de mi tío era cada vezmás dificultosa y él estaba pensando que se sentía como si tuviera un autopresionando sobre su pecho, pero era feroz en su determinación de durar losuficiente para hacer este último acto. El ECG comenzó a hacer sonidos deadvertencia, como si no pudiera darme cuenta por sus pensamientos y los saltosen sus latidos lo que estaba sucediendo. Más lágrimas corrieron por mis mejillasen un flujo estable que mojó mi corpiño y manchó el piso a un rosadooscurecido donde caían. Tomé la mano de mi tío, odiando lo fría que se sentía con su circulaciónrápidamente disminuyendo, y apreté sus dedos suavemente. Bones cubrió mi mano con la suya, sentía su fuerza como si desbordarade él para impregnar mi carne. Un marcado contraste con la mortalidadrápidamente desapareciendo de mi tío y el frio en los dedos de Don. ―Donald Bartolomé Williams,‖ dijo Bones formalmente. Me sobresalté enla parte de ―Bartolomé‖. Nunca había oído el nombre completo de Don antes.Tenía sentido que Bones lo supiera, pensaba una parte de mi mientras tratabade suprimir un sollozo por los cada vez mayores saltos en los latidos de mi tío.Bones había investigado a mi tío extensamente después de descubrir que era elhombre que me había chantajeado para que trabajara para él todos esos añosatrás. ―¿Entregas a tu sobrina, Catherine, para que sea mi esposa?‖ continuóBones, rozando con sus dedos los de Don. Mi tío abrió los ojos, mirándonos a mí, Bones, y después a Tate, quienestaba quieto en la entrada. Aunque sabía en cuanto dolor estaba, y el esfuerzoque le tomaba era palpable, Don consiguió sonreír.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 305 Entonces su manó apretó la mía, escuché la agonía traspasándolo en elrepentino grito en sus pensamientos. Todo su cuerpo quedó tieso y su boca seabrió en un corto y violento jadeo—el último que daría. Los ojos de Don, delmismo color gris que el mío, quedaron en blanco mientras los pitidos del ECGse convirtieron en un horrible, continúo sonido. Tate cruzó la habitación en un parpadeó, apretando el riel de la cama tanfuerte que se aplastó en sus manos eso fue lo último que vi antes que todo sehiciera borroso a un rosado rojizo mientras los sollozos que había contenido seliberaron para inundarme. Incluso en la agonía del fatal ataque cardiaco, la fuerza de voluntad demi tío probó ser más fuerte que la fragilidad de su cuerpo. Había jurado a simismo vivir lo suficiente para entregarme, y no se lo negaría, incluso si Bones yyo éramos los únicos que lo sabíamos. El último pensamiento al morir fue una simple, prolongada palabra. Siiiiiiiiii.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 306 Capítulo 32 TRADUCIDO POR PARGULIN Bones mantuvo abierta la puerta y entré a lo que técnicamente eranuestro hogar, a pesar de que no habíamos pasado mucho tiempo aquí en elúltimo año. Mi gato no estaba de acuerdo con mi falta de entusiasmo pornuestra llegada. En cuanto abrí la puerta de su jaula, Helsing se lanzó alrespaldo del sofá, mirando a su alrededor con una expresión que sólo podía serllamada ojos muy abiertos por alivio. Para ser justos, él había vivido aquí más que nosotros, porque habíamostenido que dejarlo con una niñera durante meses el año pasado. O tal vez sóloestaba muy contento de estar fuera de esa jaula. No podía culparlo. Denisehabía estado atrapada en una jaula para mascotas durante horas después deque había cambiado de forma en un felino, y no recordaba la experiencia concariño. Miré a mí alrededor en la sala de estar, pensando que debería comenzar aquitar las cubiertas de los muebles, sofás y sillas reclinables. O conseguir unpoco de spray contra polvo y varios paños, porque, vaya, podría escribir minombre en la repisa de la chimenea o en cualquiera de las mesas. Pero no hiceninguna de esas cosas. Simplemente me quedé allí, mirando alrededor,calculando mentalmente, cuál sería el mejor lugar para poner a Don. No en las mesas o la repisa de la chimenea, mi gato de vez en cuandosaltaba sobre todo lo anterior y no quería estar barriendo los restos de mi tío, siHelsing golpeaba accidentalmente a Don. No en la mesa de la cocina, eso nosería apropiado. No en el armario, eso sería de mala educación. No arriba, en mihabitación, no pensaba que Don necesitara una visión panorámica de lo que
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 307Bones y yo hacíamos allí. No iba a poner a Don en cualquiera de los cuartos debaño, tampoco. ¿Qué pasaba si el vapor de las duchas lo dejaba todo mojado? ―Nada de esto funcionará,‖ le dije a Bones. Sus manos se cerraron suavemente sobre mis hombros mientras él medaba la vuelta para mirarlo. ―Dámela, Gatita.‖ Mis manos se apretaron en la urna de latón que había sostenido desde elfinal del funeral de Don en Tennessee hasta que llegamos a nuestra casa en lasmontañas Blue Ridge. Dejamos a mi tío que insistía en ser cremado. Supongoque no confiaba en que uno de nosotros no lo sacara de la tumba si sólo sedejaba plantado en una sola pieza. No había posibilidades de eso ahora, con lascenizas siendo todo lo que quedaba de él. ―No hasta que encuentre el lugar adecuado para él,‖ insistí. ―¡No es unaplanta que sólo puede ponerse en una repisa cerca de la luz del sol, Bones!‖ Me levantó la barbilla hasta que o tenía que mirarlo, o presionar mimandíbula contra su mano en señal de obstinado rechazo. Elegí la primera,aunque esta última era lo que más me apetecía hacer. ―Tu sabes que lo que estás sosteniendo no es Don‖ dijo Bones, su oscuramirada compasiva. ―Querías traer sus restos aquí, para que no les sucedieranada mientras estábamos de viaje, pero eso no es más tu tío de lo que esteabrigo soy yo, Gatita.‖ Miré a la chaqueta larga de cuero que llevaba Bones, sus bordesligeramente desgastados por el prolongado uso. Lo había conseguido paraBones en Navidad, cuando comenzamos a salir, pero no se la había dadopersonalmente. Me había ido para entonces.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 308 ―No, esa chaqueta no eres tú,‖ le contesté, un sentimiento demasiadofamiliar picándome en los ojos. ―Pero lo sacaste de debajo de un armario detodos modos porque en ese momento, era todo lo que te quedaba de mí. Bueno,esto es todo lo que queda de Don.‖ Su pulgar acarició mi barbilla, mientras que deslizaba la otra mano haciaabajo hasta que descansó en la urna. ―Lo entiendo,‖ dijo en voz baja. ―Y si quieres, construiremos unahabitación nueva sólo para tener un espacio exactamente como quieras paraesto. Pero mientras tanto, cariño, necesitas dejarlo ir.‖ Muy suavemente, tiró de la urna, facilitándomelo, para que no la sacarade mis manos, si no quería. Miré hacia abajo al recipiente de latón y las manospálidas – mías y de Bones – que la rodeaban. La rodeaban. No a Don. Sabía eso lógicamente, pero la parte de mí queestaba teniendo el momento más difícil diciendo adiós a mi tío no queríareconocer que lo que sostenía no era más que cenizas rodeadas por metal.Habían pasado cuatro días desde su muerte, pero todavía me sentía como siestuviera moviéndome en un sueño. Incluso asistir a su funeral y darle elogios se sentía más surrealista quearraigado en la realidad, porque Don no podía haberse ido realmente. Diablos,yo juraría que lo había vislumbrado un par de veces en mi visión periférica,viéndose ligeramente exasperado conmigo como siempre. Bones tiró de nuevo y dejé que la urna se deslizara de mis manos a las deél, parpadeando las lágrimas por la renuncia que fue más simbólica que latransferencia de un elemento. Se inclinó, rozando sus labios en mi frente, y desapareció por la escalera.Tal vez era una buena idea que Bones ubicara a los restos de Don en vez de mí.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 309Con mi estado emocional actual, probablemente creería que el único lugarseguro para sus cenizas era meterlo dentro de mi ropa junto a los ajos y lamarihuana. Me froté las manos, notando con tristeza cómo se sentían de vacías sin elsustituto de mi tío que estuve agarrando las últimas horas. Entonces enrollé lasmangas de la apropiada blusa negra para funeral. Puede que no tenga controlsobre muchas cosas en mi vida, pero podía conseguir quitar el maldito polvo delos muebles, para empezar. *** Mi feroz limpieza de la casa, en un esfuerzo para distraerme del duelopor Don resultó ser beneficioso en más de un sentido. Mencheres llamó, diciendo que estaba en camino otra vez porque teníainformación importante para transmitir. Por la forma en que Bones, dijo quesonaba, no era maravillosa información importante, como Apollyon siendoencontrado muerto con una nota que digiera ―¡Feliz cumpleaños adelantado,Cat!‖ clavada a su cadáver. Francamente no creía estar lista para más malasnoticias, pero desde que la vida no tenía un botón de pausa que yo supiera,estaba a punto de tratar con las noticias de Mencheres, lista o no. Por lo menos la casa estaba reluciente y el olor a humedad habíadesaparecido del aire. Por supuesto, también podrían ser las nuevas plantas queBones salió a adquirir al mismo tiempo que yo estaba haciendo mi imitación deMartha Stewart. Ahora era la dudosa dueña de varios bulbos de ajo aromáticosy algunas suaves plantas de marihuana. Ni siquiera quería preguntar de dóndeBones había conseguido las últimas. ¿Le llegó el aroma y la sacó de la tierra deun campo ilegal local? ¿O la compró a un amistoso distribuidor de drogas delvecindario?
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 310 Dios, no podía esperar hasta que el efecto de la sangre de Marie estuvierafuera de mi sistema. Si nunca olía ajo o marihuana de nuevo, sería demasiadopronto. La única ventaja de nuestra nueva decoración era que significaba quepodía quitarme los paquetes, y no tener decenas de pequeñas bolsas porosasdebajo de mi ropa era un alivio. ―Están aquí, Gatita,‖ Bones gritó desde abajo. No oí nada, pero sabía que su conexión con Mencheres era inusualmenteaguda debido a su poder compartido, así que le tomé la palabra. No tendríatiempo para ponerme maquillaje, pero no creía que nadie se diera cuenta. O leimportara. Estaba bañada, con ropa limpia, y mi casa estaba ordenada. Esas eran las tres cosas más importantes a la hora de recibir invitados. Amenos que los invitados tuvieran hambre, por supuesto. ―No tenemos nada de sangre,‖ le dije a Bones mientras bajaba lasescaleras. Su mirada me barrió, deteniéndose en ciertos puntos con aprecio. Mivestido era difícilmente sexy, siendo una pieza normal de algodón negro quellegaba hasta los pies y tenía mangas de tres cuartos, pero o bien se abrazaba alos lugares adecuados o Bones estaba mostrando los efectos de una semana decelibato. Decir que no había estado de humor desde que Don murió era decirpoco. ―Dudo que esperen que tengamos algo,‖ respondió. ―Saben queacabamos de llegar.‖ Cierto. Además, esta no era una visita social. ―Es probable que venga adecirme que necesitamos poner en acción el Plan Dave,‖ murmuré. ―Se suponíaque pensaríamos en otra manera de acabar a algunos de los más altos mandos
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 311de Apollyon sin tener que revelar que Dave fue plantado allí, pero fuedesechado en el camino.‖ Bones enarcó una ceja de un modo como diciendo, tal vez. Él había oídohablar de eso. Dave le dijo a Bones poco después de que murió Don, alimentadopor el dolor, el querer aún más dar un golpe contra Apollyon, pero Bones ledisuadió de ello. Sin embargo, sabía que él pensaba que la idea tenía mérito. Me oponía a ella ahora más que antes, sin embargo. Acababa de perder ami tío. No quería perder a un buen amigo ahora, y Dave se tambaleaba por lamuerte de Don como el resto de nosotros, lo que le hacía descuidado. Esa era ladura realidad. Me pregunté si mi tío tenía la menor idea del profundo efectoque había tenido en la gente que lo rodeaba. Conociendo a Don, lo dudaba. Noera muy grandilocuente. Un coche se acercó por el camino sinuoso en los siguientes minutos, elsonido casi fuerte en comparación con la tranquilidad relativa de los bosquesque nos rodeaban. El aislamiento de tener una cabaña en una propiedad dequince acres en la cima de la montaña fue lo que nos atrajo a este lugar paraempezar. Ahora que podía leer mentes, apreciaba la falta de vecinos cercanosaún más. ―Grandsire, Kira, bienvenidos,‖ dijo Bones una vez que estuvieron en lapuerta. Noté el elegante bolso de cuero que Mencheres llevaba con un suspiromental. Por supuesto que pasarían la noche. Habían venido todo el caminohasta aquí para entregar información, sería mucho más que descortés paranosotros escucharlos, y luego enviarlos de vuelta. Además, probablementequería armar estrategias, y no podía culparlo por eso, tampoco. No importabaqué trastorno podría estar pasando en mi vida personal, aún había una guerraque teníamos que evitar.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 312 ―Hola, chicos,‖ dije, dando a ambos un abrazo para compensar mi deseoinicial, egoísta de que no se quedaran. ―Siento mucho lo de tu tío,‖ Kira susurró, dándome palmaditas en laespalda cuando la solté. ―Si hay algo que podamos hacer…‖ ―Gracias,‖ dije, forzando una sonrisa. ―Las flores que enviaron eranhermosas.‖ Todos los arreglos lo habían sido, pero los había enviado a unhospital local después de la ceremonia. Ninguno de los fornidos miembros delequipo estaban interesados en la idea de llevarlos a casa, y yo no tenía espaciopara las decenas de arreglos, ramos y coronas de flores. ―Era lo menos que podíamos hacer,‖ respondió Mencheres con sureservada cortesía habitual. ―Lamento tener que importunarte en este momentode dolor. Sin embargo–‖ ―Está bien,‖ le interrumpí con otra sonrisa mecánica. ―Sé que los chicosmalos no se toman un tiempo fuera sólo porque alguien muere. Aprecio quehayas manejado las cosas por el último par de días, pero es hora de que Bones yyo volvamos a la mezcla". Les hice un gesto para que se sentaran, haciendo de anfitriona amable alpreguntar si podía conseguirles algo para beber. Como Bones había previsto,ninguno de ellos pidió una versión auténtica de Bloody Mary, sino sólopidieron agua en su lugar. De eso, al menos, tenía un montón. Mencheres esperó hasta que me sentara para sumergirse en por quéhabía venido. ―He descubierto lo que pasó con Nadia Bissel,‖ afirmó. Lo miré sin comprender. ―¿Quién?‖ Bones también ladeó la cabeza con perplejidad. Me alegraba de que nofuera la única que se sentía perdida.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 313 ―La hembra humana que estaban buscando,‖ Mencheres corrigió.Suspiró por mi mirada confusa. ―¿La que trabajaba con el reportero del que sonamigos y desapareció mientras investigaba rumores de vampiros?" ―¡Oh!‖ dije, la bombilla finalmente se apagó en mi memoria. Me habíaolvidado de haberle enviado la foto de Nadia y la información a Mencherespara que pudiera distribuirlo entre sus aliados, en busca de una pista de lo quele había pasado. ―¿Está muerta?‖ pregunté con resignación. Pobre Timmie. Habíamantenido tanta esperanza de que ella estaba bien. ―No,‖ dijo Mencheres, sorprendiéndome. ―Por el contrario, está bastantebien, de acuerdo con lo que descubrí.‖ ―Entonces, ¿Por qué tienes ese tono uh-oh en tu voz?‖ le pregunté conrecelo. Sus labios se curvaron. ―Mi tono uh-oh se debe a que habías indicadoque tu amigo tiene más que un interés platónico en Nadia, y ella es ahora laamante de una poderosa vampira que no tiene intención de compartirla.‖ ―Oh,‖ repetí, más cuidadosamente esta vez. Entonces, ―¿Ella es amantede ella por voluntad propia?‖ Algunos vampiros no entendían el concepto ―nosignifica no‖. ―Es amante de ella por voluntad propia,‖ corrigió Mencheres. Bueno. Las probabilidades de Timmie con Nadia pasaron de ser pocas anunca va a suceder. Me alegré de que estuviera viva y de que no fuera retenidaen contra de su voluntad. Teniendo en cuenta que esperaba que Menchereshubiera llegado a tener más noticias sombrías sobre Apollyon, esto era casimotivo de hacer estallar una botella de champán, si hubiera tenido alguna. El
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 314corazón de Timmie podría ser golpeado, pero había cosas mucho peores quepodrían haberle ocurrido a Nadia. Ella había ido en busca de vampiros y,aparentemente, había encontrado mucho más que una prueba de su existencia. ―¿Tus fuentes son buenas? ¿No hay duda de que Nadia está con estavampiro por su propia voluntad y no sólo en trance para quedarse?‖ ―Conozco a la vampiro con la que está Nadia,‖ declaró Mencheres. ―Seríamuy poco probable que Debra obligara a un humano para que se quedara conella, incluso uno que haya descubierto nuestra raza. Debra fácilmente podríahaber enviado a Nadia lejos sin memoria de su descubrimiento.‖ ―A no ser que Nadia sea como yo,‖ dijo Kira, con una leve sonrisa.―Borrar mi memoria no funcionó muy bien contigo cuando nos conocimos.‖ Mencheres dejó escapar un gruñido tan lleno de pasión que sentí lanecesidad de apartar la mirada. ―Funcionó extraordinariamente bien al final,‖ lemurmuró a Kira. Su risa suave también estaba llena con cosas que era mejor dejar traspuertas cerradas. Técnicamente, no hacían otra cosa que sentarse en el sofá,pero con el aire recién cargado a su alrededor, me sentía casi como un voyeuren mi propia casa. Miré lejos estudiando mis uñas, como herida por unanecesidad urgente de conseguir una manicura. Por el rabillo de mi ojo, vi la leve sonrisa de Bones. Sabía cómo esto meafectaba, pero el calor repentino que salió de ellos dos no hizo nada paradesconcertarle, por supuesto. Mencheres y Kira podría comenzar a follar comoconejos delante de Bones, y él probablemente sólo les advertiría que el sofá en elque se encontraban tendía a voltearse durante dicha actividad. Si Mencheres y Kira quería llevar esto arriba a un cuarto de invitados,sería bienvenidos, pero si se quedaban aquí, iba a arruinar su estado de ánimo.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 315 ―No es agradable de parte de Nadia desaparecer sin antes decirle a susamigos que estaba bien, sin embargo,‖ dije, aclarando mi garganta. Mencheresrescindió la energía que había estado emitiendo hasta que la habitación volvió aun nivel PG-13, en lugar de R dirigiéndose a NC-1756. ―Debra es a lo que tereferirías como de la vieja escuela,‖ respondió él, dirigiendo su mirada de Kira amí. ―Ella no querría que Nadia se pusiera en contacto con personas de su vidaanterior, especialmente aquellos que tenían interés en exponer nuestra raza.‖ Su vida anterior. Casi solté un bufido. Esa era la maldita verdad, porqueuna vez que una persona se involucraba en el mundo de los vampiros, nadasobre su vida volvería a ser lo mismo. Entonces miré el perfil de Bones, notando su pelo rizado, pómulosricamente definidos, cejas oscuras, y labios que eran lo suficientemente firmescomo para ser masculinos y lo suficientemente llenos como para serpecaminosos. Nada en mi vida había vuelto a ser lo mismo una vez que mesumergí en el mundo de los vampiros, también, pero al mirarlo, no querría quefuese de otra manera. Esperaba que Nadia encontrara por lo menos la mitad dela felicidad en su relación no-muerta que yo había encontrado en la mía. ―Voy a llamar a Timmie, para darle la noticia,‖ dije, levantándome. ―Pobre tipo no puede tomar un descanso cuando se trata de mujeres,‖señaló Bones. Encontré su mirada marrón oscuro con mi primera sonrisa real en losúltimos días. ―Simplemente no ha conocido a la indicada, pero una vez que lohaga, olvidará a todas las demás.‖56 PG-13, R, NC-17, clasificación de programación TV.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 316 Su sonrisa se llenó de promesas aún cuando su poder parecía abarcarmecomo una niebla lenta y sensual. ―Ciertamente,‖ estuvo de acuerdo, su tonoahora profundo y sedoso. ―Por la mujer indicada bien vale la pena esperar.‖ Ahora fue Kira, quién se aclaró la garganta por el decidido cambio en laatmósfera. Subí a mi habitación, sin dejar de sonreír de una manera persistente,para llamar a Timmie y darle las noticias que eran a la vez buenas y malas.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 317 Capítulo 33 TRADUCIDO POR PARGULIN Colgué media hora más tarde, con un suspiro. Timmie había tomado lainformación sobre de Nadia lo suficientemente bien, aunque necesitó que ledisuadiera de verla en persona para saber que estaba bien. Negocié una llamadatelefónica. Timmie no tenía idea cómo de fuerte era el territorialismo vampiro.Si se presentaba apestando a lujuria y amor no correspondido por Nadia entorno a la reconocida ―vieja escuela‖ Debra, tendría suerte si se iba caminadosin una cojera permanente, si es que pudiera siquiera irse. ―...los vi hace varios años, aunque Marie sólo los utilizó paraamenazarme en lugar de hacer que me atacaran,‖ estaba diciendo Bones. Eso animó a mis oídos. Había ido a mi habitación y cerré la puerta paraque mi conversación no distrajera a todo el mundo abajo. Disuadiendo aTimmie de hacer algo peligrosamente estúpido me había cerrado a lo quedecían, también. ¿La conversación giraba en torno a los Remnants? Bones nuncame dijo que los había visto antes, y mucho menos que Marie lo habíaamenazado con ellos. Corrí escaleras abajo justo cuando terminaba con, ―¿Quién dice que nolos utiliza con frecuencia, y que la mayoría de las personas no vive lo suficientecomo para contar la historia?‖ ―Me imagino que toma bastante de ella levantarlos y controlarlos, lo quele impide a Marie hacer de los Remnants su arma más común,‖ Mencheresdeclaró antes de levantarme una inquisidora ceja. ―Estabas muy cansadadespués, por lo que recuerdo.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 318 Me senté junto a Bones con un gruñido afirmativo. ―Por lo menos Marietenía razón y su efecto no fue tan abrumador como la primera vez.‖ Aún me sentí cansada y fría en todas partes por un par de horas despuésde levantarlos con Vlad, pero fui capaz de mantener el control de mí mismatodo el tiempo. Nada como la primera vez que bebí la sangre de Marie y luegome volví loca durante dos días. Bones se volvió para mirarme. ―¿La primera vez? ¿Los levantaste denuevo?‖ Oh, mierda. Con todo lo que había pasado, no había tenido laoportunidad de contarle a Bones lo que había hecho en el cementerio esa nochecon Vlad. Ahora él pensaría que lo había estado escondiendo de él. ―Hice un ensayo de levantar a los Remnants hace poco más de unasemana,‖ dije, levantando la mano por el latigazo de incredulidad que sentí enmi subconsciente. ―Antes de que te molestes, no lo hice deliberadamente a tus espaldas.Sólo sucedió. Y no, no tuve un ‗caso de puta‘ de nuevo.‖ ―¿Y no me lo mencionaste por qué?", preguntó, un toque de rabiarozando mis sentidos. ―Debido a que la próxima vez que te vi fue cuando murió Don,‖respondí con seguridad. ―Y no era el tipo de cosa que hubiese querido hablarcasualmente contigo por teléfono antes de eso.‖ Bones dejó escapar un aliento en un silbido lento, la ira menguando aalgo más leve, como desaprobación. ―¿Tú sabías de esto?‖ le preguntó a Mencheres.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 319 Con un encogimiento de hombros oblicuo dijo, ―Lo supe después.‖ Oculté un bufido con la mayor dificultad. Claro, ‗lo había confirmado‘después, pero Mencheres sabía muy bien de antemano lo que Vlad y yoharíamos, como lo admitió una vez que regresamos. Sin embargo, Bones nosería capaz de recoger el más mínimo indicio de subterfugios en la suavemirada carbón de Mencheres. Nota mental: puede mentir sin arrugarse57. ―Muy bien,‖ dijo Bones, por fin, sonando resignado, pero ya no enojadoo con desaprobación. ―¿Bien, como fue en esta ocasión, Gatita?‖ ―Todavía muy extraño,‖ admití con un estremecimiento. ―Tomó un pocode ensayo y error, pero nos dimos cuenta de que son convocados y controladospor la sangre. Después de que los envié de vuelta, me sentía cansada,congelada, y hambrienta – por comida,‖ agregué con la mirada apuntando aMencheres, que se limitó a parpadear de manera inocente. ―Sin embargo, nadatan malo como la primera vez.‖ A pesar de que no quería que el recuerdo volviera, lo hizo de todosmodos. Frío a través de mí. El hambre tan increíble. El romper de voces en mimente, entrelazándose en un estruendo de ruido blanco... A excepción de una voz, por extraño que parezca. Tiro de mi memoriaestar embadurnada de miel y salsa criolla, bailando en medio del caos de lanoche cuando fui expuesta por primera vez a la verdadera profundidad delcontrol de Marie sobre los muertos. Así es, Marie me había hecho una preguntaque no había registrado en ese momento porque me sentía ahogándome bajo elpoder que había absorbido de ella. Ahora, sin embargo, la pregunta fue tanclara como si estuviera susurrándola en mi oído este mismo momento.57 No dice eso, pero utilizaron una metáfora gringa sin nada de sentido en español.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 320 ¿No te has preguntado alguna vez cómo Gregor escapó de la prisión deMencheres? Una cosa tan extraña para preguntar. Mencheres me arrebató de Gregor,borrando todo el tiempo de mi mente y encerrando a Gregor como castigo. Sinembargo, de alguna manera, Gregor había escapado una docena de años mástarde y fue tras de mí, diciendo que yo era su esposa y no de Bones. A la vez,descubrir cómo Gregor había salido no había sido lo primero en la lista deprioridades de nadie. No con los problemas causados por Gregor suelto. Para ser honesta, no había pensado mucho en Gregor desde que le volé lacabeza con el poder de pyrokinesis que había absorbido temporalmente deVlad. ¿Por qué, de todas las cosas, Marie me preguntaría si sabía cómo Gregorhabía escapado? Sabía que yo no sabía cómo había escapado de la prisión deMencheres. Nadie sabía, ni siquiera Mencheres. Además, esa era la última cosaque me preocupaba, estando loca por la conexión con la muerte que habíaabsorbido de ella... ―¡Mierda!‖ Dije, poniéndome de pie tan rápido que el sofá se volcó pormi impulso. Bones se puso de pie, lanzando una mirada alrededor con un cuchillo yaen su mano. Le hice un gesto para que lo guardara con un movimiento casifebril de mi mano, pisando lo suficientemente fuerte por lo que debo haberdejado abolladuras en el suelo. ―Gregor.‖ Agarré a Bones por los hombros, apenas dándome cuenta deque sus cejas se dispararon por el nombre. ―Escapó de la cárcel de Mencheres,algo que nadie debería haber sido capaz de hacer con lo inteligente y poderosoque es el abuelito faraón, ¿verdad? Pero Gregor escapó, dejando ningún signode cómo lo hizo. ¿No lo ves? Pensamos que debía haber urdido un plan deescape inteligente por sí mismo, ¡Pero el hijo de puta no hizo nada!
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 321 Por el rabillo de mi ojo, vi a Mencheres y Kira intercambiar una miradade preocupación con Bones. ―Gatita,‖ dijo, en el mismo tono que había oído usar a Bones con víctimasde trauma cuando pensaba que estaban sólo a una dura sílaba lejos de una crisisnerviosa. ―Estás molesta por todo lo que ha ocurrido recientemente. Es naturalfijarse en algo del pasado cuando el presente se siente abrumador-–‖ Eso me hizo reír con una especie de diversión maníaca, causando que sufrente se surcara aún más. ―Cariño, tal vez-–‖ lo intentó de nuevo. ―Nadie puede esconderse de la muerte‖ lo corté, con una profundasatisfacción que me llenó cuando la última pieza del puzzle cayó en su lugar.Marie dijo eso, pero no había reflexionado en ello como había prometido. Por elúltimo par de días, había estado demasiado entumecida por el dolor parapensar en otra cosa que no fuera perder a Don. Antes de eso, había estadoocupada persiguiendo mi cola tratando de encontrar pistas sobre Apollyon,además también estaba tratando de silenciar mi nueva conexión con losfantasmas – y aún estaba demasiado enojada con Marie por lo que había hecho. ‗Nadie, ni siquiera nuestra especie‟, había subrayado. La muerte viaja por elmundo y pasa a través de incluso los más gruesos muros con los que nosprotegemos... Cuando realmente entiendas lo que eso significa, sabrás cómoderrotar a Apollyon... Dios, me había dado todas las piezas. No las había puestojuntas. ―Marie dijo eso antes de que azuzara a los Remnants contra ti y mechantajeó a beber su sangre,‖ continué, mi voz en aumento. ―Pensé que meestaba amenazando de manera críptica –sabes cómo le gusta ser toda extraña ymisteriosa – pero estaba tratando de ayudarnos.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 322 Gregor no había salido por sí mismo de la cárcel de Mencheres. Marie lohabía encontrado usando algo de lo que nadie se podía ocultar: fantasmas.Probablemente había usado a los Remnants para sacarlo, ni siquiera los guardiasde Mencheres habrían podido protegerse contra ellos. Marie podría haberodiado a Gregor, pero su lealtad no le permitió abandonar a su sire. Encajaba con su sentido práctico y despiadado. Marie había querido serlibre de Gregor. Eso no pasaría mientras estuviera preso, y Marie habíaadmitido que sabía por qué Mencheres lo había encerrado. Así que al dejar salira Gregor – y con él viniendo directamente tras de mí –Marie sabía que Bonestrataría de matarlo. No lo había hecho, pero yo si lo hice, llevando a cabo suobjetivo por ella, todo ello sin una directa violación al juramento a su Sire. El diablo está en los detalles, le dije a ese ghoul en el camino de laentrada. Sí, lo estaba, y la inteligente reina del vudú parecía ser una maestra enlos detalles. La misma lealtad que no dejaría a Marie matar a Gregor ella misma,tampoco le permitiría aliarse en contra de sus compañeros ghouls en unainminente guerra, pero una vez más, Marie había encontrado la forma de evitareso. Me obligó a beber su sangre, dándome el mismo poder que ella tenía.Ayudándonos contra Apollyon de una manera que no se podría rastrear devuelta hasta ella, teniendo en cuenta la forma en que nos habíamos aseguradode guardar silencio sobre lo ocurrido entre Marie y yo en el cementerio. ―¡Dios, esa mujer es un infierno mucho más artera de lo que le doycrédito!‖ exclamé. Bones miró detrás de mí, con sólo la más elemental inclinación de cabeza.Me alejé de él, murmurando, ―No te preocupes. No es necesario hacer queMencheres me ponga la camisa de fuerza invisible de nuevo. No me he vueltoloca. Sólo no lo había entendido hasta ahora.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 323 Aún parecía que estaba debatiendo hacer que Mencheres me lanzara ungolpe de energía, así que me senté junto a Kira de una manera muy deliberada,doblando las manos en mi regazo. Allí. ¿No me veía tranquila y cuerda? ―Apollyon está atrapado,‖ le dije, reuniéndome con su mirada marróncon un propósito que sentía como si irradiara a través de mí. ―Simplemente nolo sabe todavía.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 324 Capítulo 34 TRADUCIDO POR PAU24 ―¿Ya te llevaste todos los ajos y la hierba?‖ Le pregunté a Bones cuandoentró por la puerta delantera. Además del ajo, se me ocurría que sonaba comouna adolescente tratando de limpiar después de una gran fiesta antes que suspadres regresaran a casa. ―Muy lejos,‖ respondió Bones. ―Lo llevé volando y lo bote en un lago. Sehundirá, o algún tipo tendrá un grandioso dia pescando.‖ Ya me había restregado suficiente para sacarme una capa de piel, por nohablar de toda la fetidez restante de las hierbas, y había tirado mi ropa que lashabía tocado. Estaba tan lista como era posible. ―Muy bien,‖ dije, mirando a Bones, Mencheres, y Kira. ―Tiempo delevantar a los muertos.‖ Fui a nuestra terraza delantera, mirando hacia arriba el cielo y tratandode despejar mi cabeza. Las estrellas eran mucho más brillantes en el campocomparado con la ciudad. Aun así, no estaba aquí para admirar las bellas ytitilantes luces. Estaba aquí para poner un gran cartel supernatural deBIENVENIDOS sobre mi cabeza, convocando a los mismísimos seres que habíatratado ahuyentar las últimas semanas. Aunque estaba en un área muy pocopoblada, sabía que los muertos estaban cerca. La falta de voces humanasbombardeando mi mente hizo más fácil concentrarme en el zumbido que sentíaen el aire que no tenía nada que ver con los tres vampiros acompañándome enla terraza. Esto era algo más, viniendo desde el suelo.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 325 Cerré mis ojos, tratando de imaginar los rastros de luz espectral quehabía visto cuando el otro lado de la tumba se había abierto por primera vezpara mí en Nueva Orleans. Algo que se sentía como carne de gallina bailó a través de mi piel, perono hacía frio afuera, y no tenía miedo. Estaba tranquila, porque sabía queestaban cerca. Vengan, pensé, buscándolos con el poder que residía en mis venas.Vengan. Detrás de mí, Kira soltó un siseo mientras Bones decía tranquilamente,―Cuatro de ellos acaban de aparecer, amor.‖ Mantuve mis ojos cerrados,sonriendo para que los que llegaran supieran que eran bienvenidos, y continuétirando del poder dentro de mí. Antes, tenía que estar enojada, asustada, o condolor para activar el poder que había obtenido prestado de Vlad y Mencheres,pero esto era algo diferente. La calma era lo que llamaba a los residentes de latumba, no las emociones fuertes. ―Cinco más,‖ dijo Bones, una pregunta en su voz que no quería contestaren voz alta. No, no había terminado. Había más cerca. Podía sentirlos. Un viento helado sopló a través del caluroso aire veraniego. No frio.Agradable, como el beso de la escarcha en una frente afiebrada. Lo invité aacercarse, y aceptó, el frescor asentándose sobre mí con un lento y dulcealetargamiento. Creció dentro de mí, instándome a liberarme a él. No luché,sino que me rendí, dejando que se asiente completamente sobre mí. ―Ocho más,‖ dijo Bones, casi un gruñido. Lo escuché, pero aun así no respondí, cayendo en el vacio blanco que seunía a mi centro. Mientras más dejaba que mi miedo, pena, y estrés sedeslizaran lejos de mí, más crecía esa esfera interior, reemplazando esas
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 326emociones con serena, maravillosa nada. Era tal alivio dejar que todas miscargas cayeran al suelo, tragadas por el relajante vacío blanco. ¿Cómo habíasoportado tanto bajo el peso del dolor? Ahora cuando se había ido finalmente,sentía como si pudiera volar. Bones dijo algo más, pero no escuché qué esta vez. Ola tras ola de pazpasaron sobre mí, aislándome de todo excepto el tranquilo, relajante silenciodentro de mí. Esto era dicha absoluta. Esto era libertad. Me deleité en ella,queriendo que nunca termine. Un hilo alcanzó mi consciencia, tirándome de vuelta. La voz de Bones,sonando dura con preocupación. Ahuyentó algo de ese hermoso vacio,reemplazándolo con preocupación. Era tan calmado y pacifico donde estabayo…pero no me gustaba oírlo así. Su voz llegó nuevamente, más insistente esta vez. Sacos de arena deangustia parecían formarse sobre mí, alejándome de ese flotante, liberadorvacio. Formaban un camino que seguí, cada paso exagerando cada emocióndolorosa que había dejado ir antes, pero no me di vuelta. Bones estaba al finaldel camino. Eso era más importante que toda la maravillosa esterilidad detrásde mí. Repentinamente, era más que sólo su voz. Su rostro estaba a sólocentímetros de distancia, sus oscuras cejas fruncidas mientras decía mi nombre,más fuerte, manos fuertes agitando mis hombros. ―Estoy justo aquí, no hay necesidad de gritar,‖ murmuré. Bones cerró brevemente sus ojos antes de hablar nuevamente. ―Tepusiste blanca como la tiza y después te caíste al piso. He estado llamando tunombre tratando despertarte por los últimos diez minutos.‖ ―Oh.‖ Froté mi rostro contra el suyo. ―Lo siento.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 327 Al sentir la humedad, toqué mi mejilla y después miré las brillantes gotasrosadas brillando sobre mis dedos. Lágrimas. ―¿Estaba llorando?‖ Extraño. No recordaba sentirme triste. ―Si,‖ dijo Bones con voz áspera. ―Lo hacías, y sin embargo todo el tiempoestuviste sonriendo.‖ Eesh. Eso sonaba un poco espeluznante. ―¿Funcionó?‖ Lo recordabarecitando unos números antes, pero no sabía si esos fantasmas estaban todavíaaquí. Estaba sobre el piso de la terraza, y el cuerpo de Bones bloqueaba lamayor parte de lo que me rodeaba. ―Oh, sí que lo hizo,‖ respondió. Después se sentó, levantándome con él.Pude ver el resto de la terraza y el patio alrededor. No pude controlar un grito ahogado ante las docenas y docenas deformas transparentes que se alineaban alrededor de nuestra casa. Apenas pudedistinguir todos sus rostros, había tantos de ellos flotando cerca el uno del otro.¡Buen Dios! Era como estar de vuelta en Nueva Orleans. ¿Cómo era posible?Sólo había invocado a cinco fantasmas la última vez que había tratado esto conVlad y había sido en un cementerio, ¡por el amor de Dios! ―¿Son estos los Remnants de los que estaban hablando?‖ preguntó Kira,sonando confundida. ―No.‖ El asombro aun estaba en mi voz. ―Son fantasmas normales.‖ Una de las nebulosas formas pasó zumbando como un bólido por elpatio hasta la terraza… ―¡Cat!‖ Me tomó un segundo, pero entonces esos rasgos distintivos sesolidificaron en alguien que reconocía.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 328 ―Hola, Fabian,‖ dije, tratando de aliviar su preocupación con una broma.―Veo que recibiste mi mensaje.‖ Extendió su mano, sus dedos pasando a través de mi mejilla. ―Tuslágrimas eran como una cuerda que tiraba de mi hacia ti,‖ dijo. ¿No era irónico? Era sangre lo que levantaba y controlaba a losRemanentes, pero tal vez las lágrimas hacían lo mismo con los fantasmas. Esatenía que ser la explicación. Había sangrado en el cementerio con Vlad, ademáshabía estado enojada, frustrada, y triste, pero no había llorado. Aun así diezminutos de explorar esa tranquilidad interior combinada con lágrimas y ahoratenía un autentico ejercito de espectros en mi jardín. ―Estoy bien,‖ le dije a Bones y Fabian ya que ambos me estabanobservando con expresiones preocupadas. ―De verdad,‖ añadí. ―Ahora quetenemos una buena multitud, hagamos esto.‖ Me paré, yendo al final del patio que tenía vista al área donde había másfantasmas, aunque llegaban más desde atrás cerca de la línea de árboles. ―Gracias por venir,‖ dije, tratando de sonar confiada. ―Mi nombre es Cat.Hay algo muy importante que necesito pedirles que hagan.‖ ―Ola, ama,‖ retumbó una voz familiar. ―No pensé verla de nuevo.‖ Ladee la cabeza al fantasma que revoloteaba entre los otros al frente delgrupo. Tenía cabello café grisáceo, un vientre de barril, y obviamente no sehabía afeitado por algún tiempo antes de morir. Sin embargo algo acerca de élme fastidiaba. ¿Dónde lo había visto antes…? ―¡Winston Gallagher!‖ dije, reconociendo al primer fantasma que habíaconocido.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 329 Le dio una mirada decepcionada a mis manos vacías. ―¿Ningúnmoonshine*58? Ah, eres cruel, invocarme aquí sin una gota de alimento.‖ Que nunca se diga que algo tan simple como la muerte puede curar elalcoholismo, pensé irreverentemente, recordando todo el moonshine que elfantasma me había coaccionado a beber la noche que nos conocimos. Entoncesmis ojos se estrecharon y cubrí con mi mano el frente de mi entrepierna cuandovi que la mirada de Winston se clavaba ahí a continuación. ―Ni siquiera pienses en meterte en mis bragas de nuevo,‖ le advertí,añadiendo en una voz más fuerte. ―Eso va para todos los demás, también.‖ ―¿Este es el tipo?‖ Bones se comenzó a dirigir a las escaleras de la terrazaincluso mientras Winston comenzaba a alejarse poco a poco. ―Vuelve aquí, tupequeño vil—― ―¡Bones no!‖ lo interrumpí, no queriendo que empiece a usar insultosque pudieran ofender a otros muertos reunidos aquí. Se detuvo, dándole una última mirada a Winston mientras articulaba,Tú. Yo. Exorcista, antes de regresa a mi lado. Sacudí mi cabeza. Territorialismo vampírico. No tenía sentido de unaapropiada coordinación. ―Como decía, hay algo muy importante que necesito que hagan. Estoybuscando a un ghoul que está tratando de comenzar una guerra entre los nomuertos, y tendrá a un montón de otros enojados ghoul odia vampiros con él.‖58 *bebida alcohólica destilada, hecha ilegalmente.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 330 Sería una enorme tarea, pero si Marie encontró a Gregor a través defantasmas sin ninguna idea de donde estaba en el mundo, entonces yo seríacapaz de encontrar a Apollyon mucho más fácilmente con lo que sabía. ―Viajen por las líneas ley,‖ dije, sintiéndome como una versión retorcidadel General Patton59 reuniendo mis tropas. ―Díganle a sus amigos y hagan quevayan a la búsqueda también. Busquen en todas las funerarias más grandes quelindan con los cementerios. Encuentren al ghoul enano de cabello negro haciaun lado60 que se llama Apollyon, y entonces vuelvan inmediatamente ydíganme donde está.‖ ―No a ti, amor,‖ dijo Bones en seguida. ―Fabian. Has que se reporten conFabian, quien después te lo trasmitirá a ti.‖ Buen punto. Confiaba en el poder de Marie lo suficiente para creer quecada fantasma con el que hubiera hablado personalmente no me traicionaría,pero estaba reclutando otros que nunca había conocido. No necesitaba que mesaliera el tiro por la culata llevando a Apollyon directamente hacia mí en vez deviceversa. Hice un gesto hacia el fantasma a mi lado. ―Esperen. Repórtense conFabian, mi mano derecha. El se quedará aquí así que serán capaces deencontrarlo.‖ El pecho de Fabian se hinchó ante mi declaración, una sonrisa radianteextendiéndose a través de su rostro. Posé mi mano donde debería estar suhombro, mirando a los ojos a cada fantasma.59General Patton: fue un general del Ejército de los Estados Unidos y uno de los más temidospor los alemanes en la Segunda Guerra Mundial. hacia un lado, se refiere a cuando a los hombres les queda poco pelo y se cubren la parte que60menos con una más larga.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 331 ―Vayan ahora,‖ les pedí. ―Apúrense.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 332 Capítulo 35 TRADUCIDO POR PAU24 Una borrosa imagen plateada revoloteó sobre los otros autos en elestacionamiento antes de meterse en nuestra furgoneta negra. Estábamos a sóloun par de kilómetros de distancia del cementerio y la funeraria Paz Eterna enGarland, Texas. A Marie Laveau le había tomado doce años enviar fantasmaspara encontrar a Gregor, pero Fabian recibió información del paradero deApollyon en seis días. Sinceramente, el mundo era un lugar malditamente grande, y Menchereshabía tenido a Gregor en un túnel reforzado de una vieja mina enMadagascar—muy distante del hogar de Marie en Nueva Orleans. Yo, sinembargo, había limitado la ubicación de Apollyon a sólo un país y un tipo denegocio. Aun así, habían hecho un trabajo increíble. Nadie despreciaría a losfantasmas mientras yo estuviera por acá, eso era seguro. Las facciones de Fabian se solidificaron desde remolinos neblinosos, perosu boca estaba torcida hacia abajo. ―Pienso que deberías traer más personas.‖ ―¿Cuantos hay?‖ le preguntó Bones. ―Al menos ochenta,‖ respondió Fabian. ―Van a tener una reunión encerca de una hora,‖ ―¿Está Apollyon todavía ahí?‖ exigí. Fabian asintió. ―Podrías capturarlo después, una vez que los otros sevayan.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 333 Bones intercambió una mirada conmigo. O Apollyon podría irse con losotros ghouls. Entonces necesitaríamos que los fantasmas lo encuentren denuevo para nosotros. ―La mayor parte de los ghouls—¿se ven como invitados a la reunión, oguardias?‖ preguntó Bones, dándole golpecitos a su barbilla. Fabian se veía confundido. ―¿Cómo podría saberlo?‖ ―Podrías saberlo según cuántos de ellos están armados,‖ dijo Vlad, conclaro énfasis en la última palabra. ―Ah.‖ El ceño de Fabian se alisó. ―Unos cuantos de ellos tenían armasgrandes con balas que se entrecruzaban alrededor de sus torsos.‖ Hice una nota mental de familiarizar a Fabian con la artillería modernapara que pudiera dar mejores descripciones. ―¿Ametralladoras?‖ pregunté, haciendo la mímica de sostener una yhaciendo una serie de rápidos ruidos entrecortados. La boca de Bones se torció, pero inclinó su cabeza para que no pudieraver su clara diversión por mi imitación de ―GI Jane61 juega Pictionary‖. ―Si, esos,‖ dijo Fabian. ―Algunas de las otras personas podrían tenercuchillos, pero esas eran las únicas armas que pude ver.‖ Vlad soltó un gruñido. ―No llegué tan lejos para correr ahora.‖ Me sentía de la misma manera. Aun así, tenía que asumir que lasametralladoras estaban armadas con balas de plata o al menos algunos de losghouls tendrían cuchillos de plata. GI Jane, es una película protagonizada por Demi Moore en donde decide entrar al programa61más exigente de todo el ejército de EE.UU (en ese entonces solo apto para hombres)
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 334 La mayoría de ellos podrían no estar armados, pero ocho contra unotodavía eran ocho contra uno. ―Mencheres, usa tu poder para evitar que lastimen a los humanos. Unlado del cementerio colinda con un distrito comercial, y no puedo hacer queTate envíe tropas para bloquearlos porque eso alertaría a Apollyon de nuestrapresencia. Así que mantener a las personas fuera del camino es tu prioridadprincipal.‖ ―¿En lugar de contener a Apollyon?‖ preguntó, cortés desacuerdo en sutono. Encontré su mirada carbón. ―Si le sacas la cabeza, sería muyimpresionante, pero no sería muy bueno para mí. Ustedes continúandiciéndome que si no les doy una paliza lo suficientemente fuerte cuandovienen por mí, después vendrán más. Bueno, soy la única que Apollyon usócomo chivo expiatorio todo este tiempo, así que soy la única que tiene quevencerlo.‖ Esta declaración fue seguida por silencio. Me preparé para unadiscusión, especialmente de Bones, así que me sorprendió cuando asintióserenamente. ―Tampoco uses tu poder para contener a los otros ghouls,‖ declaróBones. ―Los venceremos en un combate mano a mano.‖ Miré a mí alrededor a los ocupantes de la furgoneta. Además deMencheres, Kira, Vlad, Spade, Denise, Ed, y Scratch, habíamos recogido unascuantas adiciones en los últimos días. El Sire de Bones, Ian, sonrió ante laposibilidad. Gorgon, el viejo amigo de Mencheres, sólo se encogió de hombros,y la rubia Guardiana de la Ley, Veritas, quien era tan vieja como Mencheresaunque se veía como una la hermana menor de Barbie, sólo parecía aburridapor el tema. Nadie hizo ninguna objeción.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 335 Once vampiros y una cambiaformas contra lo que sea que Apollyontuviera en ese complejo. Eso podría no sonar como buenas posibilidades, perosabía lo letal que era este grupo. Además, si reuníamos a demasiados vampiros,corríamos el riesgo de que se enterara Apollyon. ―Muy bien.‖ Les di a todos una mirada firme, sin parpadear. ―¿Apollyonquiere una guerra? Va a tener una, pero no entre nuestras dos especies, seráentre sus mejores y nuestros mejores.‖ Bones me miró a los ojos, sus ojos café oscuro destellando verde. ―Entramos en una hora,‖ declaró, la promesa de violencia acariciandocada palabra. ―Les da tiempo al resto para llegar.‖ Con todos ellos ahí significaba menos probabilidades de que algún ghoultropiece con la batalla y pida refuerzo para Apollyon. Le sonreí a Bones,sintiendo la mezcla de anticipación y determinación que siempre me llenabaantes de una pelea. ―No puedo esperar para colarme a la fiesta.‖ Su sonrisa en respuesta tenía la misma expectación letal. ―Tampoco yo, Gatita.‖ El cortante viento me hizo entrecerrar los ojos mientras miraba elcementerio sobre el cual Bones nos hacía volar. La mayoría estaba iluminadosólo por la iluminación residual alrededor de las verjas que rodeaban elperímetro, con dos excepciones. Una era la funeraria. Luces exteriores brillabanen el letrero de PAZ ETERNA del frente, enfatizando el sombrío aunqueelegante diseño de la construcción de dos pisos. La otra área que tenía lucesestaba al borde de la plataforma de entierros del sur, lindando con los lugaressin arar reservados para futuras tumbas. Miré hacia abajo a la pequeña
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 336plataforma iluminada, un ghoul parado en medio de dos reflectores portátiles,y no pude contener mi burla. Apollyon no tenía instaladas esas luces a ambos lados de él para que susseguidores pudieran verlo haciendo gestos enfáticamente durante su discursosobre como Caín era realmente un ghoul y que los vampiros derivabanoriginalmente de los comedores-de-carne en vez de ser al revés. Los ghoulspodían ver en la oscuridad. ¿Cuán arrogante tenía que ser Apollyon, para insistir en ser iluminadocomo una estrella de rock durante lo que se suponía que era una reuniónsecreta de los no muertos? ¿Y estaba usando un traje Armani? Claramenteestaba vestida de forma inapropiada para esta fiesta en mis aburridas yfuncionales mallas completamente negras con múltiples fundas para armas. Bones abruptamente nos inclinó hacia abajo y todos los pensamientossobre vestuario abandonaron mi mente. Fabian tenía razón; una muchedumbrede cerca de sesenta se reunía en una poca precisa formación de diamante,escuchando a Apollyon embelesados, mientras cerca de dos docenas deguardias armados con metralletas deambulaban alrededor de la concurrencia. También habíamos visto cerca de cuatro o cinco guardias cerca de laentrada principal del cementerio, pero no estaba preocupada. Mencheres seencargaría de ellos, y Denise y Kira se asegurarían que no aparecieran invitadosatrasados. Tomé mis dos espadas katana mientras Bones nos llevaba como una balahacia el mayor grupo de guardias armados. El objetivo número uno eraquitarles las armas antes de que las armas nos liquidaran. Tuve una fracción desegundo para disfrutar la mirada de conmoción en los rostros de los guardiascuando, o el nivel del poder de Bones nos precedía, o veían una forma grande y
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 337oscura precipitándose a toda velocidad hacia ellos. Y entonces nos abrimospasos entre ellos con un enorme estruendo. El impacto fue como estrellarse contra un grupo de árboles, excepto queestos árboles gritaban y se defendían. Ataqué con mis dos espadas incluso antesde llegar a detenerme, sabiendo que Bones ya había rodado hacia un lado parapermanecer bien alejado de mis hojas. Miembros y cabeza se separaban bajomis feroces cortes mientras usaba las cortas espadas como extensiones de misbrazos, atacando a cualquier en frente de mi sin importar si estaban armados ono. Si estaban aquí, entonces estaban de lado de Apollyon, lo que significabaque me matarían si pudieran. Más disparos y gritos me hicieron saber que el resto de nuestro grupo debienvenida había llegado. Tanto como quería mirar a mi alrededor y ver comoestaba Bones, no lo hice, manteniendo mi atención en abrirme paso cortando alos ghouls quienes ahora estaban disparando a la multitud en un esfuerzo porliquidar a los intrusos. Destellos de dolor candente cortaron mi costado,haciéndome enrollarme en defensa incluso mientras continuaba blandiendo misespadas a cualquiera lo suficientemente desafortunado para estar cerca de mí. Maldición. Me habían dado. La caída hizo que mi pelo se soltara del moño. Hebras oscurasinterrumpían mi visión mientras rodaba para evitar otra descarga de balas,viendo explotar el césped donde recién había estado. Actuando por instinto,arrojé mi espada, escuchando un grito antes de que yo saltara, mi costado aunardiendo, para ver a un ghoul caer hacia atrás arañando su rostro, el mango demi espada donde su nariz solía estar. Ignoré el dolor y salté hacia delante, derribándolo antes de que pudieralevantar nuevamente su metralleta. Un golpe duro a través de su cuello y ya no
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 338se movería más. Otro golpe sacó el gatillo de la pistola. No hay necesidad dedejarla funcional para que un transeúnte la tomara y comenzara a disparar. El dolor explotó en mi cuello en el siguiente instante, sangre llenando miboca. Tomé al ghoul muerto, usando su cuerpo como escudo, tosiendo inclusoaunque no podía respirar. Ese dolor abrazador igualaba el dolor en mi costado,pero desapareció más rápido, y el rojo en mi ropa me hizo saber lo que habíasucedido. Me habían disparado en la garganta. De alguna manera, eso me enojó más que las balas que todavíaquemaban avanzando en mi costado. Seguí sosteniéndolo, balanceando sucuerpo frente a mí mientras embestía contra el ghoul que continuabadisparándome. En su lugar esas balas le llegaban a su camarada caído, y tuvetiempo para soltar un gruñido salvaje antes de lanzarle el cuerpo, derribándolo.Seguí inmediatamente con mi espada, cortando el brazo que había levantadopara defenderse y después su cuello, poniendo todo el dolor y rabia detrás delgolpe. Su cabeza rodó a treinta centímetros de su cuerpo. No me detuve para celebrar sino que me di vuelta. Justo a tiempo. Undúo de ghouls venían hacia mí, uno disparando, otro sosteniendo un cuchillo.Tuve tiempo para lanzarme hacia arriba, haciendo que las balas destinadashacia mí golpearan al aire en lugar de mí, antes de aterrizar detrás de ellos. Miespada desgarró sus cuellos con el impulso del salto, salpicándome con sangremientras caían, sin cabeza, al suelo. ―¡Gatita!‖ Levanté mi cabeza justo a tiempo para ver un destello plateado sobre mí.Me lancé hacia abajo, la espada que había estado apunto de abrirse camino através de mi cuello, en su lugar me golpeó a un lado de la cabeza. De golpe, mivisión se volvió roja y un dolor muy fuerte explotó en mi cráneo. Todos misimpulsos internos me gritaron que me encorvara defensivamente y agarrara mi
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 339herida, pero la parte de mí que recordaba todo el entrenamiento brutal por elque me había hecho pasar Bones sabía que tenía que arremeter en su lugar.Blandí mi espada hacia donde había visto por última vez las piernas del ghoul,poniendo toda mi fuerza en el golpe. Fui recompensada por un grito y un ruidosordo, algo pesado cayendo sobre mí. La sangre en mi visión hizo difícildistinguir los detalles, pero seguí atacando, sabiendo por cada grito nuevo queestaba dándole a mi blanco incluso si no pudiera ver cuál era. Un dolorabrazador estalló a lo largo de mi espalda e hizo que me arqueara en reflejo yredoblara mis esfuerzos. El ghoul no había terminado de pelear aun. Después de varios pestañeos rápidos, mi mirada se aclaró lo suficientepara verlo. No tenía su brazo. Tampoco sus piernas hasta las pantorrillas, perotenía un cuchillo de plata que seguía apuñalando en mi espalda, buscando micorazón. En vez de rodar lejos de él, me lancé hacia adelante, dándole uncabezazo con toda mí rabia. Se sacudió hacia atrás aturdido, pero las repentinasestrellas en mi visión y ganas de vomitar me hicieron saber que la lesión en micabeza no había terminado de sanar aun. Con dolor atravesando mi cráneo y micostado latiendo como si tuviera misiles buscadores de calor bailando tango enmis entrañas, llevé mi espada hacia abajo, hacia su cuello. Me pateó con sus muñones al mismo tiempo, haciéndome fallar. En vezde desgarrar su cuello, mi espada se enterró profundamente en su hombro. Tiréde ella pero no salía. El ghoul soltó algo como un gruñido y una risa. ―Fallaste,‖ se rio ferozmente, levantando su pistola. Mi otro brazo golpeó hacia adelante y la risa del ghoul murió en sugarganta. Disparó, pero las balas fallaron, probablemente porque ahora teníados cuchillos de plata en sus cuencas oculares. Nunca debió haberse tomado eltiempo de mofarse de mi antes de disparar.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 340 Tenía muchas más armas además de mi espada. Extendió su mano en busca de los cuchillos—otro error. Le arranqué lapistola de sus manos y la use para dispararle a través del cuello, soltando ungrito de mortífero triunfo. Después saqué mi espada, dándome vuelta paradefenderme del siguiente ataque. No llegó ninguno. Aunque todavía oía rachas de disparos, eran menosfrecuentes que antes. El cementerio estaba cubierto de cuerpos, y los queestaban todavía en pie parecían estar tratando de huir más que tratar de luchar.Por una fracción de segundo, estuve sorprendida. Si, sabía que nuestro grupoera fuerte, pero… Un destello de amarillo y negro me llamó la atención, moviéndose con lavelocidad de algún tipo de demonio de Tasmania de caricatura. Se estrelló condos ghouls que habían estado disparando a Ian. En un abrir y cerrar de ojos, nohabía nada más de una pila carmesí de partes de cuerpo sobre el suelo, una ágilrubia parada sobre ellos. ¿Veritas? No tuve oportunidad de mirarla con ojos desorbitados antes deque se hubiera ido en otra imagen borrosa locamente rápido, dirigiéndose a unadescarga de disparos en la colina. En pocos momentos, los disparos se habíandetenido. ―¿Soy el único que esta duro por esa pequeña zorra?‖ preguntó Ianalegremente incluso mientras enterraba su espada justo al centro de un ghoul.Eso me sacó de mi estupor momentáneo y me dirigí a la siguiente serie dedisparos que escuché. Mi costado aun se sentía como si le hubieran prendidofuego, pero lo ignoré. No tenía tiempo de sacarme las balas, y nada más haríaque se detuviera el ardor. Continué corriendo hacia los sonidos de disparos, despejando la cima deuna pequeña colina. Al fondo había una gran fuente conmemorativa, pero eso
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 341no fue lo que hizo que mi cuerpo fuera presa de un nuevo brote de adrenalina.Fue la visión del ghoul enano costosamente vestido apoyado contra la fuente,tres guardias lo rodeaban en formación protectora mientras le disparaban a losvampiros que le bloqueaban su ruta de escape. ―¡Apollyon!‖ grité, corriendo por la colina en línea recta hacia él. ―Merecuerdas, ¿no es así?‖ Incluso a la distancia, vi que sus ojos se abrieron ampliamente. ―Reaper,‖articuló. Después más fuerte, le gritó a los ghouls protegiéndolo, ―¡Es ella, ellaes la Reaper!‖ Los disparos cambiaron de dirección, pero había esperado eso. Me fui enpicada hacia la derecha, esquivando todas las balas salvo una. Me golpeó en elcostado con el impacto de un torpedo, pero seguí rodando, sabiendo que lodisparos no pararían. A diferencia de las películas, en la vida real, los tiposmalos no paraban de disparar para revisar y ver si estabas muerto. Las balas mepersiguieron, pero me levanté y continué moviéndome, lápidas explotando a mialrededor cuando eran golpeadas en vez de mí. Un gritó precedió a una de las metralletas silenciándose. Después otra.Incluso mientras seguía corriendo, sonreí. Sabía que Vlad, Spade, y Gorgon sólohabía necesitado unos cuantos momentos de distracción para abalanzarse.Apollyon y sus guardias deberían haber sabido eso, también, y nuncaconcentrar las tres armas en mí. Me di vuelta, regresando al fondo de la colina. Vlad tenía a uno de loshombres armados agarrado despiadadamente, llamas estallando por todo elghoul. Spade forcejeaba con otro ghoul, pero no estaba preocupada por él,porque en algún punto, lograría quitarle al arma. Eso dejaba a Ed y Gorgonluchando con dos ghouls que se habían unido a la batalla, pero mi atención no
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 342estaba enfocada en ellos. Sino en el ghoul enano y fornido corriendo al límitede sus fuerzas hacia la verja que rodeaba el cementerio. Al otro lado de la verjahabía un pequeño distrito comercial, en su mayoría desierto a esta hora de lanoche, pero con un montón de edificios y apartamentos en los que Apollyonpodía esconderse. ―Oh no lo harás,‖ gruñí, corriendo más rápido. El enfermizo doloraumentó, la quemazón en mi costado sintiéndose como ácido corriendo a travésde mí, pero no podía concentrarme en ese ahora. Tenía que concentrarme en elaire a mí alrededor, imaginándomelo como algo con forma que pudieramoldear y doblar a mi voluntad. Las palabras de Bones hicieron eco en mi mente. Tienes la habilidad. Sólotienes que agudizarla. Mis pies se levantaron del suelo, pero no me caí. Volé, inclinándome enel aire, dejando que me llevará más rápido de lo que podía correr antes. Elviento pasaba a través de mi cabello, corriendo a lo largo de mi cuerpo,levantándome como si entendiera mi necesidad y quisiera ayudar. La distanciaentre mi y Apollyon se acortó, sus pasos parecían tan lentos y torpes encomparación a la forma en la que me movía sobre el suelo. Hice mi cuerpo másaerodinámico, poniendo mis manos en frente de mí, dirigiéndome a la espaldade su chaqueta Armani como si fuera un blanco y yo fuera una flecha. Nuevemetros. Sesenta. Treinta…. Cuando aterricé sobre él, mi velocidad haciéndolo caer sobre el suelo losuficientemente fuerte para hacer un surco en la tierra, estaba sonriendo inclusoaunque una nueva avalancha de dolor explotó a través de mi costado. Y cuandome paré, girándome para que Apollyon quedara frente a mí, el alivio me hizocasi inmune a los golpes que consiguió darme antes de que tuviera su cuelloencerrado en un agarre casi estrangulándolo.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 343 ―Te mueves y te saco la cabeza,‖ le dije, con intención en cada letalpalabra. Apollyon era más inteligente de lo que le daba crédito, o realmente si metenía miedo, porque paró de luchar de golpe. ―¿Qué vas a hacer conmigo?‖ siseó, las palabras confusas por el agarréque tenía en su garganta. Solté una adolorida risa. ―Estoy tan contenta que preguntes.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 344 Capítulo 36 TRADUCIDO POR MAJO Para cuando llegamos a la fuente, Spade había matado al ghoul con elque luchaba, nada excepto restos calcinados quedaban del que había visto conVlad, y dos cuerpos sin cabeza estaban en el suelo cerca de donde Gorgon y Edpermanecían de pie. No veía a Bones, pero sabía que estaba bien. Podía sentirnuestra conexión, fuerte como siempre, sus emociones atravesándome conintensidad y propósito. Ahora que tenía una cantidad suficiente de vampiroscerca, dejé ir a Apollyon, dándole un fuerte empujón que le hizo bracear contrael borde de la fuente para evitar caer. ―Hablemos sobre lo que voy a hacer contigo,‖ dije, cogiendo una espadaque alguien había dejado tirada en el suelo. Un movimiento en lo alto de lacolina llamó mi atención durante un momento, hice una pausa, pero continué.―Creo que voy a adoptar tu idea de celebrar una victoria con una ejecución, sólocon una pequeña inversión de quien pierde su cabeza.‖ Apollyon me enseñó sus dientes. ―Incluso si me matas, mi gente pelearácon la tuya hasta la muerte,‖ gruñó. ―Tu victoria no será más que cenizas y--‖Paró con mi risa, su cara casi moteada por la furia. No dije nada, en cambio,apunté tras él hacia la colina. Se giro, su boca un poco flácida por lo que vio. Alguien, no estaba segurade quien, había rodeado a los ghouls restantes y los había llevado en grupo aesta sección del cementerio. En una estimación aproximada, había poco más deveinte de ellos, y sus manos cruzadas encima de sus cabezas en un gestouniversal de rendición. ―Parece que tu gente reconoce una batalla perdida cuando la ve,‖ dije,saboreando la aturdida mirada en la cara del líder ghoul. Rápidamente cambió
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 345cuando les miró fijamente, la rabia palpable en su expresión y el aroma ásperoemanando de él. ―¡Cómo osan traicionarme de este modo!‖ tronó contra ellos. Yo le golpeé en el hombro con la punta de mi espada prestada. ―Odiointerrumpir,‖ señalé, ―pero tú y yo tenemos todavía ciertos asuntos queconcluir.‖ Apollyon miró la espada y entonces a mí antes de lanzar su mirada denuevo a los ghoul rendidos. No aparté mis ojos de él o relajé mi sujeción sobreel arma. No le daría la vuelta hasta que estuviera listo, pero tampoco le haría unregalo bajando la guardia. Ya sabía que Apollyon no luchaba de forma justa ono estaríamos aquí ahora. Por lo tanto, me sorprendió un poco cuando extendió las manos, con laspalmas abiertas. ―Vamos, Reaper, ¡hazme caer en llamas! O congélame con tumente. Muestra a mi gente el poder que tan temerariamente se niegan a frenar.‖ Incluso sus últimos momentos serían llenados con retórica de odio, pensécon disgusto. ―Dale una espada,‖ dije a Bones, que salía de detrás del grupo de ghouls,con Veritas a su lado. Estaba ensangrentado y su ropa desgarrada pero aún semovía con letal precisión que decía que podría haber luchado toda la noche. Nodebería haberme sorprendido nada que hubiera traído a los ghouls hasta aquípara ser testigos de la caída de su líder. ―No necesito ningún poder inusual para hacerte caer,‖ dije a Apollyonuna vez que Bones tiró una espada al suelo cerca de los pies del ghoul. ―Tengobalas de plata en mi lado izquierdo y duelen como demonios, maldición, perocoge esa espada y aún así patearé tu culo, te lo prometo.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 346 Apollyon miró la hoja y entonces de nuevo a mí. ―No.‖ ―¿No?‖ repetí incrédula. ―Te estoy ofreciendo una lucha justa, ¡idiota!¿Preferirías que sólo te cortara la cabeza y me fuera tan tranquila?‖ Apollyon se giró hacia Veritas, cayendo sobre una rodilla. ―Me rindo alConsejo Guardián de los Vampiros.‖ ―Tú, llorón de mierda, coge la espada antes de que te arranque la cabezacon mis propias manos,‖ le gruñó Bones. La expresión de Apollyon había cambiado a alguna clase de loco triunfo.―No puedes matarme si me rindo al Guardián. ¡Ninguno de ustedes puede!‖ Lo miré con diversión. ¿Esta era la persona que había sido responsablede llevar a vampiros y ghouls al borde de la guerra durante el siglo catorce? ¿Yque había hecho un maldito esfuerzo para hacerlo otra vez en el sigloveintiuno? Había visto un montón de instigadores villanos en sus últimosmomentos, pero aunque ninguno de ellos había disfrutado su propia muerte,pocos se habían humillado nunca tanto como Apollyon lo estaba haciendoahora. Incluso se acercó a Veritas en una especie de saltitos, hasta agarrar lospantalones manchados de rojo de la rubia Guardián. No podía creer que unapersona que había dedicado gran parte de su vida a buscar el genocidio enmasa pudiera ser tan cobarde ante su propia derrota. Me recordó a lo que lahistoria cuenta de las últimas horas de Hitler. Parecía que ambos eran en elfondo unos cobardes. ―¿Este es al que estan siguiendo?‖ preguntó Vlad a los otros ghouls,vocalizando mi propio desprecio. ―Me moriría de vergüenza si fuera ustedes.‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 347 Veritas miró a Apollyon, sus rasgos ridículamente jóvenes endurecidosen una expresión de puro desprecio. ―¿Piensas obtener piedad de mí?‖ Cogió el único pedazo largo de pelo de Apollyon, arrancándolo de sucalva y usándolo como palanca para tirar la cabeza hacia atrás. Casi me pierdoallí mismo, porque maldita sea, eso fue frío. ―Trataste repetidamente de destruir a mi pueblo, ¿y crees que se teconcederé asilo?‖ gruñó ella. ―Debes hacerlo,‖ dijo Apollyon, su voz rompiéndose en la últimapalabra. Veritas se enderezó en todo su metro y setenta centímetros, pero con supoder chisporroteante y su presencia imperial, podría también haber medidotres metros. ―Malcolme Untare, tú quien te has denominado a ti mismo Apollyon, porincitar a otros de tu especie al asesinato y la insurrección, eres condenado amuerte.‖ Dejó escapar un grito que Veritas ignoró. Se inclinó hasta que su boca lerozó la oreja, y sólo mi proximidad me dejó oír lo que susurró. ―Tú, miserable gusano. Juana de Arco era mi amiga.‖ Entonces lo pateó, evitando que sus manos la agarraran alejándose unpaso con un ―Muere de rodillas o acepta la lucha que se te ha ofrecido. No meimporta cual,‖ lanzado por encima del hombro.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 348 Mi boca se abrió ante este chisme sobre mi famosa predecesora mestiza,pero la cerré. Nota mental: No te alinees en el lado contrario de Veritas. Mantiene elrencor durante siglos. Entonces miré al ghoul, sintiendo mi antiguo reflujo de odio. Por todaslas vidas en las que había sido responsable de poner fin y su ceguera, largossiglos de búsqueda de poder, al final, Apollyon demostró ser demasiadopatético para odiarle. No valía ni siquiera la pena matarlo, pero si lo dejabavivo, mis enemigos actuales y futuros no lo verían como piedad. Lo veríancomo una debilidad que podrían explotar. Con una claridad que me faltabaantes, comprendí por qué Bones hizo lo que hizo a mi padre, y por qué Vladdejaba que su crueldad se viera más fácilmente que sus mejores cualidades. Noera por sádica diversión o para buscar pelea. Era para prevenirlas. ―Coge la espada,‖ le dije a Apollyon, pronunciando cada palabra. ―O temataré de rodillas.‖ Yo lograría ninguna diversión en ello, pero lo haría porque lo tenía quehacer. Veritas ya le había condenado a muerte en nombre del cuerpo degobierno de los vampiros. Si me alejaba, no salvaría su vida. Ella o alguien mássimplemente lo mataría. ―No,‖ dijo Apollyon, casi un gemido. Entonces se echó hacia delante ytrató de correr. Le atrapé antes de que hubiera dado ni una docena de pasos,permitiéndole golpearme con todo el poder de su cuerpo rechoncho. Sólo teníasus manos, y yo todavía tenía una espada muy larga. ―Apollyon los retuvo a todos ustedes con su odio a causa de una mentirade que me convertiría en mitad vampiro, mitad ghoul,‖ clamé a los ghoul quenos miraban con sombrío embeleso. "Porque si alguien es distinto, entoncesdebes tenerle miedo, ¿verdad?‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 349 Apollyon intentó echarme por tierra, pero por todos estos años queestuvo tras de mí, el obviamente no los paso aprendiendo a luchar – y yo tuveun infierno por maestro. A pesar del dolor que todavía bajaba por mi costado,me giré en el último momento, saltando sobre su espalda cuando su impulsotodavía lo tenía cargando hacia adelante. Entonces llevé mi espada contra sucuello. ―¿Quieren todos saber por qué tengo habilidades que otros vampirosnuevos no tienen?" dije, apretando la hoja. ―Porque no me alimento dehumanos; bebo sangre de vampiro.‖ Y luego lo acerqué hacia mi cuerpo, cortando mi mano para agarrar elborde desnudo para el máximo equilibrio, sintiendo mayor satisfacción por laadmisión pública que por ver la cabeza de Apollyon separarse de su cuello.Toda mi vida, he tenido que ocultar lo que soy. Primero de niña cuando nosabía por qué los otros niños no eran como yo, luego cuando cazaba vampirosal final de mi adolescencia y mediados de los veinte, y por último, mis rarezaseste año como un vampiro completo. Bien, había terminado de esconderme,odiar, o pedir disculpas por las partes de mí que no había elegido y no podíacambiar. Si alguien tenía un problema con mis diferencias, eso era jodidamentemalo para ellos. ―Es cierto, ‗como vampiros‖ dije de nuevo, más alto esta vez. Empujé sucuerpo lejos y permanecí de pie, sacudiendo la sangre de mi espada mientrasenfrentaba al restante grupo de ghouls. "La chupasangre más freaki del mundo, justo aquí,‖ - continué. ―¿Ysaben qué? Si eso pone a alguno incómodo, mala suerte. Si pone a alguno tanincómodo para que quiera iniciar algo conmigo al respecto, que dé un pasoadelante ¡y demonios si no me como al próximo!‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 350 Yo había querido decir la última parte como una amenaza, pero en algúnlugar de mi declaración apasionada de independencia de ocultar lo que era,olvidé pensar en mi fraseo. Vi a Bones levantar una ceja, una risita ahogadaestalló de Ian, y a continuación, Vlad se rió alto y fuerte. ―Con esa clase de invitación, Reaper, podrías querer sugerir formar tulínea por derecho.‖ ―Eso no es... me refería a comérmelos de mala manera‖, escupí. ―Creo que lo has dejado claro, cariño,‖ respondió Bones, su rostrocuidadosamente en blanco, incluso creo que vi una leve contracción de su boca.Entonces su expresión se endureció al mirar a Veritas, quien se volvió paraverme decapitar a Apollyon. ―Y lo secundo,‖ dijo él, todo rastro de humordesaparecido de su voz. La Guardiana de Ley me miró fijamente. No me arrepentí ni unmomento de mi declaración pública – excepto quizás por la forma de decirlo –pero sabía que su respuesta tenía más peso que mi audiencia vampírica o elresultado sobre los ghouls rendidos. También hablaba por el máximo órgano dedecisión de los vampiros. Al final, Veritas se encogió de hombros. ―Eso te hace la chupasangre másfrikie del mundo, pero no hay leyes contra los vampiros que se alimentan deotros vampiros.‖ Y entonces se giró y se fue. Dejé salir una risa que murió en mi garganta cuando un movimientodetrás del puente me llamó la atención. Marie Laveau caminaba lentamente dentro del cementerio.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 351 Capítulo 37 TRADUCIDO POR PARGULIN No pestañé mientras miraba a Marie. Para quien no la conociera mejor, lavista de un solitario ghoul aproximándose no debería haber sido atemorizanteen absoluto. Pero yo sabía que Marie podría convocar a una pared de Remnants aluchar por ella antes de que pudiera susurrar, ―Oh, mierda.‖ ¿Podría levantarmi propio ejército de ellos lo suficientemente rápido como para contrarrestar unataque de ella? ¿O debería enfocar mi energía en tratar de controlar a los queella levantara, si llegábamos a eso? Había asumido que Marie me había dado supoder para que, de una manera indirecta, pudiera ayudarme a derrotar aApollyon, pero ¿Había estado de su lado todo el tiempo? ¿Estuve equivocadaen todo lo que pensé sobre ella? ―¿Por qué has venido aquí?‖ Veritas siseó. Levanté mi mano, haciendo caso omiso de la mirada incrédula que laGuardiana de Ley me lanzó cuando la hice callar. ―Majestic, es tan amable de tu parte haber venido,‖ le dije, sonandomucho más tranquila de lo que me sentía. ―Espero que hayas encontrado ellugar porque tus amigos fantasmas te dijeron que se estaba viniendo abajo. Noporque llegas tarde a la manifestación de odio.‖ Sus profundos ojos marrones se encontraron con los míos, su caratotalmente inexpresiva. Caminó hacia adelante, su mirada revoloteandoalrededor del cementerio para ver los cuerpos caídos de los ghouls a sualrededor. Los que aún vivían se había agazapado hacia atrás en cuestión deminutos por miedo antes de comenzar a dirigirse hacia ella.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 352 ―¿Apollyon está muerto?‖ Marie preguntó, ningún indicio de lo queestaba pensando en su suave voz de mantequilla. ―Bastante,‖ respondí antes de que Veritas pudiera hablar. ―La mayoríade sus principales lugartenientes están muertos, también.‖ Marie estaba delante de todos los otros ghouls, sólo unos cuantos metrosde lápidas separándola de la línea de vampiros Maestros. ―¿Y cuáles son tus planes para los otros?‖ Eché un vistazo detrás de ella otra vez, anticipando que un hervidero deRemnants aparecería en cualquier momento. No habíamos tenido laoportunidad de discutir formalmente entre nosotros lo que haríamos con losghouls que se rindieron, pero no esperé para consultar a nadie antes decontestar. ―Dejaremos que se vayan.‖ ―No tienes la autoridad para tomar esa decisión,‖ espetó Veritas. ―Qué lástima.‖ La voz de Marie cortó el aire, ese dulce acento del Sur sefue y se lleno con el eco tenor de los muertos en su lugar. ―Si Cat estuviera en locorrecto, entonces yo no tendría ningún motivo para atacarlos para proteger ami gente. Quiero la paz. No me obligues a declarar la guerra.‖ Veritas miró a Marie, sus bonitos, aparentemente juveniles rasgosendurecidos. Sólo esperaba que hubiese tenido encuentros con Marie en elpasado para saber que la nueva y espeluznante voz de la reina del vudú era unaadvertencia de que estaba a punto de desatar todo tipo de dolor. Si no, no teníatiempo para convencer a Veritas sobre lo feroces que eran los Remnants. Sólotendría tiempo para tratar de levantar a los míos, o esto se convertiría en unbaño de sangre con las víctimas en gran medida de nuestro lado esta vez. Marie
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 353tenía las manos cruzadas delante de ella en un gesto aparentemente casual,pero yo sabía que eso sólo significaba que la punta afilada de su anillo sepresionaba en su carne. Sólo el poder de Mencheres podría ser lo suficientemente rápido comopara impedirle derramar su sangre para convocar a los Remnants. Aunque lo viacercarse por el rabillo de mi ojo, aliviada al ver a Denise y Kira también con él,no me atreví a mirarle directamente por temor a que cualquier gesto fastidiara aMarie para entrar en acción. Además, si Mencheres la congelaba, sería mejorque la matara también. Ella nunca dejaría pasar tal oportunidad, especialmentecon testigos. Y si acabábamos con Apollyon, sus lugartenientes, y Marie Laveautodos en la misma noche, iniciaríamos la guerra nosotros mismos. ―Cat no tienela autoridad para tomar ese tipo de decisiones,‖ repitió Veritas. A mi lado,Bones se tensó mientras, yo, mentalmente me preparaba para iniciar la luchacontra las defensas de una horda de diáfanos asesinos. ―Pero está en lo correcto,sin embargo,‖ terminó Veritas. Tomo todo de mí no dejar escapar un fuerte grito de alivio. Algo de latensión de Bones en mis emociones disminuyó también, aunque su postura nose soltó ni una fracción. ―Nos convertirán en esclavos,‖ uno de los ghouls gritó con amargura, aun coro de sonidos sombríos de acuerdo. ―No, no lo harán,‖ dijo Marie, logrando sonar tanto estridente yreconfortante al mismo tiempo. ―La paz no quiere decir que los vampirossiempre reinarán sobre nosotros. No son lo suficientemente fuertes parahacerlo. Mientras yo viva, la nación ghoul será siempre un igual a los vampirosen fuerza.‖ No vi a Marie mover los dedos, pero sentí la presión de poder en el airejusto antes de que los Remnants aparecieran detrás de ella, viéndose como una
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 354versión transparente del ejército del infierno. Sus números eran impresionantes,su energía moviéndose por encima de mí como olas de hielo a lo largo de mipiel. Mis heridas de bala hacía tiempo que habían cerrado, por lo que una partede mí gritaba que tenía que derramar mi propia sangre, ahora, si tenía algunaesperanza de mantenerlos lejos. Pero Marie no envió a los Remnants contranadie. Los tenía detrás de ella en su lugar, construyendo una pared que seelevaba más alto que los árboles y se amplió para llegar al otro lado delcementerio, fácilmente cinco veces el número que había levantado con Vlad. Si se trataba de un concurso de medir pollas, me encontré pensandoaturdida, entonces yo era Pee Wee62 y ella era John Holmes63. ―¡Salve nuestra reina!‖ uno de los ghouls gritó, haciéndose eco casi deinmediato por otro grito de ―¡Salve!‖. Más ghouls repitieron el saludo, hastaque todos ellos prácticamente temblaban con sus gritos de lealtad. Marie inclinó la cabeza en agradecimiento, y luego la pared de Remnantsse desplomó y desapareció en la tierra. Esta vez, vi el movimiento de su dedoque precedió al derrame de su sangre, necesaria para enviar las aparicionesletales de vuelta a sus tumbas. Dejé de mirar a Marie para echar un vistazo a Bones. Él negó con lacabeza de una manera cínica que reflejaba mis propios pensamientos. Aldeshacernos de Apollyon y sus secuaces, habíamos despejado el camino paraMarie para abrirse paso como reina no sólo de New Orleans, sino de la naciónghoul entera, a juzgar por esta reacción. Si hubiera acabado con Apollyon ellamisma, de hecho podría haber debilitado su especie a través de la guerra civil62Pee Weehttp://2.bp.blogspot.com/_bPwDbFivsEw/TCx9iQS2OmI/AAAAAAAABy4/4q3lptg764g/s1600/pee-wee-herman.jpg63John Holmes, actor de películas porno y reconocido mundialmente por la longitud de supene.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 355mientras los seguidores de él lucharan contra los de ella. Pero con él fuera,ahora era su fiel salvadora y protectora. Salve, mi culo Encontré su mirada de avellana, notando la satisfacción en sus ojos, antesde tocar el lado de mi boca en una alerta silenciosa. Marie podría ser la reina delos devoradores de carne ahora, pero ella y yo compartíamos un secreto quepodría acabarla. Su gente no estaría ovacionándola con tanta adoración sisupieran que había compartido su poder con un vampiro, dándome lasherramientas necesarias para reducir a Apollyon. Y si trataba de utilizar sunueva posición como un trampolín para una guerra contra el mundo de losvampiros, pronto se encontraría luchando fantasma por fantasma contra cadaespectro que yo pudiera convocar utilizando sus habilidades prestadas y laayuda de mi amigo Fabian. Pero cuando Marie inclinó la cabeza hacia mí de una manera cortés, noantagónica, sentí una punzada de esperanza. Marie era muchas cosas, peroapresurada y estúpida no estaban entre ellas, por lo que debería saber todo esto.Con los increíbles poderes que muchos vampiros Maestros tenían, además de loque había absorbido de Marie y lo que sabía ahora acerca de los fantasmas y elpapel fundamental que podían desempeñar en la batalla, las dos especiesestaban bastante parejas de nuevo, incluso con las capacidades de Marie. La balanza se había inclinado cuando la muerte de Gregor dejo lafidelidad de Marie sólo con los ghouls, pero tal vez el equilibrio era lo quepretendía todo el tiempo cuando me obligó a beber su sangre, en la única formade una amenaza que nunca podría rechazar: la vida de Bones. Sólo podíaesperar que esa noche equilibrara la balanza esperando que la paz hubiese sidosu plan... y estar preparados en caso de que no lo fuera.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 356 Incliné mi cabeza hacia ella en la misma forma respetuosa, pero aunmanteniendo el dedo cerca de mi boca. Una leve sonrisa arrugó su cara antes deque se diera la vuelta. Nuestros mensajes habían sido enviados y recibidos. ―Vengan,‖ dijo Marie a los ghouls sobrevivientes. ―Vamos a salir juntos.No tienen nada que temer de ellos. Estamos en paz ahora.‖ Como uno, los ghouls comenzaron a seguir Marie, cuando se volvió parasalir del cementerio por el mismo camino por el que había entrado. Mepregunté si recogieron la nota de advertencia en su voz suave cuando dijo queestábamos en paz. Yo si lo había hecho, y una vez más sentí una punzada deesperanza. Si alguno de ellos iba tras de nosotros sin el conocimiento de Mariepara iniciar algo con los vampiros de nuevo, encontraría que la ira de la reinadel vudú era tan espantosa como lo que yo o cualquier otro vampiro les haría. ―Ella no utilizó ningún hechizo,‖ murmuró Veritas en sorpresa. Le di una breve mirada, hastiada. ―Eso es porque ella no practica lamagia negra, ella es la magia negra,‖ dije, repitiendo las palabras de Marie deese día. ―¿Podemos confiar en ella?‖ Veritas preguntó a Mencheres, tan bajo queapenas podía oírla. Mencheres lanzó una mirada pensativa hacia donde Marie había salidodel cementerio antes de otorgar una sola mirada en mi dirección. ―Podemos confiar en que no será insensata,‖ respondió Mencheres al fin.―Más allá de eso, tendremos que ver.‖ Miré a la dirección en la que la reina del vudú había desaparecido con mipropio encogimiento de hombros. El tiempo revelaría los verdaderos motivos
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 357de Marie. Hasta entonces, tendríamos que recoger los pedazos y seguiradelante. Hablando de pedazos. . . Eché un vistazo alrededor de los restos de la batalla. Miembrosmarchitos, cuerpos y sangre ensombreciendo el suelo en varias machas oscuras.Qué desastre. Tendríamos que quemar la mayor parte del área donde la batalla se llevóa cabo, tanto como para ocultar las pruebas de sangre no-muerta y sólo en casode que algo de la sangre de Denise se hubiese derramado. Llamaría a Tate y leharía mantener los policías locales lejos una vez que comenzara el fuego.Todavía se sentía extraño saber que sería Tate con quien estaría hablando paracontener la escena, en lugar de escuchar la voz de Don al otro lado de la líneacuando llamara por los detalles. Incluso con sólo pensar en mi tío parecía evocar su imagen por el rabillode mi ojo, usando un traje y una corbata, el cabello gris peinadoimpecablemente, tirando de su ceja, como lo hacía cuando estaba molesto oreflexivo. Varias veces durante los últimos diez días, un espejismo de mi tíoaparecía en mi visión periférica para desaparecer tan pronto como me daba lavuelta. El duelo hacía cosas raras a la gente, supongo, pero no me volví todavía.Tenía balas que extraer de mi cuerpo y un montón de otras cosas desagradablesque hacer, pero sólo por unos momentos, quería fingir que Don estaba conmigo. ―Por las malditas bolas de Lucifer, no lo creo,‖ susurró Bones. Me volví entonces. Como era de esperar, la imagen de mi tíodesapareció, pero me sorprendí al ver a Bones mirando al mismo lugar detrásde mí, su boca abierta como… Como si hubiera visto un fantasma. ―No,‖ soplé.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 358 Bones se encontró con mi mirada, y un vistazo a sus ojos me dijo todo. ―Hijo de puta,‖ susurré, mis emociones girando más rápido que unalicuadora fijada en alta velocidad, la incredulidad dando paso a la comprensión.Entonces me dirigí hacia la zona donde Bones había estado mirando. ―¡Donald Bartholomew Williams!‖ llamé en voz alta. ―¡Trae tu culo devuelta aquí ahora mismo!‖
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 359 AGRADECIMIENTOS TRADUCCION EN FORO ALISHEA DREAMS http://alisheadreams.foroactivo.com/ LIBRO 5 DE LA SAGA –Ultimo Publicado- ―Night Huntress‖ CORRECCION Y EDICION INGLES Reprisse FORMATO Y DISEÑO Reprisse RECOPILACION Pau.bascur La Traducción de la saga ―Night Huntress‖ a cargo de Reprisse se seguirá traduciendo en el Foro Alishea Dreams y desde ahora en el Blog http://thedarktwins.blogspot.com Los invitamos a unirse a esta maravillosa historia. LIBRO SEXTO “One Grave At a Time” Agosto 2011 A continuacion podras conocer los libros paralelos de Night Huntress, los cuales se traduciran en el Foro y Blog ya mencionados.
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 360 LIBRO SEXTO Agosto 2011
  • JEANIENE FROST FORO AD’ 361 Night Huntress World Libro1: Spade y Denise Libro2: Mencheres y Kira. Foro Alishea Dreams http://alisheadreams.com/ http://alisheadreams.foroactivo.com/ Blog DT http://thedarktwins.blogspot.com